Troya – la caída de una ciudad (Netflix 2018)

Canta, oh musa, la cólera de LPD; cólera funesta que generó tantos posts sobre Troya y precipitó al hastío a tantas almas de valerosos lectores, a quienes hizo presa de trolls y pasto de spam –cumplíase la voluntad de Zeus- desde que se separaron disputando el Espectáculo, rey de hombres, y el divino Arte.

 

Fundamentos de la Literatura Occidental

La Literatura Occidental nació hace unos 28 siglos, cuando en alguna minúscula isla griega de cuyo nombre ni yo ni la tradición clásica queremos acordarnos, un ciego compuso un cantar de gesta sobre una guerra que había acontecido tres siglos antes. Y con eso prácticamente la mentada Literatura terminó. Todo lo escrito/producido desde entonces es un quiero y no puedo igualar a Homero. Cantar de gesta tan fundamental que aquí en LPD lo tenemos criticado en no uno, no dos posts, sino directamente tres. Y con este, dedicado a la nueva serie de Netflix, van a ser cuatro.

Confieso que soy filoheleno, y normalmente muy purista en lo de adaptar obras a la pantalla. La adaptación más reciente, la película de 2004, me sentó desde este punto de vista como una pedrada en la boca: cambiaba la historia y falseaba completamente el mensaje. Claro que meter los 15693 hexámetros homéricos (que además van desde la pelea entre Aquiles y Agamenón hasta el funeral de Héctor, apenas 51 días de los 10 años que dura la guerra) en una piniculilla de dos horitas es imposible, pero a una serie de 8 capítulos a una hora cada uno ya se le puede exigir algo más. A cambio, hay que decir que la peli tenía una producción algo mejor (si pasamos por alto las llamas andinas en la Anatolia del siglo XII a.C.) y actores de renombre. En esta serie en cambio se nota demasiado la falta de presupuesto. El atrezzo en general tiene un tufo “restos de cualquier otra producción ambientada en lugares secos y pobres donde construyen con adobe”, y lo que hoy sirve de ciudad micénica del siglo XII a.C. mañana podría ser la Edad Media, y pasado figurar en un western ambientado en Nuevo México. Las tiendas parecen yurtas mongolas, y para los barcos ni nos hemos molestado en quitar la proa de drakar. Pero aquí mi purismo acude en ayuda: estoy dispuesto a pasar todo esto por alto si la adaptación es un calco del texto original. Si, por ejemplo, le dedicasen sus 10 minutos largos a recitar el Catálogo de Naves completo, ya me tendrían enamorado y les perdonaría todo, aunque fuese con la voz de Mariano Rajoy y mostrando un plano fijo del barco pirata de Playmobil.

 

“A los peperos, venidos de la lluviosa Gallaecia, fecunda en marisco y dorado albariño, mandaba Mariano el barbicanoso, hijo de Mariano hijo de Enrique, que en el manejo del BOE y de los tiempos superaba a todos sus rivales; 186 negras naves traía, regadas con la sangre de corderos y terneros menores de 35 años para propicio viaje arrancar a la Diosa Senecta.”

 

Machos muy machos

El texto original, en todo caso, se puede resumir como “machos diciendo cosas muy machas antes de salir a combatir a otros machos igual de machos, muriendo muchos machos a ambos lados”, todo ello subrayado con amplia y gráfica descripción por parte de Homero:

 

A Erimante metióle Idomeneo el cruel bronce por la boca: la lanza atravesó la cabeza por debajo del cerebro, rompió los blancos huesos y conmovió los dientes; los ojos llenáronse con la sangre que fluía de las narices y de la boca abierta, y la muerte, cual si fuese obscura nube, envolvió al guerrero.

(Canto 16, verso 342 y siguientes)

 

Y tras estas agradables tareas, vuelven al campamento para seguir con sus cosas de machos y comer sin falta aparente de apetito pese a las cosas que han visto, es decir, como machos. Una aparente limitación del texto que no fue un problema mientras el mando de la tele lo controlaban los machos, pero que ahora que las mujeres también tienen algo que decir a la hora de elegir la película puede reducir sensiblemente el número de espectadores. Un problema al que han tenido que enfrentarse todas las adaptaciones modernas, y que los guionistas suelen solventar reinventándose a Helena de Troya como mujer-fuerte-y-libre-que-rompe-las-cadenas-con-que-la-atan-los-hombres-y-el-destino, que-persigue-el-amor-verdadero-contra-todas-las-fuerzas-del-mundo, modelo-también-para-ti-joven-urbana-que-acudes-al-cine-con-tu-chorbo-y-quieres-elegir-película-porque-eres-un-poco-la-Helena-de-Hortaleza. Giro que también usan en esta serie, solo que aquí no funciona. Porque aquí (a diferencia de la peli de 2004, que acertadamente prescindió de ellos para no superar las cinco horas) han decidido meter a los Dioses en la trama. Y el mito en este sentido es bastante claro: Helena de Troya se enamora de Paris porque Afrodita -en pago a su elección por Paris como la más bella de las diosas y Miss Manzana de Oro 1205 a.C.- hace que se enamore. Punto pelota. Helena es un moñeco en manos de los Dioses y el discurso “soy una mujer libre y yo decido mi amor y mi destino” consecuentemente ridículo (y ni siquiera está respaldado por un mínimo de química entre los actores), y además es mearse en la tumba de Homero, cuyo mensaje era que todos somos moñecos en manos de los dioses, que a su vez son títeres en manos del destino, que ya está escrito.

 

¿Este es el rostro que lanzó mil trailers a YouTube e incendió las altas cumbres literarias de la Guerra de Troya?

 

¿Y las diosas? ¿Acaso no puede de ahí salir una fuerte presencia femenina en la serie? Pues resulta que tampoco sale. Los dioses y diosas aparecen pero solo de refilón, con sus peleas internas y sin interactuar casi con los humanos, y cuando lo hacen no queda claro si son sueños o realmente existen. Hera “la de los níveos brazos” parece lo que un señor de bigotillo y suscripción al ABC debe pensar es una lesbiana cuarentona mal conservada. Atenea, la Diosa Virgen, parece recién llegada de una rave gótica. Afrodita es la que más sale, con cabellera roja y ropa recortada cual veinteañera escocesa desfasando en Magaluf, pero ni siquiera se lleva las yoyah que Homero le reservaba. A cambio, hay una escena en la que seduce a Zeus. Escena que existe como tal, pero en Homero es más rollo “papi, ¿a que a tu hija favorita le vas a dar lo que pide?”, no “te follo aquí mismo porque quiero y sé que me lo darás todo”. Que Afrodita es hija de Zeus, señores guionistas (bueno, Afrodita Urania no lo es, pero Afrodita Pandemos sí, y Homero deja bien claro que esta representa el canon en su universo). Aunque claro, Zeus –casado con Hera, que es al mismo tiempo su hermana – y su actitud ante la vida de señorito de pueblo en constante “viaje de negocios a la capital” no excluyen montárselo con sus propias hijas.

No obstante, incluso en el mundo-macho de Homero se pueden encontrar personajes femeninos fuertes de carne y hueso. La magia de Homero es que todo el mundo tiene su nombre, su intervención y su papel, importante en mayor o menor medida, pero siempre perfectamente medido. Un guionista hábil podría coger a un personaje existente y dopar su papel. Que es lo que en esta serie hacen –o mejor dicho quieren hacer- con Pentesilea, reina de las amazonas. Ella y sus doce acompañantes sí que son mujeres empoderadas que mataban hombres con más alegría que un héroe griego cruzando su espada con los demonios de la troika, pero luego en la serie se encuentran con Aquiles, que las mata a todas en medio minuto. El empoderamiento queda reducido a una escena de Pentesilea entrenando con sus cuchillos que deja claro que Aquiles no se va a tener ni que despeinar para cortar de cuajo el matriarcado. Personajes desaprovechados a más no poder.

Luego estaría la posibilidad de dopar el papel del Casandra. En la serie, Casandra sueña que Paris traerá la ruina de la ciudad, y por ello Príamo y Hécuba lo abandonan en el monte, y a ella la recluyen contándole a todo el mundo que está loca y negándole su-desarrollo-como-mujer-fuerte-e-independiente-y-bla-bla-bla. Bien jugado, pero en el mito el sueño de Paris quemando Troya lo tiene la propia Hécuba. La maldición de Casandra es precisamente que nadie nunca se cree sus predicciones (una maldición del dios Apolo, que le ofreció el don de la profecía a cambio de metel.la, pero cuando Casandra -tras metafóricamente beberse la Fanta divina- se lo piensa mejor, Apolo le escupe a la boca y la maldice de esta guisa, y si alguien va a aprovechar para decir que not all gods, me temo que sí son todos así). Así que nada, a sacar mucho a Helena, cuyos méritos residen en estar buena y poco más, y a la que le inventan un arco narrativo propio con espías y traiciones para que se luzca pero que en realidad queda un poco raro.

 

Dilemas éticos

Evidentemente, los troyanos son “los buenos”, o al menos merecedores de nuestra simpatía porque su ciudad va a ser arrasada por un calentón que le dio al hijo del rey. Pero “bueno” no implica necesariamente “tonto”. Se plantea por tanto la pregunta de por qué no entregan simplemente a Helena de vuelta. En el mito, lo cierto es que la asamblea popular troyana vota por devolverla, pero Príamo –por amor a su hijo Paris- lo veta, demostrando así lo poco preparado que está.

 

Que conste, señor Fiscal, que no dudamos que en la misma situación nuestro Príamo nacional le aplicaría a Helena una devolución en caliente inmediata, atada de pies y manos y drogada hasta las trancas para evitar una guerra. ¡O incluso sin guerra, todo por España!

 

La respuesta que da la serie es muy similar a la que daban en la película (y, seguramente, más cercana a lo que pueda haber de realidad histórica en todo esto que lo que nos cuenta Homero): porque aparte de exigir a Helena de vuelta, los griegos quieren un puñado de concesiones comerciales de la ciudad, que la van a dejar para el arrastre. Algo que concuerda hasta cierto punto con lo que sabemos –que es muy poco- de la realidad histórica del momento: Troya controla el acceso al Mar Negro desde el Egeo y se cobra sus peajes al muy lucrativo comercio entre ambos; los griegos están en la antesala de la invasión doria y se les nota un poco desesperados; el imperio hitita, tradicional protector de las ciudades de Asia Menor desde su centro en Anatolia, está dando las últimas bocanadas; etc. Y en la serie además Agamenón está un poco de la olla porque la diosa Artemisa exigió que sacrificara a su propia hija para bendecir la expedición con vientos propicios (fiel al mito, pero allí esto no era un peaje exigido por el bien de Grecia y esta expedición-de-rapiña-que-nos-dimos-entre-todos, sino un castigo al atrida por abatir a una cierva al grito de “ni la propia Artemisa habría acertado mejor con la flecha”), y no se va a contentar sólo con ver otra vez a su cuñada en las cenas de navidad: quiere ver sangre troyana a mansalva.

Por supuesto, Homero no tenía estos dilemas. En su universo no hay buenos y malos, solo un destino implacable. Los troyanos no eran “malos”, pero a los ojos de los Dioses merecían un castigo porque Paris, pequeño detalle sin importancia que estas adaptaciones olvidan, en el mito original llega en misión diplomática a Esparta, se encuentra que Menelao está ausente, y aprovechándose de su salvoconducto y de la sagrada hospitalidad debida a los embajadores saquea el palacio real y se lleva a Helena secuestrada (en cuyo corazón Afrodita va sembrando ya la semilla del amor). Vamos, que incluso sin meter a Helena en la ecuación estamos ante un acto como mínimo reprobable. Uno por el que los troyanos ofrecen una cierta compensación (en el mito, le proponen a Menelao casarse con alguna hija de Priamo, y pelillos a la mar) y ponen cara de “lo sentimos mucho, nos hemos equivocado, no volverá a ocurrir”, pero ni atisbo de castigar al culpable.

Esto del destino, claro, tiene un problema: que es un spoiler brutal porque ya sabes como termina todo, y entonces a santo de qué vas a tirar ocho horas de tu vida en ver esto si no padeces filohelenismo agudo. Por eso, a mitad de serie se inventan un intento de suicidio de Paris, que Afrodita explica como “moriste y luego volviste a la vida, así que la profecía de o muere Paris o Troya perece queda desactivada”, para así darle un puntito de emoción a la parte final. Sí, al parecer el destino es como el Call of Duty, que si te sabes los Game Cheats te dan una vida más. Ojo, dicen los guionistas, ¡igual cambiamos la historia y los troyanos empujan a los griegos al mar! Solo que no lo hacen: si vas a prescindir del duelo Héctor-Aquiles, de la muerte de Aquiles por la flecha en el talón, del caballo de madera y de todas esas situaciones que ya conforman la base de todo el Canon de la Literatura Universal y son el sueño húmedo de cualquier guionista, más te vale tener algo a la altura. Y como obviamente no lo tienen, pues todo queda en un macguffin y se ponen las cosas más o menos como deben ser, solo limitadas por el presupuesto.

 

Aqueos y Troyanos

Helena de Esparta: la Victoria Beckham de la edad micénica. Ya saben, mujer-libre-que-blablabla. Solo que tras ser acogida por los troyanos como una más, se lo agradece, primero, revelándole a Aquiles que los cilicios vienen en auxilio de Troya (para que Aquiles haga un baño de sangre y deje a Troya sin provisiones), y segundo, matando a un guardia troyano para encubrir su desliz. Y luego encima pacta con Menelao que volverá con él si los griegos dejan a Troya en paz y vivir a Paris (maniobra que exigirá matar a otros dos guardias troyanos más, pero a ver, que son putos plebeyos y no cuentan). Pacto que los griegos (que tras diez años ante las murallas están comprensiblemente cabreados y no creen que estas cosas deban regirse por los venazos que le dan a Helena en cada momento, por muy buena que esté) incumplen y masacran a toda la población. Algo por otra parte totalmente previsible en el mundo de la época, y resulta increíble que Helena no lo viera venir. Cualquiera diría que en un mundo aún no cristianizado la buena señora tendría la decencia de suicidarse ante lo que ha hecho, pero nada, a volver con Menelao a Esparta a vivir en su palacio pero diciendo frasecitas como “mi cuerpo será tuyo, pero mi corazón siempre amará a Paris”. Como si nos importara. Señora: que acaba usted de propiciar un genocidio. A cascarla con sus amoríos.

Aquiles: el pélida, el de los pies ligeros. Imaginen a Arnold Schwarzenegger en el pico de su fortaleza física, pero encima en guapo. Así hay que ver a Aquiles en la Grecia de la época: el más fuerte y guapo del mundo. Supuestamente invulnerable porque su madre le hundió en la laguna Estigia, pero si así fuera, ¿para qué llevar armadura? Bueno, para fardar, claro, que Homero le dedica al escudo de Aquiles más espacio que a muchos personajes secundarios. En la peli de 2004 lo interpretaba Brad Pitt, que si no el más fuerte pues al menos el Sexiest Man Alive del año 2000, y con un ego para dar el pego en lo demás. David Gyasi no muestra la misma autoadoración que el de Oklahoma, pero aquí han tenido la valentía de mostrar a Aquiles y Patroclo como algo más que amigos, y mi purismo no puede dejar de aprobarlo.

 

Mi purismo de cinco capas deteniendo cualquier objeción basada en datos.

