- La Página Definitiva - http://www.lapaginadefinitiva.com -

Rescue Pack 2 LOADED – GAME OVER – Insert Coin

De éxito en éxito hasta el catacrack final, el Gobierno del Reino de España ha anunciado esta mañana un paquete de medidas que tienen que ver con las nuevas recomendaciones, que no exigencias, quede claro, que nos hacen llegar de vez en cuando desde la sociedad anónima radicada en Luxemburgo que gestiona la pasta que necesitamos como respirar para ir devolviendo las deudas del sector financiero más sólido del Universo y los excesos asimilados a esa cosa tan chula del ladrillo que nos gustaba tanto hasta hace poco. No es una sorpresa que esto iba a llegar. Como es habitual, el Gobierno pide pasta para los bancos y eso y luego hay algunos hilillos de medidas macroeconómicas sin importancia que aparecen por ahí [1].

Obvio es decir que nos encontramos ante un nuevo éxito que sería injusto que alguien pretendiera monopolizar, como demuestra el hecho de que vaya a ser santificado en Consejo de Ministros por Su Majestad El Rey. Una Campechana Majestad que, por cierto, ha desmentido que tenga pensado prestar este último servicio a la patria llegando a la reunión bajo palio o acompañado de varias decenas de vestales porque “no están los tiempos para hacer ostentación de poderío” así que los lujillos asociados a la condición de monarca democrático se los deja aparcados antes de cruzar la frontera de vuelta, el pobre. Así pues, sin demagogia ni partidismo, disfrutemos de la situación. Porque esto ha sido un logro indudable, sí, pero a diferencia de la Eurocopa, del Mundial o de los Tours de Francia de Alberto Contador y los Grand Slam de Rafa Nadal, no es un éxito sólo del Gobierno. Ahí ha estado hábil Rubalcaba lloriqueando por un Pacto de Estado Recortador para poder salir sonriente del trance y que todo acabe con una foto más tétrica que la de las Azores aunque sea a cambio de dos subsecretarías, que es a lo que se cotiza, más o menos, un 20% de intención de voto ahora que ni siquiera quedan sillones en los consejos de administración de las cajas para repartir como antaño.

Pero bueno, a todo esto, y más allá de la batalla política y del nivelazo que acostumbra a exhibir nuestra clase política, ¿los recortes, qué tal?, ¿como el Madrid y el Barça, otra vez campeones de Europa? Pues sí, más o menos. Campeones de Europa en paro, campeones de Europa en deuda privada, campeones de Europa en economía sumergida, campeones de Europa en presión fiscal de risa a las rentas altas, campeones de Europa en pérdida de competitividad de la economía, en casas sin vender, en fracaso escolar y en clase política con una capacidad de renovación propia de la Curia Vaticana. Con esos mimbres, no es de extrañar que la situación siga como sigue, y sin visos de arreglarse antes de que toquemos fondo en 2020.

Los mensajes que envía nuestra querida Casta dirigente son inequívocos: todavía no se han enterado de nada, no son conscientes de que el país está estructuralmente quebrado y de que o se hacen reformas estructurales de verdad (liquidando estructuras con TNT o titadyne, según leamos El País o El Mundo) o así seguirá la cosa, con el país desangrándose. Ante esta hemorragia general, de momento, la receta, increíblemente, sigue siendo pensar que con poner un par de parches aquí y allá, esencialmente cargando sobre las espaldas de los mismos grupos de pringados de siempre el esfuerzo, acabaremos saliendo de esta y conservando todo el tinglado más o menos como antes. ¡Incluso, con un poco de suerte, hasta retendremos el sector financiero en las fiables manos que lo han manejado con sabiduría hasta estos días, gracias a que entre todos vamos a devolver sus deudas!

Pero los mensajes no acaban aquí. Las medidas de hoy, junto a la demostración de incapacidad y profundo desconocimiento de la situación que, una vez más, reflejan, están enviando una serie de indicaciones que los españoles recibimos con claridad. Confiando como confiamos en nuestro Gobierno, en quienes mandan, en el país y en que esto lo arreglamos entre todos, es indudable que el marco de incentivos aprobado esta mañana va a ayudar mucho.

