“Django desencadenado”, Tarantino revisando a Clint Eastwood

En 1992, Clint Eastwood estrenaba Sin perdón, una película que suponía la culminación a una manera de entender el western, el género fundamental del cine norteamericano. Según confesaba el propio realizador, en ella recogía una reflexión global, su resumen de lo que consideraba él que eran las películas del Oeste. Y efectivamente, Eastwood no volvió a acercarse a las historias de cowboys, dejando en Sin perdón las claves del western contemporáneo, de tal manera que, en adelante, la revisión del género pasaría por recoger algunos de los puntos que recogía el cineasta estadounidense. Esto es lo que hace Quentin Tarantino en su última obra, Django desencadenado, que la crítica se ha empeñado en catalogar de spaghetti western cuando, en realidad, se limita a seguir las constantes fijadas por Eastwood hace veinte años [acceso al artículo completo]


Compartir:

  1. Es muy interesante este análisis de la película de Tarantino en relación a Sin Perdón.
    Por otra parte yo lo que veo en esta película de Tarantino es algo que ya se veía también en Malditos Bastardos y Kill Bill. Y es algo parecido a lo que hicieron Spielberg y Lucas en los 70 con la serie B de ciencia ficción, cogieron las películas de los 50 y 60 de marcianos y platillos volantes y las volvieron a hacer con grandes presupuestos, buenos guionistas, buenos actores, etc.
    Esto mismo es lo que parece estar haciendo Tarantino(realmente lo está haciendo desde el principio) pero en este caso con las películas de serie Z más estrambóticas. Está cogiendo los disparates de las producciones echas a la sombra de Roger Corman y similares, pero ahora llevadas a cabo con actores de primera fila, buenos profesionales y una producción espectacular, más allá de que se trate de artes marciales, western, cine bélico…

    Comentario escrito por Capstan — 30 de January de 2013 a las 9:09 pm

Comentarios cerrados para esta entrada.