Granada: Los de ‘La Vida de Brian’ no tenían ni puta idea

Fiel a su cita electoral regresa el análisis de la batalla por el bastón de mando en la Ciudad Nazarí, hogar de grandes poetas, excelsos mediocentros leñeros e inmarcesibles próceres de la Patria. Será la primera cita en 16 años sin la concurrencia de Don José Torres Hurtado, por mal nombre ‘Cagarrecio’. Munícipe por antonomasia y gloria de la política andaluza, sigue siendo recordado entre lo más granado del PP nacional por llegar a comidas oficiales cuando era Delegado del Gobierno desabrochándose el cinturón, palmeándose la panza y afirmando ufano “Bueno, yo voy haciendo sitio”. Además de otras grandes anécdotas más oficiales y menos familiares como su afirmación ante un grupo de púberes en preparación para la proverbial puesta de largo de que “Las mujeres, cuanto más desnudas más elegantes”.

Es una pena prescindir de la presencia en esta crónica de la magna presencia de Torres Hurtado, -Pepeto o El Cabezón, según en qué ámbitos consulte usted-. En el año del señor de 2016 fue desbancado de su eterna alcaldía por un quíteme allá usted esos procedimientos urbanísticos o a ver a qué monarca del Magreb le está usted cediendo de tapadillo ese edificio patrimonial.

El primer edil granadino por excelencia ha dejado un hueco en los nazaríes corazones imposible de llenar por un solo político, por lo que a la cita electoral en liza acudirán nada más y nada menos que 18 candidaturas diferentes, que incluyen 4 escisiones diferentes de la lista que presentó Podemos en 2015, dos del PP, una de las cuales tiene recurrido el último Congreso provincial del partido, y hasta una de Vox. Es imposible describir con el detenimiento que requiere cada una de ellas, pero este humilde juntaletras dará lo mejor de sí para satisfacer los delicados paladares de los lectores de esta Santa Casa.

Agárrense, que vienen curvas.

1) Partidos que pueden tocar pelito:

PSOE

El actual alcalde, Paco Cuenca, aspira a la reelección si consigue que los aliados a su izquierda, principalmente Podemos+IU, saquen un resultado apañado. El pobre hombre ha pasado 3 años que no los querría usted ni para su peor enemigo, gobernando con 8 concejales de 27 y con la oposición de Ciudadanos y los exPodemos –luego hablamos de eso- que lo apoyaron para llegar a la alcaldía pero le han bloqueado los presupuestos. De tal manera que un Ayuntamiento en quiebra técnica e intervenido por Hacienda desde 2012 lleva desde 2016 prorrogando las cuentas del Gobierno del PP de la anterior legislatura procesado por corrupción y enchufismo.

Se le ha ido medio equipo de sus 8 del patíbulo, incluido el concejal de Economía con el que casi acaban las amenazas de embargo del ministro Montoro. Como Cuenca es hombre que gusta de los retos, para eso fue profesor de Educación Física, ha puesto de número 2 a una concejal a la que odia el resto del equipo y la militancia dejó última en las primarias.

Sus logros se pueden considerar menores o cosméticos: Granada Ciudad del Rock –poner placas con forma de púa en el Bar de Eric el batería de los Planetas y espacios similares–, cerrar el botellódromo –esto, hay que reconocerlo, era justo y necesario– y, básicamente, no ser del PP. Por otro lado Cuenca ha hecho gala de su condición de exatleta pateándose la ciudad de arriba abajo para salir en todas las fotos posibles, circunstancia vivida con jolgorio, cachondeo y sana mala hostia por sus conciudadanos, que ya hacen la broma de ir a sacarse un ‘selfie’ y avisar “Cuidado, no se ponga el alcalde”.

Las encuestas y los resultados de generales y andaluzas le dan que se mantiene o pierde un concejal. Se va a disputar el voto izquierda-champán-modennito-cultureta-de-salón con el candidato de Podemos, del que hablaremos luego. Su campaña está consistiendo en recordar que será un soso, pero al menos no es del PP.