Subida del IVA: El Gobierno sube el tipo normal del 18 al 21% para gente normal y sectores económicos de pringados sin capacidad de hacer lobby. Los golfos apandadores de la hostelería se quedan en el tipo reducido, junto con otros muchos sectores de valor añadido, que sube del 8 al 10%. Y en el 4% se queda la cultura y la prensa, para que sigan contando los éxitos de la Marca España y difundiendo la buena nueva de este indómito país. Mientras el Gobierno monta este sistema tributario tan apañado, cientos de miles de españoles saben que pueden seguir facturando sin IVA y que aquí no pasa nada. Bueno, sí, que el Gobierno de vez en cuando afea la conducta a los que se empeñan en pagar con IVA y a quienes tiene la osadía de presentar facturas que lo incluyen, nos insulta en la cara y nos dice a las claras que así, no, que no lo volvamos a hacer.

Otros impuestos: Adicionalmente, al parecer, se realizarán modificaciones en el sistema de pagos fraccionados del Impuesto de Sociedades. Y se rebajan las cotizaciones sociales. España, paraíso de la empresa privada y de los emprendedores no quiere saber nada de las hordas marxistas que gobernaban España cuando el Presidente Aznar López y sus tipos impositivos leninistas, por lo que el tipo medio de sociedades seguirá en el 10%. Todo sea por esos emprendedores que, de media, al parecer, ganan menos de 10.000 eurillos anuales. Y el resto de los ciudadanos, ya saben, a montar empresitas pantalla, a ser posible incluso para cobrar rentas del trabajo. Fiesta.

Prestación del paro: También se baja la prestación por desempleo a partir del sexto mes para los nuevos perceptores con el objetivo de “animar la búsqueda activa de trabajo”. La medida es un incentivo evidente a trabajar en negro. Total, entre esto y que no tendremos pensión en el futuro, ¿para qué cotizar?.

Sueldo de los funcionarios: Se confirma que  la paga extra de Navidad de los funcionarios de todas las Administraciones Públicas se va a tomar por culo. Obviamente, algo que los trabajadores han aceptado cobrar como “paga extra” durante tanto tiempo, en lugar de exigir que se integrara en el salario mensual normal y se acabara el paternalismo de la institución, tenía este riesgo. Que vuele a la mínima. Luego irán los trabajadores normales. Y la paga extra de verano, que desde que ya no se paga el 18 de julio como que no es lo mismo. Enseñanza que debiera extraer todo empleado público español de bien que se precie si hace caso al mensaje del gobierno: aférrate a tus privilegios/garantías y trabaja a reglamento mientras tus compañeros y los asesores contratados a dedo leen el Marca sin que les pasa nada. Y que les den.

Recorte en un 30% de los concejales: Esta es una de esa medidas que dejan muy claro de qué tipo de gobierno estamos hablando: la mayor parte de los concejales de los pueblos de España no cobran un euro y hacen su trabajo vocacionalmente, la deuda de los municipios donde proporcionalmente más concejales desaparecen (los más pequeños) es muy pequeña y, además, es una medida que no se podrá aplicar antes de 2015, fecha de las próximas elecciones municipales. Pero al español medio le reconforta saber que su Gobierno es capaz de ponerse en mode “charla en la barra del bar” on incluso en los momentos más duros y además detecta el mensaje implícito en la medida y lo aplica a rajatabla: aquí hay que “hacer como que” cumplimos y nos ponemos serios con los recortes a ver si la superioridad se lo cree. Y si cuela…

Mientras tanto, en una bella metáfora sobre la pervivencia y apalancamiento de las instituciones gerontocráticas del país, se fortalecen las Diputaciones provinciales. Pero es para recortar y buscar más eficiencia, eh. Porque parece ser que aunque las cifras indican que son los municipios grandes los que acumulan mayor deuda per cápita (con Madrid a la cabeza del Reino) eso debe de ser porque las matemáticas y su reconocido sesgo antiespañol se empeñan en llevar la contraria.

Modificación de la fiscalidad de la energía: Rajoy ha anunciado, sin dar más detalles, que va a meter impuestos para reducir el déficit de tarifa. O sea, que los ciudadanos pagaremos el delirante sistema de cálculo del coste de la energía que hace que el kilovatio en España se pague a las eléctricas a precio de oro. Y es que a los emprendedores mejor cuidarlos y educar a la sociedad y al español medio en cómo crear riqueza y multiplicarla como los panes y los peces ahora que el truco de magia que todos nos sabíamos, el ladrillo, ha sido puesto en evidencia: abra un negocio en un sector regulado, capture al regulador para que le fije un precio sobre el bien obligatorio para el consumidor y que nada tenga que ver con los costes y a disfrutar.

Fin a la deducción por vivienda: LPD propone establecer un premio en honor al probo burócrata o figura política del PP que decidió reintroducir la desgravación fiscal por vivienda habitual. Su ejemplo y su labor son la mejor prueba de que en España la más acrisolada subnormalidad y falta de conocimiento no son impedimento para llegar a lo más alto, que el Gobierno te haga caso en tus ocurrencias y que la mitad de la prensa las jalee como grandes aciertos. Hay que sacar a la luz a esta persona y decir a los ciudadanos que todos sigamos su ejemplo: sin inteligencia, sin formación, sin tener ni puta idea pero con mucha cara dura se puede llegar muy lejos… ¡y disfrutar de un sueldo que seguro que no ha sido apenas recortado!

Rebaja del gasto en los Ministerios: El Gobierno dice que va a recortar 600 millones de euros más. Comprando menos bolis y así. Sumando los recortes de los últimos años debemos de llevar ahorrados como varios billones de pesetas en papel, fotocopias y gomas de borrar. Moraleja: prométale a su pareja que nunca más se va a beber la nómina en vino mezclado con salfumán para soportar las ruedas de prensa de Soraya. ¡Si el Gobierno piensa que ese tipo de promesas son creíbles y sirven de algo nosotros no vamos a ser menos!

Menos dinero para los partidos y los sindicatos: Tajo del 20% a partidos y sindicatos. Para 2013. Porque por lo visto, a diferencia de parados y funcionarios, que estas cosas sean inmediatas, en este caso, es imposible. Así que es nuevo ejemplo de que sí, de que “te lo juro por Snoopy”, que ya no voy a esnifar pegamento y tal.

Segunda fase del plan para reducir empresas públicas: Tras el muy exitoso primer plan para reducir empresas públicas, llega este segundo plan, con el ambicioso objetivo de eliminar un porrón de empresas que sobran y eso. Así, sin concretar. De verdad de la buena. Como ciudadano español atento a los mensajes que nos envía el Gobierno, pocas dudas quedan respecto de la conveniencia de echarle mucho morro a la vida para que te vaya bien. Y poco más.

Pensiones: Entre las medidas concretas y claras del plan (que se cuentan con los dedos de una mano y todavía sobran dos) consistentes en putear a parados, a funcionarios y a todo el mundo en plan regresivo subiendo el IVA y las medidas que son señales de humo que incluso el menos avezado descifraría sin dificultad se ha colado una que ni siquiera pretende ser tomadura de pelo sino mero paripé: el tema de las pensiones que, como es sabido, es intocable. ¡Como para tocar la paga de los abuelos ahora que tantas y tantas familias viven de las pensiones de alguno de sus miembros! Así que, amigos, ya saben, olvídense de la economía productiva y traten de pillar una pensioncilla o que algún familiar se jubile anticipadamente y eso. Es lo que el Estado quiere para considerarlo un buen ciudadano y, en ese caso, tratarle con respeto. Porque formar parte de la parte activa de la sociedad es de ser un desgraciado y un tontaina, lo que hay que hacer aquí es pillar una buena prejubilación a los cincuenta y a exigir que se te respete, que para algo uno se lo ha ganado.

Siendo optimistas, y bien mirado, el resumen de todas las medidas, en el fondo,quizás tampoco sea tan descorazonador. A lo mejor el Gobierno es un poco menos salvajemente ignorante de lo que parece a primera vista y, dentro de lo que cabe, sí sabe más o menos de qué va el fondo del asunto. Y por eso manda un mensaje claro y nítido a cualquier joven mínimamente formado y con ambición profesional o simplemente ganas de vivir en el futuro en un lugar donde valoren su trabajo, a cualquier persona con pocas o nulas ataduras familiares y a todo ciudadano que no tenga demasiadas ganas de que le sigan estafando para mantener el chiringuito de la Transición y de la casta que desde entonces lo gestiona: Largo del país. Por su bien. Cuanto antes. A Uganda si es preciso. Pero vayánse lejos. Lo más lejos posible.