Boardwalk Empire

Ahora que el Gobierno acaba de apuntarse un nuevo exitazo con la derrota parlamentaria de la Ley Sinde (estado de alarma, validación judicial de decisiones administrativas, decretazo, … ¡Si esto no es izquierda de la buena, que venga Die Linke y lo vea!) y nuestras libertades fundamentales, nuestro derecho a una cultura verdaderamente libre, han quedado preservadas en lo esencial, nada mejor que celebrarlo descargándose algo por Internet. Naturalmente, podríamos descargarnos cualquier bodrio de “nuestro cine”, alguna temporada de televisión costumbristo-pacata de gente que hable siempre a gritos, como Cuéntame o Los Serrano, o, por qué no, cualquier bazofia de Alejandro Sanz. ¡Pero todo eso ya lo tenemos desde hace años, tal es nuestro entusiasmo por toda la creación cultural española y tan elevada nuestra conciencia civica para, descargándonos esas mierdas y acumulándolas en diversos dispositivos de almacenamiento, financiar vía canon a los de la Ceja!

Además, ya saben Ustedes que aquí, en realidad, la producción cultural española (pues cultura es, y de la buena, Torrente 3 o la miniserie esa de los Príncipes de Asturias enamorándose con amor verdadero) es lo de menos. Aquí lo que produce problemas de verdad es que la gente se descargue a saco productos de nefando imperialismo cultural estadounidense. Porque, claro, tú te lo descargas y ya está tardando la embajada de EE.UU. en hacerte una llamadita: “¿está Rubalcaba? Que se ponga”. Y todos en Moncloa acojonados. ¡Si al final han tenido que pedirle ayuda a la propia embajada para que se hiciese cargo de convencer a la oposición de las bondades de la Ley Sinde!

A lo que íbamos: en sentido homenaje a la embajada de EE.UU., y a la espera de que desde el otro lado del Atlántico entiendan de una vez qué han de hacer para que la gente no se descargue tanto de lo suyo (que el Gobierno de EE.UU., como el español, subvencione también a los de la Ceja, que a cambio harán un manifiesto pro Obama de profundo impacto en la sociedad estadounidense, a ver si entre nuestro Gobierno, el USA y los ciudadanos conseguimos que la cosa deje de ser la mierda que es, o al menos tan pestilente), LPD se complace en anunciarles el final de la primera temporada de la mejor serie de 2010: Boardwalk Empire. Serie de HBO que cuenta, entre otros muchos, con los siguientes atractivos iniciales:

– Serie “de mafiosos”. No hay más preguntas, Señoría.
– Ambientada en Atlantic City. Ya saben que Atlantic City es una especie de Las Vegas, pero todavía más cutre, si es que ello es posible: juego legalizado, casinos por doquier y prostitución a saco, todo a relativamente poca distancia de Nueva York (con sus timbas ilegales, sus garitos clandestinos y su prostitución a saco). Y ya se pueden Ustedes imaginar que, puestos a hacer una serie de mafiosos, nada mejor que buscar una Ciudad del Pecado donde ambientarla.
– En plena Ley Seca. De hecho, la serie comienza con la implantación de la Ley Seca, que los (o más bien “las”) prohibicionistas han logrado por fin tras décadas de dar el coñazo con presiones, manifestaciones cívicas y lectura de salmos. Así que se implanta la prohibición y, naturalmente, los mafiosos lo celebran por todo lo alto: ¡El Gobierno nos regala otro monopolio para enriquecernos! Nada mejor que regar ocasión tan especial con ríos de champán y whisky del bueno.
– El protagonista, “Nucky” Thompson, es un mafioso, pero también es un político avezado, que controla con mano de hierro en guante de seda los destinos de Atlantic City desde un puesto aparentemente menor (tesorero del condado). Es más, controla también, de facto, el Estado de Nueva Jersey, y de hecho participa en la elección de las primarias republicanas (sí, este hombre es republicano, gente de orden, al menos cuando toma el té con señoras de la alta sociedad y no se dedica a ordenar asesinatos). ¿Cómo lo consigue? Desplegando una eficaz red clientelar, mucho más basada en las dádivas y aparentes favores (que luego, por supuesto, se cobran) que en las amenazas directas (las cuales, sin duda, aparecen en el caso de que resulten necesarias). Este tío, en resumen, es un cacique de pro, tan hábil que da la sensación de que hizo un viaje de estudios por España para completar su formación, o algo. Por último, lo interpreta Steve Buscemi, un pedazo de actor, lo pongas a hacer de mafioso, de frágil jugador de bolos o de beatnik contestatario.
– Entre los demás personajes, destacan, por una parte, un joven lugarteniente del líder de la delincuencia organizada en Chicago, un chaval italiano que apunta maneras llamado Al Capone; el número dos de Nucky Thompson, héroe de guerra y mafioso a su pesar; y el agente federal encargado de derribar el imperio de destilerías y distribución de Thompson, un fervoroso legionario del Señor, recién llegado de la América profunda, que bautiza a lo bestia a su número dos, pues le repugna que sea judío y quiere convertirle al cristianismo (pero se le va un poco la mano al hombre y acaba ahogándole).
– El productor ejecutivo, y director del primer capítulo, es Martin Scorsese. Sí, el tío de Uno de los nuestros y Casino. De nuevo: no hay más preguntas, Señoría.

Todos estos ingredientes configuran una serie fascinante, donde las historias se despliegan con calma y donde no se da una puntada sin hilo. Vemos al mafioso ejerciendo como tal pero también al mafioso “persona humana”. Vemos cómo gente normal acaba entrampándose con la mafia y adaptando su moralidad a su conveniencia. En resumen: el “tiempo lento” para contar las cosas que ha hecho fortuna en series como Los Soprano o The Wire, ahora aplicado a una serie de época. ¡Y sólo llevamos una temporada, ya renovada para una segunda!

Ya verán cuando el PP vuelva al poder y financie una serie sobre las mafias republicanas de los años 30, obsesionadas con quemar iglesias y dificultar la vida de la gente normal con absurdas medidas legislativas. Mientras tanto, tendremos que conformarnos con mediocres producciones estadounidenses como esta, que ni siquiera cuentan con Antonio Resines.объявления яндекс директавтоматическое продвижение сайта


Compartir:

  1. Comentario de Pedro Tomás Reñones Tesorero de Alhaurín (22/12/2010 17:04):

    Pero pon enlaces!
    Que se vea que no tenemos miedo!!

    Por fin una serie que va a merecer la pena bajar.. digo ver.

  2. Comentario de Garganta Profunda (22/12/2010 19:20):

    Tan solo el “Piloto” es sencillamente acojonante…

  3. Comentario de Bailiazgo (22/12/2010 22:20):

    Menos mal!! Ya está en los yonquis, y en español, como Dios manda!!!

  4. Comentario de asertus (23/12/2010 12:11):

    Espero impaciente el comentario sobre la serie americana que mejor describe la sociedad española…, http://www.amctv.com/originals/The-Walking-Dead/ ,

    Obviamente, también disponible para previsionado pre pago…

  5. Comentario de Hans (24/12/2010 12:15):

    Excelente primera temporada.Y que conste que el de Scorsese me parece el capitulo más flojo.
    ¿Para cuando una adaptación española ambientada en Marbella?

  6. Comentario de Gutierrez (01/01/2011 15:20):

    Vaya el repaso que te han dado los del Gran Surmano, campeón.

  7. Comentario de felipe (08/01/2011 16:39):

    Joder que serie, hacía años que no veía una serie de TV, me la estoy tragando a capítulo diario.
    En este país siempre años por detrás de los americanos.
    Gracias.

Comentarios cerrados para esta entrada.