 

Ulises: el actor es el que hace de Benjen Stark en Juego de Tronos. No sabemos si esto es un crossover deliberado, o si es que tras siete temporadas ya no quedan actores de habla inglesa que no hayan pasado por LA SERIE. El listo y astuto hijo de Laertes, con permanente cara de “qué cojones hago yo aquí”. Al contrario de la peli (Sean Bean en una de sus actuaciones donde curiosamente no muere), aquí respetan que el personaje intente escaquearse de ir a la guerra, su embajada a Priamo, y otros detalles para pintar a un tío con ganas de resolver toda esta mierda con el menor esfuerzo y derramamiento de sangre posible.

Agamenón: el mayor fallo del reparto. Un actor que parece Paul Giamatti, intentando hacer que olvidemos a Brian Cox. Hasta Menelao resulta creíble a su lado. Y eso que en la peli de 2004 los atridas en vez de reyes parecían una pareja de viejas glorias roqueras dando una última gira-homenaje 35 años después de su último disco medianamente innovador. El caso es que el Paul Giamatti de Hacendado lo intenta compensar con muchas escenas de cabreo, pero a lo único que nos recuerda es al típico jefecillo de oficina que ha sido promocionado a Full Senior Project Manager Gromenauer y ahora le grita a todo el mundo porque se cree el rey del mambo.

 

Los atridas (sale mal).

 

The End

Tras la muerte de Héctor (un calco de la peli, que a su vez era un intento de hacer una escena chula sin Dioses de por medio pero que en acertada expresión de Guillermo solo invita a “un vendaval de flechas sobre el chulopiscinas en cuestión”) la guerra continua, con Paris matando a Aquiles ante las puertas de Troya. Solo que con una flecha a través del cuello y una espada en el pecho, la famosa flecha en el talón se produce pero solo sirve para derribarle. Aquí los guionistas se saltan otra pequeña verdad incómoda del mito, a saber: que las flechas de Paris probablemente estaban envenenadas y por eso con la del talón ya bastaría (algo que los rapsodas de la Antigüedad ya intentaron ocultar diciendo que la flecha es de Apolo, o guiada por Apolo). Parece que pintar a Paris como un cobardica traicionero que dispara flechas envenenadas desde la distancia chirría con Helena como mujer-fuerte-que-blablabla enamorándose de él, en plan ¿te empoderas y rompes las cadenas y tal, todo para irte con el mierdas ese incapaz de asumir lo que le toca, que sale corriendo ante tu ex y que manda a su hermano a librar sus batallas? Pues miren, señores guionistas, eso habría sido realmente rompedor: mostrar que una mujer fuerte se puede enamorar de quien le sale de los ovarios, aunque sea un mierdas cobardica. ¿Qué pasa, que el empoderamiento nos obliga a relacionarnos solo con seres de luz? Pues se ve que los guionistas no ven en esto material para ganar Emmys y continuamente se esfuerzan por pintar a un Paris más potable; en este punto la peli de 2004 era muchísimo más valiente, retratando al personaje mucho más flojeras y llorica mediante la impecable interpretación de Orlando Bloom.

Finalmente, tras toda la fanfarria de Afrodita de que el destino no está escrito, resulta que sí, que estaba escrito. Y además en rojo sangre. Los griegos, caballo de madera mediante (y con la mentada ayuda de Helena), entran en la ciudad y masacran a todo bicho viviente. Algo que a todos los escritores post-homéricos de la Antigüedad ya les daba tanto yuyu que compusieron secuelas donde la flota retornante de los griegos es llevada hacia unas rocas para que casi todos naufraguen y se ahoguen. Y es que la masacre incluye, en un giro-de-cuchillo-en-las-entrañas final, al hijo de Hector, Astyanax, un bebe de meses al que en una escena final, con Troya ya bien quemada, Ulises arroja desde las murallas. Escena cruel y sin embargo fiel al mito (aunque en otras versiones es el hijo de doce años de Aquiles, Neoptólemo, quien lo mata), de la que Ulises –que intenta salvar al bebe y solo lo arroja porque Agamenón lo descubre y amenaza con matar a su vez a Telémaco y Penélope si no lo hace- emerge con una expresión “vagaré maldito durante diez años por el mar por esto”.

 

Bueno, pero al menos volverás vivo a Ítaca, que todos tus compañeros morirán en el camino, y eso que ninguno arrojó un bebe desde lo alto.

 

Vamos, que el final constituye un verdadero Juego de Tronos, en el sentido de sangre y más sangre, aunque las muertes y los destinos finales de varios troyanos solo se ajusten al mito de forma aproximada, y a diferencia de Juego de Tronos en muchos casos no se han tomado la molestia de hacer que nos caigan bien antes. Príamo muere a manos de Agamenón. Aceptable aproximación. Hécuba se suicida, lo que dejará a Eurípides sin material. A Casandra se la lleva Agamenón, lo cual es correcto (y además va a posibilitar un nuevo Juego de Tronos firmado por Esquilo cuando Agamenón vuelva a casa). Y Eneas escapa para montar su propio spin-off. En cambio, a Paris intentan darle una muerte más o menos digna de un amante de Helena, cuando en el mito le alcanza una flecha envenenada (quien a hierro mata, a hierro muere) de Filoctetes (eliminado en la serie), y siguiendo una profecía de que solo su primera mujer le podría salvar acude lloriqueando a ella y no a Helena, que no vuelve a verle vivo. Porque Paris, ahí donde lo ven, en el mito ya estaba casado desde sus días como pastor en las montañas, con una muchacha o ninfa de nombre Enone, a la que repudia cuando se trae a Helena de souvenir para vivir en alegre bigamia.

Aunque más pegada al texto original que otras interpretaciones, la serie se le sigue quedando corta a mi purismo (y bastante infumable a mi palomiterismo, en ese sentido al menos la peli de 2004 no engañaba y cumplía). Que no se atrevan a hacer una segunda temporada, por todos los Dioses. El caso es que estas cosas pueden hacerse mucho mejor: en el año 2003 el escritor Dan Simmons sacó una serie de novelas de ciencia ficción donde unos post-humanos del futuro convertidos por la tecnología en dioses abren un agujero de gusano a la Tróade del siglo XII a.C. para recrear e intervenir en la guerra de Troya por pura diversión. Post-humanos/dioses con todos los vicios imaginables (rencores, crueldad, ganas de metel.la…), explicando así ese panteón griego tan creíblemente hijoputa maravillosamente humano. Por la actitud de Simmons de “esto no tiene nada que ver con la Ilíada pero aún así voy a intentar serle fiel en todos los detalles posibles, explicando los poderes divinos mediante tecnología cuántica”, a mi esas novelas me gustaron mucho. Al menos el tercio dedicado a la guerra de Troya, los otros dos tercios se me hicieron tan pesados que se han ahorrado ustedes un quinto post sobre la Guerra de Troya. Como libro de ciencia ficción se lo leyeron los cuatro frikis de siempre… y a quienes Simmons daba coba haciendo que el prota, un académico regordete de finales del siglo XX, logre tocar pelo con Helena de Troya. Vamos, que Simmons tiene algo más de libertad para hacer Arte que la serie (que en vez de Arte tiene que hacer Espectáculo puro y duro para lograr unas audiencias que justifiquen el presupuesto de 16 millones de libras), pero ni él logra igualar al Genial Ciego. Como esta serie, quiero y no puedo. Como los 28 siglos anteriores, la verdad. Gracias por participar, Shakespeare y Cervantes. El único que en estos 2800 años ha logrado siquiera acercarse al Maestro ha sido George R. R. Martin. Que la Musa le conceda vida suficiente para terminar su obra.


Compartir:

»

  1. Comentario de de ventre (11/09/2018 11:52):

    a mí no me ha disgustado. me sorprendió el toque interracial (¿zeus negro?), pero me la he tragado entera.

    un poquitín sosilla, sí que es verdad. lo que veo que ningún guionista es capaz de parir es una solución creíble y vagamente relacionada con el género equino para colar el deus ex machina del caballo de troya.

    j

  2. Comentario de emigrante (11/09/2018 14:38):

    Dejando los dioses a un lado y la épica homérica no resulta menos fascinante el contexto histórico en el que se supone se produjo la guerra de Troya. La crisis que acabó con las grandes civilizaciones de la Edad de Bronce. En menos de un siglo desaparecieron los micénicos, hititas, Ugarit y Egipto quedó tiritando. Los Pueblos del Mar, a los que se achaca la ola de piratería que hizo colapsar el sistema, son todavía un misterio. Se dice que los filisteos de la Biblia son uno se esos pueblos. Supongo que aquellos acontecimientos dejaron un impacto tan grande en la población que inspiraría cientos de historias y leyendas siendo la de Homero la más grande o al menos la que más perdura.

    https://es.wikipedia.org/wiki/Colapso_de_la_Edad_del_Bronce_Final

  3. Comentario de Josep-Albert (11/09/2018 17:34):

    Jo, jo, jo. La serie, no creo que la vea, pero me lo he pasado pipa con el filohelenismo, vertiente gamberra, del post. Espero que los productores sigan explotando el filón, solamente por leer más críticas como esta.

  4. Comentario de iomesmo (11/09/2018 18:11):

    Conforme leía el artículo me acordaba de las novelas de Simmons (Ilión y Olympo), al final citadas, pensando en recomendárselas, son una maravilla y no creo que sólo aptas para frikis de la Ci-FI.

    Y bueno, George R. R. Martin tiene truños considerables como una recopilación de relatos que estoy a puntito de abandonar.

  5. Comentario de Y (11/09/2018 20:00):

    11 de septiembre del año 2018

    el Imperio Nuevo (el Imperio anglo-sionista-wahabí) y sus aliados locales (al-Qaeda) calientan motores para más guerra en Siria

    El Colapso de la Edad del Bronce Final y el Imperio Nuevo

    Con la Crisis Final de la Edad del Bronce Tardío el poder del Imperio Nuevo se derrumbó

    El poder del Imperio forjado por “mi Aire, mi Vida, mi Cielo, mi Sol, mi Señor” (Tutmosis III) se derrumbó en la Crisis Final del Bronce Tardío y las tribus de hombres libres y bandoleros (las tribus de cabreros arabohebreos) se asentaron

    Muchos siglos después el Imperio persa otorgó los fueros de la provincia de yehud, y esto ocurre cuando unos escribas arameos tienen la cabeza encendida tras haber descubierto en Mesopotamia algo imposible de creer: las bibliotecas

    Y unos guionistas, publicistas, propagandistas arameos escribieron unas fantasías sangrientas, y situaron esas sangrientas fantasías en tiempos del Colapso de la Edad del Bronce Final

    (los tres títulos de esa literatura de fantasía aramea de época persa son “Exodo”, “DeuteroNomio” y “Josué”)

    Estas sanguinarias fantasías se escribieron para forjar una férrea Identidad en ese grupo de arameos (“mi padre era un arameo errante”) … y para justificar el terror de “el pueblo [de los señores]” sobre “la gente de la tierra” (unos arabohebreos)

    Y entonces un tipo cabreado escribió como respuesta “Comienzo” (el Génesis): el “Génesis” se escribió como respuesta al núcleo duro de la Biblia

    Y en tiempos del Imperio romano la fractura entre el “pueblo” y “la gente” estalla en una “guerra civil” (estoy citando a Flavio Josefo): los yehudim de Galilea, Perea e Idumea “se lanzaron como una manada de animales impuros contra el pueblo”

    La fractura entre “el pueblo” y “la gente” al fin y al cabo era la fractura entre el campo y la ciudad: los yehudim de Galilea, Perea e Idumea tenían una cosa en común: su amor por Jerusalem y su desprecio por “los de Jerusalem” (el pequeño problema es que desde tiempos del Imperio persa un yehudi es un tipo que entre otras creencias cree ser de Jerusalem)

    Tras “los sucesos ocurridos entre nosotros” (la guerra civil en Siria, la guerra civil en la tierra de Canaan y la guerra contra los romanos) nace la Maldita Leyenda Cristiana

    La Maldita Leyenda Cristiana dice “los de Jerusalem (…) lo condenaron [el texto se refiere a un melenudo rabí]” … y HaShem se enfadó tanto tanto con ellos que destruyó su Templo e hizo las maletas y se fue … De Jerusalem a Roma como nos cuenta Flavio Josefo y Lucas el viejo [San Lucas] … y a ellos … los desperdigó por todo el imperio

    Con la Maldita Leyenda Cristiana nace la leyenda del Exilio, leyenda asumida y reinterpretada por los rabinos (al fin y al cabo la literatura sobre la Destrucción del Segundo Templo está basada en la Destrucción del Primer Templo)

    Total, leyendas y más leyendas, mentiras y mas mentiras

    Y en 1917 con el Imperio británico llegó el ejército sionista bajo el mando de un ruso (“la población local no podrá oponerse a nuestra colonización”)

    Y en 1947 (“no temas, mi Terror te precederá”) el pueblo desencadenó el terror sobre la población local justo cuando aún no se habían disipado en Hiroshima y Nagasaki los últimos rayos del luminoso acto fundacional del Imperio Nuevo (1945-)

  6. Comentario de Rafa (12/09/2018 08:24):

    Lo sabía, sabía que Y iba a ser invocado…

  7. Comentario de devilinside (12/09/2018 12:18):

    # Voy a hacer un Candyman y decir que es raro que el Sr. Ortega no haya intervenido, por la cercanía entre Bizancio y Troya, básicamente

  8. Comentario de Mr. X (12/09/2018 13:40):

    El tema me interesa mucho desde que leí de chavalín el tochaco de Dioses, tumbas y sabios, pero de la serie, la verdad, aguanté como quince minutos: tenía una pinta cutronga que no había por donde cogerla. Y además, así me ahorro disgustos, como cuando vi en el cine la versión de Wolgang Petersen, y como masacra al pobre Homero.

  9. Comentario de de ventre (12/09/2018 15:04):

    pues a mí la peli (que me toco ver por razones maritales) me pareció menos mala de lo que me esperaba. supongo que me esperaba la mayor puta mierda de la historia: Ulises y Agamenón me parecían bastante fieles al mito, Hector molaba en plan buenpadre/buenrey/buenmarido y me hacía bastante gracia que Brad Pitt siempre saliera corriendito en plan Aquiles el de los pies ligeros (según la traducción de Austral). ahora, el final, la hefestionada de Patroclo y el siempre lamentable Orlando Bloom eran infumables (por no hablar del ridículo de Peter O’Toole disfrazado de Virgen de los Desamparados) . . . pero aún así, no conseguí salir del cine indignado como tenía previsto.

    j

  10. Comentario de Pablo Ortega (12/09/2018 15:14):

    @devilinside: en realidad yo no iba a intervenir por Bizancio (por más que reconozco que me sigue poniendo palote la ucronía de Turtledove donde Mahoma era un obispo cristiano canonizado), si no por que hace poco me leí una novela de Marion Zimmer Bradley, La antorcha, que lograba lo a primera vista imposible: una visión feminista de la Guerra de Troya que incluye a los dioses pero a la vez respeta lo suficiente del viejo mito homérico.

    Tenemos, por ejemplo, que varias ciudades de la antigua Grecia eran gobernadas por mujeres y no por hombres (aunque la novela se sitúe en la transición del matriarcado antiguo al nuevo patriarcado), por ejemplo Tíndaro es rey de Esparta gracias a su matrimonio con la verdadera reina y matriarca Leda. También tenemos que los dioses suelen manifestarse tomando posesión de X ser humano (así fue como Zeus preñó a Leda, poseyendo a Tíndaro que debió contemplar como su dios le daba bien duro a su esposa, como las pornos POV), y hay una rivalidad notoria entre los dioses griegos y la Madre Tierra, siendo éste el motivo del supuesto rechazo de Casandra a Apolo (básicamente, ella sí quería darle culo a Febo, pero en ese momento la poseyó la Madre Tierra que no iba a permitir que una sacerdotisa suya hiciera tal cosa porque ella estaba interesada por Casandra antes que Apolo le pusiera el ojo).

    La historia es contada desde el punto de vista de Casandra, que aquí es gemela de Paris. Otro detalle, aquí es Casandra y no Paris quien mata a Aquiles con -precisamente- una flecha envenenada mientras es poseída por Apolo.

    Sin duda, la recomiendo mucho, devoré esa novela en cuestión de horas.

  11. Comentario de Pablo Ortega (12/09/2018 15:16):

    El libro de Simmons lo traté de leer, por cierto, pero precisamente por lo de los dos tercios que comenta Carlos Jenal, es que abandoné su lectura por la mitad. Y ahí quedó, por más que ciertamente la parte de Troya es espectacular.

    Dios mío, que plomizo el arco de los robots de Júpiter. El arco de los humanos decadentes del futuro remoto era más pasable, pero tampoco era la gran cosa.

  12. Comentario de devilinside (12/09/2018 17:12):

    #11 Pablo, esa teoría no es nueva. Leyendo la mitología clásica griega podemos observar que la mayoría de los héroes adquieren su poder sobre territorios por vía matrimonial (en términos antropológicos y redundantes, matrimonio matrilocal). Ya en los años 20 del siglo idem Jane Harrison, Kereny y Burkert sostenían esta teoría, así como la sustitución no del todo perfecta de una religión griega primitiva de tipo matriarcal a una de tipo patriarcal con las invasiones dóricas (muestra de ello sería precisamente el matrilocalismo relacionado con el gobierno o reinado de los héroes en la mitología). Si no lo ha leido, le recomiendo Los Mitos Griegos, de Robert Graves

  13. Comentario de Mr. X (12/09/2018 17:22):

    9- La peli podía tener un pase hasta el duelo Hector/Aquiles más o menos. Después me pareció un despropósito total.

    -Donde Robert Graves se explaya más en la teoría del origen femenino de las obras de Homero es en su tratado sobre el origen de la poesía La diosa blanca y en su novela llamada precisamente La hija de Homero.

  14. Comentario de Mr. X (12/09/2018 17:29):

    Y ya que estamos con asuntos elevados, sobre el tema homérico le tengo especial cariño a dos poemas que los evocan, ambos de dos grandes poetas del siglo XX, por un lado el antillano Dereck Walcott

    Archipiélagos.

    Al final de esta frase, comenzará la lluvia.

    Al filo de la lluvia, un velero.

    Poco a poco el velero perderá de vista las islas;

    se desvanecerá en la bruma

    la fe en los puertos de una raza entera.

    La guerra de diez años ha terminado.

    la cabellera de Helena: una nube gris.

    Troya: un foso blanco de ceniza

    a orillas de la mar donde llovizna.

    La llovizna se tensa como las cuerdas de un arpa.

    Un hombre con la vista empañada presiente la lluvia

    y tañe el primer verso de la Odisea.

    Y por el otro, este del ruso Joseph Brodsky, otro Premio Nobel.

    Carta de Ulises a Telémaco

    Querido Telémaco,

    la Guerra de Troya
    ha terminado. No recuerdo quién venció.
    Los griegos, debe ser: los griegos, quién si no,
    puede dejar en tierra extraña tantos muertos…
    De todos modos, el camino que me lleva al hogar
    resulta que se alarga demasiado.
    Como si Poseidón, mientras perdíamos el tiempo,
    hubiera dilatado el espacio.
    Ignoro dónde estoy y lo que veo ante mí.
    Al parecer, una isla, sucia, arbustos,
    casas, gruñir de cerdos, un jardín
    abandonado, cierta reina, hierba y pedruscos…
    Telémaco, querido, en verdad
    todas las islas se parecen una a otra
    cuando es tan largo el viaje: el cerebro ya
    va perdiendo la cuenta de las olas,
    el ojo, tiznado de tanto horizonte, echa a llorar,
    la carne de las aguas obtura el oído.
    No recuerdo ya cómo acabó la guerra,
    ni cuántos años tienes hoy recuerdo.

    Hazte hombre, Telémaco, y crece.
    Sólo los dioses saben si hemos de encontrarnos.
    Tampoco ahora ya no eres el chiquillo
    ante el cual detuve aquellos toros.
    Hoy, de no ser por Palamedes, estaría a tu lado.
    Pero tal vez sea mejor así: pues sin mí
    te has librado de los males de Edipo,
    y en tus sueños, Telémaco, ignoras el pecado.

  15. Comentario de devilinside (12/09/2018 17:44):

    #13 Efectivamente, pero lo que le comentaba al Sr. Ortega era sobre el papel de las mujeres en los gobiernos de la Grecia arcaica. La verdad es que me encanta Robert Graves, como novelista y ensayista.

    Por otro lado, no conocía el poema de Brodsky (sí el de Walcott): buen gusto en poesía, Mr. X

  16. Comentario de Pablo Ortega (12/09/2018 17:53):

    @devilinside: le agradezco sus apuntes, los cuales en efecto no conocía. De todas formas, el punto de mi comentario era señalar una buena reimaginación literaria de la obra de Homero, ni más, ni menos. Sería interesante ver una serie de TV que adaptase La antorcha, creo que al menos el público femenino de hoy no tendría de qué quejarse.

    Sin duda Zimmer debió documentarse bastante bien para escribir su obra.

  17. Comentario de devilinside (12/09/2018 18:12):

    #16 En general Robert Graves es muy recomendable, y si tiene interés no creo que tenga problema en encontrarlo para descarga por internet. La Diosa Blanca, a la que se refiere Mr. X es una interpretación de la cultura céltica sobre bases griegas arcaicas. Más espeso que los Mitos, pero también muy bueno.

    Mr. X, yo sólo puedo aportar algo más conocido, el Ítaca de Kavafis:

    Cuando emprendas tu viaje a Itaca
    pide que el camino sea largo,
    lleno de aventuras, lleno de experiencias.
    No temas a los lestrigones ni a los cíclopes
    ni al colérico Poseidón,
    seres tales jamás hallarás en tu camino,
    si tu pensar es elevado, si selecta
    es la emoción que toca tu espíritu y tu cuerpo.
    Ni a los lestrigones ni a los cíclopes
    ni al salvaje Poseidón encontrarás,
    si no los llevas dentro de tu alma,
    si no los yergue tu alma ante ti.

    Pide que el camino sea largo.
    Que muchas sean las mañanas de verano
    en que llegues -¡con qué placer y alegría!-
    a puertos nunca vistos antes.
    Detente en los emporios de Fenicia
    y hazte con hermosas mercancías,
    nácar y coral, ámbar y ébano
    y toda suerte de perfumes sensuales,
    cuantos más abundantes perfumes sensuales puedas.
    Ve a muchas ciudades egipcias
    a aprender, a aprender de sus sabios.

    Ten siempre a Itaca en tu mente.
    Llegar allí es tu destino.
    Mas no apresures nunca el viaje.
    Mejor que dure muchos años
    y atracar, viejo ya, en la isla,
    enriquecido de cuanto ganaste en el camino
    sin aguantar a que Itaca te enriquezca.

