- La Página Definitiva - http://www.lapaginadefinitiva.com -

Albert Rivera: como pollo sin cabeza

Ciudadanos está haciendo todo lo posible, desde hace más de un año, por ubicarse en la derecha del tablero político [1]. Adquirir pedigreeconservador y hacerse acreedor de la confianza de los votantes tradicionales del PP. Todo con el objetivo de obtener el ansiado premio, apuesta estratégica de Albert Rivera: ser el nuevo PP. Lograr la hegemonía en una derecha más escindida que nunca.

Sin embargo, les guste o no (y está claro que al menos a Albert Rivera no le gusta), Ciudadanos se ubica en el centro del tablero. De las tres opciones de derechas, es la menos conservadora (al menos, en el plano de los derechos sociales) y la más moderna. Junto con los partidos nacionalistas, es el único que puede funcionar eficazmente con pactos a su izquierda y su derecha.

El problema, para Rivera, es que esto implica consolidarse como “partido bisagra”. Y eso, en España, con el sistema electoral y la tradición política que tenemos, supone verse fagocitado por los grandes partidos. Que Ciudadanos acabe como el CDS de Adolfo Suárez, igual que Podemos puede acabar como acabó Izquierda Unida o el PCE cada vez que pactaba con los socialistas: en los huesos [acceso al artículo completo [2]]