Trabajos sobre la nueva ley del suelo

Una de las cosas que me ha permitido descubrir tener este bloc es que la religión del ladrillo tiene muchos más fieles, todavía, de los que yo pensaba. Las estadísticas que me ofrece el servidor indican que una media de unas dos docenas de personas entran diariamente a los diversos posts colgados aquí con referencias al urbanismo. Especialmente, claro, a las cuestiones relativas a las valoraciones de suelo y, desde que se publicó la nueva Ley de suelo (Ley 8/2007, de 28 de mayo, BOE nº 128, de 29 de mayo de 2007) al texto donde se comentaban algunas de sus novedades. Dado lo abstruso y poco lucido de mi explicación, muy en la línea de lo que los expertos en materia de urbanismo suelen endilgar a los legos para preservar su posición de druidas de las plusvalías, sólo puedo decir de estas pobres gentes que en el pecado llevan la penitencia.

Junto al furor de los fieles, empiezan a aparecer trabajos sobre la nueva ley que tienen su interés. No es cuestión de comentarlos todos, pero quizá sí venga bien dejar constancia de que el último número de la Revista General de Derecho Administrativo ha recopilado una serie de cinco interesantes estudios sobre distintos aspectos de la nueva ley. Así que aquí lo dejo indicado, para que quienes por decenas, cada día, acaban referidos por Google a este bloc en su busca de trabajos sobre la nueva ley tengan al menos un enlace a cosas de provecho (si bien son contenidos de pago, basta conectarse desde algún ordenador de una Universidad suscrita para poder acceder a ellos).



De McDonald’s a Google

Acaba de salir a la calle el primer número de la revista Teoría y Derecho, con la intención de constituirse en uno de los medios referentes en español dedicados a la reflexión y al debate sobre pensamiento jurídico.

La lectura del índice revela con claridad que estamos ante un meritorio esfuerzo de acercar, con enorme rigor y a cargo de personas brillantísimas, debates jurídicos especializados a toda la comunidad jurídica, más allá de especializaciones, e, incluso, a cualquier persona culta interesada en conocer de primera mano cuáles son las razones y argumentos con que nos manejamos los del gremio. Así, este primer número trata en profundidad la eterna vexata questio de la investigación penal (¿es mejor que se encargue de ella el Ministerio Fiscal o un juez?) y se completa con cuestiones que van desde un análisis sobre el pensamiento de Hannah Arendt a la ley de igualdad pasando por reflexiones en torno a la globalización del Derecho, la lucha contra el terrorismo, ciertas mutaciones en la estructura tributaria de nuestras sociedades o la candente cuestión de la división del poder territorial en España. Son todos ellos asuntos de enorme interés, que la verdad es que incitan a la inmediata lectura y, muy probablemente, me debieran obligar a más de un comentario. Máxime teniendo en cuenta que la publicación tiene como declaración de principios, de la que su primer número es expresión fehaciente, «que la inteligencia y la reflexión del nivel más alto sean los protagonistas». A ello me pondré (a leer, quiero decir, que por hoy ya basta de logorrea) en cuanto liquide esta pequeña nota de bienvenida.

Ocurre, sin embargo, que he de demorar todavía un poco esas ansías para dar cuenta de la (para mí) más que feliz noticia de que este primer número contenga también un trabajo mío que el Comité Científico de la Revista ha entendido del suficiente interés como para ser publicado, «De McDonald’s a Google: la ley ante la tercera revolución productiva» [PDF]. La verdad es que estoy bastante contento, no puedo negarlo.

Continúa leyendo De McDonald’s a Google



Bloggers en la Academia

En los Estados Unidos las Universidades se han llenado de profesores que escriben sobre asuntos jurídicos de actualidad o en torno a las cuestiones que están estudiando, que comentan sentencias o que participan en polémicas sociales y políticas empleando para ello sus blocs en Internet, con la intención de llegar a más gente, sin duda, aprovechando la capacidad de penetración y porosidad de la herramienta.

Como es obvio, parece difícil desde aquí (incluso es probable que tampoco sea sencillo saberlo para quienes allí están) tener muy claro a quiénes, en concreto, se dirigen mayoritariamente. ¿A los colegas?, ¿a sus estudiantes?, ¿a la opinión pública, en su estrato más informado?, ¿o incluso a la cerrada y retroalimentada comunidad de bloggers que, también en el universo de los las bitácoras jurídicas, ha acabado por conformarse, inevitablemente? En realidad, da un poco igual. Cuando las aportaciones son de interés, éstas tienen valor trascendiendo incluso el público al que su autor las destinaba. La ventaja de Internet es que, cuando se tiene algo que decir, el resultado suele ser gratificante para quien topa con él.

En España no parece que, por el momento, la cosa haya despuntado. Todo se andará, sin duda. No sólo los cuadernos de este tipo, sino la generalización del acceso a la red, a bases de datos y a información y opinión especializada están llamados a jugar un papel creciente. Cambiarán con ello muchas cosas y también la forma de enseñar, la de acceder a los estudiantes y mostrarles cómo la realidad se ve afectada por el Derecho, la manera de enfocar los asuntos que nos interesan y nos estudiamos y también, por supuesto, la capacidad de que las reflexiones que hacemos los juristas (profesores o no) lleguen a más gente e incluso que puedan incorporarse con mayor facilidad y carta de naturaleza (al menos en sus bases más asequibles para el lego) al debate público.

Continúa leyendo Bloggers en la Academia…



No se trata de hacer leer | RSS 2.0 | Atom | Gestionado con WordPress | Generado en 0,151 segundos
En La Red desde septiembre de 2006