La deprimente trayectoria de dos estadounidenses que se pelearon por un pie amputado

Un tal John sufrió un accidente de avioneta y le amputaron el pie. En el hospital pidió que se lo devolvieran. Lo metió en el frigorífico, pero ocupaba mucho. Intentó que una amiga se lo guardara en el refrigerador de un supermercado, pero les pillaron. La puso a secar al sol seis meses encima de un árbol y pudo momificarla, pero en una mudanza se la olvidó en un trastero. Como no pagó el alquiler de ese local, se subastaron sus cosas. Un tal Shannon compró la mercancía y se encontró con el pie. Empezó entonces una disputa entre ambos por ver a quien pertenecía la pierna amputada. John estaba en una situación de adicción a la cocaína y al alcohol terrible, pero quería su pie, le pertenecía biológicamente. Shannon, tenía el ticket, el puto ticket de compra que decía que el pie era suyo. Su sueño era salir en la tele y ser famoso. Ese pie era su llave del paraíso… [[acceder al artículo]]


Compartir:

Nadie ha dicho nada aún.

Comentarios cerrados para esta entrada.