- La Página Definitiva - http://www.lapaginadefinitiva.com -

España es Azul (VI): Orgullo Asturiano. FAC you!

En algunos de los análisis electorales que me han tocado en suerte (bueno, en realidad, me los pedí yo, porque soy un tanto masoquista), se me ha echado en cara que haga un perfil de la compleja realidad de la comunidad autónoma de turno a partir de una materia prima muy escasa, fundamentada en unas cuantas visitas apresuradas, de un par de días a lo sumo, a dicha región. Que, aunque sorprendentemente haya acertado a menudo en lo que comentaba, se me podría tachar de frívolo y superficial.

Eso no ocurrirá en este análisis. Nadie podrá decirme que elaboro una panorámica de Asturias basándome en un escaso conocimiento directo, en un viajecito de fin de semana, o algo por el estilo. Porque nunca he estado en Asturias. Es más, ni siquiera he estado en ninguna provincia limítrofe con Asturias. Todo lo que diga pueden tomárselo, más que nunca, a beneficio de inventario, pues me voy a basar en lo que he visto en la tele, me han contado algunos amigos asturianos (tampoco se crean que he ido a entrevistarles ex profeso) y he leído por ahí. Anecdotario y chascarrillos convertidos en dogma, más que nunca: ¡a este paso, LPD va a parecer un periódico serio!

Ya saben que Asturias hizo a España, y esto es cierto con Asturias más incluso que con Castilla [1]. En justa correspondencia, España dejó a Asturias hecha una mierda. Cuando llegaron los malvados moros, que nos quitaron lo nuestro durante casi 800 años… ¡sin ni siquiera disculparse! (en afortunada observación del ex presidente Aznar)… Cuando ocurrió tal tragedia, sólo Asturias resistió. Sólo en las montañas asturianas lograron los dos principios máximos que nos animan, el cristianismo embriagador y la Patria detentada por los de siempre, mantener el chollo en marcha.

A partir de ahí comenzó la Reconquista, consistente en un incesante flujo guerrero y repoblador de los asturianos, siempre yendo hacia el sur. Reconquistaron media España y… ¿Cuál es el balance? Pues el que hemos comentado: un montón de asturianos desperdigados por toda España, unas palmaditas en la espalda, un “¡qué majos que son estos asturianos!”, y poco más. Una región pobre, con pulsiones identitarias muy poderosas, aislada históricamente del resto de la Península por la cordillera cantábrica y acostumbrada a enviar notables a Madrid que esporádicamente mandaban, pero sin conseguir mandar del todo, y que generalmente acabaron trasquilados (Jovellanos, Torcuato Fernández Miranda, Francisco Álvarez Cascos, José María García).

Todo ello, esa maravillosa mezcla, tan española, entre un glorioso pasado y un depauperado presente, la sensación, también muy española, de que lo han dado todo por nada, de que no se les tiene suficientemente en cuenta, ha generado en los asturianos un orgullo propio muy acusado, que se manifiesta incluso con agresividad en cuanto les tocas lo que perciben como suyo.

Podría parecer que esto es común de toda España y nuestro Estado de las Autonomías. No es así. Los asturianos tienen una melancolía asturiana, un “me duele Asturias”, una sensación como si les debieran y no les pagaran, que yo no había visto nunca. De ahí que, cuando mandan, manden tanto. Tiemblen Ustedes ante un asturiano que consiga una posición de poder. Álvarez Cascos no es la excepción, sino la regla.

Álvarez Cascos y su mujer, la galerista de arte a la que le compraba cuadros y cuadros cuando era ministro de Fomento. ¡Cómo manda, el tío!

Por otro lado, Asturias combina, con este pasado glorioso y fecundo, una historia reciente en la que el movimiento obrero, reunido en torno a la fuerte industrialización de la parte central de la región (que concentra las principales ciudades: Avilés, Gijón y Oviedo, y a la mayor parte de la población), tiene una extraordinaria importancia. No olvidemos que la antesala de la Guerra Civil tiene lugar en Asturias en octubre de 1934 (ya saben; en palabras del terrorista del Grapo y cómplice de asesinato Pío Moa [2], “La Guerra Civil comenzó en 1934”), o que Asturias es uno de los graneros de votos tradicionales de la izquierda. De hecho, la derecha sólo ha logrado gobernar el principado una vez, en la anterior Marea Azul de 1995, y fue en minoría.

Por supuesto, dicho gobierno acabó como el rosario de la aurora, merced a una tendencia típicamente asturiana que cabría catalogar casi de síndrome: el de las escisiones en la derecha asturiana, provocadas siempre, desde que comenzó la democracia, por la misma persona: Francisco Álvarez Cascos, que hizo al PP asturiano y luego lo deshizo… ¡Dos veces!

En 1995 Cascos, entonces número dos del PP, asume que será él quien, desde Madrid, gobernará en Asturias, que para algo es asturiano y manda. El presidente asturiano, Sergio Marqués, intenta mandar por su cuenta y se acaba produciendo un choque de trenes y una escisión en el PP. Marqués crea un partido personalista, URAS, con el que se presenta a las Elecciones Autonómicas de 1999, en las que el PSOE, ante el espectáculo de desunión que se ha dado desde las filas del PP, consigue vencer con mayoría absoluta (por primera vez desde 1983). En 2003 y 2007 el presidente asturiano Álvarez Areces revalida su mandato, aunque ha de pactar con IU, partido que igualmente ha tenido siempre una presencia considerable en Asturias (de hecho, IU prácticamente siempre sacaba un escaño en el Congreso de los Diputados por Asturias, hasta la debacle de 2004).

En 2011, ante la fuerte erosión electoral del PSOE en toda España, el PP sueña con ganar de nuevo en Asturias, incluso acaricia la mayoría absoluta… Y pasa lo que tenía que pasar. Álvarez Cascos, aburrido desde que abandonó la política nacional, intenta mangonear en el PP asturiano, pero el alcalde de Oviedo, Gabino de Lorenzo, mandamás en la zona, le siega la hierba bajo los pies y coloca a los suyos en todos los puestos de mando. Y Cascos hace lo que tenía que hacer: lo que mandaba la tradición.

Cascos y sus seguidores fundan el partido FAC, con siglas no exentas de humor (Foro Asturias Ciudadano, pero también Francisco Álvarez Cascos o, directamente y haciendo honor a la leyenda de superfucker del líder… Pues eso). Un partido creado para joder al PP de Madrid, joder aún más al PP asturiano, recabar votos del regionalismo asturiano ilusionado ante la perspectiva, también muy española, de tener a alguien que defienda “lo nuestro” y, en fin, generar una enorme incertidumbre respecto de los resultados.

La encuesta del CIS muestra un escenario más que emocionante: PSOE 19, PP 16, FAC 7, IU 3. Es decir, la suma PP + FAC conseguiría 23 escaños. Justo la mayoría absoluta. La cuestión es qué haría Cascos. Todo apunta a que sólo aceptaría pactar con su ex partido si fuera él, Álvarez Cascos, investido presidente. O sea, lo mismo que ocurrió en Cantabria en 2003 con Revilla (debe ser tradición de la zona).

Luego tenemos encuestas, como la del diario El Mundo, o la de El Comercio, que son mucho más generosas con FAC, y le dan 14 escaños (El Mundo) o la alucinante cifra de 21 escaños (El Comercio), al borde de la mayoría absoluta. Un escenario en el que Cascos debería conseguir votos no sólo del PP, sino también del PSOE, y que no sabemos si se corresponde a la realidad o a la intención de El Mundo por joder al PP de Rajoy (bueno, sí lo sabemos: El Mundo publica esas encuestas para joder a Rajoy; otra cosa es que igual se corresponden con la realidad). ¿Qué puede pasar? Pues de todo. ¡A mí qué me cuentan, si ni siquiera he pisado Asturias en toda mi vida!

Con todo lo anterior, esperamos que haya quedado bien claro que los asturianos son más chulos que nadie. Para rizar el rizo sólo nos quedaría hacer un último apunte. Asturias es una comunidad autónoma, como es sabido, de carácter uniprovincial. Sin embargo, tiene tres circunscripciones distintas en las Elecciones Autonómicas, como diciendo “a nosotros la provincia nos la suda, que esto es Asturias”. Y lo mejor de todo es que la inmensa mayoría de la población se concentra en la circunscripción central, donde se eligen a 34 de los 45 diputados (por 6 y 5 en las otras dos). O sea, que, más o menos, en Asturias hay tres circunscripciones, y no una… Por huevos. Por favor, si hay algún asturiano en la sala que nos ilumine sobre el porqué de esta división.translation russian into english [3]нужен юрист [4]