El precio del trono, de Pilar Urbano

Un Estadista que lo ha dado todo, básicamente todo lo que le pedía Franco, para poder hacernos el favor de reinar y ser aforado para toda la eternidad

Un Estadista que lo ha dado todo, básicamente todo lo que le pedía Franco, para poder hacernos el favor de reinar y ser aforado para toda la eternidad

Por culpa de todo esto de los Borbones, de que las cosas se hayan puesto tan feas que hayan tenido que dar la patada al primero y pillar a la carrera al Preparado con media de notable en una carrera de figuras intelectuales como es cursar Derecho en España y que además, pásmense, se sabe coser un botón y todo, a los de La Página Definitiva nos han fastidiado el verano. Nosotros pensábamos, tan felices, que íbamos a tener tiempo de tomar el sol mientras soñábamos con el paraíso de la ETA bolivariana que nos prometía Pablemos, pero entre que nuestra casta política se lo ha tomado también en serio y se ha asustado, que los números económicos que les han pasado del próximo lustro deben dar penita y que el pensamiento mágico en torno a Cataluña empieza a desaparecer a golpes de realidad que envían discretamente los embajadores políticos y económicos de la Unión Europea y los amos de Washington… nos han montado con un año de adelanto el primer show del Combo-2015 que venimos anunciando en esta página desde hace tiempo: Abdicación-Gran Coalición-Enjuague Constitucional.

Total, que ante tanta precipitación, hemos tenido que desempolvar los libros de investigación de la España de hoy para documentarnos un poco sobre el pasado a fin de entender mejor nuestro futuro, el de todos, el del ilusionante reinado de Pre-parado I. Y como de Borbones va la cosa, ¿quién mejor que Pilar Urbano para ponernos al día? Pilar Urbano, como es sabido, es la periodista que ha establecido el canon de lo que es el libro periodístico de investigación de la España moderna, consistente en que lo que investigas, sea mucho o poco, luego lo presentas con una mezcla de exposición y diálogos ficcionados para que tenga más punch. No sólo todos los figurones del periodismo español, desde Jesús Cacho a los más  importantes, que son los que lidian con temas futbolísticos y, en concreto, con los problemas de vestuario del Real Madrid Club de Fútbol por las tensiones generadas porque unos y otros se escondan la marca de acondicionador de pelo que usan para que no se la copien (el MEMYUC es así, y por ello sólo los más osados se atreven a infiltrarse en medio de esas capilares), han copiado el sistema. Un vistazo a cómo está evolucionando el periodismo anglosajón nos demuestra que la línea de Pilar Urbano iniciada hace ya más de tres décadas es la que se va a imponer en el mundo civilizado. Para un referente mundial que tenemos, pues mejor si lo aprovechamos y nos leemos en LPD sus libros, ¿no? ¡Que no todo va a ser leer cosillas sin repercusión más allá de la dehesa castellanoandalusí como las obras de nuestros queridos intelectuales como Muñoz Molina!

Además, Pilar Urbano, para informar sobre los Borbones, disfruta de ventajas adicionales para hacer un trabajo imponente al alcance de muy pocos. O, directamente, de nadie que no sea ella misma . En primer lugar, que la mujer se informa, para lo que son los cánones al uso (y no digamos en España, donde “ej que lo he leío en Tuister” justifica titular a cinco columnas), más o menos concienzudamente. Con eso de que es de la Obra, pues se lee todos los libros de memorias que escriben los personajes a los que analiza y sus entornos, obviamente con mucho más interés si cabe si ellos mismos son también seguidores del Camino, y anota minuciosamente coincidencias y divergencias entre los relatos de unos y otros. Así que para entender la España de las postrimerías del franquismo aporta algo que sólo ella ha sido capaz de hacer en el mundo, pues es una tarea donde uno puede morir en el intento por exceso de ingestión de prosa pemanística: leerse todo lo escrito por los ministros franquistas y aledaños, con especial atención, como se ha dicho, a los relacionados con la Obra, que han sido muchos e importantes. Yo no sé cómo lo verán todos Ustedes, pero en lo que a mí se refiere, que no tengo la más mínima intención de meterme entre pecho y espalda ese tipo de libros de memorias y que a lo más que me he atrevido en esta vida es a zamparme el de Calvo Sotelo o el de ZP, con lo que ya ha absorbido mi cuerpo más roentgens de los que se supone que la OMS autoriza para toda una vida lectora, delego en Pilar Urbano todo ese trabajo y, en justa correspondencia, confío en su buen criterio y honorabilidad a la hora de identificar lo que dicen o han dejado de decir todos esos personajes de la España casposa del tardofranquismo y la primotransición.

La autora une a esta capacidad para enfrentarse a la nomenklatura española en sus escritos un súper-poder adicional. Con ese salvoconducto especial que en España te abre las puertas de ciertos ámbitos de poder que es un rosario muy gastadito, esta buena mujer se entrevista personalmente con muchos de ellos, en diálogos que imaginamos deben de ser como si alguien pretendiera sacar algo a Chernenko o Andrópov a base de invitarlos a chocolate con picatostes y con el señuelo de ser pionero de la RDA a pesar de tener ya más de 60 años. Pues así, más o menos, Pilar Urbano se reúne en torno a una mesa camilla con brasero con toda esta gente, anota y anota lo que van diciendo en libretitas (que es la tecnología punta de su generación) y luego mete en el libro cosas que, supuestamente, le han dicho y que coinciden con lo que otro u otros han contado en libros, preferentemente de memorias. Vamos, que yo no sé muy bien cómo uno no puede fiarse de sus conclusiones. ¡Sólo falta el sello oficial de la Comisión Nacional del Mercado de Valores español para que esté claro que no hay riesgo alguno en tomar todo lo que cuenta, y todas las cuentas, al pie de la letra, como efectiva narración histórica de lo que pasó, palabra por palabra, onomatopeya por onomatopeya!

Por último, un factor adicional convierte a Pilar Urbano en referente en materia de Borbones. Es verdad que, con su última obra, La gran desmemoria, ha generado cierto revuelo y ha enfadado a la Casa real y a todos los palanganeros a su servicio por insinuar que el Rey, lejos de salvar la democracia el 23-F lo que hizo en realidad fue ponerla gravemente en peligro jugueteando con un grado de implicación que nunca ha estado claro hasta dónde llegó. Esto, como recordarán, generó cierto revuelo. Y si no lo recuerdan ya me están tardando en leerse lo que pasó tal y como lo contó LPD, que no es como si lo contara Pilar Urbano en cuanto a rigor histórico, pero casi. Incluso eminentes escritores oficiales de nuestra Cultura del Régimen como Javier Cercas, que en un libro que cuidadosamente presentó como “novelado” (¡España es asín, señora!, las supuestas novelas luego va y resulta que su autor te dice que es una investigación histórica contundente; los libros de investigación, en cambio, se recrean en diálogos entre los protagonistas y te desmenuzan los tacos que decían y todo) venía a dejar caer lo mismo atacó con furor el libro por irresponsable. Y, en general, la clase intelectual y periodística española desacreditó a Urbano, a la vez y sin pestañear, por lanzar infundios sobre Su Majestad que eran una sarta de patrañas y por hacerlo a base de contar cosas ya por todos sabidas y relatadas mil y una veces, sin aportar nada nuevo. En fin, las cosas de este Reino nuestro, aunque esta vez con participación estelar de Suárez Illana, que siempre aporta nivel intelectual a todo lo que toca. Pero el tema es que, salvado este episodio, Pilar Urbano puede acreditar un historial de autora al servicio de la Casa Real como pocos. Es, de hecho, la autora de la biografía autorizada de la Reina Sofía y de un libro de conversaciones con ella que, suponemos, no fue publicado tras haberla secuestrado y mantenida en un zulo poniéndole el bucle los mejores discursos de Pedro Sánchez presentándose como reformista para forzarla a confesar. De hecho, hace sólo cuatro añitos había publicado el libro que hemos decidido leer para ponernos al día en Borbonología plus, en homenaje a Preparado y al cambio a la cabeza de la dinastía. Un libro elogioso con el Borbón y publicado en medio del aplauso de la Casa Real y de todos los sectores monárquicos del país. El libro que este lío de la abdicación nos ha obligado a leer trabajosamente para Ustedes a lo largo de este último mes: El precio del trono.

El Precio del trono es la historia de una familia, la Borbón, desde el abuelo (Alfonso XIII) hasta el hijo (Juan Carlos de Borbón) pasando por el padre (Juan de Borbón), que tiene muy claro que son los reyes de España y deben seguir siéndolo. Narra las desventuras desde que salen por Cartagena porque la gente vota masivamente contra la dinastía y el régimen monárquico hasta que vuelven, reinstaurados por decisión personal y única de Francisco Franco, Caudillo de España por la Gracia de Dios, a la muerte de éste. Es una historia narrada, marca de la casa, al estilo Pilar Urbano, con diálogos ficcionados y abundante  supuesta documentación a partir de libros de memorias, cosas sacadas de archivos raros y confidencias extraídas a los protagonistas (lo que incluye cosas dichas tanto por el propio Juan Carlos de Borbón como por Sofía de Grecia, por eso de que Pilar Urbano, hasta hace bien poco, no era considerada como un Pablemos del periodismo sino como alguien de fiar, sólida, buena chica, decente y temerosa de Dios). El libro, lógicamente, no es crítico con los Borbones, sino antes al contrario, legitimador de la Monarquía española y de la Dinastía Borbón. Está escrito partiendo de la base de que lo natural, lo correcto, lo bueno para España es que un Borbón esté al mando por sus mejores cualidades. Y no sólo eso, sino que es manifiesta la buena consideración que tiene la autora de la capacidad de Juan Carlos de Borbón (y señora) para mandar en España, así como de la bonhomía y sentido del Estado o afecto por los españoles de su abuelo, por no mencionar la entrega con la que alaba el espíritu de sacrificio, inteligencia política y voluntad inequívocamente democratizadora y de concordia de alguien como Juan de Borbón. Este enfoque, así como contar con testimonios de primera mano de personas cercanas a la Familia, amiguetes, siervos varios y compañeros de parranda, que abundan en estas ideas, es lo que lo hace, precisamente, tan divertido.

Así, el libro puede a la vez relatar cómo Alfonso XIII colabora en la financiación de la rebelión armada contra la República, refiriendo incluso los documentos y evidencias que vinculan al propio Borbón con el pago, vía Juan March, del alquiler del Dragon Rapide para trasladar a Franco desde Canarias a África mientras señala la voluntad del antiguo rey de ser neutral y no llegar a una restauración monárquica por medio de un golpe militar. Puede explicar que Don Juan siempre tuvo muy claro que su papel debía ser reconciliar a los españoles y traer la democracia a España mientras expone con detalle su esperpéntico intento de unirse al frente franquista en Navarra frustrado por unos requetés navarros que lo envían sin contemplaciones de vuelta a la frontera o transcribe la emotiva carta en que pide a Franco embarcarse en el crucero Baleares para combatir al comunismo (ofrecimiento que el jefe de la rebelión militar, sagazmente, rechaza). Hay una parte maravillosa de la obra donde Pilar Urbano explica cómo una vez acabada la guerra, y cuando ya Alfonso XIII ha cedido sus derechos dinásticos a su hijo Juan (preteriendo al primogénito Jaime apelando a una supuesta sordomudez incapacitante), Don Juan quiere traer la democracia a España y para eso maniobra una y otra vez contra el malvado dictador a través de su entorno y su equipo, que era un equipo de demócratas avanzados como nadie en el país en esa época… y que era también un equipo de asesores y asistentes pagado íntegramente por el Caudillo. Pero no de tapadillo, no. Oficialmente. Con dos cojones. En realidad, la patética figura de Don Juan, en el libro, queda claramente de manifiesto. La obra dibuja bien, aunque sea a pesar de los intentos de la autora, lo que era ese pobre hombre: alguien cuya única obsesión era ser Rey de España, al precio que fuera: camisa azul mahón, pacto con potencias extranjeras, que el Caudillo le pusiera a él, ya fuera pronto o tarde… Incluso, si hubiera sido posible, Don Juan habría sido el Rey de Santiago Carrillo si éste hubiera tenido capacidad de ponerle en el trono (algo que Santiago Carrillo, como demostró años después, tampoco habría tenido problema alguno en hacer si de ello se hubiera derivado alguna ganancia, siquiera fuera mínima, para sus intereses). En definitiva, una figura que, por más que Pilar Urbano intenta lastimosamente a lo largo de páginas y páginas de vestir de dignidad y coherencia es manifiestamente un patético monigote que vivía a gastos pagados a cargo del Estado y cuya única preocupación era, pues eso, ser Rey para seguir viviendo a gastos pagados, pero más y mandando un poco más (aunque fuera algo, una miajilla, que le concediera el Caudillo). Como tanto una cosa com la otra dependían de quien dependían, de Franco, está claro dónde estaba el grueso de su lealtad, por mucho que no habría tenido problema alguno en cambiar de camisa una vez más si el trono se lo hubiera podido ofrecer algún otro.

El que fue hasta hace un mes Rey de España por decisión de Franco entra en escena, sobre todo, a partir de que el Caudillo le impone a Don Juan que se lo deje para educarlo, usarlo como dique de contención monárquico a efectos internos y tener una excusa para retrasar la cesión de poderes hasta su muerte, como efectivamente acabó sucediendo. De nuevo, Pilar Urbano reconstruye trabajosamente la historia para tratar de argumentar que hubo grandeza, generosidad y no se sabe muy qué leches en Don Juan al hacer esta entrega de su hijo, por entonces Juanito, en plan letra de cambio a unos años vista cuando lo único que había era tratar de complacer al jefe a ver si había suertecilla y así caía un día de estos el trono, a ser posible algo antes de que se le pasaran a Don Juan los años aptos para la parranda en un buen Borbón de pura cepa.

La parte de la obra destinada a explicar la educación de quien es hasta rebautizado por Franco como Juan Carlos de Borbón en España y cómo se va convirtiendo en un estadista es particularmente edificante y divertida, porque cada cosa que Urbano nos explica que es una gran virtud del Borbón hijo, el Preparado de su época, va y resulta que es algo que ha aprendido o imitado del Caudillo. Hasta tal punto la cosa es así que uno acaba el libro, la verdad, convencido de que estamos ante el gobernante más sinuosamente apto, hábil y capaz que han visto los tiempos, dada la cantidad de virtudes maravillosas que el entonces Príncipe de España va adquiriendo de su mentor político. Pilar Urbano llega al extremo, de hecho, de explicar que la democratización que se produce tras 1975, más que nada porque no había más remedio y como no se hiciera algo así el régimen acababa arrasado por una revolución a la portuguesa o a la griega que se lo llevaría por delante, muy tuteada por Estados Unidos, casi la pactan el que luego sería Rey y el propio Franco, que le encargó a su sucesor que “hiciera lo que él no podía hacer” para ir desmantelando el régimen. ¡Todo atado y bien atado! ¡Hasta la desfranquización del país!

El libro tiene cosas graciosas en su borbonismo desaforado, hasta el punto de que Urbano convierte el verbo borbonear (que normalmente se usa en LPD, como es canónico,bien para hablar de interferencias indebidas en política en plan irresponsable, a lo Alfonso XIII; bien para referirse a esa maravillosa práctica de usar a alguien y luego dejarle tirado cuando aparece la policía, que tan intensamente ha usado Juan Carlos I de Borbón y Borbón con gente como Prado y Colón de Carvajal, Mario Conde, Urdangarín, su propia hija Cristina… hasta que el gran borboneador ha sido borboneado por una clase política que le ha dado la patada para poner al nuevo Preparado de recambio cosmético) en una manifestación de genio político: borbonear, para Urbano, es llevarse a un interlocutor al terreno propio, engañarle avispadamente, lograr conseguir objetivos casi imposibles gracias a habilidades diplomáticas… Lo más gracioso de todo, además, es que para Urbano la máxima expresión de todo eso es cuando se consigue el objetivo a base de no significarse, nadar entre dos aguas, hacer de perrillo faldero de quien más manda y más poder tiene para que al final siempre parezca que has ganado tú… Una habilidad que el Borbón habría aprendido, cómo no, del Caudillo, que manejaba así como quería, por supuesto, a todos los presidentes de Estados Unidos o de Europa, por poner un ejemplo. ¡Y así de bien le iba siempre a España gracias a esas habilidades!

Así, entre genialidad y genialidad del Caudillo (que anticipa el fin de la Unión Soviética y la manera de hacerla caer, la evolución de la OTAN y la Unión Europea, e incluso que España sólo ganaría un Mundial de fútbol con el tiki-taka), pataleta miserable subsidiada a cargo del Estado y pataleta patética para que le hagan casito de Juan de Borbón, y afirmación franquista de Juan Carlos  en medio de su lozana preparación para ser el mejor Jefe de Estado del mundo mundial, transcurre el libro. Que uno lo lee y empieza a sospechar del actual Preparado. ¡Para Preparado su padre, con una formación militar impresionante, el general más joven de la Historia de Europa, arrebatando el récord al mismísimo Franco y que, además, tenía a la lucecita del Pardo para guiarle en todo y enseñarle todos los truquitos!

Toda esta exposición de las andanzas de los Borbones, conste, no la hace Pilar Urbano en plan totalmente acrítico. No, al contrario. Ella es lealmente monárquica y borbónica, pero porque están preparados y son lo mejor para España, pero no niega que ha habido “cositas por ahí”, eh. Que su compromiso con el periodismo de investigación está fuera de todo compadreo. Lo que pasa es que hay que reconocer lo que hay que reconocer. Y estos se han ganado el trono por su capacidad y entrega. Y todo, además, para traer la democracia y la prosperidad a España, de la mano del plan trazado, iniciado y luego legado por Franco. Por esta razón, en medio de sus obsesiones por el club Bildeberg, que quería un Borbón franquista al frente; la CIA, que lo mismo (para lo que, ya se sabe, se alía con la ETA para matar a Carrero, que de tan franquista errado no era demócrata ni nada, lo que le permite dedicar páginas y páginas a la Operación Ogro, que siempre mola, la verdad, porque es hablar de la ETA y eso en España es algo Bien, pero que parece un poco excesivo y uno acaba echando de menos al Borbón por momentos); al final la clave está en el propio franquismo, que estaba entregado a un Rey designado por Franco, como la autora señala al mencionar que el Ejército estaba “a muerte con Don Juan Carlos” para acabar de dejar claro que sólo él podía reflejar la apuesta por la democracia y la regeneración (y no es broma, así lo explica Urbano, que el ejército fuera a muerte con Juan Carlos, y que además lo fuera porque se lo había ordenado Franco, era la mejor prueba de que la “joven oficialidad que ya no era franquista y quería la democracia” y apostaba por un Rey constitucional para hacer una transición a la normalidad europea). Un poco lío, vale, pero no olvidemos lo importante: esa historia de esfuerzo y lucha para lograr conseguir el trono y restaurar la democracia o algo. ¿Por qué? Porque eso es lo mejor para España, pues así nos garantizamos una dinastía de Preparados empeñados en dar todo por la Patria.