    Itaca te brindó tan hermoso viaje.
    Sin ella no habrías emprendido el camino.
    Pero no tiene ya nada que darte.

    Aunque la halles pobre, Itaca no te ha engañado.
    Así, sabio como te has vuelto, con tanta experiencia,
    entenderás ya qué significan las Itacas.

  18. Comentario de maca (12/09/2018 19:29):

    no vi la serie así que no la comento. Pero si discrepo en que la Iliada es una celebración de los griegos. Si ese libro es algo es una crítica, hace mucho que no la leo pero me paraece que Aquiles se ausenta de la batalla por un lió de polleras con Agamenon. Mientras los griegos se asuentan de la batalla incumpleindo con su deber y además toman Troya a través del engaño. Mientras que los Troyanos son todo familia, honor y tradición.
    PD me parece que acorde a la mitología el pueblo de troya no quiso entregar a Helena

  19. Comentario de Mr. X (12/09/2018 21:30):

    15-Herencia de mi feliz etapa de librero, antes de convertirme en chupatintas de oficina

  20. Comentario de casio (13/09/2018 08:48):

    Estoy de acuerdo con #18, a mi la Iliada me parece la primera crónica antibélica. Y me gusta pensar que la raiz cultual de Occidente está mucho más en Homero que en la Biblia.

  21. Comentario de emigrante (13/09/2018 09:57):

    La verdad es que esa teoría de la Grecia arcaica matriarcal tiene mucho sentido. El el palacio de Cnosos se pueden apreciar pinturas donde las señoras van ricamente ataviadas y sin sujetador llevando copas de vino o cofres de joyas mientras los tíos van en pelotas o casi. Y además toreando, señal de que tenían que esforzarse para llamar la atención de las damas.

    Puede que todavía perdurara el culto a la fertilidad de tiempos prehistóricos simbolizado por una diosa entrada en carnes. También es más fácil establecer un linaje matrilineal cuando en el clan viven todos juntos y revueltos. Y también es muy probable que la agricultura la inventaran las mujeres que desde el origen de los tiempos se dedicaban a la recolección. Todo junto hace pensar que en el neolítico la hija heredaba el huerto de la madre mientras que los hombres seguían dedicandose a la caza y quizá al pastoreo.

    El cambio de roles encaja también con la crisis del final del Bronce que menciono en #2. La caída de Roma fue un pequeño percance comparado con la catástrofe que hizo desaparecer las civilizaciones del segundo milenio. A partir de entonces los arqueólogos encuentran edificios toscos y cutres donde antes había monumentalidad y refinamiento. Las grandes ciudades portuarias se tranformaron en pequeños reductos fuertemente defendidos y por todas partes un horizonte de cenizas que separa ambos periodos. Mientras duró el caos uno no hacía fortuna con el comercio o la herencia sino por la fuerza de las armas y las mujeres tienen poco que aportar en ese negocio. Las civilizaciones posteriores se fundaron sobre las castas guerreras que se hicieron con el poder. El resto de la historia, todas las costumbres, tradiciones, mandamientos, leyes y preceptos tienen como objetivo asegurarse la autenticidad de la paternidad de los hijos.

  22. Comentario de emigrante (13/09/2018 10:40):

    Hay un cierto paralelismo entre la crisis del s. XXI a.d.C y el atraso secular del continente africano. A sus costas no llegaron los piratas sino los negreros. Ni siquiera pisaron tierra firme, ellos no cazaban los esclavos, lo hacían los propios africanos. Lo traficantes se limitaron a montar sus factorías en la costa o en islas frente a la misma. Pagaban los esclavos con armas modernas que servían para cazar más esclavos. Los antiguos imperios medievales como Mali o Ghana desarecieron para dar paso a los estados esclavistas de la Costa de Oro o Costa de los Esclavos.

    Desde siempre los africanos habían convertido en esclavos a los prisioneros de guerra, nada que no hubieran hecho antes los celtas, romanos o vikingos. El problema es cuando eso se convirtió en una industria. Todo empezó cuando los portugueses tomaron contacto con esas gentes y algunos reyezuelos como muestra de buena voluntad les regalaban un esclavo de vez en cuando. Pronto en toda Europa se puso de moda entre mercaderes y nobleza el tener un esclavo negro entre la servidumbre. Más tarde en la isla de Sao Tomé se creó la primera plantación. El modelo se exportó al Caribe copiado por españoles, ingleses, franceses y holandeses. Negros de Africa para América, azúcar y tabaco de América para Europa y armas de Europa para África cerrando el círculo de un negocio redondo. Había nacido el capitalismo.

    En el continente negro las cosas se pusieron mal, la única forma de sobrevivir era ser más fuerte que el vecino y para ello necesitabas armas que solo se conseguían vendiendo esclavos. Para la gente normal no había sitio seguro, siempre huyendo. La agricultura se redujo a quemar un trozo de bosque, sembrar, recoger y salir corriendo antes de que los cazadores se dejaran caer por allí. En esas condiciones es imposible fundar ciudades o establecer redes comerciales o recaudar impuestos. La civilización colapsó. La cultura y las tradiciones anteriores desaparecieron dando paso a la casta de guerreros cazaesclavos. Todo muy parecido a lo que debió ocurrir en el Mediterraneo oriental al final de la Edad de Bronce.

  23. Comentario de devilinside (13/09/2018 11:07):

    #21 Obviamente. Si tomamos en consideración además la cultura de las Islas Cícladas como una de las que intervinieron en la formación de la cretense, que a su vez venía de las culturas de la “Vieja Europa” (según terminología de Gimbutas y otros) tenemos un entorno de finales del Neolítico y principios del Calcolítico en que muy probablemente el matriarcado (en aspectos religiosos, al menos) era la regla común en la zona del Este de Europa y del Mar Egeo. Ello, unido, como Vd. bien dice a que la agricultura inicialmente parece ser un trabajo femenino, determinaría que la propiedad de las tierras podría ser de las mujeres, hasta el cambio radical que se impuso tras la crisis de la Edad del Bronce.

  24. Comentario de emigrante (13/09/2018 12:27):

    Salvando las distancias, el trafico de esclavos también podría estar relacionado con el atraso económico del Sur y Este de Europa con respecto a los países que rodean el Mar del Norte.

    Durante la Baja Edad Media el centro del mundo estaba en la península Itálica. El comercio florecía en todo el Mediterraneo hasta que llegó el Turco y cortó la ruta de la seda. A partir de entonces esas aguas se volvieron muy inseguras. Quitando los puertos mejor fortificados, a lo largo y ancho de toda la costa turcos y berberiscos se dedicaron a la caza de esclavos, rehenes y lo que pudieran pillar. Génova y Venecia hicieron un último esfuerzo junto con España en Lepanto para poner orden pero ya nunca podrían volver a ser lo que fueron.

    Mientras tanto en tierra firme se hacían razzias a lo largo y ancho de la estepa de Europa Oriental a la caza del esclavo eslavo. Hay alguna relación entre esas dos palabras? La situación no es ni de lejos parecida a la de África pero el miedo y la angustia con el que vivían las gentes de aquellas costas y estepas no es el mejor clima para que florezcan el comercio y la industria. Cuanto más al norte y más al oeste más tranquilo se vivía y esos países aprovecharon para tomar una ventaja que aún hoy perdura.

    Otra cosa que creo que también perdura es el recuerdo entre la población que podría explicar el rechazo a los inmigrantes musulmanes en los países del Este. Inciso: explicar, no justificar. En muchos países de por ahí se usa la palabra “turco” para referirse a los musulmanes en general. Tuve un compañero de piso en Madrid que era de Belgrado y decía que para ellos los bosnios musulmanes eran turcos. No es de extrañar que cualquier populista que llegue solo tiene que escarbar un poco en esas cenizas para que se avive la llama del odio.

