Episode IX – The Rise of PABLO

AVISO DE EXENCIÓN DE RESPONSABILIDAD: este artículo contiene todos los OJOCUIDAOS (a.k.a. Spoilers) posibles sobre la película The Rise of Skywalker. Si no quieren que les chafemos la película pero tampoco quiere perderse nuestro fino humor político, recomendamos que acuda al proveedor audiovisual de su elección y la visione.

 

Hace mucho, mucho tiempo (hablamos de hace solo seis años, pero ¿a que parecen más?), en una galaxia muy, muy lejana (la del bipartidismo español, que en la navidad de 2013 aún parecía eterno)…

 

Son tiempos de guerras políticas. Activistas rebeldes, atacando desde Internet, han obtenido su primera victoria sobre el malvado IMPERIO POPULAR hundiendo la Candidatura Olímpica Madrid 2020

Durante la batalla, espías socialistas han logrado robar los WhatsApps de RAJOY a Bárcenas, un potencial Tangentópolis capaz de destruir la Constitución entera…

Perseguida por los siniestros agentes del Imperio, la Princesa DEMOCRACIA se dirige velozmente a casa en su Cacao Espacial, buscando un héroe capaz de salvar a su pueblo y restaurar la libertad en la galaxia…

 

 

Supongo que el resto de la historia la conocen todos: la princesa Democracia, que pese a todo aún creía en el Sistema-que-nos-dimos-entre-todos, mandó un mensaje de auxilio que acabó en el último rincón de la Galaxia, en el pozo de los olvidados y de los perdedores: la izquierda española no-PSOE. Allí, Pabluke Skywalker, un simple granjero que en sus ratos libres presenta un programa de televisión y entrena sus habilidades de piloto/artillero contra los moradores de las arenas de Intereconomía, siente la llamada y en enero de 2014 monta con sus kolegas una alianza rebelde con la que acudir a la primera gran batalla estelar desde las Generales de 2011: las Elecciones Europeas de mayo de 2014. La cafetera morada, el Halcón Podemita, hecha de retales y muy posiblemente el mayor montón de chatarra que viera la galaxia, se enfrenta a la armada estelar del bipartidismo, todopoderoso desde 1993. Pero su principal escudo, el voto útil, ha sido desactivado, y la Alianza Rebelde sale indemne y de la nada obtiene un millón y pico de votos. La Fuerza ha despertado. A los pocos días, el Emperador dimite, y año y medio más tarde, la Estrella de la Muerte de la Mayoría Absoluta es destruida.

 

De todo el cartel ya solo quedan dos. ¡Ni en Juego de Tronos!

 

Lo que viene después… pues es el equivalente político a las precuelas. Drama, tragedia, y lágrimas ante las oportunidades perdidas (que probablemente tampoco eran tantas; incluso si Irvin Kershner hubiese podido dirigir los Episodios I, II y III, al segundo ya habríamos dicho todos “pff, si ya repite todo, debería volver George Lucas a dirigir para recuperar el espíritu original”). Toda la prensa y el establishment galáctico-nacional persiguiendo cual flota imperial a los insolentes rebeldes, con Darth Alber en el puente de mando del Superdestructor Imperial, dirigiendo toda la potencia de las baterías de encuestas laser y la difamación periodística contra cualquier atisbo de color morado. ¿Que es todo muy injusto? Por supuesto. ¿Que Pabluke Skywalker no está siguiendo precisamente las sabias enseñanzas del maestro Yodanguita, que se le va la olla bastante, que da palos de ciego, que intenta sacar adelante una moción de censura de la ciénaga de Dagobah y se queda en el intento, que apoya luego otra a cambio de nada, que bajo su mirada el espíritu del 15M acaba congelado en carbonita y decora ahora la fortaleza de Jabba el Cebrián? Pues también. La Fuerza éh lo ke tiene, killo, que no hay quien la controle, ni manuales fiables. A duras penas Pabluke logra escapar gravemente mutilado de Bespin-Arganzuela y del 28 de Brumario galáctico: perdidas las naves espaciales del cambio, el Imperio ha convocado a sus batallones de clones verdes de la Nebulosa Colón, y Vacío Calrissian parece encantado de hacer negocios con un Darth Albert muy crecido.

Pero cuando parece que el sable láser le va a partir en dos, Pabluke se desmaterializa del gobierno y causa el revuelo en el Lado Oscuro. Cuando ya parecía que la serie había finalizado del todo y que como mucho íbamos a tener merchandising letizio y teleseries animadas de serie B para muchos años, Disney decide que quiere sacar tajada una vez más y estrena las segundas elecciones generales de 2019, todo por la soberbia de Darth Albert, que aspiraba en secreto a gobernar la galaxia. Y Pabluke sobrevive. Y viendo que Darth Alber finalmente se perdió en la Vía Láctea, esquina Canis Minor, y que el malvado Imperio está afilando el sable láser porque cualquier gobierno de concertación galáctica necesita del sacrificio ritual de un secretario general, Vacío decide que su corazoncito está, después de todo, con Pabluke y su Alianza Rebelde (aunque el Tribunal Galáctico Supremo la ha rebajado a Alianza Sediciosa), por mucho que nuestro peculiar Consejo Jedi ponga mala cara. Seis años después de salir del pozo de Tatooine, Pabluke ya no es Pabluke: se ha transformado en PABLO, vicepresidente de la galaxia.

Aunque más que con Luke, con quien más paralelismos encontramos es entre Pablemos y George Lucas. Ambos se inventaron sus respectivas sagas casi desde la nada, ambos lo petaron en su primera película/elección general, y ambos nos han servido luego otras tres películas/elecciones a cual más decepcionante. Aquí hemos sido mucho de criticar a Lucas, pero debo decir que vista la nueva trilogía al completo, ha llegado la hora de reivindicarle. Porque sus precuelas puede que fuesen un truñaco galáctico, pero: primero, se las arregló para hacer películas diferentes. Sí, la primera es un videojuego para niños pequeños, la segunda un amorío adolescente muy cringe con clones de por medio, y la tercera una fantasía oscura con los protas soltando filosofía política de adolescente con lecturas mal digeridas, pero al menos parecen diferentes. Y segundo, no engañó a nadie. Este era su juguete, quería hacer algo personal, y nadie estaba obligado a pagar entrada en el cine. ¿Y qué pasó luego? Que se hizo cargo Disney, la mayor multinacional de contenidos del planeta, con medios ilimitados, con los mejores profesionales del sector, con infinitos estudios de mercado y toda la pesca, y lo único que han logrado hacer los HEXPERTOS es coger “lo que le gusta a la gente”, pasarlo por la minipimer sin ningún criterio, y servírtelo con mucho azúcar y muchos homenajes. Haciendo tres veces la misma película, parece a veces, donde todo lo potabale está copiado de Lucas. Arriesgando cero, en un sentido homenaje a la estrategia electoral de Ciudadanos y que se ha saldado igual: bien al principio, y desfondamiento absoluto al final.

