- La Página Definitiva - http://www.lapaginadefinitiva.com -

Las primarias de Podemos

Una de las banderas de la «nueva política» es el empleo de primarias para elegir a sus candidatos para las elecciones, aunque en las próximas elecciones generales se han acogido a que son una «segunda vuelta» y que no hace falta volver a repetir las primarias.

Así las primarias de Podemos se realizaron en julio del año pasado. Se puede desconfiar del censo de sus primarias «un número de móvil, un voto» e incluso de su sistema de votaciones [1], pero sin duda hay que valorar muy positivamente que Podemos y Agora Voting [2] proporcionan unos resultados [3] muy completos de las votaciones, que no he visto en otros partidos como C’s o IU. Tan completos que hasta dan el listado con todas las papeletas anonimizadas, incluido en el método de verificación [4] de la votación, aunque para acceder a él haya que tener ciertos conocimientos técnicos.

Las primarias de Podemos para las elecciones generales consistieron en tres consultas: una para elegir al candidato al presidente del Gobierno, otra para elegir a los 349 candidatos que complementarían las listas electorales al Congreso de los Diputados y una última para seleccionar a los candidatos al Senado. En esta entrada, solo hablaré de las primarias al Congreso.

En estas primarias, cada elector pudo elegir hasta 350 candidatos entre todos los que se presentaban, donde algunos iban agrupados en candidaturas con lo que se facilitaba el voto por listas plancha. Los candidatos más votados entonces eligieron por orden la circunscripción por la que se querían presentar, con corrección por sexo del candidato para que hubiera paridad en las listas. Este sistema de votación suele permitir que la candidatura más votada acapare todos los candidatos, pero tiene el problema de que puede ser trolleable por críticos organizados como ocurrió en la Comunitat Valenciana [5], ya que al proceder la mayor parte de votos del voto en plancha a la candidatura, la diferencia de votos entre los candidatos en circunstancias normales no será mucha, así que con una acción coordinada de unos unos cuantos críticos pueden cambiar el orden previsto.

Para evitar este problema, el «Equipo Pablo Iglesias» presentó una candidatura de 65 personas, suficientes para encabezar las circunscripciones donde era más previsible que sacaran escaños. Además, al ser luego el reparto por circunscripciones, debía darse un gran vuelco a la lista para que cambiara el orden de los candidatos en una circunscripción (por ejemplo, si la lista iba con candidatos para Madrid1-Sevilla1-Bilbao1-Málaga1-…-Madrid2, el candidato previsto como 1 de Madrid tenía que descender muchos puestos para estar por debajo del candidato 2 de Madrid) y aún entonces el candidato seguiría en buena posición. Por otra parte, la candidatura del Equipo Pablo Iglesias podría decir que al ir solo con 65 candidatos permitía que fueran elegidos candidatos de otras  candidaturas… aunque fueran en puestos de relleno con escasas posibilidades de ser elegidos en las elecciones. Además, parece que impulsaron una lista b [6] desde la dirección de Podemos llamada «Territorios CQP». Y también se presentaron varias listas alternativas y candidatos no agrupados, hasta llegar hasta casi los 1.000 candidatos.

El resultado de la votación fue un aplastante triunfo de la candidatura del Equipo Pablo Iglesias, encabezada por Íñigo Errejón con 45.122 votos. El menos votado del Equipo Pablo Iglesias fue Arnau Mallol i Baró con 35.685 votos mientras que el más votado que no pertenecía a esta lista fue Diego Cañamero con 10.605 votos, que era el tercero de la lista «UTOPÍA Y DIGNIDAD», auspiciada por la CUT. Aunque por la corrección de orden por paridad de sexo, algunas candidatas de UTOPÍA Y DIGNIDAD adelantaron a candidatos del Equipo Pablo Iglesias. La lista Territorios CQP fue un fracaso y su cabeza de lista fue el 133 por número de votos.

Para analizar cómo se votó, primero se mostrará cómo fue la distribución de los electores por el número de candidatos que seleccionaron en su papeleta (la escala vertical es logarítmica):

De los más de 55.000 electores con votos válidos, se ve claramente que una mayoría de votantes seleccionaron solo 65 candidatos (más de 28.000), exactamente el número de candidatos del Equipo Pablo Iglesias. El siguiente pico corresponde a los 58 candidatos de UTOPÍA Y DIGNIDAD (unos 2.000). Luego están los que votaron solo a un candidato (unos 1.500) y a otras candidaturas o sumas de candidaturas (por ejemplo, el pico en 123 corresponde a los que votaron al Equipo Pablo Iglesias conjuntamente con UTOPÍA Y DIGNIDAD). Ninguna de las papeletas con más de 160 candidatos llegó a acumular más de cien electores, por lo que se puede decir que los votantes de las primarias no se preocuparon para nada en completar sus preferencias de candidatos hasta los 350 posibles.

Así que lo fundamental fue el voto al Equipo Pablo Iglesias, y esta es la distribución de las papeletas según su número de votos a esta candidatura:

Se observa claramente cuál fue el patrón de voto: la mayoría votó a la plancha completa de Iglesias (más de 30.000 electores), unos 7.000 no votaron a ninguno de la candidatura de Iglesias y el resto (unos 15.000) votaron entre 1 y 65 candidatos del Equipo Pablo Iglesias, y precisamente estos 15.000 son lo que determinaron el orden de la misma.

Por ejemplo, en la siguiente gráfica se muestra a qué candidatos votaron los que seleccionaron a solo un candidato de la lista de Iglesias (en la gráfica no se muestran los votos a Íñigo Errejón que con más 600 votos dominó con diferencia):

Los candidatos son mostrados de izquierda a derecha según su orden en la candidatura. Se observa cómo los candidatos más votados fueron los más mediáticos David Bravo y Tania Sánchez, aunque solo con unas decenas de votos. El resto de candidatos de la lista no llegaron a 40 votos individualmente.

También es curioso ver cómo votaron los que pusieron papeletas con 64 candidatos del Equipo Pablo Iglesias, es decir, que expresamente eliminaron un candidato de la lista:

La gráfica muestra un resultado bastante uniforme —con diferencias de menos de cien votos—, salvo para Tania Sánchez, donde unos 1.500 electores decidieron eliminarla de su papeleta.

El resultado final de los votos de los 21 primeros miembros de la candidatura fue:

Entonces los votos apenas variaron el orden: indicar que Rafael Mayoral sobrepasó a Sergio Pascual por 400 votos y David Bravo adelantaría algún puesto desde donde partía. Fijarse que el eje de ordenadas comienza en 36.000 votos para resaltar las diferencias.

Finalmente, mostraré la distribución por comunidades autónomas de las papeletas que no votaron a ningún candidato del Equipo Pablo Iglesias:

Destaca Asturias, donde casi un 25 % de los electores con voto válido decidieron no votar a ningún miembro de la candidatura de Iglesias. Luego fueron La Rioja, Andalucía y Aragón con más del 15 %.