“NSDAP – Un partido y sus militantes” – Sven Felix Kellerhoff

“Eine Partei und ihre Mitglieder”

Se habrán dado cuenta de que LPD lleva un tiempo alicaída, sin chispa, sin gancho, PSOEizada, vacía, cuchiflí-cuchiflá. Y supongo que todos conocerán la razón: ¡que los redactores hemos salido de nuestra caverna cibernética y los que no hemos muerto por exposición a los rayos solares hemos logrado desarrollar una vida propia con perros, visitas al cine, fundación de nuevas familias y hasta tomarnos una caña con su tapita guapa en una terraza no estamos publicando nada sobre el Tercer Reich! Un añito y medio hace ya de la última aparición de unos nazis decentes. Toda nuestra fuerza creativa se ha ido en comentar el “temita”. Así que ya saben: una vez más, ¡la culpa ha sido de Puigdemont y los malvados catalanes! Que según el criterio unánime de la prensa de bien también son nazis de la ETA yihadista, pero joder, ¿cómo me van a comparar unas urnas de metacrilato con unas Panzerdivisionen? Vamos, que ya va siendo hora de volver una vez más a las fuentes nutricias, en este caso con un libro centrado específicamente en la evolución del partido político más importante del siglo XX (con permiso del Partido Obrero Socialdemócrata Ruso): el Partido Nacional Socialista Obrero Alemán.

 

Aquí igual tendría que caer una referencia a PABLEMOS, pero aunque a veces lo olvidemos por lo viejos que se han hecho en cinco años, PABLEMOS es puro siglo XXI.

 

El 5 de enero de 1919, dos docenas de hombres se reúnen en una cervecería de Múnich para fundar un partido político. Para el líder, Anton Drexler, es ya el tercer intento de lanzar algo con lo que participar en política y así compensar su frustración por no haber podido participar en la guerra. Su difuso objetivo: un movimiento obrero nacional, que se enfrente al internacionalismo marxista y que reconcilie a la clase obrera con la burguesía bajo la bandera nacional. Pronto encuentra un padrino burgués: Karl Harrer, miembro de la sociedad secreta “Thule”, una reunión de burgueses ultranacionalistas, antisemitas, antirepublicanos y antimarxistas. Thule busca alguna herramienta para influir en la clase obrera, y el club de Drexler parece ideal. Con el dinero que aporta Harrer, Drexler y sus amigos fundan ese 5 de enero el DAP, Deutsche Arbeiter Partei (Partido Alemán de los Trabajadores). A Drexler le hubiese gustado meter “Socialista” en el nombre del partido, que para él significaba simplemente “no puede ser que los unos naden en la abundancia mientras los otros sufren carencias” (donde “los unos” eran los judíos, y “los otros” no eran precisamente los trabajadores textiles de Bangladesh sino los alemanes de bien y nadie más), pero Harrer lo vetó para no asustar a los buenos burgueses de Thule. Sin embargo, el DAP no deja de ser un grupúsculo más de radicales que en el fondo no saben que hacer con su tiempo (la república de Weimar ha introducido la jornada de ocho horas, ¡y muchos alemanes no saben a dónde ir con tanto ocio!), y va arrastrándose camino de la irrelevancia, cuando se produce uno de esos “momentos estelares” (aquí más bien “momento agujero negro colapsado”) de la humanidad: el 12 de septiembre de 1919.

Ese día, un viernes, en la cervecería Sterneckerbräu de Munich, el DAP convoca una asamblea. Entre los asistentes, un cabo de 30 años –austriaco, aunque participó en la Gran Guerra en el ejército alemán-, que posteriormente contó que solo fue a evaluar el DAP por encargo de su oficial superior, que se encontró un patético club de 20-25 hombres que no destacaban de los otros cientos de grupúsculos völkisch que pululaban por Munich, y que ya iba a irse cuando un “profesor” tomó la palabra y pidió que el DAP incluyera en su programa la independencia de Baviera. El cabo explotó y asombró a todos con su oratoria -con la que vapuleó al profesor, que huyó humillado-, y Drexler le felicitó, le regaló una copia de su manifiesto Mi Despertar Político, y le invitó a venir otro día, convirtiéndose así en el séptimo militante el partido. El cabo era Adolf Hitler, y el resto es historia: la historia de cómo Hitler cogió un club de quinta regional y lo llevó a ganar la Champions. Un mito recogido posteriormente en Mein Kampf, y repetido acríticamente por la mayoría de historiadores y biógrafos.

 

Todo empezó por culpa de un independentista. ¡Si es que corrompen todo lo que tocan!

 

Y como casi todos los mitos, más falso que un euro de cartón. Para empezar, en la reunión no hubo “20 o 25” asistentes, sino 38, según el propio acta del partido. Y una ausencia significativa: el capitán Karl Mayr, precisamente el oficial superior de Hitler, que había mandado a este al mitin… junto con otros siete soldados de su unidad. Difícil “evaluar discretamente” cuando vais ocho a la vez, más bien parece que a lo que iban era a hacer bulto y apoyar al capitán, que tendría ideas y/o planes para el DAP pero que finalmente no pudo ir. Ni había tampoco ningún “profesor” entre los asistentes, aunque sí lo hubo -un tal Adalbert Baumann- en un mitin posterior el 16 de octubre, que es cuando con toda seguridad se produjo el duelo dialéctico. Y lo del “séptimo militante” era una patraña también: hasta principios de 1920 el partido no estableció un censo de militantes, y cuando lo hizo (por orden alfabético) Hitler fue el militante 555 (la numeración empezaba en 501 para que el partido pareciera más grande). Lo que sí fue era el séptimo miembro de la directiva… con un cargo creado ad hoc para él, ya que la ley solo exigía la presencia de seis miembros. Vamos, que de quinta regional nada: segunda regional y en puestos de ascenso, con padrinos importantes en Thule y el ejército, y ojeadores en las gradas. Que aún así sigue siendo meritorio, pero que resulta sintomática la necesidad de los nazis de mentir y exagerar desde el primer día e incluso cuando no hace falta.

Tras unos meses de mítines en cervecerías pequeñas, Hitler orquestó un pequeño Juego de Tronos contra Karl Harrer, expulsándolo del partido por intentar llegar a “acuerdos de despachos” con el DNVP, el gran partido de la ultraderecha alemana, pero que no tenía implantación en Baviera. Drexler se convirtió en Parteivorsitzender (“presidente del partido”), y al fin vio cumplido su sueño de ponerle la etiqueta “Socialista” al partido: a mediados de 1920, ya era oficialmente el NSDAP. Como insignia, copiaron la esvástica del DvSTB (Deutschvölkischer Schutz- und Trutzbund, una organización antisemita) y los colores rojo-blanco-negro de la bandera alemana imperial. Lo siguiente fue pergeñar el ascenso a preferente. Hitler convenció al partido de que había que pensar a lo grande, y el 24 de febrero de 1920 alquilaron una sala mucho más grande de lo habitual, el Hofbräuhaus, con aforo para 2000 personas, y lo llenaron usando como gancho a un orador famosillo en los círculos völkisch, Johannes Dingfelder. Hitler ni siquiera aparecía en el cartel. Tras el turno de Dingfelder, Hitler se largó su discurso habitual (básicamente: “el judaísmo capitalista y el judaísmo marxista actúan en comandita para cargarse a nuestra querida Alemania”, un discurso no muy innovador pero que él declamaba con una ferocidad, una agresividad y un cabreo muy convincentes y que conectaban con el público habitual), y al final hizo un manifiesto de 25 puntos, que lo tienen aquí, recibido con ovaciones.

Aparte de para echarnos unas risas debatiendo a qué partido se parece más este programa, lo enlazo porque es esencial para entender cómo se veía el partido a si mismo. Esta lista siempre sería su programa fundamental, y atrajo a muchísimos más militantes que el Mein Kampf, una bazofia en cualquier dimensión humana, ética o literaria que quieran evaluar. Cuando el partido se refundó tras la prohibición en 1925, los objetivos quedaron definidos simplemente como “el programa de 25 puntos” (aunque con una inocente revisión del punto 17 durante las elecciones de 1930, que en realidad le daba la vuelta, para afirmar que “como partido que defiende la propiedad privada, las expropiaciones de las que habla el punto 17 evidentemente se refieren solo a tierras adquiridas ilegalmente por especuladores judíos”), e incluso cuando en los años 40 se redactaban discretamente borradores para una eventual ley de sucesión, el juramento que debía realizar el sucesor de Hitler era “juro que imperturbablemente y bajo riesgo de mi vida seré fiel al programa del NSDAP tal como lo proclamó el Führer Adolf Hitler el 24 de febrero de 1920.”

Hitler daba mítines cada vez más grandes, y el NSDAP empezaba una tímida expansión fuera de Múnich, generalmente entre la pequeña burguesía y los antisemitas. También hubo acercamientos a otros partidos similares, pero en la primavera de 1921 Hitler lo paró lanzando un ultimátum: pidió la baja como militante, y exigió para volver que le hiciesen secretario general con “poderes dictatoriales”. Como él era de largo el mayor asset del partido, el órdago le salió bien y fue nombrado Parteivorsitzender. Anton Drexler fue nombrado presidente de honor. Hubo conversaciones con otros partidos, como el DNSAP (sí, parece La Vida de Brian), pero no llegaban a nada porque Hitler solo aceptaría alianzas en las que él tuviera el control total. 2000 militantes había en el NSDAP por esas fechas, pero Hitler lograba convocar el doble de asistentes a un mitin. Por esta época también adquieren el Völkischer Beobachter como periódico del partido (120.000 marcos aportados por mecenas ricos y fondos reservados del ejército), y la sección deportiva del partido mutó, gracias a los fichajes del golpista Hermann Ehrhardt y de un boxeador profesional, en un grupo de matones dedicados a reventar mítines ajenos y proteger los propios. El 5 de octubre de 1921 esta sección del partido fue bautizada como la Sturmabteilung. Su fundación era la institucionalización de la violencia en el ascenso del partido.

 

Seguramente ellos preferían describirse como “políticamente incorrectos”.

 

Pocas semanas después de la refundación del partido, ocho militantes muniqueses de primera hora formaron la Stabswache, una especie de cuerpo de seguridad de élite surgido de la SA. Unidades similares surgieron en otros grupos locales. En noviembre de 1925 Hitler los rebautizó como Schutzstaffel. A mediados de 1926 ya eran unos mil hombres en 75 localidades. Subordinada al principio a las SA, poco a poco se convirtieron en una guardia pretoriana personal de Hitler. Sin embargo, Kellerhoff apenas dedica unas páginas a las SS, ya que posteriormente esta organización se funde tan profundamente con el estado y –vía Waffen-SS- con la Wehrmacht que resulta imposible separarlos.

 

“Kampfzeit”

Al periodo desde la fundación hasta la toma del poder, los propios nazis la llamaban Kampfzeit (“el periodo de la lucha”), y aunque dura casi exactamente la mitad de la existencia del partido, ocupa dos tercios largos del libro. Después de 1933, dice Kellerhoff, el partido se funde en mayor o menor medida con la administración del estado, y resulta más difícil escribir una historia separada. Mejor concentrarse en el Juego de Tronos entre todos estos grupúsculos de ultraderecha.

El primer rival de entidad fue la DvSTB, que contaba 120.000 militantes. Pero su liderazgo estaba dividido, su retórica no iba acompañada de hechos, y su militancia era de clase media-alta – en sus congresos había más misas y conciertos de piano que discursos antisemitas, por decirlo en las palabras de Kellerhoff. En un país y unas generaciones vandalizados por la guerra, la disposición a la violencia y la renuncia a compromisos del NSDAP le hacían tremendamente atractivo, y muchas nuevas asociaciones locales eran fundadas por miembros desencantados del DvSTB. A esto se unieron una serie de afortunadas coincidencias para el NSDAP: el 24 de junio de 1922 unos miembros del DvSTB asesinaron al ministro de exteriores de la república, Walther Rathenau. La Ley para la Protección de la República habilitó al gobierno central a prohibir el DvSTB, acelerando la migración al NSDAP… que también debería haber sido prohibido, pero el gobierno regional de Baviera arguyó que sobre la aplicación de dicha ley en su territorio decidían ellos.

Esta lucha incluía a veces participar en elecciones y a veces no, según como se levantara Hitler cada día… y de como estuviera dotado de fondos el partido, generalmente mal, por lo que no hubo muchas candidaturas. “No estamos para ganar elecciones, sino para intervenir cuando colapse la república de los criminales de noviembre”, era la cantinela. Sin embargo, esto creaba unas expectativas de una pronta acción violenta que una y otra vez se frustraban. A esto se unía que Hitler, más interesado en mantener sus horarios de artista bohemio y dar charlas en cafés, despreciaba el trabajo organizativo necesario, y el partido, pese a su fuerte crecimiento, no llegó a contar con cuadros medios capaces de mantener a las bases a raya, que iban mucho por libre y solo estaban unidas por su devoción a Hitler. Atrapado en estos dilemas, Hitler buscó una salida violenta y lanzó el putsch de noviembre de 1923, desbaratado a tiros por las fuerzas regulares. Catorce miembros del NSDAP fueron abatidos (y posteriormente convertidos en mártires del partido), y Hitler capturado a los pocos días y juzgado por Alta Traición. Pero como los jueces conservadores vieron que su intención había sido buena, que su corazón era puro, y que al menos no había comprado urnas de metacrilato, lo dejaron en el mínimo, 5 años, de los que no cumplió ni uno.

El NSDAP, eso sí, fue prohibido, aunque el censo de militantes se pudo salvar de la policía, y las organizaciones locales subsistieron con otros nombres. Una lista de correo ordinario, con cartas firmadas por Rolf Eidhalt (anagrama de Adolf Hitler), repartía las consignas. Pero inevitablemente empezaron las disensiones. Hitler, al verse incapaz de controlarlas, anunció que renunciaba a cualquier actividad política durante su cautiverio. Indultado para la Navidad de 1924, y con el partido legalizado a mediados de 1925, procedió a una refundación: los militantes tuvieron que darse de alta de nuevo, entre otras cosas. Pero la situación era muy diferente: la hiperinflación había terminado, los franceses y belgas se habían retirado del Ruhr y se había revisado el Tratado de Versalles para suavizar un poco lo de las reparaciones. La república de Weimar tuvo al fin unos años tranquilos, y los radicales perdieron casi todo el fuelle, con resultados electorales patéticos.

Lo poco que quedaba lo usaron para atizarse entre ellos. Los hermanos Strasser, que habían reconstruido el partido en el noroeste de Alemania, intentaron construir una alternativa dentro del partido a Hitler. No obstante, Hitler seguía siendo el único capaz de llenar salas y plazas de gente deseosa de verle y oírle, y dada la amplia alternativa de grupos, la gente insatisfecha a la larga se acababa yendo (el partido reclutaba mucho, pero tenía una de las tasas de abandonos más alta). Así que la primacía de Hitler no llegó realmente a estar amenazada.

 

Estructura, militancia y dineros

Kellerhoff dedica también su tiempo a estructura y extracción: sobre el tópico “a los nazis los votaron los obreros”, lo desmonta con el censo de militantes: los obreros eran una proporción menor entre los militantes que entre la sociedad (un cuarto vs un tercio), los autónomos en cambio estaban sobrerepresentados (14% vs 24%), los demás grupos sociales estaban en la media. Los obreros, eso sí, eran con diferencia el grupo más grande de integrantes de las SA (todos los cuales debían ser a la vez militantes del partido), donde superaban el 40%.

 

“El obrero en el reino de la cruz gamada”. La propaganda del SPD se ha vuelto un poco sosa desde entonces.

 

Pero la característica más destacada era sin duda la juventud de los militantes: un cuarto no llegaban a los 23 años, la mitad eran menores de 30, y en las SA eran aún más jóvenes. En el SPD, la mediana estaba en 40 años, en los partidos burgueses era aún más alta. También hubo un altísimo porcentaje de mujeres en la refundación (seguramente mujeres y hermanas de militantes que se re-engancharon), pero posteriormente bajaron al 10%. Teóricamente no había diferencias entre hombres y mujeres, pero en 1931 se fundó la Organización de Mujeres Nacionalsocialistas, como una especie de “SA para mujeres”, sin llegar nunca las cifras de militancia de esta.

Una importante base documental del libro son unos 540 testimonios de militantes de base, redactados en 1934 para un académico americano que los pidió para entender el ascenso al poder del nazismo, pagando un premio a los mejores. Los testimonios, claro, exudan entusiasmo por la reciente Machtergreifung, y son en muchos casos una autojustificación de fracasos personales (“me persiguieron solo por ser nazi, imagínese”, “tuve que cerrar mi tienda nazi porque nadie quería comprar”, “mi mujer no quiso entender mis aficiones nazis y se fue con un judío”) y una afirmación de que siempre habían sido fieles y constantes en su fe al Führer. Vamos, que hay que tomarlos con pinzas, pero proporcionan una interesante visión de cómo los militantes se veían a sí mismos.

El día a día era crear equipo y repartir propaganda (concebida como competición: ¿quién atrae a más militantes, quien vende más periódicos, quien reparte más pasquines…?), y a partir de 1929 los Hogares Sociales para ayudar a desamparados, y que solían llevar mujeres. Porque el principal empeño de la organización, antes que desarrollar y aplicar programas, era crear grupo, algo que recordara a los veteranos de guerra la camaradería de las trincheras (que era lo que la mayoría entendía por “socialismo”). Todos pagaban, todos tenían un “área de responsabilidad” (una zona geográfica donde repartir propaganda), muchos un carguito interno. Frecuentemente se hacían grandes reuniones para reforzar la sensación de comunidad, con desfiles paramilitares que agradaban a los veteranos, y lemas y discursos cambiantes aunque siempre centrados en lo mismo: revancha por Versailles, judíos fuera, ataques a los gobiernos democráticos y a la república en general. En un momento de sinceridad, el propagandista Alfred Beck dijo que no había que perder demasiado tiempo en la precisión de los argumentos, que lo importante era la terquedad y seguridad, “que son al fin y al cabo el secreto de nuestro éxito.”

En cuanto al dinero, Kellerhoff desafía el tópico “donaciones de millonarios”. Tras un repaso a los demás partidos (los liberales se financiaban en más de un 80% de aportaciones empresariales, los conservadores tres cuartos de lo mismo, la SPD tiraba de las aportaciones de su millón de militantes, y los comunistas –con los militantes más pobres- dependían de Moscú), explica que el NSDAP picaba de todos los platos: aportaciones, venta de periódicos, entradas a eventos… también hubo pronto aportaciones de empresarios, pero no era “el IBEX”, más bien pequeños empresarios que además resultaban ser revanchistas/antisemitas/reaccionarios y querían sinceramente ayudar, sin pedir favores a cambio (que el NSDAP, con sus patéticos resultados, tampoco pudo facilitar hasta los años 30). Fritz Thyssen sí que dio mucho dinero, aunque no tanto como luego afirmó. Tras 1931 empezó a haber “donaciones particulares” de grandes empresarios a Hermann Göring o Walter Funk, en un intento sin duda de fortalecer a los nazis “moderados”. Hitler vivía de manera más bien humilde, alquilando una habitación en Munich, aunque viajaba a todo trapo (en Mercedes, a hoteles de categoría, y con un séquito importante), y no hacía mucha distinción entre gasto privado y gasto del partido.

 

Una pena porque nos perdemos una de las mejores caricaturas de Hitler: “¡millones me cubren las espaldas!”

 

Kellerhoff también da un ejemplo particular de otra vía de financiación: la extorsión pura y dura. El empresario Robert Bosch recibió una carta del partido diciendo más o menos “los rojos izquierdistas amenazan a Alemania y pronto habrá violencia, así que es hora de que los buenos alemanes apoyen financieramente a los verdaderos patriotas, vetados por las finanzas judías. Quien da temprano es como si diera doble. Piénsatelo”. Como Bosch pasó del tema, el NSDAP local empezó una campaña contra él, acusándolo de rico antisocial. Bosch, liberal confeso y reconocido filántropo, publicó las cartas y montó un escándalo. El partido tuvo que recular y pedir perdón, pero si se atrevieron con una persona tan conocida como Bosch es razonable pensar que lo intentarían con muchos otros, y que muchos pagarían.

Luego hay algunas cosas que te recuerdan que el NSDAP, aparte de ser muy nazi, era muy alemán: resulta que las SA tenían un seguro contra lesiones, multas o muertes ocurridas en enfrentamientos (Kellerhoff lo llama Bürgerkriegsversicherung, “seguro de guerra civil”). Estos seguros se realizaron con empresas privadas nada más refundar el partido, pero al año y medio estas compañías, viendo que perdían dinero, anularon las pólizas. Ni cortos ni perezosos, los nazis montaron su propia compañía interna de seguros, donde pagaban todos los miembros y que estaba administrada por Martin Bormann. Mientras tanto, el Völkischer Beobachter aireaba un supuesto “escándalo de las aseguradoras”, denunciaba que estas estaban vendidas al “capital judío”, y pedía a todo el mundo que cancelaran todas sus pólizas con ellas.

 

El último escalón

En 1929, con la crisis económica asomando la patita, el partido se armó para el asalto al poder. En concreto, el mensaje antisemita desapareció casi por completo de la propaganda (el DNVP tenía mensajes mucho más fuertes contra los judíos en estos años), y fue sustituido con difusos ataques al “marxismo”, indistintamente SPD y KPD, pese a que estos no podían ni verse; para disimular un poco, el KPD fue tachado de “tapadera judía”. Hitler mientras tanto se las daba de abanderado de las vías legales, llegando a afirmar en un juicio contra miembros que si viese a un miembro de la SA con un arma lo denunciaría ipso facto. Pero este cambio de rumbo dialéctico, que les permitió subir como la espuma en las encuestas y -tras una ristra de elecciones locales en las que fueron sacando cada vez 2 o 3 puntitos más- ser los segundos más votados en 1930, no vino acompañado del fin de la violencia. Al contrario, las bases, frustradas ante el nuevo mensaje, redoblaron la violencia en las calles, liándose a porrazos con los comunistas, en enfrentamientos que parecían el preludio de una guerra civil. Las SA, en especial, empezó a subírsele a las barbas a Hitler y a desobedecer abiertamente.

En este ambiente llegó la elección del presidente del Reich en 1932. El partido echó el resto, pero sin lograr nada: Hindenburg quedó por delante de Hitler en 33 de los 35 distritos. En la segunda vuelta, estilizada a voto de protesta, Hitler obtuvo un 36.8%. Sucesivas elecciones locales encumbraron al NSDAP como el más votado, pero incapaz de formar mayorías para alzarse con el poder. Eso tuvo que venir mediante un jueguecito de tronos entre el NSDAP y la camarilla reaccionaria que rodeaba a Hindenburg. La camarilla intentó mostrar fuerza prohibiendo a las SA y las SS… y ya de paso del Reichsbanner Schwarz-Rot-Gold, una organización de veteranos de guerra cercana al SPD. La diferencia es que las SA y las SS se lo esperaban y estaban preparados para seguir coordinándose pese a la prohibición. La violencia continuó, y en la campaña para las elecciones de 1932 hubo más de 100 muertos. El NSDAP logró 13.8 millones de votos, el 37.3% del total, y muy posiblemente su techo electoral.

Kellerhoff explica el ascenso final del NSDAP entre 1929 y 1932 como consecuencia de un montón de errores innecesarios de Hindenburg y los partidos democráticos. Evitar elecciones en momentos de tensión e imponer sanciones y prohibiciones efectivas contra las SA habría podido frenar a los nazis, pero ellos hicieron justo lo contrario. Hitler se la jugó varias veces a todo o nada, con Hindenburg y su propio partido… y salió ganando. El 30 de enero de 1933 fue nombrado canciller de un gabinete presidencial, que gobernaría por Decretos de Emergencia al no tener mayoría parlamentaria. Aupado no por los votantes, como pretenden hacernos creer los que dicen “ojo con las urnas, a Hitler también lo votaron”, sino por las más altas esferas guiadas por el principio de autoridad, y armado jurídicamente por un Reichstag lleno de partidos burgueses que votaron la Ley Habilitante.

 

En el poder

A estas alturas, Hitler ya está monopolizando peligrosamente el relato. Aunque el socialdemócrata Kurt Schumacher decía “Hitler era decorador, y ahora es decorado. El hablará, y Alfred Hugenberg [del DNVP] actuará”, lo cierto es que los nazis llevaban la batuta: prohibición del periódico del SPD, nombramiento de 40.000 miembros de las SS y SA como policías auxiliares en Prusia, prohibición del KPD y arresto de sus miembros… y convocatoria inmediata de elecciones, para tranquilidad del “centro sensato” de Weimar.

 

Por un Berlín de Centro.

 

Aunque las elecciones del 5 de marzo de 1933 solo le dieron al NSDAP un 43,9% del voto, la sensación de “sí, estos van a mandar un tiempo” se impuso: en enero habían entrado 26.700 nuevos militantes, en febrero 30.600, en marzo ya 78.600, y en abril 250.000. Millones seguirían, en lo que algunos llamaron “la inflación parda”. La estructura del partido se vio desbordada, y a finales de 1933 medio millón de solicitudes estaban aún sin procesar. Algunos tardaron años, aunque a todos se les aplicó como fecha de entrada el 1 de mayo de 1933 (fecha de “cierre” a partir de la cual el partido decidió no aceptar nuevos miembros; cierre que era posible saltarse para los miembros de las SA, los de las Juventudes Hitlerianas, y en general cualquiera que tuviese un padrino en las altas esferas). Y aunque no había obligación de pagar hasta recibir el número de carnet, muchas agrupaciones locales cobraban ya antes, con las primas acabando en los bolsillos de los Gauleiter y secretarios locales. Los viejos militantes, claro, echaban espuma ante tanto oportunista que unos meses antes “habían visto en Hitler al líder de una revolución plebeya y cuasi bolchevique, de la que se temían la ruina de la sociedad burguesa, y que ahora de repente veían en él el sustento de dicha sociedad”. La avalancha de nuevos militantes transformó al NSDAP hasta convertirlo en otro partido. Dos tercios de los militantes se habían dado de alta cuando Hitler ya era canciller, la media de edad subió de 27 a 34 años, de una mayoría de solteros se pasó a un 60% de casados. Subieron los burgueses y bajaron los obreros. Lo que no cambió fue la desproporcionada relación entre hombres y mujeres: los hombres eran el 95%.

Y entonces empezó el reparto del botín. Lo primero, asegurar puestecitos y poltronas para los “viejos luchadores” – con intensos debates sobre si estos eran los militantes con número inferior a 100.000 (los anteriores a 1928) o 300.000 (los anteriores a las elecciones de septiembre de 1930). Los sobornos y prebendas fueron aceptados, no con vergüenza y discreción, sino abiertamente como “reparaciones” debidas. De 700.000 empelados públicos en 1933 se pasó a 1.200.000 en 1938, muchos de ellos miembros del partido o allegados. Generalmente, en puestos paralelos a la administración ordinaria, que ahora supervisaban. Y por supuesto los cargos locales, una vez que ya no había elecciones, eran nombrados a dedo: alcaldes, concejales, asesores… Incluyendo empresas públicas: las empresas de correos y ferrocarriles crearon decenas de miles de nuevos puestos. Pero también en las empresas privadas, aplicando un poco de presión, entraron numerosos nazis.

Kellerhoff da un repaso a la estructura del partido, necesariamente bastante superficial porque la base del poder de Hitler era la confusión: tronillos de medio pelo para jerarcas ídem, estructuras cruzadas, administraciones paralelas, atribuciones poco claras… nadie sabía realmente quién decidía qué, lo que dejaba enormes márgenes de discrecionalidad y de mangoneo. Eso sí: por una u otra vía, todos los alemanes acabaron estando supervisados, generalmente mediante los Blockleiter, miembros del partido que tenían asignado un bloque de viviendas y se encargaban de recaudar un pequeño impuesto de solidaridad cada mes, pudiendo entrar en las casas de la gente. Siguiendo el Führerprinzip, que aquí también se aplicaba, su simple denuncia podía ser una condena para una familia. Coloquialmente (y en voz bajita) se los llamaba “caniches de escalera”, a los Guías Políticos (la categoría superior, medio millón de funcionarios que juraban lealtad directa a Hitler y emitían Certificados de Buena Conducta) “carteros de la muerte”, y a la élite del partido “faisanes de oro”.

 

Blockwart sigue siendo, a día de hoy, un insulto en Alemania para fascistas de andar por casa.

 

La necesidad de tener a gente controlándolo todo y a todos hizo necesario levantar la prohibición de incorporar nuevos militantes, y para 1939 el partido tenía seis millones de militantes. Estos nuevos militantes fueron también quienes se encargaron de poner en marcha la máquina del antisemitismo. Los ataques empezaron muy pronto, a los dos meses de la toma de poder: en respuesta a un llamamiento internacional a boicotear productos alemanes, los nazis lanzaron un boicot a productos y tiendas judías… y les salió el tiro por la culata: muchos aprovecharon para desafiar al nuevo régimen y las tiendas incluso aumentaron el volumen de negocio. El NSDAP plegó velas, y se lanzó durante varios años a inventarse maneras legales de hacer sufrir a los judíos: prohibición de practicar a médicos judíos, prohibición de ejercer a abogados judíos, expropiación de sinagogas para poner plazas de parking, recorte de subvenciones a guarderías judías… la mayoría de estos ataques, en realidad, se planearon y ejecutaron a bajo nivel, sin intervención directa de la dirección del partido. Hitler y otros jerarcas tenían frecuentes reuniones con los mandos intermedios y bajos, pero conforme al Führerprinzip allí no se debatía o discutía los asuntos: el mandamás se largaba un discurso general, y los de abajo lo interpretaban a su manera. Como muchos de los de abajo eran nuevos militantes deseosos de agradar y de demostrar que eran más nazis que los nazis de toda la vida, fueron ellos los responsables de muchas medidas.

 

Durante la guerra

El estallido de la guerra aumentó aún más las competencias del partido. Los faisanes dorados recordaban muy bien el colapso del Kaiserreich al final de la Gran Guerra y estaban dispuestos a evitarlo a toda costa. Para ello planearon una movilización de todos los recursos posibles, pero al mismo tiempo se aseguraron de que al pueblo no le faltara de nada aunque hubiese que matar de hambre a los países conquistados, y un control exhaustivo de la población, que fue bombardeada con propaganda hasta lograr un lavado de cerebro colectivo. Comités especiales mandaban “paquetes de amor” a los soldados locales, con comida, cartas, flores y otras chuminadas para mantener su vínculo con el terruño. Los Guías Políticos, en un intento de reducir la influencia de las iglesias, se encargaron de comunicar los fallecimientos de soldados a sus familias, lo que les valió ser llamados Totenvogel, “hombres del saco”, y “cartero pardo del Santo Job” (lo que motivó que Bormann propusiera que los Guías también visitaran a la gente para felicitar cumpleaños redondos o aniversarios marcados, que si su presencia se asociaba automáticamente a la muerte bajarían la moral allí donde fuesen; la propuesta se ahogó en algún lugar de la burocracia del partido). El partido también se encargaba de reubicar a aquellos alemanes que hubiesen perdido sus casas debido a los bombardeos, generalmente requisando casas de judíos, o buscando discretamente reubicar viudas con pisos grandes en casa de sus hijos. Los Blockleiter debían reportar candidatos.

 

La Kreisleitung de Stuttgart ordenó: “El Blockleiter deberá intentar convencer a personas en hogares monopersonales para abandonarlos voluntariamente” […] la Kreisleitung advertía: “el Blockleiter debe saber que toca un tema muy sensible y que se encontrará con una fuerte y emotiva resistencia de las personas mayores.”

 

A por el Ejército Rojo te vas sin pensártelo dos veces, pero con los jubilados no hay huevos.

 

Los bombardeos también causaron uno de los raros fracasos del partido en el control de las masas: cuando empezaron los bombardeos, los nazis –por una vez sin segundas ideas- intentaron evacuar al campo a los niños de las grandes ciudades, pero casi todas las familias se negaron (al menos por las vías oficiales, luego muchos los mandaron al pueblo con parientes), incluso cuando se ofrecieron todas las ventajas posibles y cerraron los colegios en las ciudades.

La fase final del partido en la guerra comenzó a principios de 1943, tras la derrota de Estalingrado y la llamada de Goebbels a la guerra total. Todos los esfuerzos e iniciativas se redoblaron una vez más hasta llegar al límite: el 25 de septiembre de 1944 Hitler ordenó la constitución del Volkssturm: juntar en unidades militares a todos los hombres disponibles aún no llamados a filas entre 16 y 60 años. De su equipación, entrenamiento y ordenación, sin embargo, no se ocupó la Wehrmacht sino directamente el partido. Equipación había poca a estas alturas, el único distintivo era un brazalete con la leyenda Deutscher Volkssturm – Wehrmacht y un águila con la esvástica. El águila, sin embargo, no miraba a la izquierda como en el distintivo de la Wehrmacht sino a la derecha como en el emblema del partido, y el juramento de los integrantes se realizó el 9 de noviembre, aniversario del Putsch y festividad más importante del partido. El Volkssturm era, en cierto modo, la culminación final de la filosofía del NSDAP y de su composición: unos pocos fanáticos que lucharon hasta el final, mientras la mayoría desertó en cuanto pudo. Y un detalle interesante de estos últimos días: en su testamento, Hitler le legaba todo lo que tenía al partido y no al Reich, indicando cual de ellos consideraba que era su verdadero hijo. Aunque -ilegalización mediante- el heredero final resultó ser el Freistaat de Baviera, que como titular de los derechos de Mein Kampf prohibió cualquier edición hasta 2016, cuando expiró el copyright.

 

Epílogo

Kellerhoff le dedica un rato al proceso de desnazificación, y otro a las experiencias con partidos de ultraderecha en la RFA. Menciona al NPD y a su proceso –fallido- de ilegalización, y ya. No sé si es el momento de hablar del AfD, pero estos parecen más cercanos al Autoritarismo de Mercado que está triunfando tanto últimamente que a unos nazis de corte clásico. O a lo mejor el NSDAP era la tragedia y estos son la farsa.

De entre las muchas diferencias entre el NSDAP y el POSDR, hay una que salta a la vista (y aún tenemos que esperar unos años a ver por qué lado cae Podemos): el POSDR sobrevivió a su fundador y bajo el nombre de PCUS llegó hasta los años 90. El NSDAP, en cambio, desapareció con el que fuera su Parteivorsitzender durante casi toda su existencia. Presidente que obviamente se moldeó un partido a su imagen y semejanza, con lo que el principal reto de un libro sobre el partido es que el austriaco no monopolice el relato. Y este no termina de lograrlo. Aporta cosas nuevas, pero sabe a poco, y lo que ya sabemos de Hitler inunda una y otra vez la narrativa.