 

Mucho hype que luego se queda en nada: los Caballeros de C’n. Nos han hecho olvidar incluso el fiasco de Gir Gir Auta.

 

El Emperador Disparó Primero

La peli ya empieza avisando de lo poco que Disney se toma en serio la cosa: como Snoke está muerto, directamente revivimos al Emperador Palpatine. Con lo que se cargan toda la saga original: ¿para qué murieron Darth Vader, los espías Bothan y todos esos soldados rebeldes en Endor? Para nada. Y encima Palpatine vuelve con un único propósito: que Kylo Ren al final pueda ser “bueno” porque hay un malo más malo aún. El Episodio VIII dejó en bandeja las lecciones “cualquiera puede ser un héroe… y cualquiera un villano”, pero aquí hemos vuelto al bueno y rancio “puedes ser lo que quieras… si eres un Skywalker, un Organa o un Palpatine, que para algo son de buena familia; los demás, a hacer de relleno.” Y para que Palpatine de mucho miedo, el recurso a lo gigantesco: como parece que -¡tras tres fracasos!- alguien se ha dado cuenta de que gastar todos los recursos en hacer estrellas de la muerte es un despilfarro, aquí han diversificado en una flota de chorrocientas naves todopoderosas, capaces cada una de destruir un planeta… pero, je, para despegar dependen TODAS de una emisora de mierda que parece una antena de móviles y que tienen ahí puesta en mitad del campo sin protección alguna. Aunque a la vista de que el Emperador puede paralizar a toda la flota rebelde lanzándoles rayitos, ¿para qué necesita una flota propia? Y encima te dicen que en realidad era el Emperador quien estaba detrás de Snoke y de las voces que oía Kylo Ren en su cabeza, y además que tuvo hijos y todo (la verdad, si hay algún personaje de la saga al que no te imaginas follando porque solo le interesan el poder y la Fuerza, a ser posible combinados, es a Palpatine; incluso C3PO se marca algunos pasos de baile). Vamos: que la peli permite que te cabrees con ella desde el principio.

¿Y dónde queda nuestro propio Emperador Hispano, F6 para los amigos, en todo esto? Pues como su equivalente cinematográfico: muy cabreado. Tengan en cuenta que en la Galaxia Hispana el Emperador impera pero no gobierna. Salvo alguna cosa: el Emperador sí ha “gobernado” en dos ocasiones, tomado otras tantas decisiones no refrendadas (si pasamos por alto que además disolvió anticipadamente nuestro galáctico Congreso aunque su obligación debiera ser intentar buscar candidato hasta que corra el plazo). La primera ha sido la elección de su esposa, en contra de su augusto padre. La segunda, el discurso del 3-O, en contra del criterio del canciller galáctico. De ambas decisiones podemos deducir el nivelazo y lo bien preparado, que digo, ¡PRE-PA-RA-DO! que está para el puesto. Pero pese a toda su preparación y gravitas institucional, los jueces del Tribunal Supremo de la Galaxia le han hecho un feo inenarrable desestimando los cargos de rebelión contra la Alianza de Mercaderes y Comerciantes Fenicios. Súmenle que en la Nebulosa de Bruselas tienen extrañas ideas sobre lo que es un parlamento, y el tener que lidiar próximamente con un gobierno cuyos miembros (¡algunos!) han llegado a sugerir tímidamente que para ellos la forma del estado debería ser la república, y no hay que ser un Sith para entender que el Emperador lleve un tiempo mirando con buenos ojos a la Falange Galáctica Tradicionalista y de las VOX, y a sus pocos pero muy bien repartidos votantes, a algunos de los cuales seguramente conozca en persona.

 

“Vuestra falta de fe monárquica resulta molesta.”

 

El caso es que gracias al Demonius Ex Machina imperial, en otra imperdonable cesión al buenismo, Kylo Ren (y el general Hux, más o menos) se ha redimido y muere como bueno, como hizo Darth Vader tres episodios antes (redención que en el caso de Kylo Ren consiste en que da la vida por su amor; HABER, que este señor colaboró vía Starkiller Base en un genocidio de millones y millones de seres inteligentes, ¿y con lo de Rey se arregla todo? ¿Esas son las prioridades que nos vende Disney?) Tantas guerras que ha habido en la galaxia, todas esas batallas, tanta muerte y tanto sufrimiento… para que al final el único malo sin remedio y ab initio en toda la serie sea el Emperador. En la galaxia to er mundo e güeno, los malos lo son solo porque el Emperador los corrompe. Incluso las tropas de asalto han sido exoneradas en esta película, que ya hasta te da cosa dispararles porque puede que bajo el casco blanco se oculte una madre soltera racializada que pugna por salir.

 

“Estaba ahí con los muchachos de las SS y de repente no pude ejecutar al vigésimo grupo de prisioneros del día; fue increíble, toda la División Totenkopf bajó las armas y se negó a seguir, aquel día las fosas comunes quedaron vacías, y yo me di cuenta que otro mundo es posible.”

 

El Emperador, en cierto sentido, ocupa en el universo Star Wars el rol del Invicto Caudillo en el universo R78: el malo malote al que señalar como origen único de todo mal… y como excusa para todo. Pedro Sánchez y JJ Abrams han intentado resolver sus problemas desenterrado una mojama de más de 30 años. Al margen de las razones que puedan tener ambos: que esto no nos haga pasar por alto la connivencia de amplias capas sociales con dictaduras/tecnocracias imperiales, encantadas de sacrificar democracia y bienestar social en el altar de la tasa de beneficios y la Libertad Bien Entendida. Capas que ahí siguen, diciendo que los verdaderos demócratas son ellos porque los extremos se tocan y bla bla bla, pero que a la primera que asomen unos Droides Separatistas, o que te obliguen a rotular en gungan, o que resulte que ya no puedes entrar a Coruscant Central con tu mini-destructor estelar familiar a base de plutonio, no le harían ascos a una Primera Orden que impusiera al fin un poco de ídem y volviera a regarles con el BOE galáctico. Que ahí el Episodio VIII se atrevió a dar pinceladas en ese sentido, y también si te he visto no me acuerdo: Rose Tico, nuestra justiciera social, sufrió tales ataques en las redes sociales que en esta entrega la han relegado a un papel totalmente segundón (y cambiando la estética “tanquista siberiana del Ejército Rojo” por “guerrillera latinoamericana años 60”). Y para los rumores de que Poe Dameron es gay, rápidamente una subtrama con una ex-novia suya (para compensar, Disney nos regala un beso lésbico de medio segundo al fondo durante la celebración final, y que resulta más vergonzoso aún por todo lo anterior). Ex-novia que pasa en cinco minutos de querer volarle los sesos a regalarle el pase super-secreto que representa los ahorros de una vida y constituye su única esperanza de salir de ese pozo de mierda; la pobre se tiene que quedar en Kijimi, mundo que prestamente es volado por la Última Orden – (tranquilos, que ella mágicamente sobrevive para aparecer en la batalla final). Que tampoco hacía falta un magreo homoerótico interracial, pero habría sido preferible a estas vergonzosas claudicaciones ante la Internacional Incelista Gamer-Friki.

Y no, no vale lo de “es que JJ tenía que arreglar lo que había cagado Rian Johnson”: a ver, JJ se las ha arreglado para dejar a Johnson como puto genio y el Episodio VIII, una película mediocre muy bien hecha, como un gran film, el mejor de las secuelas. Y las cagadas de Johnson (que las hay), ¿realmente son suyas? ¿Alguien cree que Disney te deja 300 millones y control total sobre la franquicia más popular de la historia del cine, y luego se pira para que libremente hagas tu película de autor? No, de ahí no sale nada que no esté controlado al milímetro por hordas de grises contables y expertos de marketing. Los tres episodios son “de Disney”, lo que Johnson o Abrams hayan logrado meter ha pasado por tres niveles de comisiones antes de salir del estudio. El VII era la peli que la gente necesitaba para quitar el saber de boca de las precuelas. El Episodio VIII era la apuesta, con algún toque personal de Johnson que implicaba riesgos mínimos pero abría nuevas posibilidades, y ante el aullido de la Incelada han dado marcha atrás y para el IX han vuelto a llamar a JJ, el virtuoso de los homenajes ochenteros y de tocar la tecla sentimental. Que fuera de eso su repertorio sea algo limitado no ha preocupado. Y así ha salido la cosa.

 

“Disney se ha cargado la política española, con toda esa corrección política. Antes molaba de verdad, con heteros como Aznar que no se avergonzaban de serlo, ahora los rancios tenemos que pedir perdón por existir. Deberían reaccionar y meter machos de verdad en el próximo congreso.”

 

El Mariandaloriano

Todas estas obvias cagadas se pueden evitar. De hecho, se evitan. ¿Dónde? En todo lo nuevo de este universo que se aleja del Clan Skywalker, y que en general está bastante bien: Rogue One o la serie del Mandaloriano. Va a ser que el Clan Skywalker es el que la está jodiendo. Y ahora, encima, mediante Rey Palpatine-Sonderburg-Glücksburg y Grecia (pero Tatooine bien vale una misa, así que “Rey Skywalker”), van a seguir reinando en la galaxia, sin que a nadie se le ocurra decir “pero hoygan, que esta señora es la nieta del tirano”, porque ella-es-una-persona-independiente-que-elige-su-propio-camino. Igual que resulta de mal gusto decir que el Preparado es políticamente el nieto del tirano, porque él-también-es-una-persona-independiente-que-elige-su-propio-camino.

 

“Soy Rey.” “¿Rey qué?” “Rey Democracia.”

 

El Mandaloriano en concreto es, a todos los efectos, un western. Protagonizado por un señor sin linaje y que no se quita el casco ni para cagar, y un muñeco de plástico que hace que el Yoda del Episodio V parezca un actor del método. Y aun así resulta más interesante que el festival de vacuidades que nos ha cocinado JJ Abrams. Pero lo que nadie puede negar es que el Mandaloriano está inspirado en un ejemplo patrio: un español moviéndose como pez en el agua por los eriales más absolutos, con una oxidada armadura a prueba de cualquier modernez, sea láser, sean dentelladas de animal televisivo, sea guapocracia máxima. Le faltaba el bebé Yoda, pero lo compensaba con una cañita fresca y mucho desparpajo. Más de uno, viendo las superproducciones actuales de gobierno, estará recordando en bucle y con lágrimas en los ojos la vida y milagros de nuestro Mariandaloriano de Pontevedra, un hombre que –a diferencia de JJ Abrams- logró convertir el aburrimiento en arte. Mando: te echamos de menos.

 

The Mariandalorian. Que genialidad, que bueno eres, como juegas con los géneros y estilos, que la Fuerza te acompañe y que tengas segunda temporada.

 

El Minuto Infame

Pero al margen de todo lo demás, si hay una cosa que agradecerle al Mandaloriano es que prescinde de una infección que ha arruinado muchas de las nuevas películas: una infección que empezó con el Episodio VI y que casi todas las películas subsiguientes intentaron imitar, con disminuyente fortuna: el Supernudo Final. Hacer varias tramas, y que todas converjan juntas y tengan sus puntos culminantes en el mismo momento, preferentemente en mitad de una batalla espacial. Lo que en El Retorno del Jedi se hizo bien, y en el Episodio I mahomenoh estaba a la altura del resto de la película, ha sido abusado de tal manera en la nueva trilogía que se la han cargado, porque para que todo encajara en el Minuto Culminante De JJ Abrams, en cada una de las tres películas han tenido que forzar la trama y el guión hasta límite absurdos. Y se nota. O por ponerlo en términos historiográficos-LPDianos, si JJ Abrams alguna vez tiene que adaptar el libro de Beevor sobre la Segunda Guerra Mundial a una película, se las arreglará para freírnos con dos horas de Blitzkrieg victoriosa intercalada con escenitas de dramita entre Churchill y De Gaulle y luego hacer coincidir el Día D, la Batalla de Stalingrado, Hiroshima/Nagasaki y El Alamain en los cinco minutos finales. Sabe la Fuerza que The last Jedi tenía más agujeros que la contabilidad del PP, pero ha quedado como una obra maestra al lado de esto.

Por suerte, Vacío y PABLO han prescindido del Minuto Recargado, han desechado cualquier continuidad con episodios anteriores, y firmaron lo suyo a las 48 horas de cerrarse las urnas. ¿Por qué tanta prisa? ¿Por qué nuestro querido Presidente Vacío ha pasado, en apenas 48 horas, de no poder dormir con ministros de Podemos a poner a PABLO de vice? Pues seguramente porque la única alternativa era un pacto con el General Hux español, Pablo Casado, y aunque ni de coña este iba a dejarle en bandeja a VOX ese regalito, en las conversaciones al respecto habría salido sin lugar a dudas el precio, y ese hubiese incluido la cabeza de Sánchez. Así que mejor cortar esa vía lo antes posible, pensaría Vacío, firmamos un pacto general con PABLO, y ya solo falta la Bicha. ¿Accedería la Bicha? Pues hombre: claro que sí. Un gobierno cuyo vicepresidente está a favor de un referéndum y opina que Junqueras es un preso político, y cuyo presidente es un oportunista amoral dispuesto a cualquier cosa siempre y cuando pueda salir bien… ERC jamás va a tener un gobierno más favorable en las presentes circunstancias. Otra cosa es lo que incluso este gobierno pueda sacar adelante, que no será mucho, más allá del indulto. Pero las opciones eran claras: o PEBLO, o a saco con una estrategia de “cuanto peor, mejor”, a ver si las burradas de un gobierno Casado-Abascal logran volcar a suficientes votantes catalanes para lograr al fin una clara mayoría indepe.

 

El Adiós de Rivera

Otra razón que desvirtúa la película es la acumulación de despedidas y homenajes, que te acaban saturando (o los cameos: ¿en serio tenía que salir todo el elenco de PERDIDOS?). En su justa medida y al principio de la película están bien, pero cuando cada cinco minutos metes uno para pulsarle al espectador la tecla emocional, acabas cansándolo. ¿Han Solo? Que salga como recuerdo. ¿Luke? Que salga como fantasma. ¿Chewbacca? Que parezca que lo matamos y luego resulta que no (transparente desde el principio; lo de “mato a ese personaje pero era bromi” ocurre cinco o seis veces de forma totalmente gratuita, por cierto). ¿Lando Calrissian? Que salga un par de veces como Deus ex machina, no sé, cuando voy al pueblo puedo pasarme dos semanas sin cruzarme con gente que vive en la calle de al lado, pero aquí se están cruzando los mismos cuatro todo el rato, y estamos en una galaxia de tamaño medio. Luego al final a Lando le dejamos tirándole los tejos a una chavala a la que triplica en edad. ¿El X-Wing de Luke? Que salga también (yo estoy una semana sin usar el portátil y me da problemas, pero esta gente aparca una nave estelar en el fondo del mar, la deja ahí veinte años, y al sacarla está lista para usarse). Ah, y que lo suba Luke con la Fuerza en plan “mira Yoda, ¿dónde están ahora tus frasecitas ingeniosas?”. ¿Pequeñas y adorables criaturas que aparecen dos minutos para decir “jabba jabba twista” con voz de pito? Perdí la cuenta. ¿Los droides? Que no falte su escenita de “eres mi mejor amigo” y “me borrarán la memoria, y eso es la muerte para mi” (a los treinta segundos ya están todos haciendo chistes otra vez). ¿La Estrella de la Muerte? Que salga también, en forma de ruina. ¿Escenita de la prota luchando contra una versión malota de si misma? Por supuesto. ¿Cuatro o cinco momentos absurdos pero que sirvieron para construir un tráiler chulo? ¡Si eso es la esencia del cine moderno!

Los productores de nuestra saga patria siempre han sido más comedidos: despedidas, las justas. De hecho, si es posible, ¡mejor ninguna! ¡Aquí no dimite se despide ni pirri! Hasta Alberto Carlos Rivera intentó postergar la suya unas horas, en vez de dimitir directamente la noche electoral tras un batacazo que deja la peli de Han Solo como candidata a los Oscar. El fallo de Rivera ha sido muy similar al de JJ: creerse siempre más listo de lo que realmente es, montando cada día un nuevo y enreversado plan para pactar a cuatro bandas una reforma constitucional en un Minuto Culminante. Y no. Los que han triunfado en la taquilla nacional han sido el Mariandaloriano y Vacío, que serán nulidades intelectuales pero que, a) lo saben perfectamente y están muy cómodos con ello, b) saben que la inteligencia de hecho está sobrevalorada, y c) saben que los planes tontos son los más probables que triunfen. PABLO está en un punto intermedio, pero se le nota la deformación profesional de haber sido profesor universitario: siempre actúa con un ojo puesto en los académicos de dentro de cincuenta años. Pero tranquilos, que Alberto Carlos Rivera será recordado por los fans acérrimos de la saga. Como nuestro Franz von Papen, me temo.

 

“Es o este señor o que los bolivarianos nos prohíban los diesel en el centro de las ciudades y nos suban 0.5 puntos de IRPF en el tramo de 100.000€. Y créanme, yo no tengo dudas.”

 

Las cagadas del guión

Pero volviendo a la pinícula, la mayor y más obvia limitación es el guión, sencillo, ramplón y tramposo. Tanto quejarse los ofendiditos de que Disney ha convertido esto en un festival de minorías raciales/sexuales, pero el guionista es un hombre blanco heterosexual y la ha cagado bien. En el universo Star Wars, como en todos, hay un buen puñado de incongruencias y trampillas. Y eso no es problema… si las estableces bien al principio y luego te atienes a ellas. Pero si no lo haces, si te inventas cosas sobre la marcha, si te saltas tus propias reglas, eso es que no respetas tu propio universo, y a santo de qué iban a hacerlo los espectadores.