De hecho, una de las primeras funciones ejecutivas del que en breve sería Rey que, a juicio de la autora, acredita palmariamente las virtudes de la Monarquía como forma de gobierno y del Rey Juan Carlos en concreto no tarda en manifestarse nada más Juan Carlos recibe poderes estando ya Franco agonizante. Es el tema del Sáhara occidental, donde frente a la decisión impresentable del Caudillo de abandonar a los saharauis y dejarlos en manos de Marruecos para que los exterminaran y deportaran, aparece la figura redentora de un nuevo Jefe, valiente, joven, entregado y altruista… que decide hacer frente a la crisis siguiendo los consejos de su esposa y del futuro golpista Armada (pero contra el Rey, eh, contra el Rey): se monta un viaje propagandístico a Al Aiun, se pasa allí tres horitas, da un discurso (que según Pilar Urbano fue muy valiente y digno, pero que luego pareció que no porque el malvado gobierno franquista lo sacó a la luz sin los párrafos clave), se vuelve a España y avala la firma de los acuerdos de Madrid que culminan el impresentable comportamiento español (pero con ciertas compensaciones económicas importantes para algunas compañías españolas) que caba de permitir… abandonar a los saharauis y dejarlos en manos de Marruecos para que los exterminaran y deportaran. Como enjuicia la propia autora, avalando la sensación dominante de los Borbones tras la excursión: un exitazo en toda regla porque sirvió “para que quedara claro que había un nuevo Rey que eso era algo bueno para todos”. Es lo que tiene dejar las decisiones en manos de los más Preparados y sus esposas, que la gente se da cuenta inmediatamente de que sólo cosas buenas pueden salir de ahí.

Nacía un nuevo modelo de hacer las cosas: joven, dinámico y preparado, con discursos bonitos (en este caso menos, por eso de la censura y tal) y realidades idénticas al modo de hacer del franquismo, aunque con muy jugosos beneficios por ser logrados en quienes frecuentaran esos entornos (según Pilar Urbano, en esto también el Borbón aprendió mucho de las prácticas de Franco por ir haciéndose un patrimonio a la vez que campaba a sus anchas por la Jefatura del Estado ). Un éxito, vamos. Y así lo cuenta Urbano, aunque reconoce que algunas renuncias e indignidades (40 años de hacer la pelota a Franco, por ejemplo) sí hubo que asumir. Es lo que ella llama El precio de un trono. Porque el título, increíblemente, no se refiere a los negocios asociados que, a efectos contables mucho más prosaicos, hace años que han permitido determinar, en efecto, cuál es ese precio. Y a quiénes nos toca pagarlo.


Compartir:

  1. Comentario de Eustaquio (07/07/2014 14:06):

    Por favor modérense.

    Esta página esta empezando a perder el rumbo. Después de un magnífico artículo con razones para un sí entusiasta a la monarquía, al que me adhiero, están empezando a proliferar opiniones tibias o levemente críticas a la Primera Institución de España. Y deberían cortarlo de raíz si quieren mantener el buen nombre de esta página.

    Recuerden si no aquella noche del 23 de febrero en la que el rey estuvo tanto tiempo sin dar señales de vida porque en realidad estaba haciendo importantes y secretísimas para regalarnos la democracia a los españoles. Porque he de recordarles que en España la soberanía no reside en el pueblo, sino que se la debemos a un monarca que supo ganar su reino a base de buen hacer y campechanía. No he leído el artículo pero imagino que trata de eso.

    Que mal hizo dándole democracia a un pueblo desagradecido. Si hubiera llevado el las riendas bien que nos habría ido. Seguro que no habría pinchado el ladrillo.

    Porque el Rey también es Marca España. Por eso les pido que depongan su actitud hostil o me veré obligado a denunciar su página a las autoridades competentes.

  2. Comentario de emigrante (07/07/2014 16:00):

    Perdone que me ponga tiquismiquis pero tiene un error en el décimo párrafo. Los apellidos del Campechano no son Borbón y Grecia (ese es el Preparado) sino Borbón y Borbón. Y para rematar en la pedantería, los otros borbones que ha visto el siglo XX eran Borbón y Habsburgo-Lorena (Alfonso XIII) y Borbón y Battenberg (conde de Barcelona).

  3. Comentario de Andrés Boix Palop (07/07/2014 16:13):

    #1 Eustaquio, no tiene razón a la hora de desconfiar de esta página. Hemos elegido para festejar la entronización del Borbón un libro inequívocamente complaciente con la Dinastía y los tres Borbones de ellos que habla, tanto Alfonso XIII como Don Juan como Su Majestad Don Juan Carlos. Que Pilar Urbano no nos permita dudar. A Cercas, Marías, Muñoz Molina, Garicano, Antonio Caño, Vargas Llosa y demás regeneracinistas ponemos por testigo de nuestro compromiso.

    #2 emigrante, corregido. ¡Muchas gracias!

  4. Comentario de SinanPacha (07/07/2014 17:00):

    Yo también me pongo tiquismiquis y señalo un errorcillo sin importancia y una errata de bulto. El primero, que el buque en el que don Juan -eximio marino que hasta estudió con la Royal Navy, no se vayan a creer, en particular la administración generosa de dosis de ginebra a la marinería ante bellum- no era una fragata, sino un crucero. Para más INRI, Franco le hizo un favorazo, porque unos meses después la flota republicana, en combate nocturno (afortunado, si, pero oigan, ganamos lo mismo)hizo volar la santabárbara del mencionado barco, mandándolo al fondo del mar con toda su tripulación.
    La errata que señalo es GRAVE, don Andrés: se refiere a Muñoz Molina como “intelectual”, cuando su categoría es la de Hintelectual (y palanganero del reino). Un poco de rigor, por favor, en estas categorizaciones. Por lo demás, he tenido que salirme del despacho de la risa, así que gracias por la amonestación que me ha hecho ganarme.

  5. Comentario de Andrés Boix Palop (07/07/2014 23:55):

    #4 Gracias por los avisos, SinanPancha. Corregido. Y dígale a sus Jefes que fue por una buena causa, hombre, que todo lo que va en mayor fervor borbónico es algo bueno para todos y, sobre todo, para generar riqueza y eso.

  6. Comentario de Mauricio (08/07/2014 18:02):

    Andres,

    Dos puntualizaciones:

    Primera, Alfonso XIII sale “por Cartagena” ¿“porque la gente vota masivamente contra la dinastía”? Creo que es un hecho histórico que los partidos monárquicos obtuvieron más votos que los republicanos, y que aquello fueron unas elecciones municipales y no un referéndum.

    Segunda, Don Juan intentaba unirse a la rebelión contra la Republica, que no es lo mismo que unirse a Franco, por el que nadie daba dos duros cuando acabase la guerra.

    Dos curiosidades,

    Cuando habla de una “supuesta sordomudez” ¿está diciendo que en realidad Don Jaime no era sordo o es como cuando dicen que Juan Carlos asesinó a su hermano?

    Y cuando lo hace de “abandonar a los saharauis y dejarlos en manos de Marruecos” ¿esta diciendo que una colonia puede declararse independiente unilateralmente de la metrópoli pero al revés no? ¿qué deberíamos haber hecho? ¿Pagar la cama? ¿Ir a la guerra con Marruecos?

    Y finalmente una reflexión,

    Intentar hacer pasar como algo truculento que un heredero al trono tenga como máxima y principal ambición ser rey, es como querer hacer pasar a la selección brasileña como una banda de desalmados egoístas dispuestos a fingir penaltis y faltas, con tal de ganar el Mundial y llevarse las primas, mientras sus compatriotas se mueren de hambre…

  7. Comentario de Pablo Ortega (08/07/2014 20:27):

    Es divertido ver a Mauricio darle validez a las elecciones fraudulentas hechas en el ámbito rural en tiempos de la Restauración. Pero que no se preocupe que no es el único, que si muchos de lado y lado aseguran aún hoy con la cabeza arriba de que todos los que votaron por Chávez o Peña Nieto lo hicieron sin coacción económica alguna (que es mi forma educada de decir que les dieron una bolsa de comida, ojo, no aplica a todos los votos de ambos personajes).

    Sobre el Sahara Occidental, lo correcto de España era garantizar su compromiso con la ONU de garantizar el ejercicio del pueblo saharahui a la auto-determinación. Si en el referendo escogían unirse a Marruecos, ya era otra historia. Es un episodio digno de tiempos de los reyes de Asiria que cuando esté cerca un gobernante de la muerte, los demás países aprovechen la “oportunidad” a expensas suyas. Habla bastante mal de que un príncipe que pretende ocupar el trono no cumpla con su principal responsabilidad, mantener la dignidad nacional en el campo de batalla si es necesario.

    Como comprenderán, conservar la monarquía solo tiene sentido si es con la pompa del pasado, como una reliquia viviente. Por eso soy tan fan de la monarquía británica.

  8. Comentario de Gatete (08/07/2014 20:45):

    #7

    Cuando una persona que conozco me relató con detalle cómo los súbditos de Su Graciosa Majestad habían colapsado las urgencias de una ciudad costera española tras la masiva y etílica celebración de la boda de los duques de Cambridge y sus devatadoras consecuencias en forma de peleas, accidentes varios y competiciones de «balconing» extremo, entendí que una cosa es un Rey (o Reina) como Dios manda (nunca mejor dicho), amado, respetado y venerado por sus súbditos, y otra muy distinta…

  9. Comentario de emigrante (09/07/2014 00:50):

    Mauricio, deje en paz a la Selesao que ya tienen bastante con la Panzerdivision que le ha pasado hoy por encima. A ver si con el bofetón lo brasileiros despiertan y terminan de hacer la revolución antes de la final.

  10. Comentario de Lluís (09/07/2014 08:38):

    Mauricio,

    En el 31, en las grandes ciudades que escapaban al control caciquil de los votos, los candidatos republicanos se impusieron, eso es innegable. En ciudades medianas y pequeñas, y en distritos rurales, acostumbraba a ganar el candidato propuesto por el gobernador civil, para ello se recurría al fraude, la presión y a todo lo que se quiera para que saliese la candidatura elegida, incluso a impedir que pudiese prentarse alguien que no gustaba. Ese fue el sistema político de la Restauración de 1875, y que en 1930 ya estaba herido de muerte, en parte gracias al propio Alfonso XIII.

    Y sobre las suposiciones en la casa real (sea con el infante Jaime o el fraticidio) entiendo que la opacidad y la disimulación de la verdad que acompañan a esa familia alienta cualquier sospecha, algunas veces no del todo descabellada. ¿No se le ha ocurrido pensar que lo normal habría sido hacer renunciar a la infanta Elena, por si las moscas? Durante lustros, estuvo en segundo lugar, detrás de su hermano, en la línea de sucesión, y no es tan descabellado pensar que un accidente (aún sin una pistola de por medio) la hubiese movido al primer lugar. Todo, por no tener que admitir públicamente la realidad, y algo que no es ningún delito.

  11. Comentario de Andrés Boix Palop (LPD) (09/07/2014 19:17):

    #6 Mauricio. respecto de sus puntualizaciones:

    1. Como bien dices, he escrito que se votó “masivamente” a favor de la República. He evitado cuidadosamente hablar de mayorías numéricas por la razón que aduces. En todo caso, que el voto fue masivo, así como su significación, no admite duda ninguna. Por eso salió en cuestión de horas Alfonso XIII por Cartagena.

    2. Contra la República y al ladito de Franco, en una guerra civil. Para alguien que se vende todo el rato como un supuesto “Rey de todos los españoles” y de la concordia y de la reconciliación no está nada mal, lo veas eso o no lo suficientemente franquista.

    En cuanto a las curiosidades:

    – La sordomudez de Jaime de Borbón y Battenberg y su entidad incapacitadora fue puesta en duda por el propio interesado, que reclamó sus derechos dinásticos. De ahí que diga que supuestamente lo era en tal grado como para generar esa consecuencia porque es el propio interesado quien cuestiona la decisión que le hicieron tomar.

    – Por cuanto al tema saharaui me parece impresentable la actuación española por muchas razones. Pero no es eso lo que me hace gracia del libro ni lo que pretendo destacar sino el hecho de que a la autora (y a los relatores oficiales de esta aventurita española de la Transición) la delación franquista les parecía criminal desde un punto de vista humanitario, irresponsable y contraria a los intereses de España.En cambio, la misma actuación, exactamente la misma, hecha por Su Majestad, es considerada un ejemplo de liderazgo.

    Y respecto de lo que quieren reinar por encima de todo, pues vale, aceptemos que es normal. Pero destaquemos que de eso va la película, no de jopo bonito ni de restaurar la democracia ni de querer el bien de la Patria o de sus habitantes.

  12. Comentario de Mauricio (10/07/2014 13:04):

    Lo que es un contrasentido es afirmar que las elecciones del 31 eran fraudulentas y al mismo tiempo utilizarlas como coartada para legitimar la proclamación de la república. A menor claro, que solo fuera fraudulento el voto monárquico y aceptemos que sindicatos, partidos de izquierda, etc, no coaccionaron el voto, y por supuesto en Madrid no votaron hasta los muertos por la Republica. Bien, démoslo por bueno. Lo que me preocupa es si hacemos una traslación de lo sucedido entonces a la actualidad: Pongamos que en las próximas municipales, los ciudadanos voten masivamente a IU+Podemos+ERC+como se llame Batasuna ahora, es decir, según la nueva acepción de masivo, consigan un 40% de los votos, y con esto, los amigos Pablo, Garzon y Tarda decidan que estas eran unas elecciones plebiscitarias, que el voto al PPSOE procede del PER andaluz, del caciquismo gallego, etc, y que por tanto no tienen valor, rodeen el parlamento y proclamen la 4ta republica. Si con 5 escaños en Europa de podemos algunos ya se veían asaltando la Zarzuela, no me parece muy descabellada esta posibilidad. Excepto porque no sacaran un 40% de los votos y porque el responsable de la Guardia Civil no será un general que rechace cumplir con su obligación de mantener el orden público.

    Pablo, que Chavez fuera un payaso miserable, no significa que careciese de apoyo popular y que incluso en unas elecciones limpias no pudiera haber ganado. Todo el mundo vota por “coacción económica”, es decir, según sus intereses. Lamentablemente los excluidos en Venezuela votan según sus intereses…al corto plazo, y ahí radica el éxito del chavismo, que no para de producir excluidos cuyo voto puede comprar muy barato.

    Lo que debía hacer España, lo correcto, era proteger los intereses de España, y estos no pasaban por una guerra con Marruecos por un pedazo de desierto, sin interés, y por un “pueblo” que se había levantado en armas y había conspirado precisamente con Marruecos por expulsarnos. Que ni mucho menos critico que se levantaran en armas, pero que lo hagan, y luego nos acusen de abandonarlos…me parece de tenerlos cuadrados.

    Andres,

    1. Creo que lo que ha evitado cuidadosamente es decir lo que realmente sucedió. Cualquiera que no este familiarizado con los resultados y leyese su masivo, lo equipararía con mayoritario. O entonces, ¿cómo definiría el voto monárquico? ¿Cómo super-masivo? No claro, como fraudulento. O a lo mejor me he vuelto muy suspicaz y le atribuyo erradamente una mala intención.

    2.Franco en 1936 no era Franco. Al igual que a sus amiguitos del cole, si es que tenía, no se les puede acusar de apoyar la dictadura por jugar al futbol con él.

    – Sigo sin tener claro si lo supuesto era la sordomudez o que esta le incapacitase. Lo que tengo claro es que nada haría más las delicias de un republicano que tener un rey sordomudo. Conociendo el fino sentido del humor de los redactores del Jueves, ya me imagino la portada de la coronación: FVI follándose a Leticia con un sonotone mientras emite algún sonido gutural…

    – Aclarado.

    A lo mejor el hombre pensaba que lo mejor para los españoles, para la patria, era la monarquía…pero bueno, ya se sabe, a esta gente la educan desde pequeños para ser reyes y acaban creyéndoselo.

  13. Comentario de Lluís (10/07/2014 15:19):

    #12

    El propio Borbón tenía claro que no le apoyaba nadie cuando dedició irse. Antes de hacerlo, intentó ver con qué apoyos contaba, pero los capitanes generales con mando en plaza se hicieron el sueco y a buena parte de la “castuza” de la época se la había enejenado él mismo apoyando a Primo.
    De hecho, convocó unas elecciones municipales porque pensaba que los daños serían más controlables y vería con qué apoyos contaba sin necesidad de comprometerse demasiado. Pero las cosas le salieron mucho peor de lo que esperaba, porque incluso experimentando con gaseosa, se le fue de las manos y vio que no tenía nada que hacer.

    El sistema “constitucional” de la época de la Restauración consistía en que el rey nombraba (normalmente, tras consultarlo con los jefes del PPSOE de la época) a una persona para formar gobierno y el parlamento la aplaudía con las orejas. Luego, el gobierno nombraba gobernadores civiles afectos a la causa y convocaba elecciones para conseguir una mayoría parlamentaria, que solía conseguirse con la estrecha colaboración del caciquismo y los gobernadores civiles fieles, y no solía haber demasiadas sorpresas, aunque en algunos pocos distritos pudiesen salir elegidos candidatos republicanos, regionalistas o carlistas, el PPSOE conseguía la mayoría para perpetuar el sistema.
    Y claro, cuando incluso así el PPSOE saca unos resultados muy por debajo de las peores previsiones, significaba que la monarquía lo tenía muy jodido.
    Y tampoco hay que olvidar que, en lo que se llevaba de siglo, los monarcas de varios países de Europa habían sido cesados. En casos como Bulgaria, se había podido salvar la monarquía con una abdicación, pero en la mayoría ni siquiera eso. Puede que el rey pensara que si se largaba por las buenas sería más fácil una restauración pasados unos años, o simplemente se deprimiese al ver que los únicos apoyos con los que contaba eran el capitán de su guardia y los propietarios del ABC.

    Por lo demás, si gana la ETA (Podemos, IU y compañía) con un 40 % lo más seguro que le hagan un referéndum para ver qué se hace con el Borbon, y en el caso que gane la monarquía le impongan unas condiciones de transparencia y rendimiento de cuentas que hagan que el propio Felipe VI sea el primero interesado en irse para que le dejen disfrutar tranquilamente del patrimonio que ha amasado su padre durante estos años y que no tiene depositado en ninguna cuenta bancaria en España.

  14. Comentario de Toño (10/07/2014 21:38):

    Coincido con Andrés en que el papelón que se hizo en Sahara fue impresentable, tanto que aun colea.

    En otros mensajes anteriores se han afirmado algunas cosas que no son ciertas del todo. Por ejemplo aquel viaje del entonces príncipe a Sahara. Solamente fue porque los militares estaban muy de los nervios y eran capaces de montar un follón de cuidado. Fue a tranquilizarlos. Y como es norma de la casa, los engañó de mala manera. Y entre otras cosas lo estaban porque hubo bastantes agresiones marroquíes y se les ordenó no responder. Me refiero a ataques militares y atentados terroristas patrocinados por el sátrapa marroquí. El gobierno español miró sólo como enemigo al FPolisario y las agresiones del sultán también se las colocaron a ellos. Lo mismo que se haría más tarde cuando numerosas agresiones a barcos españoles se achacaron a los saharauis.

    Se afirma que los saharauis se compincharon con los marroquíes en contra de España. En 1957, guerrileros marroquíes invadieron Sahara, las tribus saharauis y miembros de éstas enrolados en el ejército español fueron abandonados a su suerte porque España se retiró a puestos costeros. No les quedó más huevos que aliarse (y no todos)con los invasores aunque fuera de boquilla porque no podían oponerse. Cuando acabó esa guerra olvidada y bastante silenciada apoyaron la ocupación española por lo mismo, no podían oponerse y vivían mejor que antes.

    Pero España por esa época regaló a Marruecos la zona de Tarfaya, saharaui y que nunca había sido marroquí. Se armó un lío de cuidado con migraciones de población hacia el sur.

    Más tarde se formó un movimiento independentista saharaui al que España respondió con represión, torturas, cárcel y tiros. Hubo hasta una matanza en Hatarrambla, El Aaiun. Eso voló puentes de entendimiento. Luego, vino la guerra de guerrillas, de baja intensidad y nada decisiva. Con Franco ya moribundo, comenzaron los ataques marroquíes. Y miraron hacia otra parte, aunque los saharauis intentaron la reconciliación y los polisarios cesaron en su camapaña guerrillera. Fueron sencillamente ninguneados y traicionados. Y eso que eran habitantes de una provincia española (como Cuenca o Albacete decían algunos, tenían DNI español y muchos eran o habían sido militares o funcionarios españoles. Los regalaron con el terreno, al estilo de los señores feudales.

    Y algún acuerdo hubo, bajo cuerda e ignorado de los militares, por el que se decidió abandonar a los saharauis a la la violencia de las tropas marroquíes. España no cumplió con la legalidad internacional y pese a defender en la ONU la descolonización los poderes fácticos hicieron lo contrario. Por la cara y se supone que a cambio de algo y no precisamente abrazos y discursos de loores.

    Es falso que pudiera haber habido una guerra y el primero que no la quería era Hassan 2 porque su ejército era una birria frente al español destacado en Sahara y Canarias. También desde hace años está claro, que si franco hubiera seguido bien de salud, primero Hassan ni se hubiera atrevido a nada y segundo que no le hubiera hecho ascos a una guerra.

    En esa política de abandono e indiferencia han participado todos los gobiernos españoles desde San Felipe Glez. hasta la fecha con el apoyo entusiasta borbónico, primero hacia su “hermano” Hassan 2 y ahora a su “sobrino” Mohamed 6. Probablemente nuestro amado nuevo rey siga la misma política hacia su ahora “primo”.

    Para acabar, se comenta, se dice, seguramente por mentes enfermizas y delirantes, que Hassan 2 fue muy generoso con nuestro amado ex-rey en momentos de infortunio y compartió felices momentos en francachelas. También lo fue con numerosos políticos franquistas, al decir de los citados viles calumniadores. Cosas de negocios, dicen.

    Tal entusiasmo ha habido durante decenios que quitando alguno, todos los ministros de exteriores y presidentes varios, se han liado de tal manera que siempre han defendido con ahinco los intereses del sultanato aunque perjudicasen
    a los nacionales. Basta leer periódicos para comprobarlo.

    En fin, que me he liado, y ahora no recuerdo la cantidad de veces que hemos traicionado a los saharauis. Digamos que varias y para joderla españa sigue siendo a ojos internacionales administradora “de iure” de la antigua colonia-provincia.

  15. Comentario de Lluís (11/07/2014 08:55):

    Toño,

    Los gobernantes de Marruecos tampoco tenían problemas para liarla con España, pese a una presunta superioridad militar española, que no es tal, el ejército español de la época era algo bastante lamentable y por equipamiento, instrucción y nivel de sus jefes y oficiales estaba bastante más cerca del de Marruecos que del de Francia. Luego, hay que tener en cuenta que Marruecos contaba con las simpatías de Francia y EEUU, mientras que España estaba aislada, independientemente del estado de salud del Caudillo. Durante la guerra del Ifni, en la que el estado físico de Franco no era un problema, los EEUU impidieron a España utilizar el material que ellos les habían vendido, en particular la aviación (el ejército español tuvo que utilizar aparatos que les había suministrado Alemania durante la guerra civil o principios de los 40). Oficialmente, la guerra se ganó, pero poco después hubo que retirarse del Ifni. Y cuesta entender qué hacían los españoles en ese territorio, incluso desde el punto de vista de la simple explotación colonial, costaban mucho más de lo que producían.

  16. Comentario de Mauricio (11/07/2014 10:33):

    Toño,

    Dando por buena su versión de la historia, ¿Qué debería haber hecho España? Siendo más concretos ¿debería España haber declarado la guerra a Marruecos? ¿Sí o no? El resto es puro verso…

  17. Comentario de galaico67 (11/07/2014 12:13):

    Podía haber hecho como los marroquis en la guerra de Ifni: “olvidarse” de donde estaban algunos suministros y que se los encontrara el Polisario, putear un poco la operación paso del estrecho, usar la diplomacia… ¿Que no valía la sangre de unos reclutas ? Vale, pero tampoco ates las manos a tus amigos y los entregues al comendador de los creyentes.
    Si al final todo se reduce a quien explota Fos Bucraa y quien se queda con la pasta gansa de la explotación del Banco Sahariano…un win para Hassan and family

  18. Comentario de galaico67 (11/07/2014 12:14):

    Bueno, ante todo hay que distinguir entre amigos y amigos. Son solo negocios…

  19. Comentario de Lluís (12/07/2014 11:05):

    Mauricio,

    España podía haber hecho las cosas de otras formas. Aparte de lo que sugiere Galaico, podía haber organizado y celebrado un referéndum antes de arriar la bandera, tal como hizo en Guinea Ecuatorial, e implicar en ello a franceses y americanos que, en tanto que defensores de la democracia, difícilmente habrían podido rechazar publicamente una propuesta como esa sin quedar mal ante su parroquia.

    O si no te va el tema urnas por considerarlo de mariquitas y fuente de inestabilidad, siempre puedes montar una especie de gobierno con los caciques locales y entregarles el poder a ellos, te vas y en ese momento por lo menos el sultán tiene que invadir un país soberano, que no es que sea una garantía muy sólida, pero es algo mejor que lo que se hizo en su día, que simplemente fue entregar oficialmente el poder a los marroquíes.

    Y todo ello, sin necesidad de declarar una guerra o de que muera nadie. Aunque eso no creo que hubiese sido un problema para Franco y su régimen, que su ascenso al poder no fue demasiado pacífico y algún que otro muerto hubo. Lo que he oído por ahí, también, es que el ejército español no estaba preparado para una guerra medianamente seria com Marruecos, y que en ese caso, además de hacer el ridículo otra vez, además del Sáhara también habrian caído Ceuta y Melilla.

  20. Comentario de Mauricio (14/07/2014 15:26):

    …y también podría haber organizado un Forum de las Culturas en El Aiun. Usted tiene medio millón de civiles marroquíes en la frontera, con su ejército detrás, y o cede a las pretensiones de Hassan o tiene que ordenar pararlos por las malas.

    España ya tenía previsto organizar el referéndum para cederles la soberanía, de ahí que Marruecos, para impedirlo, organizase la Marcha Verde. De entre las opciones que interesaban a España, escogió la que podía llevar a cabo, y por tanto, hizo lo que debía.

  21. Comentario de galaico67 (14/07/2014 16:08):

    Coño, como no se dió cuenta Hassan, ya habría ocupado Ceuta y Melilla. Llevas 500.000 marroquies a las puertas- con el ejercito detrás- y la asaltas en plan Guerra Mundial Z, unos encima de otros y no paran hasta que se comen a la cabra de la legión. O, sino, oleadas de pateras
    Que si, Mauricio, que si. Que después de la guerra de Ifni no hubo tiempo para prepararse para la siguiente jugada, ya sea modo militar y sus lindas barreras y simpáticos cacharros enterrados en la arena, ya sea hablando con el tio Sam, ya sea hablando con los beduinos para dejarle un regalo al qeu viniera.
    Parafraseando a los grandes patriotas que defiende la españolidad de los catalanes, España no hizo nada, esa señora no se ocupa de esas cosas. Pero los españoles que tenían que ocuparse de que la política española fuera un poco coherente, estaban más ocupados pensando en como iban a seguir en el machito después de la muerte de Paquito.
    Hagase lo que se haga, siempre alguien hace lo que debe…para sus intereses.

  22. Comentario de Lluís (14/07/2014 19:39):

    #20

    El problema es que en España las cosas se hacen tarde y mal. La situación en la España de 1975 era una, pero en 1965 era otra. Y que tarde o temprano habría que abandonar el Sáhara, como se habían abandonado Guinea, el Ifni o el Protectorado, es algo que podía ver cualquiera con dos dedos de frente.

    De hecho, España podría haber presentado, pongamos que entre 1965 y 1970, una hoja de ruta que conteplase la retirada de su última colonia, con un referéndum de autodeterminación o, si las urnas no molan demasiado, la transferencia directa del poder a las élites nativas, que es lo que habían estado haciendo las potencias coloniales hasta entonces. Y buscando el aval de la ONU y los EEUU, que sin la autorización del amigo americano, el sultán se habría guardado bastante de convocar marchas verdes, rojas o amarillas. Y si hay que ponerse cabrón, España podría haberse dedicado a conspirar con los opositores internos del sultán, que tanto Mohamed V como Hassan II tenían unos cuantos, y no precisamente de lo que se limitan a hacer pintadas en las paredes a las 3 de la madrugada.

    Pero claro, es lo de siempre en este país. Una primera fase de ignorar el problema. Una segunda, de negarlo o minimizarlo. La tercera, no hacer nada, esperando que se resolverán solos. Alguna vez eso puede funcionar, pero normalmente, se pasa a la cuarta fase que es la de recoger los pedazos.

  23. Comentario de Mauricio (15/07/2014 18:31):

    Claro, y Moltke el Joven debería haberse ceñido al plan Schlieffen y no haber trasladado tropas al oeste antes de que pasaran las 6 semanas, y Eloy no debería haber tirado los penaltis en el 86…si es que era todo de un evidente. Así que España debería haber convocado un referéndum en 1965 o 70 ¿Por qué no en el 68?, conseguir que nos apoyase USA, que para eso están, y poner ¡minas! en el desierto, suerte que Lady Di ya no puede leerles…, y si no repitieron en Ceuta y Melilla es porque ahí si tenemos minas, y los rifeños a diferencia de los beduinos si nos apoyan…que pena de verdad…

    El Frente Polisario se crea en 1973, y en 1974, España ya anuncia que celebrara un referéndum en 1975. El Sahara en aquel momento era un marrón del que nos queríamos deshacer de la mejor manera, se intentó pero obviamente aquellos que si tenían interés en el asunto precipitaron el asunto: los propios saharauis, Mauritania, Argelia apoyada por la URSS y Marruecos inevitablemente apoyada por USA que inicio la marcha verde y aunque estuviéramos en 1973 ya se veía con malos ojos que para mantener una colonia se volasen, con minas o con lo que fuera, a más de 350000 civiles. Por cierto, Ceuta y Melilla no son una colonia.

  24. Comentario de galaico67 (15/07/2014 19:18):

    A ver Mauri, si no se puede volver al pasado, no se puede viajar la futuro…
    http://es.wikipedia.org/wiki/Convenci%C3%B3n_sobre_la_prohibici%C3%B3n_de_minas_antipersonales.
    Fijese cual es uno de los paises que no ha firmado el convenio…del 1997.

    Que si Mauri, que convence. Nosotros no podemos hablar con Von Moltke pero tu despachas por la mañana con Arias Navarro y Fraga y por la tarde con Hassan II, aparte de recibir guasaps de Boumedian, con lo que tienes una autentica visión del “conflito”. Y tu decides lo que está bien y está mal según el momento que te apetezca, porque tu sabes cuando se hizo lo que se debía porque se debía. Por eso se partió el Sahara entre Mauritania y Marruecos y por eso Marruecos se comió lo que dejó Mauritania.
    Grande Mauri, jrande…

    Por cierto, Ceuta y Melilla , para Marruecos si son una colonia y para la OTAN no son territorio español del gueno, sino egpañol a secas, así que tu verás…
    “El CAOC de Torrejón será el responsable del planeamiento y dirección de las operaciones aéreas en el sur de Europa, incluyendo la vigilancia y el control del espacio aéreo en una zona que va desde las Azores a Turquía y desde Hungría a las Islas Canarias.
    Sin embargo este área de responsabilidad de la Alianza, fijado en el tratado de Washington, no incluye al norte de África, por lo que se quedan fuera Ceuta y Melilla, cuya defensa está garantizada y corresponde al Ejército del Aire español, según ha señalado García Server”

    O sea, abuen entendedor. O o resuelves por tue medios en un par de dias, o el que la tenga se la queda…

  25. Comentario de Lluís (16/07/2014 09:32):

    Mauricio,

    En Guinea Ecuatorial el proceso de descolonización se hizo mucho antes, de forma controlada e incluso con referéndums. Por la misma época, o unos años después, se podía haber hecho exactamente lo mismo en el Sáhara. Con que las élites locales que iban a asumir el poder diesen garantías que se pondrían bajo el paraguas de París y Washington en lugar del de Moscú, no habría habido demasiados problemas. Pero eso son cosas que tienen que hacerse en su tiempo, a mediados de 1975, y con el gobierno español paralizado mientras el amo agonizaba, el margen de maniobra era mucho más limitado. Eso si, lo que comenta Galaico, de dejar “olvidado” algún depósito de armas en el desierto, era perfectamente factible, incluso durante la retirada, que ya se sabe, con las prisas esas cosas pasan…

    Sobre lo que es una “colonia”, hay diversidad de opiniones. Para el gobierno español, el Ifni, el Río de Oro, Fernando Poo, Río Muni,…, eran “provincias”, no “colonias”. Además de lo que considere la OTAN, la UE tampoco considera territorios de la Unión Ceuta, Melilla o las Canarias, de ahi que, por ejemplo, tengan un régimen especial de IVA. Y el nacionalismo marroquí reclama esas ciudades con la misma vehemencia que el nacionalismo español exige Gibraltar, y en ambos casos a los que menos se escucha es a los que residen allí.

  26. Comentario de Mauricio (17/07/2014 10:40):

    Lluis,

    Antes no había tan desigualdad, eran todos igual de pobres. Es un hecho que la pobreza se ha reducido, superando los objetivos del milenio, etc. ¿Por qué negar lo evidente?

    Muy buena su teoría sobre la descolonización, el control de las antiguas metrópolis, etc. A ver como la cuadra con los dos máximos exponentes de la “deslocalización”: India y China.

    No me disgusta que la gente tenga condiciones “medio decentes”. Lo que digo es que en el 1er mundo resultara imposible tener condiciones medio decentes para todo aquel que se limite a hacer lo mismo que en el 3er mundo pero mucho más caro.

    Obviamente no se puede deslocalizar al jardinero, ni a la asistenta, pero si al empleado de una cadena de montaje de la Nissan. Si tiene que escoger entre ambas opciones, no dude, y hágase jardinero.

    El empleado español de la Nissan se benefició de ser más barato que un japonés, y ahora le toca aprovecharse a un chino o a un indonesio, y más tarde a un etíope. Las subvenciones y las medidas proteccionistas no hacen más que perjudicar a un obrero “chino” que no encontrara trabajo, o al conjunto que no podrán hacer presión para mejorar sus condiciones, y ponerle más difícil al obrero español que encuentre otra alternativa. La única forma de tener empleos con condiciones “medio decentes” es aumentando la productividad o el valor añadido. Incrementar el salario base, las indemnizaciones por despido, mantener una edad aleatoria para jubilarse, solo ayuda a aquellos que tienen empleo y con esas condiciones cada vez lo tendrán menos, solo los que puedan competir o en productividad/valor añadido o sean más baratos. Pero si usted cree que por poner una indemnización por despido de 75 días, aumentar las vacaciones, etc, se va a crear más empleo y vamos a competir con china pues…vote a podemos.

    Galaico,

    Que en el Nilo hubiera más población no es una causa es una consecuencia…es tan obtuso…

    Desarrolle su teoría sobre producir más barato y “los costes ocultos y sumergidos,que en Europa no se admiten pero si vienen de China, hacemos como que miramos para otro lado” me divierte más cuando se pone en evidencia usted mismo.

  27. Comentario de Mauricio (17/07/2014 11:20):

    Yo no departo con Von Moltke, ni con Franco, pero les juzgo teniendo en cuenta lo que sabían ellos en el momento que tomaron sus decisiones y no con lo que yo sé a toro pasado.

    Lo que opine Marruecos sobre Ceuta y Melilla es irrelevante. Para la comunidad internacional, la ONU, Ceuta y Melilla son tan españolas como Chinchon. La OTAN es una alianza militar cuyo objetivo era defenderse del bloque soviético y no entrar en conflictos bilaterales en África. Tampoco lo estaban las Malvinas. En cualquier caso la OTAN no opina sobre el estatus de los territorios de los países aliados.

    Lluis,

    Usted ahora sabe que Franco la palmó en el 75 pero en el 70 no se sabía. En el 70 se podía prever que moriría y que JCI sería el jefe del estado pero no que la crisis pillaría con Franco agonizando.

    Que si, que el referéndum era una buena idea, España iba a hacerlo. No insista más.

    ¿Como España iba a garantizar el apoyo de Washington o Paris? Cuando ambos apoyaban a Marruecos en este tema. ¿Por qué España debería guardar nada en el desierto para ayudar al frente Polisario? ¿A santo de que debíamos ayudarles en una guerra con Marruecos?

    Y lo de que Canarias, Ceuta y Melilla no forman parte de la UE , en fin…no puedo estar discutiendo constantemente si la tierra es redonda.

  28. Comentario de Quebec (17/07/2014 13:02):

    “El Frente Polisario se crea en 1973, y en 1974, España ya anuncia que celebrara un referéndum en 1975. El Sahara en aquel momento era un marrón del que nos queríamos deshacer de la mejor manera, se intentó pero obviamente aquellos que si tenían interés en el asunto precipitaron el asunto: los propios saharauis, Mauritania, Argelia apoyada por la URSS y Marruecos inevitablemente apoyada por USA que inicio la marcha verde”

    Un mes antes de que la Marcha Verde cruzara la frontera se reunieron representantes españoles, marroquies y norteamericanos en Madrid donde decidieron la solucion de la reparticion del territorio español entre mauritanos y marroquíes. Dicho de otro modo la Marcha verde en sí no fue más que una escenificación, teoría que había sido sostenida ya pero que ahora tiene pruebas definitivas gracias a Wikileaks.

  29. Comentario de Lluís (17/07/2014 15:53):

    Mauricio,

    Pues por lo que me dice, razón de más para empezar a organizar la salida en 1965, o en 1970, y no dejarla para 1975, o para nunca, que supongo que esa era la intención real. De lo contrario, podían haberlo echo unos cuantos años antes, como en Guinea Ecuatorial. Y en 1970, EEUU no habria apoyado tan decididamente a Marruecos si hubiese visto que el gobierno español tenía alguna hoja de ruta seria. En esos momentos, el único que tenía un plan era Marruecos, y claro, es un caso de esos en que ganas el partido por incomparecencia del rival.

    Y le guste o no, Ceuta, Melilla y las Canarias son territorios extracomunitarios. Sus residentes son ciudadanos de la UE en tanto que súbditos españoles, y a efectos prácticos el ciudadano de a pie no lo nota, pero los territorios en si no lo son. ¿O por qué se cree que en las Canarias tienen el IGIC en lugar del IVA? Si su empresa produjese o comercializase algún tipo de producto, le sugeriría que hablase con algún técnico del departamento de contabilidad, que le explicase como tratan el tema de IVA de las ventas a clientes canarios, por poner un ejemplo, y qué diferencia hay respecto a si venden lo mismo a alguien de Badajoz. No se trata de discutir si la tierra es redonda o no, simplemente de conocimientos que me sorprende que no tenga un “libeggal” com másters. Y perdone por el tono.

  30. Comentario de Lluís (17/07/2014 16:34):

    #26, Mauricio,

    La deslocalizacion no la tiene únicamente en China o la India (que, por cierto, fue una colonia británica durante bastante tiempo), tiene también en Marruecos, Bangladesh,… De hecho, el que va a buscar producir a precios de miseria no se va a China, donde buena parte del capital es autóctono.
    No se trata únicamente de fábricas. Se trata también de explotar recursos naturales. Malas lenguas dicen que bastantes conflictos en los países del África subsahariana se deben al choque de intereses de distintas multinacionales, cada una apostando por una facción y esperando recibir su recompensa cuando ésta triúnfe. Lo único que les espanta a todos es el integrismo islámico, que no está para componendas con “infieles” del tipo que sean y prefieren quedarse los recursos para ellos, igual es porque los fanáticos, al estar esperando entrar en el paraíso con su medio centenar de vírgenes a disposición, ya no tienen tanta prisa por irse a Marbella.

    Y le guste o no, una cosa son las grandes cifras, que esas mejoran, y otra la mortalidad infantil, la desnutrición, la esperanza de vida, el acceso al agua potable o a la enseñanza,… Quizá vd. considere normal que la camiseta esa de marca que lleva para andar por casa sea el sueldo de un mes de la persona que la ha confeccionado en algún país del sudeste asiático, y que si esa familia medio subsiste es porque trabajan todos sus miembros desde la edad de 9 años, y mejor no preguntar como, a partir de los 13, las niñas consiguen sacarse un sobresueldo. Me pregunto qué sería de vd., o de mi, si hubiésemos nacido en un entorno de esos, porque yo no soy Bill Gates y seguramente vd. tampoco. Puede que ya estuviésemos muertos y todo, sobretodo porque hay enfermedades que se curan aquí pero que te llevan a la tumba si no tienes dinero.

    Y la productividad no se arregla pagando menos a los trabajadores. La productividad se arregla también invirtiendo en maquinaria y mejora de procesos. Algo que, por cierto, no hacen en esos países, al precio que va la mano de obra no merece la pena invertir en maquinaria. Quizá haya visto alguna foto de plantas con maquinaria, pero las que no le han enseñado son las fábricas parecidas a las de antes de la Revolución Industrial, y con una productividad (entendiéndose como tal la producción diaria por empleado o la calidad de la misma) mucho menor que la de cualquier planta homóloga en Francia, Alemania o España. Si tuviesen que pagar 400 € mensuales a cada trabajador (cacho sueldo, oiga) tendrían que cerrar. Y si tuviesen que proporcionar a sus trabajadores, no ya un sueldo digno, sino asistencia sanitaria como los de aqui, ya ni le cuento.

    ¿Quiere aumentar la productividad? Pues forme a sus operarios, invierta en maquinaria, automatización, mejora de procesos, I+D,…, y verá que puede competir, sobretodo porque llevar un container del Extremo Oriente al puerto de Marsella saldrá más caro cada día y a muchos clientes no les gusta encontrar demasiadas piezas defectuosos porque eso encarece también sus coste. Y aquí somos capaces de hacerlo, de hecho hay empresas que lo logran, y si bien no están para tirar el dinero, aún entienden que tener medianamente satisfecha a su plantilla es también un buen negocio. Lo digo porque, si al final uno saca el coste unitario del producto y lo analiza un poco, ve que el personal sólo representa una parte del mismo. Pero siempre sale el brillante ejecutivo que decide prescindir del mecánico de mantenimiento para ahorrarse un sueldo, tiene una avería y, como tiene que llamar a uno de fuera que no conoce la fábrica ni tiene la experiencia del despedido en esa máquina en concreto, con el resultado de que la máquina está parada 7 horas en lugar de una y media… Luego, claro, la caída de productividad es culpa de los sueldos.

    Y una cosa que no entiendo es eso de que abaratar el despido dé más trabajo. No se lo cree ni Dios. Básicamente, porque todo el mundo sabe que cuando uno va a contratar lo hace porque cree que tendrá trabajo para el contratado y podrá pagarle, de lo contrario no contrata, ni que pueda despedir gratis a los dos días (algo que, por cierto, ya puede hacerse, gracias a las ETTs, los contratos por obra o los autónomos).

  31. Comentario de Quebec (18/07/2014 19:46):

    “ues por lo que me dice, razón de más para empezar a organizar la salida en 1965, o en 1970, y no dejarla para 1975, o para nunca, que supongo que esa era la intención real. De lo contrario, podían haberlo echo unos cuantos años antes, como en Guinea Ecuatorial. Y en 1970, EEUU no habria apoyado tan decididamente a Marruecos si hubiese visto que el gobierno español tenía alguna hoja de ruta seria. En esos momentos, el único que tenía un plan era Marruecos, y claro, es un caso de esos en que ganas el partido por incomparecencia del rival.”

    En mi opinión, en la vergüenza nacional del otoño de 1975 que supuso la retirada del Sahara cediendola al invasor para devorarla impunemente, incumpliendo todas las promesas de hacer una descolonización como era debido, caso único en toda la descolonización, se debe a la necesidad de asegurar tranquilidad para el proceso que se preparada, la “Transición” a la Democracia bajo la monarquía constitucional de Juan Carlos I.

    En el cambio de politica americano hacia la dictadura en España -De tomarlo como algo inevitable e irrelevante siempre que España fuese amigo, a tomar la transicion democrática como una necesidad- intervino el año de 1974 y su revolución portuguesa. A EEUU entonces le entró el miedo a que en otras dictaduras bajo su control pudiera ocurrir lo mismo y eso diese lugar a gobiernos más hostiles a su presencia, y llegó a la conclusión de que era preferible una democracia controlada que una dictadura sin derechos ni libertades. Eso determinará mucho en su postura ante la Transición. La revolución de los claveles vino influida por la larguisima guerra colonial portuguesa en Angola y Mozambique, y la perspectiva de verse España atrapada en una guerra colonial contra el Polisario por un lado y por otro contra saboteadores marroquies que empezaban a actuar con cada vez mayor descaro asustaba bastante. Por otro lado, Marruecos era un país que habia sufrido dos intentos de golpes de estado en la década de 1970, vecino de una Argelia considerada en la orbita prosoviética, y a EEUU no le interesaba nada encontrarse con otro estado socialista en su flanco sur; Eso podria continuar amenazando a la monarquía alauita; Si conseguia derrocarla, eso podria poner la ribera sur de Gibraltar, del Mediterraneo, el Magreb casi al completo, en una orbita arabe pro-socialista. Por eso USA en ningún caso quería un Sahara independiente y así lo manifestó siempre. Las elites españolas no querian una guerra colonial que pusiera en cuestion el proceso politico en España, y menos soliviantar a su principal valedor extranjero (En 1975, en Europa, España tenia pocos amigos: En los fusilamientos de terroristas de ETA y FRAP en aquel año Olof Palme llegó a pedir la expulsión de España de las Naciones Unidas).

    Así que en reuniones secretas en Madrid, recogidas por la embajada americana y recientemente distribuidas por Wikileaks, aceptaron renunciar al Sahara y renunciaron tambien cumplir las promesas hechas en años anteriores (Velar por la seguridad del Sahara y sus habitantes tras realizar sus aspiraciones de autodeterminación, de acuerdo a las resoluciones de la ONU sobre la descolonizacion), cediendo el territorio a Marruecos y Mauritania a cambio del plato de lentejas de los caladeros saharauis y derecho de pesca en ellos por 25 años (De ahi los ataques, con algunos asesinatos a sangre fria inclusive, de POLISARIO frente a pesqueros españoles faenando en esas aguas). Los norteamericanos en ese momento se preguntaban dos cosas: Si los españoles cumplirian al 100% este plan de retirada unilateral, si habria resistencias internas -Ejercito español y administracion colonial- que pudieran comprometer este plan, y si Argelia podria optar por intervenir convencionalmente y declarar la guerra a Marruecos en respuesta a la invasión de Sahara. Un mes despues se lanza definitivamente la Marcha Verde, y es cuando España se saca de la manga el argumento de que como no puede disparar a los civiles de la Marcha Verde se ve tan superada por los acontecimientos que tiene que irse. Y todo despues de meses de Campechano I prometiendole a los militares “no ceder ni un palmo de terreno” “llegar a soluciones justas” etc etc. Todo lo anterior explica, también, que España se hiciese la loca cuando Kurt Waldheim ofreció la solución de desplegar una fuerza de cascos azules hispanohablantes cuya unica misión fuese asegurar el país hasta que se produjesen referendums limpios y legales y lo primero y principal fuese largarse de allí. Ese borron en nuestro expediente exterior ya estaba completado. Polisario entonces multiplicaria sus fuerzas por parte de antiguas tropas indigenas españolas que pasaron a sus filas, Argelia multiplicó su apoyo al Polisario convirtiendolo en una de las guerrillas mas peligrosas de África (En condiciones de derrotar a Marruecos, cosa que no consiguió por las multimillonarias ayudas que EEUU y las monarquias arabes empezaron a dar a Marruecos, y finalmente el Muro y la migracion de marroquíes). Tambien Argelia tuvo relaciones aún mas tensas con España por aquellos años. Y vease donde quedaron esos tipos del Polisario…

  32. Comentario de Mauricio (22/07/2014 15:29):

    Emigrante,

    Creo que hace una interpretación muy sui generis de los cables de los embajadores americanos;

    Del cable del embajador USA en Marruecos fechado el 23/OCT sobre la visita de Solis (enviado español) a Marruecos:

    “MOROCCO AND SPAIN HAVE AGREED TO FIND AN ELEGANT WAY OUT AT THE UN, SO SPAIN CAN SAVE THE FACE”
    Y cita textualmente a Hassan:

    “CONCEPT IS MINE, ORGANIZATION IS MINE, I WILL GIVE THE ORDER TO CROSS THE BORDER, BUT ONLY TEH PEOPLE CAN CALL IT OFF; IF I CALL IT OFF, I MIGHT AS WELL PACK MY BAGS”

    Del cable del embajador Americano en España 27/OCT sobre su conversación con el Ministro de la Presidencia Carro Martinez.:

    “(…) HE STRESSED HIS OPTIMISM THAT SPOAIN AND MOROCCO WOULD REACH AGREEMENT. HE BELIEVED HIS WOULD BE EVIDENT WHEN THE MOROCCCAN NEGOTIATORS RETURNED TO MADRID SOON””

    “CONSEQUENCES, WHICH WOULD ARISE IF THE GREEN MARCH CONTINUED, WERE TO BE AVOIDED, UNDER NO CIRCUMSTANCES COULD SPAIN LET THE MARCHERS ENTER SAHARAN TERRITORY”

    “WE KNOW ABOUT SOLIS´PREFERENCE FOR THE SAHARA BECOMING AN AUTONOMOUS PROVINCE OF MOROCCO. HOWEVER, NO INFORMATION IS AVAILABLE TO US AS THE OUTLINES OF A POSSIBLE AGREEMENT. THEY ARE ALSO IN A HURRY TO GET THE SAHARA SETTLED BEFORE THE GREEN MARCH PROCEEDS MUCH FURTHER”

    Una confirmación de lo ya sabido. Que España y Marruecos estaban negociando in extremis una salida, que Marruecos utilizaba la marcha verde para presionar a un Madrid dividido con un jefe del estado agonizante, y que el way out para salvar la cara de España era una declaración de la ONU para celebrar un referéndum en un Sahara administrado por Mauritania y Marruecos, y no la Marcha Verde.
    En el resto de sus afirmaciones sobre la postura de USA respecto a España, la transición, etc ya ni entro pero me parecen igual de…sui generis. Bueno, no, casan exactamente con los perjuicios de la izquierda.

    LLuis,

    El tono se lo disculpo pero que insista en que canarias es territorio no comunitario…

  33. Comentario de Lluís (22/07/2014 17:20):

    Mauricio,

    Como le he dicho en algún otro sitio, Canarias es territorio español, España es miembro de la UE y sus residentes españoles son ciudadanos comunitarios en tanto que españoles, pero territorialmente, es un territorio exterior a la UE, como lo puede ser la Guayana francesa. De ahí que, fiscalmente, presente algunas peculiaridades y que una venta allí tenga que tratarse casi como una exportación-

  34. Comentario de Mauricio (23/07/2014 11:35):

    Lluis,

    Euskadi también tiene un trato fiscal especial dentro de España y es tan España como Tomelloso. Los territorios no europeos de la UE tienen diversos estatus de acuerdo con el que estos tengan dentro de los estados de lso cuales forman parte.

    http://es.wikipedia.org/wiki/Regi%C3%B3n_Ultraperif%C3%A9rica_de_la_Uni%C3%B3n_Europea

  35. Comentario de Lluís (24/07/2014 08:28):

    #34

    No me refiero a un concierto económico. Si vd. le vende un camión de patatas -por decir algo- a un cliente mayorista de Eibar, generará una factura normal, idéntica a la que emitiría (evidentemente, cambiando los datos de identificación del cliente) para uno de Madrid, Barcelona o Cádiz.
    En cambio, si le vendo esas mismas patatas a uno de Tenerife, hay un par de salvedades: la primera, que irán sin IVA. La segunda, que deberé generar cierta información (Incoterm, declaración de valor,…) casi como si se tratase de una exportación.

    ¿Qué quiere? Que le mande una factura real de alguno de mis clientes para que lo vea? Ya sabe que no puedo hacerlo.

  36. Comentario de Quebec (28/07/2014 13:11):

    Jajajajaja, ahora copia usted el cable como sí lo conociese de toda la vida y ni se enteró bien de su contenido y de los tiempos (lo ponga como lo ponga demuestra que ANTES de la Marcha Verde España ya sabía que esta se iba a dar y que iba a repartir Sahara entre Marruecos y Mauritania, mientras durante años se vendió que la pobrecita España nada podía hacer contra esa invasión, acordó sus términos con Marruecos). En cuanto a que mi juicio sobre las relaciones USA España en la transición es ‘sui generis’ y no se qué de prejuicios de la izquierda… Lea más a autores especializados en el tema, y menos a César Vidal o -dios le libre- Pío Moa.

  37. Comentario de Mauricio (29/07/2014 17:01):

    Pues claro que España sabía lo de la Marcha Verde antes de que se produjese. ¿Qué valor tendría en una mesa de negociación una amenaza de la que no tienes constancia?

    Lo que usted dice es que la Marcha Verde fue un paripé y los cables lo desmienten y apoyan la tesis por todos conocida: que España cedió a la presión de Marruecos y se marchó sin mirar atrás.

Comentarios cerrados para esta entrada.