Segundo ensayo, otra exhibición de horizontalidad: Corea 0 – España 1

Se podrán criticar muchas cosas de la selección de D. Vicente del Bosque, pero no que no cumpla con lo que promete. De modo que, en la misma línea de lo que fue el primer partido de preparación para el Mundial, y en consonancia con lo que son las constantes vitales del equipo y de su técnico, se volvió a repetir la historia: victoria por la mínima y apurada, pero victoria al (lo que permite exhibir una estadística imperial), ante un rival menor haciendo gala, eso sí, de una personalidad bien definida y del juego que nos ha hecho merecedores de las mayores muestras de onanismo futbolísitico desde que hemos debido abandonar el auto-festejo desmedido en otras esferas de nuestra vida social (como el famoso asuntillo menor del PIB per cápita, donde superábamos ya a Italia y a Francia y teníamos a los alemanes acojonaditos). A saber, toque, toque, toque, y pasarse perfectamente, como fue el caso ayer, una hora sin tirar a puerta.

En conclusión, que lo dicho respecto del primer ensayo sigue siendo válido. Lo de ayer, al menos, ha servido para vengar la afrenta del Mundial 2002, cuando Corea del Sur eliminó a la rutilante selección de Camacho, cuando iba directa a por el título (como suele ser lo habitual, por otro lado). Supongo que se acuerdan. Robo arbitral y todo lo demás (como suele ser lo habitual, por otro lado). Pues bueno, ya están las cosas en sitio. Los coreanos del sur son unos pringados. Tan patéticos que hasta José Miguel González Martín del Campo “Me Lo Merezco” Míchel, futuro seleccionador español, les ha metido 3 goles en un Mundial. Tan tristes que viven acojonados por cualquier chalado de medio pelo como el patético dictadorzuelo de chiste de Corea del Norte, al que ni siquiera han logrado provocar lo suficiente como para desencadenar una guerra de verdad. A la espera de que estos chavales animen el Mundial, si hay suertecilla, con una apertura de las hostilidades (todos soñamos con un cruce entre las dos Coreas y que se monte una buena segunda Guerra del Fútbol, pero todos sabemos que es imposible porque sólo el carácter español y su herencia imperecedera han logrado, desde que el mundo es mundo, generar algo así), al menos el partido de ayer permite que nos riamos de ellos.

Porque España les ganó sin hacer nada. Es más, Corea del Sur jugó mucho mejor y sólo la mala fortuna en sus dos ocasiones claras le privó de un merecido triunfo. España salió con su “plan B” para evitar atascos cuando el asuntillo del toque se haga demasiado cargante y no logre los frutos esperados. Y quedó demostrado que los chicos que tienen que “abrir el campo” son tan tendentes al parabrisismo como los del plan “A”. Valero Rivera ya prepara el fichaje de un par de ellos. Claro, es lo que tiene que alguien te venda la cabra de que Silva, o Mata, conforman con Pedro y Navas la amplia nómina de extremos solventes que se ha llevado Del Bosque a Sudáfrica.

Por la izquierda el panorama es especialmente patético. Mata tiene una aversión a la banda legendaria, que en la selección disimula algo más que en el Valencia, pues no se siente todavía estrellita con derecho a hacer lo que le salga de los cojones. Al tiempo, en cualquier caso. Silva, como es evidente para quien tenga ojos en la cara (lo que, al parecer, dado lo que se dice y escribe por ahí, excluye al 90% de la prensa deportiva española), no ha sido nunca un extremo. De modo que jugamos sin banda izquierda. En ausencia de Torres, que como es sabido es el delantero centro de la selección por Real Decreto-Ley y Decretazo Laboral, no se desplaza a Villa a penar por la banda izquierda, con lo que la manera en que ésta se infrautiliza da una penita especial y no se puede disimular.

Por la derecha, al menos, Navas sí que da el pego. Algo es algo. Además ayer le salió un gol espectacular tras un chut a portería desde su casa propio de un tipo que juegue en la selección alemana. Pero si hemos de confiar en ganar los partidos del Mundial a base de que se produzcan eventos insólitos como éste partido tras partido, la cosa pinta mal. El caso es que el sevillano, además del gol, fue el único que trató de penetrar por banda y centrar al área de vez en cuando, a ver si había suerte y el delantero centro pillaba alguna. No la hubo, pero eso es lo de menos. Porque ese tipo de acciones cambiaban algo el tedioso guión que resulta del combinativo hasta la intrascendencia juego de la selección española.

Los chavales que hemos traído para que hagan la pretemporada, por lo demás, siguen bien. Iniesta, ya se sabe, derrochó clase y toque de balón. Cesc protagonizó una acción de calidad, con una rosquita buscando la escuadra que fue lo mejor del partido. Torres sigue preparándose para los rigores de la competición en el banquillo. Buenas noticias todas ellas. Porque España necesita la tranquilidad y paz espiritual que garantiza el que todos sigamos confiando ciegamente en que llegará el día en que Iniesta pueda tener trascendencia en el juego. Porque que haya al menos un centrocampista, Cesc, con llegada y gol para unirse en esas funciones a Xavi se antoja absolutamente básico, visto lo visto y que sólo con una incorporación por el centro con un mínimo de llegada podemos aspirar a marcar. Y, sobre todo, porque cuanto más tarde Fernando Torres en ponerse a punto más tiempo podrá Del Bosque disfrutar de la tranquilidad de jugar con Villa en punta y no tener que meterse en el impepinable marrón de desplazarlo a la banda. Ya hemos dicho que el tipo que ha metido una decenita de goles en cincuenta partidos con la selección es el 9 que, sí o sí, hay que alinear como titular frente al otro sujeto, el que ha marcado 40 goles en 80 partidos. Vale, el asunto está asumido y no es problemático. O no lo era, mientras Villa jugaba en un equipo absurdo. Porque ahora, siendo jugador del Barça, y aunque la presión no sea tanta como la que tendría el entrenador si hubiera fichado por el Madrid, puede degenerar en problemas de convivencia eso de preterir a un goleador acreditado, que además juega en un grande. Y suficientes líos tiene ya Del Bosque con la guerra de entornos entre Madrid y Barcelona como para confiar en que este otro frente se lo resuelvan indefinidamente las lesiones (Luis Aragonés, de nuevo, manejó este asunto con una infinita sabiduría forzando distensiones musculares selectivas, e incluso alguna roturilla fibrilar gracias a la sabiduría de su eterno Chus Paredes, en los delanteros por la vía de no cambiarlos cuando estaban “tocados” y pedían a gritos banquillo, pero Del Bosque no parece atreverse a poner en práctica esa solución).

De la otra batalla, la de la portería, no hubo noticias ayer. Mientras no juegue Casillas los amistosos todo irá bien, porque habrá menos ocasiones para que meta la pata. Además, siempre se pueden aprovechar para afianzarlo en su ausencia por la vía de recalcar, como se hizo ayer hasta la extenuación, que Valdés falló en una salida y que a Reina se le vio inseguro. El dato, menor, de que España acabara con 0 goles encajados y se viera alguna parada de mérito (mano a mano de Reina), mejor soslayarlo. Todo sea por la pax madridista. De modo que el follón gordo, previsiblemente, quede pospuesto a cuando en la primera fase pueda aparecer algún problema, en forma de gol donde, manifiestamente, el portero hubiera podido hacer más. Aunque esto no tiene por qué ocurrir. Lo más probable es que pase directamente en octavos. 0-1 y a casita.

