El Desafío (The Walk): Cine de catástrofes sin catástrofe

The-Walk-El-Desafio-2015-01

Una cabezadica rápida, sin pijama ni orinal

 

En la jerga de la psiquiatría, determinadas actividades se encuadran en lo que unas corrientes conocen como plomillazo en la cabeza y otras como petardazo dao, haciendo ambas denominaciones hincapié en una especie de explosión que se daría en la zona del cerebro encargada del pensamiento lógico, por lo que ese individuo en concreto sería propenso a llevar a cabo acciones o proponer actividades que se agrupan en la clasificación estar como un puta cabra y me quedo corto, corto, corto. En los años 70, el equilibrista francés Philippe Petite sumó plomillazo y petardazo, batiendo todos los récords de asimilación caprina al extender un cable entre las Torres Gemelas y hacer sobre él ejercicios de funambulismo. Y todo ello gracias al concurso de un grupo de amigos y su novia, que le ayudaron en ese propósito. Imaginamos al alegre grupo paseando por la Gran Mazana con jerseys de cuello vuelto muy ajustados, pantalón de campana, y embudos de colores en las respectivas cabezas.

Esta mezcla de excentricidad, verdadera hazaña física y locura mayúscula, tuvo el efecto involuntario de convertirse en una genuina performance. El contexto, la ciudad, su simbología y el significado de unos edificios que entonces se inauguraban, transformaron semejante barbaridad en una verdadera obra de arte que puede incluirse, y sin impostura, entre las mejores obras creativas del ser humano, o como mínimo del siglo XX, al reunir, como decimos, multitud de características que incluso trascienden a las intenciones de Petit, justo lo contrario que suele suceder en la mayor parte del arte moderno, donde nos encontramos sobre todo con un 99% de explicaciones y un 1% de… de… de… en fin. Un 1% de eso.

Desde hace unos años se han producido diversos acercamientos a esta aventura, en concreto un libro y un documental. Con el objeto de hacer la crítica lo más objetiva posible no hemos leído uno ni hemos visto el otro, de forma que nos enfrentamos a la película sin indeseables contaminaciones que perjudicarían el servicio público que ofrece LPD. Una vez más hemos sorteado la tentación del conocimiento en favor de la ecuanimidad, algo que sin duda sabrán valorar nuestros lectores habituales.

El encargado de llevar a cabo a la gran pantalla esta enajenación funambulista es Robert Zemeckis. Tras su anterior película, El Vuelo, donde reflejaba las consecuencias de su cristianismo exacerbado -al parecer a causa de un proceso de “redención” después de muchos años de alcoholismo- el espectador podía temer que de nuevo una heroicidad concluyese en falso y de forma bochornosa con la moraleja de un párroco de pueblo. No hay nada que temer, El Desafío es tan plana e inofensiva que se puede considerar como una especie de amable película infantil, aunque muchísimo más simple que gran parte de las películas infantiles de la actualidad.

Resulta difícil comprender como Zemeckis, responsable de muchas excelentes películas de entretenimiento, se ha embarcado en un producto de este tipo. Incluso El Vuelo, al margen de la ponzoña de su ideología y de su carácter tramposo, se podían considerar como bastante distraída hasta que le dan la vuelta al final o le dan la vuelta al espectador para propinarle un puntapié en el trasero de los que dejan huella de tebeo.

Teniendo todo la proeza de Philippe Petit para dejarse llevar, el planteamiento resulta casi naíf, al presentar una voz en off, la del equilibrista, que va narrando parte de su infancia, su formación y cómo se organizó la ocurrencia que terminó con su arresto. Esta narración resulta muy cándida. Evita en todo momento la hagiografía, pero también la épica, la emoción o el riesgo. No ahonda en cuestión psicológica alguna, un campo bastante interesante, y pasa de forma superficial por un asunto que daría para mucho juego, como la preparación del paseo entre las Torres Gemelas antes del momento final. También sortea la significancia y destino final de esos edificios, homenajeados al terminar el film de un modo tan apresurado que para eso uno se queda quieto. En cierto modo Zemeckis se marca una “deconstrucción” de las películas antiguas de catástrofes, donde el 80% de la película establecía relaciones entre los personajes hasta que llegaba el desastre. Aquí nos encontramos con un cuentecillo a duras penas simpático hasta que llega no el accidente, sino el vértigo.

Realmente la película se sustenta en los efectos especiales destinados a acongojar al personal con las alturas. Y se consigue si uno es de esos que sufre al subirse al taburete para cambiar una bombilla. El resto puede que ni siquera trague ahí más saliva de la cuenta. Para colmo los efectos, con toda su millonaria inversión a cuestas, son de esos que ofrecen una sensación de artificio, de esos que en ocasiones “cantan”.

En resumidas cuentas, una película bienintencionada, intrascedente y vocacionalmente inocente que puede hacer disfrutar en muy contados momentos en el tramo final gracias a la sensación de peligro que ofrece asomarse desde la azotea de un rascacielos. En el fondo decepcionante por los ingredientes con los que contaba a priori esta historia, tanto la del funambulista francés como la de las torres.

A todo ello hay que sumar que el doblaje en español ofrece a unos personajes que hablan en castellano imitando al francés, lo que no ayuda precisamente a entrar en la historia, que paguese que se están cachondeandó de espegtadog desde el primeg momentó.

Confiamos en que Zemeckis, con capacidad de sobra todavía para rodar muy bien, vuelva por sus fueros y al menos ofrezca algún buen producto de entretenimiento digno de su talento antes de la jubilación, dejando atrás estas propuestas impropias de sus dos últimas películas. En resumidas cuentas, esperamos que Zemeckis vuelva al alcohol cuanto antes. Resulta preferible su hecatombe personal con películas divertidas a la paz espiritual que está llevando su carrera por un camino indeseable. Si alguien ve a Zemeckis por ahí, que le haga un favor al cine: invítele a un chupito.


Compartir:

  1. Comentario de Trompeta (12/01/2016 21:23):

    “A todo ello hay que sumar que el doblaje en español ofrece a unos personajes que hablan en castellano imitando al francés, lo que no ayuda precisamente a entrar en la historia, que que paguese que se están cachondeandó de espegtadog desde el primeg momentó.”

    Merde!!!
    Pierre Nodoyuna meurt mais ne se rend pas !

  2. Comentario de Rocamadour (13/01/2016 04:39):

    Cachis… pena de peli, oiga. Hágase un favor y vea “Man on wire”, el documental. Grande. Y en él queda claro lo de su segundo párrafo. Que cuando uno ve al gabacho caminar entre las dos torres le entra una cosilla así como de emoción o algo que… ¿Será eso lo de la experiencia estética?

  3. Comentario de Karraspito for President (13/01/2016 13:16):

    La industria del doblaje de España (elmejordoblajedelmundo) ya ni se molesta en disimular o intentar recubrirse de una pátina de seriedad o credibilidad. Total, ¿para qué?

  4. Comentario de Borratxo i fí. (13/01/2016 13:54):

    Me temo que, al menos en el caso del protagonista, la voz es de un auténtico actor francés, imposición de la productora.

  5. Comentario de bofifa (14/01/2016 13:46):

    Yo no entiendo por qué se toman la molestia de hacer una peli que, en el mejor de los casos, va a estar a la sombra del cojonudo documental en el que se basa. Supongo que sólo para lucir efectitos de pantallas azules y una más que preocupante carencia de imaginación y creatividad para inventar (o basarse en) historias nuevas. Otro triste cutre-remake más. Salvando las distancias, miedo me da Star Wars (la última de Indy ni la vi).