La cosa ya asomó la patita en el episodio VIII, con los dispositivos para perseguir los hipersaltos y la conexión esa rara entre Kylo y Rey, pero aquí ya han dado el triple mortal. Y todo por no querer currarse un guión en condiciones. ¿Que se pueden seguir los saltos? Pues que los héroes hagan tres seguidos en menos de un minuto y dentro de la atmosfera del planeta para despistar a los TIE Fighters (a todo esto, ¿no dejó claro el Episodio IV –y todos los videojuegos que me pasé- que los TIE no tienen hipermotor?), cuando antes un hipersalto era más serio que firmar una hipoteca. ¿Que hay que rescatar a alguien de un destructor imperial? Pues mire, justo le acaban de regalar al prota un pase autorizado para acceder a un destructor, y según llega se lía directamente a tiros y deja los cuerpos ahí tirados, que lo de infiltrar sigilosamente y con el uniforme enemigo es de los flojos que hicieron el Episodio IV. ¿Que hay que convertir la localización del Emperador en un misterio? Nos inventamos una Daga Mística y Milenaria de los Sith que desde la noche de los tiempos (la Estrella de la Muerte fue derribada hace menos de 40 años) marca el lugar secreto (si se mira desde una posición que casualmente es la elegida por Rey en unos 200 kms de costa) donde el cazarecompensas pensaba encontrar el dispositivo para buscar a Palpatine (¿pero ese pavo no TRABAJABA para Palpatine? ¿Qué pasa, que Palpatine se escabulló para no pagar la factura?). Todo este rollo milenario, por cierto, para que al final resulte que Palpatine lo guardaba en su puta oficina. ¿Necesitamos una amenaza existencial para que Finn le suelte a Rey su “quiero decirte algo”? Arenas movedizas al canto, que los llevan a unos túneles donde por alguna razón NO hay arena, y de lo que Finn quería decir si te he oído no me acuerdo. ¿Queremos apelar a “lo bueno en cada uno de nosotros”? Hacemos que media galaxia acuda en auxilio de nuestros héroes (en el Episodio VIII hicieron lo mismo y no vino ni el tato). ¿Que Kylo Ren y Rey deberían interactuar más, pero que por cosillas del guión no coinciden? Pues nos inventamos que por la Santa Fuerza pueden de repente luchar entre ellos aunque estén separados años luz. (Dirán que a buenas horas me caigo del guindo y que Luke hacía lo mismo al final del VIII; también me pareció mal, pero Luke al menos tuvo la decencia de morirse por ello.) ¿Que los muertos podían volver, pero solo en forma de espíritus? No, ahora pueden agarrar cosas y ejercer la Fuerza. Vamos, como si siguiesen vivos. La Muerte El Final No Es. ¿Que necesitamos usar hasta el último segundo de metraje que tenemos de Carrie Fisher, aunque resulte muy raro y no pegue ni con cola con el resto de la película? Pues que Leia use su último aliento para despistar a Kylo Ren y así Rey le pueda atravesar con su sable laser. Sí, una chorrada, pero tranquilos, que luego le cura la herida mortal. ¿Que necesito que los rebeldes sepan algo, o que alguien les salve en el último segundo? Me invento un espía/filtrador. ¿Que ya ha cumplido su función? Me lo cargo sin más. ¿Que necesito que la flota enemiga dé mucho yuyu? Pues cada nave tiene un cañón destruyeplanetas, algo para lo que antes necesitabas una Estrella de la Muerte entera. (Y a todo esto, ¿de dónde salen los 45.000 tripulantes de cada una de esas naves?) ¿Que quedaría muy bien que Rey cure a un bicho herido para cascarnos una escenita “lo que hagáis por el menor de mis hermanos lo hacéis por mi”? Me invento que la Fuerza puede curar cual Sanador de Star Trek (tanta gente que ha muerto ya a lo largo de la saga de heridas fácilmente curables con solo presionar una herida y aplicar Fuerza, se ve que eran todos unos ignorantes que no se conocían este truco). ¿Que Palpatine necesita un PLAN MALVADO para justificar todo esto? Pues claro, su plan es matar a Rey y poseerla, pero para ello ella tiene que matarle a él o algo así, pero ella se niega y él intenta matarla y entonces ella le mata a él pero “bien”. ¿Que ya no me basta que Rey sea una chatarrera cualquiera? Pues me invento un linaje de relumbrón para ella, cargándome lo dicho en el Episodio VIII. Un “Rey, yo soy tu abuelo”, intentando emular el “Luke, yo soy tu padre”.

 

“Felipe, no tienes escapatoria. No me obligues a destruirte.” “Jamás me uniré a ti. Soy un demócrata, como mi padre y mi abuelo antes que yo.” “¿Tu abuelo? Tu padre no te lo contó todo sobre tu abuelo.” “Me contó lo suficiente: que tu le mataste.” “No: Rey, yo soy tu abuelo.” “¡No! ¡Eso es mentira!” “Examina tus sentimientos, sabes que es verdad. Felipe: tú puedes destruir a la Anti-España, se han percatado de eso. Por eso te temen y te hacen feos. Únete a mi, yo completaré tu entrenamiento, y juntos dominaremos España de la ley a la ley.” “Dicho así la verdad es que razón no te falta. Vengan esas cinco.”

 

¿Y el guión de los próximos cuatro años? ¿Qué nos espera ahora? Pues muchas cosas. El futuro incierto es. PABLO puede acabar comiéndose una crisis económica del copón, con la obligación de implementar la austeridad de propina. Por otra parte, el mero hecho de estar ahí ya es un hito (hito que servirá de “precedente” cuando Casado nombre a Abascal ministro de Interior, “porque vosotros pactasteis primero con vuestros propios radicales, ¿y ahora no podemos hacerlo nosotros? ¡Doble moral!”, ya lo verán), el traspaso de un umbral. Lo suficiente para dudar si todo estaba realmente tan bien “atado” como pensábamos (spoiler: sí, mayormente lo está). Con algo de suerte el “temita” quedará neutralizado (básicamente, que ERC vuelva al autonomismo a cambio de indultos y alguna mejora cosmética), y VOX perderá suficiente novedad para que los votantes de derechas vuelvan a los brazos de un PP convenientemente marianizado, buscando la “unidad en el centro” como única vía para volver al gobierno. Aunque con el constitucionalismo desatado parece difícil.

Todo esto, por cierto, estaba ya en la primera trilogía, con la que el genio de Lucas vuelve a brillar sobre la inconsistencia de Disney: con la excusa de una revuelta independentista (revuelta, además, instigada por ellos mismos), los sectores más autoritarios de un régimen democrático (supuestamente, recordemos a los jedi metiendo baza en todos los asuntos públicos, colocándose de generales de los ejércitos, y deponiendo a políticos electos) van dándole poderes extraordinarios al gobierno sobre la cámara legislativa, y al final dan un golpe desde dentro y convierten la república en un imperio.

 

“Y así es como muere la democracia: con un estruendoso aplauso, gritos de “¡A por ellos!”, y sentencias del Supremo.”

 

Por eso las derechas ya están a tope con socavar a este gobierno por todas las vías, con una intensidad que hará que el periodo de Zapatero parezca, efectivamente, la Era de Bambi. Solo que en vez de un golpe militar esta vez la herramienta elegida parece ser el golpe judicial. La acusación de rebelión fue el primer paso. Ahora, los jueces le han dado la bienvenida a este gobierno inhabilitando (vía JEC, ni siquiera un tribunal regular) a Torra y negando la libertad a Junqueras. Lo de Torra es un aviso de que el equilibrio entre democracia y ley se irá rompiendo progresivamente hacia lo segundo, con interpretaciones cada vez más restrictivas de libertades y derechos políticos. Lo de Junqueras, en cambio, ya es otro nivel: es poner rumbo de colisión contra “Europa”, que nos ha dicho a las claras “hoygan, este señor es eurodiputado”. Lo que tendríamos ganado aquí si Pablemos hubiese hecho los deberes con el euro y esas cosillas, snif. En fin, si PEBLO es capaz de jugar esa carta con habilidad para arrancar algunas migajas en Bruselas, y además introduce algún inofensivo cambio de culture war que haga que a la derecha se le salten sus reflejos más rancios a la vista de todo el mundo (diría que por ahí va lo de no contar religión para la nota media; que yo aboliría el Concordato entero, pero como capote torero para provocar está muy bien), casi nos podemos dar con un canto en los dientes. Con las emociones de los últimos cuatro años, cualquier gobierno que pueda simplemente durar, lograr algunos cambios menores, y no soliviantar demasiado a las gentes de bien tiene todas las papeletas para aguantar diez años. ZP ya marcó el camino, antes de que la crisis se lo llevara por delante, para lograr ser en 2008 el presidente con 11 millones de votos: haz tus políticas, sonríe mucho, y pasa de los ladridos rabiosos.

 

Siempre dos son, ni uno más ni uno menos. Maestro y aprendiz.

 

Así que a ver cuanto sale del Programa Bolivariano. Más bien poco, la prioridad parece que será durar a cualquier precio, aún a costa del espectáculo. Pero de las tres mejores películas de Star Wars, en dos ganan al final los malos (Episodios III y V), así que igual hay que dar las gracias y todo de que VacíoFilms esté produciendo un Episodio mediocre. La contradicción entre prometer el oro y el moro, y meterte en el fango de pactar y gobernar, no es nueva, claro. Lenin dejó buenos ejemplos de que se puede sacar petróleo de estas cosas y de las peleas entre los de arriba (en nuestro caso, la pelea es entre PSOE y las derechas). Ahí PABLO ha sido por una vez más Pablenin que Pabluke, leyendo correctamente el partido y concluyendo que podía presionar hasta entrar en el gobierno, porque el PSOE (bueno: Vacío) no tenía otra para sobrevivir. Ya lo que hará dentro… ni idea. En cualquier caso, las alternativas al Gobierno PEBLO no le prometían nada bueno. Lo de investir un gobierno y luego “condicionarlo desde fuera” funciona muy bien… para el gobierno. Los cadáveres del CDS, C’s e IU así lo atestiguan.

De modo que si vamos a defender a George Lucas y Rian Johnson, pues por qué no darle una chance más a PABLO, que nos ha demostrado que con nuestros titulillos de universidad pública, nuestras pelambreras no normativas, y nuestro vestuario igual de horrible que el suyo podríamos llegar a vicepresidentes. Vamos: Rian Iglesias nos ha sacado del Canon, donde JJ Vacío estaba tan cómodo y confiaba en reproducir la fórmula de siempre una y otra vez; al menos eso hay que agradecérselo. Entramos pues en los Episodios Incógnitos, en las Regiones Desconocidas de nuestra democracia, donde pueden aguardar nuevos mundos repletos de maravillas, pero también los restos de un régimen que creíamos muerto, armados hasta los dientes y apoyados por un ejército de troles incelados, y con ganas de reconquistar una galaxia que creen que les pertenece por derecho.

 

“Menuda victoria, ¿eh?” “¿Victoria? ¿Victoria dices, mi joven PABLO? Nada de victoria. Del Lado Oscuro el velo ha caído. La Legislatura del Parraque empezado ha.”

 

Que la Fuerza nos pille confesados.


Compartir:

»

  1. Comentario de Albert (07/01/2020 18:09):

    Lo de Gir Gir Auta no lo vi venir, gracias por los loles

  2. Comentario de Rafa (08/01/2020 13:25):

    Impresionante, no tengo palabras. Lo del Mandaloriano español ha sido el remate. Bendiciones hermano

  3. Comentario de Asertus (08/01/2020 14:07):

    Para darle más suspense, el doctorado se ha tomado una semana de respiro antes de anunciar los ministros… a ver si pasa del coletas y a ver quién le hace una moción de censura, :D

  4. Comentario de emigrante (08/01/2020 14:48):

    Me uno a las felicitaciones, ha sido espectacular. Efectivamente, la última trilogía ha sido un plagio de la original pero con perspectiva de género. En defensa del director sus propias palabras “no hay que olvidar que Star Wars es para los niños”

    #3, supongo que serán los mismos y casi sin ceder competencias porqe los de UP son poco más que secretarías. A saber: vicepresidente y ministro al que echarle las culpas de todo, Pabluke Skywalker; ministra de neolengua y cuotas de género, su parienta (entre los dos se reparten el cargo de Carmen Calvo que habrá que recolocarla porque no se irá, no); ministro de veganismo, apuestas y tragaperras, Obi Wan Garzón (porque de la economía de verdad se encarga Calviño); ministro de endogamia y discriminación lingüistica, Manuel Castells (porque de la ciencia de verdad ya se encarga el astronauta); ministra de paro y pensiones, Yolanda Díaz (la des-reforma laboral ya se verá si toca o no). Vamos que UP se ha conformado con una piruleta pero dadas las circunstancias tampoco se podía aspirar a más.

  5. Comentario de Lluís (08/01/2020 15:02):

    #4

    Esa misma piruleta es la que le negaron en verano y tocó repartir elecciones, con el añadido que a Pablo ahora si que le dejarán estar en los consejos de ministros, aunque sólo sea para servir los cafés. Lo que no sé es si les van dar también el mando de la inspección de trabajo, eso solo ya es sufiente para que a algún “emprendedor” se le atragante el desayuno.

    Lo interesante es ver qué dirección toma el nuevo ejecutivo. Se había hablado de derogar la “ley mordaza” y la última reforma electoral. Veremos. En la escuela, se han limitado a volver a dejar el adoctrinamiento religioso como no evaluable, lo suyo sería quitarlo directamente del plan de estudios, pero en la España actual eso no está ni se le espera.

  6. Comentario de emigrante (08/01/2020 17:12):

    Por cierto, volviendo a la película, eso de Jodanguita se lo aceptamos porque queda bien en el papel, pero de toda la vida en España siempre se ha considerado a Joda como el vivo retrato de Jordi Pujol, o al revés. Es que se parecen hasta en el nombre.

  7. Comentario de tabalet i dolçaina (08/01/2020 19:53):

    Pues si al final de asaltar los cielos a pagafantasIUdetodalavida. Pero no es nuevo, en mi región, (país, lo regne o como cojones se quiera llamar) Podemos-IU se conformaron con la pelaillas mientras los mayores (PSPV i Compromís) se repartían a ostia limpia el 98% del Presupuesto de la Generalitat; pregunten a los capos de la página lo que se nota la presencia de los comunistas en el govern, sólo sabemos de ellos cuando dimite por navajeo interno algún director general encargado del botijo.
    Por otro lado a 24 horas de elección de Vacio y primera baja en la monarquía, a ver que tarda Federico& Inda en relacionar causa y efecto.

  8. Comentario de Mr. X (10/01/2020 18:37):

    8-Yo tenía todas mis esperanzas en el (oscuro) futuro de la institución monárquica en Froilán, pero la Vicky pisa fuerte.

    Por cierto, me alegro, casi de modo personal, por el cargo que le ha caído a la juez Victoria Rosell, que además es paisana. Me acuerdo con gran claridad de ciertas elecciones generales, en las que durante toda la campañan todos los días, del primero al último, me dasayunaba con portadas de EL Mundo, hablando de las corruptelas de la “jueza de Podemos”. Luego, resultó que todo era una trama absolutamente falsa montada para hundirla por un exministro de Mariano y un juez de los de toda la vida, es decir, pepero. No voy a preguntarme si alguna vez El Mundo se disculpó por aquello, porque me imagino perfectamente la respuesta.

  9. Comentario de keenan (18/01/2020 12:18):

    Perdón?? “ZP ya marcó el camino, antes de que la crisis se lo llevara por delante, para lograr ser en 2008 el presidente con 11 millones de votos: haz tus políticas, sonríe mucho, y pasa de los ladridos rabiosos.”

    No sé si mi comprensión lectora falla, pero entiendo que de alguna manera se está revindicando a ZP e insinuando que fue solo la crisis lo que echó abajo su gobierno, y no su absoluta incompetencia. Eso es justamente lo que no debe decir este gobierno si quiere durar algo más de 10 minutos. Sánchez si fuera listo se callaría el 70% de las veces que le provocan, pero no lo hace. Se le llena la boca diciendo lo mala que es “la derecha”. Eso es prácticamente ligar tu destino a la cotización de “la izquierda” en su conjunto. Eso es de ser muy corto de miras, pero no osaremos contradecir las doctrinas de ese genio que es Iván Redondo (sacarsmo).

    Como atónito espectador de un mundo que se va a la mierda, y pasajero de un barco (España) que navega con rumbo decidido en el exterior del convoy a punto de ser torpeado, y si me apuran, trabajando en la sala de máquinas (asalariado milypicoeruista), no me aterra tanto el color del traje de los oficiales arriba en el puente, como su absoluta falta de sentido común y su incapacidad de trabajar juntos para llevar el barco a puerto seguro.

  10. Comentario de gus (20/01/2020 16:09):

    Si lo hizo el entonces director David Jiménez, a título personal, en su libro “El Director”.

  11. Comentario de emigrante (20/01/2020 17:36):

    El nuevo gobierno viene pisando fuerte, no llevan ni quince días y ya quieren aplicar el 155
    https://cadenaser.com/emisora/2020/01/20/ser_las_palmas/1579520600_083110.html

    Mariano al menos aguantó cinco años de escrache institucional antes de aplicar el suyo.

  12. Comentario de Lluís (20/01/2020 18:30):

    #11

    No será necesario, en ningún momento Vox o el PP han hablado de hacer por su cuenta un referéndum, consulta o similar para que el personal decida si quiere eso o no.

    Otra cosa es que Vox sea coherente con su propia doctrina. Si el gobierno central ordena una cosa, ellos deberían hacer todo lo posible para que el gobierno murciano obedeciese y punto. Que yo sepa, en su programa no se habla de “recentralizar” solo en el caso de que el inquilino de Moncloa sea un español bueno y temeroso de Dios.

    El papelón, por ahora, en Cs. Defendiendo y rechazando al mismo tiempo el veto parental. Y con Girauta ejerciendo otra vez de matón tabernario, ahora con mayor resentimiento si cabe, podía sentirse orgulloso que no le quisieran en Barcelona, pero por lo que se ve, en Toledo tampoco.

  13. Comentario de Mauricio (22/01/2020 10:29):

    Los murcianos si están obligados cumplir la ley, lo de saltársela es patrimonio de las CCAA nacionalistas. Pero no caigamos en el “y tu más”…

    VOX le ha dado una excusa perfecta al gobierno para distraer al personal mientras cuela de matute otras medidas infumables. Afortunadamente, el gobierno le ha devuelto el favor con eso de que “los hijos no son de los padres”.
    No entiendo que sea tan difícil sacar la religión y la ideología de las escuelas. Vamos sí lo entiendo pero mientras la religión es una batalla perdida, la cultural esta por librarse y los únicos que tienen algo a ganar son Podemos y VOX. Es triste que PP y PSOE crean que pueden ganar al juego de la radicalidad. Y Cs fuera de juego…

  14. Comentario de Casio (22/01/2020 12:02):

    Lo que hay que hacer con Murcia es levantar un muro. Y poner controles para que no salgan.

  15. Comentario de emigrante (22/01/2020 13:11):

    #14, o mandarlos de vuelta a su planeta de origen. Yo el dique lo pondría en el trasvase. Los costeros chupando recursos de la España vacía para luego quejarse de las balanzas fiscales.

    El veto parental es un arma de doble filo que puede servir tanto a unos como a otros para aislar a sus retoños de la ideología del enemigo. Probablemente si entrase en vigor los primeros en usarlo serían padres musulmanes para evitar que sus hijas vayan a natación o algo por el estilo. Lo ideal sería dejar la religión fuera de la escuela, como dice Mauricio, pero parece que el gobierno ha optado por una estrategia como la de los creacionistas en USA hace unos años. Cuando, después de perder la batalla por desterrar la teoría de la evolución de la escuela, propusieron lo de dedicar el mismo tiempo a ambas “teorías”. Pues eso, en lugar de dejar a los niños en paz han decidido convertir el aula en un nuevo campo de batalla.

    Me queda la duda de si, además de los conocimientos científicos e histórico-culturales, se debe educar en valores cívicos dentro de la escuela. Yo creo que sí pero solo si hay un ámplio consenso sobre los mismos sino convertiremos a los niños en víctimas colaterales de la guerra cultural que se traen entre las distintas fuerzas políticas.

  16. Comentario de Lluís (22/01/2020 16:09):

    #15

    Yo diría que ahora mismo existe un consenso bastante amplio sobre un conjunto básico de valores a inculcar. Ningún radical, sea del sector que sea, los va a aceptar, pero en su conjunto son una minoría y ni siquiera se entienden entre ellos. Desde el ala menos dura del PP al sector moderado de Podemos, pasando incluso por los nacionalismos periféricos, creo que se podría lograr perfectamente un acuerdo, otra cosa es que les interese liarla por cualquier cosa.

