Esloveno para catalanes (parte 2)

(Parte 1)

1987. Habíamos dejado a Jordi Pujol de visita en Ljubljana. Era su primer viaje oficial a un país comunista. No fue de motu proprio, le habían invitado ellos. La idea es que como Cataluña y Eslovenia compartían tantas similitudes culturales y económicas, deberían estrechar sus lazos. Los eslovenos, con un 8% de la población yugoslava, eran responsables del 25% de las exportaciones. Además, aunque ellos no lo cantaran a los cuatro vientos, habían tenido en la federación un mercado cautivo, con economías planificadas, al que le habían vendido todo cuanto producía su industria. Una economía productiva que recibía trabajadores del resto de las repúblicas. Inmigrantes ¡charnegos! Pero con una historia mucho más triste después de las guerras que la de los residentes de Hospitalet que se llenaban los pies de barro porque no tenían aceras, tal y como cantaba la Banda Trapera. Los charnegos de Eslovenia ahora se llaman “los borrados”, pero no adelantemos acontecimientos.

Pujol desde Eslovenia se dedicó a criticar a España. Dijo que el modelo autonómico era una filfa porque se asentaba en regiones que “no tienen conciencia nacional”. De modo que el techo competencial era un mínimo denominador que no se correspondía con el de las comunidades con una “conciencia más viva”. El president se expresó en catalán en los actos a los que acudió, con una traducción simultánea en esloveno. Parece que quedó asombrado con la descentralización de la federación. Desde la perspectiva eslovena, por supuesto, nótese que no viajó a las regiones menos desarrolladas como Macedonia o Kosovo. Pero aprendió mucho y explicó así haber aceptado la invitación a visitar el país: “Porque soy un nacionalista antes que nada, y quería comprobar cómo ha resuelto Yugoslavia la cuestión de las nacionalidades”. Le debió ver un gran futuro al modelo y declaró a la prensa española: “por un federalismo a la yugoslava, firmaríamos mañana”.

Lo cierto es que el federalismo a la yugoslava era un modelo que generaba situaciones de gran interés para el exquisito paladar del pueblo español. La extraordinaria periodista mexicana y yugoslava -ahora serbia-, Mirjana Tomic, citaba en las mismas fechas en El País una de ellas:

“El año pasado, por ejemplo, hubo una gran discusión en Yugoslavia acerca del idioma que deberían usar los revisores de trenes una vez cruzada la frontera lingüístíca”.

Veinticinco años después, España sigue, aunque se esfuerce, muy atrasada. Nadie le ha planteado este problema a los revisores del AVE. Los madrileños hablamos mucho, y con gran quebranto, de en qué lengua deben contestarnos al devolvernos el cambio en Cataluña ¿pero en espacios en movimiento? Deberíamos crear este problema a la voz de ya. Tuiteémoselo a UPyD.

Pese a todo, la política estatal hacia las lenguas de los pueblos que integraban Yugoslavia era extremadamente cuidadosa. Sigue Mirjana:

“El derecho al uso del idioma materno se ha respetado tanto en la educación y los medios de comunicación como en los foros políticos. Los textos para la escuela primaria se imprimen en más de 10 idiomas, mientras que en la Universidad se enseñan cuatro (el idioma depende según la región). Las sesiones parlamentarias de las regiones autónomas, donde mayor diversidad lingüística existe, se parecen a las de la ONU: varias lenguas, con traducción simultánea. Cabe señalar, sin embargo, que el serbocroata es el idioma de la mayoría de los pueblos yugoslavo-serbios, croatas, montenegrinos, bosniacos. En otras regiones se enseña como el segundo idioma obligatorio”

No obstante, el temita nunca dejó de estar presente. En una crónica de Juan Fernández Elorriaga, que habla serbio a la perfección y allí sigue viviendo, se resumía así la situación en este año 87:

“Un notable periodista esloveno expresó su preferencia de hablar con este periódico en francés en lugar de hacerlo en serbio. El bienestar ha propiciado el diálogo democrático entre los eslovenos, pero el idioma los ha endiosado infantilmente. Se creen superiores al sur balcánico yugoslavo, obligado todavía a cambiar muchos kilos de muy sudadas materias primas por un puñado de transistores eslovenos”. (y divisas para la federación, añado)

Este sistema económico era de invención eslovena. O eslovenos eran los padres de la autogestión yugoslava, Kardelj y Kridic. Vaya por delante que nadie llegó a estas conclusiones en debates marxistas después de una película en VO oliendo todos a sobaco y fumando Ducados sin parar. Cuando Tito rompió con Stalin tuvo que inventar una nueva vía hacia el socialismo. Rápidamente se diseñó esto que empezó a funcionar en 1950. Según Fejtö, “había dado éxitos innegables en el interior, así como interés y la estima del extranjero”.

Kardelj describió así el sistema “mecanismo de democracia directa que garantiza el máximo de autogobierno democrático de los trabajadores mediante órganos de gestión”. Y Fejtö analizó en su Historia de las democracias populares: “gracias a los consejos obreros los dirigentes yugoslavos, poco a poco, habían logrado sacudir la apatía de los obreros interesados en la buena marcha de las empresas”.

Los éxitos se explican porque estas medidas también legalizaron la situación de 150.000 artesanos y disolvieron los koljoses, o granjas colectivas agrícolas, que como todo el mundo sabe tenían una productividad más bien lamentable en todos los países socialistas. Sólo quedó un 20% del campo colectivizado. Así, en Yugoslavia se encontraron con que eran un país socialista con una apreciable cantidad y variedad de bienes de consumo. Estas medidas iban encaminadas al glorioso “marchitamiento del estado” preconizado por Marx y Lenin. La democracia verdadera de la buena. Ahora bien, en cuanto un héroe partisano, el citado en la ‘parte 1’ Milovan Djilas, lo puso en duda, le metieron en la cárcel. Este estrecho colaborador de Tito denunció a la nueva clase dirigente de enchufados y chupópteros -está todo en un libro ‘La nueva clase’– y se hizo eco de que las reformas estructurales eran pura fachada, la economía seguía estando centralizada y el poder era, en definitiva, absoluto. Tito, en la reunión del Comité Central que condenó a Djilas, tuvo la desfachatez de declarar:

“Yo soy el primero en haber hablado de la gradual extinción del Partido, de la Liga de los Comunistas, sin embargo, no dije que se tratase de un proceso de seis meses, de uno o dos años, sino de un proceso de larga duración. Hasta que no sea inofensivo el último enemigo de clase, hasta que no haya penetrado la conciencia socialista en las más amplias masas de ciudadanos, no puede hablarse de marchitamiento”

Efectivamente, es como Vd, querido lector de LPD, se imagina, murió en el cargo treinta años después. La economía dio sus logros por la liberalización relativa y la llegada de créditos americanos, pero no fue ninguna bicoca. Además, las empresas autogesionadas eran el paradigma del enchufismo. Un nepotismo que si ya era acentuado en el resto de países socialistas, aquí penetró en la sociedad merced a este sistema muy profundamente. Que en el momento cumbre antes de las guerras de los noventa, ganasen las elecciones quienes las ganaron en cada república -impresentables- no puede ser ajeno a este mecanismo. El caso es que, según Elorriaga, la situación en el 87 era tal que así:

“La propia autogestión yugoslava es un invento esloveno. Edvard Kardelj y Boris Kidric lo pusieron en marcha en 1950, aunque hubo que esperar hasta 1974 para su definitivo asentamiento. Entonces empezaron a dispararse todos los números rojos de la economía yugoslava: endeudamiento anárquico, déficit comercial, paro e inflación. Los eslovenos aseguran que la autogestión funciona en Eslovenia porque es una sociedad desarrollada y seria. En cambio, al sur de Yugoslavia, en Macedonia, se acaba de descubrir la existencia de 12 directores de empresa que son analfabetos

(…)

Unos 200.000 trabajadores llegados de la Yugoslavia pobre mantienen en marcha el milagro esloveno. La mayoría lleva la vida trágica del emigrante, hacinamiento y repulsa por parte de un medio cuyo idioma no quiere o no puede aprender..

(…)

Es una sociedad donde lo más importante es ser esloveno”

Lo que no quita que en esta república yugoslava, ya desde los ochenta, aparecieran grupos feministas, ecologistas, pacifistas y hasta de homosexuales (la homofobia sigue siendo un problema grave en los Balcanes a día de hoy). El grupo Gay Magnus propuso organizar una ‘parade’ el 25 de mayo, fecha del nacimiento del difunto Tito, y se prohibió “por peligro de que cundiera el SIDA”, escribió Elorriaga en los 80. Pero Eslovenia era permisiva con estos movimientos. Con las mismas leyes, frivolizar con según qué cosas le llevaba a uno a la cárcel en otras regiones donde el poder vertical se notaba más. Aquí, l@s modern@s daban su juego. Dentro de los pacifistas estaban los movimientos de objeción de conciencia que suponían una afrenta directa al sacrosanto y poderoso Ministerio de Defensa Yugoslavo. No en vano, esa fue la grieta, el desencadenante por el que luego comenzó el enfrentamiento con el Estado.

La revista eslovena Mladina reveló una serie de documentos con un plan de intervención del Ejército en Eslovenia ante las crecientes presiones nacionalistas y la hostilidad hacia Belgrado. Esta publicación de humor cáustico estaba muy asentada, dependía de las juventudes comunistas en la república y vendía sus 70.000 ejemplares en pocas horas. Los tres periodistas responsables de la exclusiva y un suboficial que se la había filtrado fueron juzgados por difundir secretos militares. La gente salió a la calle a protestar en el acto. Aquí, en este punto, comienza la serie de documentales de Laura Silber para la BBC sobre la desintegración de Yugoslavia. En el banquillo se sentaba un joven Janez Jansa. Luego fue ministro de Defensa y por dos veces primer ministro de la Eslovenia independiente. En marzo de este año, en un clima de movilizaciones por la crisis económica europea -los recortes- y acusaciones de corrupción, ha abandonado el cargo. Empezó en las juventudes comunistas como antimilitarista, ahora es un líder conservador acusado de tráfico de armas.

¿Importaba esto en Belgrado? La respuesta es relativa. El yugoslavismo, por aquel entonces, le importaba menos a los serbios que a los eslovenos. En Serbia había salido el Memorandum que citamos en la ‘parte 1’, un documento nacionalista firmado por intelectuales, filtrado espectacularmente a la prensa, que denunciaba la debilidad de Serbia dentro de la federación. Era un hecho, la mitad de los serbios habían quedado fuera de la República Socialista Federada de Serbia con la partición de fronteras internas de Yugoslavia. Las que, luego, al borde del estallido de la guerra, la ‘comunidad internacional’ dijo que eran indivisibles, inmutables e innegociables.

En Serbia en los ochenta en realidad estaban mirando a Kosovo, igual que ahora. En el 81 hubo allí unas revueltas estudiantiles pro albanesas. Las consecuencias de estas movilizaciones fueron apareciendo en la prensa sin censura. Antes nunca se habría informado de algo que evidenciase la falta de “hermandad” entre pueblos yugoslavos. Pero, de pronto, por la relajación del régimen, como descorchando una botella de cava, entraron en la actualidad. Mirjana Tomic:

“Durante décadas, los nacionalistas albaneses, apoyados por algunos políticos locales, fomentaron una política regional dirigida hacia la purificación étnica de la zona, con el objetivo de exigir la categoría de república, y posteriormente, según algunos intelectuales, pedir su inclusión en Albania. Este proyecto se ha realizado de diferentes maneras: se importó la población de Albania (unas 400.000 personas), se promovió la natalidad, se difundió la cultura albanesa con un carácter antiyugoslavo, se importaron textos escolares y maestros de Albania.

(…)

El nuevo Gobierno regional se comprometió a poner fin a la situación y garantizar la convivencia pacífica de todas las etnias. Pero la situación empeoró (o la información se difundía sin censura) y los abusos siguieron: más de 30.000 serbios y montenegrinos emigraron bajo amenazas distintas; se profanaron los cementerios y las iglesias ortodoxas; hubo múltiples violaciones de mujeres serbias; los albaneses ajenos a los violentos sentimientos nacionalistas fueron hostigados por sus propios hermanos”.

Con los medios dando estas informaciones cachondas, llevadas en algunos casos hasta el delirio y la paranoia, el sentimiento de pertenencia a la nación serbia se puso calentito. Ocurrió un fenómeno, ciudadanos hasta entonces laicos, espoleados por el resurgir nacionalista, empezaron a llenar las iglesias ortodoxas. Lo que supuso que, en el follón que se estaba gestando, apareciera un factor nada desdeñable, un nuevo protagonista, un actor secundario pero fundamental (violines) ¡los curas!

El escenario, meses antes del conflicto esloveno, arránqueme las uñas de los pies si no lo pueden exportar a nuestro país a este preciso instante tal y como lo describió Mirjana:

“La situación es preocupante y alarmante porque el nacionalismo desenfrenado que motiva a las masas a salir a las manifestaciones tapa la verdadera problemática del país: crisis económica y fracaso de los experimentos yugoslavos: autogestión, papel del partido, federalismo y la vía propia al socialismo. Se necesita urgentemente un proyecto común -económico y político- para superar la crisis, pero el Gobierno actual parece incapaz de articular un proyecto que satisfaga a todas las regiones yugoslavas”.

Les esperamos en la tercera entrega de este serial con un gran artista invitado: Llegan las recetas del FMI.


Compartir:

  1. Comentario de Latro (13/06/2013 14:44):

    Si en la tercera parte no sale Laibach quiero que me devuelvan el dinero.

    Bueno, es un decir

  2. Comentario de Quevedin (13/06/2013 15:06):

    Y Zizek, para cerrar la terna de Pujol y Laibach

  3. Comentario de kirikiño (13/06/2013 16:38):

    12 directores de empresa analfabetos… Aquí analfabetos en sentido literal no, pero a ver quien no ha pensado en cualquier empresa pública de las españas…

  4. Comentario de asertus (13/06/2013 17:00):

    En realidad a mí Yugoslavia siempre me ha parecido España con victoria de la República en la guerra civil del 36. Hasta en los directores de empresa pública analfabetos…

  5. Comentario de Latro (13/06/2013 17:04):

    De privadas y analfabetos o casi también.

  6. Comentario de Perri el Sucio (13/06/2013 17:13):

    empresa pública? que yo sepa para opositar hay que más o menos aparentar saber leer por muy recomendado que se vaya. Cosa que no puedo decir de los “grandes creadores de riqueza” en españa.

  7. Comentario de asertus (13/06/2013 17:57):

    ¿Hay que hacer oposición para ser director general de RTVE o basta el dedazo del que manda? ¿Para qué dirección general hace falta oposición y no dedazo? Ni que esto fuera Noruega..

  8. Comentario de Andrés Boix Palop (13/06/2013 18:04):

    Maravillosa crónica, pero he de poner un pero al tema de la inexistencia de política lingüística en nuestros AVEs. Al menos, en el trayecto Valencia-Madrid la megafonía informa en valenciano o no ¡dependiendo de sí el tren está en la C. Valenciana o en la meseta!

  9. Comentario de Álvaro (13/06/2013 18:40):

    ¡lo sospechaba!

  10. Comentario de galaico67 (13/06/2013 19:02):

    7# Una cosa es que se oposite para el puesto concreto – o que se valoren adecuadamente merito y capacidad- y otra que para llegar a director de algo en la pública no hay que tener una carrera superior. Aquí y en Noruega. Aunque quizá en Noruega sí se valore algo más eso del mérito…

    8# ¿Y no empieza a sangrar por los ojos al escuchar esa lengua romance derivada del latín que tanto se parece a esa otra lengua del romance derivada del latín que se habla por encima de Vinaroz? ¿Al menos les avisan que entran en la Comunidad Valenciana?

  11. Comentario de sangonereta (13/06/2013 19:28):

    Galaico67 pensaba que era el único al que le chirría.

  12. Comentario de Verlaine (13/06/2013 20:18):

    Maravilloso artículo, como siempre. Anhelo la tercera parte.

    Mi experiencia con el AVE es contraria. Yo he hecho trayectos Zaragoza-Barcelona y Zaragoza-Madrid en los que se informa, se esté donde se esté, en tres idiomas: castellano, catalán e inglés.

  13. Comentario de Andrés Boix Palop (13/06/2013 22:06):

    #10 #11 En efecto, el “nivelazo” tanto de valenciano como de inglés suele ser tremendo. Yo nunca he entendido por qué no grabarán unas cintas con alguien que hable correctamente.

    #12 Ni idea de lo que ocurre en el,AVE Barcelona-Madrid. Pero si la política lingüística de Renfe varía según trenes, territorios y CC.AA. bilingües de primera y de segunda la cosa es más de coña todavía.

  14. Pingback de Enlaces compartidos (14/06/2013 08:00):

    […] Esloveno para catalanes (parte 2) […]

  15. Comentario de Armin Tanzarian (14/06/2013 08:09):

    #7 Yo trabajo en empresa pública (soy técnico; no jefe) y confirmo que para ser jefe o machaca aquí NO hace falta oposición. Lo que sí es obligatorio para ser gerente, aunque no esté escrito en ningún papel, es tener un máster IE o ESADE, y a ser posible haber estudiado un añito en EE.UU. o similar. Si vienes de alguna gerencia de área de banco o caja de ahorros o mejor aún, consultora, miel sobre hojuelas.

    En resumen, que han cogido los mejores vicios de la privada.

    Por supuesto, cuando hay cambio de gobierno y tienen que irse, se van con la máxima indemnización (esa que si la pide un trabajador le tachan de rojo peligroso) y a un puesto en cualquier empresa de la región que contrate con el gobierno autonómico, a la espera de que pase el invierno (referencia a Juego de Tronos).

  16. Comentario de Armin Tanzarian (14/06/2013 08:11):

    #13 En el AVE Barcelona – Madrid utilizan español y catalán todo el trayecto. Por lo menos, a partir de Zaragoza, que es donde yo lo cojo. Normalmente suele ser uno que no sabe catalán y lo hace lo mejor que puede, con resultados bastante vergonzantes. Coincido en que lo de usar una grabación sería menos humillante para el pobre azafato y para el pasaje en general.

  17. Comentario de Armin Tanzarian (14/06/2013 08:14):

    #12 Sí, es verdad: también hablan en inglés. Más o menos al mismo nivel de pronunciación que el catalán…

  18. Comentario de Albert (14/06/2013 09:01):

    Creo que sería más fértil un relato sobre las diferencias, pero claro, lo nuevo siempre es más difícil de comprender que lo ya visto.

  19. Comentario de Rafa (14/06/2013 09:09):

    Dsiculpen la perplejidad de un Andaluz ante el comentario #8. Y eso cómo va? Usan un GPS para programar el idioma según las coordenadas en las que se encuentre el tren? Y si un vagón está todavía fuera de la C. Valenciana y otro dentro? A ver si se gripa el ordenador y peta el AVE. Con el dinero que ha costado hacerlo…

  20. Comentario de Eye (14/06/2013 11:02):

    #10 No mos fareu catalans! No, en serio, el conflicto político-lingüístico-existencial de la Comunidad Valenciana sería muy propio de una república yugoslava. Los que lo hemos mamado desde críos…, bueno, estamos un poco quemados.

    Una vez, con el candor de la niñez, se me ocurrió intervenir en una conversación familiar sobre el tema. Fue la primera y última vez que lo hice. Mi abuelo explicaba que “el catalán es valenciano mal hablado”, para seguir de algún modo con un “son dos idiomas totalmente diferentes”. En ese momento llegué yo, a decir que una vez que había estado en Barcelona entendía a la gente hablar y sabía leer los carteles del metro –vamos, no es tan complicado darse cuenta de que “sortida” significa lo mismo que “eixida”–. Naturalmente, mi abuelo me dio una ostia con la aprobación del resto de la mesa.

    Y esto, que puede parecer alucinante visto desde cualquier otro lugar de España…, fue real.

    PD: Y el caso es que mi abuelo fue durante toda su vida una persona bastante moderada. Militó en el PCE durante el franquismo, pero llevó la vida satisfecha y tranquila de un obrero alemán. Y sí, como suponemos nosotros que son los alemanes, nunca discutía a gritos, era siempre puntual, trabajaba con mucha exactitud y le gustaba la rutina. Sólo tenía un “botón rojo”: Valencia y los catalanes, como ya imaginaréis.

  21. Comentario de tabalet i dolçaina (14/06/2013 12:44):

    Lo bueno será si en el futuro hay una línea Barcelona-valencia, ¿Qué pasara en cruzar la frontera de Vinaroz?, ¿se cambiara de Catalan a Valenciano ? I quina forma se usara la de Morella, la de Sueca, la de la Masrina, el del Alcoi.
    Nos vamos a reir

  22. Comentario de de ventre (14/06/2013 13:19):

    ahir aní a Sueca i em fiquí tres burrets, després vaig tornar a Alcoi i encara em vaig clavar dos plis-plais al bar safari

    j

    eye, tiene ud. toda la razón. el marido de una amiga de mi mujer, un tipo bastanta majo, superdiscreto y que nunca dice una palabra más alta que la otra, interrumpió tan sólo una vez en una tertulia sobre política para decirnos, quedamente: “ya sé que el pp está corrompido, pero yo les voto para impedir que los catalanes invadan la educación de mis hijos” para después volver a su habitual silencio.

  23. Comentario de Latro (14/06/2013 15:00):

    Si, me suena. En mi familia es el monstruo del BNG que les va a cambiar la vida y acabar con el castellano y.. y todo esto probablemente te lo digan en gallego.

    Pero eso, que hay que votar al PP porque los “otros” son muy malos.

  24. Comentario de Djiaux (14/06/2013 15:12):

    Un par de cosas.
    1-yo tabajo en una consultora tecnica informatica y he trabajado en varias ya. Que mania con los titulos teneis, en mi mundo solo sirven para cuando entras de becario. Mi mejor jefe era biologo y aqui hay gente de bellas artes y gente sin estudios.

    2-lo de los idiomas en RENFE es de tra-ca. Tal y como decis, que costaba hacer una grabacion en vez de obligarle a leer el texto en valenciano a una andaluza? En ingles se disimula mas pero en valenciano… Mis oidos! Mis oidos!!!

  25. Comentario de Santi (14/06/2013 15:53):

    Buenas, acabo de leerme la primera parte del artículo. Una pequeña corrección: como no puede ser menos, la revolución de Slobo (“party coup”, lo llaman en la literatura, un golpe de Estado suave, es un decir, desde dentro del aparato) fue llamada “anti-burocrática”. Con este nombre todo adquiere un sentido mucho más acorde con el tono del artículo y de la propia historia Yugoslava.
    Por otro lado, quería detenerme en el delicioso concepto de “purga-antiestalinista”. Comprender el asunto en toda su magnificencia requiere el ejercicio mental de imaginarse a leales eslavos del sur que, tras la ruptura Tito-Stalin, y con un corazón que no les cabe en el pecho, no se resignan a dejar caer de su altar al héroe de los trabajadores con el que les han dado la matraca día tras día desde los felices años 20-30. Tito, sin ir más lejos, siguió escrupulosamente el guión Von Ribbentrop-Molotov durante los primeros meses de la SGM.
    Voy a por la segunda parte.

  26. Comentario de Hob Gadling (14/06/2013 16:06):

    Hola,
    Parece mentira la cantidad de centralistas de corazón que hay en los comentarios ¿que no habéis cogido el Euromed nunca, hijos de mi alma? Igual es cosa de mi imaginación, pero el cambio de idioma SE PRODUCE. Los anuncios de parada en la C. Valenciana juraría que suenan con el acento suave y dejado del valenciano, mientras que cuando cruzas la frontera la voz grabada cambia al engolado catalán.

    Nunca me he fijado si además hay algún modismo (tipo eixida-sortida) que cambie, diría que no.

  27. Comentario de Eye (14/06/2013 16:19):

    Pues los pobres viajeros de Benicarlò se tienen que sentir como serbobosnios: en tierra de nadie, ni catalanes ni valencianos. Pobre gente.

  28. Comentario de Santi (14/06/2013 16:46):

    L cita de la periodista mexicano-serbia sobre los acontecimientos en Kosovo en los ochenta me ha traído a la memoria los rotundos desmentidos al respecto que se recogen en el libro de Michael A. Sells ‘The Bridge Betrayed. Religion and Genocide in Bosnia’ 1998, University of California Press. Trata, como el propio subtítulo indica, de la guerra en Bosnia y lo hace, como también puede desprenderse del nombre del libro, desde una perspectiva muy concreta, y con un énfasis enorme en una criaturilla llamada cristoeslavismo, cuya simpática forma y manifestaciones dejo a merced de su imaginación, baste decir por ahora que sus frutos más apreciables se dieron primero en Kosovo a finales de los 80, en Bosnia luego en los 90 y, más tarde, en la Jerusalén (o Navarra) serbia otra vez.
    Bueno, pues este hombre viene a decir, con su aparato de citas y tal, que la tasa de violaciones y crímenes en Kosovo estaba, según datos de la policía, muy por debajo de otros lugares; que entre el 81 y el 87 hubo 5 cinco homicidios inter-étnicos en Kosovo, en dos de ellos fueron albaneses los autores y serbias las víctimas, en tres, vice-versa; que el número de inmigrantes de Albania que recibió la provincia en esos años es 813 -frente a la pretensión de algunos seguro-que-intelecuales de expulsar nada menos que 360.000 indiseables extranjeros.
    Lo que me lleva a la conclusión de mi comentario: lejos de ser una cuestión secundaria en el asunto (o sea, que sí habría habido base para esas alarmantes informaciones para los serbios, pero a veces se exageraron), la intoxicación serbia habría formado parte central y fundamental de una cuidadosa estrategia de Milosevic, su mujer, sus aparatchiks de confianza y un puñado de periodistas ultra-influyentes, y era básicamente un discurso de odio basado en mentiras y manipulaciones que desembocó en lo que al Profesor Veigas no le gusta llamar genocidio (tal vez con razón) bosnio. Lo que me hace preguntarme en voz alta: ¿hará falta pergeñar un curso acelerado de serbio para castellanos?

  29. Comentario de Álvaro (14/06/2013 17:42):

    Santi,

    Te agradezco mucho los comentarios. Hay por ahí, no recuerdo exactamente dónde lo vi, una comparación con el tratamiento de este tipo de sucesos en la prensa serbia. Comparaban asesinatos entre reclutas del ejército con la cobertura que se le dio a uno que cometió un albanés que se cepilló a unos soldados en la mili, completamente desiguales. Cuando he citado a Mirjana, que luego fue expulsada de Serbia por Milosevic, me ha extrañado mucho lo que leía -seguro que ella reniega de ese párrafo si lo lee ahora-, pero no era el momento de divagar sobre eso (ya lo hice en Mitrovica para asturianos http://www.lapaginadefinitiva.com/2012/01/31/cronica-de-mitrovica/) sino subrayar que por Serbia no cesaban de circular informaciones asustaviejas. Tal vez sí debería haberlo matizado.

    El cursillo de bosnio para castellanos irá después del de croata, que no sé si habrá que dárselo a los alaveses.

    Estrictamente lo que dice Veiga es que no se cepillaron a las mujeres y los niños y que, por tanto, no era un plan de aniquilación étnica y por tanto genocidio. Estoy de acuerdo. Pero no dejan de ser términos para los historiadores. Es como la queja de que la dictadura de Franco se considerase ‘autoritaria’ y no absolutista. Pues es que no era absolutista, era autoritaria si atendemos a la terminología. Pero vamos, lo de Bosnia fue aberrante y lo de Franco un asco.

  30. Comentario de galaico67 (14/06/2013 17:54):

    “Estrictamente lo que dice Veiga es que no se cepillaron a las mujeres y los niños y que, por tanto, no era un plan de aniquilación étnica y por tanto genocidio”

    Asi que si no hay aniquilación no hay genocidio….y encima, con un plus para los repobladores, que tocarian a dos, tres ó cuatro feminas por varón. ¿Que nombre le dan a un plan que en vez de aniquilarte metódicamente te aniquila y debilita – como “etnia” (con todas las reservas al término y empleandolo en sentido amplio, pues tan eslavos son los serbios como los bosnios y los croatas, supongo..)?

  31. Comentario de auskalo (14/06/2013 21:38):

    Yo espero con impaciencia a la tercera parte del Esloveno para catalanes.

    ¿No va a haber ningún comentario sobre el poeta Milosevic?

  32. Comentario de Álvaro (16/06/2013 16:10):

    Galaico, no es tan difícil de entender. Cuando cayeron Srebrenica y Zepa, sólo hubo matanzas en el primer enclave. Y los que murieron fueron en buena parte soldados de la división de la Armija que se encontraba a resguardo de los cascos azules en Srebrenica. Estos tíos se habían pasado tres años cepillándose serbios de las aldeas cercanas. Cuando entró Mladic, huyeron, les cogieron en un par de emboscadas y se los cargaron sin miramientos. Luego siguió lo demás, que está filmado, donde se sube a los civiles en autobuses a los que luego se les paró, se hizo bajar a los varones, y se les cargaron en el monte. Pero nada de esto ocurrió en el enclave de al lado. ¿Por qué aquí sí? No se sabe. Y eso, efectivamente, es una masacre, como quieras llamarla, pero no un genocidio como el ruandés o el Holocausto. Claro que partimos de la base de que a efectos propagandísticos también se quiere decir que los muertos de ETA son un genocidio. En cualquier caso, hay episodios todavía más brutales, o más ‘genocidio’, que éste a manos de serbobosnios. P ej: Prijedor http://stopgenocidedenial.org/espanol/

  33. Comentario de Álvaro (16/06/2013 16:19):

    http://en.wikipedia.org/wiki/Prijedor_massacre

  34. Comentario de JoJo (16/06/2013 23:48):

    ¿Nadie va a hablar de la religión? He conocido varios ex-yugoslavos de diferentes nacionalidades y en casi lo único que coinciden es en que la religión ha sido el principal foco de conflictos entre ellos durante siglos. Y respecto al genocidio o no, la prensa en aquella época lo llamaba “limpieza étnica”.

  35. Comentario de Destripaterrones (17/06/2013 00:46):

    #34 Jojo Del concepto “limpieza étnica” he leído que se acuñó intencionadamente con el objetivo de proteger a la religión (cristiana). Que qué era éso de que cristianos masacraran a musulmanes, o a otros cristianos.

  36. Comentario de galaico67 (17/06/2013 10:22):

    Hombre, Alvaro, vale que la guerra es bestia, pero despachar con un “eran de la Armija y se los cargaron a todos como represalia” es demasiado simplificador. Ya podían ser de “Save the children”, que si eran bosnios musulmanes y se escapaban por los bosques (aplicando el principio de prudencia, si tenías posibilidades de portar arma) se les aplicaba la ley de fugas. Luego en Zepa, que fue una semana más tarde, puedo sugerirte como explicación más racional para que no pasara nada a que lo de Sbrenica había cantado demasiado – confraternización holandesa incluida- aparte de que los objetivos ya se habían cumplido. El argumento que usas es similar a argumentar que los croatas no cometiron genocidio porque, mire usted, Tito ganó la guerra y era medio croata.
    Para mí, desde el momento que la adscripción étnica es el principal motivo para que te den matarile hay genocidio. Puede ser rápido, modo industrial germano, ó puede ser lento, condenandonte a vivir en reservas, modo protestante anglosajón, pero el resultado es el mismo: un grupo étnico diferenciado deja de vivir en un lugar y es sustituido por el vencedor.
    Si rizamos el rizo , da para entretenidas discusiones. Por ejemplo , los mongoles ¿ Eran genocidas o solo prácticos conquistadores?

  37. Comentario de Latro (17/06/2013 11:37):

    #36 la respuesta depende de si tu decias “Si señor, lo que uste diga Gengis Khan” o “que os zurzan” :-P

  38. Comentario de galaico67 (17/06/2013 12:00):

    No, Latro, más que nada iba porque se plantearon cargarse a los diez millones de chinos – supongo que han, chinos clásicos, chinos de la muralla ó lo que sea- que se encontraron en la China, para así tener más espacio. Tocaban a 100 chinos por mogol y no les parecía gran cosa a la hora de masacrar. Al final prevaleció la comodidad. Pero, vamos el tema es si uno es o deja de ser genocida solo porque perdona a las mujeres – y su evidente utilidad para un macho conquistador- y a los niños en edad no militar

  39. Comentario de Latro (17/06/2013 12:42):

    ¿Los mongoles, cargarse a los chinos? ¿De donde saca usted eso?

    Los mongoles, que yo sepa, fueron conocidos por su política simple de conquista. O abres las puertas y te rindes o de esta ciudad no quedarán ni los perros. Con lo que si, algunas (bastantes) ciudades se cepillaron, pero siempre con la idea, por lo que tengo entendido, de mandar un mensaje claro: no seas gilipollas y rinde la ciudad.

    Al que se rendía no se le ponian ninguna traba y hasta podian conservar sus cargos. O eso tengo entendido yo, por eso pregunto de donde sale lo que cuenta usted.

  40. Comentario de galaico67 (17/06/2013 13:46):

    Como esto es LPD y si hay que hablar, se habla, ya sea de DeTomassos, ya sea de tetas, un otr por todo el morro:

    “Pero los mongoles nunca hubiesen podido realizar su conquista – es decir afianzar su posesión del territorio – sin la ayuda de los qidan. Incluso es dudoso que hubiesen querido, puesto que uno de los nuevos gobernadores mongoles propuso exterminar a toda aquella población de campesinos miserables que no servían para nada, arrasar las ciudades que interrumpían el paisaje y destinar todo el espacio a pastos. El país se salvó gracias a Yelu Chucai, un joven y aristocrático funcionario qidan que presentó a Gengis Khan un cálculo de lo que se podría sacar de aquellas tierras en apariencia tan miserables si se le permitía reorganizarlas de nuevo: la enumeración de los miles de caballos, rollos de seda y medidas de trigo que fluirían anualmente de estas tierras sin riesgo alguno para sus tropas convenció definitivamente al khan y garantizó al joven qidan un lugar de confianza en su gobierno que conservaría toda su vida”

    http://epicworldhistory.blogspot.com.es/2012/09/yelu-chucai-chinese-statesman.html

  41. Comentario de Latro (18/06/2013 12:13):

    Pues algo más que he aprendido aqui en la LPD :-P Madre de dios con la facción neocon Mongol…

  42. Comentario de Santi (18/06/2013 13:25):

    Gracias a ti por el artículo, Álvaro. El caso del recluta que citas también lo he visto mencionado en alguno de los libros que he leído sobre el tema (lo siento, no he conseguido encontrar la cita). Más o menos al final resultaba que después de ser el asunto convenientemente sobreexplotado como parte del relato de la “crucifixión serbia” en Kosovo, el recluta homicida, o no era albanokosovar, sino macedonio o algo así, o se cepilló a un serbió y tres albanokosovores, compañeros reclutas, al tuntún, porque lo que estaba claro en todo caso es que de lo que se trató es del ataque de un perturbado, y no parte de un plan orquestado de eliminación de todo rastro serbio de Kosovo. En cuanto a lo de Veigas y el genocidio, gracias por la información, cuya ampliación para Galaico ya me sonaba de los artículos que publicó al respecto el profesor en El País. Efectivamente, no parece que sea lo más importante, al menos para nosotros que no somos jueces de La Haya o tertulianos nominalistas, o sea tertulianos, o Arcadi Espada, Vigilante del Término. Sí me permitiré recordar, de todos modos, el gran número de parkings que hay en la ciudad bosnia de Foca. Muchos parkings y ninguna mezquita.
    En cuanto a que la periodista serbia-mexicana que citas en el artículo, y tu sorpresa por lo que al parecer dice, tratándose de una periodista no sectaria, como nos explicas, me atrevería a decir que no es de extrañar. De mis lecturas he deducido que en los ochenta se produjo un auténtico y virulento, casi tóxico despertar del nacionalismo/vistimismo serbio (no digo yo que de la nada), que antiguos partisanos serbo-bosnios se convirtieron en “slobodistas” a muerte, que en Serbia la inmensa mayoría de los medios de comunicación, ciertamente los más influyentes, aunque con notables y valiosas excepciones, cayeron de lleno en la estrategia de victimización, de acusaciones generalizadas contra tal o cual colectivo, de recuperación de arquetipos acojonantes, de acoso y persecución a los propios serbios resistentes a caer en la embriaguez victimista-redentora. Según el relato que yo conozco, la plaga llegó pronto, con las correspondientes mutaciones, a Zagreb.
    Ah, sobre los paralelismos con España y su imposibilidad, que mencionas en un comentario. Tengo entendido que la gente allí sabe de qué “etnia” es cada uno, por el nombre de pila (tal vez) y por el apellido (con seguridad). Por eso Sarajevo, con un porcentaje tan alto de “matrimonios mixtos”, además de otras consideraciones, resultó tan problemático para la estrategia Pale/Belgrado, y eso que tenían unas ideas cojonudísimas, como motivar a los musulmanes (voy a dejar de poner comillas, pero creo que son necesarias cada tres palabras en este asunto tan turbio) que habían sido expulsados de sus casas por ser territorio serbio liberado, a hacer lo propio con los serbios que se habían quedado en Sarajevo (muchos miles), y que eran en principio leales al gobierno de la Republica de B-H.

  43. Comentario de Álvaro (18/06/2013 13:39):

    Santi, como si mi cerebro fuese el Microsoft Explorer, te contesto a un comentario anterior: para estalinistas que se negaron a romper cuando llegó el titismo y empezaron a marchar al gulag de Goli Otok, el tío de Milosevic. Antes de negar a Stalin, se suicidió.

    Imagino que ya lo sabrás, pero para las masas, la madre de Milosevic era tan comunista también que se suicidó cuando sintió que iba a ser una rémora para sus hijos. Y su padre, ma estro, se suicidó cuando un alumno suyo se suicidó por un suspenso. Rakija y fueros viejos!!

  44. Comentario de Latro (18/06/2013 14:36):

    Estos eslavos lo de la depresión lo llevan muy malamente.

  45. Comentario de Álvaro (18/06/2013 14:49):

    Santi, no sabría decir si fue el nacionalismo serbio el que desencadenó su par croata. Hubo un proceso paralelo, con el desgaste del comunismo, llamado ‘reconciliación intraétnica’ (que no inter) de partisanos con chetniks, partisanos con ustacha y, por tanto, una regeneración nacionalista. Y luego está el asunto del Memorandum serbio proveniente de la constitución que dejaba a la república en condición de desigualdad o cierta inferioridad con respecto a las demás. De hecho, la primera revuelta nacionalista de envergadura fue la primavera croata veinte años antes de las guerras. Tampoco tengo claro ahora si en Bosnia eran Slobodistas o simplemente nacionalistas. Los desencuentros entre Pale y Belgrado fueron constantes y notorios. Del mismo modo, Slobo también dejó tirados a los serbios de Knin y se limitó a recogerlos como refugiados o, en algunos casos, mandarlos a repoblar Kosovo. Milosevic distorsiona el esquema de ideas habitual que uno pueda hacerse sobre un conflicto nacionalista. Era un líder político muy moderno. Ni comunista, ni capitalista. Ni nacionalista, ni cosmopolita. Ni pro URSS-Rusia, ni pro EEUU -donde residió-. Quería el machito a cualquier precio, era un salvaje falto de escrúpulos, un maniobrero pata negra y soñaba con ser el megalíder admirado por los occidentales en la región. Esos son los únicos hechos. Lo de la Gran Serbia le sirvió tanto como le dejó de servir cuando vinieron mal dadas.

  46. Comentario de JoJo (18/06/2013 16:29):

    #44 Y tan malamente. De los diez países con la tasa de suicidio más alta del mundo cinco son ex-repúblicas soviéticas, otros tres de Extremo Oriente (donde el suicidio tiene unas connotaciones culturales peculiares), otro es Hungría y otro es… ¡tachán! Eslovenia. Por cierto, los cuatro países escandinavos no aparecen tan arriba como la gente se piensa: debe de ser que se suicidaban más hace décadas cuando eran pobres de solemnidad. http://es.wikipedia.org/wiki/Anexo:Pa%C3%ADses_por_tasa_de_suicidio

  47. Comentario de Santi (18/06/2013 20:49):

    Tienes razón, Álvaro. El virús que llegó a Zagreb de Belgrado (según lo que yo he leido: en esto sigo a Kemal Kurspahic, el ex-director del diario Oslobodjenje de Sarajevo) es el de liarse a soltar barbaridades sin cuento, ni vergüenza, por televisión, prensa y radio, las purgas en dichos medios de periodistas no lo suficientemente demenciados, etc. También estoy de acuerdo contigo, sin tener gran idea al respecto, sobre el perfil de Milosevic, sin perjuicio de que desde mediados los 80 y hasta bien enterrada Yugoslavia lo que les funcionó a él y a su grupo fue el “hermanos serbios, nadie tiene derecho a agrediros”. En fin, me sonaba que los padres de Slobodan Milosevic se suicidaron (verás que no he profundizado tanto en este turbio y amplísimo asunto). También sé que Pale y Belgrado tuvieron sus desencuentros, aunque en todo caso después de que el Ejército Popular Yugoslavo estacionado en Bosnia se convirtiese guapamente en el ejército de los serbo-bosnios (con el sueldo pagado por Belgrado). No se nos olvide, Álvaro: Dios y Ley Vieja, sí, y Jugoslovenska Narodna Armija.
    Un detalle gracioso sobre la consistencia de “etnia”. Parece ser que hasta bien entrado el siglo XIX los católicos y ortodoxos de bosnia no empezaron a llamarse a sí mismos croatas y serbios respectivamente.

  48. Comentario de Álvaro (19/06/2013 09:13):

    En una de las defensas de Seselj en La Haya, dijo que todos eran serbios hasta que ‘los extranjeros’ empezaron a dividirlos. Parecido a eso de que el nacionalismo vasco lo trajeron los franceses.

  49. Comentario de tabalet i dolçaina (20/06/2013 17:30):

    Ejpaña tampoco esta tan legos de los Balcanes. Noticia para los no residentes de las playas que van de la desembocadura del Ebro hasta el rio Segura. El PP de la Tercera Región Militar ha aprobado una resolución, por la vía de urgencia en las cortes valencianas diciendo que el valenciano (catalán del sud) proviene de los Iberos y que evoluciona a lo largo de los siglos al margen del catalán. Con su permiso voy a cortarme las venas y ahora vuelvo.

  50. Comentario de tabalet i dolçaina (20/06/2013 18:26):

    Mierda de farlopa adulterada de los sábados lejos no legos

Comentarios cerrados para esta entrada.