  6. Comentario de Trompeta (14/01/2016 14:07):

    @ 5 La última de Star Wars es un puto remake de a new hope cobarde que va de continuación, no se merece ni verla por la tele.
    Nota de 0-10 se merece -273 (cero absoluto)

  7. Comentario de Trompeta (14/01/2016 14:11):

    Aquí hay una crítica muy benevola con el VII de eso que llaman star wars
    http://estrenosdecineytelevision.blogspot.com.es/2015/12/critica-de-star-wars-episodio-vii-el.html

    El autor es hasta generoso con esa bazofía de anuncio para vender muñecos disney

  8. Comentario de keenan (14/01/2016 14:48):

    Como mola ser iconoclasta con la cultura de masas. Star Wars VII está bastante bien. Sí, han fusilado el guión de la primera, pero se intuye un cambio bastante importante en los antagonistas y la naturaleza del enfrentamiento. Lo iran desarollando más en las siguientes pelis. La actriz que hace de Rey es muy carismática y las viejas glorias cumplen.

  9. Comentario de Epicureo (14/01/2016 16:36):

    Parece que está de moda echar pestes de Star Wars VII. Hay un punto esencial que me ha gustado: la película funciona. No hay ningún momento tan ridículo que me haga sentir que me toman el pelo. En eso es claramente superior a los episodios I, II y III, y también a películas recientes de CF como Prometheus e Interstellar. Es verdad que lo ha conseguido sin arriesgar, copiando mucho y con un ritmo demasiado rápido para emocionarte y ser memorable. Pero funciona.

  10. Comentario de archivista (14/01/2016 17:17):

    Hágame caso: haga caso a 2. Olvide el conocimiento; olvide la ecuanimidad; déjese contaminar como si fuera Ana Belén. Vea Man on Wire y disfrute

  11. Comentario de E. Martín (14/01/2016 19:54):

    Viendo El Vuelo pensé eso mismo. Todo el rato desconcertado esperando el típico giro de que todo ha sido un sueño y todavía está en el avión / está muerto / era todo una partida del Flight Simulator IV y de repente zasca cristiano renacido.

    El Mejor Doblaje del Mundo™ es el motivo pog el que ni se me ha ocuggido veg esta película (mon dieu!)

  12. Comentario de Trompeta (14/01/2016 20:13):

    8&9 Ni de coña, esa bazofia no vale ni para abonar campos de ortigas.Y la tía tiene 2 registros: estreñida y dando asco.

  13. Comentario de Alfredo MG (14/01/2016 22:06):

    E. Martín, yo con El Vuelo esperaba ATENCIÓN PEQUEÑOS SPOILERS una actitud valiente con las drogas. Parece que todo va encaminado a un mensaje impropio para Hollywood, que el tipo consigue la hazaña porque es un magnífico profesional pero con drogas es cuando se “inspira” del todo. Y al final le dan la vuelta a eso cuando con la llegada del camello al hotel parecen que iban a tomar el otro trayecto.

  14. Comentario de Perri el sucio (15/01/2016 01:31):

    hoygan, yo de funambulistas no sé nada, pero por favor, sáquense la mano de la entrepierna con el episodio VII. Visto en frío, el guión no tiene ni putos pies ni cabeza. Que sí, que los actores jóvenes (en especial la chica) lo hacen bien, y que visualmente abrahms ha tratado la cinta (literalmente, es una cinta de película kodak) con mucho cariño y detalles bonitos, pero digo yo que en un largometraje la historia debe contar para algo, y la de esa película tiene agujeros por todas partes. Ojalá fuese un refrito de la película original, que al menos tenía cohesión a muerte. Han copiado un montón de cosas anecdóticas, pero el conjnto es absurdo. Ea.

  15. Comentario de Yopino (15/01/2016 23:04):

    Star Wars es una mierda y esto no es una opinión.

  16. Comentario de Yopino (18/01/2016 13:35):

    Bueno ,igual no es tan mala…

  17. Comentario de Gekokujo (18/01/2016 23:45):

    #14 El problema no es tanto lo que cuenta si no cómo lo cuenta. Jackson sacó nada menos que tres ollas de caldo con El Hobbit.

Comentarios cerrados para esta entrada.