La trampa de Greta

En este nuevo episodio de La paella rusa nos adentramos en la FITUR del reciclaje, también conocida como la cumbre de clima celebrada en Madrid: la ausencia de líderes de peso, el lavado de cara de Endesa, la ira desnortada que despierta Greta Thunberg entre ciertos sectores de la sociedad, ese mágico momento en el que Martínez-Almeida se lanza a presumir de Madrid Central… También abordamos el arranque de legislatura y, por supuesto, el minuto y resultado de las negociaciones entre PEBLO, ERC y otros artistas invitados.

En la sección ¿Te acuerdas de….?, nuestra hemeroteca particular , sacamos del olvido la predicción de Carod Rovira que se hizo realidad una década después: la convocatoria de un referéndum catalán. Y en este caso, nuestra recomendación literaria es en negativo: os recomendamos NO leer La trampa de la diversidad, el libro de Daniel Bernabé (Akal, 2018) que te explica que si no eres un rudo obrero blanco heterosexual de un barrio de Madrid estás haciendo la vida mal. Un spóiler: el libro es la trampa [acceso al podcast]


Compartir:

»

  1. Comentario de Lalo (09/12/2019 13:38):

    no’he leído el libro de Bernabé. pero hacer mofa de una tesis que es bastante ajustada a la realidad, me parece simplista. escuche el podcast y solo tenemos a vuestra companera criticando el libro por no se sabe muy bien que razones aparte de que critica el feminismo, lo que le ofende sobremanera,desviandose de la tesis de Bernabé por una cuestión emocional al sentirse atacada.

    si no recomendáis el libro estaría bien un artículo donde expusieseis vuestra crítica, en lugar de los lugares comunes y simplistas del hombre blanco hetero muy alejados de la realidad y que sólo entroncan con el discurso progre más bobo en el sentido francés.

    u saludo

  2. Comentario de Tabalet i dolçaina (12/12/2019 10:47):

    Pero es que Daniel Bernabe no critica la lucha feminista o por los derechos LGTBI en contraposición a la lucha de los obreros recios del metal. Sino lo que dice es, la lucha feminista de Ana Patricia Botín o Marta Ortega nunca será la misma que la de las camareras de pisos o las aparadoras del calzado. Y no le falta razón.

Publicar comentario

(imprescindible)

(Imprescindible, pero no la publicamos)

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI