Maguregui contra la derechona

Había mucha expectación con el debate de ayer, preludio del de hoy. Se acerca la fecha de las elecciones y estos dos debates constituyen la principal oportunidad que queda para movilizar al electorado abstencionista o cambiar votos que aún no estén decididos. En realidad, un único debate con dos partes: la de ayer, un poco más envarada, y la de hoy.

La posición de partida era aparentemente muy mala para Pedro Sánchez, merced al fracaso de sus múltiples maniobras para escabullirse de los debates, que le han llevado finalmente a doble ración de debate, en dos días sucesivos. Pero su carencia de interés por estos debates se debe, precisamente, a que a él le basta con empatar. Como a José María Maguregui, mítico jugador del Bilbao que después pasó a entrenar diversos equipos en Primera División, Sánchez puede poner el autobús delante de la portería y limitarse a esperar a que pase el tiempo. Firma el empate desde el minuto uno. No perder, para Sánchez, es ganar. Así lo indican las encuestas, que alejan el sueño de la mayoría del tripartito de derechas, y alejan todavía más las expectativas de Albert Rivera de superar a Pablo Casado y así convertirse en líder de la derecha española, aunque sea desde la oposición [acceso al artículo completo]


Compartir:

»

Nadie ha dicho nada aún.

Publicar comentario

(imprescindible)

(Imprescindible, pero no la publicamos)

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI