La década que nos dejó sin aliento – Juan Eslava Galán

Este libro es una revisión bastante personal de los años que van desde el asesinato de Carrero Blanco (1973) hasta la apabullante victoria del PSOE en las Elecciones Generales de 1982. O lo que viene llamándose La Transición. Con ello, Eslava Galán continúa con su saga de libros sobre la historia reciente de España, comenzada hace ya años con “Una historia de la Guerra Civil que no va a gustar a nadie”, y que retomó más recientemente con tres libros: “Los años del miedo”, sobre la década de los 40; “De la alpargata al seiscientos” (los 50); y el que nos ocupa (sí, por ahora Eslava Galán se ha dejado en el tintero los años 60).

Todos ellos son libros que se leen con agrado. Eslava Galán escribe muy bien, y además con gracia, con un gran sentido del humor. También es, en líneas generales, fiel a la realidad, o al menos honrado con lo que cuenta. Aunque también tiene sus obsesiones, que aparecen en este libro con particular intensidad: la crítica al nacionalismo, o a la religión católica, por poner dos ejemplos. Y a veces desbarra; por ejemplo, cuando se obsesiona con la clásica falacia de que el sistema electoral “beneficia a los nacionalistas”. Por lo visto, UCD y AP, que fueron los partidos que pactaron el actual sistema, lo hicieron para beneficiar al separatismo. ¡La ETA está por todas partes!

También es un libro un tanto atropellado, escrito claramente con menos sosiego que los anteriores, y sobre un período tan plagado de acontecimientos relevantes que es difícil sintetizar y que la cosa no suene a “lo de siempre”. A veces Eslava Galán lo consigue, y a veces no. En cualquier caso, es un libro entretenido y muy recomendable, como los anteriores, en el que se nos cuentan los acontecimientos históricos y se combinan con breves menciones a personajes arquetípicos (el empresario forjado al calor del franquismo, el cura, el progre, …) inventados o adaptados para la ocasión por parte de Eslava Galán.

Y, por supuesto, una de las obsesiones favoritas de su autor, que comparte con LPD, y que aquí resplandece como nunca: Su Majestad Juan Carlos I y la Hermandad Campechana que le rodea. Y también, como en los anteriores libros, dedica un emocionado recuerdo a la figura de Don Juan de Borbón, el padre del Rey y eterno candidato a suceder a Franco (hasta que su hijo le birló la Corona al conseguir el favor del Caudillo):

Don Juan de Borbón y Battenberg acepta la cruda realidad: los integrantes de la oposición, en los que confiaba para forzar su camino hacia el trono, se han pasado con armas y bagajes a la monarquía del heredero de Franco (…) Este hombre, abrumado por los esfuerzos de toda una vida pasada de puerto deportivo en puerto deportivo a bordo de un barco de recreo, no puede más y decide tirar la toalla” (pág. 285)

Pero todo ello no es comparable, por supuesto, con la cantidad de emocionados recuerdos que dedica al mismísimo Campechano I. Recuerden que Campechano nos salvó, él solo, de la Guerra Civil. Él reconcilió a los españoles. Él diseñó y otorgó una democracia para que todos la pudiéramos disfrutar. Él, con sus propias manos, apartó a los franquistas del búnker e integró a los muchos, muchísimos demócratas de toda la vida que pululaban por el régimen. Y él, también, consiguió que la izquierda democrática renunciase a sus irreductibles propósitos rupturistas, regeneradores y republicanos por el procedimiento habitual en España: a cambio de una poltrona.

Por eso, cuando la situación política degenera hasta niveles insostenibles, ante la parálisis del presidente Adolfo Suárez, Campechano también se siente obligado a intervenir. Y Eslava Galán nos cuenta cómo Campechano monta un Golpe de Estado cuyo propósito es forzar la dimisión de Suárez y colocar a su amigo, el general Alfonso Armada, al frente de un Gobierno de concentración.

Y algo falla: el rostro público del golpe. El teniente coronel Tejero. Por una cuestión de marketing, de ponerse a pegar tiros delante de las cámaras. Pero, sobre todo, porque Tejero tiene algo con lo que no cuentan los demás implicados en el golpe: convicciones. Tejero, a diferencia de Armada o el Rey, tiene principios y no acepta un Gobierno pasteleado con la izquierda, con González de vicepresidente. Todos los demás, como lo único que quieren es mandar y repartirse el chollo, están dispuestos a aceptar cualquier cosa. ¿Un ministro comunista? No hay problema. ¿Un Gobierno plagado de rojos? Por mí, mientras me toque mi parte, puedes montar consejos de ministros en la URSS y darle el ministerio del Interior a la ETA.

Titular hipotético de ABC: Tejero desbarata el golpe de Su Majestad

Pero Tejero es un hombre íntegro que no se ha metido en esta historia sólo para pillar cacho (que también, por supuesto. Tejero es muy español, a fin de cuentas). También tiene una idea de España, y para defenderla se ha sublevado. Tejero no transigirá con cualquier cosa. De manera que el golpe fracasa y Su Majestad comienza la segunda “Operación Armada”: dejar tirado a su fiel amigo, borbonearle como sólo un Borbón sabe hacer. Se emite, tras horas y horas de incertidumbre, el vídeo del Rey condenando el Golpe. Su Majestad, versátil, pasa de héroe que monta un golpe por el bien de España a héroe que lo desactiva por el mismo motivo. Y años después, en sus confidencias a José Luis de Villalonga, Su Majestad remata la faena. ¿Cómo pudo traicionarle alguien como Alfonso Armada, a él, Su Majestad Campechana? Y dice Juan Carlos I, muy sentido él:

Es infinitamente triste, José Luis, descubrir que un hombre en el que había puesto mi confianza desde hace muchos años me traicionaba con tanta perfidia (pág. 479)


Compartir:

  1. Comentario de Torcuato (02/02/2012 15:14):

    Lo de poner en minúsculas “juan de borbón y battenberg” y “josé luis” espero que no sea porque habéis contratado al becario de idealista.com para que os pase a limpio los artículos.

    Un respeto, que se trata del padre del Rey y del que presuntamente hacía de recadero para la ETA.

  2. Comentario de Guillermo López García (02/02/2012 15:33):

    La verdad es que no sé por qué sale así, pero siempre ocurre lo mismo con las citas: la primera línea nunca respeta las mayúsculas. O eso, o un hackeo selectivo de la Stasi marxista-republicana

  3. Comentario de Breuil (02/02/2012 16:20):

    ¿Lo de forzar la dimisión de Suárez con el Golpe de Estado lo dice el propio Eslava Galán? Porque suena rarísimo: al parecer había decidido dimitir el 25 de enero y lo anunció el 29, o sea casi un mes antes del 23F.
    ¿O el rey se lo había dicho en plan Gila? “¿Está Suárez? Que se ponga. Que he preparado un Golpe de Estado para febrero…

  4. Comentario de emigrante (02/02/2012 16:26):

    “Eslava Galán nos cuenta cómo Campechano monta un Golpe de Estado cuyo propósito es forzar la dimisión de Suárez”

    Cómo es eso posible si Suárez ya estaba dimitido cuando Tejero irrumpe en el Congreso? De hecho se encontraban en plena votación para la investidura de Calvo Sotelo. Falta de coordinación? se le escapó de las manos?

    Supongo que durante las horas en que los diputados le estuvieron pidiendo permiso a la Guradia Civil para ir a mear hubo intensas negociaciones en las que se llegó a ofrecer de todo para que Tejero entregara la pistola. A toro pasado y con la confusión y explosión de rumores del momento será difícil para los investigadores distinguir entre ocurrencias para salir del lío y los planes que tenían los golpistas, si es que tenían un plan. A final será muy dificil saber la verdad y cada uno se queda con la versión que más le gusta. Personalmente he quedado vacunado de teorías conspiratorias después de lo del 11M y confío más en la chapuza nacional.

  5. Comentario de Álvaro (02/02/2012 17:53):

    Además de que Suárez ya había dimitido, Calvo Sotelo era un hombre de orden, obediente como pocos. No veo yo la mano del monarca para quitarle del medio…

    De todas formas, me encanta esa versión que tiene muchas probabilidades de ser rigurosamente cierta. Tejero paró el golpe. Involuntariamente o no, fue su más profundo ultraderechismo el que echó abajo la verdadera conspiración maricomplejiones de Armada.

  6. Comentario de Guillermo López García (02/02/2012 18:21):

    La teoría es que Suárez dimite, pero el sarao ya está lanzado, con Armada como espolón de proa y Campechano buscando un gobierno Campechano que le gestione el asunto. Y el PSOE, claro, encantado de tocar poder

  7. Comentario de kirikiño (02/02/2012 21:19):

    De lo único que no cabe duda, y en eso creo que todos estaremos de acuerdo, es en lo del papel del PSOE en yodo el sarao. Es una pena que no saliera lo de Armada, porque un gobierno presidido por un militar, con uno del Psoe de vicepresidente (y qué uno, nada menos que Míster X), con Fraga y Carrillo, eso hubiese sido la hostia. Y arzallus de ministro sin cartera. Berlanga se forra, la peli se hace sola.

  8. Comentario de Djiaux (02/02/2012 22:13):

    #7 Ostia kirikiño, eres un puto genio. No lo había pensado pero tienes más razón que un santo.

    La leche, lo que podría ser el cine español hoy en día tras esa peli.

  9. Comentario de karpov (03/02/2012 09:52):

    con ese Gobierno de concentración oxyaction, el cuerpo seguro que les pediría una declaración de guerra a Portugal, con Las Petroleras F.C., animando al personal.
    arsa que toma.
    y Miquel Roca i Junyent como virrey en Lisboa. ole.

  10. Comentario de alternative (03/02/2012 11:40):

    A quien corresponda, para lo de las mayúsculas en las citas, del archivo de css de la página (“http://www.lapaginadefinitiva.com/wp-content/themes/lpd/style.css”), en la línea 219 (.single .entry-content blockquote p:first-child:first-line{font-variant:normal;text-transform:lowercase;line-height:18px;}) habría que quitar lo de “text-transform:lowercase;”…

  11. Comentario de Andrés Boix Palop (LPD) (03/02/2012 14:20):

    A mí sí me salen las mayúsculas. Ni idea de por qué será. Mundo Mac, quizás.

    Por lo demás, me parece preocupante que esta teoría alternativa para explicar el 23-F empiece a deslizarse como si tal cosa incluso en libros populares como éste. ¿Qué nos está pasando? ¿Dónde están los GEOs? ¿Ya no vende la historia mítica de la Transición oficial y cómo nos salvó el Rey?

  12. Comentario de varo (03/02/2012 17:28):

    Lo de Carrillo en el gobierno, como no fuera esposado ya me dirás…

  13. Comentario de Lluís (03/02/2012 19:37):

    #7

    Intentando sacarle más provecho al asunto, creo que las múltiples versiones que circulan del asunto darían para películas o series, y para todos los gustos. Puedes hacer una biografía de Tejero en la que puedes presentarlo como un payaso con un orinal en la cabeza, un psicópata o un buen hombre que, cansado de ir 3 veces por semana a entierros de compañeros asesinados por ETA, no vea otra opción que liarse a salvar a España al estilo Charles Bronson.

    Particularmente, yo haría una serie de salvapatrias, es decir, un grupo de héroes que no dudan en arriesgar la vida, episodio tras episodio, por librar a España de rojos, separatistas, masones, judeos, maricones, demócratas de distinto pelaje, moros y demás ralea amiga del contubernio. No sé, de pronto se me ocurren títulos como “Tejero, Spain Picoleto”, “El equipo Ñ”, “Los ángeles de Armada” (me gusta más “Los ángeles de Juan Charly”, pero no quiero líos con la fiscalía).En fin, ahí lo dejo por si alguien quiere invertir sus ahorros, no creo que ahora mismo TVE o Intereconomía les compren la serie, pero nunca se sabe, igual en ETB cuela…

  14. Comentario de Álvaro (04/02/2012 11:17):

    Pues hablando en serio Lluis, yo sí llamaría a HBO, le daría las memorias de Zugazagoitia y me marcaría ‘Posición Yuste’, una trepidante serie de siete temporadas con intriga ¡suspense! violencia política ¡conspiraciones! y heroísmo en el contexto prebélico de la IIGM en un país que nunca volvió a ser el mismo. Tommy Lee Jones es el doctor Negrín; Buscemi, Zugazagoita y Philip Seymour Hoffman el presidente Azaña.

  15. Comentario de Lluís (04/02/2012 19:50):

    No sé, yo preferiría algo más cómico, con todas las intentonas golpistas que se produjeron hasta 1985. Si quieren ponerle algo de ficción (o quieren quitar la serie de antena) permitiría que triunfara la de 1985, molaría ver como en un desfile militar vuela por los aires toda la tribuna de autoridades con el rey, el presi, la mitad de los ministros, el Estado Mayor de la defensa, pelotilleros varios de esos que se dan codazos por aparecer en la foto,…

    Yo me lo imagino en plan comedia, un poco mácabra, eso si, que esos energúmenos iban a poner a medio país en el exilio, la cárcel o el paredón, pero si se ha hecho burlas incluso de algo tan mácabro como el III Reich, levantar carcajadas con los fachas del tardofranquismo y los primeros años de la democracia sería fácil. Ni siquiera haría falta caricaturizar a los personajes, y los guionistas tampoco tendrían que esmerarse demasiado con los diálogos, podrían ser totalmente realistas y la gente se partiría la caja riendo.

    Lo digo porque lo he experimentado personalmente. Recomiendo a todo el mundo visualizar “Raza”, si uno consigue abstraerse de lo que hay detrás, se ríe un montón. Y si uno, encima, sabe que el guionista se creía las tonterías que estaba escribiendo,todavía más.

  16. Comentario de Rocamadour (04/02/2012 21:04):

    Que alguien revise lo que ha sugerido alternative. Y se lo agradezca…

  17. Comentario de popota (05/02/2012 14:32):

    El Borbón aporta, vía conversaciones con el embajador alemán de la época publicadas por Der Spiegel, su llamativa opinión sobre el 23-F.
    Hits:
    “los cabecillas sólo pretendían lo que todos deseábamos, concretamente la reinstauración de la disciplina, el orden, la seguridad y la tranquilidad”
    “el rey había aconsejado reiteradamente sin éxito a Suárez que “atendiera a los planteamentos de los militares, hasta que estos decidieron actuar por su cuenta””
    “El monarca manifestó ante el embajador de Alemania, según la versión de éste, que trataría de influir en el Gobierno y los tribunales para evitar un castigo severo a los golpistas, ya que estos “solo pretendían lo mejor””

    http://www.publico.es/espana/420463/el-rey-mostro-comprension-y-simpatia-hacia-los-golpistas

  18. Comentario de emigrante (06/02/2012 10:33):

    Entre todos me vais a hacer pensar mal.

    http://politica.elpais.com/politica/2012/02/05/actualidad/1328458508_813146.html

  19. Comentario de Quebec (06/02/2012 10:57):

    Es cada vez más evidente que mi generación ochentera fuimos unos pringaos por creernos alguna vez la gran firmeza de nuestro líder campechano I al rechazar a la impresentable tropa golpista. Ateniéndonos a la formación del rey en su contexto, era más que evidente que iba a tender a mirar con simpatía a los golpistas. Y eso no le hace necesariamente opuesto a un sistema democrático, pero eso sí, una democracia tutelada, en el mismo espíritu de la Turca o similares. Pero al final le debieron hacer sentar la cabeza entre algún consejero de aquí que quizá a la vista de la reaccion popular le recordó lo sucedido a Alfonso XIII elPerjuro, y la presión de la Thatcher y el Reagan, esos neocons tan partidarios de la libertad como mostraron promocionando dictaduras latinoamericanas, que sin embargo en el caso español estaban menos interesados en un régimen de ese estilo diría yo que por motivos estratégicos. El tio acertó, y se convirtió en el negocio del siglo, siendo uno de los reyes de España con mejor prensa en toda su historia. Un buen negocio que solo ahora la crisis, el pico de su hijo el príncipe heredero y los impresentables trapicheos de su nuero, que saldrá de rositas, está empezando a mostrarse como lo que fue en toda probabilidad. No para los centinelas de LPD que ya nos lo advertían, por supuesto, sino para el público general. Y así ya no se atreven ni a censurar periódicos, por la que está cayendo. Hace años esa noticia era tan inconcebible como las portadas que ha dedicado El Jueves ultimamente a la corruptela del Talonmano.

Comentarios cerrados para esta entrada.