Dado que los equipos rivales van a jugar cerraditos y saliendo a la contra con balones largos, conviene analizar qué defensas pueden cubrir mejor a Casillas frente a tales trances. Ayer la defensa inspiró, al menos, más seguridad que en el primer partido. También el medio centro defensivo, el vasco-no vasco-navarro-o lo que sea que juega con España, estuvo lucidito. Puede ser un espejismo, de todos modos, no crean. Si no juega Xabi Alonso el medio centro defensivo, por sistema, luce más porque, aunque haya de desgastarse físicamente mucho más, al menos corre con ganas, sabiendo que no habrá una estrellita incordiando y fallando en las coberturas. Pero, aún así, los coreanos se plantaron un par de veces ante el portero. Será interesante comprobar si Del Bosque opta por resolver este problema por medio de una defensa donde primen los jugadores tácticamente disciplinados (Albiol, Arbeloa, Capdevila) o por el contrario las cabras locas de físico poderoso que apuestan por resolver a base de correr y empujar como bestias los follones creados por ellos mismos (Piqué, Puyol, Sergio Ramos), cuando no por el sistema de pegar hostias a mansalva, tratando de que no te vea el árbitro (Marchena). Probablemente, esta decisión será la que más incidencia acabe teniendo, a la hora de la verdad, en hasta dónde pueda llegar la selección. Y como se intuye que, para dar gusto a la afición y a la prensa, la respuesta que nos prepara el seleccionador es más bien la opción racial, los resultados pueden ser semejantes a una ruleta rusa. Esperemos que el famoso 0-1 de cuartos no llegue con un penalty que culmine una serie de horrores defensivos de esa panda de salvajes. Porque no es lo mismo que nuestro sistema de juego horizontal pueda aspirar a adelantarnos en el marcador por la vía de la insistencia y el sopor, a la manera en que Parrerira lo logró con Brasil en el Mundial de 1994, que si hemos de remar contra algún gol encajado, consecuencia de que nos articulen demasiadas contras bien trenzadas en cada partido. Y ello, además, asumiendo que es posible que quien ocupe la portería, en los ratos libres que le deja la prensa del corazón, no estará necesariamente, esta vez, inspiradísimo, lo que hace que todo pase por una buena defensa.

En fin, ya veremos. Pero no se puede negar que la cosa promete.дизайнерские радиаторыtranslate russian to portuguese


Compartir:

  1. Comentario de Guillermo López García (04/06/2010 11:58):

    Escuché parte del partido en la SER y la cosa era una especie de Rinconato, con “Poli” Rincón llevando la batuta y mandando callar a quien osase insinuar que España no estaba haciendo un partidazo. De hecho, la cosa llegó a insultar, dudar del patriotismo e incluso, en un momento mágico, reírse del físico de la hermana, de Julio Maldonado. Porque, según Rincón, “¿Pero qué quieres que haga España? ¿Es que no ves que estos coreanos presionan y corren una barbaridad? ¡Es que se dejan la piel en el campo!” A lo que Maldonado contestó: “Creo que España se encontrará en el Mundial con equipos mejores que Corea del Sur”.

    Un cordial saludo

  2. Comentario de Clara M. (04/06/2010 12:25):

    Si el dominio de hecho de Poli Rincón sobre las mentes y los micrófonos de Carrusel, hablando sin parar, puede calificarse de “Rinconete”, los que callan ante él y le dejan decir sus tonterías serían los “Cortadillos”, je, je.

    (perdón por la tontería)

  3. Comentario de John Colchic (04/06/2010 14:09):

    Buena entrada. Sí señor, así me gusta, la clave está en la defensa, todo lo que no sea ver eso es ceguera propia de “periodistas” de estos que cubren la información deportiva de nuestro país. En la fase final de la Eurocopa España no recibió ni un gol, y tampoco fue que ganase por meter muchos: 0 a Italia, 3 a Rusia (aquí sí) y el churrigol de Torres en la final. Otra muestra: Mundiales de 2006, España se va a casa después de empezar marcando porue recibió tres señores goles de los “jubilados”.
    Me parece a mí que a estos les falta mucha velocidad en el juego, estar más “enchufados” (por ejemplo, presionando arriba), tirar desmarques con criterio y (no menos importante) que la bola llegue a los que se desmarcan, de lo contrario, el “juego pasivo” propicia la presión, robo, contra y pa’casa. Aunque pedirle eso al equipo entrenado por Pantuflo. Veremos…

  4. Comentario de Corocota (04/06/2010 15:13):

    Tanto despliegue de mal juego, tanto jugón soporífero, empieza a levantar mi ánimo. Cada vez nos parecemos más a Italia, en unas cosas, y a Grecia en otras (aparte de la deuda pública). Hemos empezado jugando tan mal que creo que podremos llegar a cuartos. Si hubiesemos arrasado a estos primos de Oliver y Benji, ya estaríamos pensando si lloverá o no el día que juguemos la final.

  5. Comentario de Tu amigo Radmains (06/06/2010 20:44):

    la pena ha sido que hayamos ganado a Corea. porque de haber perdido o empatado tendríamos todas las papeletas para ganar (y como ejemplo de lo que digo pongo a la selección Italia 1982).

    A mí lo de ir tan de favoritos sin haber hecho nada en un Mundial no me mola. A ver si vamos a cagarla como Colombia 1994.

  6. Comentario de CusCus (07/06/2010 05:35):

    Radmanis,

    mire el lado bueno. Si pasa como con Colombia 1994, igual alguien se carga a Sergio Ramos (y Raúl, de paso).

  7. Comentario de Armin Tanzarian (07/06/2010 10:17):

    Vaya con CusCus…de lo políticamente incorrecto a lo facilón (y de notable mal gusto) hay medio paso. Con algo más de ingenio, sarcasmo y humor negro se puede escandalizar más aun, y sin necesidad de andar por ahí legitimando atentados. Digo yo.
    En cuanto a lo rigurosa y soporíferamente táctico, querido Andrés, no creo que Capdevila encaje en la categoría en la que le incluyes: es bastante atolondrado, a pesar de los años, y como quiera que últimamente ha tenido la fortuna de colar algún que otro zapatazo entre los tres palos, anda como con alzas postizas queriendo parecer el jugador que nunca será. Y no es muchas cosas: ni rápido, ni hábil, ni ágil, ni con tobillo de talento ni con remate. Cuando le toca bailar con un extremo medianamente rápido su único recurso es alguna llave de lucha grecorromana. Eso sí, parece un buen tipo y tiene pinta de ser un cachondo.
    En cuanto a Piqué, creo que táctica y técnicamente está por encima de la media de todos los centrales que comparecen en Suráfrica. No lo veo como un defensa de empujones y alocado, y puede que me equivoque, pero yo diría que estadísticamente
    es de los centrales que menos errores en campo propio cometen. Aunque es cierto que la vanidad es una cosa muy tóxica y que a veces se permite alguna que otra frivolidad que en un mundial pueden ser tan peligrosas como una bala perdida.
    Con Xavi Alonso, más allá de la prensa que tenga ( y no porque él se encargue de alimentarla precisamente) me tienes enfrente. Quita más balones que otros con fama de fontaneros y sueldo de estrella del rock. Si dices que no realiza bien la coberturas sólo puedo pensar que no le has visto jugar esta temporada en el Real Madrid: reto a cualquiera a que me cite un centrocampista que haya desactivado más contragolpes
    saliendo a tapar a los costados esta temporada que Alonso. Incluso recuperando balones en el área propia llegando a la posición antes que alguno de los centrales. Y sin necesidad de provocar luxaciones ni astillamineto de peronés ajenos. En la selección no hay otro mediocampista que tenga su precisión para meter balones interiores rasos a veinte o trienta metros, siempre verticales. Además del desplazamiento a los laterales cuando los zapadores le aprietan.
    Sí estoy de acuerdo contigo en cambio en que a veces tanto toque en zonas intrascendentes resta profundidad en momentos en los que los espacios no aparecen ni por lo civil ni por lo criminal. Que Mata no está ni entre los majores cien futbolistas del Campeonato, que no recuerdo ni un sólo partido de Cesc en el que hiciera algo prodigioso, memorable y definitivo para el resultado, digno de la categoría un jugador nacido del muslo de Júpiter, como se encargan en repetirnos constantemente todos los opinadores de la cosa futbolística del reino.
    Aunque tampoco creo, como sostienes, que para ganar un mundial ni un Teresa Herrera sea necesario ocupar la banda (cualquiera de las dos o tres que haya…) permanentemente, ya que la sorpresa, el movimiento imprevisto que se abre en los costados, se suele producir apareciendo, no ocupando el espacio como el que instala un puesto de pipas en la acera.
    Podemos discutir si el hipopótamo es carne o pescado, porque
    de medios y procedimientos para llevar el balón un centímetro más allá de la línea de gol hay catálogos tan variopintos como el de los italianos: alejarse todo lo posible del área contraria y esperar a que los otros se acaben disparando en el pie, algo que sucede más a menudo de lo que el sentido común debería hacernos suponer, dicho sea de paso. Y ahí es donde los cirujanos han de tener los escarpelos bien afilados y el mapa del tesoro bien memorizado. A Torres se le espera, a Villa da la impresión de que le han sobrado un par de meses de competición y a Llorente, al que considero necesario para colarse por la chimenea cuando hayan atrancado la puerta principal y la de atrás, se le ve un tanto esclerotizado, con movimientos poco
    sutiles que sí nos ha enseñado sobre todo en San Mamés. Es de esperar que sólo sean efectos transitorios del mal de altura.
    Pero en general se agradece este espacio más allá de los opinólogos oficiales con dos duros de gramática parda que no tienen siquiera el decoro de buscarse un seudónimo para firmar sus diarreas mentales. Verbigracia Roberto Gómez, Enrique Ortego, Paco Caridad, Eduardo Inda y otros ilustres garbanceros.

    Salud, república y durante un mes sólo júrgol, júrgol y júrgol. Y allá cada cual con sus contradicciones…

  8. Comentario de Otto von Bismarck (07/06/2010 11:49):

    Vaya desde aquí una genuflexión a Skinn… digo a Armin por lo del futbolista nacido del muslo de júpiter, que paso a incorporar a mi acervo chiripitifláutico.

    Coincido además con su visión de capdevilla y piqué. Lamento, asímismo, no contar con un fototipo 6 en el centro del campo. Y paso sin mas demora a lanzar mi propia proclama, o soflama. Que poca diferencia hay en el furboh.

    A todos quienes esto leyeren y entendieren. Sepan que firmaría gustoso llegar, e incluso empezar, mierdeando en todo tipo de citas balompédicas y acabar haciendo buenos papeles, tal y como suelen hacer grandes selecciones. Afirmo igualmente que si observan detenidamente al resto de selecciones y comparamos su poderío podemos sentirnos cual makeleles en unas duchas. Insisto, asímismo, en que si no hubiéramos ganado la eurocopa tampoco nos creeríamos que nuestra selección en tan buena, ya que muchos de nuestros balompedistas se revalorizaron precisamente por esa cita. Afirmo en consecuencia que en la moderación reside la virtud. Pero no puedo menos que recordad que una de las favoritas es paquetengland. Un poco de por favor.

    Españoles, ¿es que no existe el término medio? Es que no pueden afrontar estas citas con el mismo estoicismo con el que nuestros tercios sostenían asedios en flandes en los que aguantaban peores condiciones que los propios sitiados? ¿Para eso resistió blas de lezo? ¿Para eso percutimos el cacas a Nelson en Tenerife? ¿Para eso se suicidaron los habitantes de Numancia? ¿Para que ahora ustedes proclamen la victoria o la derrota antes de la batalla? ¿Para ser unas nenazas? ¿Cuado pasó que nos acostáramos a dormir y nos levantáramos todos franceses?

    Imaginen conmigo, imaginen un mundo donde no somos una puta vergüenza, donde leire pajín tiene un cerebro, donde todos dormimos junto a una mujer de zambrotta o una estefanía luyk, donde nunca hace demasiado frío ni demasiado calor y en los bares solo sirven bebidas alcohólicas con su etanol obtenido por medios fidedignos, donde puede dejar una bici en la calle sin precuparse de si estará cuando vuelva, donde su concejal de urbanismo es una persona intachable e incorruptible que vela por los intereses del municipio, donde follarse a alguien no es motivo suficiente para ser famoso… Ese mundo, todas esas cosas… son imposibles. Lo que sí es posible es que España haga un papel digno en el mundial. Por ello debemos pelear y a esa causa debemos dirigir nuestras oraciones. Además piensen en positivo, dado que los próceres de esta casa se han manifestado a favor de todas las opciones posibles, sin duda acertarán y podrán escribir más adelante un artículo, cualquiera que sea su orientación, empezándolo con un: “como ya avanzamos en LPD”, y ustedes sabrán que son más listos que los demás, porque leen esta página. Amén.

  9. Comentario de Juan Carlos I (07/06/2010 13:57):

    Y cierra España,Otto.

  10. Comentario de Andrés Boix Palop (LPD) (07/06/2010 14:40):

    Gracias por tus comentarios, Armin, que me obligarán a prestar más atención en lo sucesivo a Xabi Alonso (es cierto que este año he visto jugar poco al Madrid, por lo que esencialmente juzgo a partir de sus apariciones en la selección). Puede que también tengas razón en lo de Capdevila. En cualquier caso, Arbeloa es un chico apañado y seriecito. El problema no es tanto que juegue uno u otro en el lateral izquierdo, al menos a mi entender, sino que si no juega Capdevila por ahí… ¡no hay nadie decente que pueda estar en la derecha para evitar las subidas de Sergio Ramos (a quien veo más como máximo goleador de la selección en el torneo que como cierre concienzudo)!

    De acuerdo con lo que comentas respecto de los extremos. Pero la aversión a la banda de todos los centrocampistas españoles hace que el tema sea previsible pero por el otro lado (bueno, por el centro).

  11. Comentario de Armin Tanzarian (08/06/2010 11:20):

    Gracias por la respuesta, Andrés. Empiezo a pensar que, como Ringo Star, no dejas una carta sin réplica.
    Toda la razón respecto a ese vértigo que parece apoderarse de los jugadores actuales cuando hay que arrancar desde la línea de banda. Cabe pensar que el extremo debe ser por definición un tipo extraño: a su espalda no hay retirada posible, sólo el vacío del abismo al otro lado de la cal; por delante, dos o tres tíos con pinta de visigodos cargados de intenciones homicidas que no dejan de vaciar sus fosas nasales con expiraciones espasmódicas, exageradas; un linier epiléptico con aspecto de delegado de curso empollón, de tan torpes movimientos que en ocasiones es más difícil de sortear que toda la carga de sables mamelucos a la que ven sometidos por los defensas rivales cada tarde de domingo. Pura carne de psiquiatra, vamos.
    Hasta he llegado a elaborar una teoría sociopolítica (qué diablos querrá decir eso…) según la cuál, en tiempos de revolución, de apertura y desmelene, los extremos proliferan por las bandas como las setas en los ribazos de los arroyos, alegres, ágiles, retando duelo tras duelo a los zagueros laterales, arquetipos reaccionarios donde los haya, cual gendarmes parisinos en el mayo del 68. En cambio, cuando los tiempos dan para lo que dan y el posibilismo es la máxima aspiración concreta del sujeto histórico, el especialista de la banda languidece, se extingue. O es presa fácil de los entrenadores resultadistas que les encadenan, que les obligan ¡a ellos! a perseguir por las praderas como sabuesos a cualquier tuercebotas de musculatura granítica que golpea al balón como si se deshiciera de un animal extraño.
    No hay más que encender la radio todos los días para adivinar qué tipo de jugador brotará en estas condiciones climáticas…
    Si te interesa el resto de la teoría, ya te pasaré la minuta, que la banda ancha está por las nubes y los del Digital se empeñan en cobrarme 15 yuris al mes para ver el mundial. Qué tiempos aquellos, los del interés general…

    Mis respetos, Sr Boix.

Comentarios cerrados para esta entrada.