- La Página Definitiva - http://www.lapaginadefinitiva.com -

Municipios (2): Bilbao (& Bizkaia): ¿Con quién va a querer gobernar el PNV?

En el año 1865, Sabino Arana nace en una casa de la entonces anteiglesia [1] vizcaína de Abando, anteiglesia que luego formó parte del Ensanche de Bilbao. Además la casa se convertiría posteriormente en la sede del Partido Nacionalista Vasco. En 1894, los hermanos Arana diseñan la ikurriña como bandera de Bizkaia, tal como explica Sabino Arana en La Bandera Fenicia [2]. Se considera que el PNV se funda en 1895 [3], cuando los hermanos Arana y otros cinco miembros constituyen clandestinamente en Bilbao el primer Bizkai Buru Batzar o dirección del Partido Nacionalista Vasco en Bizkaia.

En Bizkaia, no empezó todo con el PNV… aunque tal vez sí todo termine con él

El primer Estatuto de Autonomía del País Vasco fue aprobado comenzada la Guerra Civil y el primer Gobierno Vasco tuvo su sede en Bilbao, aunque tampoco había más opciones, porque Álava y media Gipuzkoa ya estaban bajo el control franquista.

En 1986 Carlos Garaikoetxea —que había sido elegido lehendakari por el PNV— abandonó el PNV y fundó Eusko Alkartasuna, entre otras razones porque Garaikoetxea quería que el Gobierno Vasco tuviera más poder [4] a costa de las Diputaciones Forales vascas. En las elecciones al Parlamento Vasco de 1986, el territorio donde mejor aguantó el PNV fue Bizkaia.

Esta cronología muestra el alma profundamente vizcaína del PNV, que a su vez es correspondida en las elecciones donde pese a escisiones protagonizadas por algún lehendakari y por algún alcalde de Bilbao [5], el PNV siempre ha sido la primera fuerza tanto en Bizkaia como en Bilbao, lo que le ha permitido gobernar sus instituciones durante todo el periodo democrático tras el franquismo. El PNV es el Partido de Bizkaia.

Resultados de las elecciones a Juntas Generales de Bizkaia y municipales de Bilbao, donde el PNV —junto o separado, con crisis o en bonanza— siempre ha ganado

Las Diputaciones vascas son Diputaciones Forales, y cada una está dirigida por un Diputado General elegido por las Juntas Generales de su provincia Territorio Histórico. Además, las Juntas Generales son votadas directamente por los ciudadanos. Lo del nombre en este caso no es baladí, ya que por el amparo de los fueros [6], las diputaciones forales vascas —junto con la de Navarra—, son las encargadas de recaudar la mayor parte de sus impuestos —IRPF, IVA, Sociedades, Sucesiones, Especiales…— en sus territorios, que luego ya repartirán con los ayuntamientos, Gobierno Vasco y lo que sobre para el Gobierno Central, según lo que corresponda del Cupo [7].

El PNV protegiendo su territorio

Así según los presupuestos de 2015, la Diputación Foral de Bizkaia espera obtener [8] más de 7.000 millones de € de ingresos —para una población de algo más de un millón de habitantes—, de los cuales más de 6.000 millones los transferirá a otras instituciones [9], quedando a las diputaciones forales el resto para diversas competencias [10] como ayudas sociales, medio ambiente o transporte público. Este no es un caso de que el que parte y reparte se lleva la mejor parte, porque el reparto está muy condicionado por las leyes del Parlamento Vasco y las Cortes. Lo que sí es de su competencia es la inspección fiscal, por lo que es conveniente tener un amigo en la hacienda foral [11]. Como comparación, y fundamentalmente para llevar a la melancolía a los valencianos [12], comentaremos que la Comunitat Valenciana con cinco millones de habitantes tiene presupuestados unos ingresos de unos 17.500 millones de €.

Oma, donde pintar un bosque es arte y no vandalismo

DIGRESIÓN: Supongo que la mayoría de los lectores —que esperaban otro tipo de análisis electoral [13]— ya habrán abandonado, pero a ver, ¿les suenan los nombres de José Luis Bilbao y de Ibon Areso? ¿Verdad que no? Pues son respectivamente el actual Diputado General de Bizkaia y el Alcalde de Bilbao. Así que, ¿cómo demonios esperan que se hagan chistes y chanzas sobre tipos que conocen menos que el candidato de Ciudadanos en Madrid? No se pueden recoger peras del olmo, por mucho que se le sacuda, ni aunque el que sacuda sea de la Guardia Civil.

Fila de jóvenes jeltzales esperando a su puestito

Tras esta introdución sobre las peculiaridades del régimen foral vizcaíno, sigamos con el contexto de las próximas elecciones. Ibon Areso fue elegido alcalde tras el fallecimiento de Iñaki Azkuna, que fue alcalde de Bilbao durante casi quince años hasta que falleció el año pasado. Iñaki Azkuna promovió la conversión de Bilbao a una ciudad de servicios y turística, aprovechando el impulso del Museo Guggenheim, un capricho caro que para variar ha conseguido los resultados buscados. La transformación de Bilbao ha sido radical, creando un paseo fluvial con paraninfo universitario [14], museo y hasta puente resbaladizo de Calatrava en una zona que antes había sido industrial y que fue donde se desarrollaron importantes conflictos [15] a causa de la reconversión de los años ochenta [16]. Además, el paseo cuenta también con un tranvía, para estropear un conocido chiste contado por giputxis que empezaba preguntando por qué Bilbao tenía metro y San Sebastián funicular —al monte Igeldo—: la respuesta era que cada uno enseñaba lo mejor de su ciudad. Y todo ello, sin endeudar el ayuntamiento, bueno, más o menos [17].

Pero no crean que todo el mundo está contento. Hace años el que escribe este texto estaba en Bilbao pasadas las once de la noche de un día de diario. Al ir al metro a tan intempestiva hora, lo encontró cerrado por lo que no hubo más remedio que buscar un taxi. Durante el trayecto, el amable taxista se puso a despotricar contra el alcalde Azkuna, quejándose de que si en Europa se van a dormir a las ocho, Azkuna se había propuesto que todos a dormir a las seis. Que sí, que mucho paseo bonito para las familias, pero que ahora cuando le preguntaban por algún sitio para alternar en Bilbao, no podía responder, porque Azkuna los había cerrado todos.

Bilbao, sede fiscal

Ya ven, siempre hay una nota discordante, pese a la cual Azkuna fue ganando popularidad —y votos— entre la gente de bien, pactando cuando fue necesario con la IU de Madrazo, aprobando presupuestos con el PP o ya solo consigo mismo en la última legislatura con mayoría absoluta. Con un discurso propio, interpretaba las normas de la Iglesia [18] o de Euskaltzaindia [19] a su gusto. De esa forma consiguió atraer a muchos que votaban PP y PSOE —en las elecciones de 2011 en Bilbao, para la alcaldía el PNV obtuvo un 45% de votos mientras para las Juntas Generales tuvo un 39%—, siendo glorificado por todos los medios de comunicación [20] exceptuando los de la izquierda batasuna [21]. No es de extrañar que no fuera bien visto [22] por los batasunis [23], pero es que tampoco por los jeltzales verdaderos [24], llegando Xabier Arzalluz a considerarlo un michelín [25] del partido.

La Vasconia idílica bajo la supervisión constitucional

Tras el interregno de Ibon Areso, el PNV ha colocado de candidato a Juan María Aburto, que como Azkuna, viene de ser Consejero del Gobierno Vasco. La duda para la próxima legislatura está en si Aburto cambiará el rumbo que llevaba Azkuna. Las encuestas no aseguran la mayoría absoluta al PNV, pero sí una mayoría abrumadora, mientras que los demás partidos bajan o a lo sumo se mantienen. Además también se vaticina la entrada del partido instrumental de Podemos, IU y Equo —Udalberri— por lo que cualquiera de los partidos mencionados podría convertirse en el primero de la oposición con un mísero 15%, que hasta ahora y desde 1995 era el PP.

Para buscar esa segunda posición, el PP repesca a un antiguo concejal, Luis Eguiluz, mientras que EH Bildu y el PSOE presentan, en un alarde de continuismo, a sus actuales portavoces municipales, Aitziber Ibaibarriaga y Alfonso Gil. La lista de Udalberri está encabezada por Carmen Muñoz, militante de Equo y ganadora de las primarias gracias a la friolera de 118 votos [26]. ¿A quién eligirá Aburto como pareja de baile?

A falta de polémicas trascendentales como en Gipuzkoa [27], en las elecciones a Juntas Generales de Bizkaia también ganará el PNV, por lo que Unai Rementeria sustituirá a José Luis Bilbao como diputado general, aportando algo de renovación —dentro de un orden— o quizás solo más juventud a la institución, para poder seguir manejando los dineros en la sombra que proporciona todo el entramado institucional vasco. Según los estudios demoscópicos más prestigiosos —los que acabo de encontrar con Google—, EH Bildu se asentará como principal partido de la oposición por el previsible descalabro del PSOE y PP, tras la augurada aparición de Podemos en el juego foral.

Las rotondas deben contar con una escultura oxidada

Es interesante dedicar un momento a la composición comarcal de Bizkaia. Por una parte está Bilbao, como capital y centro comercial, feudo, como ya hemos visto del PNV, pero en el que el PP ha conseguido ser la segunda fuerza más importante, y su zona con más votos. Luego están los pueblos de la Margen Izquierda —ya no sabemos si del Nervión o del Ibaizabal, así que lo dejaremos de la Ría—, zona industrial desde mediados del s. XIX [28] y que ha sido el feudo socialista, donde el PSOE conseguía casi todos los alcaldes, pero que ya no es lo que era. Fue la zona más castigada por la crisis de los ochenta y sigue soportando mayores niveles de paro. Probablemente es donde más voto desencantado del socialismo podría ser atraído por Podemos, aunque el PNV ha sabido aumentar su voto gracias a la vitola de la buena gestión de los de casa. En estos momentos el PSOE sobrevive gracias a las rentas pasadas —o más propiamente, jubiladas—, porque no es capaz de atraer ningún voto joven.

Lo que queda de los Altos Hornos… y de la margen izquierda socialista de Nicolás Redondo

El resto de Bizkaia —salvo casos puntuales como pudiera ser Getxo, segundo pueblo con más renta por habitante del País Vasco y que fue la zona residencial de la alta burguesía vasca, con un buen puñado de votos para el PP, o el mismo caso de Ermua, también zona industrial— es o muy nacionalista o extremadamente nacionalista, que también se corresponde bastante a cómo de habitual es el uso del euskera o al tamaño —población— del municipio. En esas zonas, la pugna es solo entre el PNV y EH Bildu, siendo los demás partidos apenas testimoniales.

Elecciones al Parlamento Vasco 2012 por municipios en Bizkaia: Relación entre el voto a partidos nacionalistas y uso del euskera. Gallifante al que adivine el único pueblo vizcaíno donde los nacionalistas no alcanzaron el 40% de los votos

Con el aparente fin del terrorismo etarra, EH Bildu ha recogido votantes que se desengancharon debido a la violencia pero también nuevos votantes de izquierdas que lo consideran como la opción más eficaz para enfrentarse a los nuevos paradigmas neoliberales. Porque el País Vasco ha sufrido también mucho la crisis, teniendo actualmente Bizkaia un 17% de paro, que es una barbaridad, aunque sea un 7% menos que a nivel nacional.

Por otra parte, la cuestión independentista sigue ahí en el congelador, no sabiendo muy bien cuando volverá al candelero. Y queda pendiente el poner punto final y definitivo a ETA, asunto que también parece estar aparcada de momento.

Las amenazas maketas de Euskal Herria

Habrá que ver si las elecciones confirman las encuestas una vez que empiecen a conocerse los candidatos de los partidos. Josu Imanol Unanue, actual teniente de alcalde de Bermeo, será el candidato de EH Bildu. El PSOE da el poco resto de lo que le queda, presentando al alcalde de Ermua desde hace 24 años, Carlos Totorika, que alcanzó notoriedad tras el secuestro y asesinato del concejal de Ermua Miguel Ángel Blanco. Veremos si su presencia logra retener algunos votos de los socialistas desencantados. El PP presenta a un concejal de Getxo, Javier Ruiz. Tanto Podemos [29] como Irabazi [30] (Ganar en euskera, que en este caso es IU con Equo) no presentan candidatos a Diputado General, pero sí candidaturas, por si pescan algo. Veremos cuáles de estos partidos pueden conseguir los suficientes escaños como para servir de muleta a Rementeria en la próxima legislatura y luego cuál es el elegido.

A la bueno siempre nos acostumbramos muy rápidamente, pero no quiero terminar sin recordar que vamos a volver a tener unas elecciones que no estarán condicionadas por el terrorismo de ETA.