¿Y si Sánchez pacifica Cataluña?

La visita de Sánchez a Torra admite múltiples lecturas, pero la más sencilla es la siguiente: el presidente del Gobierno cumple con su compromiso con ERC, socio indispensable para sostener su mayoría parlamentaria y aspirar a que la legislatura llegue a agotarse; o, al menos, no termine rápida y abruptamente. A medio plazo, la visita puede leerse en términos preelectorales en Cataluña. El PSC aspira a recuperar buena parte de los votos perdidos en anteriores comicios, tanto a su izquierda (Comuns) como a su derecha (Ciudadanos), así como en el eje identitario (ERC). Para ello, el PSC busca recuperar centralidad en Cataluña, postulándose como “tercera vía” y partido esencial en la reorientación de la crisis catalana. Miquel Iceta ya lo intentó en las últimas elecciones de 2017, sin ningún éxito, pero ahora el “relato” es más creíble; tiene detrás al Gobierno español, que ha pactado con el independentismo. Y en ese pacto, en esa mesa de negociación, inevitablemente, ambas partes cederán en sus actuales posiciones. O eso, o la mesa durará muy poco (como la legislatura). [acceso al artículo completo]


Compartir:

»

Nadie ha dicho nada aún.

Publicar comentario

(imprescindible)

(Imprescindible, pero no la publicamos)

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI