Asaltar la poltrona y quedar por los suelos

Se esperaba un mal resultado para Unidas Podemos en las elecciones autonómicas de Galicia y País Vasco. Pero no tan malo. Podemos pierde la mitad de sus diputados en el País Vasco y directamente desaparece en Galicia. Este resultado constituiría una hecatombe para cualquier partido. Sin embargo, en el caso de Podemos se diría que tampoco es una sorpresa. En parte, no lo es porque sus resultados nos resultan familiares: son los mismos que los que solía cosechar Izquierda Unida antes de que apareciese Podemos en el panorama electoral. Pero, sobre todo, no sorprenden porque, en Podemos, llueve sobre mojado desde hace ya bastante tiempo.

Podemos nació como un partido que buscaba encarnar las aspiraciones de la ciudadanía desafecta con los grandes partidos, que en 2014 eran millones de personas. postulaba nuevas formas de acercarse a la política, y sobre todo de ejercer la política. Apoyado fundamentalmente en el liderazgo de una serie de personas inteligentes y con familiaridad con los medios de comunicación (tanto los “viejos” medios, como la televisión, como nuevas formas de comunicación vía Internet), Podemos obtuvo excelentes resultados en su estreno en 2014, que mejoraron aún más un año después, en las sucesivas citas electorales de 2015.

En tan sólo unos años, los que distan de 2014 a 2020, Podemos ha envejecido muy rápidamente. Ha mostrado algunos de los peores vicios de la clase política española, a veces corregidos y aumentados por el afán cainita de la izquierda española y sus eternas luchas intestinas. Luchas que en el PSOE, al menos, se mantienen dentro del mismo partido, formalizándose como “familias” o grupúsculos de poder. En Podemos, en cambio, como es tradición de la alma mater, el PCE, los problemas se solucionan expulsando a los críticos, que son siempre los que pierden un pulso. Ha ocurrido con el errejonismo y con los Anticapitalistas, y sigue ocurriendo ahora, constantemente. Cada vez que alguien se mueve, no sale en la foto… Porque le sacan de la foto a empujones [acceso al artículo completo]


Compartir:

»

Nadie ha dicho nada aún.

Publicar comentario

(imprescindible)

(Imprescindible, pero no la publicamos)

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI