Justicia pascuera (de nuevo sobre la Audiencia Nacional y sus prácticas)

Enlazo un artículo del que se puede suscribir casi todo, hoy en El País, de Pablo Salvador Coderch sobre la Audiencia Nacional. Como hemos tratado de hacer aquí, no pone tanto el acento sobre Garzón y sus prácticas sino en el cada vez más evidente problema estructural que supone la Audiencia Nacional, sus formas y costumbres, de las que Garzón no es sino máximo exponente y, probablemente, su aplicador más osado e indudable y meritorio innovador y profundizador. Porque, como también hemos tenido ocasión de mencionar, muchas de sus ocurrencias e inventos procesales, tanto en materia de interrupción de comunicaciones, de medidas provisionales, de intervención en el ejercicio de derechos fundamentales como el de manifestación… han acabado siendo asumidas por la propia Audiencia y por otros jueces, que los han explotado y explotan con tanto o más éxito que el propio creador. Desgraciadamente, en España, es ponerse a hacer cosas de estas y empezar a recibir atención mediática, portadas, alabanzas sin mesura y reconocimiento social. Que se lo digan a los nuevos fichajes (Grande Marlaska, Eloy Velasco…) que llegan con la lección tan bien aprendida que apenas les cuesta unas horas poner en marcha shows restrictivos de derechos de los ciudadanos a mayor gloria de Sus Señorías, inmediatamente aclamadas por público y crítica.

Son esas prácticas las reprobables, las desarrolle quien las desarrolle. Incluso si las desarrolla, como es el caso con frecuencia, Garzón. Y hace falta denunciarlas una y otra vez. El problema es que, sorprendentemente, tenemos a los medios de comunicación y a casi toda la «intelectualidad democrática» del país día a día más comprometidos con un discurso propio del lepenismo populista más reaccionario según el cual los derechos y libertades darían igual cuando se trata de combatir a la escoria, ya sean terroristas, ya políticos corruptos, ya cualquier delincuente a quien la opinión pública haya decidido sentenciar porque sí y sin necesidad de más pruebas que la «generalizada sospecha» y la convicción popular de que «esto es lo que es, a mí no me la dan con queso estos sinvergüenzas con sus abogaduchos cómplices».

Conviene recordar, a estos efectos, que si decidimos que con la «escoria social» valen atajos y no hace falta extremar las garantías, tenemos un problema: porque decidir quién está dentro de la categoría de «escoria social» acaba dependiendo de la pulsión populista dominante en a sociedad. El Derecho, las garantías procesales, al presumir que para que alguien sea tenido por culpable se ha de demostrar que lo es tras un proceso muy garantista y escrupuloso, tratan precisamente de evitar estos procesos. Que ahora se pretenda emplear para espolear y dar más fuerza a la dinámica de linchamiento de los ya tenidos, a priori, por culpables, no es sino la constatación del más absoluto fracaso del Estado de Derecho. Hemos de constatar pues, al menos, su extremada debilidad en la Audiencia Nacional, que suele funcionar en asuntos clave al margen de sus exigencias, así como el fracaso social de los juristas a la hora de transmitir a los ciudadanos su importancia nuclear para la convivencia en sociedad y la libertad y seguridad de todos. Porque durante demasiado tiempo hemos consentido que nos lo fueran recortando sin alzar públicamente la voz. Al menos, como colectivo, hemos sido demasiado prudentes y complacientes con las dinámicas sociales referidas.

Mientras este discurso reaccionario y peligrosísimo para el Estado de Derecho afectaba sólo al terrorismo, con excesos tan evidentes como el de la magistrada que juzgaba a Otegi referido por Salvador Coderch (véase el vídeo de otro de los muchos momentos vergonzosos de la vista para apreciar el grado de impresentabilidad de la juez, así como, en general, el tratamiento mediático que ha recibido la misma, siendo aplaudida por casi todo el mundo), pero también con otras muchas «pasadas de frenada» a base de condenas y decisiones escasamente fundamentadas, a casi todo el mundo le dio igual. Y fue un error, porque a partir de ahí, como ya casi todos los juristas (afortunadamente) tenemos claro, se han colado en nuestro sistema hábitos nefastos.

Del mismo modo que contra el terrorista todo valía (limitación de derechos fundamentales como el de manifestación o el derecho a la libertad de expresión, condenas escasamente probdas, interpretaciones en materia de cumplimiento de penas aberrantes, aceptación de escuchas telefónicas a sus abogados, e incluso imputación de los letrados por colaboración con banda armada a la mínima…) porque el juez de turno salía en todos los periódicos tratado como un héroe si se dejaba llevar por la lógica de que lo que había que lograr, por encima de todo, era meter etarras (o lo que fueran) en la cárcel e incluso merecía el reconocimiento de presidentes del Gobierno asilvestrados que, abiertamente, confesaban que los éxitos en cuestión sólo podían ser conseguidos gracias a jueces comprometidos con una especial manera de acometer este tipo de asuntos; poco a poco la propia esencia de la Audiencia Nacional (que, por lo demás, se entiende cada vez más como pluricompetente frente a cualquier delito, como hemos visto en los últimos tiempo) ha acabado por extender estas prácticas a cualquier sospechoso. Con la lógica propia de cualquier totalitarismo, que ya se aplicaba a los sospechosos de formar parte de ETA -o del «entorno», o del «entorno del entorno»- («si es sospechoso, por algo será; dado que algo hay, habrá que evitar que salga de rositas; para todo ello, ciertas garantías sobran y ciertas cautelas son contraproducentes, dado que por defecto, y en abstracto, la culpabilidad está probada de antemano, joder… ¡que son etarras!»), estos modos se han extendido a cualquier delito investigado por la Audiencia Nacional, y desde ahí han empezado a irradiar al resto de nuestro ordenamiento jurídico.

El resultado es el actual: jueces insultando a ciudadanos que estan siendo sometidos a una investigación judical o a una vista oral y debieran ser tratados con el máximo respeto precisamente por ello (ya se llamen Paco Pérez, Otegi o Matas), en vez de atender con vocación de objetividad a las valoraciones jurídicas que presentan acusación y defensa; procesos con condenas masivas que luego tribunales superiores han de revisar ante la evidente falta de pruebas (desde el caso de la Mesa Nacional de HB a la famosa causa sobre el «entorno» etarra donde la AN condenó a mansalva con bases endeblísimas), cierres de periódicos que se demuestran carentes de toda base con el tiempo, cuando el medio de comunicación ya ha quedado aniquilidado (Egin, Egunkaria…), una práctica generalizada de escuchas telefónicas descontroladas a cualquier sospechoso e incluso a sus abogados que va contra el derecho de defensa y es abiertamente inconstitucional, prisiones provisionales injustificadas y vergonzosas, carentes de la más mínima base legal, reformas de código penal para incrementar las penas más si cabe de lo que la reinterpretación judicial lo está haciendo, manifestaciones prohibidas por jueces de instrucción en virtud de criterios evanescentes y sin base jurídica alguna, partidos ilegalizados, e incluso personas condenadas a penas de prisión por recordar que Nelson Mandela y el CNA practicaron la violencia…

Toda esta situación, conviene recordarlo, sigue siendo mayoritariamente aplaudida y saludada por el lepenismo social imperante, que en los medios de comunicación españoles «progresistas» se ha convertido en un verdadero clamor a favor de la admisibilidad y afianzamiento de prácticas inquistivas y procesales abiertamente totalitarias. Dentro de lo que cabe, uno se medio consuela pensando que no estamos ante la aparición de pulsiones fascistoides generalizadas sino, más bien, ante la tradicional incapacidad política de este país, que apoyaría cualquier cosa que perjudicara al «enemigo». Pero no deja de ser un triste consuelo, por una parte y, por otra, es tal la virulencia de la defensa del proceso inquisitorial y la vuelta a modelos jurídicos previos a 1789 que uno piensa si no estaremos, también deslizándonos por esa pendiente en serio. Y, en todo caso, desde un punto de vista pedagógico, el efecto es demoledor.

¡Menos mal que empiezan a leerse y escucharse cada vez más críticas, al menos, entre juristas! A ver si, poco a poco, vamos logrando convencer a la mayoría de la población de que no es ésta la manera de luchar contra el crimen. Más que nada porque, a largo plazo, estos modos acaban provocando muchos más problemas de los que a corto plazo creemos que resuelven.  Si es que resuelven alguno.

NOTA: Hoy también es el día en que asistimos al espectáculo del «levantamiento del secreto de sumario» sobre la parte todavía «reservada» del caso Gürtel. Asunto alucinante porque el secreto, medida excepcional que limita el acceso a los datos del mismo a las defensas, se ha prolongado meses (en lo que es una práctica habitual con denominación de origen Audiencia Nacional que, como vemos, se ha extendido a otros órganos judiciales, aunque es cierto que en este caso el secreto venía ya de casa, de la AN, que fue donde, por una de esas razones de voracidad competencial incomprensible, se inició el caso porque así lo quisieron tanto la policía como la Fiscalía Anticorrupción, que parece que, en nuestro sistema, por vía de hecho, tienen capacidad para elegir el juez que les acompañe en la investigación sin que nadie se escandalice en exceso) y, sobre todo, porque, como es sabido, el levantamiento de hoy nio significa que las actuaciones dejen de ser secretas para quienes no forman parte del procedimiento. Esto es, por ejemplo, para los medios de comunicación. Pero la degradación del sistema y del modelo de justicia que tenemos es tal que ya llegamos al extremo de que hoy todos los medios de comunicación estén informando a sus oyentes y lectores de que «informarán al minuto, en cuanto desde el juzgado vuelquen la información en la página web que han dispuesto al efecto». Por supuesto, la página web en cuestión habrá sido puesta a disposición de las partes, para que puedan descargarse la información. No a disposición de los medios de comunicación ni del público en general. Pero todos asumimos que habrá tantas filtraciones que todos y cada uno de los medios de comunicación interesados lograrán contar con toda la información, pues habrá tantas personas cometiendo el corrrespondiente delito por motivos interesados que tendrán donde elegir.

Probablemente la actual sociedad y modelos de comunicación de la información no se combina bien con los tiempos y formas del procreso penal. Pero habrá que repensar todo esto en profundidad, siquiera sea para evitar que padezca (o padezcan en exceso) el derecho de defensa y la presunción de inocencia. Y si, en lo que es otra práctica con D.O.A.N., documentos reservados salen con frecuencia del propio juzgado, de la fiscalía, de las partes… sin que pase nada, pues habrá que pensar en otros mecanismos de preservación o, al menos, de minimización del daño ajenos a la prohibición de la conducta y correspondiente sanción penal, dado que ésta es siempre papel mojado.



42 comentarios en Justicia pascuera (de nuevo sobre la Audiencia Nacional y sus prácticas)
  1. 1

    Me parece que sus diatribas no surten mucho efecto: mañana portada de todos los diarios ¡como ya es publico!

    Ni las novela del mago infantil despiertan tanta expectación:

    http://es.noticias.yahoo.com/9/20100405/tes-el-sumario-del-caso-gurtel-no-sera-p-61bd63d.html

    Comentario escrito por Un admirador — 05 de abril de 2010 a las 11:16 am

  2. 2

    Ni lo surtirán.

    Creo que en estas cosas los juristas también debemos ser comprensivos con los cambios sociales. Y realistas. Estas tendencias han llegado para quedarse, porque en una sociedad hipermediatizada, donde todo ha de ser rápido e instantáneo, no hay otra.

    En una situación así, ¿como preservar los intereses que trata de salvaguardar la idea de que las actuaciones judiciales sólo pueden ser accesibles a las partes, una vez decaída ésta?

    1. La viabilidad y éxito de la investigación, que pueda comprometerse con la publicación de datos que dificulten la obtención futura de otros. Ante la situación actual, de filtración generalizada en cuanto se da traslado a las partes, los jueces están aplicando, como solución (made in AN) la de extender el secreto de sumario a las partes. Es lo que ha pasado en este caso. Pero es una solución muy mala, porque genera graves problemas de indefensión. Habría que analizar qué alternativas hay.

    2. Derechos de defensa y presunción de inocencia. Habrá que pensar en qué maneras pueda haber de evitar que se traslade a la opinión pública la idea de que todo lo contenido en el sumario es oro de ley y verdad incuestionable. Si se va a filtrar toda la información, mucha de ella aportada por la parte, conviene, como mínimo, educar a la población en que a los sumarios se acarrea todo tipo de material, a veces respaldado con más evidencias probatorias, a veces con menos. Es en el juicio donde se valora la efectiva consistencia de todos estos indicios, donde se analiza si queda o no probada una conducta. De modo que, ya que no podemos evitar que aparezca magnificado cualquier indicio que figure en un sumario, habría que replantear cómo lograr que, también, aparezca éste con su efectivo valor y debidamente matizado.

    Como es obvio, no es fácil liquidar el problema. ¡Probablemente por ello nuestro viejo legislador optó por prohibir la difusión de estas informaciones
    y castigar a los que las filtraran! Es una solución más radical y directa. Pero tiene el obvio problema de no ser practicable. A la vista está.

    Comentario escrito por Andrés Boix Palop — 05 de abril de 2010 a las 11:28 am

  3. 3

    Excelente artículo Andrés.

    Un último apunte y/o pregunta…¿qué le ha parecido el auto del Juez del Caso Matas, y en particular esos juicios de valor del mismo?

    Un saludo.

    Comentario escrito por Garganta Profunda — 05 de abril de 2010 a las 12:30 pm

  4. 4

    Es que que como apliquen las normas disciplinarias o penales a los filtradores nos quedamos sin funcionarios en los juzgados. No creo que me traten de calumniador por decir esto, si en una declaración están el juez, el abogado, el acusado y un funcionario, y antes de que se enfríen las sillas ya es de dominio público el contenido de la declaración ….

    Comentario escrito por gus — 05 de abril de 2010 a las 1:45 pm

  5. 5

    Como es obvio, me parece bastante impresentable la actuación del juez. Ya lo comenté en el post de Maketo Power sobre este asunto y, de hecho, galaico me lo comentaba en los comentarios a mi anterior entrada (la de los secretitos).

    Un juez, tenga enfrente a Otegui, a Matas o al mayor monstruo de la historia, ha de abstenerse de macarradas. Y de prejuzgar. Y de alardear de sus prejuicios. Parece bastante obvio.

    Comentario escrito por Andrés Boix Palop — 05 de abril de 2010 a las 3:46 pm

  6. 6

    Dicho lo cual, precisamente porque lo veo así de obvio, no salgo de mi asombro al constatar que, lejos de ser criticados, estas conductas de Sus Señorías en plan impresentable son jaleadas y ensalzadas por medios de comunicación y afición en general.

    También es cierto que es el mundo en que vivimos. Eloy Velasco aterriza en verano en la Audiencia Nacional, prohíbe tres o cuatro manifestaciones abertzales por sus cojones (en aplicación de la surrealista doctrina inventada por la AN para estos temas) y se convierte en la estrella judicial en alza del momento. Y así son las cosas.

    Comentario escrito por Andrés Boix Palop — 05 de abril de 2010 a las 3:53 pm

  7. 7

    El jaleo y ensalzamiento al Juez del Caso Matas por la «afición en general», como bien apunta, le costó a servidor de usted una intensa diatriba nocturna en una reciente cena de amigos en la que solo el apoyo incondicional de un abogado penalista, qué como se puede imaginar cuenta «maravillas» del estamento judicial mediante anécdotas que le dejan a uno patidifuso al conocer lo trasnochado del estamento, logró salvarme el pellejo y conseguir no salir apaleado del debate.

    Mientras la mayoría de la gente eleva a los altares a este Juez mallorquín, entiendo también debido al asqueo generalizado que provoca la clase política española y su capacidad infinita de mangoneo, el penalista y yo fuimos los únicos que contra viento y marea dijimos bien clarito que con Jueces así…¿quién quiere Fiscales?

    PD. Que traigan al Juez Dredd, pero ya!!!

    Comentario escrito por Garganta Profunda — 05 de abril de 2010 a las 5:24 pm

  8. 8

    «Por lo que afecta a su relación con la entidad “Estudios Jurídicos y Procesales” dice desconocer los pormenores de su contratación y resta toda importancia a la conjunción del encargo personal que hizo a Don Enrique Arnaldo Alcubilla, relativo a un estudio sobre los límites
    de los poderes públicos en campañas institucionales, lo que en buena lógica ya debería entrar en el cuestionario para el acceso a Presidente, y el hecho de que pocos meses más tarde le llame para pedirle trabajo.
    Por cierto, matiza el Sr. Matas corrigiendo a este proveyente sobre el correcto uso del castellano, que no fue a verle para pedirle trabajo sino para ofrecerle sus servicios que, al parecer, no debe ser lo mismo. Es
    claro que el Sr. Matas ha venido a burlarse de los simples mortales.» (pag 140 del auto)
    «Sobre su relación con Don Antonio de Padua Alemany Dezcallar reconoce que le hacía o le redactaba los discursos y se baraja tal disyuntiva porque el Sr. Matas introduce de nuevo la finura semántica tratando de entronizar la solución de la cuestión en la diferencia entre
    hacer y redactar discursos» (pag 141 del auto)

    Creo que deberían haber pasado las declaraciones de Matas por Youtube. Quiza el abuelo estaría un poco cansado, a sus años, de tantas horas de un variante de la conocida como «defensa Bart Simpson» y de la finura en el uso del castellano del acusado.
    No parece la misma actitud que en el caso Otegui, creo. Ahi se trata de provocación deliverada. No era necesario.
    E insultante, insultante…irreverente – si mereciera reverencia-, coloquial, sarcástico ( la ironía del pesimista)….pero ¿insultante?.
    Lo que si esta claro es que le deja poco a la imaginación del proximo juez.
    Vamos, son 12 páginas de un auto de 147, uno de los hitos del humor de este 2010.

    Comentario escrito por galaico67 — 05 de abril de 2010 a las 6:05 pm

  9. 9

    «fuimos los únicos que contra viento y marea dijimos bien clarito que con Jueces así…¿quién quiere Fiscales?»
    Por algo que he leido por ahí, este es el sentido del juez instructor español.Ponerle al fiscal el pichon en el asador.
    El juez-arbitro (de un partido entre los equipos del fiscal y del acusado) no es el procedimiento español, aunque si el europeo y norteamericano. Aquí se intento reformar en ese sentido ó , al menos, hay una corriente con esa orientación ¿Adivinan quienes se opusieron?

    Comentario escrito por galaico67 — 05 de abril de 2010 a las 6:13 pm

  10. 10

    Galaico, que en España instruya el juez no significa que éste haya de asumir la función de acusador. El hecho de que sigamos teniendo fiscales, de hecho, así lo atestigua. De otro modo, ¿qué pintaría ahí el fiscal?

    El juez instruye,pero se supone que desde la neutralidad, y precisamente el hecho de que en España se siga defendiendo que instruya un juez se basa en la idea de que es mejor que esta actividad la dirija alguien equidistante entre las dos posiciones, de defensor y de fiscal, con una vocación más marcadamente partidista.

    Sobre la polémica en torno a la reforma de la instrucción penal y los argumentos en un sentido y otro hay un monográfico interesante en el n. 1 de la revista «Teoría y Derecho», de hace un par de años.

    Yo es una polémica que, en plan cínico, no acabo de entender. ¿Que instruyan, en España, los fiscales? Pero, ¿acaso no lo hacen ya?

    Comentario escrito por Andrés Boix Palop — 05 de abril de 2010 a las 7:12 pm

  11. 11

    Te entiendo, pero , poniendonos en plan cínico tambien, ¿Que hariamos con los más que amigos, con esas amistades por encima de lo normal?

    Comentario escrito por galaico67 — 05 de abril de 2010 a las 7:26 pm

  12. 12

    ¿ Acaso no corrige algo la separación de las fases de instrucción y enjuiciamiento?.

    De todas formas soy pesimista por varias razones:

    1) El Derecho tarde o temprano se amolda a la sociedad y a lo que sea.
    2) En esta sociedad polarizada la gente pide sangre, especialmente la de sus contrarios.
    3) La partitocracia se vale de todas estas cosas y más para alcanzar sus fines. Ni se pararán ni harán prisioneros.

    Comentario escrito por josé luis — 05 de abril de 2010 a las 11:07 pm

  13. 13

    Bueno, ya tenemos circo montado..

    Comentario escrito por galaico67 — 06 de abril de 2010 a las 8:51 pm

  14. 14

    Ah

    Comentario escrito por josé luis — 06 de abril de 2010 a las 11:37 pm

  15. 15

    Tu no sigues la prensa ¿Verdazz? No te suena de nada un sumario secreto que ya esta publicado hasta en las etiquetas d elas galletas? ¿Verdazz? Que hayan pasado casi 24 horas entre tu comentario y una respuesta que no te alude ¿No indica nada?

    Comentario escrito por galaico67 — 07 de abril de 2010 a las 8:24 am

  16. 16

    No.

    Comentario escrito por josé luis — 07 de abril de 2010 a las 9:59 am

  17. 17

    Jo

    Comentario escrito por galaico67 — 07 de abril de 2010 a las 11:06 am

  18. 18

    Y hablando de todo un poco, parece que Garzón al banquillo.

    La portada del País.com no tiene desperdicio.
    «Varela sentará a Garzón por la causa al franquismo, la persecución contra él arreció a raíz de destapar el caso gürtel»… al lado «van a por él».
    Enseguidita abajo: «gürtel corrompió el nucleo central del PP»

    Y no hablemos ya de Izvestia.

    Comentario escrito por josé luis — 07 de abril de 2010 a las 11:28 am

  19. 19

    Bah, el sistema está podrido, así de claro. La única solución posible es ya romper la baraja, crear un Poder Judicial nuevo e independiente, un «auténtico» CGPJ elegido por los Jueces y Fiscales y un proceso penal, en concreto, coherente en sus formas y en sus modos.

    A mí el juez Garzón me parece un tío que ha demostrado valentía y un sentido demasiado laxo de la justicia universal. Es tan valiente como ambicioso, tan constante como técnica y jurídicamente descuidado. Se ha creído su personaje, ése que entre todos hemos creado y alimentado. Porque, reconozcámoslo, a todos nos pareció ideal de la muerte «enchironar» a todo lo que oliese a ETA-Batasuna, sin importarnos las garantías y la salvaguarda de los derechos constitucionales (total, si estos tíos vociferan y matan para cargársela, ¿a santo de qué permitirles ampararse en la Constitución?). A día de hoy, todo el mundo sigue coincidiendo en que ilegalizar el entramado batasuno-etarra, todo en uno, desde los casos más claros (Batasuna, EH, …) hasta los más nebulosos jurídicamente (Egunkaria), es una de las claves que tiene a ETA asfixiada y acorralada.

    Desde mis limitados conocimientos jurídico-procesales, puedo escuchar, entender y debatir cualquier argumento a favor y en contra de apartar a Garzón y procesarle por prevaricar o por negligencia profesional. Lo que me asquea de verdad es que esto es, una vez más, una lucha política, una lucha entre grupos de interés y de presión.

    Comentario escrito por piterino — 07 de abril de 2010 a las 1:19 pm

  20. 20

    Es de ver como últimamente, instituciones que tendrían que ser generadoras de ejemplo de civilización y respeto cada día más se parecen a un plató de televisión.

    Si no recuerdo mal, el diputado Sanchez Lliure tuvo que llamar la atención a sus señorías «porque salimos en la tele»…

    Las salas de los altos tribunales, en el tipo de asuntos que la prensa airea saltándose todo el secreto del proceso (ya no el de sumario) son especies de «Salvames»»La Noria» o vete tu a saber que programa, donde le juez, esa especie de Jorge Javier Vázquez entogado, va diciendo cuantas diatribas, eso sí con una jerga más o menos jurídica, se le pase por la cabeza, mientras el ciudadano de a pie hace gala de un fervor «democratico y justiciero», aplicando por lex populi, por ley del talion (el derecho debe huir de esa aplicación) un aplauso a dichos superestars…

    Dicho de otra manera, para mi, actualmente no existe diferencia entre la Esteban y Garzon, bueno, tal vez, que uno sale por la tele de las 14.30 a las 15.30, y la otra en la sobremesa…

    Comentario escrito por jordimercado — 07 de abril de 2010 a las 5:20 pm

  21. 21

    Creo, y sobre todo a raíz de este último comentario, el de Jordimercado (te has excedido un poco en las comparaciones), que se están sacando las cosas de quicio.
    Andrés, estoy bastante de acuerdo contigo, pero, realmente cuando hablas de la consideración por parte de la sociedad de esa «escoria social», y de que hasta que punto por entrar en esa categoría, se les prejuzga o se les limitan sus garantías, de verdad lo crees? En el caso de la jueza Ángela Murillo es cierto que sus comentarios no fueron correctos o mejor dicho inapropiado, pero los jueces también son personas, o acaso cuando juzgan algún otro miembro de eta (con varios asesinatos a la espalda) también los prejuzgan?, cuando estos miembros, a los que deben respetárseles las garantías como a cualquiera (porque son iguales) con también varios asesinatos (probados, con fundamentos jurídicos largos y suculentos) muestran una actitud chulesca y prepotente, y llegan a insultar a magistrados y su frase favorita del estado fascista y opresor, y muchas lindezas más, a un juez no se le puede escapar por una vez una mueca, un gesto o una palabra de desaprobación?

    ¿Realmente pensamos que se limitan a ciertas personas las garantías o se les prejuzga? ¿que padecen el derecho de defensa o la presunción de inocencia?
    No saquemos las cosas de contexto, que una cosa es la técnica y otra el fondo.

    Comentario escrito por Hynde — 08 de abril de 2010 a las 1:01 am

  22. 22

    Hynde, una cosa es la reprimenda que un Juez pueda hacer al acusado por su actitud chulesca, vease los casos de los juicios del 11-M con Bermudez reprovando la actitud de algunos de los enjuiciados, y otra frases como «no entiendo ni papa» u otras perlas de Murillo a los abogados de los acusados.

    Igualmente, por todos los juristas es conocido la laxitud en la aplicación de las competencias territoriales y objetivas que últimamente está adueñandose la AN, porque en el caso Pretoria, no era competente los juzgados y tribunales de Barcelona??? Desde mi punto de vista, y de lo que conozco el proceso sí, pero se sacaron de la manga un empresario madrileño (despues puesto en libertad) para que casualmente, en tanto la existencia de dos provincias, el caso recayese sobre la AN… y es que como tu dices, los jueces también son personas (humanas) pero muchos de ellos pecan de soberbía. Tal vez, este toque de atención a Garzón, (que espero que no pase de eso) sirva para aplacar algonos superestars que se están gestando en la AN.

    Comentario escrito por jordimercado — 08 de abril de 2010 a las 9:36 am

  23. 23

    G. Bueno dió en el clavo cuando dijo que Garzón tiene complejo de Jesucristo.

    Comentario escrito por josé luis — 08 de abril de 2010 a las 10:32 am

  24. 24

    Perdón «dio».

    Otra cuestión. Opino que un juez que manifiesta claramente su animadversión por un acusado no debe ni instruir ni decidir sobre el pleito en cuestión.

    Al hilo de lo dicho por Jordimercado, todavía recuerdo que Garzón en una conferencia en la universidad de Valencia dijo que tenía muchas ganas de dejarle las cosas muy claritas al PP. ¡Coño, como muchos!, pero él no puede decir eso.

    Creo que ya no llegará a magistrado del TPI. Lástima.

    Comentario escrito por josé luis — 08 de abril de 2010 a las 11:01 am

  25. 25

    Papel que no se puede llevar a su culmén sin una buena casta de fariseos…

    Comentario escrito por galaico67 — 08 de abril de 2010 a las 12:49 pm

  26. 26

    La verdad es que Garzón es magnífico para conseguir titulares pero sus medias como instructor dejan mucho que desear. Eso por no decir que la figura de la Audiencia Nacional no tiene mucho sentido en la España actual.

    Comentario escrito por info-derecho — 08 de abril de 2010 a las 12:52 pm

  27. 27

    Al hilo del chisto de la lucha contra las dictaduras en base a la justicia universal, tan aplicada por nosotros, pero que aún no se había aplicado a nuestro caso concreto, las asociaciones están dispuestas a ir a Argentina a reclamar lo que aquí se está negando… ¿qué cabriolas hará el gobierno para esquivar el tema?

    Comentario escrito por jordimercado — 09 de abril de 2010 a las 11:00 am

  28. 28

    Si se me permite:

    http://garciamado.blogspot.com/2010/04/tomas-s-vives-sobre-el-caso-garzon-y-su.html

    Comentario escrito por josé luis — 09 de abril de 2010 a las 12:41 pm

  29. 29

    Eso, eso, lo mejor será cargarse la AN y dejarlo todo en manos de los siempre eficientes juzgados locales (8 años y 9 jueces llevan en Nules con lo de Fabra encima del escritorio) o de los nada politizados tribunales superiores regionales (comparen ustedes Valencia con Baleares, dos presuntas tramas que parecen ser bastante parecidas y que, sin embargo, van por caminos completamente divergentes en cuanto a lo que la justicia superopina) o de los muy resolutivos tribunales de más alto rango, supremo y constitucional, que por lo que he leído en este blog llevan años tirando y aflojando a ver a quién compete lo cualo, algo a todas luces mucho más interesante que fallar sobre leyes orgánicas que, al fin y al cabo, no afectan a nadie.

    Mientras tanto una persona imputada de tráfico de drogas puede depositar una fianza en efectivo obtenida con el aval de vender el alijo de drogas que la policía le incautó cuando lo acusaron. Y tú sigues viendo la paja en el ojo de los jueces, lo que está muy bien, y entiendo que te interesa, a ti y a tus lectores, y para eso está el blog, pero esa afición a negar las vigas, como si esto fuera una peli de acción mala que sólo tú fueras capaz de apreciar… bueno, eso.

    Comentario escrito por Johnnie Alemania — 09 de abril de 2010 a las 6:56 pm

  30. 30

    Bueno, ya tenemos circo montado..

    (Es una broma)

    Por cierto Andrés, ¿te animas a darnos tu opinión sobre el tema del Cabañal en otro post?.

    PS: Hombre Johnnie, quizás lo mejor es fusilarlos a todos al amanecer.

    Comentario escrito por josé luis — 09 de abril de 2010 a las 9:10 pm

  31. 31

    La trama del caso Garzón acaba de rizar el rizo: denuncian a Varela las asociaciones de defensa de la memória histérica de Cataluña y Baleares…

    ¿Dónde acaba la linea de interpretación de la ley y dónde comienza la de prevaricación? Eso si que es una patata caliente y no el caso Gürtel…

    Comentario escrito por jordimercado — 12 de abril de 2010 a las 10:34 am

  32. 32

    La vuelta de tuerca es bastante maja, los de la preservación de la memoria histórica dicen que Varela ha dictado una resolución en la que se dice que Garzón a dictado una resolución a sabiendas de que es injusta a sabiendas de que es injusta, por que Garzón se ha limitado a seguir una de las corrientes de pensamiento jurídico, con la que el supremo puede no estar de acuerdo (y para eso están las apelaciones).

    Andrés dirá, pero yo lo veo como una consecuencia bastante lógica.

    Comentario escrito por Johnnie Alemania — 12 de abril de 2010 a las 11:44 pm

  33. 33

    Vaya con el circo, esto sí que es el mayor espectáculo del mundo.
    Yo, sin tener ni idea jurídica, y a falta de opinón de nuestro gurú Andrés (por cierto, bocanegra anda bastante desaparecido), tras leer el link sobre Tomás Vives y los comentarios a ese post, diría que aquí nadie va a ser condenado por prevaricación.
    Pero que se admita a trámite la denuncia tampoco me parece tan grave, ¿no? Vamos, se hace el juicio, Garzón argumenta su postura, sale absuelto y ya está. La gente se exalta como si ya le hubieran metido entre rejas.

    Comentario escrito por Nacho Pepe — 13 de abril de 2010 a las 11:46 am

  34. 34

    Evidentemente, lo que cuenta Vives es bastante sensato. A ver si tengo un rato y cuento cómo veo yo la película a lo largo de la semana.

    Por lo demás, y respecto del Cabanyal, lo cierto es que no pensé que pudiera interesar el asunto, que tienes perfiles muy divertidos, a la audiencia de fuera de Valencia. Tomo nota.

    Comentario escrito por Andrés Boix Palop — 13 de abril de 2010 a las 11:54 am

  35. 35

    Bueeno, si Don Luciano Varela, el juez que participó en la rebaja de sanción – y eliminación del delito de prevaricación- a un juez que acepto 73.000 eurelios de nada del Sr Roca, el de Marbella, que hace dos años redujo en cinco la condena de un bárbaro que – delante de sus hijos menores- le había pegado a su esposa hasta dejarla tetrapléjica – razonando algo como que “no se puede culpar al maltratador de la tetraplejia de su esposa, porque esta es el resultado de la paliza»,… si este juez va a ser el que ayude a volver a la justicia a sus caminos de verdad, razón y ley, con la venda más limpia y más esplendida que antes de Garzón- en sus propias palabras, el segundo Mesias-, ya podemos ir encargando más carpas y más palomitas, que esto no ha hecho más que empezar. El «más difícil todavía» está por llegar.
    ¿Para cuando una querella contra Cascos y Cospedal? ¿La difamación de un ministro, coon publicidad,ha dejado de ser delito? ¿Hay que ser Bourbón Bribón para que salte un fiscal?
    Ta ta taara tarara tirori tirori…

    Comentario escrito por galaico67 — 13 de abril de 2010 a las 5:44 pm

  36. 36

    Visto para sentencia. En el monte ya no cabe ni uno más.
    (Por las noticias de hoy).

    Comentario escrito por josé luis — 13 de abril de 2010 a las 11:25 pm

  37. 37

    Ah

    Comentario escrito por galaico67 — 14 de abril de 2010 a las 3:42 pm

  38. 38

    y esta santa casa ¿cuando se va mojar a fondo con el caso Garzón, cobardes de la pradera?

    Comentario escrito por casio — 14 de abril de 2010 a las 5:04 pm

  39. 39

    La convocatoria del supremo para explicarle a la prensa extranjera el proceso contra Garzón mola mazo. Habrán pensado que, si ZP y De Cospedal pueden salir ahí a tratar de engañarnos a todos con el tema del día, nosotros, que también somos un poder del estado, también queremos!

    Comentario escrito por Johnnie — 14 de abril de 2010 a las 6:51 pm

  40. 40

    jo

    Comentario escrito por josé luis — 14 de abril de 2010 a las 6:59 pm

  41. 41

    Y otra cosa curiosa es las frases en la prensa tipo: «Ahora que las escuchas de la policía y los 67.000 folios del sumario de la trama Gurtel se han hecho públicos al levantarse el secreto del sumario…» que he visto hace un par de días, muy en la línea de lo que viene denunciando Andrés.
    Curioso, hace no tanto esas noticias hubieran causado mi total indiferencia, ahora me indigna tras leer aquí que eso es contra ley. Ciertamente se hace con total naturalidad, nadie plantea la más mínima duda ética.
    Andrés, todo un creador de opinión, je.

    Comentario escrito por Nacho Pepe — 14 de abril de 2010 a las 10:33 pm

  42. 42

    http://fotoruffian.blogspot.com/2010/04/egunkaria.html

    Comentario escrito por henbor — 22 de abril de 2010 a las 10:29 am

Comentarios cerrados para esta entrada.

No se trata de hacer leer | RSS 2.0 | Atom | Gestionado con WordPress | Generado en 0,442 segundos
En La Red desde septiembre de 2006