2023, una odisea electoral

Parece que fue hace muchos, muchos años, pero no: fue en 2019, hace poco más de tres años, cuando votamos en sucesivos comicios locales, autonómicos y nacionales (dos veces), que dieron como resultado la continuidad en la Comunidad Valenciana (y en el ayuntamiento de València, así como en la mayoría de las principales ciudades valencianas) y la consecución del primer Gobierno de coalición del actual periodo democrático. Luego -muy poco después- llegó la pandemia y lo resignificó todo, condicionando el conjunto de la legislatura.

En la Comunidad Valenciana, estos años parecen haber consolidado la tendencia que ya se observó claramente en abril de 2019, en el miniadelanto electoral decidido por Ximo Puig: la consolidación del PSPV como principal partido del bloque de izquierdas (y partido más votado por primera vez desde 1991), el desinflamiento del “espacio del cambio”, tanto de Compromís (que perdió dos diputados) como de Unidas Podemos, que entró en Las Cortes por relativamente escaso margen, y la constatación de que el PP tenía problemas para recuperar los apoyos sociales de sus años de Gobierno… Pero que, aun así, no estaba lejos de sumar con los demás partidos del bloque de derechas [acceso al artículo completo]


Compartir:

»

Nadie ha dicho nada aún.

Publicar comentario

(imprescindible)

(Imprescindible, pero no la publicamos)

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI