El IVA del libro electrónico se equipara al libro de papel

Como ya comenté en este blog hace unos meses, escribí no hace mucho un trabajo dedicado a analizar el concepto normativo de libro. Esto es, me dediqué durante 30 páginas a realizar disquisiciones sobre qué es un libro y, sobre todo, qué es un libro para nuestro Derecho.

La razón de acometer una tarea como ésa, aparentemente tan rara, es que la aparición de libros electrónicos y la decisión de la nueva ley de la lectura, del libro y de las bibliotecas de adoptar como criterio legal para identificar a un libro no su pinta o soporte físico (que es la clave que ha definido, a la hora de la verdad, desde la generalización del formato códice hace unos 1.500 años, lo que entendemos por libro) sino el hecho de que se trate de un material legible, sea cual sea su formato, permitía despejar algunas dudas pero dejaba otras. Por ejemplo, ¿son libros ahora los «audilibros» que no son, de por sí, legibles, como es obvio? ¿Son libros los que recogen, sin texto alguno, fotografías o dibujos? Vamos, cosas así

Antes de que nadie me lo diga, lo hago yo mismo: Sí, ya sé que los que nos dedicamos al Derecho estamos chalados y perdemos el tiempo miserablemente en análisis cuyo sentido y utilidad práctica son más que dudosos. Ahora bien, tengo dos atenuantes que plantear. El caso es que, por extraño que pueda parecer, me lo pasé bien haciendo el trabajo ya que me permitió leerme algunas historias del libro y de su importancia cultural cojonudas (hay franceses y alemanes que han escrito verdadera virguerías llenas de erudicción sobre el tema) de las que aprendí muchas cosas. Pero, además, es que todo este asunto sirvem por increíble que parezca, para algunas cosas. No diré que para resolver cuestiones básicas, esenciales o muy importantes, pero sí para dejar claras algunas cosillas y permitir apreciar ciertos contrasentidos. Así, por ejemplo, para denunciar las incoherencias del legislador. Una de ellas, sangrante, era la siguiente, que trato de resumir a modo de pregunta de una manera que espero sea entendible por todos (así como deseo que sirva también para comprender que el asunto algo de incidencia económica tiene):

– Si la ley dice que libro es todo lo legible, con independencia del formato, y explícitamente se indica que un libro «normal» (de toda la vida de Dios) y un libro electrónico son lo mismo, ¿cómo era posible justificar que a una misma realidad, ontológicamente entendidas ambas opciones como «la misma cosa» por la ley, luego sean tratadas diferenciadamente por la misma ley -bueno, en realidad otra, pero en Derecho entendemos que el ordenamiento jurídico ha de ser unitario y coherente- que decía que una realidad había de pagar unos impuestos y otra -que se supone que era la misma- una cantidad diferente?

Pues bien, parece que esta extraña situación ha variado, al fin. El Gobierno ha decidido equiparar el IVA del libro electrónico al del libro de papel. No sé si la medida es buena o sensata. Sí sé que, jurídicamente, a la luz de que la ley del libro dice que ambas cosas son lo mismo y deberían en lógica consecuencia ser tratadas igual por el Derecho, hacía ya tiempo que la medida urgía. Ya era hora, vamos.

– – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – – –

Por cierto, si se me permite, allá va una coda sobre el trabajo de los juristas, la llamada «investigación jurídica» y a qué nos dedicamos en mi oficio:

Como es evidente y a nadie se le escapa, nada ha tenido que ver mi explicación de la situación en el trabajo referido con el cambio legislativo. Las dos o tres veces que una idea mía, sostenida en un artículo o libro, ha acabado siendo la solución escogida por nuestro legislador o por la Administración (me pasó sobre todo con un trabajo sobre las licencias de obras menores, que propugnaba su desaparición y sustitución por una simple notificación del inicio de las obras por parte del ciudadano, que es una solución que luego se ha ido extendiendo y generalizando) tengo la íntima convicción de que nada ha tenido que ver con lo que yo escribí, argumenté y defendí. Simplemente, es que lo que a mí se me ocurrió era tan obvio y evidente que se les ocurrió, también, a otros muchos. O que algún otro factor, por casualidad, propició el cambio (en el caso del libro electrónico, por ejemplo, tiene mucha pinta de que en el fondo es una rebaja del IVA alentada por la crisis y la presión del sector, que es cada vez más potente) en un sentido semejante a lo que yo sustuve. Pero, no me engaño sobre el particular, en ningún caso tiene que ver con que alguien haya leído lo que yo escribí y se haya convencido. Lo puedo afirmar con tanta seguridad porque conozco los datos de lectura efectiva de la mayor parte de las cosas que escribo (y sí, en efecto, cualquier entrada de este blog, que suele ser consultada por unas 500 personas a lo largo de la semana de su publicación, lo cual puede indicar que a lo mejor se la leen efectivamente unas 25-50 personas siendo optimistas, tiene más lectores que cualquier trabajo o artículo jurídico que escriba yo en libros o revistas especializadas). Asimismo, soy perfectamente consciente de que la capacidad de influencia y convicción que tenemos, incluso cuando somos leídos, es más bien escasa.

De todos modos, y por si sirve de algo, invito a leer el trabajo (o a pedírmelo por correo electrónico si no lo tienen a mano) a quien pueda interesar el tema. Hay más ejemplos de paradojas en la actual regulación y de efectivo trato jurídico diferenciado a unos y otros tipos de libro a pesar de que se supone que normativamente son lo mismo. ¡A ver si recordándolo alguien se anima a cambiar la situación!



5 comentarios en El IVA del libro electrónico se equipara al libro de papel
  1. 1

    ¿Podría especificar alguna de esas historias del libro que merezca la pena recomendar?

    Comentario escrito por A. V. — 16 de diciembre de 2009 a las 5:58 pm

  2. 2

    No es una recomendación original, porque es EL CLÁSICO en la materia por excelencia, pero me pareció cojonuda la obra de Lucien Febvre y Henri-Jean Martin, L’apparition du livre, Paris, Albin Michel, 1958.

    En alemán, está muy bien y documentado el libro de Fritz Funke: Buchkunde: Die historische Entwicklung des Buches von der Keilschrift bis zur Gegenwart. VMA-Verlag, Wiesbaden 2006.

    Comentario escrito por Andrés Boix Palop — 16 de diciembre de 2009 a las 6:08 pm

  3. 3

    Curiosa reflexión, Andrés. Y no te falta razón en que a veces las leyes unen bajo un mismo concepto realidades diferentes, aunque lo mas habitual es que fundan conceptos distintos como si fuera un único fenómeno jurídico. Y no es un trabalenguas. Y dada esa asimilación tributaria del mundo de lo «legible» me pregunto…¿llegará la asimilación penal del hurto de lo «legible» en cuanto a si será lo mismo apropiarse de un libro de papel que de un archivo-descarga de audiolibro?. Saludos y feliz año

    Comentario escrito por Sevach — 31 de diciembre de 2009 a las 4:40 pm

  4. 4

    Hola:

    Como comentaba en el blog de Javier Prenafeta, lo que hay que delimitar ahora es si el libro se «adquiere» o simplemente se obtiene una licencia de uso, pues en ese caso el IVA debería ser diferente.

    No es lo mismo la compra que el alquiler y si yo no puedo disponer de mi libro electrónico igual que con el tradicional, estamos ante un interesante problema, porque el «objeto» de la transación es diferente.

    Un saludo.

    Comentario escrito por David — 08 de enero de 2010 a las 1:28 pm

  5. 5

    Hola Andres,

    Sobre el tema de los pescadores/piratas de Somalia y los piratas/guardacostas somalies, los efectos (positivos) ya son noticia.

    http://news.yahoo.com/s/ap/20100111/ap_on_re_af/af_kenya_fishing_frenzy

    Gracias a los piratas, los pescadores somalies empiezan a ver la luz al final del tunel. Pescan mas, los precios bajan, mas gente puede comer, y me atrevo a anyadir (estoy sin acentos y sin enyes) que menos gente vera el llevar una AK-47 colgada del hombro como la solucion a sus problemas.

    Piratas espanyoles fuera de las costas de Somalia ya!

    Un saludo,

    Comentario escrito por Johnnie — 12 de enero de 2010 a las 4:38 pm

Comentarios cerrados para esta entrada.

No se trata de hacer leer | RSS 2.0 | Atom | Gestionado con WordPress | Generado en 0,130 segundos
En La Red desde septiembre de 2006