No me guasapees que no tengo Telegram

Después de las elecciones se daba por hecho que Vacío no tendría muchos problemas para poder investirse como presidente del Gobierno. Por una parte, tenía la posibilidad de formar un gobierno Frankenstein con la misma banda de partidos que le aprobaron la moción de censura, pero sin necesidad de depender de los más problemáticos votos de la banda de EH Bildu o los más caprichosos de Junts per Catalunya. Por la otra parte, Ciudadanos por primera vez sumaba con el PSOE, siendo una ocasión propicia para el pacto letizio que tanto entusiasmaría al IBEX y otros poderes económicos, pese a las advertencias electorales de Albert Rivera que con Vacío NUNCA NUNCA NUNCA iba a pactar.

Sin embargo, hubo un impasse en las negociaciones para la formación de gobierno hasta la celebración de las elecciones locales y europeas. Pero tras las elecciones de mayo, Albert Rivera se ha mantenido inflexible e incluso se ha negado a reunirse con Vacío en Moncloa. La estrategia de Rivera ya no es por ser el adalid del centro, sino ser el referente “liberal” del centro-derecha español, y quiere amarrar todas las fugas de voto, ya sea de vuelta al redil del PP o a la emergente ultraderecha voxiana. Por ello, el ala letizia ha pegado la espantada o ha sido defenestrada, mientras el übercuñao Marcos de Quinto ha tomado una posición más relevante.

Por consiguiente, a Vacío ya solo le quedaba el pacto con sus enemigos íntimos podemistas: no parece que Vacío guarde mucho cariño por PABLO family & friends pese a ser ellos los culpables en gran parte del éxito de la moción de censura que llevo al poder a Vacío. Para empezar, Vacío le dejó claro a PABLO que “contigo, ¡no, bicho!”. Y ahí nos sorprendió a todos PABLO, quien en un acto de extrema humildad superlativa renunció a participar en el nuevo Gobierno, ¡alabado sea PABLO! No le quedó otra entonces al PSOE que abrir negociaciones, quedando Carmen Calvo y a Pablo Echenique como los irresponsables, cuando faltaban pocos días para que empezara la investidura en el Congreso.

Pablo Echenique y Carmen Calvo en plena negociación

La negociación no se realizaba con buenas perspectivas para Podemos, ya que las encuestas que salían en los medios decían que en caso de nuevos comicios el PSOE subiría mientras que Podemos descendería, y con la incertidumbre de qué pasaría si Errejón montara una candidatura que podría encabezar Manuela Carmena.

Pero no parece que estas malas expectativas afectaran en demasía al equipo negociador podemista, porque Echenique no se sentó en la mesa hasta que le aseguraron que la mujer de su jefe sería vicepresidenta. Podemos empezó fuerte, proponiendo que querían las áreas de nombres creativos como “Justicia Social y lucha contra el fraude” que asumían competencias de ministerios de Igualdad, Trabajo y Seguridad Social, Hacienda, Transición Energética y Ciencia y donde Irene Montero sería la vicepresidenta “social”, que daba la impresión que entonces lideraría más bien un gobierno paralelo. Por supuesto que el equipo negociador socialista se echó las manos a la cabeza ya que sus propuestas iban por ministerios como Vivienda, Sanidad o incluso Agricultura: tres ministerios de este tipo y una vicepresidencia.

Lo cierto que los socialistas se terminaron quejando de que la fluidez de las negociaciones era inexistente, como que no podían comunicarse por teléfono con el equipo podemista o que Echenique debía consultar con PABLO todos los detalles de las propuestas. Se llegó hasta el ridículo cuando hubo una contrapropuesta del PSOE, sobre que estaban de acuerdo que Podemos podía hacerse con las competencias de Igualdad, que enviaron a Echenique por Whatsapp, pero que Echenique no leyó a tiempo porque este usa sobre todo Telegram.

Lo cierto es que la negociación ha mostrado la profunda desconfianza que hay entre el PSOE y Podemos, y casi hubiera sido un milagro que hubieran llegado a un acuerdo. Vacío, por otra parte, parece solo querer que le invistan gratis: si ya le funcionó una vez, ¿por qué no iba a funcionar otra vez? Ambos partidos se han esforzado en salir ganadores no tanto de la negociación sino de lo que han denominado el “relato”, pero que realmente quieren decir quién va a aparecer el malo ante la opinión pública por no llegar al acuerdo, por lo que además de los hechos cuenta —y mucho— el músculo mediático. Podemos ha querido evitar los mantras que tanto le hicieron daño de “PABLO votó NO” y “PABLO quería medio Gobierno y la sangre de todos los primogénitos”, y ha adoptado el papel de amante rechazado, sobre todo por las maquinaciones del spin doctor de Moncloa, el maquiavélico Iván Redondo, que un día asesora la campaña de “limpieza” de García Albiol como al otro comparte piscina en Moncloa con Vacío. La estrategia de Redondo sería ir a elecciones para que Podemos se la pegue y espacio electoral del PSOE vuelva a ser tan amplio: es más, para el PSOE, con cargarse a Podemos, o al menos confinarlo a lo que solía ser IU, ya hubiera valido la pena convocar elecciones. Y lo cierto, que estas cosas le ponen a Vacío, que ideas con fundamento no tendrá, pero que necesita unos chutes de adrenalina para motivarse.

Por parte del PSOE, su “relato” es el de damisela ofendida , que PABLO está enfadao, que lo de renunciar al Gobierno es solo una pose y que estuvo boicoteando las negociaciones pidiendo cosas que no ha lugar. Que la vicepresidencia y los tres ministerios que ofrecieron era una oferta extraordinariamente generosa, que solo por el resentimiento y la obcecación de PABLO la han rechazado. Y que ahora están enfadaos y que es imposible el gobierno de coalición, que si eso, mejor que lo invistan sin pedir nada y dejen de molestar al Gobierno progresista.

Por parte del entorno del Unidas Podemos, ya han empezado a decir que no va a quedar más remedio que votar al PSOE en la investidura para no volver a repetir elecciones, que podrían ser un desastre para el conjunto de la izquierda. Y que ya si eso, se la guardan a Vacío para la aprobación de los presupuestos.

Por mucho que quieran ver alta estrategia política en las negociaciones como si fuera una partida de ajedrez, lo que estamos viendo es una timba de póker, donde más que jugar con las propias cartas, todo el mundo hace ver al oponente que tiene cartas pésimas, y que no le va a quedar más remedio que tragar, por mucho que sea maltratado. Y al oponente solo le queda mostrar que todavía le queda orgullo y que está muy loco, y que es preferible honra sin votos, que diputados sin honra. Porque el PSOE tampoco las debería tener todas consigo en una repetición electoral: puede haber una fuerte desmovilización de la izquierda ante este espectáculo y que el efecto Vox se ha desinflado. Y la desmovilización es a veces difícil de detectar en las encuestas, donde todos decimos que vamos a votar para quedar guay. Y si por algún hecho milagroso, merecedor de la santificación, no hubiera desmovilización, la hipotética subida de votos del PSOE sería a costa de Podemos, por lo que la suma no tendría por qué mejorar, aún contando con la irrupción del dúo Errejón & Carmena. O podría ser que PABLO sea capaz de recuperar el voto que se fue al PSOE, por un electorado molesto por su percepción de las malas artes socialistas. Por el trifachito, Cs se desinflaría, por lo que el anhelado pacto letizio podría ser imposible. Y el PP se reforzaría tanto con los votos perdidos por Cs como por Vox, con lo que el adversario (que no enemigo: enemigo es Podemos) se reforzaría muy mucho. También es posible que el trifachito logre algún acuerdo para hacerse con el Senado, pero aún siendo el pacto posible —que no probable—, ¿a quién le importa el Senado?

En la investidura sorprendió el perfil conciliador de Gabriel Rufián, que no se hacía mucho de rogar para abstenerse en caso de acuerdo de coalición “progresista”, pero que a la vez señalaba un límite a su buen rollo: septiembre, que luego llegarán la Diada y las sentencias judiciales, y el buen rollo se acabará, por lo que para entonces es mejor que ya haya un Gobierno que pueda conceder indultos.

Por lo tanto, visto lo visto, se abren tres escenarios posibles. El primero es un acuerdo del PSOE con Podemos en agosto, ya sea de coalición o programático, donde para evitar elecciones Podemos termine cediendo. El segundo es un acuerdo letizio en septiembre, también para evitar un probable descalabro de Cs en noviembre. La ocasión será la adecuada, porque el problema catalán volverá al candelero y Cs se sacrificaría por responsabilidad de Estado, por el IBEX y los tecnócratas de la Comisión Europea. La tercera posibilidad sería la convocatoria electoral en noviembre, ya sea porque son incapaces de ponerse de acuerdo o porque en el PSOE se crean que les conviene para aumentar su apoyo electoral y deshacerse de Podemos. En una timba donde todos los que participan son unos tahúres, es temerario hacer augurios.


Compartir:

»

  1. Comentario de Lalo (29/07/2019 23:11):

    A mí lo que más me fascina es la descoloca ion general del electorado de izquierdas o supuestamente de izquierdas. Unos culpando a Pablo, otros a Sánchez, otros que acuerdo programático está bien, otros que hay que refundar la izquierda, otros que.. parece que las elecciones la ganó la derecha.creo que hasta que la.izquierda logré uniificar un mensaje y un programa antes que el continuo relato, va a continuar el caos

  2. Comentario de Y (30/07/2019 08:11):

    La realidad supera la ficción

    El artista que urdió el engaño de la derecha liberal (el PxxE) a Podemos … es un asesor del PP

    https://es.m.wikipedia.org/wiki/Iv%C3%A1n_Redondo

    Nuestros comerciales mal pagados … deberíamos subirle el sueldo pues tan mal no lo hacen … Y a los escribas, guionistas y ulemas radiofónicos encargados de que nadie se salga del teatro de guiñoles contrapuestos … un momumento

    -hola, soy Epi, equipo comercial titular
    -hola, soy Blas, equipo comercial suplente

    Elecciones

    -cara, gano yo
    -cruz, pierdes tú

  3. Comentario de emigrante (30/07/2019 18:28):

    Tezanos acaba de poner una cabeza de caballo ensangrentada entra las sábanas del dormitorio de Galapagar. Aunque nadie se crea el último CIS lo cierto es que en esta timba Vacío es el que lleva mejores cartas. Aunque el que más tiene que ganar si se repiten comicios es el el que se está más calladito de todos: Casado.

  4. Comentario de Lluís (31/07/2019 07:06):

    #3

    Yo creo que ha repartido varias. Iglesias y compañía no pueden estar demasiado contentos, pero pese a bajar lograrían hacer podio, mientras que el autoproclamado jefe de la oposición y que aspira a gobernar se queda fuera, todavía cae más Vox pierde la mitad. Y el PP se queda con un 13,7%, hay que remontarse a 1979 para encontrar unos números peores.

    Yo, francamente, no me lo creo, en particular eso del 41 % al PSOE, que rozaría la mayoría absoluta. La pregunta es si se lo cree Sánchez, o si él cree que sus rivales se lo creen.

    A largo plazo, tampoco serían tan malos para el PSOE. Si gobierna en solitario, tendrá que gestionar unos cuantos marrones, y como es de suponer que aplicará las recetas liberales, va a desmotivar a buena parte de su electorado. Está por ver quién se lo lleva, si una alternativa seria a su izquierda o una evolución hacia posturas tipo FN francés en Vox.

  5. Comentario de emigrante (31/07/2019 07:59):

    Al final lo mejor que podría pasarle a UP es que Vacío y Naranjito pactasen. Repetir las elecciones supondria una debacle y la situación de Iglesias sería isostenible. El pacto letizio dejaría mucho espacio a la izquierda y le daría cuatro años para lamerse las heridas y dejar todo atado y bien atado para la sucesión de la primera dama.

  6. Comentario de Casio (31/07/2019 12:50):

    Sobre la “oferta”, ejem, de ministerios que hizo la PSOE hay un interesante hilo de desgrana las competencias reales:

    https://www.meneame.net/m/actualidad/explicacion-pormenorizada-competencias-ministeriales-ofrecidas

    Básicamente, les ofrecieron en realidad un ministerio de segundo rango y una secretaría de Estado. Chimpún.

  7. Comentario de Uno (04/08/2019 07:20):

    Pues a mí me parece que Podemos empieza a recuperar el rumbo. Primero ha sido Raquel Romero, que ha sabido decir no. Y luego Podemos entero. Es una excelente noticia.

    No entiendo a los que se arrancan las barbas a tirones. ¿Por qué es una desgracia que un partido de derechas que tiene un discurso de derechas y hace políticas de derechas no fagocite a un partido que se supone que es de izquierdas? ¿Alguien piensa en serio que Vacío va a derogar la ley mordaza o la reforma laboral? Igual que después del 45 un tipo sensato preguntó “¿Peró de qué se extrañan? Estaba todo en este libro que escribió el propio Adolfo”, algunos aun recordamos una entrevista con Vacío en la que, al ser preguntado al respecto, decía algo así como “quien le diga que quiere derogar la reforma laboral miente”.

    Tampoco entiendo a los que dicen que hay que investir a Vacío y luego joderle a base de votaciones. Pero criaturas, las leyes que Vacío tiene pensado hacer las votarán Cs, PP y Vox. Para ceder más parte del pastel a los oligarcas no necesita a Podemos para nada.

    Si de verdad quieren que Podemos sobreviva a la era Pablo y se convierta en algo capaz de poner en problemas al régimen, lo mejor es evitar que se convierta en IU. Que usen las apps de mensajería que les dé la gana, pero que no pacten con sus enemigos, porque se los comerán con patatas.

    Me despido deseándoles una abuela que los quiera como Carmena quiere al BBVA #love

  8. Comentario de Lluís (04/08/2019 11:25):

    #7

    Suscribo de la primera palabra a la última.

    Yo no entiendo a los dicen que Podemos ha de darle otro cheque en blanco al PSOE. Entiendo que si alguien quiere eso, va y vota directamente al PSOE, no a Podemos. Si luego el socio preferente para aprobar presupuestos y reformas varias “por el bien del país” va a ser Cs y si requieren un consenso más amplio buscarán al PP antes que a Podemos, que se apañen con Rivera ahora y no mareen la perdiz.

    Tampoco es que estemos hablando de un partido que está dispuesto a hacer favores en Madrid para que se los devuelvan en Vitoria o Barcelona, sino de uno de ámbito nacional que ha sacado la mitad de los votos del PSOE. Si, puede que pierda muchos si hay urnas en noviembre, pero si no se hace valer ahora, dentro de 4 años perderá todavia más.

  9. Comentario de Perri el sucio (06/08/2019 23:43):

    #7 a tope también. Estamos estos días asistiendo a un bombardeo en tv y prensa escrita (usea, los medios de comunicación de la gente de más de 50 años) para tratar de cambiar la historia de los últimos 3 meses bastante lamentable. Veamos en qué termina todo esto.

  10. Comentario de EXP (07/08/2019 11:32):

    Evidentemente que el PSOE no lo va a hacer pero supongo que llegados a este punto y para evitar un riesgo de victoria de la (más) derecha que ofrezcan una abstención a cambio de derogación de leyes mordaza y laboral sabiendo todos los actores del “pacto” que no lo van a cumplir y pasen a la abstención. Así se palia en un 20% el discurso prisa y afines

  11. Comentario de tabalet i dolçaina (07/08/2019 17:11):

    #10, EXP, la abstención de UP ya la han tenido en este mercado persa de la investidura, lo que necesitan es su SI + el SI (o abstenciones en segunda votación) de las Etas varias que hay en el Congreso, y en el caso poco probable que Pablo diga SI ahora faltará ver que en vísperas de 11S, sentencias y jaleos varios; las Etas (sobre todo ERC) no ya voten Si sino que se abstengan. Vayan buscando excusas para irse del país el próximo 10 de noviembre.

  12. Comentario de Lluís (08/08/2019 13:39):

    Sería muy interesante que don Albert saliese diciendo que, por el bien de España, están dispuestos a negociar la investidura, sin pedir sillones, pero incluyendo buena parte de su programa económico (que eso al PSOE ya le va bien, sólo necesita una excusa para poderlo hacer) y exigiendo que no sea Sánchez el candidato a la investidura.

    Factible lo es, que ya lo han hecho algunos, incluído Pablo Iglesias. No veo como Sánchez podría justificar no hacer ese sacrificio para lograr que España tenga un gobierno estable.

  13. Comentario de Perri el sucio (08/08/2019 22:49):

    #12 es verosímil y lo sabemos todos (alguna variante de pacto letizio).

    Adelanto mi pronóstico: el PSOE prefiere perder el gobierno y tirarse otro par de años con “Pablo dijo NO” si piensa que con eso puede liquidar a pablemos, y de paso, estar cómodamente en la oposición mientras otro se come el marrón de la crisis económica en ciernes.

    Recordemos que pdr ha llegado a presidente por insistencia de pablemos, que él estaba muy a gusto ahí pululando.

  14. Comentario de Casio (09/08/2019 08:39):

    Sip, si no fuera por la coraza protectora de los medios, la actitud del POSE seria insostenible. De hecho para muchos corresponsales extranjeros es dificil de creer lo que están viendo, angelitos, no conocen al POSE que se inventó la Socialdemocracia alemana allá por los 70 del pasado siglo.
    Da la impresión de que prefieren elecciones a ceder algun ministerio de verdad a Pudimos.
    Visto lo cual yo abogo porque Iglesias consiga pacto de legislatura y luego a marcar al hombre. Que el POSE se capaz de jugarse el gobierno con tal de impedir cualquier cuota de poder real para los morados no significa que todos tengamos que asumir su locura.

  15. Comentario de Lalo (09/08/2019 18:51):

    Llevamos con la crisis económica en ciernes desde 2008. No hemos salido de ella. Y desde hace ya años unos cuantos analistas señalan la nueva recrisis dentro de la crisis. Eso no impide que los partidos quieran gobernar por poder influencia y dinero. La crisis la pasa la población no los que gobiernan díselo a la pajin o a Bibiana aido.

    Me hace gracia por no decir rabia ver a supuestos votantes de izquierdas hablar de la crisis que está por venir cuando no he os recuperado ni de lejos los niveles de 2008. Con salarios de miseria, condiciones laborales de extorsión, falsos autónomos, imposiblibilidad de vivir de forma independiente en las grandes ciudades, etc.. y luego aquí divagando sobre quién gana la batalla del relato, cuando os estáis tragando hasta el corvejón el relato de la superacion de la.crisis mientras las condiciones de vida han descendido miserablemente.

    No hay pacto porque no se fian unos de otros. Y es normal desde el psoe porque la jugada ADE podemos se ve venir desde lejos, que no es más q intentar aplicar agenda de izquierdas que saben que no pueden ser aceptadas por presión de poderes fácticos y cierta parte del electorado del psoecon un cierto gobierno paralelo para formar después una crisis de gobierno, atraerse a los votantes más de izquierdas del psoe e intentar el sorpasso o al mnos consolidarse. Y no quedar reducidos a una IU de mucho peor calidad.

    Veremos qué ocurre. Imagino que PSOE intentará apoyo de derechas en abstención. En todo caso unas nuevas elecciones parecen ser menos malas para el psoe q para podemos q está en descenso.si se Dan veremos las peleas por el relato.

Publicar comentario

(imprescindible)

(Imprescindible, pero no la publicamos)

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI