X–Men. Primera generación

ATENCIÓN: Esta crítica de la película X-Men: primera generación contiene numerosos OJOCUIDAOs (a.k.a. spoilers) que revelan aspectos básicos del desarrollo de la trama. Porque así de cabrones somos en LPD: hacemos una crítica de algo y la llenamos de OJOCUIDAOs, en lugar de limitarnos a especular sobre la poeticidad del intertexto subyacente al relato fílmico

Esta película contiene dos ingredientes que, combinados, garantizan el éxito: está ambientada en la crisis de los misiles cubanos de 1962, y es una película de superhéroes. Comprenderán Ustedes que, ante semejante provocación (mezclar la Guerra Fría con afeminados jóvenes en mallas), LPD tenía que ver esta película y contársela a Ustedes.

No es que los cómics sean una maravilla, pero en todo caso está claro que los X-Men (o “La Patrulla X”, como diría un señor acodado en la barra de un bar decorado con imágenes de toreros, en el improbable caso de que un señor así leyera cómics de superhéroes) son lo peor. Creados, como casi todo el “Universo Marvel” (Spiderman; los Cuatro Fantásticos; los Vengadores; la Masa; …), por Stan Lee, los X-Men siempre fueron el hermano pobre. Un grupúsculo de adolescentes con poderes poco significativos liderados por un improbable “Profesor X” (hagan los chistes que Ustedes quieran con eso; por ejemplo, una atractiva estudiante diciendo, con el clásico hilo musical de fondo: “Profesor X, mis genes están descontrolándose, ¿qué puedo hacer?”) llamado Charles Xavier, el más poderoso de todos ellos, pero confinado a una silla de ruedas.

La Patrulla X en su salsa, con Charles Xavier mandando. Obsérvese el comentario de rendida admiración de la Chica Maravillosa ante el poderío del Profesor X

Los chavales del Profesor X eran mutantes. La gracia del asunto estribaba en que sus poderes no venían de una araña radioactiva, ni de una radiación de rayos gamma, ni de un meteorito radioactivo. La radioactividad era una cosa muy de los sesenta, también en la fértil imaginación de los guionistas de cómics. Pero tampoco podías convertirlos a todos en superhéroes por esta vía, así que Stan Lee decidió tirar por la genética.

El resultado fue un fiasco. Los mutantes pasaron sin pena ni gloria por los años sesenta, convirtiéndose en un cómic menor. Pero años después otro guionista, Chris Claremont, dio con la clave para popularizarlos. Los mutantes… ¡Eran diferentes! Y, como tales, serían perseguidos implacablemente por la Humanidad, temorosa de verse sustituida por ellos.

En ese contexto, el Profesor X intentaría utilizar a su Patrulla X en beneficio de la Humanidad y a pesar de sí misma, para defenderla de los malvados mutantes que, en efecto, pretendían exterminarla. ¿Captan la metáfora? Con ese sorprendente e imprevisto giro del guión, Claremont firmó unos cuantos cómics que entonces parecieron memorables y ahora se antojan ridículos. Y también abrió la caja de Pandora.

Puede que Usted piense que no hay límites a lo que la radiación puede hacer, en términos de convertir a adolescentes normales en individuos sin sentido del ridículo que se atavían con unas ajustadas mallas de colorines y salen a combatir el Mal (o a generarlo, según los casos). Pero, si la radiación no tiene límites, imagínense Ustedes la genética.

En cada número de la Patrulla X aparecían nuevos mutantes. Como las ventas acompañaban, surgieron varios grupos de superhéroes y supervillanos que comenzaban nuevas colecciones de cómics, en las cuales aparecían, número tras número, más mutantes. Los mutantes proliferaron hasta límites que van mucho más allá del ridículo. Cada vez con poderes más absurdos e inverosímiles, cada vez con trajes más horripilantes, y cada vez con historias más aburridas y previsibles. Los mutantes de Stan Lee daban pena, porque nadie (y menos que nadie los lectores) les hacía caso. Los mutantes de Claremont, en los 70-80, daban grima. Y así fue durante mucho tiempo.

La cosa comenzó a cambiar gracias al enésimo intento de Marvel por actualizar a sus personajes, lo que se llamó la línea Ultimate (aparecida a finales de los noventa): reescribir la historia de los principales personajes de Marvel adaptándola a los nuevos tiempos. La cosa salió, por una vez, muy bien, e incluso las historias de mutantes comenzaron a tener algún interés. Casi al mismo tiempo, se estrenaba la primera película de X-Men, bastante digna. Años después, la segunda, mucho mejor. Y hace relativamente poco tiempo la tercera, tan infame que casi podría convertirse en un cómic de la mencionada “Edad Dorada” de los mutantes de Chris Claremont.

La tercera película de X-Men, además, se cargaba a un montón de personajes. Lo cual, en sí, preciso es reconocerlo, es algo bueno, dado que la inmensa mayoría de los mutantes son insoportables. Pero también dejaba en un estado precario a los dos personajes más interesantes de la saga: el Profesor Charles Xavier (“Profesor X”), que acababa la película introduciéndose en el cuerpo de otra persona, y su archienemigo “Magneto”, el Amo del Magnetismo (esto es lo mejor de escribir sobre cómics: ¡uno puede meter mayúsculas grandilocuentes por todas partes!), que a duras penas lograba preservar su poder.

Era difícil retomar la saga después de semejante desaguisado, así que la cuarta película de X-Men opta por comenzar desde el principio. Explicando cómo se inició el sarao de los mutantes. Cómo se desarrollaron los primeros mutantes, allá por la Segunda Guerra Mundial.

Como siempre, detrás de cada gran avance de la Humanidad, nos encontramos a los mismos responsables: los nazis, que, con sus avanzadas técnicas de concentración y extensión de las capacidades del ser humano, logran despertar las habilidades latentes de Magneto, entonces un niño judío que ve cómo los malvados nazis asesinan a su madre en su presencia. Magneto pasa a ser cobaya de los nazis, escapa aprovechando la liberación rusa y se convierte, allá por 1962, en un atractivo joven, enormemente macarra, con un único objetivo: vengarse del malvado científico nazi que asesinó a su madre.

También en 1962, el Profesor Charles Xavier, “Profesor X”, lee su tesis doctoral en la U. de Oxford. ¿El tema? Las mutaciones. El Profesor X es consciente de su importancia como mutante y de que hay otros como él, así como de que las mutaciones han venido para quedarse y crearán problemas con los débiles y egoístas humanos. También es consciente de que con el rollo ese de la mutación y “mírame, nena, soy Doctor de Universidad. Sí, sí, Doctor. Ahí queda eso” se liga un huevo. Ahora se liga si estás ciclado, tienes un BMW y una expresión de inteligencia en la cara similar a la de Sergio Ramos, pero en los subdesarrollados y antiguos años 60 se ligaba con el intelecto. ¡Así de chapados a la antigua eran los Antiguos!

Mientras tanto, en la CIA descubren que unos malvados mutantes (entre los cuales está nuestro científico nazi favorito) se han aliado con los rusos para provocar la III Guerra Mundial. Esta sorprendente revelación merece un comentario. Por un lado, por “provocar la III Guerra Mundial” la CIA entiende lo siguiente: los rusos saben que los americanos han desplegado misiles atómicos en Turquía, y se dicen “¿que no haré yo lo mismo?, así que se disponen a desplegar misiles soviéticos en Cuba. Es decir, que las cosas, en la película, son como fueron en la realidad. Si EE.UU. despliega misiles en las fronteras de la URSS, es para preservar la paz. Si la URSS hace lo propio en las fronteras de EE.UU., y sólo como respuesta al despliegue americano previo, estamos ante una prueba más del imperialismo de la URSS y su afán belicoso. HazteOír no lo habría explicado mejor.

Por otro lado… ¿Qué significa esto de que un científico nazi se alíe con los rusos? ¿Cómo es posible que, después de la II Guerra Mundial, quedase un solo científico nazi para aliarse con los rusos? ¡Pero si todos estaban en nómina de la CIA, todos trabajaban, orgullosos y contentos, para EE.UU. con el noble objetivo de frenar el imperialismo y el afan belicoso de los comunistas!

Pero el caso es que en esta película las cosas se plantean así. El Profesor X quiere parar la guerra EE.UU. – URSS., pues es así de pretencioso a la par que blandito-Guardiola. Magneto quiere cargarse al científico nazi que asesinó a su madre y le convirtió en lo que es ahora. De manera que ambos se alían en pro de un objetivo común. Para ello, pasan a colaborar con la CIA y se ponen a buscar mutantes por ahí, que se llevan a la instalación supersecreta proporcionada por la CIA.

Esta instalación supersecreta es una especie de parque temático para que los jóvenes mutantes se solacen a gusto. Todo el mundo campa a sus anchas por ahí y cómodas carreteras de cinco carriles llevan directamente a la instalación supersecreta, a la que sólo le falta un cartel en la puerta en el que ponga “Instalación supersecreta”. ¡Qué diferencia con las instalaciones supersecretas de los rusos, que son palacetes neoclásicos decorados con gusto exquisito, en medio de Siberia, lejos de todo! ¡Qué mensaje subliminal, que defiende con vehemencia la superioridad de la democracia del pueblo frente a las plutocracias occidentales, encontramos aquí!

Tan secreta es la instalación de la CIA que, naturalmente, los malos la descubren. Y como buenos malos se plantan allí, aprovechando la oportuna ausencia del Profesor X y Magneto, se cargan a todos los humanos presentes en las instalaciones e intentan atraerse a los cachorros mutantes a su causa. Y allí encontramos la clave de la película: la Diferencia es el Mal. O, al menos, la Diferencia de toda la vida. Si eres rubio y con ojos azules, WASP, de raza aria, ya puedes tener superpoderes, lanzar rayos, volar, cosas así… Que no pasa nada. La mutación estará integrada en la natural bondad y ganas de trabajar por el bien común propios de los blancos.

En cambio… ¡Ah de ti si, además de mutante, eres Diferente! En tal caso, tu camino por la tierra será un camino de sangre, sudor y lágrimas, infligiendo y recibiendo dolor. Esta terrible lección es la que los malos asestan a los cachorros mutantes. Primero de todo, cargándose a uno de los mutantes: el único miembro del grupo que es negro (que ya es bastante jodido ser negro en los sesenta para, además, ser mutante, y, además, morir).

El resto del grupo se queda atónito ante tal exhibición de maldad. Todos ellos salvo una mutante, poseedora de poderes ridículos incluso para el estándar de un cómic (vuela con unas alitas de hada y lanza bolas explosivas, o algo así, por la boca), de raza latina, o mulata, o una mezcla entre ambas. En todo caso, una raza que no es la buena. Una raza que habría sido desechada por los nazis, y que aquí es acogida en el seno de la Comunidad del Mal. ¡Qué recuerdos nos trae todo esto del Señor de los Anillos!

La Comunidad del Mal cuenta también con un rojo comunista (la Diferencia no es sólo étnica, también puede ser ideológica; aunque habitualmente una cosa lleve a la otra), un piel roja (¿lo ven? ¿lo ven?) y una buenorra comunista, la clásica espía que vino del frío. Todos ellos acaudillados por nuestro científico nazi favorito, que muy diferente no es que sea. Por eso (¡OJOCUIDAO!¡OJOCUIDAO!) al final es asesinado por Magneto, un Diferente que cuenta con mucho más pedigrí para acaudillar a la Comunidad del Mal (un judío mutante… ¡Magneto lo tiene todo!).

El final de la película llega al corazón. El carguero con los misiles soviéticos está a punto de atravesar la zona de exclusión marcada por EE.UU. Las flotas estadounidense y soviética se observan, dispuestas a entrar en combate. En esto que los mutantes buenos se enfrentan a los malos, los vencen, Magneto (como hemos dicho) asesina al malo malvado nazi y todo queda arreglado.

Es en ese momento cuando la Humanidad toma conciencia de sí y americanos y soviéticos, todos a una, deciden unirse en pro del bien común y en contra de sus archienemigos: los mutantes. Así que las dos flotas disparan su arsenal al Profesor X y toda la panda. Magneto para los misiles y los manda por donde han venido para hundir ambas flotas. El Profesor X, más buenista que nunca, dice “¡No! ¡La Humanidad no se merece esto!” y se lanza contra Magneto. En el subsiguiente guirigay, los misiles explotan sin causar males mayores, pero el Profesor X recibe una bala perdida y queda paralítico. Ahí asistimos al clásico “momento cómic”: Magneto profiere desgarradores gritos de horror y pena, se repone, suelta un discursito de “quien no está conmigo está contra mí”, coge a todos los Diferentes que quedan y se pira. Días después el Profesor X, ya en una silla de ruedas, decide institucionalizar su discreto trabajo en pro de los mutantes, en una base secreta, cuya ubicación es ignorada por todos los humanos, desde la cual operará: la casa de sus padres (el Profesor X, en efecto, aprendió mucho de tácticas de ocultación y espionaje durante su colaboración con la CIA).

La película, en fin, resulta muy recomendable. La historia es ridícula, como cualquier historia de superhéroes, pero no tanto. Está muy bien llevada la ambientación sesentera, la cual, en sí ridícula, contribuye a paliar o a naturalizar el mencionado ridículo de la historia. Y el trasfondo político le da bastante miga al asunto. Queda claro, por último, que en igualdad de condiciones los rusos mucho mejor: con una economía precaria, odiados por Occidente, el honrado pueblo ruso edifica una sociedad próspera e igualitaria plagada de palacetes secretos y armas nucleares. Pese a lo cual, la natural bondad de los rusos les dificulta sobremanera responder a las provocaciones y la chulería estadounidenses, y sólo en una situación límite se ven obligados a responder, con el peso moral añadido, además, de ser muy conscientes de lo que están haciendo (comenzar la III Guerra Mundial), con esa mezcla entre lucidez y fatalismo tan propios de Rusia.


Compartir:

  1. Muy bueno, Guillermo. Y Bryan Singer (que sigue siendo en ésta guionista y productor), como buen gayer, insiste en su visión de “X-Men” desde el punto de vista gayer en plan lo diferente es bueno pero también nos separa. Momentazo la despedida de Magneto y Xavier en la playa, si parecían Burt Lancaster y Deborah Kerr en “De aquí a la eternidad”!

    Comentario escrito por Manuel de la Fuente — 06 de June de 2011 a las 12:00 pm

  2. Yo, que me acodo, con mi cañita tirada como solo en los madriles se tira y una ración de rabo de toro que no se la salta un gipsy, en barras de bares decorados con imágenes de toreros, aún a mis más de treinta tacazos, en vez de buscar un proyecto estable de vida y compartirlo con una buena chica de buena familia, me leo algún comic (o tebeo, como decimos en la tasca). Así que soy prueba viviente de que en estos tiempos, el prototipo de nuevo fascista español que moja su bigote con espuma de cerveza no esta reñido con leer viñetitas.

    Que se puede pensar que esto es un claro síntoma de retraso mental, si ¿y que?, ¿me van a criticar ustedes con la ministra de sanidad que tienen?

    Además ¿que tienen de malo las mallas?, ¿es que es menos ridículo Cristiano Ronaldo vestido de calle?, ¿Le puede sentar peor a una persona el traje que a ZP?, pues eso. Y la peli ya la veré.

    Y un cordial saludo y fuerte abrazo a Guillermo, por sacar el decorador de interiores que lleva dentro y acabar convirtiendo LPD en un tebeo.

    Comentario escrito por Bunnymen — 06 de June de 2011 a las 12:09 pm

  3. ¿Se da Usted cuenta, Bunnymen, que la encendida defensa que ha hecho a lo largo de todo su comentario de la lectura y disfrute de los cómics de superhéroes entra un tanto en contradicción con su última frase?:

    “por sacar el decorador de interiores que lleva dentro y acabar convirtiendo LPD en un tebeo”

    A menos, claro está, que quiera Usted decir que en realidad le parece bien que LPD sea un tebeo en el sentido en que Usted los vive y disfruta: un mundo lleno de colorines con mallas ajustadas.

    Que oiga, que yo tengo tebeos hasta de Vértice y la colección completa de Spiderman, incluyendo el Vol. 1 de Forum original, nada de reediciones gayers. ¡Si hasta tengo cómic USA! ¡El número 17 de Daredevil, con el primer crossover con Spiderman! En resumen: a mí no me mire.

    Un cordial saludo

    Comentario escrito por Guillermo López — 06 de June de 2011 a las 12:39 pm

  4. Guillermo, una crónica magnífica. Incluso a mí, con lo alejado que estoy de ese mundo de los comics, me han entrado unas ganas enormes de ir al cine a verla.

    Comentario escrito por Valenciano — 06 de June de 2011 a las 12:44 pm

  5. Vengo de vuelta aquí tras mucho tiempo de defunción de la RBBE ¿y que me encuentro?.Que toda la LPD es ahora mundo gay, si no este articulo coño.
    Anda y que os den

    Comentario escrito por Salgado must die — 06 de June de 2011 a las 12:51 pm

  6. ¡Míchel Salgado a la rodilla! ¡A la rodilla!

    Comentario escrito por Valenciano — 06 de June de 2011 a las 1:01 pm

  7. “MUTANTE (que no votante) Y A MUCHA HONRA”

    Vaya por delante que la peli me gustó mucho, mucho, mucho. Soy “asín de infantil” y básica. El rollo ese de tener poderes y hacermelo con Lobezno (el de verdad) me pone. No obstante y ya puestos a destripar la peli este artículo se debía haber títulado asi, “Mutante y a mucha honra”, mítica frase que Mística le larga al nene peludo del laboratorio (pseudo lobo que no es ÉL, Lobezno) en plan, “nene reivindica tu esencia” y que generó carcajadas en la Sala donde yo estaba, pensando que era coña (y es que, los makineros del Kinnepolis, semos asín de guais, que hasta pillamos las ironías). No sé qué dirá la versión original (en Kinnepolis están desatados y la ponen en la sala 12) pero por su bien confio que la frasecilla de marras evolucione a “To be proud of being mutants (oigase americans or united stater)” ( o algo asi, en traducción literal barriobajera).

    Por otra parte, no deja de tener su gracia los líos que se llevan con los mutantes (me suena que el jovencillo Wasp del hula hop de fuego ya estaba en X- Men III, con lo que ¡¡¡se conserva estupendamente!!!). Y Lobezno aparece en plan “cameo” cuando creo recordar que el precisamente es el único que “es creado” como soldado, ¿no?. Recuerdo que a partir de X-Men II se iba descubriendo su origen “artificial”, no?.

    Y ya finalmente… a mi me hubiera gustado más sexo y no el beso sosera ese… pero claro,mi mente calenturienta no pude tenerlo todo.

    Ah! Fui con Javi, que alucinó con que yo, junto con toda la sala salieramos encantados. Lo que ratifica que está mayor :-).

    Comentario escrito por Bárbara — 06 de June de 2011 a las 1:03 pm

  8. Si, me doy cuenta, pero nadie le dijo que yo fuera una persona coherente. A ver, yo como hombre educado por el Capitán América en los valores demócratas y de libertad defiendo su derecho a expresarse, ya sea mediante la palabra, o con dibujos de colores, que es más su gusto. Pero vamos, que no le miraba a usted, yo era por quejarme de algo, autoafirmarme, y buscar la bronca por la bronca

    A mi, la mayoría me desaparecieron en una “limpieza” echa por mi santa madre. Razón por la cual hoy mantengo que el asesino de la katana de Murcia en realidad es un buen chaval. El resto se los regale a un amigo, para salvarlos de otra nueva “limpieza”. Era más feliz al saber que alguien disfrutaría con ellos, aunque no fuera conmigo.

    Ahora, que la película no la he visto (la veré), pero como el comic lo conocía voy a sentar cátedra. Que la patrulla X original no triunfara me parece lo lógico, a ver que adolescente se identifica, o quería identificarse con…

    -El jefe, que perdía las gafas y ya tenia que ir tanteando a gatas.
    -La bestia, saltimbanqui físico y mental de aspecto orangutanesco.
    -El hombre de hielo, un súper poder muy útil para hacer botellones en Agosto. Actual empleado en una mojiteria.
    -El Ángel, o si Guti tuviera alas.
    -La chica, hacia cosas con la mente, pero la querían por su cuerpo.

    Y luego un parapléjico, ¿Cómo iban a triunfar estos inutiles?

    Comentario escrito por Bunnymen — 06 de June de 2011 a las 1:21 pm

  9. DEspués de este artículo ¿con qué cara vengo yo a LPD a decir que coleccionaba “La Patrulla Equis” de Claremont en los noventa? Sí, cuando aún no me dejaban entrar en las tascas…

    Lobezno es mutante “desde siempre” en tanto en cuanto regenera las heridas y tiene ciertos sentidos agudizados (vamos, que va olisqueando entrepiernas por ahí).
    Como dices, Bárbara, todo el añadido metálico es implantado. Como no he visto la peli no sé si meten la pata, pero en los comics se dejaba claro que el tipo ya era adulto al menos en la IIGM, así que mientras no saque las garras antes de, digamos, los 70, todo está dentro de lo admisible (teniendo en cuenta que hablamos de que la gente tiene genes que les permiten volar y tirar rayos).

    Comentario escrito por Nacho Pepe — 06 de June de 2011 a las 1:41 pm

  10. Pues habrá que echarle un vistazo, y eso que, como decís, para mí la patrulla X siempre ha sido un tanto chunga, pero de las películas de tíos en mallas son de las menos malas…

    Por cierto, el otro día vi en una tienda el cómic del Superman comunista, Red Son. Lo ojeé y, lógicamente, fui a buscarlo por internet…

    http://es.wikipedia.org/wiki/Superman:_Red_Son

    Os lo recomiendo, tiene su gracia, con su Lex Lutor capitalista malvado (como siempre), o su Batman guerrillero…

    Saludos

    Comentario escrito por asertus — 06 de June de 2011 a las 2:52 pm

  11. Bárbara, en cuanto a sus deseos, no se preocupe, que seguro que la industria del porno, siempre al quite, se hará eco de sus demandas, si es que no lo ha hecho ya, para que pueda ver sus héroes en todo su esplendor.

    Comentario escrito por Bunnymen — 06 de June de 2011 a las 2:56 pm

  12. Sobre Lobezno (mi yo fiki no puede resitirse):

    - Según comic y película, Lobezno nace en USA (cómo no)3n el siglo 19.
    - Su “mutación” es la capacidad de regeneración (por eso no envejece) y las garras (originalmente ya las tiene, pero son de hueso)las saca desde siempre.
    - Los militares lo que hacen es aprovechar su capacidad de regeneración para cambiar su esqueleto original por uno de adamantium (que según la “muy interesante”, no existe: http://www.muyinteresante.es/iexiste-el-adamantium ¡toma ya dato astúpido!
    - En teoría también tiene desarrollados los instintos en plan animal (oído, olfato, fuerza…).
    -

    Comentario escrito por Sedi — 06 de June de 2011 a las 3:54 pm

  13. “¡Míchel Salgado a la rodilla! ¡A la rodilla!”

    Que rodilla ni que niño muerto, a la cabeza como los onvres.

    Y algo de razón tiene, LPD antes molabas, ¿Qué te ha pasado?.

    Y la peli una mierda como un piano, hoygan.

    Comentario escrito por Controlce — 06 de June de 2011 a las 4:05 pm

  14. Supongo que iré a verla, aunque no sea muy fan ni siga Marvel ni nada.

    Ahora, me llama un poco la atención que siendo que en estas pelis deciden, sabiamente, pasar de los trajes de payaso y ponerles unos uniformes asi modernillos y tal, no tuvieran a bien no poner a Emma Frost con su pinta de prostituta callejera de los comics, sino con algo de ropa decente.

    Comentario escrito por Latro — 06 de June de 2011 a las 4:12 pm

  15. Nada, pues a la cabeza, ¡a por ellos, Míchel!

    Comentario escrito por Valenciano — 06 de June de 2011 a las 4:29 pm

  16. 12 – Error, Sedi. Lobezno es, o al menos el de los comics, canadiense.

    Claro que por lo cafre si que parece mas bien americano, que los canadienses tienen mas fama de bonachones pacifistas que de camorreros, pero es lo que esta escrito, no me lo invento.

    Comentario escrito por Latro — 06 de June de 2011 a las 4:47 pm

  17. #8, que sepa Usted que le acompaño en su desgracia. Mi madre también fue la causante de que perdiera mis tebeos. Pero fue, si me permite, incluso peor. Un buen día volví a mi casa y mi madre me dijo algo así como que habían venido unos chiquillos muy majos (de un barrio marginal de Valencia) del Kolectivo al que ella ayudaba para llevarse un mueble y, claro, los chavales habían mirado mis tebeos con una ilusión que… ¡Pues que se lo había dado!

    ¿Pueden Ustedes creerse algo semejante? Así, con un par de ovarios. Que a noséquién se le habían antojado MIS tebeos… Y mi madre se los dio! ¡Por su cuenta y riesgo! Yo me quedé tan acojonado ante semejante cosa que, la verdad, es que no supe ni qué decir (en las dos décimas de segundo que tardé en estallar). Mis tebeos, mis adorados tebeos, compilados laboriosamente durante años… Y mi madre se los da al primero que pasaba por ahí. La verdad, estuve por coger su coche, o toda su biblioteca, o el sofá, y dárselo al primero que pasaba por allí “porque, madre, el yonqui drogota al que le he dado tu coche lo miraba con una ilusión que…”

    Años después, volví a edificar mi imperio (y a incrementarlo). Pero no vea Usted la de dinero y de esfuerzos que me costó. Y lo que jode comprar lo mismo por segunda vez (y la posibilidad cierta de que estuviera comprando otra vez mis tebeos, una vez el chaval “superilusionado” al que mi madre se los dio los hubiera vendido para comprar LSD).

    Y ahora ya conocen todos mi relación amor / odio con los cómics de superhéroes. Hala, ya está.

    Un cordial saludo

    Comentario escrito por Guillermo López — 06 de June de 2011 a las 5:28 pm

  18. Bunnymen, cacho cabrón(*) sigue así y no sólo esta página será un yermo páramo de letras sin afoticos pa que nos entretengamos los que leemos el marca moviendo los labios (Alvaro dixit), sino que además, esto será por siempre jamás el campo de nabos que acostumbra. Sea usted más fino y no nos espante las visitas femeninas, haga como Guillermo, a quien no le importa bajarse los pantalones en la temática del invento este, cualquier día comenta (elogiosamente) una peli de sexo en nueva york o mierdas de esas con tal de ver por aquí alguna “jembrilla” de vez en cuando (menos mal que los contadores de visitas y los analytics esos no se han enseñado aún a distinguir por sexo)

    (*) Nota al pie: lo de cacho cabrón está dicho con el máximo de los cariños y respetos, por si acaso se pone usté farruco o algo, que no me gustan los bocatas de nudillos, ni aún dialécticos.

    Comentario escrito por Jiri — 06 de June de 2011 a las 5:30 pm

  19. #9, la verdad es que yo nunca fui mucho de mutantes. La primera vez que me leí los comics de Claremont / Byrne fue hace unos cinco años. Me gustaron al principio, pero luego pierden el norte como un Zapatero cualquiera. Por otro lado, la gente que me cae bien del “mundillo” (Neil Gaiman, Grant Morrison) siempre se los ha tomado un poco a cachondeo. Y yo, seguidista que es uno, pues también.

    #5 y #13, si la crítica es por la foto, me permito recordarles que fue la RBBE la que introdujo semejante novedad en nuestras vidas. Si es por el contenido, pues qué le vamos a hacer.

    Comentario escrito por Guillermo López — 06 de June de 2011 a las 5:32 pm

  20. #18 “Sexo en Nueva York” es una línea roja que jamás pasaré. Uno aún tiene algo de firmeza, convicciones y valores, aunque sea poco

    Comentario escrito por Guillermo López — 06 de June de 2011 a las 5:34 pm

  21. Hola. Soy un chico de Madrid, universitario, bien parecido. Coleccioné ‘Los Nuevos Vengadores’. Busco señora obesa que me ate, defeque sobre mi pecho desnudo, se marche de mi casa y tire las llaves de las esposas al río. Razón aquí.

    Comentario escrito por Álvaro — 06 de June de 2011 a las 5:51 pm

  22. Muchísimas gracias por las aclaraciones a Bunnymen, Nacho Pepe, Sedi y Guillermo, la verdad es que yo sólo he visto las pelis ( mi fase de cómics se limitó a los SuperHumor y Ásterix).

    Bunnymen, conozco a uno de los más importantes expertos en porno (incluso escribió un diccionario!!) y me pongo a buscar la peli de mis sueños. Si la encuentro ya les cuento.

    +Bss

    Comentario escrito por Bárbara — 06 de June de 2011 a las 5:52 pm

  23. Lobezno es de origen canadiense: se puede ven en la serie de seis comics Lobezno Origen. Que con fines educacionales pueden ver aquí si no me creen. Y nace con garras eso sí.

    Si me pongo en modo abuelo cebolleta la generación del 81 (my generation) considerabamos más cool los comics japoneses… esos que se llamaban manga y generaban violencia y tal…. años después descubrí V de Vendetta y entendí mi error y volví al mundo occidental.

    Ahora acumular posesiones en digital es mucho más fácil (y a prueba de madres), pero de vez en cuando uno pica y con gabardina y gafas de sol vuelve a una tienda de segunda mano.

    Comentario escrito por GaUsS — 06 de June de 2011 a las 7:28 pm

  24. Me extraña que nadie haya hecho comentario sobre la aportación del cine español: se han fijado ustedes que el muchacho que hacía malabares con los vientecitos era español de ESPAÑA: el susodicho salió en el Hormiguero to ilusionao, para luego no decir ni mu!!!

    Comentario escrito por Bailiazgo — 06 de June de 2011 a las 10:15 pm

  25. “#5 y #13, si la crítica es por la foto, me permito recordarles que fue la RBBE la que introdujo semejante novedad en nuestras vidas. Si es por el contenido, pues qué le vamos a hacer.”

    Por la parte que me toca la queja es por el contenido y ahora por la excusa, que te ha quedado de un Bambi fin de ciclo que tira de espaldas.
    Ya te veo llamando a Boix de Rubalcaba de la vida. Ahora admito que hacer algo de semejante truño de película solo esta al alcance de un critico de “dias de cine”.
    La pelicula es mala con avaricia y tu critica es mejor que ella lo que no dice mucho a su favor, pero que le vamos a hacer.
    Hala ya se me ha pegado el talante.

    Comentario escrito por Controlce — 06 de June de 2011 a las 11:02 pm

  26. Jiri, pero si es por mi comentario en #11 cosa mejor intencionada no vera usted con el público femenino, que ni hablando en plural ellos/ellas se consigue tanta igualdad, armonia y fraternidad como con el disfrute del cine pornográfico. Bueno, mire #22

    En cuanto “sex in the city”, ejem…

    http://www.lapaginadefinitiva.com/2006/09/09/sexo-en-nueva-york/

    En fin, que yo también comparto un poco la opinión de Guillermo, los comic, más de supertios, son una infantilada, y como tal hay que tomársela, a mi me gusta disfrutarla así cuando tengo ocasión y dejo por un rato las paginas del Herald Tribune y Le monde Diplomatique. Los intentos, o argumentos para darle una dignidad o categoría se arte “serio” ni me gustan ni creo que procedan, lo cual no quita para que algunos tengan chicha desde un punto de vista intelectualoide, y esta muy bien, pero no hay que pasarse.

    Y ya he quedado para ver la peli mañana.

    Comentario escrito por BunnyMen — 06 de June de 2011 a las 11:34 pm

  27. #17 A mí con cinco años me enseñaron a leer Mortadelo y Filemón, cosa que mi madre nunca supo reconcerle y les condenó al cubo de la basura por el delito de no estar bien recogidos. Siempre consideró una lectura nociva cualquier cosa que tuviera viñetas.

    A veces cuando uno sale fuera se encuentra con que cosas que consideraba una Ley Universal y lo más lógico y normal del mundo son una excepción muy española. Para los padres españoles, al menos los de cierta generación, los hijos son objetos de su propiedad y disponen de sus vidas y sus objetos personales según su criterio y voluntad. La madre española entra te hace la cama y te arregla la habitación sin preguntar ni llamar de manera que antes de que vuelvas de la ducha ya está lista para una exposición. La madre europea te pide por favor que arregles tu habitación y solo toma medidas cuando el olor se nota en el pasillo. Luego pasa lo que pasa, que los chavales no aprenden responsabilidades se hacen políticos y no hay quien les haga dimitir.

    Comentario escrito por emigrante — 07 de June de 2011 a las 9:18 am

  28. Emigrante, si la mía al menos me hubiera hecho la cama a cambio de su libre disposición de todos mis efectos y el insistente empeño en controlar mi vida, quizás no me hubiera largado de casa al poco de cumplir la mayoría de edad… supongo que debo estar agradecido a que la no-reciprocidad me empujara a ser independiente.
    Por lo demás suscribo el comentario al 100%.

    Comentario escrito por Nacho Pepe — 07 de June de 2011 a las 9:48 am

  29. Bunny, en el enlace a Sexo en Nueva York que ha puesto usted la ponían a caer de un burro, por eso puse “(elogiosamente)”, ya que recordaba tal crítica en esta Santa Casa.
    Por otra parte, vista la respuesta de la tal Bárbara, me callo, no pensé que fuéramos a topar ante el escaso tanto porciento de mujeres que dicen abiertamente que les gusta el porno o que al menos no les repugna (fíjense en el vocablo “abiertamente”), pero claro, la culpa es mía, alguien que lee comics de mutantes o al menos ve las pelis puede ser erotómana, pornógrafa, pornófaga o directamente un señor con bigote de Castrocontrigo que desfoga en Internet como quien se viste de señora y se mira en el espejo del ropero de seis cuerpos de madera con papel empapelado como trasfondo y a la luz de una bombilla pegajosa.

    Comentario escrito por Jiri — 07 de June de 2011 a las 10:34 am

  30. Por cierto, aprovecho para comentar que algún día contaré aquí las curiosas costumbres parentales japonesas. Baste decir que mis compañeras de trabajo, jóvenes españolazas ellas en la flor de su veintena, se escandalizaban hasta la histeria y consideraban a los padres (y madres) japoneses básicamente como infanticidas en serie a mitad de camino entre Enrique Anglés y el Demonio de Amstetten.
    Me temo, Emigrante, que la madre española no haya cambiado tanto en las últimas generaciones.

    Comentario escrito por Nacho Pepe — 07 de June de 2011 a las 10:41 am

  31. Más triste es de robar: ¿para cuándo un comentario sobre Predicador?

    Comentario escrito por Destripaterrones — 07 de June de 2011 a las 11:00 am

  32. Madres españolas. Primera generación.

    Comentario escrito por Bunnymen — 07 de June de 2011 a las 11:13 am

  33. Madres españolas = Fenix Oscura + Masacre Mutante + Caída de los Mutantes + Apocalipsis. Todos juntos.

    Sí, yo también fui un friki de los “mutis” (fácilmente reconocibles, entre otras cosas, por que utilizábamos ese ridículo apelativo) cuya colección acabó secuestrada por una madre en mode “esas cosas no pueden ser buenas para el cerebro y te distraen de los estudios” ON.

    Comentario escrito por SM — 07 de June de 2011 a las 12:31 pm

  34. aisss que sabias son las madres españolas..

    Comentario escrito por lalo — 07 de June de 2011 a las 3:30 pm

  35. Parece que todos los comics de nuestra infancia han sido deglutidos por las respectivas madres. En mi caso con agravante, pues a la vez tiró una colección de fósiles recolectados uno a uno por mí(esas piedras, según sus palabras), además de tirar otros achiperres propios de la edad.

    Inicialmente yo leía unos comics de “importación”, quicir, los traían de Barcelona, ufffff, y no lo digo por lo de Polacos, sino porque traer comisc de Barcelona en aquella época era el equivalente a venidos del otro mundo. Los comics los traía el hijo del panadero y eran de Zagor y Texas (¿algún otro los conoce?). Después empecé con los clásicos, que si Kull, Conan, Spiderman, La Masa, 4 Fantásticos,…todos los Marvel y demases. En la adolescencia Manos Kelly, 1984… y ahora NADA, parece que lo real supera con mucho a lo imaginario.

    Comentario escrito por Asín...nos va — 07 de June de 2011 a las 4:44 pm

  36. Pues ya he visto el film, esta muy entretenida…que diría mi madre.

    Y había leído que si el descubrimiento de Magneto y tal, pero como siempre, cuando Kevin Bacón con Queso esta en pantalla no hay quien le robe plano. Y además creo que es mutante de verdad y no envejece como en la película, ¡el tipejo tiene más de cincuenta palos y casi parece de mi quinta!, que coño, esta mejor que muchos de mi quinta.

    Comentario escrito por Bunnymen — 08 de June de 2011 a las 9:07 am

  37. Qué la etapa de Chris Claremont es una horterada! qué, qué?

    por el cristal de m’krahn, por el padre perdido de los hermanos summers, por el bikini amarillo de jean grey el día que cíclope (por fin) se la zumba! guillermo, es ud. un hijodelasuperputa! cómo se atreve?

    de toda mi recua de tebeos vértice y zinco, los únicos que resisten una relectura son los de la pandilla x, coño, si hasta había muertes de vez en cuándo! y menudos tipazos tenían las supermutantes! ay, cuántos alivios adolescentes y no tan adolescentes han empezado tras el ojeo a alguno de esos tebeillos!

    ya sé que acabó como “la gran familia”, pero a mi entender sí que fueron un salto adelante en el mundo de los tebeos: más oscuros y más amargos (hombre, sin pasarse, que al fin y al cabo eran “juveniles”).

    y encima la I y la II están de puta madre y famke jansen! dios mío famke jansen! …les tengo que dejar.

    arrepiéntete traidor, o que las reinas nido te la piquen con un punzón de adamantium!

    j

    pd: por una vez, mi madre, responsable de tantos y tantos traumas míos, no fue la culpable de la pérdida de mis mejores comics. el típico amiguete cabrón me los tomó prestados y meses después reconoció que los había perdido o se los había dejado a un primo o se había limpiado el culo … en fin, que no tenía ni puta idea de por dónde paraban. eso es ser un supervillano y no el juggernautt

    Comentario escrito por de ventre — 08 de June de 2011 a las 10:15 am

  38. de ventre, no se engañe. Claremont es ETA y Bildu y Al Qaeda juntas. O igual es que yo no los leí cuando había que leerlos, en el momento en que aparecieron, y para cuando los leí ya estaba contaminado por toda la chorrada de la proliferación de mutantes, bazofias como X-Force, X-Factor, X-Man, y demás. Pero para mí nunca le llegaron a Spiderman ni a la altura de los las mallas de las piernas.

    Comentario escrito por Guillermo López García — 08 de June de 2011 a las 11:52 am

  39. La película es basura apócrifa.

    Comentario escrito por Grajo — 08 de June de 2011 a las 2:53 pm

  40. Hay quien frente a una adaptación (ya sea libro o comic) siempre se quejara y le parecerá una herejía cualquier desviación. Ante esto solo queda poner la cámara en plano fijo y dejar que una mano anónima vaya pasando las paginas de la obra adaptada.

    Comentario escrito por Bunnymen — 08 de June de 2011 a las 4:08 pm

  41. Guillermo, acabo de volver de ver la película (sí, sí, por tu culpa) y creo que te has pasado en la descripción con los rusos: no despliegan misiles en Cuba como respuesta a los amercianos en Turquía, “ellos no querían”, pero unos mutantes le obligan a hacerlo a su mandamás bajo amenaza y muy chunga. De hecho los soviéticos salen bastante bien parados como unos amantes de la paz víctimas del malvado plan de los mutantes malosos.
    Por lo demás, lo que en cómic parecía exótico en una peli es totalmente ridículo…

    Comentario escrito por Nacho Pepe — 09 de June de 2011 a las 7:01 pm

  42. [...] lo llevaba consigo al nacer, y sólo quiere compartirlo con todos por el bien de la humanidad, como un superpoder de la Patrulla X. Empieza el programa y sale él bajando del coche. Con el pecho para fuera y los brazos en jarras [...]

    Pingback escrito por La Página Definitiva » La red está llena de basura. Nosotros somos la prueba — 13 de June de 2011 a las 1:17 am

  43. [...] habrá lugar a nuevas entregas de la saga, y que Transformers 3 es el final del camino (a menos que hagan una precuela, como con X-Men, que los robots fácilmente podrían dar saltitos y transformarse en los años 30 o incluso antes). [...]

    Pingback escrito por La Página Definitiva » La red está llena de basura. Nosotros somos la prueba — 03 de July de 2011 a las 12:09 pm

Comentarios cerrados para esta entrada.