PP

Corría el año 2010 cuando en un mitin en la Plaza de Toros del municipio de Atarfe el entonces teniente de alcalde de Granada capital y mano derecha de Cagarrecio, Sebastián Pérez, hacía de telonero del mismísimo Javier Arenas. En un momento dado aprovecha para criticar una polémica decisión del Ayuntamiento de Sevilla: retirarle una calle a una Virgen y dedicársela a la actriz comunista Pilar Bardem. El speech de alta política, realizado en tiempos en los que aún Podemos o Vox no irrumpían con su sucio populismo en nuestra moderna democracia, fue rematado con un “Los socialistas no comprenden… que Andalucía es… ¡la tierra de María Santísima!”. Ovación cerrada. Faltó que alguna jubilada le lanzase el refajo.

Por cierto, ¿cuántos políticos hacen falta para inaugurar una rotonda? Si los encabeza Sebastián Pérez, nada menos que 14.

Pérez fue teniente de alcalde de Pepe Torres durante la friolera de casi 15 añazos, combinándolo con el cargo de presidente de la Diputación provincial entre 2011 y 2015 y el de secretario provincial del PP todo ese tiempo y hasta ahora, además de Senador durante dos legislaturas –dicen las malas lenguas que solo pisaba la Cámara Alta para recoger el acta–. Nunca ha estado imputado en nada ni lo salpicaban el ‘caso Serrallo’ o el ‘Nazaríes’, que motivaron la dimisión de Pepe Torres y la moción de censura subsiguiente. Pero dimitió con él. ¿Las razones? Aún se desconocen. Que Pepeto murió matando, básicamente.

Desde 2016 ha sido el mejor aliado de Cuenca, puesto que Ciudadanos, nada más acabar de votar a favor de un gobierno del PSOE, empezó a decir que el PSOE era el caos, y la fractura en tres de Podemos –más abajo se explica– dejó a los socialistas sin apoyos. Básicamente, Pérez quería ser candidato en 2019 porque la alcaldía siempre ha sido su sueño y ya en 2015 intentó “jubilar” a Pepe Torres para ocupar su lugar. Si prosperaba una “contramoción” y se nombraba alcalde o alcaldesa a otro edil popular, Pérez se quedaba sin su oportunidad, así que desde las bambalinas del partido se dedicó a impedirla por tierra, mar y aire. El precio de esos tejemanejes ha sido romper el partido en dos, como explicaremos más abajo, y que el Congreso provincial en el que fue reelegido presidente esté pendiente de una sentencia judicial.

Ha tenido la suerte de que mientras se investigan los casos de enchufismo en la empresa municipal del cementerio de la ciudad nadie cayese en que durante mucho tiempo los máximos responsables de la misma fueron o él o su cuñada. Tampoco nadie parece recordar su ingeniería para cobrar según qué sueldos o que fue condenado por paralizar a medias un proceso de oposiciones porque no le gustaba el resultado, cambiando las normas para que saliese elegido un amigote.

La lista es prácticamente nueva, toda de concejales afines a Pérez, porque los que quedaban afines a Torres, e incluso alguno del mismo Pérez, están imputados, y los que no, expulsados del partido. Su campaña está consistiendo en prometer majaderías a cada cual más irrealizable para fomentar el turismo en la ciudad.

Probablemente se convierta en alcalde y cumpla así el sueño de su infancia, cuando acompañaba a su padre, secretario general del Movimiento en la provincia, paseando por el centro de Granada luciendo una pistola al cinto.

Ciudadanos

El de la Morfopsicología. Sí, ese, el que ha salido en el Wyoming y del que se ha reído media España dos veces. Luis Salvador, candidato a la alcaldía por Ciudadanos por segunda ocasión. ¿Quién es este señor? Senador por el PSOE entre 2004 y 2011, perdió hasta tres primarias internas del partido a partir de ese año para luego marcharse y ofrecer sus servicios a UPyD, siendo rechazado. Posteriormente, en 2014, lo fichó Albert Rivera cuando necesitaban crear una estructura andaluza hasta entonces inexistente.

Su trayectoria en el ayuntamiento granadino es impecable: obtuvo concejalía en 2015 y luego se presentó como diputado al Congreso en diciembre del mismo año. Esperó pacientemente a conocer el resultado de las segundas elecciones de 2016, y comprobar que tenía asegurado el cargo, para dimitir y olvidarse de la ciudad. Ha vuelto tras comunicarle el partido que no repetiría en Madrid. Pagarle el billete de AVE a su ego salía demasiado caro. El chiste no es mío. Y eso que a Granada no llega el AVE.

Sin comerlo ni beberlo, si la tendencia al alza de su partido continua y sorpassa al PP, podría acabar como alcalde de una ciudad a la que en los últimos 15 años solo ha bajado para la Feria del Corpus o negociar mociones de censura.

Podemos Izquierda Unida Adelante Granada

No repite nadie de las listas de la confluencia de hace cuatro años, por razones que se explicarán más abajo, pero sí llevan de número 3 al que fue candidato a la alcaldía por IU en 2007 y 2011, Francisco Puentedura. El número 1 y alcaldable es Antonio Cambril, veterano periodista andaluz cercano al mundillo de la cultura granadina de los 90, con los 091, Los Planetas, Lagartija Nick, Enrique Morente y, para que engañarnos, cantidades industriales de farlopa.

Su lista está llena de guiños a ese mundillo –Ian Gibson, la veterana activista trans Kim Pérez o la hija del cantautor Carlos Cano– vacíos de contenido porque los puestos de salida los copan IU o gente cercana que se conoce el percal, como el mencionado Puentedura. El objetivo es conseguir el voto de la izquierda pijoprogre y modenna de la ciudad, arrebatándoselo al PSOE de Cuenca, y unirlo al voto de los barrios y los movimientos sociales que le daban a IU sus dos concejales de toda la vida. Sobre todo para parar la sangría de las escisiones que se explicará más abajo.

La trayectoria periodística de Cambril es curiosa. Buen escritor, en tiempos recientes se ha dedicado al columnismo mientras esperaba tranquilamente una jubilación suponemos que precaria. Sus últimos puestos de trabajo fueron director de La Opinión de Granada, cabecera de Prensa Ibérica en la provincia cerrada en 2009 de un día para otro –literalmente, alguien irrumpió en la redacción y dijo “el de hoy es el último periódico”–, donde se dice que diseñaba las portadas por teléfono desde casa y de resaca, y Jefe de Prensa del Consejo Consultivo de Andalucía. ¿Qué narices es eso? Pueeees

Les dejamos también la captura de un tuit ya borrado acerca de cómo las redes granadinas recibieron a tan insigne candidato:

Vamos, Granada

Estos, que suenan a eslogan de Ciudadanos, son exPodemos. Bueno, ex de todo. En 2015 eran una mezcla de Podemos, Equo, el Movimiento RED –la cosa aquella del juez Elpidio Silva–, exIUs e independientes. A lo largo de estos cuatro años han implosionado de forma espectacular de resultas que la cabeza de lista, Marta Gutiérrez, y la mayor parte de la estructura del antiguo Podemos Granada, se han quedado la marca tras ser purgados primero por Teresa Rodríguez y luego por Errejón cuando aún mandaba –o al contrario, no está muy claro–, y los otros dos concejales que lograron entonces se presentan por otros partidos que explicaremos más abajo.

Apoyaron la moción que hizo alcalde a Cuenca, y ya. A partir de ahí han sido el ejército de Pancho Villa, con cada uno de los tres concejales votando lo que le salía de las narices y peleando por el control de las cuentas bancarias del grupo municipal mientras se denunciaban entre ellos. Gutiérrez ha vivido momentos de Benny Hill con Cuenca, en los que durante un pleno municipal le daba la palabra y le cortaba el micro una y otra vez mientras el personal presente oscilaba entre el descojone y las lágrimas.

Su nivel de pagafantismo en los tres años de gobierno socialista ha llegado a niveles surrealistas, puesto que la concejal que les queda no ha votado a favor de ni una sola medida de Cuenca, pero aun así este se las ha arreglado para robarle propuestas e incluso el mérito de denunciar el anteriormente mencionado caso de la Casa Ágreda.

La lista de este año lleva de número 2 a Mayte Olalla, que fuese concejal por UPyD entre 2011 y 2015, y en puesto no de salida a Lola Ruiz, cabeza de lista de IU en 2007 expulsada posteriormente del partido. El programa es tan ecologista que probablemente no lo va a leer ni Dios, pero cuentan con la ventaja de que se quedaron con la parte más activista de Podemos y han estado en todas las movilizaciones sociales del municipio. Se lo han tomado tan en serio que en un partidillo de fútbol de políticos contra vecinos la concejal se rompió una rodilla al pegarse una hostia contra el cemento y estuvo meses comprobando de primera mano si el Ayuntamiento era accesible:

Como mucho, eso sí, aspiran a que repita concejalía Gutiérrez, si sacasen dos se hunde la Alhambra. Son muy muy muy de izquierdas, pero también si de ellas depende, Cuenca no repite.

Centrados en Granada

Escisión del PP encabezada por Juan García Montero, hermano del actual director del Instituto Cervantes. Esto costará creer más allá de Despeñaperros, pero la familia García Montero es conocida en la ciudad natal de los susodichos por ser, hablando coloquialmente, una panda de fachas de cojones. Juan fue concejal –de Cultura, claro– durante 13 añazos a las órdenes de Cagarrecio y se mantuvo fiel a su exjefe durante la guerra civil contra Sebastián Pérez, hasta el punto de desafiarlo en un Congreso provincial y no ganarlo de milagro, o, según denunció él mismo y habrá de decidir el juez, por las trampas de su rival.

García Montero (Juan) no era un cualquiera en el PP de Granada capital, arrastró consigo a gran cantidad de militantes y cuadros medios acostumbrados a la brega electoral y que lo consideraron heredero no oficial de Cagarrecio, así que su partidito tampoco es un experimento de aficionados. Que alcance los 6000 votos que suelen otorgar el primer concejal no sería raro. La ironía del destino ha querido que el resultado del 28A provoque que su expartido a nivel nacional le copie el nombre de su nueva formación: Centrados en Granada.

Por cierto, como quiera que el Congreso que denunció por presunto pucherazo de Pérez se resolverá judicialmente después de las elecciones, García Montero (Juan) podría ser nombrado presidente provincial de un partido al que ya no pertenece mientras es concejal de otra marca electoral.

Vox

Onofre Miralles siguió siendo militante del PP hasta una semana después de ser presentado como candidato a la alcaldía por parte de Vox. Encuestas y resultados anteriores les dan entre 3 y 4 concejales, por lo que serán decisivos para una virtual mayoría de las derechas, en una ciudad donde, la verdad, el PP ya está de salida bastante escorado hacia ese lado. Por otra parte, sus militantes vienen de los descontentos con Sebastián Pérez, así que existe la posibilidad de que exijan su cabeza como línea roja para un futuro trifachito. Aunque, la verdad, todo es posible si de desfilar bajo mazas el Día de la Toma se trata.

Tienen una escisión, sí, en serio, bastante epatante, de la que hablaremos más abajo.

No puedo acabar esta parte sin recomendarles que echen un ojo a las redes sociales de Macarena Olona, diputada en Cortes de Vox por la provincia y que cierra las listas simbólicamente.

2) Gente que se presenta por molestar:

Equo

Hace cuatro años formaron parte de la confluencia con Podemos y otros partidos dentro de Vamos, Granada, y sus votos en las primarias internas convirtieron a Marta Gutiérrez en candidata a la alcaldía. Luego se pelearon entre ellos, unos se quedaron con Gutiérrez y otros en Equo. Iban a presentar a una de las concejales de Vamos con las que Gutiérrez no se habla, pero luego la echaron. Ahora presentan a Mar Osuna, la que era la secretaria del tercer concejal de Vamos, que se presenta por otro partido.

Por El Bienestar de la Gente

La candidata es Pilar Rivas, una de las dos, de los tres concejales de Vamos, que no se habla con la actual candidata de Vamos, y se presenta por este partido que, al parecer, ya existía hace años. Iba a ir por Equo, como se ha dicho, pero al final no.

Granada, Verdad y Democracia

El tercer concejal de Vamos, Granada, elegido en 2015, Luis De Haro, es su alcaldable. Su exsecretaria se presenta por Equo. No se habla con ninguna excompañera. Tampoco, se supone, con sus excompañeros del PSOE, partido del que había sido militante durante décadas y abandonó en 2014 tras perder las primarias para la alcaldía contra Cuenca, aunque ha votado en todo con ellos en el cargo de diputado provincial que correspondió a la extinta confluencia.

Comisario retirado, fue Jefe de Policía de Andalucía Oriental en tiempos de Zapatero y durante la Operación Malaya, inspector en Torremolinos a finales de los 70 y primeros 80, agregado en las embajadas de París y México DF y Jefe de la Policía Local de Granada –cesado en su día por Cagarrecio–.

Nadie tiene muy claro por qué se ha metido en estos embolaos, ni en 2015 ni ahora. Este año es posible que solo aspire a quitarle a Vamos los votos justos para que Gutiérrez, con la que tiene más de una denuncia cruzada, no consiga concejalía.

Algún ¿ex?compañero del PSOE lo llama últimamente “el Villarejo de Granada”.

Más Granada

Aunque suenen a errejonistas, son una escisión localista del PP con más de una década de existencia, nacida al calor de un grupo de exmilitantes populares del barrio del Albaicín a los que Cagarrecio les parecía un “blando”. Su lema es no depender ni de Sevilla ni de Madrid y su programa es atraer empresas, que son las que crean empleo, y potenciar la Semana Santa y las tapas. No es broma.

Partido Socialista Libre Federación

Escisión del PSOE a nivel nacional nacida en los 80 y cuya marca ha ido dando bandazos y cambiando de manos, coqueteó con el también granadino Pérez Tapias en su día (¿recuerdan? El columnista de medios de izquierdas y profesor universitario que se presentó contra Madina y Sánchez en 2014, que parece que fue ayer). Presenta a la alcaldía a una exdirigente del IU local. Aunque son un partido de ámbito estatal, o eso dice su web, solo concurren a las municipales por Granada y Fuerteventura, y tienen un total de tres agrupaciones oficiales en toda España.

Proyecto Liberal Español – Granada Liberal

Escisión de Vox. Insistimos por enésima vez en que esto no es broma. El que hasta marzo era presidente provincial de Vox, Julio Vao, fue condenado por estafa –al igual que su antecesor en el cargo– y decidió adscribirse al PLIE que, de nuevo, es un partido de verdad y que ya se presentó en 2015. Échenle un ojo a la web, porque combinan un liberalismo que deja a Esperanza Aguirre por tierna socialdemócrata con un animalismo militante que hace parecer moderados a los de PACMA.

3) Pronóstico del autor puesto hasta el culo de botellines de Alhambra 1925:

Si han llegado ustedes hasta aquí, se merecen la verdad: No tengo ni puta idea.

Lo “normal”, por tendencias históricas, resultados de elecciones previas y encuestas, es un pleno en el que solo estén los 5 partidos nacionales con una victoria de las tres derechas más o menos amplia y el PP en cabeza por la mínima. Este resultado convertiría en alcalde a Sebastián Pérez, probablemente con tronchantes resultados. También existe la posibilidad de un sorpasso naranja que obligase a investir al tarado anormal ególatra de la morfopsicología. Vox, que en ese escenario es bisagra casi imprescindible, no traga a ninguno de los dos.

Pero, como ya se ha comentado, las escisiones llevan de cabezas de cartel a exediles bastante conocidos en la ciudad y con relativo tirón entre sus respectivos electorados. Y un primer concejal son ‘solo’ 6000 votos.

Así que la cachonda posibilidad de que García Montero (Juan) obtuviese representación daría con la circunstancia de un concejal que en el espectro ideológico se situaría entre el PP y Vox pero dispuesto a votar a la izquierda.

Y desde la otra bancada, si Vamos, Granada raspa la concejalía de Gutiérrez moviendo voto hasta las narices de Adelante Andalucía Unidas Podemos Izquierda Unida Por La Gloria De Mi Madre, obtendríamos la desopilante situación de una mayoría de izquierdas con una edil de perfil errejonista –pero expulsada por los errejonistas– que se odia a muerte con el PSOE y el actual Podemos.

La verdad, este pobre plumilla sin oficio ni beneficio donaría su cuerpo a la ciencia a cambio de un pleno atomizado en 7 u 8 partidos en el que ya antes de empezar la mitad de cada bloque no se hablase con la otra mitad.


Compartir:

  1. Comentario de NachoM (15/05/2019 07:34):

    Gracias, me he descojonado un buen rato. Veo k la ciudad sigue siendo la misma casa de putas de siempre. Y k ovarios la señora abogada del Estado con sus águilas y sus gallinas en plan madre de Boabdil, merece Orden al Mérito Facha y un aplauso por las risas.

  2. Comentario de M (15/05/2019 09:03):

    Es maravilloso.

  3. Comentario de Intelestual (15/05/2019 12:16):

    Las elecciones como la lucha para conseguir un trabajo bien pagado. En 2015 cobró el alcalde 63k, teniente alcalde 54k, los concejales con dedicación exclusiva 49k y los de dedicación parcial 37k.
    ¿Ustedes creen que alguno de ellos podría conseguir un trabajo similar en la empresa privada?
    Ahí dejo la pregunta.

  4. Comentario de Asertus (15/05/2019 12:42):

    Concejal a dedicación parcial por 37k, es decir, no hacer nada más una reunión de pleno por semana… ¡y en Granada!

    “Felicítale mujer /que no hay en la vida nada / como la gloria de ser / concejal parcial en Granada.”

  5. Comentario de tabalet i dolçaina (15/05/2019 17:32):

    La política local es oro puro. Espero que haya un artículo sobre Alicante, que empezó con un tripartito rompeejpaña y con el voto a favor de Ciudadanos y termina con alcalde del PP el último año, y asómbrese con un mini gobierno de 8 concejales de 25 que ha aprobado unos presupuestos para 2019 y una gestión aburrida y gris como si fueran de la CDU bávara.

  6. Comentario de devilinside (15/05/2019 23:46):

    Mis felicitaciones al autor. Tan gloriosa contribución como patética la situación descrita. Efectivamente, la política local da mucho juego

  7. Comentario de Pacou (17/05/2019 11:30):

    Una gran trabajo, don Manuel.

  8. Comentario de Pucelano (19/05/2019 14:23):

    Caviar de artículo

    Lo mejor es que se trata de una ciudad de 230.000 habitantes

  9. Comentario de Pablo Ortega (20/05/2019 04:36):

    Offtopic: tanta cosa y al final el tweet de Izquierda Unida tenía razón respecto a Gaymostrón… llegó la democracia a Westeros. Que cagada.

  10. Comentario de Eduardo Pérez Fernández (22/05/2019 18:07):

    Solo un matiz (tampoco tan importante). El ayuntamiento de Granada no ha aprobado ni un solo presupuesto no porque Vamos Granada se lo impidiera, sino porque el cagao del señor Mero no ha tenido ni la capacidad ni el valor de presentarlos al pleno municipal. Y hablando de Mero, ya tan ufano porque el lunes se libra del suplicio municipal: no sabe la que le va a caer cuando sus compañeros y sus enemigos descubran la maravillosa percha de los palos que puede llegar a ser.

  11. Comentario de Eduardo Pérez Fernández (24/05/2019 08:25):

    Y sobre el logo de Centrados en Granada ¿qué decir? A mi me recuerda la manzana de Apple pero con el bocao mucho más grande. ¡Que habilidad tienen los publicistas para transmitir los mensajes verdaderos!

  12. Comentario de Manuel Jacar (24/05/2019 13:53):

    Hombre, el despiporre de Podemos y el veletismo sin vergüenza de Ciudadanos han contribuido un poco al cachondeo. El Mero Baldo, aparentemente, ha hecho lo que podía con lo que había. Eso no quita que este gobierno municipal de 8 de los cuáles solo 2 saben hacer la O con un canuto estuviese destinado al fracaso. Los ha salvado Sebastián Pérez y que Luis Salvador no sabe si le debe más trabajos de familiares ahora mismo al PP o al PSOE. Eso se me ha escapado, no me lo tengan en cuenta.

  13. Comentario de Eduardo Pérez Fernández (25/05/2019 14:22):

    Siento discrepar: el señor Mero no ha hecho nada que no sea creer que no tomar una decisión no es una decisión, la peor. Y, por otra parte, el sistema municipal es cada vez más presidencialista, por lo que instrumentos vitales para el gobierno, como el presupuesto, pueden ser aprobados por el alcalde (art. 197bis LOREG). Pero eso es pedirle peras al olmo como era que el sr. Mero presentará al pleno unos presupuestos.

Comentarios cerrados para esta entrada.