  17. Comentario de Hadouken (23/01/2020 11:34):

    #15
    “Probablemente si entrase en vigor los primeros en usarlo serían padres musulmanes para evitar que sus hijas vayan a natación o algo por el estilo.”

    Eso ya lo hacen sin pin parental alguno.

    https://nonostaparanblog.wordpress.com/2020/01/22/el-pin-parental-musulman/

  18. Comentario de Mauricio (23/01/2020 12:57):

    Creo que los valores básicos en los que nos podemos poner de acuerdo están reflejados en la constitución. Básicamente: todos los españoles son iguales ante la ley, sin discriminación alguna por cuestión de sexo, etc. La no discriminación no es una feliz idea de Irene Ceaucescu, lleva 40 años en nuestra constitución. Pagar menos a una mujer es ilegal desde 1980.

    Que nuestros chavales conozcan la constitución, el funcionamiento de las instituciones, la distribución de competencias, lo básico del código penal y civil, me parece, más que estupendo, necesario.

    Lo que es inadmisible es que la directora del Instituto de la mujer que teoriza sobre penetraciones anales y heteropatriarcado vaya a dar charlas sobre la no discriminación de la mujer. Porque de lo que va hablar (ella o las enemil ONG afines a cargo del erario público) es de ideología de género. Aquí es donde está el problema y es lo que imposibilita el acuerdo.

  19. Comentario de Lluís (23/01/2020 14:37):

    #17

    Una cosa son las opiniones propias de una persona y que defiende en un espacio público, y otra presuponer que esa persona no va a abstraerse de su ideología si va a dar un seminario.
    Lo curioso es que cuando se habla de chiringuitos subvencionados que defienden una ideología no se incluya a la Iglesia Católica, que nos cuesta bastante más que cualquier ONG y encima defienden cosas que tienen un encaje algo complicado en la Constitución. Si van a hablar de algo no van a ser menos sesgados que cualquier directora del Instituto de la Mujer, pero eso si, no he oído a nadie de Vox, PP o incluso Cs quejarse de ello. A mi, que unos tíos solteros y sin hijos reconocidos públicamente pretendar imponer cómo tiene que ser la vida familiar me daría risa de no ser porque eso puede terminar en ley.

  20. Comentario de Pablo Ortega (24/01/2020 10:44):

    ¿Cuándo fue la última vez que un cura fue invitado a dar una charla en un colegio, Lluís? Y si es por la materia de Religión, el PSOE se la carga cada vez que gobierna.

    Y no se preocupe que luego le respondo lo demás que me dedicó en el otro post.

  21. Comentario de Lluís (24/01/2020 12:39):

    #20

    Pues en mi pueblo, esta misma semana. Aquí las clases de religión las suele dar algún cura, y no sólo en la concertada.

    En los casos en que no hay curas suficientes (eso pasa en cualquier gran ciudad), mandan a alguien que el obispado juzgue “idóneo”, ese es el convenio que existe, y en ningún momento el PSOE lo ha puesto en duda. Algún profesor/a de religión ha perdido el trabajo por divorciarse

    La materia de religion no se la han cargado nunca. Lo único que han dicho es que la nota que saquen no computará a efectos académicos, es decir, que ni afectará a la nota media ni nadie suspenderá curso por no saberse el padrenuestro.

  22. Comentario de Uno (24/01/2020 13:30):

    Pues claro que el la Pesoe no lo pone en duda. La Pesoe viene de la Falange, que vale que no se llevaban bien con los nacionalcatólicos (el PP), pero de ahí a cuestionar la necesidad de la doctrina… como que no.

    Estamos exactamente igual que hace cincuenta, sesenta, años. Falangistas y nacionalicatas a la gresca.

  23. Comentario de rayario (24/01/2020 13:43):

    #15 Buen enlace. Me gusta, gracias.

    En cuanto a lo demás, iba bien hasta que nos empezamos a meter con nuestras fobias personales. La religión es parte de nuestra cultura y hay un concordato firmado, que no produce irritación social hasta el punto de debatirlo.

    Opiniones personales aparte, me quedo con el comentario de Mauricio. Los valores comunes creo que los tenemos claros. Se puede debatir a quién se emplea para hablar de ello. Poniendo un ejemplo espurio, a mí una conferencia sobre valores del deporte me la puede (y de hecho me la dio) un árbitro federado. Si viniera alguien de un equipo concreto, podríamos sospechar de su objetividad. (Reconozco que es una porquería de ejemplo, pero mi idea es generar debate).

    Es decir que, teniendo claros los contenidos, la discusión sería sobre la aplicación de los mismos. Y si no siempre queda la opción de siempre de “pues ese día te pones malo”.

  24. Comentario de devilinside (24/01/2020 13:44):

    #20 Efectivamente y como dice Lluis, aquí los curas dan clases de religión tranquilamente en los colegios públicos, no sólo en los concertados, y las charlitas que crean convenientes, sin que haya el menor problema, ni ningún ateo comecuras pida el pin parental, que vaya nombrecito, que ahora me entero de que no es la clave que ponen los padres a los dispositivos electrónicos para que los críos no puedan acceder a contenidos no aptos, sino un derecho humano fundamental reconocido en la Declaración de Derechos Humanos.

    A modo de anécdota y sobre la histeria reintante con el puñetero pin de las narices le diré que en el colegio de mi hija, que es de curas y no doy explicaciones al respecto pese a mi evidente ateísmo porque me enrollaría demasiado, la madre voxtarra del grupo de wasap cuando se enteró de que este año le tocaban -mala expresión cuando hablamos de un colegio de curas- a los niños las charlitas de educación sexual mandó uno totalmente histerizado para que nos informasen del contenido y, sobre todo, de quién iba a dar las charlas en cuestión. La contesté diciendo literalmente que iban a darla las lesbianas okupas y peloazul de la Kasa Karakola, no te jode, y que dejase de sobreactuar, que era un colegio de curas, que las iban a dar los monitores de catequesis. Ante los emoticonos de risas que siguieron, la cretina se dio de baja del grupo.

  25. Comentario de devilinside (24/01/2020 14:10):

    Y a propósito de Cox https://www.youtube.com/watch?v=4smim2MNvF8

  26. Comentario de rayario (27/01/2020 12:23):

    #24. Muy grande. Que manera de rasgarse las vestiduras por cosas normales

Publicar comentario

(imprescindible)

(Imprescindible, pero no la publicamos)

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI