Financiación y cupos, esbozo de una propuesta

Comienza, de nuevo, la negociación entre la Administración del Estado y la vasca a cuenta de la cuantía del cupo. Ayer daba cuenta en ABC del problema Mikel Buesa (en un artículo que, según acabo de comprobar, no está disponible en la versión on-line del diario) y, con unas cifras que no explicaba de dónde provenían, abundaba en la sospecha, generalizada, de que el sistema del que disfrutan País Vasco (y, recordemos, también Navarra) supone que estas regiones aportan menos a la caja común de lo que tocaría. No es ya que, dado que son dos de las regiones más ricas de España, no contribuyan al desarrollo de las menos favorecidas por medio de transferencias de recursos. Es que, sencillamente, ni siquiera llegan a realizar el mismo esfuerzo que hacen el resto de regiones españolas. Ni siquiera lo estarían haciendo si de lo que se tratara fuera de contribuir «a tanto por uno», olvidando cualquier cuestión relativa a la cohesión territorial. Ésa es la sospecha tradicional, que pone sobre la mesa la grave cuestión de cómo (de mal) tenemos montado en España el asunto de la distribución de los dineros.

Continúa leyendo Financiación y cupos, esbozo de una propuesta…



Sobre las extravagancias de la financiación autonómica

Una de las deudas que conmigo mismo tengo contraídas prácticamente desde que comencé a escribir aquí es dedicar un par de días a preparar algo sólido y con sentido sobre financiación autonómica y los problemas jurídicos que, a mi juicio, tenemos desde 1978 pendientes de resolver en torno a la misma, muchos de ellos agravados con las recientes reformas estatutarias. Lamentablemente, esta tarea sigue permanentemente relegada. Espero que el curso que viene haya una excusa para dedicarle un tiempo. Mientras tanto, sigo penando como chungo deudor, que es algo muy triste y duro de sobrellevar.

Continúa leyendo Sobre las extravagancias de la financiación autonómica…



La quimera de la redistribución fiscal

Publica hoy el Boletín Oficial del Estado la nueva ley del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas, en compañía de la reforma parcial de otros impuestos, como el de sociedades o el de patrimonio. Se trata de una más de las reformas que, anunciadas a bombo y platillo, acostumbran los gobiernos a hacer con periodicidad cuatrienal (si las elecciones son cada cinco años, como las presidenciales en Francia, puede ser quinquenal) para rebajar un poco los impuestos a los trabajadores (lo mínimo para que contribuyan a deflactar el tipo medio) y, ya que nos ponemos, rebajar la presión impositiva para las rentas más altas. Está pasando así en España desde hace años, gobierne el Partido Popular (que fue el que, justo es reconocerlo, marcó la tendencia en este sentido que ahora se impone) o el Partido Socialista. Y lo mismo ocurre en el resto de Europa y en los Estados Unidos, lo que habitualmente se llama, como es sabido, resto del mundo civilizado. Por supuesto, de consuno, se rebajan las cargas fiscales y sociales que soportan las empresas (especialmente, por supuesto, las grandes empresas; y más especialmente, todavía más por supuesto, las dedicadas no a la producción de bienes o comercialización de servicios sino a la inversión).

Continúa leyendo La quimera de la redistribución fiscal…



No se trata de hacer leer | RSS 2.0 | Atom | Gestionado con WordPress | Generado en 0,178 segundos
En La Red desde septiembre de 2006