Misión: Imposible – Nación secreta

En LPD somos muy fans de la saga de Misión imposible desde los tiempos de MI2, sin duda la mejor película de la saga, aunque sólo sea por esa maravillosa escena en la que la película mezcla pasos de Semana Santa, Sanfermines y Fallas, todo en uno, sincretismo folklórico español resumido en el menor número de segundos posible, y con el comentario de calidad de fondo del personaje interpretado por Anthony Hopkins: “son gente extraña; adoran a sus santos quemando cosas”. ¡Y tanto!

Ese fragmento, que aquí les reproducimos una vez más, se inscribe en una lógica cinematográfica que recorre toda la saga de Misión: Imposible, que puede resumirse, a su vez, en dos ejes: 1) una representación de todo lo que no es occidente basada en el tópico más chabacano y derivada de la ignorancia más absoluta. Y 2) el mundo libre, el capitalismo, el mercado, la sociedad de consumo, etc., son entidades y conceptos naturalmente buenos y virtuosos, que se resumen en que defienden tu derecho a COMPRAR.

Por desgracia, la sociedad paradisíaca que hemos creado, en la que todo funciona a la perfección, se ve continuamente amenazada por todo tipo de agentes del Mal que quieren arrebatarle al ser humano sus derechos más inalienables y sus anhelos más íntimos e intensos: ¡los malos quieren ir hacia un mundo en el que no puedas comprar todo lo que se te antoje con tu sueldo eventual de 400€ por un falso empleo a tiempo parcial renovable por días!

Pero… ¿Quiénes son los malos? Pues todo tipo de gente Diferente, que envidia nuestro estilo de vida. En esta película que nos ocupa, los malos se denominan El Sindicato. Como buena organización de clase, el Sindicato está compuesto por extrabajadores de los servicios de inteligencia de diversos países, individuos apátridas, desarraigados, clase de tropa del espionaje, que se agrupan en El Sindicato para hacer acopio de la plusvalía de su fuerza de trabajo, de la que antaño se beneficiaron improductivos plutócratas de sus organizaciones. Con ello, el Sindicato les permite superar otras experiencias desafortunadas en el marco de dichos servicios de inteligencia, sin apenas derechos laborales, ni horario fijo, ni plus de peligrosidad, ni nada.

EL SINDICATO

EL SINDICATO

La actividad del Sindicato está centrada en desestabilizar el Sistema. En el mundo real, los sindicatos desestabilizan el Sistema por la vía de cobrar subvenciones, ocupar su cuota en comisiones y consejos de administración de empresas públicas y colocar a sus liberados mientras ignoran la situación precaria de la mayoría de los trabajadores. Pero en la película, como hablamos de ficción, el Sindicato desestabiliza mediante el terrorismo. Hay un momento particularmente enternecedor en el que Tom Cruise, con la voz quebrada por la emoción, ejemplifica hasta dónde es capaz de llegar el Sindicato, hasta qué punto es profundo su descenso a los infiernos de la indignidad: “el Sindicato provocó la quiebra de una empresa de armamento”.

JAJAJAJAJA

JAJAJAJAJA

Menos mal que frente a ellos se erige una organización supersecreta, enterrada dentro de un comité del Senado que tiene una asignación presupuestaria opaca e independiente: el FMI.

Sólo el FMI puede salvarnos del Sindicato. A mí me parece a la altura de los santos de San Fermín quemándose (y en el original inglés, IMF, funciona igual).

Marisco

La película se centra en tres localizaciones principales; la primera es la que podríamos denominar “localización de la gente de bien”, la ópera de Viena (un sentido homanaje a Hayek), en donde los ricos y poderosos van a disfrutar de una agradable velada que les permita abstraerse un tanto de una existencia sistemáticamente volcada a hacerles la vida un poco más fácil a los pobres, que mira que da asco, pero así de dura es la carga del hombre rico.

Es allí, en ese marco incomparable, donde el malvado Sindicato intenta asesinar al presidente de Austria. Parece que Tom Cruise logra impedirlo, pero el Sindicato, siempre con esa manía del reglamento y la regulación laboral, se lo lleva por delante en el último momento con una bomba en el coche.

¡Ha muerto el Presidente de Austria! ¡El penúltimo eslabón en la diabólica estrategia de desestabilización del Sindicato! ¡Que Dios nos ampare!

La segunda localización es Marruecos, que ocupa el lugar de Dubai en el clásico énfasis que siempre hace la saga de Misión: Imposible en ubicar parte de la acción en países tercermundistas con algunos problemillas en lo concerniente a derechos y libertades, pero sobradamente compensados por las oportunidades que sus dictadores medievales buscan garantizar a todo emprendedor que pase por ahí. De manera que Marruecos se nos muestra como una mierda con ocasionales oasis de empresas hipertecnificadas que se implantan en el territorio con mentalidad de búnker al que nadie pueda acceder: es decir, el futuro.

Por último, este viaje iniciático culmina con Londres y los orígenes del Sindicato, surgido de las maquinaciones de un burócrata inglés con demasiado tiempo libre y que cree que el Estado está para servir al Estado, no a las fuerzas vivas de la sociedad (fuerzas vivas = El Corte Inglés, Telefónica, BBVA, ACS). Afortunadamente (SPOILER), el FMI logra parar, in extremis, las maquinaciones del Sindicato. Todo ha vuelto a la normalidad, pero… ¿hasta cuándo?


Compartir:

  1. Comentario de Baturrico (07/09/2015 19:48):

    Don Guillermo, a mí me encanta esta foto fantástica de los sindicalistas en plena lucha obrera. Así se lucha, correosamente. Les falta levantar el meñique.
    http://imagenes.publico.es/resources/archivos/2011/6/8/1307503660900toxoc4.jpg

  2. Comentario de Trompeta (07/09/2015 20:05):

    +10 a Baturrico
    Sobre la película yo me quedo con la 1.
    En patadas imposibles aka Misión imposible 2 lo dejé.
    Y conste que no me cae mal Tom Cruise , pero no puedo con esta saga, no puedorrrr, ¿te das cuen?

    +10 a Baturrico, con esos defensores la parte contraria puede correrse a gusto cuando y sobre quien quiera.
    Y si no que se lo digan a los periodistas actuales, que son esclavos del patrocinador de turno.De hecho Escolar Jr con buen criterio ni se molestó en acabar la carrera (una de lás más inutiles en la caduca y en derribo universidad pública fespañola, presuntamente).

  3. Comentario de Gatete (07/09/2015 22:38):

    #2 Tampoco Ánchels Barceló, y mire cómo se mea en la cara de los que la aguantan por cuenta de Iberdrola. Lo curioso es que Escolar Jr haya conseguido alzarse en paladín de la progresía y del posfeminismo con conexión directa a fondos públicos mientras le financia Bankia y compañía. Decía Gallego Díaz Jr que lo de la montar esa carrera fue meramente para superar el profundo complejo de inferioridad que tenían por no ser licenciados. Ni idea, yo de carreras de señoritos no entiendo que lo mío es de obreros.

  4. Comentario de Teodoredo (08/09/2015 08:55):

    Joer, yo creía que lo del IMF era de coña, pero lo he buscado y no, realmente se llama así: Impossible Missions Force. Qué fuet·te.

    Sin ser gran fan de la saga me quedo con la cuarta parte en la que el malo malísimo vuela el Kremlin. ¡Los americanos nunca lo hubieran hecho! Impagable.

    Quedo a la espera de poder ver este bodrio sin pagar por ello que la e-konomía ta mu mala.

    Saludines

  5. Comentario de Nacho Pepe (08/09/2015 11:21):

    La película parece jugar con el mismo mensaje que Guillermo: en inglés la organización se llama “Syndicate”, que no se usa hoy en día para hablar de sindicatos, peeeeeero originalmente ese es su significado y la palabra “syndicalism” o el verbo “syndicate” mantienen el significado.
    Muy sutil todo, sí.

  6. Comentario de Isleño (08/09/2015 15:31):

    Si el sindicalismo en España se resume en Cándido Mendez echándose unas risas con Zapatetico, casi prefiero al FMI. Los sindicatos en España son un ente absolutamente burocrático que viven del dinero que los sucesivos gobiernos PPSOE les dan cada año para que hagan la pantomima de fingir como que hacen algo. En realidad lo único que hacen los sindicatos es sobreproteger a los empleados del sector público, funcionarios y personal laboral, porque en las empresas públicas es donde UGT, CC.OO y el resto de cofradías se sienten a gusto y bien acomodados desde hace décadas, y al que trabaja en una empresa privada y si sufre realmente la explotacon y los abusos patronales, es decir, la inmensa mayoría de la población, que les den por el culo. A los sindicatos donde se les encuentra cómodos es comportándose como cuasi mafias en el sector público (hospitales públicos, Correos, ministerios, etc., etc.), donde tienen via libre para crear camarillas y traficar diariamente con información, influencias y privilegios, pero nunca los verás defendiendo a un dependiente de gasolinera o a un mozo de almacén de Alcampo. Esa es la realidad del sindicalismo español, una panda de acomodados en las empresas del sector público. Lo demas son visiones trasnochadas y estúpidamente idealistas

  7. Comentario de Trompeta (08/09/2015 16:27):

    @ 3 Totalmente de acuerdo y muy bien traidos los ejemplos.
    De hecho , aquí tenemos la entrevista donde Gallego Diaz nos recuerda lo evidente en vaios aspectos, esperemos que no la lea mucha gente o veo a Don Guillermo reciclandose en algo, cuando se queden sin alumnos… http://www.jotdown.es/2012/03/soledad-gallego-diaz-el-pais-no-es-un-periodico-de-izquierdas-nunca-lo-ha-sido-y-nunca-ha-pretendido-serlo/

    @ 5 Isleño por desgracia para la mayoría de los trabajadores de verdad, tiene usted toda la razón.Los presuntos liberados (salvo alguna excepción que no he llegado a conocer) son el mejor argumento para desear que tus impuestos no se inviertan en sindicatos, igual que la CEOE es el mejor para que el sufrido autonomo se ponga frenetico. O tempora o mores !

  8. Comentario de emigrante (08/09/2015 17:04):

    Me permiten una pregunta-spoiler a los que hayan visto la película, el malo no tendrá por casualidad el pelo blanco o unas gafas como las de Snowden? Porque mientras estaba leyendo lo del Sindicato no dejaba de pensar en Wikileaks.

  9. Comentario de Andrés Boix Palop (08/09/2015 17:28):

    #1 Ya decía Florentino Pérez que los grandes responsables del maravilloso despegue de la España de la Transición y de la Constitución habían sido los sindicatos, a quienes todos debíamos agradecer su responsabilidad durante estos años.

  10. Comentario de Krakosky (10/09/2015 07:37):

    Bueno, yo añadiria que los “sindicatos” de los que se habla no son los unicos sindicatos. Estan cgt, cnt, lab, etc que tambien son sindicatos pero o bien se les ignora en los medios o bien se les mete en el saco de los “sindicatos”. Es como cuando se dice “los socialistas” hablando del psoe.

  11. Comentario de tabalet i dolçaina (13/09/2015 21:47):

    Señores,que se nos pasa el arroz de la Porra Fenicia

Comentarios cerrados para esta entrada.