Estos fastidiosos pactos

Una vez finalizado el ciclo electoral, ha llegado la hora de la negociación para formar equipos de gobierno en ayuntamientos, diputaciones provinciales, comunidades autónomas y en el Gobierno central. Mucho poder en juego, y no demasiado tiempo para negociarlo. Y, además, en un escenario que no tiene nada que ver con el del bipartidismo, cuando la cosa estaba muy clara, y a lo sumo quedaba dilucidar cuál iba a ser la factura del partido pequeño (a menudo, nacionalista periférico) a cambio de sus votos.

En cambio, ahora los partidos han de negociar a tres y a más bandas. Incorporar en sus equipos de gobierno a dirigentes de formaciones políticas muy variadas, con procedencias e ideologías dispares. Prometer el oro y el moro a pequeños partidos cuyo diputado o par de diputados son fundamentales para obtener la investidura o sostener la acción de gobierno, y que a menudo se llevan a matar entre sí, o con alguno de los socios [acceso al artículo completo]


Compartir:

»

Nadie ha dicho nada aún.

Publicar comentario

(imprescindible)

(Imprescindible, pero no la publicamos)

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI