Los problemas de pactar con Vox

Las elecciones del pasado domingo dejaron un escenario político similar al que ya teníamos un mes antes, con el PSOE como indiscutible vencedor de todos los procesos electorales y rival a batir. Sin embargo, la victoria socialista se vio empañada parcialmente por la suma de los tres partidos de derechas (el trifachito) en muchas comunidades autónomas y ayuntamientos de grandes capitales. Singularmente, en el ayuntamiento y la comunidad de Madrid. La suma de PP con Ciudadanos y Vox en la capital permitiría que los populares salven los muebles; al menos, respecto de 2015. Recuperan la capital, la joya de la corona, y apenas pierden poder en las grandes ciudades (otra cosa será en los pueblos; las pérdidas en las diputaciones provinciales pueden ser dramáticas para el PP: ¡todos esos paniaguados del partido no se colocan solos!). Tampoco habría grandes cambios en lo que concierne al poder autonómico. Si hacemos balance en el conjunto del ciclo, la derecha mantendría sus principales autonomías (Madrid, Castilla y León, Murcia; además de Galicia, cuyas elecciones se celebran el año que viene) y añadiría la más importante de todas: Andalucía [acceso al artículo completo]


Compartir:

»

Nadie ha dicho nada aún.

Publicar comentario

(imprescindible)

(Imprescindible, pero no la publicamos)

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI