Españazas (8): Canarias – la verdadera centralidad del tablero

Por @pilarccasi

La centralidad del tablero. Versada hasta el infinito desde la explosión de los nuevosviejos partidos partidos políticos en el Estado Español. La C E N T R A L I D A D. Así, como concepto. Repetido hasta la saciedad, llevando coleta o vistiendo chaqueta de traje con vaqueritos.

Pero no se engañen, que esto ya estaba más que inventao. Y en Canarias lo sabemos requetebien. Y es que en estas roquitas perdidas en medio del Atlántico y a más de 1.800 kilometrazos de Madriz (sí, esto lo pongo para terminar con la farsa del recuadrito puesto debajo de Baleares en el parte del tiempo; va, mírenlo en Google Maps) sufrimos la centralidad del tablero desde el año 1993. Concretamente, desde la creación de Coalición Canaria. Según sus estatutos, Coalición Canaria se define como una fuerza progresista y nacionalista, algo que no se creen ni ellos ni Wikipedia, que los define como de “centroderecha”. Algo que tiene mucho mérito teniendo en cuenta que Ciudadanos está etiquetado como “centroizquierda”.

La cuestión es que durante los primeros años de la democracia, los que tuvieron la sartén por el mango del gobierno de Canarias fueron los partidos sucursalistas (entendidos como aquellos que ponían en las islas una franquicia como si fuese un McDonalds, vamos). Sin embargo, ya en el año 1987 Alianza Popular y en 1991 el Partido Socialista necesitaron del apoyo del partido Agrupaciones Independientes de Canarias para hacerse con la presidencia. AIC era una amalgama de partidos de derecha, con algunos supervivientes de lo que había quedado tras la desaparición de UCD, repletitos en muchos casos de empresarios de las diferentes islas y a los que ya entonces se les daba muy bien lo de bailar la yenka.

La cosa cambiaría definitivamente en 1993, cuando cinco partidos nacionalistas, cada uno de su padre y de su madre, deciden fusionarse para crear Coalición Canaria. Podrán ustedes observar que lo de la convergencia también lo creamos nosotros. La cuestión es que AIC, de derechas como ya hemos dicho, Iniciativa Canaria Nacionalista (desde Gran Canaria y de marcado carácter de izquierdas), el Partido Nacionalista Canario, Asamblea Majorera (gentilicio de los que provienen de la isla de Fuerteventura) y Centro Canario Independiente, montaron una moción de censura a Jerónimo Saavedra y consiguieron hacerse con el gobierno. Y todavía no lo han soltado, bandeando el hecho de que desde 2007 ni siquiera son la fuerza más votada.

canariascc

Pactando primero con el PP y en la última legislatura con el PSOE. Y aquí está, la centralidad del tablero. Coalición Canaria lleva años arrimándose al sol que más le interesa según el momento, y eso es algo que no parece que vaya a cambiar el día 24.

Lo del CIS

Otro de esos maravillosos regalos de los nuevosviejos partidos es que con ellos han llegado unas crecientes ganas por las encuestas, los sondeos y especialmente los informes electorales del Centro de Investigaciones Sociológicas. En el último, auguraron que el PP seguirá siendo la primera fuerza en votos, con un 20,8% por ciento de los sufragios, seguido de cerca por el PSOE, con un 20,4%. CC con un 18,9%, Podemos con un 15,8% y Ciudadanos con un 10,7%.

Imagen sacada de La Tiradera (http://www.latiradera.es)

Imagen sacada de La Tiradera (http://www.latiradera.es)

Sin embargo, los que ya no deben de estar esperando son los del Partido Socialista, a quienes aún les debe escocer lo que sucedió en el año 2011. Entonces el CIS desbarró asegurando que el PSOE canario sería el partido más votado con más del 30% de los votos, cuando el resultado definitivo fue el de un 21%. Algo que les hundió al tercer puesto de partidos más votados, a pesar de que finalmente se llevó el premio de consolación de entrar en el gobierno junto a CC. Como apuntó el compañero Josemi Martín del blog Tamaimos “Canarias no es tan importante en determinadas latitudes como para pensar que pueda tener particularidades, ni mucho menos detenerse en ellas”. Y es que la sensación desde esa zona de ultramar es justo esa, la de que desde “la Península”, no se tiene ni idea de lo que sucede en las Islas Canarias. Ni se tiene intención de que eso cambie.

Lo de la Ley Electoral Canaria

Parece que parte del mal ojo del CIS con Canarias viene del desconocimiento de la Ley Electoral Canaria, una esperpéntica norma que es parte capital de la poltrona en la que vive CC desde hace años. Con la intención de lograr equidad e igualdad en el Parlamento, se desarrolló un sistema de triple paridad (sí, TRIPLE, ¿sencillita la cosa, eh?): entre las islas capitalinas (Gran Canaria y Tenerife) y las no capitalinas (Fuerteventura, Lanzarote, La Gomera, El Hierro y La Palma), entre las provincias y entre Gran Canaria y Tenerife. De esta forma, estas dos islas cuentan respectivamente con 15 parlamentarios. Luego, los otros 30 representantes se reparten a partes iguales entre las islas de Fuerteventura y Lanzarote por la provincia de Las Palmas y La Palma, La Gomera y El Hierro, por parte de la provincia tinerfeña.

Sin embargo, lo que parece una cosa de justicia democrática y de búsqueda del bien común, que ahora está muy de moda, se convierte en un auténtico destarifo cuando se descubre que el 83% de la población canaria vive en alguna de las dos islas capitalinas. Esto da lugar a que el voto del 83% de la población vale lo mismo, a los efectos, que el voto del 17% que habita las islas menos pobladas. Por si la cosa fuese poco, Canarias cuenta además con los topes electorales más altos de España y de Europa. Para acceder al Parlamento un partido tiene que lograr al menos el 30% del voto insular (puesto que cada isla actúa como una circunscripción) o el 6% del total autonómico, lo que se termina traduciendo en decenas de miles de votos que se quedan sin representación.

A estas alturas, los mayores beneficiados son los tres grandes partidos: CC, PSOE y PP, puesto que el sistema bloquea cualquier opción de entrar de partidos minoritarios o aquellos que cuentan con un voto disperso entre las islas. El premio gordo se lo lleva, cómo no, Coalición Canaria, que consigue sacar verdadero petróleo de los votos que recibe en las islas pequeñas. Pero vamos, que esto ya lo saben ellos desde el año 1996, cuando con el compadreo del Partido Popular aumentaron los topes electorales del 20% insular y del 3% autonómico a las cifras actuales.

¿Y entonces el día 24 qué?

Pues pase lo que pase ganará la C E N T R A L I D A D. Como siempre. Aunque parece que esta vez cambiará de pareja de baile. Su candidato es Fernando Clavijo, alcalde de La Laguna y presidente de Coalición Canaria en Tenerife, que le ganó la partida a Paulino Rivero en una especie de primarias que tuvieron lugar el pasado mes de septiembre. Para entonces, Paulino era considerado persona non grata por el sector más conservador de su partido. Por eso, cuando en el Consejo Político Clavijo recibió más apoyos que él, Rivero decidió simplemente que ya tenía suficiente y que no había necesidad de continuar luchando contra un partido que no le quería, a pesar de que su rival no contaba con los votos necesarios para lograr la nominación directa.

Entonces, los políticos del PP celebraron en las redes sociales la noticia de la misma forma que celebraron el gol de Andrés Iniesta en la final del Mundial, avanzando un más que probable pacto entre CC y los populares. Se espera que ambos, que terminaron odiándose en su último pacto entre 2007 y 2010, donde el PP siquiera terminó la legislatura, pacten sin miedo y se habla incluso de que ya tienen un acuerdo previo. El Partido Popular se presenta encabezado por la diputada autonómica Australia Navarro, que fue básicamente elegida a dedazo por José Manuel Soria. Es el tándem perfecto de Clavijo. Él presidente, ella vicepresidenta. Chico, chica. Tenerife, Gran Canaria. Eso sí, si no logran sumar 31 escaños para poder gobernar, lo de encontrar un tercer socio va a ser

LAS RISAS

Quién sabe si el Partido Socialista puede ser esa tercera pata. Es muy loco, pero ya se comentó hace tiempo que su candidata Patricia Hernández podría estar pensando en conchabarse con los populares, y repetir el pacto PSOE-PP que ya se dio en el Cabildo de La Palma. Teniendo en cuenta el desgaste del bipartidismo a nivel estatal, que los socialistas canarios llegan con una candidata sin mucho brillo, peleados entre ellos y hasta con un supuesto pucherazo en las primarias (la ejecutiva federal del PSOE anuló 3.755 inscripciones para las primarias de un total de 10.015 por considerar que en numerosos casos el pago de la cuota de dos euros, un paso preceptivo para que los simpatizantes pudieran ejercer su voto, fue realizado desde una misma tarjeta de crédito o vía Pay Pal), los 12-16 escaños que les avanzan las encuestas son una más que generosa recompensa.

La cuarta fuerza en cuestión será Nueva Canarias, un partido nacionalista de izquierdas que surge de una escisión de CC en 2005. Será el único de los partidos que ya están en el Parlamento que mejore sus resultados, y podrían incluso doblar su actual número hasta los cuatro o incluso cinco representantes. Su candidato, Román Rodríguez, es un tipo muy inteligente y diligente, pero que parece haber vivido más vidas políticas que un gato. Ha sido diputado, consejero y presidente del Gobierno de Canarias, ha estado en el Congreso y ha sido vicepresidente del Cabildo de Gran Canaria. Ya basta, oye.

Podemos y Ciudadanos entrarán al Parlamento de Canarias, claro que sí. Pero no lo harán como un elefante en una cacharrería como en otras comunidades autónomas. Ambos conseguirán una meritoria actuación considerando las condiciones, pero quedarán lejísimos de obtener el apoyo suficiente para convertirse en una alternativa de gobierno. Pero vamos, que su presencia será tan importante como lo ha sido en este artículo. Para que se hagan una idea.


Compartir:

  1. Comentario de Farándula (23/05/2015 01:23):

    Muy completo el artículo, aunque echo en falta alguna mención al amigo Casimiro Curbelo.

    Quizás les suene, Casimiro es aquel senador que, junto a su hijo, armó el pollo en una (pongan aquí muchas comillas) sauna madrileña y, no contento con eso, acabó a piñas con la policía. El año pasado fue imputado por unas recalificaciones (quién lo habría imaginado) y expulsado del PSOE. Al silbo de “no sin mi poltrona” ha creado su propio partido, la Agrupación Socialista Gomera, que con la broma de este sistema electoral, paritario que te cambas la peluca, puede llegar a tener en sus manos el gobierno con 3 escaños. A veces me pregunto cómo puede haber todavía un 30% de isleños dispuestos a votarle, pues solo se presenta a nivel insular, y entonces recuerdo que en Canarias a los chiste de Lepe los llamamos chistes de gomeros.

    Las hostias al CIS son más que merecidas, ni siquiera contemplaban a Román Rodríguez, menos aún a Curbelo, pero yo no daría tan pocas opciones a Podemos y C’s. Es cierto que el tope insular va a restarles fuerza, pero, al menos aquí en Gran Canaria, bastión conservador, hay mucha gente cabreada con Soria y el PP, a lo que no ha ayudado nada el ayuntamiento capitalino y su afán por convertir la ciudad en una inmensa zona azul, o gastarse un pastón en traer un musical foráneo, Evita, y que en Santa Cruz se monten la misma obra con la mitad de presupuesto y actores locales, o que el Supremo haya ordenado derribar la biblioteca del Estado gracias a la fabulosa gestión urbanística del entonces alcalde (Soria) y su concejal (el actual alcalde). Al fin y al cabo, la fuerza del PP en esta isla siempre se basó en “Tenerife ens roba” y no hay nada más chicharrero que Coalición Canaria, con quien pactaron solo porque ya habían perdido las elecciones frente a JuanFer, que es a la política canaria como don Benito a su literatura, el madrileño universal.

    Tampoco hay que olvidar que en las europeas tanto Podemos como Ciudadanos obtuvieron muchísimos votos en las islas, de hecho en Las Palmas de Gran Canaria fueron 19 mil votos, frente a los 23 y 28 mil de PSOE y PP. Sumen a esto el elevado porcentaje de indecisos, de esos que siempre votan PPSOE, y unas palabras de uno de ellos que no me puedo resistir a reproducir: “Voy a votar a Podemos, aunque no me gusten, a ver si así los otros hacen algo bien, que les entre miedo, porque es una vergüenza lo que están haciendo, una vergüenza… [diatriba contra un montón de cosas]… yo les voy a votar aunque no me gustan, espero que no me quiten la pensión”

    Si esto no es una señal, yo ya no sé.

  2. Comentario de LALO (23/05/2015 15:46):

    Gran articulo; felicidades a la perpetradora

  3. Comentario de Toño (23/05/2015 22:31):

    Como residente en este lugar de promisión, certifico que el artículo es exacto, pinta muy bien la situación de engañifa y timo vigente desde siempre. Hay gente por aquí que en lugar de llamar a eso política, lo definen por sus hechos o sea, es el juego del trile y los implicados, unos trileros profesionales. Tipos intercambiables, que hoy están aquí y mañana allá sin problema ideológico o ético alguno. Lo que cuenta es el pastel a repartir y ya es raro que algo no caiga: un cargo de confianza, una asesoría de nada, un puesto en una empresa pública o privada de un amigo, un carguito en Bruselas, una secretaría… Un bonito panorama que recuerda mucho a los tiempos caciquiles de comienzos del siglo XX. Parece broma, pero es que hay apellidos que se los encuentra uno ahora y en las crónicas del pasado, con la adición de los recién llegados jerarcas franquistas.

    Falta en el artículo, supongo que por resumir, contar algo del origen sociológico de esos partidos. PP es para gente bien, con linajes, familias antiguas y sonoros apellidos más bien con mucho dinero. CC (y variantes) viene a ser algo parecido, hay algunos nuevos ricos, empresarios medios, puede haber sonoros apellidos también pero que desean dar una apariencia menos elitista y más populachera. Ideológicamente vienen a ser algo muy parecido aunque lo camuflan e incluso agitan un independentismo de pandereta y moscas cuando quieren hacer ruido. PSOE pues algo parecido, también hay sonoros apellidos, gentes con dinero pero hay algo más de modernidad y cultura, profesiones liberales (no todos, claro). Luego están las luchas históricas entre las grandes familias insulares por el poder mangonear a gusto, pero eso es otra cosa. Quizá explique esa perversa ley electoral que nadie quiere cambiar.

    El problema, que no lo es en la práctica es que todos son de derechas, desde la extrema PP a la moderada sin pasarse del PSOE y en medio CC. NC muy cerca. Ciudadanos, una franquicia PP-CC para captar despistados. Podemos una mezcla que aparenta algo de izquierda y derecha pero que ni se sabe, son gente de distintas procedencias, a veces mal avenidos u oportunistas y nada que ver con los de Podemos en Madrid, por ejemplo.

    Lo que en mi opinión está claro es que este tenderete de apariencia democrática está montado para que los de siempre, perduren en el control (económico, claro) de este paraíso perdido. Y esos no se presentan a las elecciones, envían a estos a hacer comedia. Al fin y al cabo es la mejor manera de ganarse la vida sin dar palo al agua.

  4. Comentario de E. Martín (24/05/2015 13:52):

    Que en la Península se las suda mucho lo que pase en Canarias lo corrobora que durante todos esos años en que CC gobernaba en coalición en PP en los medios nacionales se seguía reptiendo que los populares jamás pactarían con ningún partido nacionalista.

  5. Comentario de gus (25/05/2015 13:31):

    A partes iguales no. Las dos islas mayores 15, Lanzarote y La Palma 7, La Gomera 4 y El Hierro 3.
    No se si recuerda ud. alguna legislatura en que El Hierro decidía de que lado caía el poder, que no es que uno tenga nada contra los hermanos herreños, pero coño, que impongan los que viven subsidiados y producen exactamente cero… O los venezolanos, que sin pisar el territorio,sin contribuir tributariamente con un céntimo a su sostenimiento y sin soportar las consecuencias de su voto podían decidir en ciertos lugares.
    Cuente, cuente ud. como fueron las cosas de tarantinescas (¿o almodovarianas?) en aquella moción de censura del 93, con matones a Madrid para “convencer” a cierto díscolo de que volviera a votar la moción.
    Es que estos señores que llevan abrigo casi todo el año no saben lo que se pierden, y han perdido, ignorando los avatares de estas asirocadas ínsulas; con lo que les gusta el morbo.

  6. Comentario de gus (25/05/2015 13:32):

    Corrijo, Lanzarote y La Palma 8, Fuerteventura 7.

Comentarios cerrados para esta entrada.