“La trata de esclavos” – Hugh Thomas

La mano invisible a veces pega unas collejas de espanto