Expectativas electorales de PP y PSOE ante el 20-N

Artículo publicado originalmente en Valencia Plaza.

Tras muchos meses de cavilaciones, el adelanto de las Elecciones Generales al próximo día 20 de noviembre permite clarificar un tanto el panorama político. Se trata de unas elecciones aparentemente más que decididas, tanto por la estimación de resultados en los sondeos como por la apabullante derrota del PSOE en las recientes Elecciones Municipales y Autonómicas [acceso al artículo completo]заполнение декларации о доходах


Compartir:

  1. Comentario de Los adivinos de lo pretérito (13/08/2011 08:43):

    Uno, a estas alturas de la vida, más de 50, empieza a estar harto de tanto analista sesudo, que se rodea de un montón de datos de hechos del pasado y, en base a éstos pronostica el futuro.
    Si acierta “Ya lo dije yo” y si falla, es debido a bla, bla, bla… Lo cierto es, si somos realmente sinceros, que no tenemos ni puñetera idea de cómo van a quedar los partidos políticos después del 20 N. Es como el pronóstico del tiempo, nos dan el pronostico para la semana próxima y se termina por llegar a la conclusión de que en invierno hará frío y en verano calor.

  2. Comentario de Guillermo López García (13/08/2011 12:55):

    ¿Se colige, entonces, que la alternativa es no aportar un solo dato y decir “pues no sé qué va a ocurrir, ni idea” sobre cualquier tema?

  3. Comentario de Rosalía (13/08/2011 13:30):

    Yo creo que en sistemas grandes y complejos, como el que nos ocupa, es imposible predecir lo que va a pasar, pero pasa lo mismo con un plan de vuelo, que nunca se cumple del todo pero sin él no llegamos ni a despegar el avión. Obviamente, el plan de vuelo tiene que tener un mínimo de calidad. Por otra parte, hay algunas áreas en las que sencillamente no podemos tener nunca un analista de fiar. Por ejemplo, un analista bursátil que sepa en qué hay que invertir para ganar dinero no va a compartir con nosotros los mortales tan preciada información.
    En el caso del comentario #1, me parece que su opinión es aplicable a gran parte de los “analistos” profesionales (quisir, que cobran y viven de ello), que tienen mucha jeta y en la mayoría de los casos ni peregrina idea. Recuérdese a la ministra Salgado sacando pecho cuando las previsiones son buenas, y desvirtuándolas cuando son malas, diciendo que “las previsiones son sólo eso, previsiones” (sic). Guillermo no entra en esta categoría, me temo. Han querido lincharlo por la crítica de Juego de Tronos (aquí va la referencia de rigor), pero eso es otro tema.
    Por lo tanto, tenemos que considerar estos análisis como simples ejercicios de especulación sobre lo que va a pasar, elaborados con base en los datos de los que disponemos, que son, como siempre, incompletos. Nos podemos equivocar, y de hecho nunca acertaremos del todo, pero desvirtuar estos análisis tan categóricamente es, en mi opinión y sin ánimo de ofender, tan fácil como improductivo. Quien no friega platos no los rompe, pero tampoco los limpia.

  4. Comentario de Los adivinos de lo pretérito (13/08/2011 19:58):

    Vaya por delante el ánimo de no ofender. En el caso de las elecciones del 20 N, hasta un adolescente, únicamente con algo de sentido común, predice que el PP va a ganar las elecciones y tiene tantas posibilidades de acertar como el mejor, más caro y sabio estudio estadístico que se pueda realizar, al menos aquel no esta sometido a contentar al cliente pagador. Tenemos que tener muy en cuenta que los análisis basados en argumentación por analogía a hechos anteriores, per se, a lo máximo que pueden llegar es a la probabilidad. En este caso en particular el factor humano está presente casi al cien por cien. V.g.: el día de las elecciones simplemente el tiempo que haga condiciona un importante porcentaje de votantes que vaya o no vaya a votar.
    Posdata: soy un asiduo y agradecido lector desde hace algunos años de está página y de la del Sr. Guillermo. Por prudencia no suelo hacer consideraciones a lo que aquí se publica. Las observaciones de un desconocido, las dudas del indiferente, a veces las mismas necedades del ignorante, hacen descubrir ideas y puntos de vista totalmente nuevos, que ensanchan e ilustran cuestiones que jamás hubiéramos sospechado.

  5. Comentario de Guillermo López García (13/08/2011 22:29):

    El voto es el conjunto de una serie de condicionantes y, en efecto, jugar a aprendices de brujo es siempre arriesgado. Mi artículo pretendía dos cosas: 1) explicar qué había pasado en anteriores comicios, y con cuáles podía hacerse una comparación más ajustada respecto de estas Elecciones; y 2) dejar sentado que va a pasar lo que casi todo el mundo tiene claro que va a pasar, y que estas no son unas elecciones competitivas. Porque, por muy variopintos que sean los motivos por los que la gente vota, a mí me parece que la situación económica y el hartazgo con el gobierno son imposibles de remontar en estos dos meses, por muy listo que sea Rubalcaba.

    Y todo eso, por supuesto, se puede debatir. Y también me puedes decir que te parece un planteamiento estúpido, o que no aporta mucho. Pero es que tu primer comentario parecía una enmienda a la totalidad, en el que no se podía debatir nada.

    Un cordial saludo

  6. Comentario de Fran Leal (14/08/2011 00:40):

    Esto sonará a coña, pero sólo quería escribir un comentario para felicitarles por LPD.
    Les sigo desde hace más de siete años (especialmente a Guillermo y a Álvaro) y me pareció que ya era hora…
    Muchas gracias por todas las opiniones y análisis, pero sobre todo gracias por las innumerables carcajadas que he soltado leyendo muchos de sus artículos.

    Un saludo

  7. Comentario de Guillermo López García (14/08/2011 10:03):

    Qué podemos decir… ¡Muchas gracias, Fran!

  8. Comentario de Gekokujo (17/08/2011 11:34):

    Es cierto Guillermo. Yo también he reído y disfrutado con muchos artículos publicados aquí. A veces me resultan endiabladamente enrevesados, como si se tratara de emular a Juego de Tronos, pero vale, se disfruta igualmente.

  9. Comentario de Gekokujo (17/08/2011 11:40):

    Bueno, mi percepción subjetiva es que en cualquier caso el PP no va a lograr mayoría absoluta. Cosa de la cual no estoy seguro qué pensar. Una mayoría absoluta significa responsabilidad absoluta.

    La torpeza mediática de los peperos creo que les pasará factura. Ya que percibo claramente, supongo que muchos españoles (e inversores) también, que ahora que tocan poder cambian su discurso descaradamente. En pocas palabras, que aparecen como unos sujetos poco de fiar.

Comentarios cerrados para esta entrada.