El hombre que amaba a los perros – Leonardo Padura » TrotskiKahlo

Trotski y Frida Kahlo. Como para que Stalin se confiase y dejase suelto a semejante shark del sexo…