    Y no me quiero ir sin antes dejar una pequeña puya para los indepes. Tras la caída de Constantinopla Catalunya, que se había expandido hasta Grecia, deja de jugar un papel relevante en la economía. Hasta que los Borbones, a los que tanto odian, les abrieron de par en par las puertas de América. Enseguida se pusieron las pilas y muchos catalanes hicieron rápidamente fortuna. Con el tráfico de esclavos! Con el capital obtenido del sudor y la sangre de esos desgraciados se fundó la industria catalana, faro y guía de la economía de toda España.

    Con todo este rollo quiero decir que el que haya unos países más desarrollados que otros no tiene nada que ver con la raza, la cultura ni con el clima. Ni los negros son inferiores a los blancos ni los polacos más tontos que los anglosajones ni los catalanes más trabajadores y emprendedores que las “bestias con forma humana” de la meseta. Todo depende de si a tus antepasados les tocó un buen sitio o no durante un periodo crítico de la historia.

  25. Comentario de Mr. X (13/09/2018 15:56):

    24-Cuanto mas al norte…
    Hombre, pues si y no. Más bien diría que tuvo que ver con la mejora de las técnicas de navegación y la difusión del mercantilismo precapitalista. Gran Bretaña tuvo una guerra civil y una inestabilidad constante desde Enrique VIII a Jorge I. Holanda estuvo en guerra continua desde su nacimiento hasta el siglo XVIII, prácticamente. En los Países Escandinavos, Carlos XII se creyó ALejandro Magno y lo invadía todo. Y en Alemania, la madre de todas las batallas, como diría Sadam, la Guerra de los 30 años, la más sangrienta hasta las campañas napoleónicas.

  26. Comentario de antonio (13/09/2018 16:06):

    ”Con todo este rollo quiero decir que el que haya unos países más desarrollados que otros no tiene nada que ver con la raza, la cultura ni con el clima”
    OK, en economía, a día de hoy, en la teoría consolidada y admitida sobre la causas del crecimiento o no de los países (y también de empresas e individuos) la principal causa es que lo que lo empuja decisivamente y hace variar el desarrollo de unos países de otros es la acumulación existente previa, ab-initio. de recursos naturales en espacios distintos.A partir de ahí, mas acumulaciones: factor humano, medios materiales, conocimiento, innovación,productividad, et., Eso si, luego, hay que currarselo.Nada es gratis. Todo es un curre, decía, como lema, un cliente hace 20 años. Suerte y trabajo. Por ese mismo trabajo, cierto, real y determinante, alemanes, catalanes, IBEX35, élites, el vecino de al lado, etc,, ‘no se dejan’ quitar el puesto, e igualar patrimonios y riqueza tan alegremente y a la primera…

  27. Comentario de Tipo Distante (13/09/2018 17:39):

    En cuanto a la posible explicacion de las pinturas de cnosos, si atendemos a las tradiciones de pueblos mas o menos remotos, tenemos a pueblos africanos (que a dia de hoy lo hacen mas por los turistas que por otra cosa, pero lo hacen) que se reunen en festividades en las que los hombres compiten entre ellos para cortejar a una mujer ricamente ataviada a base de varear a otros hombres que tambien quieran cortejarla.
    Y si veis a los masai por ejemplo, las chicas van con tantos adornos que no les ves la cara casi, y los tios van en taparrabos con una vara para hacer sus duelos.

    Quizas mas que una representacion de la sociedad era una representacion de una fiesta para juntar a los jovenes con sus parejas. Pero eso no tiene ningun glamour no?
    Pra mas info de estos pueblos hay miles de videos en la2 que son especialmente buenos en su calidad grafica.

  28. Comentario de Mochuelo (13/09/2018 17:56):

    Pues yo la vi este verano, tras una maratón sádico-literaria consistente en irme de vacaciones a leer la Ilíada y la odisea…a mi me gustó, creo que tanto como todo lo que se hace de ese estilo. Mucho cuero, arena y algo de vino tinto y ya estamos en Atenas o Troya. Lo peor los dioses desaprovechados. Cómo dice el autor todo absolutamente todo pasa por los caprichos o rayaduras mentales del Dios que esté más cerca…un mensaje
    tranquilizador. Y ya les dejo con sus modos de producción y tal

  29. Comentario de Mochuelo (13/09/2018 18:08):

    Por cierto totalmente de acuerdo con la idea “les va mejor económicamente a los que empiezan con más” esa es mi experiencia en la vida..aparte lo de todo es un curre que también.

  30. Comentario de Pablo Ortega (14/09/2018 00:23):

    “Cómo dice el autor todo absolutamente todo pasa por los caprichos o rayaduras mentales del Dios que esté más cerca…un mensaje tranquilizador.”

    Tampoco es que en los mitos originales la cosa fuera muy diferente.

  31. Comentario de ocnos (14/09/2018 08:51):

    Respecto a los pueblos del mar les iba a soltar un par de comentarios gafapastas, pero mejor les dejo el enlace, con el que disfrutarán Yehuda y D.Pablo en particular.

    www2.uned.es/geo-1-historia-antigua-universal/Pueblos%20del%20Mar_CUADRO.htm

    Por cierto -que esto viene en el gen de LPD- comparen lo que es una simple lección de un profesor universitario de verdad (referencias documentadas y citadas, profusión de entrecomillados y demás) con una tesis doctoral de baratillo para sabe Dios que… Igualito.

  32. Comentario de Lluís (14/09/2018 09:04):

    #31

    Sobre su último comentario, me parece que esto sería solo la punta de lanza. La endogamia y el enchufismo son fenómenos comunes en la universidad española, y si se ponen a buscar, van a encontrar muchos casos parecidos, sea por dar un cum laude a algo que sería un aprobado justito o simplemente aceptar a algo que tiene poco más nivel que un crédito de síntesis de bachillerato.

    Porque la verdad, viendo el nivel intelectual que se gasta el presidente del gobierno, devalúa mucho el título de “doctor”.

  33. Comentario de devilinside (14/09/2018 10:32):

    #31 Con respecto a lo de los Pueblos del Mar y volviendo a Robert Graves, en Los Mitos Hebreos creo recordar (hace mucho que no lo releo) que defiende la teoría de que los filisteos (uno de los pueblos del mar, probablemente griegos prehelénicos) influyeron notablemente en la religión judía

  34. Comentario de Mr. X (14/09/2018 22:17):

    32-Ya sabemos que ustedes, contra Rajoy, vivían mejor.

  35. Comentario de Pogrom Pom Pom (14/09/2018 23:15):

    A mí de la Iliada se me quedó grabado aquello de las hecatombes. Cada dos por tres, una celebración con hecatombe de bueyes para agradar a los dioses. La virgen, menudas torrás de bueyes que se hacían. Siempre me quedé con ganas de probar el vino con miel. A ver si Hacendado se anima a sacarlo.

  36. Comentario de Intelestual (15/09/2018 07:11):

    Muchos bares góticos hacen el “vino con miel” hoy en día, al menos en Francia.

  37. Comentario de Lluís (15/09/2018 07:36):

    #34

    Francamente, no termino de ver `por qué sale con eso ahora. Luego, resulta que los obsesionados con el monotema somos los demás.

    Por si tiene alguna duda acerca de la universidad española en general, ahí tiene la reacción histérica de la Universitat de Barcelona tras salir Ada Colau diciendo que alguien le habría ofrecido que podría solicionare de forma rápida lo de las dos o tres asignaturas que le faltaban para completar su carrera universitaria. Supongo que no se trata que la prensa empiece a meter las narices ahí, no porque vayan a descubrir que también hacen favores a algún político, sino porque descubran que eso de que uno puede sacarse la carrera a base de jamones no es exclusivamente una leyenda urbana.

  38. Comentario de Mr. X (15/09/2018 07:41):

    Volviendo a Homero, me encanta este texto de Borges según el cual sería el autor de dos de las cuatro historias quintaesenciales de la humanidad (bueno, supongo que de la civilización occidental). La tercera también sería griega: la de los Argonautas y la cuarta, oriental, la del dios que muere y resucita.

    “Cuatro son las historias, una, la más antigua, es la de una fuerte ciudad que cercan y defienden hombres valientes. Los defensores saben que la ciudad será entregada al hierro y al fuego y que su batalla es inútil; el más famoso de los agresores, Aquiles, sabe que su destino es morir antes de la victoria. Los siglos fueron agregando elementos de magia. Se dijo que Helena de Troya, por la cual los ejércitos murieron, era una hermosa nube, una sombra; se dijo que el gran caballo griego en el que se ocultaron los griegos, era también una apariencia. Homero no habrá sido el primer poeta que refirió la fábula; alguien, en el siglo catorce, dejó esta línea que anda por mi memoria: The borgh brittened and brent to brontes and ashes*. Dante Daniel Rosetti, imaginaría que la suerte de Troya quedó sellada en aquel instante en que Paris arde en amor de Helena; Yeats elegirá el instante en que se confunden Leda y el cisne que era un dios.

    Otra, que se vincula a la primera, es la del regreso. El de Ulises, que, al cabo de diez años de errar por mares peligrosos y de demorarse en islas de encantamiento, vuelve a su Itaca; el de las divinidades del Norte que, una vez destruida la tierra, la ven surgir del mar, verde y lúcida, y hallan perdidas en el césped las piezas de ajedrez con que antes jugaron.

    La tercera historia es la de una busca. Podemos ver en ella una variación de la forma anterior. Jasón y el Vellocino; los treinta pájaros del persa, que cruzan mares y montañas y ven la cara de su Dios, el Simurgh, que es cada uno de ellos y todos. En el pasado toda empresa era venturosa. Alguien robaba, al fin, las prohibidas manzanas de oro; alguien, al fin, merecía la conquista de Grial, Ahora, la busca está condenada al fracaso. El capitán Ahab da con la ballena y la ballena lo deshace; los héroes de James o de Kafka sólo pueden esperar la derrota. Somos tan pobres de valor y de fe, que ya el happy- ending no es otra cosa que un halago industrial. No podemos creer en el cielo, pero sí en el infierno.

    La última historia es la del sacrificio de un dios. Attis, en Frigia, se mutila y se mata; Odín, sacrificando a Odín, Él mismo a Sí mismo, pende del árbol nueve noches enteras y es herido de lanza; Cristo es crucificado por los romanos.

    Cuatro son las historias. Durante el tiempo que nos queda seguiremos narrándolas, transformadas.”

  39. Comentario de emigrante (15/09/2018 09:31):

    Dioses y héroes, héroes y dioses. Y nadie ha mencionado todavía ni a Marvel ni a DC. Quizá no sea posible identificar uno por uno a los superhéroes con los antiguos mitos pero no cabe duda de cual es la fuente de su inspiración. Tenemos titanes como la Masa y la Cosa, héroes con el talón de kryptonita, Hermes graciosillos como Spiderman o Deadpool, el capitán Aquiles consternado por la muerte de su Bucky/Patroclo. La misma épica y la misma magia aunque disfrazada de ciencia ficción, lo único que se echa de menos es el sexo. Es el único tema del que Hollywood saca tajada hoy en día, las pequeñas historias de los hombres mortales se quedan para las series.

    Tiene razón el señor Jenal con Homero empieza y acaba toda la literatura de Occidente.

  40. Comentario de emigrante (15/09/2018 11:19):

    Y hablando de historias que se repiten, parece que en tiempos de micénicos, minoicos y troyanos más al oeste ya existía la Unión Europea, las mujeres también mandaban mucho y la capital estaba en Madrid

    https://elpais.com/cultura/2018/09/12/actualidad/1536766400_338655.html

  41. Comentario de antonio (16/09/2018 09:45):

    ¿Próximo artículo? La Casa de Troya, el auge y caída de una residencia de estudiantes. ¿El pre-Erasmus nacional de origen homérico? Homero lo firmaría. El curso académico acaba de iniciarse y promete la épica de la liga-zón, la unión intima, anual de héroes, heroínas y dioses en las noches de jueves y viernes…

  42. Comentario de antonio (16/09/2018 12:23):

    Otro enlace. La Casa de la Troya (Alejandro Pérez Lugín, ¿literato? post-Homero), un museo hoy, esta en Santiago. Santiago Apostol, Santiago el Mayor, Sant-Yago, San Jocobo. Un refugiado, un emigrante, expulsado de su Palestina por un pueblo-casta y elite,uno de los pueblos del Mar, los Filisteos. Final de la Edad del Bronce e inicio de la maldita leyenda cristina,según informa el reportero biblíco de Lpd (Y).
    Eso si, no dejen de visitar la Rua do Franco, pegada a la Catedral, con taperias excelsas, repletas de pulpo a feira, empanadas y Albariño, el ”vino sin miel” gallego.

  43. Comentario de devilinside (17/09/2018 09:55):

    Propongo reseña del Mesón La Troya en Trujillo. Raciones homéricas.

  44. Comentario de Armin Tanzarian (17/09/2018 10:06):

    #24 Respetuosamente:

    ¿De verdad era Catalunya la que se había extendido hasta Grecia? Yo pensaba que los ducados de Atenas y Neopatria pertenecían a la Corona de Aragón, pero igual estoy equivocado y gritaban “¡Catalunya! ¡Catalunya!” en lugar de “¡Aragón! ¡Aragón!” antes de entrar en combate. Ruego no me venga con lo de que los almogávares eran en su mayoría catalanes. Los integrantes de la Legio IX Hispana eran en su mayoría de la Península Ibérica y nadie los considera otra cosa que romanos.

    También está el hecho de que la mayor parte del comercio marítimo de la Corona salía de Barcelona y Valencia, pero las cosas por su nombre, por favor. Acepto que diga que los catalanes (como hemos dicho, mayoritarios en los negocios con el Mediterráneo oriental) fueron los más perjudicados por el Turco, pero no Catalunya, que no existía como tal, sino como los Condados Catalanes, dentro de la Corona de Aragón.

    Insisto, siempre desde el respeto de uno que no es especialista en Historia y admite que como aragonés seguro que tiene información sesgada, pero cree que en este caso tiene razón.

  45. Comentario de Mochuelo (19/09/2018 07:21):

    #38_genial aportación, no estoy muy de acuerdo pero quién soy yo para negara borges…si reducimos tanto la literatura al final lo podríamos dejar en un argumento eterno: gente que busca problemas, con lo bien que se está en casa

  46. Comentario de Mochuelo (19/09/2018 11:50):

    Por cierto para homenaje bueno “la hija de Homero” de Robert graves

  47. Comentario de Y (21/09/2018 12:55):

    A finales de la Edad del Bronce Tardío

    “Qué antiguas eran ya las armas, qué viejos eran ya los hombres, qué decrépito el mundo, qué anciana la palabra, ya en tu guerra, oh rey Agamenón”

  48. Comentario de Rafa (25/09/2018 09:26):

    La de cosas que están pasando en este país y no tengo mi dosis de LPD para explicármelo…

  49. Comentario de tabalet i dolçaina (25/09/2018 12:02):

    Los jefes,están a otras cosicas
    https://www.levante-emv.com/comunitat-valenciana/2018/09/25/tripartito-sondea-ximo-bosch-andres/1772018.html

  50. Comentario de Rafa (25/09/2018 12:20):

    @49, Anonadado me deja!

Publicar comentario

(imprescindible)

(Imprescindible, pero no la publicamos)

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI