- La Página Definitiva - http://www.lapaginadefinitiva.com -

Nuestros probes diputados

Desde diferentes sectores se defiende que el sueldo de los políticos debería de ser alto [1] con el fin de atraer a los mejores profesionales a la política (mira, como a los banqueros [2]). Incluso se dice que nuestros políticos están mal pagados, llegando a decir que nuestros diputados tienen los sueldos más bajos de Europa. Incluso algunos deben de pasar más hambre que los profesores [3], a juzgar por su frugal estilo de vida [4]. En Agenda Pública [5], Pablo Oñate ha publicado dos artículos sobre el tema con los sugerentes títulos de Los ¿excesivos? salarios de sus señorías [6] y Los diputados españoles tienen los salarios más bajos de Europa [7]. Sorprende el título de este último artículo, ya que en la tabla que muestra, los portugueses tienen menor salario en euros y los suecos con respecto al PIB per cápita. Cabe asumir que el objetivo del artículo es demostrar que suecos o portugueses no son europeos.

Fuente: homelesssigns.tumblr.com

En su vocación de servicio público, en La Página Definitiva nos hemos propuestos defender el liderato de España en austeridad y ayudar a demostrar que, sí, nuestros diputados son los campeones europeos de la austeridad. Ellos sí dan ejemplo y esos portugueses son unos simples advenedizos a la austeridad.

No es fácil hacer esas comparaciones. The Independent Parliamentary Standards Authority del Reino Unido publicó en 2012 un informe [8]sobre los sueldos de parlamentarios en el mundo y menciona que por ejemplo, para averiguar el sueldo de los diputados españoles debieron de llamar a la embajada y Federico Trillo (¡Viva Honduras!), siempre atento a la verdad y al prestigio de la marca España, contestó que el sueldo bruto era 33.766 € al año. O eso o no entendió lo que le preguntaban por no hablar inglés [9].

Uno de los puntos débiles al comparar salarios de los parlamentarios es la dificultad de estimar los diferentes beneficios [10]que no figuran en el sueldo base. ¿Cómo valorar que una parte del sueldo no cotiza para el IRPF? ¿Que nuestros diputados no aportan parte de su salario para la Seguridad Social pero que tienen unas pensiones con mejores condiciones que si cotizaran? ¿El volar gratis? ¿Recibir dinero para ir en taxi? ¿Las dietas por vivir en Madrid y desplazarse hasta Madrid?

Dicho esto, en el artículo de Pablo Oñate se pueden hacer dos modificaciones para valorar mejor el salario de los parlamentarios: sumar el complemento por dietas (que en el caso español se cobra hasta cuando el diputado tuviera su residencia en la misma carrera de San Jerónimo, y que para más inri no paga el IRPF) y, por otro lado, tener en cuenta que los sueldos españoles son de 14 pagas por la generalísima gracia [11] y no de 12. Una vez hechos estos ajustes (el complemento por dietas se ha ponderado por el número de diputados que cobran según si han sido elegido por la circunscripción de Madrid o por otra). Para el resto de los países, hemos utilizado los datos mostrados por Pablo Oñate, ¿no pretenderán que vayamos comprobando la veracidad de los demás? ¿O que buceemos en la web del Parlamento de Letonia [12] para saber cuánto cobran sus diputados? Porque, ¿a quién le importan los letones [13]?

Por lo tanto, la siguiente gráfica muestra los ingresos anuales de los parlamentarios de selectos países europeos:

Sí, bueno, Portugal sigue por debajo, pero ¿a qué mola
el gráfico? Pues no quieran saber lo que nos clavó Randall Munroe por ellos, y encima sin saber
escribir correctamente la Ñ, otro extranjero antiespañol

Así que nuestros diputados son de los que menos cobran de esta selección de países europeos, solo los portugueses cobran menos, y ya sabemos todos que España no es Portugal. Ni Uganda. ¿Pero qué pasa si se compara con el PIB per cápita como hizo Pablo Oñate?

¿Ven cómo esos gallegos del sur no son nada austeros?

Seguimos en champions de austeridad, sólo están los suecos ahí metiendo el dedo en el ojo (¡aquí tenemos sol y no comemos albóndigas de caballo [14]!). Bueno, estamos un poco mejor que los franceses (somos españoles, ¿a qué queréis que os ganemos? ¿A austeridad? ¿A Roland Garros? ¿Al Tour? ¡Envidiosos!) que seguro no han tenido en cuenta los 360 días de vacaciones al año que tienen. A diferencia de los nuestros que son un prodigio de laboriosidad [15].

Pero bueno, hemos encontrado la comparación que nos hace campeones europeos de la austeridad.

¡Toma austeridad! ¡Campeones!

El sueldo de un diputado español no llega a tres veces el sueldo mediano [16]de un asalariado (No cuentan los que no quieren trabajar [17] o los que no cobran sueldo [18]). ¿Para qué hacer referendos como esos demócratas de los suizos [19]? ¡Por fin! Los diputados españoles son los más austeros. Les sacamos un 10% y 20 cm a Suecia y Francia. ¡Vamos, Mariano! ¡Qué te tienes a Merkel camelada! Miren en Italia, un parlamentario cobra casi lo mismo que siete currantes. Y eso sin contar lo que deben de costar las amigas de Silvio.

Finalmente, la última gráfica muestra cómo son los ingresos de los parlamentarios en relación a los ingresos que recauda todo el Estado (el eficiente gobierno central, las derrochadoras autonomías, ayuntamientos, seguridad social) por habitante:

Así que para pagar el sueldo básico de un diputado español hacen falta los impuestos de siete españolitos: pero, ¿qué culpa tienen nuestros diputados de que en este país nadie quiera pagar impuestos? ¿Vamos a condenar a la indigencia a nuestros diputados porque usted no declaró en Hacienda aquella cena a la que le invitó su amigo por aquel trabajito en su casa? En el ránking, vemos que los suecos son los más roñosos con sus diputados, ¡qué mal ejemplo, por favor! ¡Así es normal que haya tanto frío en ese país con unos parlamentarios tan poco mimados! ¡Miren Italia! ¡La campeona de la generosidad con los parlamentarios! ¡Ese país sí que sabe motivar a sus ciudadanos para que los mejores se peguen por presentarse a las elecciones y el país vaya como la seda!

Bien, ya han visto que tenemos los diputados más austeros, y que no llegan a cobrar ni tres veces lo que gana un asalariado mediano. El problema es que en este país todo el mundo tiene envidia de los triunfadores, y para fastidiar a nuestros diputados no pagan los impuestos que son necesarios para recompensarles su sacrificio. Porque todo el mundo sabe que las cuentas y los números son antiespañoles [20]. Aquí, de toda la vida, las cosas se han hecho de otro modo [21]. Para que los lectores catalanes, rojos y masones practiquen su antiespañolismo, pueden acceder a todos los datos usados [22] con las referencias a las fuentes.