El vecino Errejón es la alcaldesa Carmena… ¿Y la europea?

Sirva este titular, que enhebra dos de los más reconocidos aforismos del añorado Mariano Rajoy, como resumen de la campaña a nivel nacional. Una campaña que, como en 1999, mezcla comicios municipales, autonómicos (en la mayoría de comunidades autónomas, aunque esta vez, como es sabido, no en la valenciana) y europeos. Estos últimos, como cabría esperar, han brillado por su ausencia en los medios de comunicación, los discursos de los políticos y, en fin, las mentes de los ciudadanos.

Está claro que la Unión Europea es muy importante, como nos repiten constantemente los candidatos al Parlamento Europeo en lo que suele ser el único momento en el que dejan de hablar de política española (véase el esperpéntico debate a nueve que organizó TVE el miércoles), pero es dudoso que su importancia venga canalizada por dicho Parlamento Europeo. Los electores lo saben y utilizan estas elecciones, en los casos en que votan (en las últimas ocasiones, menos del 50% de participación; en esta, como coinciden con otros comicios, seguro que es bastante más), como voto-protesta o de desahogo; o apoyando a la opción que más le guste, aunque no sea, pragmáticamente, la más útil [acceso al artículo completo]


Compartir:

Nadie ha dicho nada aún.

Comentarios cerrados para esta entrada.