Tolkien y su tiempo

J. R. R. Tolkien no es un desconocido de LPD, al fin y al cabo hay ochos posts dedicados a su Tierra Media. Tolkien ha vuelto al candelero porque Amazon está a punto de estrenar una serie basada en la Tierra Media y que ojalá que Carlos Jenal nos la reseñe pronto. Pero en estos momentos a mí me gustaría hablar un poco de lo que está rodeando a Tolkien a propósito de esta serie, un poco para aprovechar todas las horas pasadas leyendo sus libros y últimamente vídeos de YouTube o artículos de la Wikipedia.

Para empezar, hay que recordar que pese al gran éxito de público, incluidos fans de los libros de Tolkien, de la adaptación cinematográfica de El Señor de los Anillos, no convenció mucho a Christopher Tolkien. Y mientras que los derechos cinematográficos de El hobbit y El Señor de los Anillos fueron vendidos por Tolkien, Christopher Tolkien se mostró reticente a vender más derechos. Pero en 2017, poco antes de que Christopher Tolkien dejar su presidencia, la Tolkien Estate vendió derechos a Amazon. Me da la impresión que Christopher Tolkien decidió que para lo que le quedaba en el convento, pues mejor vender algunos derechos con alguna supervisión suya, que luego lo iban a vender de todas formas de cualquier manera. Los derechos que compró Amazon no están del todo claro: se sabe que los derechos comprados son sobre la Segunda Edad e incluyen los apéndices de El Señor de los Anillos …que consiste en una cronología que en total son ¡tres páginas! más nueve páginas sobre la historia de los hombres númenóreanos que costaron a Amazon la ganga de 250 millones de dólares. Que en principio no está tan mal, ya que deja mucho margen para los guionistas. Pero parece que aunque esos derechos no incluyen las historias de la Segunda Edad desarrolladas en El Silmarillion y otros textos de Tolkien, sí que incluyen su lore mientras sea de un personaje o hecho de la Segunda Edad mencionado en los apéndices. De todas formas, no es que haya demasiados textos de Tolkien sobre la Segunda Edad: unas setenta páginas en El Silmarillion más luego textos dispersos editados por Christopher Tolkien, por lo que los guionistas iban a tener que rellenar muchos huecos para completar las cinco temporadas previstas por Amazon.

Desde hace un año, Amazon ha estado publicando imágenes, teasers, trailers y filtrando a sus sospechosos favoritos información sobre su serie, El Señor de los Anillos: los Anillos de Poder. Las primeras imágenes no crearon polémica, ya que mostraban paisajes grandiosos, tal como se espera de una serie con un enorme presupuesto. Los problemas llegaron cuando empezaron a filtrarse información sobre la serie y se publicaron los primeros teasers. Lo que primero llamó la atención fue la diversidad étnica del casting: personajes que todo el mundo entendía que eran blancos como elfos, hobbits pelosos o los númenóreanos resulta que han terminado siendo de color de piel entre moreno y negro. Los productores, que siempre que pueden declaran su respeto y amor a las obras de Tolkien, se agarran a lo que denominaré vacío tolkiano: en ningún momento Tolkien dijo que no los hubiera. Es decir, si en algún momento ponen un dragón con diez cabezas dirán que aunque los dragones tienen una cabeza en los libros de Tolkien, Tolkien nunca dejó por escrito que no pudiera haber un dragón de diez cabezas. Y también se justifican con ciertas interpretaciones de los textos, como cuando Tolkien menciona que los pelosos o ciertos elfos tenían la piel oscura.

Los actores y productores no han dejado de declarar que la serie es una actualización a nuestro tiempo de la obra de Tolkien y que está fenomenal que el reparto sea diverso e inclusivo. Sin poner en duda que es mejor que un reparto, como cualquier plantilla laboral, sea diverso tal como es la sociedad, no hay que maliciarse demasiado para sospechar que hay otra razón de fondo para esa diversidad: que es más fácil identificarse con alguien de tu misma etnia y mismo sexo. Por ejemplo, me extrañaría mucho que la adopción de un superhéroe como Black Panther sea mayor en blancos que en negros. Por eso es fundamental en las grandes series que haya todo tipo de personas para facilitar que todos los colectivos que conviven en la sociedad puedan encontrar un personaje que se identifiquen, se enganchen a la serie y además compren toda la mercadería que Amazon estará encantada de enviar por paquetería a su casa.

Por supuesto, esto es modificar la obra de Tolkien, y es normal que moleste a fans del Tolkien escrito, lo que pasa es que también hay grados: hay desde los que simplemente lo ven como algo mal hecho, pero que tiene poca importancia, a los snowflakes que se lo toman como una afrenta personal imperdonable por parte de los directivos wokes de Amazon. Es divertido señalar que ciertos cambios físicos que hubo en los personajes de películas de El Señor de los Anillos con respecto al canon de Tolkien pasaron sin mayor problema: el aspecto desaliñado de Aragorn con su barbita que tanto moló a resulta que según en canon de Tolkien debería haber sido imposible ya que Aragorn, como descendiente directo de elfos nunca debería haber tenido barba. La frustración de muchos de estos fans solo conduce a la melancolía y si la familia de Tolkien quiso hacer una enorme caja con la venta de los derechos, Amazon va a intentar rentabilizar lo que tuvo que pagar con un producto que pueda tener la máxima acogida entre todo el público. Es el mercado, amigos.

También es interesante la discusión de si la obra de Tolkien es racista. Se puede empezar con los comentarios de John Magoun, que encuentra una geografía moral implícita en la Tierra Media: en el oeste son buenos y en el este, malos; en el norte, son simples, en el sentido virtuoso de la sencillez, mientras que en el sur son sofisticados, que les lleva a acabar siendo imperialistas y decadentes.

En general en la Tierra Media de Tolkien sí se percibe que los blancos nórdicos occidentales son más mejores, más poderosos y más virtuosos que los sureños y los orientales. Además, que en toda la obra de Tolkien se considera que la pureza es un mérito y que la mezcla conduce a la decadencia. Además, las razas de la Tierra Media raramente suelen aparearse unas con otras y todas van por su lado, con sus momentos de buen rollo y mal rollo entre algunas razas y odio eterno entre otras. Es significativo, sin embargo, que la derrota de Sauron en El Señor de los Anillos se consigue gracias a la colaboración de todas las razas libres, a veces complicada, eso sí, y mayormente juntos pero no revueltos.

Aunque Tolkien es originario de Sudáfrica, allí solo vivió tres años y de adulto no parece que le gustara el trato a los negros que se daba allí. Y viviendo en la campiña inglesa, se puede suponer que el tema racial le sea completamente ajeno y con la Tierra Media es conocido que lo quería componer es una mitología inglesa, por lo que no es extraño que su arquetipo idealizado sea el nórdico blanco. En sus otros escritos no parece que mostrara actitudes racistas y también es conocida su discrepancia con la ideología nazi. Por eso yo tiendo a no dar valor a las interpretaciones racistas sobre su obra.

Sobre el argumento de la serie de Amazon, no parece que se vaya a atener al canon de Tolkien de la Tierra Media, para nada, desde las cosas nimias como que habrá enanas sin barba hasta cambios de los periplos de personajes fundamentales como Galadriel o Elrond. También que haya historias de hobbits en la Segunda Edad es muy poco canónico. Por supuesto, todo el mundo entiende que la serie tiene que introducir nuevos personajes y tramas debido a la escasez de fuentes de la Segunda Edad, lo que no se entiende tanto es el previsible cambio radical de comportamiento de los personajes principales que se deducen de los teasers y filtraciones.

Y esa es la pregunta que surge: si prácticamente van a cambiar todo, ¿para qué Amazon se ha gastado una pasta gansa en comprar los derechos? Porque con lo que se van a quedar es con la ambientación, algunos personajes míticos, cierta épica subyacente y, sobre todo, con un nombre de serie que sirva para atraer a toda la audiencia a su producto. Como ya he dicho antes: son sus derechos y se los folla como quiere.

Que la serie no siga el canon no la hace peor ni mejor, salvo para algunos de los conocedores del canon que se les puede hacer insufribles ciertos cambios, pero vamos, es lo normal en la producción audiovisual actual, tal como pasó en La Fundación. También se llegó a comentar que Amazon quería tener su Juego de Tronos, refiriéndose al éxito que tuvo HBO, que además da la circunstancia que van a coincidir a la vez el estreno de la serie de Amazon con la de la precuela de Juego de Tronos, La casa del dragón. Se especulaba que Amazon iba a recurrir a escenas de sexo y violencia, tal como hizo HBO. No parece que la serie de Amazon sea así, y parece ser family friendly, tal como lo escribió Tolkien que al contrario de G. R. R. Martin se cuidó mucho de incluir sexo en sus libros y la violencia, aunque inevitable, la mantuvo contenida.

También hay que recordar que las únicas obras que Tolkien terminó sobre la Tierra Media fueron El hobbit y El Señor de los Anillos. Es divertido saber que cuando Tolkien acabó El hobbit, su editor le preguntó si podía escribir más así y Tolkien le ofreció los bosquejos de El Silmarillion, que fueron rechazados por su editor porque lo que quería era más sobre los hobbits y menos de los pedantes elfos, tras lo cual Tolkien se puso a escribir El Señor de los Anillos. Así que los escritos de El Silmarillion han estado dando vueltas mucho tiempo y Tolkien nunca fue capaz de terminarlo, y vistas las diferentes versiones que escribió Tolkien así como sus cartas es evidente que Tolkien nunca tuvo claro los detalles definitivos, solo líneas principales. Y es que no parece que Tolkien fuera de los escritores que definen el plan y se atienen a él sin modificarlo. Por ejemplo, después de escribir El Señor de los Anillos, Tolkien tuvo que reescribir la parte del encuentro entre Bilbo y Gollum en El hobbit: en la primera edición Gollum pierde su anillo mágico al apostarlo en el juego de los acertijos y después se despiden amistosamente. Con eso da la impresión que las historias de la Tierra Media siempre estuvieron en permanente revisión y que el canon no estaba desde luego fijado ni en la mente de Tolkien. La publicación de El Silmarillion por Cristopher Tolkien fue entonces más bien un apaño, apaño que como lector agradezco, pero no deja de ser una obra que fue terminada a martillazos de enano.

Así que ya dejando de lado si la serie será buena, me interesa valorar la serie como adaptación. Una adaptación que se cisque en el canon original no creo que se pueda considerar una buena adaptación. Pero aún así hay algo que podría salvarla como adaptación, y es si al menos mantiene los valores, el espíritu que el autor imprimió a su obra. ¿Y cuál es el espíritu que Tolkien imprimió a la Tierra Media?

Algunos se quedarán con su clasismo: en la Tierra Media todos tienen su lugar marcado desde su nacimiento, por dónde nacieron y quiénes son sus padres. Si tus padres son de alta alcurnia podrán heredar un reino e incluso aunque sus antepasados dilapidaran el reino todavía heredarán el carácter noble que les hace mejor que los demás. Respetar el orden y la posición de cada cual es siempre importante, solo hay que ver que aún con todas las vicisitudes que sufrieron juntos Sam y Frodo, Sam sigue llamando a Frodo “mi amo” y “señor Frodo” mientras este le llama con un simple “Sam”. Como he comentado antes, las mezclas de gentes diferentes conduce a la decadencia: la cooperación y ayuda entre distintos está bien, pero no así el libertinaje.

Otros podrían argumentar que lo fundamental en las obras de Tolkien son las águilas: no hay obra suya donde no aparezcan las águilas gigantes como deux ex machina para solventar una situación que ya se había vuelto imposible. Y es que las águilas sirven a Manwë, por lo que la intervención favorable de las águilas solo puede significar que se cuenta con el favor divino.

Tras esta disgresión alada, hay un mensaje claro en las obras de Tolkien, que se podría considerar conservacionista: todo lo que tiene que ver con máquinas en Tolkien es malo. Las máquinas son feas, producen humo y solo sirven al mal. Mientras, los elfos dedican sus años a crear joyas hermosas y su máxima ilusión es que no cambie nada: el progreso es cosa de los orcos. Tolkien también ensalza la vida sencilla de los hobbits, que no deja de ser su ideal de una vida apacible en la campiña inglesa. No creo que Amazon vaya a promover estas ideas, ya que su objetivo es intentar convencer al consumidor que no es feliz porque todavía no tiene una figurita 1:10 de Gil-Galad, pero que será feliz cuando en dos días le llegue el envío por Amazon Prime.

Este mensaje conservacionista se conjuga bien con lo que cuenta Kai47 que el tema central de Tolkien en la Tierra Media no es la lucha del Bien contra el Mal, ni la Esperanza, ni la Amistad, sino que según escribe Tolkien en sus cartas el argumento principal es la muerte y la inmortalidad. Así, los tres anillos más poderosos que hicieron los elfos sirven para que no pase el tiempo, que no cambie nada y la muerte no llegue. Porque, Tolkien contrapone la inmortalidad innata de los elfos con la mortalidad de los hombres. También a veces Tolkien habla de elfos que se cansan de la vida y en el El Silmarillion, habla del don de la mortalidad que tienen los hombres en vez de la vida que nunca acaba de Ainur y elfos.

Creo que yendo un poco más allá, y con la suma y gratuita audacia de enmendar al autor de sus obras, podría decir que el tema principal de la Tierra Media de Tolkien es realmente el tiempo, cómo impedir que el tiempo se lleve todo aquello que has conseguido. Porque el origen real de la Tierra Media está en El hobbit y no puedo ahora dejar de recordar el acertijo que propuso Gollum a Bilbo y cómo este lo resolvió:

Entonces [Gollum] pensó que ya era momento de preguntar algo horrible y difícil. Esto fue lo que dijo:

Devora todas las cosas:
aves, bestias, plantas y flores;
roe el hierro, muerde el acero,
y pulveriza la peña compacta;
mata reyes, arruina ciudades
y derriba las altas montañas.

El pobre Bilbo sentado en la oscuridad pensó en todos los horribles nombres de gigantes y ogros que alguna vez había oído en los cuentos, pero ninguno hacía todas esas cosas. Tenía el presentimiento de que la respuesta era muy diferente y que la sabía de algún modo, pero no era capaz de ponerse a pensar. Empezó a sentir miedo, y esto es malo para pensar. Gollum salió entonces del bote. Saltó al agua y avanzó hacia la orilla. Bilbo alcanzaba a ver los ojos que se acercaban. La lengua parecía habérsele pegado al paladar; quería gritar: ¡Dame tiempo! Pero todo lo que salió en un súbito chillido fue:

—¡Tiempo! ¡Tiempo!

Bilbo se salvó por pura suerte. Pues naturalmente ésta era la respuesta.

 

 

 

TOLKIEN EN LPD

 

 

 

 

NOTAS

 

En este post Tolkien es J. R. R. Tolkien y no otros miembros de su familia, concretamente su hijo.

 

Más bien releer, porque solo he leído los tres principales, sin llegar a atraerme todos los libros editados después de El Silmarillion.

 

Recomiendo el canal de Kai47 en YouTube, este sí que se ha leído todos los libros editados por Christopher Tolkien y puede arguentar que aunque en el El Silmarillion cuenta como un orco tuvo relaciones sexuales con un lobo de las Montañas Nubladas dando origen a los huargos es un error porque en la carta 1767 de Tolkien que escribió a su peluquero dijo que que realmente el lobo era de Angmar.

 

Christopher Tolkien, fallecido en 2020, fue el gran albacea de la obra de su padre, siendo el responsable de la edición de todos los textos que salieron tras el fallecimiento de su padre, incluyendo El Silmarillion, por lo que incluso tiene derechos de copia propios de estas obras. También ayudó a su padre en la elaboración de El Señor de los Anillos y fue presidente de la Tolkien Estate hasta 2017, la organización que posee los derechos sobre la obra de Tolkien tras su fallecimiento.

 

La Segunda Edad de la Tierra Media dura 3441 años, empieza cuando destruyen al malo primigenio, Morgoth, y termina cuando vencen a Sauron tras la Última Alianza de elfos y hombres, cuando arrebatan a Sauron su anillo y Sauron desaparece. Esto fue más de tres mil años antes de los hechos de El Señor de los Anillos.

 

Se entiende por lore a la historia que se esconde detrás de cada personaje. Los derechos de las películas de El Señor de los Anillos y El hobbit no incluían su lore que es detallado en otros textos, así que no podían explicar tramas sobre el origen de algunos personajes.

 

Eso sí, la prosa de El Silmarillion es muy concentrada: si parpadeas y te saltas un par de líneas, te pierdes la muerte de tres personajes principales y la destrucción de dos reinos élficos.

 

El término “raza” usado en biología parece que no se puede aplicar propiamente a las poblaciones humanas, aunque históricamente se ha utilizado sin problemas, así que usaré el término “étnico”, aunque etnia puede incluir además connotaciones sociales y culturales que en este caso están fuera de lugar porque lo único que cuenta es el aspecto físico a la hora de determinar si tal persona se adecua a las descripciones que hizo Tolkien.

 

Además, cuando se habla del blanco de los protagonistas buenos es más bien blanco nórdico dejando el blanco mediterráneo para algunos del sur de Gondor o acaso los malvados habitantes del norte de Harad.

 

En las series habrá hobbits, pero se llamarán pelosos, que eran un tipo de hobbits. Se sospecha que el motivo es por asuntos de derechos de autor.

 

Este post no pretende ser una descripción del universo Tolkien, así que el lector profano tendrá que adivinar por el contexto ciertos términos que su explicación va más allá del propósito de este artículo …o buscar en Google.

 

A los fans de Black Panther seguro que les molestaría muchísimo que Black Panther lo interpretara un actor de una etnia no africana.

 

Las razas de la Tierra Media son los elfos, los hombres, los hobbits, los ents, los orcos, los trolls y los enanos.

 

La Tierra Media es literatura fantástica, hace falta repetirlo más, porque conociendo la historia de la humanidad ya sabemos que los hombres nunca se han sentido especialmente cohibidos a la hora de metel.la en cualquier momento, lugar y agujero.

 

Las razas libres son todas menos los orcos y trolls.

 

Para Tolkien las enanas hembras eran indistinguibles de los enanos machos, todos y todas orgullosos y orgullosas de sus barbos y barbas

 

Imprescindible la reseña de Carlos Jenal de la adaptación perpetrada por Apple TV de la Fundación de Asimov.

 

¿Tom Bombadil, a quién carajo le importan las aventuras de Tom Bombadil? Desde luego no a Peter Jackson y eso que probablemente sus derechos coticen en negativo.

 

En principio estaba Ilúvatar, y primero hizo los Ainur, los Sagrados, de los cuales Manwë fue designado el rey del Mundo.

 

Cuando por accidente o violencia los elfos mueren en la Tierra Media, realmente no mueren porque van a una estancia en Valinor. Valinor es donde viven los Ainur junto con los elfos, pero que está vetado para los hombres.

 

 

 

 

 

 

 

 


Compartir:

»

  1. Comentario de emigrante (29/08/2022 11:11):

    Efectivamente, las razas en Tolkien no son blancos, negros y asiáticos sino hombres, elfos, enanos y demás.

    A mí lo que me molesta del “blackwashing” en las producciones históricas o ambientadas en mundos fantásticos pseudomedievales no es la diversidad étnica sino la falta de coherencia étnica. Es decir, si quieres que los enanos sean negros pues me parece muy bien pero entonces que todos los enanos sean negros. La cronología de Tolkien abarca miles de años en que estos seres vivían en una época de escasa movilidad creando sus respectivas civilizaciones. Después de tantas generaciones de aislamiento y endogamia deberían tener todos el mismo tono de piel y hasta cierto aire de familia. Es ese arcoiris de individuos juntos y revueltos en la misma cueva, aldea o palacio lo que no pega.

    En Juego de Tronos aparecen negros y morenitos pero bien puestos, mercaderes y habitantes de ciudades lejanas y el reino de Dorne. No pusieron, por ejemplo, un Lánister negro con el pelo teñido de rubio porque ahí hay que meter a un actor negro. Y si el libro dice que cierto personaje es pelirrojo pues se pone un actor pelirrojo para interpretarlo y nadie se rasgó las vestiduras por ello.

    Tolkien es un señor del siglo XIX que empezó a concebir estas historias mientras estaba sirviendo en la I Guerra Mudial. Por eso yo siempre pensé que su obra es un reflejo se sus traumas y los hombres representarían a los ingleses que es con los que debe indentificarse el lector en primera instancia y se supone que escribía para sus compatriotas. Las razas libres por tanto serían los aliados en la guerra, los hobits representan a los celtas: galeses e irlandeses (Irlanda todavía formaba parte del UK) muy simpáticos con su folklore en su hermosa campiña pero sin lograr el grado de desarrollo de lo hombres/sajones. Los enanos serían los escoceses o los del norte de Inglaterra con sus cuencas mineras. A los elfos los asocio con los franceses, un pueblo que tuvo sus glorias pasadas y tienen fama de tener buen gusto en la moda y el arte pero que han perdido buena parte de su ímpetu imperial. Los orcos serían los alemanes y su potente desarrollo industrial y quedarían los pueblos de Harad y Lejano Harad que sería el resto: mediterraneos, eslavos, moros y demás.

  2. Comentario de Morcillero (30/08/2022 09:14):

    No sería racista, pero los hombres de piel oscura, endrinos y tal, sólo aparecen para aliarse con EL MAL. Y los ejes blanco-negro, norte-sur y oeste-este están tan claritos que hasta me resultó cantoso siendo un adolescente lleno de granos.

    Que me sigue pareciendo una pasada, y lo vuelvo a releer y me vuelvo a ver las películas, eh? pero es evidente que Tolkien no era una persona de hoy, sino de su momento histórico.

    Y la idea “las palomas con las palomas y los mirlos con los mirlos” sobrevuela toda la obra. Hay excepciones, claro, pero siempre como tales… como excepciones.

    En El Silmarilion yo también veo bastante avaricia y soberbia como motores de la acción. Y se agradece.

  3. Comentario de Latro (31/08/2022 09:43):

    Este tipo de temas son difíciles de discutir sin que uno quede como un troglodita votante de Vox, así que vayamos por delante con que uno, me parece perfecto y bueno y deseable que gente de todas las razas salga en televisión en todos los papeles que sea por eso de la representación, y dos, que al final de cuentas todo esto es absolutamente irrelevante con la que está cayendo, o como dice un meme, que importa si Gandalf es de Murcia con la guerra en Ucrania a todo trapo.

    Peeeeero… hay unos cuantos flecos de esta “moda” (entendida como cosa que se esta haciendo común, sin mas) que o me molestan un poco o me dejan un poco insatisfecho.

    Una es que todo este rollo representativo lleva implícito un “de los EEUU” que cuando presionas y te lo “explican” queda aún mas claro. Discutiendo sobre, por ejemplo, la serie de videojuegos de The Witcher y porque no había personajes de “color”, la idea de que oye, esto es hecho por un polaco pensando en eso, Polonia y el este de Europa se contestaba con un “no me importa, tienen que adaptarlo al mercado global”. Global, otra vez, es EEUU. Todo tiene que reflejar la composición “racial” (si, con comillas porque eso, raza humana hay una) de los EEUU, porque Dios les libre de tener que pensar que el mundo fuera de sus fronteras existe como algo mas que un telón de fondo. No sé, yo casi que veo mas “global” que gente de todos los países del mundo, incluyendo los mismos EEUU, esten flipando con series coreanas y bandas coreanas, viendo telenovelas turcas, etc… Y si, evidentemente, los productos americanos hacen bien en reflejar su sociedad y darle cancha a todos sus miembros y el asunto ese de que si te ves reflejado en televisión te inspira a pensar que tu si puedes y todo eso… pero lo dicho, habrá mas que los EEUU en el mundo, ¿no?

    (Y eso no quita que en cada sitio también tengan su problema de representatividad, pero eso, una cosa es ver como reflejar tu sociedad y otra es que todo parezca los EEUU y listo)

    Aparte de eso, los otros dos “problemas” de la representación son uno, que al final te quedan unas cosas en ciertos aspectos que te sacan de la “suspensión de la incredulidad”, como aha, esto parece la Inglaterra de Jane Austen pero el duque es negro. Cosa que si, vale, entendemos que lo que quieres es, entre otras cosas, darle oportunidad a los actores que no son blancos, pero eso, te queda una disonancia mental de “¿entonces en el XVIII la gente no era racista?”. Y dos y relacionado, que no hay ningún interés en explorar como se llega a esa sociedad que casualmente es igualita a una ciudad norteamericana del siglo XXI, sino que se da por hecho y bueno y ya. Cosa que también se entiende, que tu quieres ver elfitos y no un tratado de historia de un mundo secundario, pero eso, a mi me queda con ese mal regusto de estar viendo otra vez a los americanos proponer que ellos son la esencia del mundo y ni siquiera hay que preguntarse por que.

    Por ejemplo, hace años jugaba yo no recuerdo que videojuego de D&D, y luego otro parecido, el Pillars of Eternity. La diferencia era que en el primero todo el mundo era, efectivamente, EEUU XXI en su propia imaginación; cada ciudad y cada aldea y cada raza y cada estrato social tenia un porcentaje de negros, asiáticos, latinos, etc. Asi, por decreto divino y sin razón alguna.

    Pillars, en cambio, tenia un transfondo que en parte era casi la fundación de los EEUU pero no, en el cual cada raza/etnia/llamalo lo que quieras tenia su razón de ser. La antigua potencia colonizadora eran unos señores de raza negra pero cultura casi que italiana del renacimiento, los nativos eran una especie de celtas, en la secuela hay un Japón pero no son japoneses sino polinesios-maories… y dependiendo de donde te encuentres en el mundo te encontrarás con mas o menos todas las razas, si, pero tendrán su razón de ser. Ah, que esto era una colonia hasta hace 20 años, ah, que aquí hay un enclave comercial de estos otros, ah, que este señor es un mercader de familia de tal lado que se ha quedado aquí por el negocio, etc…

    Que lo dicho, igual la gran mayoría del público no está para que le cuenten el rollo de 50 generaciones del mundo… aunque considerando que por ejemplo vas a adaptar el Silmarillion que básicamente es eso pues … pero yo prefiero ver por un lado mas representación de fuera de los EEUU y por otro mas chicha en la creación de los mundos de fantasia.

  4. Comentario de Sgt. Kabukiman (31/08/2022 10:08):

    Que digo yo que si quieres coherencia y verdad ves neorrealismo italiano y no culebrones fantásticos con elfos.

  5. Comentario de emigrante (31/08/2022 13:19):

    Recuerdo cuando era pequeño allá por los años 80 que entonces ver un negro por la calle era como ver un extraterrestre. La gente se quedaba ojiplática y boquiabierta. Vamos que no hace tanto de eso y todo el mundo sabe que la presencia de personas racializadas en según qué épocas y lugares es sencillamente imposible. Por tanto, poner a gente de color haciendo vida normal en cualquier época y estrato social no es que impida la suspensión de la realidad es que roza el insulto a la inteligencia. Por eso me gustó tanto la escena en la última temporada de Juego de Tronos en la que el ejercito de Daenerys entra en Invernalia y los norteños se quedan atónitos mirando a Misandei porque nunca habían visto alguien así.

    Si es por darle oportunidad a los actores de color pues hay muchas formas de hacerlo. Que un negro quiere interpretar a Shakespeare, pues adelante, pero no lo ambientes en la Inglaterra medieval. Igual que se cambia la raza de un personaje se puede cambiar la localización y la época como ya se ha hecho tantas veces. Además te sale más barato porque el vestuario, decorados y atrezzo de época salen por un pico. Y así en lugar de DiCaprio y la chica de Homeland pones a un negro y a una latina a hacer de Romeo y Julietta y todos contentos. Es lo que hicieron en West Side Story hace más de 60 años y fue aplaudida al unísono por fachas y progres y le dieron todos los oscars que encontraron en el armario.

    Si es por normalizar la presencia de gente de color en la pantalla para que nos acostumbremos y lograr mayor aceptación en la sociedad, pues cuidado porque puede ser contraproducente. De entrada me parece que es tomar al público por demasiado influenciable e infantil. Pueden pasar dos cosas: que lo acepten o que lo rechacen. Si lo aceptan y se lo creen entonces se destruye el discurso victimista porque la gente pensará: “Si ya estaban tan integrados y aceptados en la sociedad entonces dónde está la histórica discriminación de la que tanto se quejan? Lo mismo me vale para el feminismo, léase guerreras vikingas. Y si lo rechazan caerán en teorías conpirativas: “Si nos mienten de manera tan burda y evidente en esto a lo mejor lo del holocausto también es mentira” Y el hombre nunca llegó a la Luna y la Tierra en plana. A los tolerantes no nos hace falta y a los racistas no los convertirá sino que los soliviantará y reafirmará aun más.

    A no ser que lo que se persigua sea precisamente eso, dividir y polarizar a la sociedad en batallas culturales superadas hace décadas.

  6. Comentario de emigrante (31/08/2022 13:58):

    #3, sargento, eso suena a “si no estás contento márchate del pueblo”

    En otro orden de cosas otra interpretación que se le puede dar a las razas de Tolkien es que representan a las clases sociales de la cerrada sociedad victoriana y postvictoriana. Los elfos son la nobleza, los hombres la burguesía (aka clase media), los enanos la working class y los hobbits el campesinado. Los orcos y trolls serían el hampa.

  7. Comentario de tabalet i dolçaina (31/08/2022 17:47):

    Muy de acuerdo con emigrante, está claro que una obra de ficción puede tomarse las licencias que se quiera, ya que comenta Juego de Tronos si nos tragamos la presencia de dragones, resurrección de muertos y reina que no arde, que haya más o menos presencia de “razas” no nos la vamos a coger en papel de fumar, lo distinto es de los casting que parecen sacados de un laboratorio de antropología con %de nórdicos, % de negros, % de asiáticos, % de mujeres empoderadas , % de LGTBI y todos con armonía y sin conflictos raciales. Y lo que comenta de Shakespeare si, por poner un ejemplo Denzel Washington no lo verás nunca como un Romeo ambientado en la Verona del siglo XIV; pero si en Nairobi y si se quiere una versión canónica de una obra del bardo ingles ahí tiene un Otelo. Que otra solución es que los guionistas de de la industria se estrujen un poco el cerebro que últimamente parece que todo son remix y superhéroes.

  8. Comentario de el guru (31/08/2022 22:40):

    Personalmente me sorprende esta tendencia de considerar la diversidad como una virtud, cuando a mi siempre me pareció algo moralmente neutro. ¿Es Namibia mejor que Mongolia o Bután porque tiene más diversidad? Igual estoy confundido, claro.

    En la ficción, especialmente en la ficción americana (que es la que vemos todos) entiendo que la diversidad puede ser positiva al ofrecer un reflejo más honesto de la sociedad de la que viene. Pero la virtud viene de la honestidad, no de la propia diversidad.

    #6 tablet
    tiene gracia que mencione a Denzel porque el año pasado hizo de Macbeth negro en la peli de los Coen (y en mi opinión lo hacía de puta pena).

  9. Comentario de Mariscal Maclet (31/08/2022 23:01):

    Tabalet, entiendo el enfoque, pero precisamente a Denzel Washington le vimos en 1993 haciendo de Don Pedro, Príncipe de Aragón.

    https://en.wikipedia.org/wiki/Much_Ado_About_Nothing_(1993_film)

  10. Comentario de Borratxo i fí (01/09/2022 12:00):

    Denzel Washington también hizo de don Pedro de Aragón en “Mucho ruido y pocas nueces” de Kenneth Branagh. Hace casi 30 años fué más cantoso que ahora.

  11. Comentario de emigrante (01/09/2022 12:18):

    Denzel Washington hizo del rey de Aragón en “Mucho ruido y pocas nueces” de Kenneth Branagh allá por los 90. Aquella versión estaba ambientada en el siglo XIX entre otras inexactitudes históricas que no estaban en la obra original. Entonces quedó en una anécdota a la que nadie dio importancia porque fue la excepción y le daba un toque de originalidad. Además, fuera de España nadie sabe donde está Aragón y lo mismo creen que es un reino imaginario.

    La originalidad ya hace tiempo que se perdió. Está claro que detrás de todo esto hay una agenda política. El problema es que la gente se da cuenta y se rebela. No por racismo sino porque a nadie le gusta que intenten manipularle. Porque no es solo la diversidad étnica, es que te meten un discurso woke cada página y media de guión. La gente que ve este tipo de producciones lo que quiere es trasladarse a ese mundo durante un rato y olvidarse de los problemas actuales. Si alguien quiere oír un sermón se va a misa. Parece que es algo que ya está afectando a la audiencia, Netflix a despedido a todos sus asesores en el tema woke y parece que HBO-Max va a hacer lo mismo.

    A mí lo que me da más miedo es cuando el péndulo golpee en el otro lado, porque lo hará. Los colegios de curas fueron la mayor fábrica de ateos de este país, las salas de cine pasaron del NoDo al destape sin solución de continuidad. También se dijo que el PP era una fábrica de independentistas y Vox eclosionó tras el referendum del 1-O. Se ha estirado tanto la goma que cuando se suelte las consecuencias pueden ser terribles. Y esto podría pasar cuando estalle la crisis demográfica. Cuando nos jubilemos los boomers y descubramos que un trabajador no puede mantener a dos jubilados (o tres). Y cuando la población inmigrante haya duplicado su tamaño. Los años 30 siempre fueron muy moviditos.

  12. Comentario de asertus (01/09/2022 13:06):

    Respecto al “deus is machina” de las águilas, siempre he creído que era una referencia a USA, cómo llegaba a salvar a “los buenos”, los ingleses, cuando todo parecía perdido..

    Teniendo en cuenta que Tolkien vivió las 2 guerras mundiales…, casi con el mismo argumento.

  13. Comentario de asertus (01/09/2022 13:07):

    deus ex machina…, obviamente…

  14. Comentario de Lalo (01/09/2022 17:58):

    Nada más que añadir al comentario de emigrante.

    Entiendo a asertus, porque yo estoy en ese sentido de que objetivamente debería ser igual, pero es cierto que sociedades más diversas ayudan a una mentalidad más abierta con gente que es diferente a la composición étnica mayoritaria, no te digo si es única, que puede haber en un estado. De ahí a la moralina woke.. hay una distancia sideral. Son las nuevas ursulinas del siglo XXI

  15. Comentario de jack vance (02/09/2022 21:02):

    Cuando el mundo vuelva al feudalismo con territorios controlados por señores de la guerra, en unas decenas de años cuando colapse esta civilización, no ser de la etnia dominante del territorio o ser gay va a ser para verlo. Y a las mujeres les parecerá que los talibanes han triunfado en todo el planeta.La lucha por la supervivencia y el pendulo, de nuevo.

  16. Comentario de Lluís (03/09/2022 16:54):

    #8

    Yo pienso que una sociedad que ha aceptado la diversidad es algo más madura que una que no lo ha hecho, sea porque no ha tenido ocasión de ponerse a prueba, o porque ha preferido seguir manteniendo ghettos. No voy a negar que, muchas veces, los recién llegados son los primeros interesados en quedarse en su guetto.

    Pienso también que al poder le interesa mucho eso. Mientras el negro pobre achaque sus problemas al blanco y el blanco pobre piense que el negro viene a quitarle el trabajo -o directamente a delinquir- no se darán cuenta que el enemigo a batir no son unos señores que intentan saltar la valla en Melilla, sino unos que están tomando el aperitivo en el Círculo Ecuestre.

  17. Comentario de Fnord Fnord (09/09/2022 09:38):

    Una oportunidad perdida de haber contratado a Idris Elba para hacer de rey de los Haradrim del sur y contar la historia de como Sauron les corrompio y acabaron adorandolo como a su dios.

    Es una historia tragica, e interesante. Y habria permitido meter personajes negros con coherencia y haber tenido contentos a los fans acerrimos de Tolkien y a los espectadores que no tocan un libro en su vida.

    Se puede satisfacer al mercado y ser fiel a la obra de Tolkien, solo hace falta inteligencia. Amazon no la tiene.

Publicar comentario

(imprescindible)

(Imprescindible, pero no la publicamos)

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI