- La Página Definitiva - http://www.lapaginadefinitiva.com -

Paco González y los gestores del “Periodismo de Carrefour”

Entre las hazañas de nuestro presidente del Gobierno, [1] el Paladín de los Débiles, y lo que da de sí el fúmbol, así en general, LPD vive sin vivir en sí. Abandonamos la Liga en manos de la Antiespaña [2] esperanzados por el Mundial. Pero, entretanto, hay que hablar un poco de forjadores de sueños: de periodismo deportivo y, así en general, periodismo, a la española.

Seguramente todos Ustedes estarán enterados a estas alturas de una noticia injustamente ensombrecida por la batería de medidas de Zapatero: el desencuentro entre el director de “Carrusel Deportivo”, Paco González, y la dirección de la Cadena SER, que parece que acabará en ruptura definitiva entre ambas partes [3]. Los pormenores del desencuentro son, resumidamente, los siguientes: La dirección de la Cadena Ser, representada por Daniel Anido, le indicó a Paco González que, al menos durante la primera fase del Mundial, haría el carrusel desde España, con personal ajeno a su equipo. Y que luego ya verían. Paco González se negó (y desde la Ser se apresuraron a filtrar que lo hizo de malos modos, diciéndole a Daniel Anido “por mis huevos que no hago ese programa”. ¡Oh, no! ¡”Por mis huevos”! ¡Y a un directivo, nada menos), y la dirección de la SER le suspendió de empleo y sueldo, antesala de la desvinculación definitiva.

Luego nos hemos enterado de detalles asaz jugosillos, en la línea de grandeza que ya apuntaba la directiva de la Ser con su medida inicial: que se trata de una especie de contrato con Carrefour, en virtud del cual Paco González recorrería los Carrefour de España para hacer allí, en mitad del pueblo soberano, el Carrusel; y que Paco González se ofreció a aceptar tal paradigma periodístico del siglo XXI (el Mundial, en la SER en Carrefour) si a cambio levantaban una suspensión previa de empleo y sueldo impuesta al productor de Carrusel (imagino que por hacer el payaso excesivamente en la retransmisión de la SuperBowl).

Para ponernos mínimamente en antecedentes, Paco González lleva 18 años en el Carrusel Deportivo, consolidado como el programa de mayor audiencia de la cadena, a enorme distancia de la competencia; a diferencia de De la Morena, el “peso pesado” de los deportes en la Ser, no parece un redomado hijoputa, y tampoco suena como cuando Joserra se pone “tierno” en “El Larguero” (es decir, como un cura rijoso hablándole a su monaguillo favorito).

La verdad, que sea o no un hijoputa es lo de menos para el caso, aunque en todo el proceso ha tenido cierta importancia. A fin de cuentas, el problema deriva en buena medida del equipo de Carrusel Deportivo, cuyo productor está sancionado por la cadena, cuyos componentes se verían sustituidos por los que dijese la cadena en el eventual “Carrefour Deportivo” del Mundial , y que en teoría podrían irse con González, en bloque o individualmente, en las distintas ofertas que ahora le están haciendo desde las demás cadenas.

Recapitulando: a un señor que dirige el programa de mayor audiencia de toda (toda) la radio española, con una media de 2.250.000 oyentes, la directiva de la cadena, en reconocimiento de sus 18 años de servicio, le ordena hacer la cobertura del acontecimiento deportivo más importante de todos, el Mundial, en el que, además, la Selección Española tiene ciertas posibilidades de hacerse con la victoria (¡lo he dicho sin reírme!), desde Madrid. En el Carrefour, “que han llamado de la agencia de publicidad y nos soltarán una pasta”. Y seguro que hay puticlubs que ofrecen incluso más, ¿Lo habrán considerado también?

Realmente, no es que esto sea demasiado novedoso. Desde hace bastante tiempo, el periodismo ha caído en manos de avezados gestores, MBAs de tronío, que o no tienen ninguna formación periodística o no la tienen en cuenta [4], cuyo criterio único para dirigir los medios (porque ellos los dirigen, los directores “periodísticos”, excepción hecha de Pedro J. [5], suelen pintar bien poco) se resume en aumentar la rentabilidad a corto plazo. Si llega una empresa de seguros pidiendo un programilla sobre los riesgos de los incendios en el hogar, se hace; si aparece un centro comercial que quiere poner en portada del periódico un concurso “Supermodelo 2010” apadrinado por ellos, se pone. Y punto, que aquí estamos para ganar dinero.

Es la misma lógica que explica que los medios reduzcan personal y eliminen contenidos mientras contratan legiones de comerciales, gurús, especialistas en marketing, posicionamiento en Google, y un largo etc: aquí vendemos chorizos, y cuantos más vendamos, mejor. Así que lo que le han ordenado a Paco González no constituye ninguna novedad en sí. Sin embargo, contiene dos aspectos novedosos: que la cadena considere que compensa renunciar a la cobertura de un acontecimiento menor como el Mundial a cambio del jugoso patrocinio de Carrefour (yo pensaba que todo tenía un límite; tendré que bajarlo un poco más); y que, con este motivo, chulee a un periodista “estrella”.

Porque el puteo sistemático e infame al que los lumbreras que controlan los medios someten a sus trabajadores es notorio, pero que se atrevan tranquilamente con las estrellas ya es otro cantar. Hasta ahora la cosa consistía en lo que podríamos llamar “la vía Rodríguez Zapatero hacia el periodismo de calidad [6]”: joder cada vez más a los humildes, exprimir a los pobres, apretar y apretar y apretar las condiciones laborales de la plebe, pero tratar muy bien (y cada vez más) a las estrellitas.

Daniel Anido ha sido valiente y ha dado el paso. Porque puede, que para algo se encargó en su día de “hacer un PNV” y reivindicarse como el mártir máximo del periodismo español, dado que un juez le había condenado, en representación de su emisora, por unos motivos particularmente ridículos. Lo increíble es que le dejen hacerlo, esto es, que a todo el mundo le parezca bien, entre los que controlan PRISA, cepillarse al director de su programa más exitoso, y probablemente perder a parte de su equipo (y de la audiencia, y de los ingresos publicitarios), si hay que hacerlo para dar un golpe de mano y demostrar quién manda aquí.

En cualquier caso, desde LPD esperamos ansiosos el editorial de la Cadena SER explicándonos que Daniel Anido se ha movido por su ética de la responsabilidad, que había que hacerlo, que él es el principal afectado, y que aquí todos debemos arrimar el hombro. Si les faltan motivos, también podrían aducir, como ya hiciera Onda Cero con Julia Otero, entonces líder de audiencia de las tardes, en 1999, en una maravillosa nota de prensa que hizo época, que se cargan a Paco González porque su programa es demasiado “intelectualmente elevado y elitista”.caricatureist [7]talking translator english to spanish [8]