El NSDAP siempre ha llamado la atención de la cencia poletologeca por su asombroso ascenso desde las cutres salas traseras de las cervecerías bávaras a la cima de Alemania, todo en apenas 14 años. Incluso sin entrar en lo que vino después, esto ya es reseñable. Normal que todos los estrategas de partido tarde o temprano se interesen por las razones. Sí, incluyendo ese que todos pensamos. El NSDAP triunfó, sentencia Kellerhoff, por su radicalidad y por la firmeza de su discurso y de su programa, del que no se apartaron ni un milímetro (quitando la reinterpretación a favor de la propiedad privada). Pero esto no era una fórmula ganadora automática, sino una combinación que se aprovechó de unas circunstancias muy concretas, en este caso las reverberaciones de la Primera Guerra Mundial y todo lo que esta guerra significó: una guerra de desgaste y dureza, que muchos alemanes creyeron podría haberse ganado de haber sido más duros y despiadados. Dureza y falta de piedad que vieron reflejados en el partido político que nos ocupa (donde el culto a la dureza fue llevado a tal extremo que Hitler, ya con la derrota a la vista, lamentaba haber sido demasiado bueno), y de ahí su enganche para tantos y tantos alemanes. Sin embargo, hoy no vivimos las secuelas de una guerra, sino las de una crisis económica que ha significado un caretas fuera del capitalismo frente al que todo se vuelve líquido y es imposible montar nada porque todo es erosionado y todo se puede comprar. Por eso, quién sabe, igual la fórmula ganadora de hoy es un partido lo más líquido posible para trascender el sistema en vez de enfrentarlo, y entonces PABLO igual lo está haciendo bien y todo. O igual la gente prefiere dureza en estos tiempos tan blandos y VOX empieza a salir de las cervecerías. En unos días tenemos elecciones en Andalucía y empezaremos a ver si el año electoral 2019 resulta una repetición de 1928… o de 1932.


Compartir:

»

  1. Comentario de Y (24/11/2018 17:44):

    “una cervecería de Múnich”

    Hofbräuhaus

    qué recuerdos, yo hice mi tesis doctoral en München

    pero de estas cosas de los años 30 del pasado siglo no me aparece hablar y encima en sábado que hashem me perdone

  2. Comentario de tabalet i dolçaina (24/11/2018 18:39):

    Ya que hablamos de nazis y elecciones, ¿tendremos porra andaluza?; y otra pregunta ¿se van a dar los resultados de las últimas porras politicodeportivas?

  3. Comentario de Y (24/11/2018 20:24):

    bueno, yo no debería estar escribiendo aquí pero resulta que la leona se ha ido a Londres con unas amigas, así que aquí estoy dando la tabarra en los foros que frecuento, menos mal que nos queda Radio 3, “cuando los elefantes sueñan con la música”, que es lo que ahora, enlatado, estoy escuchando

  4. Comentario de Y (24/11/2018 20:50):

    De uno mi otros foros, muy bueno, nótese el miembro de la NRA con el libraco -que no puede ser otro que “los libros” que en griego se llaman “ta biblia”- bajo el brazo:

    http://forum.woodenboat.com/showthread.php?247122-Having-Relatives-over-for-Thanksgiving

  5. Comentario de parapa (26/11/2018 16:40):

    es un tema muy interesante, notese que van ya 5 comentarios sin hablar de politica pasando del post!

  6. Comentario de Lluís (26/11/2018 16:53):

    #5

    Es que antes, uno se podía reír del tema. Un viernes por la noche, y tras un par de cervezas, le podías soltar a un colega de Leverkusen que el alemán más grande de todos los tiempos era un ni-ni austríaco que había huído de su país para no tener que ir a la mili.

    Ahora, viendo como vuelven a resurgir, aquí y en todas partes, la cosa ya no hace tanta gracia. Que en tiempos del Cerillita, si no había feeling con el gobierno de España bastaba con cruzar los Pirineos, al paso que vamos será bastante más complicado encontrar una opción satisfactoria en el extranjero, por lo menos desde el punto de vista del respeto a los derechos civiles.

    Hace unas décadas, un lema ultra era “Franco, resucita, que España te necesita”. Pero Casado y compañía se encargarán de que no sea necesario.

  7. Comentario de Latro (26/11/2018 17:24):

    La parte de la sociedad Thule enlaza luego con uno de esos temas absolutamente fascinantes e irrelevantes, que es el grado de supercheria y maguferia que uno le quiera asignar al tercer Reich. Evidentemente que ha dado juego para mil y una cosas, desde la ficción hasta tarados que se creen la ficción que les ha vendido alguien, pero si que alguno de los dirigentes nazis (Himmler sobre todo) era de esos que no habia patochada pseudocientífica con trufado de antisemitismo que no tuviese por lo menos curiosidad al respecto. Y es que todo venia a estar muy junto por los mismos ambientes, y ya que estamos de sociedades secretas políticas y sociedades secretas antisemitas y sociedades secretas de me gustan los masones pero no me aceptan, pues meterse a delirar gilipolleces o que alguno se pluriemplee entre planear el fascismo en Alemania y tontear con derivados de la Teosofía…

  8. Comentario de antonio (26/11/2018 20:50):

    6.-
    Pues si. El post puede que vaya de cervezas. Que se sintetice en ellas. De que sirven unas u otras, o sobre las distintas épocas (progresistas o regresivas) en las que se toman. No es lo mismo (su caso ), tomarse, hace unos años, un par de ¿Mahou? y soltarle un chiste a su amigo de Leverkusen sobre el bigotillos austriaco y acomplejado, que tomarse (en el caso de la otra parte contrante, osease el bigotillos y sus dos docenas de colegas cerveceros)varias jarras de ¿HB?, hasta el pedal inspirador seguramente, en cierta cervecería de Munich, (quizás en la Staatliches Hofbräuhaus Manchen), y en 1.919, para ¡¡ fundar el nazismo con el NSDAP¡¡
    Un post interesante sería el de relatar como, donde y a que horas de la noche, se fundaron los Cs, Vox, etc..

  9. Comentario de Lluís (27/11/2018 09:12):

    “Un post interesante sería el de relatar como, donde y a que horas de la noche, se fundaron los Cs, Vox, etc..”

    A mi me da más miedo otra cosa. Todos sabemos que los Rivera o Abascal de turno no son más que arribistas sin escrúpulos que, viendo que su “cursus honorum” no pintaba demasiado bien en el partido por el que habían apostado inicialmente decidieron ir por libre pensando que tendrían más suerte (y parece que han acertado). Lo que asusta es que, buscando su nicho, hayan optado por la extrema derecha.

    Si, se puede decir que Iglesias es más de lo mismo. Pero a mi me da menos miedo. Lo peor que puede pasar, si ganan esos, es que me suban los impuestos. Con los otros, lo que subirán serán las multas, no las de aparcamiento precisamente, sino las relacionadas con expresar opiniones contrarias al poder establecido. Y no sólo multas, sino el código penal. Aunque sea divertido ver como la policía apalea y la fiscalía empapela a los independentistas, no lo será tanto cuando hagan lo mismo a otros ciudadanos que, sin ninguna vinculación con el nacionalismo periférico, protesten públicamente contra un ERE, una rebaja en las pensiones o la actual forma de jefatura de estado. Personalmente, tengo menos miedo a la reforma fiscal de la izquierda que a las reformas del código penal de la derecha.

    Y el riesgo existe. Que PP, Vox y Cs sumen en unas elecciones generales es perfectamente posible. Mucho más que ver a Podemos con más de 140 escaños.

    Y encima, resulta que Rajoy también subió los impuestos.

  10. Comentario de Latro (27/11/2018 12:37):

    A mi lo que me fascina de estos fenómenos es la capacidad increible de un montón de gente de mentirse a si mismos cuando tienen la verdad por delante gritándoles a la cara.

    Digo, no los fanáticos, los fanáticos son lo que son, pero toda esa gente que vota Hitler/Chávez/Trump/Salvini/lo que sea pero te dice que bueno, que ellos no son así, que eso es teatro, que hay que darle una oportunidad al cambio, pero que vamos, que seguro que en el poder se tranquilizan o los reprimen o…

    Coño, tienes al energúmeno en tu cara diciéndote a las claras de que va, y tú a inventarte excusas idiotas. Como dice un meme ya popular por los lados yankees, “Votante del partido ‘Leopardos Come-Caras’ sorprendido porque un leopardo le come la cara’

    O el Brexit y la cantidad de peña que insiste en explicarte que oye, ellos votaron Brexit, pero es que son realmente de izquierda y lo hicieron por razones de izquierda ante la hegemonia neoliberal de la EU. Aha. Y que estabas votando por lo mismo que votaban una panda de racistas xenófobos que, por cierto, iban a ser los que llevasen el proceso (de la manera que lo han hecho), eso lo ignorabas o es que pensabas que a May le iba a poseer el espíritu de Trosky?

  11. Comentario de antonio (27/11/2018 14:58):

    Para el corresponsal de Lpd en Deutschland über alles , aka emigrante: ¿que marca de cerveza (HB no debe ser por causa de ser la más popular y de mayor consumo) pudieron estar zampándose, en una cervecería de Munich el 5 de Enero de 1.919 , el bigotillos austriaco y sus 2 docenas de compadres para que al final de la ingesta y a altas horas de la noche, se le ocurriese fundar, more or less , el NSDAP y el nazismo. Las TOP hispánicas tal como Mahou Maestra, Estrella Galicia 1906, San Miguel 1516, Voll-Damm Doble Malta, etc.. no tienen ese efecto ( por desgracia) hasta ahora… ¡Siglos y siglos de estudios de filósofos e intelectuales buscando el origen y fenomenología de las ideologías políticas a un paso de resolver el enigma ¡

  12. Comentario de lalo (27/11/2018 15:42):

    Latro, creo que es algo mas complejo de lo que expone. Plantear las cuestiones desde una perspectiva maniqueista y de confrontacion es lo que nos ha llevado en parte a la situacion actual. Dudo que todos los votantes en favor del brexit sean racistas, pero puede que encontraran que la ue les perjudicaba mas que favorecerlos.

    En una entrevista corbyn desmonta este tipo de argumentos maximalistas, donde el hecho de estar en contra de algo por no ajustarse a lo que uno considera correcto, le posiciona inmediatamente en la posicion contraria. Y esa falta absoluta de matices es lo que impide un desarrollo intermedio, e incluso introducir matices a cuestiones de tipo general.

    La union europea es un buen ejemplo, en mi caso, me considero europeista si, pero una union europea estructurada como esta actualmente con un poder omnimodo del banco central, sin accountability de los funcionarios de bruselas, y una desigualdad absoluta entre los paises que la conforman que impiden un desarrollo uniforme, creo que no es beneficiosa. eso me convierte en salvini, aparentemente para gente que argumenta como usted si.

    Y este tipo de dialectica es la que se impone asimismo en los propios partidos sobre el discurso oficial a aceptar, donde has de cumplirt punto por punto todos los aspectos programaticos

  13. Comentario de emigrante (27/11/2018 15:58):

    #10, también hay quien vota a los independentistas porque no quiere la independencia https://www.eldiario.es/interferencias/proces-catalunya-estereotipos_6_789931005.html

    Creo que se comete un error en comparar los populimos modernos con los de hace un siglo. La situación es diametralmente distinta en muchos aspectos, por ejemplo.

    El supremacismo ario. Es algo que está totalmente superado, entonces era una teoría ampliamente aceptada en el ámbito científico serio. Pero las ciencias adelantan que es una barbaridad, eran los tiempos de la eugenesia y la craneometría ahora todo eso está a la altura del terraplanismo. La xenofobia en la que se apoyan los neofachas parte de una conjetura diametralmente opuesta, es la raza europea occidental la que se ve superada y en inferioridad frente al ímpetu demográfico de los recien llegados. Entonces el supremacismo era una excusa para justificar el colonialismo, ahora somos nosotros los que nos sentimos “colonizados”.

    El Lebensraum. Pues si no hay crecimiento demográfico tampoco se necesita territorio para expandirse. Si acaso se lucha por el cyberespacio. Los únicos que buscan Lebensraum fisico sueñan con colonizar Marte.

    El militarismo. Al ejercito le ha pasado lo mismo que a muchos empleos en la industria, la mecanización y robotización ha eliminado mano de obra. Antes las guerras se hacían a mano y hacía falta mucha tropa y mucha propaganda para reclutarla ahora todo eso sobra. Además el paradigma social es otro, entonces un uniforme era el colmo de la virilidad ahora para ligar hay que ir al gimnasio y el pacifismo es lo más. Por cierto, el antimilitarismo de la izquierda es algo relativamente reciente, fruto del mayo del 68, el miedo al holocausto nuclear y la oposición a la guerra de Vietnam. Antes la izquierda no le hacía ascos a las armas, las revoluciones en México, Rusia o Cuba se hicieron a tiros.

    La historia siempre se repite. La extinción de los neandertales, la caída Roma o Hatti, el ocaso de las civilizaciones precolombinas… son ejemplos recurrentes de como todo se viene abajo cuando llegan unos forasteros. No creo que estemos ahora en una situación parecida, de eso va todo este rollo, pero es algo que golpea en el subconsciente de mucha gente.

    En definitiva, quiero decir que no hay que limitarse a comparar ambos momentos históricos buscando paralelismos para tratar de identificarlos y con eso ya tenemos el trabajo hecho. Es un poco como el feminismo, como ya nadie defiende la superioridad del hombre sobre la mujer la cosa se centra en los micromachismos. Deberíamos considerar lo de ahora como “microfascismos”? Habría que analizar la situación sociopolítica actual de novo para buscar soluciones en lugar de limitarse a compararla con lo de entonces. Los fachas se aprovechan del miedo pero a priori tener miedo no es ser un facha.

    El auge de los partidos xenófobos no es un triunfo de la extrema derecha que siempre estuvo ahí con su discurso clásico, sino un fracaso de la izquierda que no ha sabido responder al problema de la inmigración. La política del avestruz de considerar que la inmigración no es un problema y limitarse a llamar facha a todo aquel que se sienta amenazado por ella es un error monumental y le deja el terreno libre a los fachas de verdad.

    A ver si entre los de Aufstehen y el trío Illueca-Monereo-Anguita nos ponemos la pilas en lugar de dejarnos comer la tostada por una cuestión de postureo moral

  14. Comentario de Latro (27/11/2018 16:39):

    #11 Lee usted cosas en lo que he escrito que no están. No se trata ni de la linea de partido, ni de maniqueismo, ni nada de eso.

    Por poner el ejemplo, supóngase que usted, coherente con el pensamiento de “izquierdas” (o sea, de cualquiera que no sea neoliberal y se piense que los servicios públicos son herejía), quiere subir ciertos impuestos.

    Genial.

    Ahora imagínese que sale en campaña electoral Abascal y dice “subiremos los impuestos”. Y usted va y le vota por eso.

    A eso es a lo que me refiero con el ejemplo del Brexit. Que uno pueda tener una postura euroescéptica de izquierdas, pues es posible si, como no. Que digas vale, entonces ahora voy a votar para que este asunto lo maneje de los Tories a la derecha ya es de gilipollas total; si tal primero gana las elecciones y luego organízate un Brexit de izquierdas y que sean los otros idiotas los que te firmen un cheque en blanco.

    La cuestión es que me fascina la capacidad de negar el discurso que estas recibiendo y aún asi, votar a favor de quien te lo esta diciendo.

    #12 La inmigración no es un problema. El problema es el pasar agachado y callado, en vez de cantarle las cuarenta a cuanto xenófobo se le ocurre que si, que la inmigración es un problema. La inmigración es algo normal, que existe de toda la vida, y que simplemente es un hecho. Y un hecho que inclusive nos favorece, o si no veamos la pirámide demográfica europea y peor, la española y a ver a donde vamos. Pero eso, como es “incómodo” plantarle cara al discurso xenófobo, nos quedamos callados. Y ahora ya estamos en plan de bueno, dales algo, lo que sea, a ver si asi nos vuelven a votar, como el papelón de las últimas y ridículas declaraciones de la Clinton.

  15. Comentario de emigrante (27/11/2018 16:47):

    #11, Supongo que el PP sería Mahou, el PSOE Cruzcampo, Ciudadanos San Miguel, los indepes Estrella-Damm, Podemos microcervecerías artesanales y Vox no llega ni a cerveza, un solysombra o un carajillo de ron quemao.

    En Baviera en 1919 no había marcas de cerveza, el cervezero la elaboraba in situ y se vendía a granel. La gente se traía el envase de casa y se lo llenaban o la consumía allí mismo en jarras con tapadera para que no entren las moscas de la fruta. Más tarde había una marca en cada ciudad importante, hoy las mas conocidas son Bittburger, Krombacher o Warsteiner que dominan sobre todo en el norte. En el sur suele haber más variedad. La que más me ha gustado hasta ahora es la Autenrieder

  16. Comentario de antonio (27/11/2018 21:11):

    15.-
    Ok. Me tomaré una dunkel Franziskaner cuando pueda..a ver si asi surge el nuevo partido dominante.

  17. Comentario de lalo (28/11/2018 15:11):

    latro creo que no ha interpretado bien lo que queria decir, seguramente mi culpa que estoy bastante obtuso ultimamente, la falta de costumbre de escribir y expresarme.

    entiendo su punto de vista y lo que quiere decir, lo que aueria replicarle es que creo que al final;, como todo, pese a que la cuestion intrinseca principal motivacional es simple, como toda accion humana, las multiples interacciones de intereses que se dan, convierten las cuestiones en complejas.

    ‘La cuestión es que me fascina la capacidad de negar el discurso que estas recibiendo y aún asi, votar a favor de quien te lo esta diciendo.’

    Creo que no hay una negacion del discurso, sino de una parte de las acciones que realizan que no tienen que ver con el discurso. Hay una serie de elementos que componen la idiosincrasia de cada persona que proviene de ideologia, cuestiones culturales, educacion etc.. ante las doiferentes opciones tanto politicas como clturales uno busca aquella que mas se aproxima a la misma, y en la epoca actual de posmodernismo se da una mezcolanza entre partidos politicos, de modo que es dificil adherirse para gran parte de los electores a uno solo, quiza no para la maytoria, pero si para una minoria muy importante. y aqui es donde se produce este anodadamiento ante el auge de partidos reaccionarios.

    Repito lo de siempre, hoy por hoy se dirige mas a la clase oibrera en su discurso el Frente nacional, salvini o trump, qe los partidos tradicionales de izquierda, cuyo discurso orbita hacia los jovenes muy jovenes, hacia la clase media o hacia los posmodernos.

  18. Comentario de emigrante (28/11/2018 16:23):

    Me hago un lío entre lalo y Latro y me cuesta distinguirlos pero me parece que los dos están básicamente de acuerdo.

    Yo creo que lo que mejor definiría esta tendencia al populismo o la xenofobia o los microfascismos es el voto protesta. La mejor manera de detectarlo es fijarse en Forocoches. En 2014 el partido más votado en su encuesta interna era Podemos, luego pasó a ser Ciudadanos y ahora es Vox el que está de moda. Y cuando Vox se apesebre se buscarán a otro, a lo mejor el PACMA o resucitan a UPyD o lo que surja. Es voto protesta puro y duro que huye de los partidos con representación abducidos por el sistema.

    Eso explicaría también el millón perdido de votos de UP en el 26J, en cuanto se vieron en el parlamento se le puso cara de casta y la posibilidad de formar gobierno espantó a mucha gente. A la hora de la verdad la gente se achica y Le Pen siempre perderá la segunda vuelta. Otros sistemas electorales no te dan la oportunidad de envainartela a tiempo y te encuentras de repente con Trump en la Casa Blanca o fuera de la Unión Europea.

    El voto protesta no tiene intención de elegir gobiernos solo de llamar su atención. “Caló el chapeo, requirió la espada, miró al soslayo, fuese y no hubo nada”

  19. Comentario de Latro (28/11/2018 17:21):

    Pues no exactamente. El voto protesta lo entiendo. O sea, puedo no compartirlo, o pensar que es idiota o un riesgo, pero entiendo, es un voto “irracional”, cargado de rabia, un escupitajo a la cara.

    El que no entiendo es el voto supuestamente razonado en el que el votante te explica como su razón para votar al partido “Os voy a quemar a todos vivos” es que hay que darle una oportunidad al cambio porque hace falta renovarse, y lo de la barbacoa generalizada es irrelevante, porque una vez en el poder seguro que no lo hacen. Eso, saliendo del mitin del partido donde el lider grita a todo pulmón que le vayan trayendo el carbón.

  20. Comentario de Lluís (29/11/2018 09:27):

    #19

    Supongo que la gracia no es votar al que dice “os voy a quemar a todos vivos”, sino “voy a quemarles a todos vivos”, entendiendo que se refiere a los demás, hasta ahora creo que ningún político se presenta en un mítin amenazando de lo que sea a los que se han congregado para oírle, tanto si han ido espontáneamente o porque se lo ha pedido el que le enchufó en el ayuntamiento pero sin contrato fijo.

    El discurso ultra es muy fácil, y engancha a mucha gente. El que subsiste con 800 € al mes (y encima no sabe si en enero va a seguir teniendo trabajo) es más sensible a la creación de empleo que a los derechos de los colectivos minoritarios. Lo de echar la culpa a los emigrantes, que vienen a hacer por 600 € el trabajo que, en caso contrario, haríamos nosotros por 1000, cuesta poco hacer que la gente se lo crea. Lo de abusar de la sanidad también cuela, sin tantas moras con 5 hijos seguro que yo no tendría tantas colas para llevar a mi vástago. Y cien mil tópicos más. De esos que circulan rápido pero que cuesta rebatirlos con menos de 140 caracteres, entre otras cosas porque hace falta aportar datos, que ahí están.
    Al que no tenga problemas de subsitencia, siempre se le puede atraer con una bandera. Y a cierta edad, recordarle lo bien que vivía con Franco y los malos que son esos que quieren sacarle del Valle de los Caídos y, además, quieren romper España.
    Encima, ese es un discurso que no molesta demasiado al IBEX. Esos no son racistas, lo que quieren es tener a alguien trabajando por una miseria y sin derechos, que sea extranjero o español es lo de menos. Dejar a los extranjeros sin cobertura sanitaria también es una buena idea, no para atender mejor a los nacionales, sino para poder recortar servicios, al final quitarán a los moros de la cola del pediatra pero también quitarán horas de pediatra, por lo que el español con 8 apellidos burgaleses se va a encontrar igual de fastidiado.

  21. Comentario de emigrante (29/11/2018 09:50):

    #19, son razones sobrevenidas, uno toma una decisión con el calentón y luego trata de justificarse. Nadie medita fríamente en base a esos argumentos para luego tomar una decisión.

    “porque una vez en el poder seguro que no lo hacen” Eso ya nos o confirmó el Washington Post cuando dijo que los funcionarios de la Casa Blanca se dedican a sabotear las barbaridades que se le ocurren al Pocero de Queens. Seguro que incluso le han quitado las pilas al maletín nuclear.

  22. Comentario de Y (29/11/2018 10:36):

    El Fin del Mundo (1914-1947)

    Los últimos acontecimientos históricos del hierro moderno en Europa (1492-1870) tal vez podrían ser los siguientes …

    En cronología vaticana la Batalla de Porta Pía cuando el 20 de septiembre de 1870 los Bersagliere abrieron brecha, “la brecha de porta pía”, estos sucesos alentaron el “Eta tiro beltzari” [“Y tiro a los negros”] en las provincias forales de Castilla donde es un magnífico lugar para datar el fin del mundo del hierro (1870-1957) en cronología vaticana

    En cronología imperial la noche del 6 al 7 de septiembre cuando en aguas de Fisterra se escuchó un grito -“arriar la gavia”- en el primer acorazado de aceradas torretas giratorias, el “Captain” de su graciosa majestad imperial que volcó “por la presión del viento asistida por el oleaje” dice la placa que se lee al traspasar el umbral de la neoclásica catedral de San Pablo de Londres “a la memoria de los oficiales, marineros y grumetes que murieron el 7 de septiembre de 1870 cuando el HMS Captain se hundió junto al cabo Finisterre”

    En cronología centroeuropea el fin del hierro viejo, el hierro medio y el hierro moderno y comienzo del Fin del Mundo (1914-1947) podemos situarlo el 19 de julio de 1870 cuando comienza la guerra franco-prusiana, en julio, imperturbable cadencia de las sociedades agrarias del hierro viejo, el hierro medio y el fin del hierro moderno (-1870/1914)

    qué desagradable escribir todo esto en este feo hilo

  23. Comentario de Y (29/11/2018 11:11):

    el Pocero de Queens

    el Pocero de Queens ha explicado por qué [siguiendo a sus impresentables asesores] debemos amar a Barbaria Saudí y a sus matones cortacabezas

    y ningún periódico norteamericano se ha atrevido a citar sus palabras, tabú, en el Imperio nuevo hay que guardar silencio sobre la Dogmática de la Iglesia nueva

    vivimos en época bajoimperial, y al igual que en aquella época inaugurada por Constantino (ca. 333-) está permitido hablar de gastronomía y de jardinería y poco más

    el señor Trump ganó simplemente señalando tres verdades (que no se podían expresar en la burbuja liberal): que desencadenar el caos y el terror en Irak fue mala idea, que a la clase dirigente le importa bien poco lo que le ocurra a la tropa trabajadora, y que los MSM (los medios de comunicación de la corriente principal) son un chiste

    con esto le bastó y sobró a Trump para rascar el pequeño puñado de votos que le faltaba

    lo fascinante es ver cómo el sistema se adapta, pues el señor Trump es una versión mejorada de la señora Clinton

    son muy optimistas los que piensan que el imperio nuevo (1945-) arrastrará al mundo a una gran catástrofe económica o ecológica, pues esto terminará como empezó en el luminoso acto fundacional en Hiroshima y Nagasaki

  24. Comentario de Y (29/11/2018 12:01):

    La unión aduanera de Otto von Bismarck es posterior a la unión aduanera de Baldomero Espartero (pero por favor que nadie se lo diga a Pablo Casado, Bertin Osborne y el de las novelas de capa y espada, ah ahora me acuerdo, Pérez-Reverte)

    bromas aparte, la cosa es que a partir de la Guerra Franco-Prusiana (1870) … el imperio británico ve emerger Alemania … y se pone manos a la obra y Londres se traga su llamativa rusofobia y hace las paces con Rusia y también hace las paces con su archirival Francia … para cercar a Alemania

    y así nació el Fin del Mundo (1914-1947)

    y el próximo fin del mundo pienso que va a ser igual; pero, claro, tras la próxima vuelta del burro a la noria quedará un bonito invierno termonuclear

  25. Comentario de Y (29/11/2018 12:30):

    en la guerra de Crimea (1853-56) Francia ya estaba con el imperio británico, quiero decir que arriba he hecho una burda simplificación, pero creo que la idea se entiende, por otro lado pienso que la narrativa oficial y dogmática también es correcta, en parte, claro

  26. Comentario de lalo (29/11/2018 16:40):

    LLuis tengo la sensacion de que con el tiempo nuestras perspectivas se van acercando,

  27. Comentario de lalo (30/11/2018 02:01):

    el señor Trump ganó simplemente señalando tres verdades (que no se podían expresar en la burbuja liberal): que desencadenar el caos y el terror en Irak fue mala idea, que a la clase dirigente le importa bien poco lo que le ocurra a la tropa trabajadora, y que los MSM (los medios de comunicación de la corriente principal) son un chiste

    mas de lo que nadie se ha atrevido a decir, de senalar la impostura, es como el cuento del rey desnudo,

  28. Comentario de Mr. X (30/11/2018 05:56):

    10-“Digo, no los fanáticos, los fanáticos son lo que son, pero toda esa gente que vota Hitler/Chávez/Trump/Salvini/lo que sea pero te dice que bueno, que ellos no son así, que eso es teatro, que hay que darle una oportunidad al cambio, pero que vamos, que seguro que en el poder se tranquilizan o los reprimen o…”

    En ese aspecto, uno de los grandes artistas de la segunda mitad del siglo XX, el ahora tan injustamente defenestrado Woody Allen, en una de sus últimas películas buenas, dice, refiriéndose al ascenso de Hitler, que en cierto momento hasta hubo una asociación de judíos simpatizantes y que siempre hay un montón de gente dispuesta a fiarse, a pesar de todas las evidencias en contra, de un conductor de autobús desnudo

  29. Comentario de Latro (30/11/2018 11:19):

    #28 ¡Exacto! Eso es el tipo de cosa que me deja absolutamente flipado.

    Mi experiencia personal es con Chávez en Venezuela. Teniamos al señor diciendo, a las claras, que como ganase “freiría” las cabezas de los adecos.

    Evidentemente, eso a muchos les emocionaba. Esos los entiendo. Resentimiento, rabia, años de corrupción, y viene uno a expresar todo eso a las claras, pues entiendo que tenga tirón.

    A mi y a otros nos horrorizaba y le descalificaba ya de entrada; no era de recibo elegir a alguien que legitimaba tal tipo de discurso. Eso también lo entiendo (por compartirlo)

    A los que nunca entendí era a los que me trataban de convencer de que oye, no, a ver, yo voy a votar por él, pero es que lo que dice es mentira, eso en lo que llegue al poder se le pasa. Asi que tranquilo, puedo votar por el Señor friecabezas sin remordimiento.

    WTF…

  30. Comentario de Mauricio (30/11/2018 11:45):

    El PP era extrema derecha, surgió Cs y también eran de extrema derecha, finalmente, surgió algo realmente parecido a la “extrema derecha” con Vox pero seguían siendo todos extrema derecha. A lo mejor, un día, unos tipos vestido de uniforme, con algún símbolo estúpido en el brazo, convencidos de tener la razón, me colgaran por no ser uno de ellos; estoy seguro que tendré que compartir patíbulo como algún imbécil que dirá “mira, como los de Cs”.

    “Con los otros, lo que subirán serán las multas, no las de aparcamiento precisamente, sino las relacionadas con expresar opiniones contrarias al poder establecido. Y no sólo multas, sino el código penal.”

    ¿Se refiere a multas de 70mil euros por hacer un poema satírico sobre los marquesa de galapagar? Ya sé que una cosa es hacer un rap invitando a matar guardias civiles o acusando de asesinato al jefe del Estado y otra muy distinta insinuar en un poema que la lideresa debe su posición a compartir lecho con el amado líder.

    Como a Latro, a mí también me fascina “la capacidad increible de un montón de gente de mentirse a si mismos cuando tienen la verdad por delante gritándoles a la cara.”

    “que hay que darle una oportunidad al cambio, pero que vamos, que seguro que en el poder se tranquilizan o los reprimen o…”

    Me recuerda mucho a lo que dicen algunos sobre Podemos; con ellos debemos ignorar que sus dirigentes se han declarado marxistas; han hecho loas públicas a los regímenes venezolano y cubano, cuando no participado directamente en sus regímenes, han hecho propuestas de gobierno ¡por escrito! en las pedían controlar el poder judicial, los medios, etc.. pero nada, todo eso es desviar la atención sobre lo importante, la exhumación de Franco y acabar con las Navidades.

    Emigrante,

    El supremacismo es la base de todos los populismos. El racial incluido, mal disimulado, con referencias a lo “cultural”. Queda mucho mejor decir que se están defendiendo las tradiciones, la lengua, la jota, los castells y lo que sea que hiciesen los húngaros hace 5 siglos para divertirse que la tribu.

    En el 36, para los nazis, los judíos suponían un peligro para Alemania (creo que eran menos de 1%), ¿A alguien le sorprende que el discurso xenófobo venda cuando la inmigración en muchos países supera el 10% de la población?

    Nuestra raza, nuestra lengua, nuestro trabajo, nuestras tradiciones, nuestra clase social, nuestro país, etc, la clave está en el pronombre posesivo, no en el sujeto.

    “Antes la izquierda no le hacía ascos a las armas, las revoluciones en México, Rusia o Cuba se hicieron a tiros.”

    Ni ahora, ni nunca. Siempre que la violencia la ejerciten ellos.

    “Los fachas se aprovechan del miedo pero a priori tener miedo no es ser un facha.”

    ¿Se refiere al miedo a la globalización? ¿A la extinción del planeta? ¿A que las grandes corporaciones dominen el mundo? ¿A que USA desate un cataclismo nuclear? ¿A que Franco resucite? ¿A quedarse en el paro, enfermar, sin un subsidio que llevarse a la boca?

    AL final es lo de siempre: mi voto es racional, ponderado y chupi y los demás no tienen ni puta idea. Dicho en roman paladin, mis pedos no huelen, los tuyos apestan. Lo contrario a la democracia que se basa en la transacción, en el reconocimiento del contrario y la existencia de unos elementos comunes.

    Apa, salut i republica.

  31. Comentario de Lluís (30/11/2018 12:03):

    A lo que han aportado Mr.X, Lalo y otros, a mi me gustaría añadir por qué hay gente que, en un momento dado, se pone a jugar a la ruleta rusa votando al Trump/Le Pen/Bolsonaro de turno.

    Pienso que la izquierda es responsable, por el desencanto que han provocado en su mercado. En los últimos años, los que se proclaman “socialistas” en España han estado apostando por temas que son poco más que un placebo. No digo que no sea correcto apostar por la igualdad de género, permitir el aborto, defender el medio ambiente o los derechos de los colectivos minitarios, pero si fuese por su postura en esos temas, podría votar perfectamente a don Albert Rivera.

    Puede que el centroizquierda haya haya hecho bandera de esos temas pensando que eso forzará a la derecha, para diferenciarse, a radicalizarse en estos aspectos y ponerse a defender posturas ultramontanas y que, gracias a eso parte del personal seguirá votando al PSOE simplemente porque no es el PP. Y a ratos les ha funcionado bastante bien, de eso puede dar fe un tal Rodríguez Zapatero. Pero llegó la crisis, aumenta exponencialmente el número de personas con problemas para llegar a fin de mes y que esperan de su partido algo más que verles repitiendo las mismas declaraciones cada vez que un animal se carga a su ex-pareja. Y credibilidad no la tienen, el centro-izquierda ha gobernado en prácticamente todos los países de Europa y los demócratas en EEUU, y soluciones a eso no han dado ninguna, de hecho las más veces han hecho lo mismo que haría en centroderecha. Luego, sale un chiflado radical que promete soluciones, mano dura y da la culpa a todos los demás. Y van y le votan.

  32. Comentario de Intelestual (30/11/2018 13:35):

    Excuse moi, pero no entiendo como alguien puede votar a podemos después de saber que PI criticÓ a un ministro del gobierno por vivir en una dacha de 600k euros.
    No me entra en la cabeza.

  33. Comentario de emigrante (30/11/2018 14:09):

    #31, efectivamente, ha dado usted en el clavo. Es lo mismo que yo decía en #13 “El auge de los partidos xenófobos no es un triunfo de la extrema derecha que siempre estuvo ahí con su discurso clásico, sino un fracaso de la izquierda que no ha sabido responder al problema” La diferencia es que antes nadie les hacía ni puto caso y ahora juntan una masa nada despreciable y eso no es mérito suyo sino culpa de la izquierda.

    Luego llega Salvini con medidas sociales o Trump prometiendo traer de vuelta los empleos deslocalizados y algunos comunistas se quedan rascándose la cabeza y dudando si hay que oponerse a eso o no. El punto de inflexión llega cuando a la gente ya no le importa que el demagogo de turno prometa colgar a cierta minoría de las farolas a cambio de alimentar al pueblo porque están hartos de ver que la izquierda le niega el pan a sus legiones mientras se va a bailar al desfile del orgullo gay.

    #29, supongo que estamos tan acostumbrados a que los políticos mientan que cuando viene el populista de turno prometiendo “quemar a todos vivos” también lo asumimos como mentira.

  34. Comentario de Lluís (30/11/2018 15:36):

    Mauricio,

    Había un momento en que no había nadie a la derecha del PP. En muchos países de nuestro entorno, la extrema derecha ya podía sacar entre un 5 y un 15 % de los votos, aquí las distintas opciones ultras no sumaban, juntas, un 1 %, y estaban fuera de todas las instituciones más allá de un puñado de concejalías. No somos tan diferentes de nuestros vecinos, se puede pensar que en alguna parte se acomodaban los ultras, y lo más normal es que se fuesen con el PP, no con IU. Y el PP, por su parte, tenía un discurso bastante más ultra que sus colegas del centro-derecha europeo.

    Luego, salió Cs. Un partido dirigido por un líder que hoy se presentaba como centro-izquiera y mañana se aliaba con Veritas. Capaz de apuntalar, al mismo tiempo, la corrupción del PSOE en Sevilla y la del PP en Madrid. Pero de un tiempo a esta parte, parece que ha optado por escorarse a la derecha, compitiendo con Casado y Abascal para ver quién es más cafre. Se ve que Casado y Rivera deben pensar que el votante moderado no les abandonará y que de lo que se trata es de tener contento al millón escaso de votos ultras. Curiosamente, una estrategia totalmente opuesta a la que ha seguido el PSOE en la izquierda.

    Y Rivera debería explicarnos por qué le molestan tanto los lazos amarillos en espacios públicos y tan poco un monumento de exaltación franquista en plena sierra madrileña.

    Mire, los que han aprobado leyes mordaza han sido los del PPSOE y Cs. Y normalmente suelen aplicarse contra la extrema izquierda, no contra la extrema derecha. Valtonic está exiliado en Bélgica, mientras que don Federico está ricamente en su casa, y eso que ha soltado salvajadas igual o peores, durante décadas y ante una audiencia de cientos de miles, mientras que a Valtonic lo conocían en su casa. También pueden pedirle cárcel por desear una violación a Inés Arrimadas, mientras que si unos policías desean la muerte a Manuela Carmena, se arregla con un tirón de orejas. No compare situciones, que cafres hay en todos lados, pero ser un cafre de derechas sale mucho más barato.

    Es también curioso que no pierda una para hablar de Podemos y Venezuela. Supongo que porque es mejor que hablar de la derecha en España. Por mi parte, no veo qué problema hay en que unos particulares (que entonces lo eran) cobrasen un dinero por asesorar al gobierno venezolano. Ni siquiera han hablado de qué consejos les dieron y si el gobierno venezolano los siguió. Hasta ahora, nadie ha podido decir que aconsejaron a Chávez y luego a Maduro que fusilasen a los opositores. De hecho, el que si estuvo implicado en un golpe de Estado allí, hace más de 10 años, fue el gobierno de Aznar.
    Si tiene algo contra lo que ha hecho Podemos en Venezuela, puede ir a los tribunales. Ya lo han intentado y ha acabado todo archivado, el único que tuvo problemas fue Monedero por intentar ir de listo con Hacienda, terminó reconociendo los hechos, pagando la diferencia y la multa, y asunto arreglado.
    En cambio, a nadie le parecen graves los trapicheos de Juan Carlos I con Arabia Saudí, una democracia donde las haya, con besito incluído hace pocos días con un sospechoso de mandar asesinar a un periodista que le caía mal. Y ahí ni siquiera puedes denunciar porque el rey está totalmente blindado ante la justicia, no es que no le puedas imputar nada de su actividad en el papel de jefe del estado, es que ni siquiera es imputable por ningún trapicheo privado que haya realizado aprovechándose del cargo. Vamos, es que ni siquiera ha de responder a demandas de paternidad.

  35. Comentario de lalo (30/11/2018 16:53):

    “Antes la izquierda no le hacía ascos a las armas, las revoluciones en México, Rusia o Cuba se hicieron a tiros.”

    Ni ahora, ni nunca. Siempre que la violencia la ejerciten ellos.

    Me maravilla su maniqueismo mauricio, acaso la derecha no ha ejercido la violencia? acaso no se ejerce la violencia desde el poder? los recursos van asociados asimismo al ejercicio de la violencia, en el momento que puedes pagar por ello.

    La violencia es un instrumento para mantener o cambiar las cosas. Es triste pero es asi. en francia tenemos ahora el movimeinto de los gilets jaunes que estan en la agena politica justamente por ejercer la violencia, y unna vez que entran dentro de la agenda y de los medios de comunicacion el movimiento ya no es anonimo e imperceptible, genera simpatias o lo contrario pero ya no es indiferente.

    esa idea de que la violencia de los demas es copndenable pero la propia justificable es de una doble moral un tanto infantil.

    me dira que el estado es algo diferente, entonces la violencia ejercida en venezuela por ejemplo esta justificada en tanto es un gobiuerno elegido democraticamente.

  36. Comentario de lalo (30/11/2018 16:55):

    y efectivamente, yo si creo que el ejercicio de al violencia ha sido desterrado dentro del ideario de izquierda como un camino a tomar, lo que en cierta medida la ha convertido en debil, mansa

  37. Comentario de Intelestual (30/11/2018 19:38):

    Lalo, el gobierno de Maduro ha sido elegido tan legitima y democráticamente como el de Pyongyang o el de la 2a republica.

  38. Comentario de Lalo (01/12/2018 04:01):

    Nobaigo mucho el tema últimamente pero hasta las anteriores ecciones a las ultimas varios organismos y observadores internacionales han ratificado q eran elecciones limpias

  39. Comentario de Pablo Ortega (01/12/2018 04:36):

    Sobre lo que comenta Latro de Chávez, yo tengo que añadir un punto. Yo puedo entender que muchos creyeran que hacía falta “mano dura”, que hacía falta un militar “para componer el país”, que si había que llevarse por delante la democracia que lo hiciera… lo que no entenderé jamás es que muchos creyeran que un militar golpista y confeso admirador del último dictador militar venezolano del siglo XX iba a ser un gobernante democrático, es más, de que con él iba a haber más democracia que nunca.

    @lalo: hay pruebas de sobra de que las elecciones presidenciales de 2013 fueron adulteradas y fraudulentas. Incluso varios informes de organismos internacionales tuvieron que reconocer, muy a regañadientes, que hubo “irregularidades”. En España jamás se aceptaría que hubiera cientos de miles de muertos en el registro electoral, que varias decenas de miles tuvieran que votar con la compañía de un chavista con la excusa del “voto asistido” (cuando los únicos con ese derecho deberían ser los familiares), que se le dijera a millones de personas que si no votaban por Maduro iban a ser despedidos de la empresa estatal donde trabajaban, etcétera.

    Mil veces más limpias fueron las elecciones de la Segunda República de 1936, con todo y el triste espectáculo de muchedumbres asaltando colegios electorales y quemando actas.

  40. Comentario de Pablo Ortega (01/12/2018 04:52):

    “Hasta ahora, nadie ha podido decir que aconsejaron a Chávez y luego a Maduro que fusilasen a los opositores.”

    Ya sé que aquí nadie le cree a ABC, pero sí, ellos sí pudieron decir eso:

    https://www.abc.es/espana/abci-fundacion-afin-podemos-asesoro-chavez-sobre-encarcelar-periodistas-201601250228_noticia.html

    De paso, CEPS aún está aquí jodiendo. Nada se ha dicho aquí sobre el podemita y miembro de CEPS Alfredo Serrano, el actual asesor de Maduro y el hombre detrás de cositas como los CLAP. Baste decir que ha tenido más poder del que jamás tuvo Monedero, que ya es decir bastante porque Monedero no era precisamente un don nadie cuando estuvo aquí asesorando al comandante galáctico.

    “don Federico está ricamente en su casa, y eso que ha soltado salvajadas igual o peores”

    ¿Ese ha llamado a cometer violaciones tal y como hizo Valtonyc? Me entero.

    Por último, al menos Juan Carlos jamás ha dicho que Arabia Saudí es un modelo para él o para su reino, a diferencia de Iglesias y Errejón, que tienen una larga lista de declaraciones poniendo a Chávez como un modelo a seguir y un referente ideológico.

    Ya no digo más nada porque ya todos conocen esta historia y no quiero desviar el post por enésima vez.

  41. Comentario de Lluís (01/12/2018 09:07):

    Pablo,

    No sé cómo lee la prensa. Para empezar, sin constraste de fuentes. El ABC dice que “ha podido acceder” a los informes, pero no los publica no dice dónde están. Eso ya chirría un poco.
    Luego, que CEPS no reconozca su autoría no importa. De acuerdo, esa gente no es nada creíble, pero en eso no estám por debajo de la oposición venezonala o del ABC.
    Encima, el contenido del artículo en contra de lo que dice el titular, práctica bastante habitual en la presa española, sea del color que sea. Lo digo porque, según el periodista, lo que recomendó la CEPS fue precisamente ponerle en libertad por el daño que hacía encarcelar periodistas a la imagen de Venezuela y del régimen en el exterior. Para reírse, vamos. Si Javier Chicote (el periodista que firma el artículo) es licenciado en periodismo, ya tarda el rector de la universidad en exigirle que devuelva el título.

    ¿Quiere ver muertos en el censo electoral? Hace unos años pillaron al PP haciendo precisamente eso, como aquí es más complicado, lo hacían con residentes en el extranjero. De forma masiva no, pero el fraude en unos pocos cientos de votos permite garantizar un escaño en algunos sitios, en ese caso fue en Ibiza, creo. Salió en la prensa, incluso con el nombre de algún “votante” de Argentina que llevaba años bajo tierra, y no pasó absolutamente nada.

    Mire, ya le he dicho muchas veces que no me gusta el régimen venezolano. Nadie de aquí lo ha hecho. Nos hemos limitado a decir que la oposición no es trigo limpio. Allí hay gente a la que no importa llegar a Miraflores dejando una ristra de cadáveres detrás, y que considera métodos perfectamente legítimos el golpe de estado, el magnicidio, la guerra civil o jurar el cargo en una base militar colombiana o el puente de un portaaviones americano. Maduro tendrá muy poca legitimidad, pero esos todavía tienen menos.

    Y si quiere comparar, mire dónde están ahora mismo Leopoldo y Junqueras (éste todavía pendiente de juicio), en Cataluña no ha habido muertos ni incidentes comparables a los de Venezuela. Vamos, no sé qué habrían dicho si un mosso d’esquadra coge un helicóptero y arroja un par de granadas a la Ciudad de la Justicia o al edificio del Tribunal Superior de Justicia.

  42. Comentario de Mr. X (01/12/2018 09:35):

    Por cierto, al final la derrota de los republicanos en el congreso ha resultado mayor de lo que parecía en un primer momento, ¿no?

    “Más de veinte días después de las elecciones legislativas, un distrito del centro de California terminó el miércoles por fin el último recuento que quedaba pendiente en Estados Unidos. El representante republicano David Valadao fue derrotado por apenas 591 votos por el aspirante demócrata, TJ Cox. La victoria en este distrito rural de Fresno certifica que el Partido Republicano ha pasado a ser una fuerza irrelevante en el estado más poblado del país. Pero además, certifica la mayor derrota de los republicanos en unas legislativas desde el desastre del escándalo Watergate.

    Los demócratas necesitaban ganar 23 escaños de los republicanos en todo el país para lograr la mayoría en la Cámara de Representantes. Con el de Cox, han logrado 40. En porcentaje de votos, la diferencia total fue de 53,1% contra 45,2% de los republicanos. Según un análisis de NBC, se trata de la mayor diferencia de votos a nivel nacional a favor de los demócratas desde las legislativas de 1974, que se produjeron apenas tres meses después de que el presidente Richard Nixon dimitiera por el escándalo”

  43. Comentario de emigrante (01/12/2018 12:05):

    No se haga ilusiones,
    Mr. X, después de Trump no gobernará Lisa Simpson. Serán las elecciones de Kahn contra Kodos.

