Stadtluft macht frei…: sobre una nueva cultura urbana

Estos dos últimos días se ha celebrado en Valencia un interesante congreso sobre las transformaciones que se están produciendo en nuestros días en torno al hecho urbano. Cambios sociales, económicos, políticos, ambientales, arquitectónicos… que conforman una incipiente nueva cultura urbana con enormes repercusiones para quienes somos, de una forma u otra, hijos de un modo de convivencia que debe mucho, por no decir todo, a la concreta articulación de la vida en comunidad libre y autogobernada que nace, precisamente, en las primeras aglomeraciones urbanas (Stadtluft macht frei… aunque, eso sí, nach Jahr und Tag, según la regla medieval del Statutum in favorem principum).

Las intervenciones de los distintos participantes en el I Congreso de Nueva Cultura Urbana pueden ser vistas y descargadas a través de su web (sección multimedia), algo que, a mi juicio, puede ser muy interesante, máxime si tenemos en cuenta que han intervenido personajes tan atractivos como Jeremy Rifkin o Richard Florida.

Dado que a lo largo de estos dos días he tenido que compatibilizar mis obligaciones docentes con la asistencia a las distintas conferencias (y que no todos los vídeos han sido colgados todavía) no puedo comentar todas las intervenciones, pero sí querría destacar algunos de los aspectos que más me han llamado la atención de cada una de las que sí he podido presenciar, más como incitación a quienes puedan estar interesados que con la pretensión de resumirlas:

Jeremy Rifkin nos regaló una charla que, para quienes hayan leído sus obras más importantes, no resulta en sus contenidos una gran novedad. Explicó, con la pasión, sentido del humor, visión global y el punto de mesianismo que le caracteriza, su propuesta de paulatina sustitución del actual modelo energético basado en los combustibles fósiles por otro donde se aprovechen al máximo las energías renovables generadas a partir de cualquier actividad humana (o en paralelo a), por medio de un sistema absolutamente interconectado, que unido a la actual conexión global que ha permitido Internet facilitaría un flujo energético y comunicativo constante y global, complementado con el almacenamiento de la energía, cuando sea necesario, en hidrógeno.
La conferencia, que claramente Rifkin tiene muy trabajada, es muy interesante, además, como ejemplo de intervención muy bien preprada y realizada. Demuestra, también, hasta qué punto una presentación en power point o equivalente, de la que en la actualidad casi todo el mundo es tan dependiente, es en realidad prescindible. Se puede interesar, entretener y enseñar durante hora y media, manteniendo la atención de la gente, perfectamente sin ella. Es cuestión, sencillamente, de hacerlo bien. Otra cosa, claro, es que todos seamos capaces.
Por último, y aunque no se aprecie en el vídeo, la charla me dejó otra reflexión: constaté, a día de hoy, en un público mayoritariamente joven y universitario, que más del 90% de la audiencia seguía necesitando interpretación simultánea para seguir a Rifkin, a pesar de hablar un inglés estandard muy comprensible y emplear un léxico en absoluto complicado y una terminología también en absoluto exótica, por formar parte de la lingua franca conceptual y terminológica de la transmisión del saber. Asimismo, pude constatar que, de entre las personas que no necesitaban auriculares, una gran mayoría eran mujeres jóvenes. Lo apunto porque, al menos a mí, me hace plantearme algunas cuestiones sobre el tipo de sociedad a la que vamos.

Manuel Alejandre, como Director General de Calidad Ambiental del Ministerio de Medio Ambiente, realizó una exposición más institucional e informativa, necesariamente afectada por su condición de responsable político. Obviamente, fue mucho menos atractiva por ese toque «burocrático» que inevitablemente afecta en estos casos a las presentaciones. Ahora bien, hay que reconocer al Ministerio varias cosas, por ejemplo que a lo largo de estos cuatro años quizás otra cosa no, pero sí es indudable que le ha metido «marcha» al asunto. Y es de agradecer porque, entre otras cosas, no es fácil hacerlo cuando la competencia que tienes no deja de ser, hasta cierto punto, residual (establecer unas bases para todo el Estado con mínimos de protección) y la importancia política del mismo había sido, hasta la fecha, más bien menor.
Por lo demás, y creo que es de justicia reseñarlo, Manuel Alejandre, de quien yo no sabía nada y a quien no conocía, demostró conocerse a la perfección no sólo su negociado sino también los próximos: se sabía la legislación, se movía con total seguridad y rigor en la explicación de sutilezas jurídicas nada evidentes. Además de la competencia en su dominio, quedó clara su inteligencia y capacidad, así como el hecho de que no vive en absoluto ajeno a la realidad. No sé si esta reflexión pueda interesar a alguien, pero lo cierto es que me dio una excelente impresión (por mucho que su exposición me interesara menos, dado que se basaba en datos e información que en su mayor parte no me eran nuevos) y creo que no está de más dejarlo escrito.

– Josep Vicent Boira, que probablemente es una persona menos conocida fuera de Valencia, realizó una intervención muy interesante y sugerente. Es profesor de Geografía en la Universitat de València y se trata de una de las pocas personas que, desde nuestra Universidad, ha logrado que sus trabajos y sus estudios trasciendan a la sociedad a la que han de servir, sean tenidos en cuenta y formen parte del debate y la reflexión social. En la línea de algunos de sus estudios previos, recalcó la importancia de ciertos corredores urbanos, como el mediterráneo, y la necesidad de acompañar política, económica e institucionalmente a estas realidades. De manera muy original, y con un reconocido punto de voluntarismo, Boira se refirió al «dehielo» que, tras años de dominio del Estado-nación como articulador de todas las relaciones sociales y económicas, está produciéndose en la actualidad en lo que se refiere a la aparición de un nuevo protagonismo de regiones, redes urbanas y ciudades como puntas de lanza de un creciente dinamismo que aparece por debajo del tradicional dominio estatal.
La exposición, uniendo la reflexión histórica y un análisis más geográfico (acompañada de mapas e imágenes que ilustraban perfectamente las ideas que Boira iba desarrollando), me resultó muy atractiva y creo que lo puede ser para cualquiera interesado en estos temas (así como para todos los geeks de los mapas, claro), más allá de que, además, a los valencianos, por ejemplo, nos toca muy de cerca todo ello si tenemos en cuenta lo que nos jugamos en el envite de ser capaces de vertebrar con solidez el corredor mediterráneo.

– José Miguel Iribas, sociólogo y experto en planificación estratégica con algunas propuestas en su cartera muy atractivas, realizó una exposición no sólo amena, cercana y muy divertida, sino extraordinariamente sugerente, en torno a qué puntos fuertes y debilidades han de condicionar el posicionamiento de cada área urbana y, muy particularmente, analizó el caso de Valencia y su área metropolitana.
Como valenciano, claro, no pude sino acabar un poco deprimido. Porque la constatación de que las posibilidades son muchísimas y de que, a pesar de ello, lo estamos haciendo fatal (esto lo digo yo, claro, pero no podía quitármelo de la cabeza mientras hablaba Iribas) ya es suficientemente dura como para que te añadan datos que lo confirmen. Súmese a eso que, fatalista como uno es (ya lo decía Iribas, es éste un defecto de las gentes de la región), tengo pocas esperanzas de que lo vayamos a hacer mucho mejor en el futuro. Y, claro, da un poco de pena constatar que la sensación que uno tenía al respecto de este masivo desaprovechamiento de potencialidades queda reforzada por un estudio riguroso e inteligente a cargo de un experto.
Y es que tampoco aspiro a lograr que mi sociedad, mi ciudad (y mi clase política) seamos capaces de hacer todo bien. Eso no se le puede pedir a nadie, no es justo ni realista. ¡Pero al menos podríamos aspirar a no hacer todo mal! ¡Qué menos!

– Marcos Vaquer Caballería, por último, a quien ya conocía (personalmente y como lector de muchos de sus trabajos) por ser él también Profesor de Derecho Administrativo, realizó, en tanto que Director General encargado de cuestiones de urbanismo y suelo en el Ministerio de Vivienda, una completa explicación sobre las líneas de actuación política que en materia de suelo urbano está realizando el Gobierno de España. Lo hizo a partir de un ingente despliegue de datos que permiten confirmar la sospecha sobre la excesiva y muy poco rentable utilización de suelo que estamos llevando a cabo, en general, en todo el país pero, muy en particular, en zonas como Murcia o Valencia.

El resto de conferencias, la de Alejandro Zaera y, sobre todo, la de Richard Florida, llamada a clausurar por todo lo alto el Congreso, me las hube de perder, lamentablemente, porque coincidían con mis clases. Así que nada puedo decir sobre ellas (al menos, de momento, porque trataré de comentar qué me han sugerido en cuanto pueda verlas aprovechando el momento en que sean colgadas), aunque estoy convencido de que estuvieron también muy bien, porque la verdad es que el nivel de todo el acto ha sido altísimo.

Por ello toca también agradecer a SEPES y al Ministerio de Vivienda que dediquen parte de su presupuesto a montar este tipo de saraos. Y también reconocer a Carmen Alborch, Vicente González Móstoles o Carlos González Triviño que se hayan puesto a currar, con lo mucho que cuesta y el trabajo que da organizar este tipo de eventos, para brindarnos a todos, a nuestra ciudad y a quienes estamos interesados en este tipo de cosas, un congreso tan atractivo.



3 comentarios en Stadtluft macht frei…: sobre una nueva cultura urbana
  1. 1

    Pues sí que debió estar bien. A ver esos vídeos…

    Sobre el nivel de idiomas «real» en los universitarios, en mi orla somos unas 65 chicas y unos 12 chicos, licenciados en Traducción e Interpretación. Quizá esta distribución coincida con el porcentaje de jóvenes capaz de seguir sin ningún problema una charla sin recurrir a los auriculares con la interpretación simultánea (que no traducción, que es para los textos escritos, no orales).En cualquier caso, hay una mayoría abrumadora de mujeres.

    Creo que gran parte del problema está en que una de las mejores oportunidades que tienen los estudiantes, los programas Erasmus, no se aprovecha de verdad, muchos profesores regalan los aprobados a los Erasmi, los españoles se juntan con españoles en pro de un patriotismo que nunca antes habían sentido…

    Y quizá las mujeres estemos más concienciadas sobre la importancia de saber idiomas (de verdad, bien), ya que al competir con cualquier hombre para el puesto que sea puede suponer este conocimiento una ventaja capital. Dunno.

    Comentario escrito por NK — 26 de enero de 2008 a las 5:14 pm

  2. 2

    Muy intersante la conferencia de Iribas. Como madrileño estoy con él en la evidente complementareidad Valencia-Madrid. Y me he quedado con las ganas de que explicara mejor lo de que la gestión nacionalista de Cataluña ha jugado al final en contra de Barcelona y a favor de Madrid.

    Y lo nocivo del arquitecto-evento tambien es evidente.

    Comentario escrito por bilán — 26 de enero de 2008 a las 7:01 pm

  3. 3

    Ainno. Gracias por la corrección. Ahora lo cambio.

    En cualquier caso, que haya más mujeres que hombres que estudien traducción e interpretación no tendría que suponer que la competencia masculina el no profesional fuera tan discreta. Totalmente de acuerdo en cuanto a lo que comentas: yo he asistido a ese mismo fenómeno cada vez que he estado por ahí. Aunque ahí he de decir que pecaban tanto españoles como españolas.

    Por cierto, que acabo de ver que ya están disponibles todas las conferencias. A ver si me bajo la de Richard Florida y la de Zaera.

    Por cierto 2, que mola la página web de Jaime Alejandre: http://www.jaimealejandre.es/index.htm

    Comentario escrito por Andrés Boix Palop — 26 de enero de 2008 a las 8:06 pm

Comentarios cerrados para esta entrada.

No se trata de hacer leer | RSS 2.0 | Atom | Gestionado con WordPress | Generado en 0,158 segundos
En La Red desde septiembre de 2006