  44. Comentario de Mr. X (01/12/2018 13:48):

    44-Mire, hoy ha muerto un Kodos típico: Bush padre, que según he entendido era un tipo inteligente -lo demostró, por ejemplo, haciendo que los tanques pararan antes de llegar a Bagdad-, con algunas limitaciones. En comparación con el actual, un De Gaulle.

  45. Comentario de Lluís (01/12/2018 17:35):

    #40

    “don Federico está ricamente en su casa, y eso que ha soltado salvajadas igual o peores”

    ¿Ese ha llamado a cometer violaciones tal y como hizo Valtonyc? Me entero.

    Pues la penúltima fue pedir al capo norcoreano que lanzase sus missiles a Barcelona. En su día, dedicaba unas palabras a Pilar Manjón que, si hoy alguien dedicase a Ortega Lara o Irene Villa, haría que interviniese de oficio el fiscal, por humillación a las víctimas del terrorismo o algo parecido.

    De Valtonic, decirle que es un rapero. Puede que incluso bastante malo como artista, incluso en un país como éste, donde el rap es minoritario, no era alguien demasiado conocido, por lo menos hasta que intervino el fiscal, ahora se habla más de él que de Julio Iglesias. No soy un fan de ese género, pero por lo que parece, y no sólo en España, muchas letras son directamente incitación o apología a diversos delitos. Pero suele permitirse que cante lo que quieran, no sale de allí, puede ser de mal gusto pero cuando salen de un concierto no suelen emprenderla a palos con el primer uniformado con el que se crucen en su camino. Y desde luego, para cargarse al rey, hace falta algo más. Como por ejemplo, ir sobrio durante la mayor parte del día y tener en casa el arsenal que tenía el tipo ese que quería cargarse a Pedro Sánchez, al que por cierto no parece que vayan a imputar por terrorismo ni por odio.

    Otro problema es de donde venimos. En los años 80 y 90, grupos del llamado rock radical cantaban letras que, a dia de hoy, les llevarían a la cárcel. Por apología del terrorismo, ofensa al sentimiento religioso, incitación al odio, ofensas a la corona,… Ahora mismo, las sensaciones que tenemos son

    (1) Ha habido una retroceso general, con penas de cárcel donde antes habría habido sólo multa o incluso el archivo de la causa.
    (2) Fiscales y jueces parecen mucho más metidos en eso que en otras cosas. Igual es que para hacer méritos cara a ascensos o logro de mejores plazas cuenta más empapelar a graciosillos sin gracia que instruir una causa que desmantele el narcotráfico en Cádiz.
    (3) Que no se mide a todos con la misma vara. Si eres un “español de bien”, tienes muchas más opciones de librarte. Lo dicho, parece que esté más penado desearle mal a Inés Arrimadas que a Manuela Carmena.

  46. Comentario de Intelestual (01/12/2018 19:35):

    Todo lo contrarios Lluís. Todo ese rollo de que la opresión solo se se puede luchar en vertical, pero solo de abajo a arriba. Eso no es la misma “vara de medir”.

  47. Comentario de Sgt. Kabukiman (02/12/2018 13:07):

    Luis, el judicial es un estamento mayormente conservador (trapitos de colores, misa, etc) por razones obvias.

    Y en esto de la libertad de expresión de vez en cuando le cae alguna ostia de instancias superiores, sea supremo o estrasburgo. A nadie le importa el descredito porque como los afectados son perroflautas o humoristas …

    El caso dani mateo es sintomatico. No llegara a nada, pero de momento tu a declarar. La ventaja es que conocemos las opiniones de unos y otros sobre que es la libertad de expresión, la mia, y el derecho a sentirme ofendidito, el mio también.

  48. Comentario de Sgt. Kabukiman (02/12/2018 13:09):

    Años 80:

    https://www.youtube.com/watch?v=37d8equtMFs

  49. Comentario de Sgt. Kabukiman (02/12/2018 13:10):

    Mas años 80:

    https://www.youtube.com/watch?v=dEpupVAAcLM

  50. Comentario de Sgt. Kabukiman (02/12/2018 13:11):

    Años 70:

    https://www.youtube.com/watch?v=ENUEc1hzh2M

  51. Comentario de Sgt. Kabukiman (02/12/2018 13:13):

    Por no hablar del caso mas celebre, las momias del abc con las sales.

    https://www.youtube.com/watch?v=ZZBmBAe2G8g

  52. Comentario de Sgt. Kabukiman (02/12/2018 13:13):

    Los tontitos de ambos lados se pusieron cardiacos, pero no paso nada.

    Hoy en dia…

  53. Comentario de Sgt. Kabukiman (02/12/2018 13:16):

    Y ni te cuento en yanquilandia…

    https://www.youtube.com/watch?v=LH8gUhDd6WE

  54. Comentario de Sgt. Kabukiman (02/12/2018 13:17):

    Mas yanquilandia:

    https://www.youtube.com/watch?v=FtAIjGBZ-DQ

    Y tampoco pasa nada. Si, los tontitos se escandalizan, pero nada mas..

  55. Comentario de Lluís (02/12/2018 17:38):

    #47

    Hace unos años, también habría pensado que lo de Dani Mateo no llegaría a nada. O lo de Willy Toledo. Pero viendo cómo está el patio, yo no apostaría por su absolución nada superior a un almuerzo en algún restaurante de polígono de esos de menú diario.
    Al paso que vamos, pronto habrá más españoles en Bélgica que alemanes en Mallorca. Con rapapolvos europeos de vez en cuando, que tampoco es que sirvan de gran cosa, ningún juez pierde la toga por eso, más que nada porque tardan un lustro en resolverse.

  56. Comentario de Mauricio (03/12/2018 18:27):

    Lalo,

    Pongo un espejo donde vean reflejado su maniqueísmo y queda maravillado por el mío…debo haberlo hecho muy mal. Claro, que si ha entendido que he dicho que la derecha no utiliza la violencia es posible que si que me haya explicado bien pero se haya dejado llevar por su…maniqueísmo.

    Lo que resulta “paradójico” es que diga que la izquierda ha renunciado a la violencia, le diga que no, me salga con que la derecha sí para, a continuación, defender la violencia como instrumento político y poner el ejemplo de Venezuela y los chalecos amarillos.

    A lo mejor los escraches, las ocupaciones, reventar actos en universidades, etc no lo considere violencia o como ha dicho otro forista la izquierda se posiciona y la derecha cuando lo hace “se radicaliza”. La violencia y la censura son los otros.

  57. Comentario de lalo (04/12/2018 14:12):

    Le reconozco que salte rapido mau, pero ha de reconocer que tiene la tendencia de construir frases un tanto sesgadas, de modo que es facil interpretar, que en lugar de hacer una reflexion que atane en general, se focaliza exclusivamente a una parte, en su caso loque usted considra izquierda.

    Desde luego que yo tambien tengo trazas de maniqueismo, es logico, pero le aseguro que intento analizar de la forma mas objetiva posible, no siempre lo logro.

    LO que queria exponerle es que la violencia es un insturmento al alcance de todos, y sirve o para mantenimento de las cosas o para buscar un cambio en contra de aqellos que ostentan el poder. Esto tanto para izquierda como derecha, sin ideologias. Los ejemplos que puse, fue simplemente para mostrar esta realidad.

    Sin embargo si creo que la izquierda europea, no se puede generalizar al mundo, ha desterrado el uso o la posibilidad del uso de la violencia en su discurso, principalmente porque los partidos sociodemocratas forman parte del sistema por loq ue no les interesa luchar contra el mismo ya que estan asentados en el, buscando diferenciarse solamente a traves de cuestiones culturales, creando un circo de marionetas, donde todo esta atado y representan un juego de titeres ante la poblacion en cuestiones culturales, y por ahi se les han colado los populismos, al estar la gente harta de esta farsa.

    Volviendo a la violencia, la posibilidad de ejercerla posibilita la negociacion, y ejercerla directamente en mayor o menos grado logra en primer lugar visibilidad, agenda publica y por ende negociacion, siempre aque no sea desproporcionada y cuente con un apoyo social.

    Efectivamente lo que esta ocurriendo en francia con los gilets jaunes es un buen ejemplo.

    De los ejemplos que pone, los escraches es el unico que me vale, el resto no son mas que pataletas, poco represetnativos y sin capacidad de apoyo social fuerte, masd que de sus cgrupusculos.

    no veo de donde deduce de lo que es he escrito que juzgo de diferente manera el ejercicio de la violencia, pero si podre sentirme representado por unos o por otros.

    teniendo como tiene como colegas de posicionamiento al sr taskmaster y al informatico venezolano, le aseguro que se agradece el cambio que usted supone.

  58. Comentario de Mauricio (05/12/2018 09:38):

    “LO que queria exponerle es que la violencia es un insturmento al alcance de todos, y sirve o para mantenimento de las cosas o para buscar un cambio en contra de aqellos que ostentan el poder. Esto tanto para izquierda como derecha, sin ideologias. Los ejemplos que puse, fue simplemente para mostrar esta realidad.”

    Así es y es cierto que la socialdemocracia ha desterrado la violencia ¡faltaría más! Pero no es el caso de los que se sitúan más a la izquierda. Es más, tal vez porque no la han conocido sienten cierta fascinación por la misma. Hasta hoy los movimientos okupas, black block, antifas, los movimientos estudiantiles en las universidades, los vinculados a los movimientos separatistas, etc practican una violencia de “baja” intensidad que, en el peor de los casos, acaban enfrentándolos a los antidisturbios.

    Cuando iglesias llamo a ir a las trincheras porque no le habían gustado los resultados electorales en Andalucía; unos 200 chavales, 500, da igual, marcharon por Granada, cortaron el tráfico y se concentraron delante de la delegación de VOX. Ahí estaban creyéndose émulos de las Brigadas Internacionales camino del Jarama, cuando eran más bien la Quinta del Biberón enfrentándose a la nada. Me pregunto qué sucederá cuando se encuentren a un grupo de 50 ultras de verdad. ¿Que hubiera sucedido si un líder de la derecha, la extrema, la muy extrema o la otra, ante un resultado positivo de Podemos hubiera animado a ir a las barricadas a combatir a los rojos?

    Las hostias van pero vienen y algunos solo están dispuestos a dar pero no a recibir. A cada acción, hay una reacción. SI la izquierda sigue con los escraches a los actos de los otros grupos políticos (pasó contra VOX y pasó ayer con Valls, como pasa continuamente con Cs y PP en Cataluña), pretendiendo acallar en sus ámbitos de influencia a todo aquel que piensa distinto porque se sienten legitimados no sé por qué, ni quién para ejercer la violencia, acabaremos mal.

    Se empieza hablando de los gruesos batallones populares y se acaba con lo de “Paz, piedad y perdón”. Tarde, muy tarde. Aprendamos de una vez.

  59. Comentario de lalo (05/12/2018 14:06):

    No te’ngo mucho que decirle mau. Tan solo que a los escraches que yo me referia eran el marco de la movilizacion de los afectados por las hipotecas, desahucios y demas, donde esa violencia se conviertio en arma politica, siendo proporcional y contando con la simpatia y el apoyo de la mayoria de la sociedad.

    Con respecto a los escraches a politicos por representar partidos que no nos gustan, logicamente no me gustan ni me parecen democraticos, pues representan una voluntad popular, independientemente que nos guste o no.

    Los movimientos que usted cita, para mi en anada representan mas que a ellos mismos, por lo cual, lejos de lo que yo me refiero. No puede usted comparar los gilets jaunes con antifa, etc.. puesto que los primeros representan a la sociedad y problemas comunes y generales de la sociedad desde una perspectiva de clase, y los segundos simlplmente son pura ideologia

Publicar comentario

(imprescindible)

(Imprescindible, pero no la publicamos)

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI