Generación Ni-Ni

Hace diez años, dos sucesos que cabría calificar de “conjunciones astral – planetarias que ni Hipatia de Benidorm” revolucionaron el panorama intelectual español: La Página Definitiva comenzaba su, exitosa a la par que ruinosa, andadura y muy poco después España contemplaba alborozada uno de los mejores programas de televisión de todos los tiempos: Gran Hermano. Una fórmula que, alejada de Grandes Autobuses, Hoteles Glam, Supervivientes y demás mariconadas, supo apelar a los principios rectores de cualquier español (divididos al 50% entre el corazón y las gónadas) hasta tal punto que, diez años después, sigue iluminándonos con toneladas de sabiduría popular.

Son muchas las razones que explican el éxito de Gran Hermano, pero cabría destacar dos que, entonces y ahora, han logrado combinarse para crear producciones televisivas que bordean lo excelso: por una parte, GH constituye un magno experimento sociológico, una ocasión única de escrutar los principios rectores que constituyen la argamasa de la sociedad española. Con Gran Hermano los espectadores se convierten en reputados sociólogos de la vida, dispuestos a, viendo cómo sus personajes actúan en la mítica Casa de Gran Hermano, mirarse en el espejo, y entender así algo más de ellos mismos y de la sociedad que les rodea.

Por otro lado, y nunca está de más recordarlo, Gran Hermano se basa en un grupo de individuos “por encima de la media intelectual española” (y a las pruebas que constituyen sus once ediciones me remito, en caso de que alguien no tenga esto claro). Con lo cual no sólo estamos ante una representación fidedigna de cómo son las cosas, sino también de cómo podrían, deberían ser. Gran Hermano nos permite decirnos en voz alta: “yo también puedo”. Yo también puedo estar toda la vida sin dar un palo al agua, yo también puedo tirarme a la rubia de enormes tetas, yo también puedo convertirme en Presidente de la comunidad de vecinos.

Por eso, diez años después, Gran Hermano sigue sin tener competencia real (excepción hecha del mítico Confianza Ciega que programó Antena 3 en 2001, prácticamente imposible de repetir, precisamente, por lo insólito de los personajes allí reunidos). Pero en estas estábamos cuando la televisión del Gobierno, la televisión de los intelectuales, la televisión tolerante y multicultural, en resumen, La Sexta, decidió que, además de programar partidos de fútbol y todo tipo de contenidos dedicados a reírse del PP, había llegado la hora de dar una vuelta de tuerca y, por primera vez, buscar enfoques alternativos al experimento sociológico de Gran Hermano. Y la propuesta, que recibe el ridículo nombre de “Generación Ni-Ni”, no es otro experimento sociológico. Es un experimento… ¡Psicológico!

La empalagosa y ñoña estupidez esa de Ni-Ni significa, se supone, “ni estudian, ni trabajan”, y remite a una generación de españoles de pura cepa, de 18-20 años, que, en efecto, viven de sus padres pero sin ni siquiera molestarse en simular que su vida está encauzada en torno a un proyecto de futuro, como estudiar Filología Italiana. No, amigos; los malvados Ni-Nis (esperemos, por su bien, que no pretendan identificarse así doquiera vayan) pasan el rato apalancados en su casa jugando a la Play 3 en los escasos momentos libres que les dejan sus otras actividades: beber, drogarse, follar y salir de juerga para beber, drogarse y follar.

Pues bien, el supuesto experimento psicológico que propone La Sexta con esta excusa barata es meter a un grupo de delincuentes juveniles en una casa (denominada… ¡aguanta, corazón! ¡”El Centro Ni-Ni”!) para, ojo al dato, ¡educarles en valores y así convertirlos en individuos socialmente integrados y felices! (¡Como si no estuviesen ya suficientemente integrados y no fuesen felices, sobre todo ahora que salen en la tele!).

No se equivoquen: el programa es malo hasta decir basta, fundamentalmente porque, o bien no pasa nada en el Centro Ni-Ni ese, o bien había una huelga de montadores precisamente en la semana en que vi el programa, porque el caso es que los cuarenta minutos que logré aguantar se pasaron poniendo, una y otra vez, las mismas escenas; eso sí, con ralentizados, enfoques diversos, y publicidad, mucha publicidad, como diciendo “esto es una televisión de calidad y no esos sinvergüenzas de la televisión pública”.

Así que el experimento psicológico no puede, de ninguna de las maneras, sustituir o complementar al sociológico de Gran Hermano, pero sí que da para echar unas risas esporádicamente. Sobre todo porque los gestores del centro Ni-Ni son… ¡dos psicólogos! Es más, dos psicólogos que, dado que se supone que tratan de educar a los cabestros que pululan por el “Centro Ni-Ni”, podríamos englobar en la profesion favorita de LPD: la psicopedagogía, ya saben: aprender a aprender cortando cartulinitas de colorines. Los dos psicólogos son, casualmente, una tía buena (más o menos), que es la única a la que los peazo animales NiNi hacen algo de caso, y un negro, ejemplo supremo de integración multicultural cuya única función en el Centro NiNi es que los espectadores se pregunten cuánto aguantarán los participantes en Generación NiNi en soltarle un “vete a tomar pol culo, negro”.

En el programa que vi, los psicopedagogos están muy preocupados con la actitud de algunos de los NiNis, porque al parecer habían metido droja en el Centro NiNi y, es más, la habían consumido. Y, he aquí un ejemplo de grandeza NiNi, a pesar de que están en un programa de televisión que les graba constantemente (y también, ocioso es decirlo, en las ocasiones en que consumieron la droja), por supuesto no tienen ningún empacho en negar toda evidencia: ¿consumir droja? ¡Que va, que vaaa! ¿Pero de dónde habéis sacado eso, psicopedagogos?

Sin embargo, cuando al final lo reconocen, los psicopedagogos aprovechan tan inmejorable ocasión para introducir lo que en ese momento aparece sobreimpresionado en pantalla como “El Valor de la Semana”. La Empatía (“¿Sabéis lo que significa?” “Poj no sé… ¿Lo contrario de Simpatía? ¿Cómo se dice… Antipatía?”). Y, para ejemplificar el maravilloso poder cohesivo de la empatía, la psicóloga profiere la siguiente maravilla dialéctica: “Entendemos, haciendo un ejercicio de empatía, que lo negárais [lo de la droja]. Pero no lo compartimos”. Lo cual recibe, entre otras emocionadas respuestas empáticas, la siguiente lindeza por parte del líder intelectual de los NiNis, al ser amenazado con terribles castigos (no dejarle ver una película) si persiste en su actitud antiempática: “Que me la sua, me la trae floja”.

Porque, como era previsible, los NiNis esos hacen lo que les sale de los huevos en todo momento, jugueteando con los psicólogos y sus vacuas amenazas como lo hacen con sus padres (es imperial el momento en que un padre, entrevistado por el programa, explica, cándido cual osito de peluche, que él le deja hacer a su hijo lo que quiera “porque si no se aleja de mí, y así yo sé que puedo confiar en él”). Los psicólogos, que por algo son psicopedagogos de pro, ladran pero no muerden (y ladran, además, con una palabrería psicopedagógica que habría que ver si los NiNis entienden una sola frase, en el supuesto de que estén prestando atención), en un divertido sincretismo entre la educación en valores de la mítica Niña de Rajoy con los procedimientos educativos psicopedagógicos de ZP (ya ven que incluso Roures comienza a reposicionarse, en plan “el enemigo fiable y de puta madre” que intenta ser PRISA para gente como Gallardón y Rato). Y porque, en cualquier caso, ni un año, ni cinco años (ni cincuenta) de técnicas psicopedagógicas tienen absolutamente nada que hacer frente a toda una vida de criptodelincuencia en polígonos industriales, plazoletas de barrio y grandes centros comerciales.. He aquí el único resto de grandeza de Generación Ni-Ni, ver cómo los supermacarras adolescentes se ríen, implícita y/o explícitamente, de los más sagrados principios de la psicopedagogía.cartoon halloween drawingsалюминиевая кастрюля


Compartir:

  1. Comentario de Bunnymen (18/02/2010 13:27):

    Esunaputamierdadeprograma. Ademas ni follan. Solo queda esperar que la tensión acumulada(en los Ni-Ni genitales) sea causa de la violación en directo de la psicóloga con el negro amordazado de rehén mientras los GEO deciden si tomar o no la casa al asalto…

  2. Comentario de Garganta Profunda (18/02/2010 14:17):

    Yo de “La Secta” (perdón quise decir “La Sexta”) montaría un reality psicopedagógico a la inversa…algo así como “Generación Psi-Psi”.

    Metería a unos 10 psicopedagogos en la recreación de un Instituto de FP radicado en el Barrio del Cristo (o cualquier otra ciudad-barrio dormitorio de Valencia), allá a mediados-finales de los 80 en plena reconversión industrial…y con el “jaco” cabalgando sin freno por las calles…!!!

    La de risas que nos ibamos a echar!!!

  3. Comentario de Álvaro (18/02/2010 14:53):

    Supervivientes 2001 fue mi reality favorito de todos los tiempos. No eran concursantes famosos, eran gente comoh túh y comoh yoh pasando hambre y peleando a cara de perro por unas pesetas. No se me ocurre mejor planteamiento. Impagables las imágenes de Amate de Almería robándole un conejo a uno y aplastándole la cabeza con una piedra para comérselo -también se zampó un pájaro por índentico procedimiento-. A otro lo dejaron de hablar y se pasó un mes solo, completamente solo sentado en la esquina de una playa viendo crecer la barba… a veces lloraba, a veces hablaba solo. Había una catalana, Francesca de Cunit, Tarragona, mala, pero mala, mala, mala que apalabró un reparto del primer premio con los más fuertes y luego, como no se lo dieron, denunció al ganador (por cierto, valenciano). Las pruebas eran crueles. Por ejemplo, a ver quién aguanta más de pie. O, tras emborracharlos, a ver quién tardaba más en dormirse. Aquello fue mítico, pero no dio audiencia como para que se repitiera. De hecho, telecinco dejó que se lo llevase Antena 3 que creo que fue quien empezó a hacerlo con famosos y la cosa ya no fue la misma, aunque tampoco estuvo mal. Reconozco que sentí algo en mi lado femenino cuando Marc Ostarcevic nos asombró con sus dotes de supervivencia. Pescaba por la mañana, subía a los cocoteros por la tarde y meaba el perímetro donde dormían los demás para alejar a las ratas asesinas por la noche… las olas rompiendo sobre su pecho desnudo mientras levantaba la pesca con su lanza-bastón-garrota en el puño. Marc, si lees esto escríbeme un email o llama al bla bla bla.

  4. Comentario de killthemosquito (18/02/2010 15:36):

    El otro día repasando los grandes realitys de la televisión llegamos a la conclusión que, excepción hecha del GH del Yoyas, el mejor de la historia ha sido el Show de Candido, un excelente formato poco valorado por ser emitido en el primer año de vida de la sexta.

    Además, la vuelta de tuerca final cuando el Candido en cuestión obtenía 60.000 euros por haber sido engañado fue impresionante. Y es que hace que los que nos reiamos de él durante meses nos demos cuenta que somos nosotros los pringaos por estar trabajando en lugar de participar en un reality..

  5. Comentario de labuelo (18/02/2010 20:16):

    No puedo opinar sobre realitys porque no los veo (lo poco que me trague del primer gran hermano fue suficiente para mí).
    Pero si que puedo recomendar una buenísima película que trata de este tipo de cuestiones y de como se pueden acabar yendo de las manos.
    Se llama “Der experiment” (creo que traducida tal cual al castellano, es decir, “El experimento”) y es del alemán Oliver Hirschibiegel, el mismo de “El hundimiento”.
    Trata de un proyecto (no recuerdo de qué tipo de organismo público o privado) que estudiaba las relaciones y reacciones de un grupo de ciudadanos de a pie conviviendo metidos en una cárcel, la unos como reclusos y otros como guardianes, y todos ellos observados continuamente por un gran hermano compuesto por los profesores o doctores encargados del proyecto.
    La recomiendo y por eso no cuento más sobre ella, para no restarle interés para quien la vea. No creo que en ningún reality halla ocurrido aún nada parecido a lo de la película, pero como al final la realidad siempre acaba superando a la ficción…

  6. Comentario de lolo (18/02/2010 20:53):

    No creo que en ningún reality halla ocurrido aún nada parecido a lo de la película
    Quiere usted decir que se organizaron en turnos de limpieza y tareas, se mantenian aseados y respetuosos entre si y fomentaban valores como la lectura y la charla distendida?

    Porque salvo sacrificio ritual, todas las demas degradaciones del ser humano ya han sido expuestas. Y lo del sacrificio ritual no llego a darse por adelantarse el final de “El Castillo de las Mentes Prodigiosas”, para el que Don Paco Porras, de ocupación, Vidente de Frutas, tenía todas las papeletas.

    http://es.wikipedia.org/wiki/El_castillo_de_las_mentes_prodigiosas

  7. Comentario de Álvaro (18/02/2010 22:19):

    “La recomiendo y por eso no cuento más sobre ella, para no restarle interés para quien la vea. No creo que en ningún reality halla ocurrido aún nada parecido a lo de la película, pero como al final la realidad siempre acaba superando a la ficción…”

    Esa película está basada en un caso real. Ese experimento se hizo en una universidad californiana. Es decir, lo que no se atreven a hacer en la tele, está pasado de moda para los psicópatas de la universidad.

  8. Comentario de Nacho (18/02/2010 23:29):

    Bueno, yo no quiero ser cultureta-filólogo-gafapasta-gayufo, pero el primer Gran Hermano se lo montó un dramaturgo franchute del siglo XVIII que se llamaba Marivaux, escribiendo una obra titulada “La dispute” (“La disputa”). El tío hablaba de un príncipe aburridillo que, con el fin de saber quién, en el seno de la pareja, le pone los cuernos antes al otro, pues decide encerrar en unas jaulas a unos críos desde que nacen. Así, con dos cojones. Y luego, cuando le rota, y ya tienen vello en el pubis, decide soltarlos a ver cómo reaccionan e interactúan. Ni qué decir tiene que el primero en ser “inconstante en el amor” es, según el autor, la mujer. El temilla, por su modernidad, tiene su aquél, sobre todo teniendo en cuenta que es de mediados de 1700. Ni Orwell, ni mito de la caverna, ni ná. ¡Francés tenía que ser!

  9. Comentario de Andrés Boix Palop (LPD) (19/02/2010 07:26):

    En 8 comentarios hemos pasado de Generación Ni-Ni a Marivaux. Felicidades.

  10. Comentario de Nacho (19/02/2010 09:59):

    Pues aprovechando que es viernes, y ya puestos a buscar intertextos de mayor o menor pertinencia, eso de meter a un grupo de peña en una casa, para analizar cómo se relacionan, mientras que van palmando uno a uno, hasta que sólo sobrevive el último y ganador que se “salva” de la criba, es un esquema bastante manido de la novela negra tradicional. La Christie – aunque no fue la primera – se hartó de escribir novelas siguiendo ese patrón – y para Ratoneras, la casa de Guadalix -. Y si hay quien duda de la relevancia sociológica del experimento llevado a cabo por la senecta y provecta escritora inglesa, que se dé un paseo por los índices de abstracts de tesis doctorales made in USA para ver la de peña que hay que afirma, siguiendo metodologías sacadas de la más rabiosamente moderna crítica postcolonial y de los “gender studies”, que sus novelas son una radiografía cojonuda de la sociedad británica de la primera mitad del siglo XX, de sus tensiones, traumas latentes, etc.

  11. Comentario de Bunnymen (19/02/2010 10:23):

    Sobre la pelicula “El experimento”, como apunta Alvaro basada en el caso real de el experimento de la cárcel de Stanford…

    http://es.wikipedia.org/wiki/Experimento_de_la_c%C3%A1rcel_de_Stanford

    Hace tiempo en documentos TV, en un reportaje sobre los comportamientos de los grupos sociales hablaban de este y otros estudios psicologicos de campo a cada cual más gore y mala ostia, muy recomendable, pero lamento no recordar el titulo

  12. Comentario de Otto von Bismarck (19/02/2010 10:27):

    HoYgan, hoYgan, y quien fue el pavo aquel que hizo lo de criar un niño solo para ver que idioma hablaba primero? fue anterior a marivaux? ¿son el mismo tio? lleguemos hasta el fondo de la cuestión.

    Pero para desazón de Andrés, y volviendo a la generación Ni-ni. Acabo de ver un video (tanto interés me había despertado el pograma) y esa psicóloga no está buena. Imperdonable que con el plantel de macizas que tiene dicha carrera, y hablando de la sexta, no hayan puesto a una helena de troya a decirles a unos pajilleros que tienen que controlar sus impulsos.

    Si es que está todo inventado, si el hilo no da mucho de sí propongo que lo retomemos más adelante para verter nuestro odio acumulado por aquella bicicleta que no nos trajeron de pequeñicos sobre los psicopedagogos. Personalmente, después de ver un documental sobre las modélicas cárceles de japón estoy más que convencido de que había que lanzar un ataque con napalm sobre los buenistas.

    Y añado dos citas de los simpsons:
    1. El director skinner diciéndole a bart que cuando pueda demostrar que ha hecho novillos lo enviará a la “escuela-reformatorio cristiano-militar”
    2. Los científicos que le recetaban mindicinas a bart para que mejorara la conducta porque disminuía la exuberancia juvenil en un 70% y el gamberrismo en un 62% (o algo asín) y añadían: -el único remedio igual de efectivo es el ejercicio.

    Por cierto Álavaro, yo también me enganché a aquel supervivientes, ¿la francesca esa es la que cuando la pesaron finalizando el programa había engordado? Pero mi anécdota es la de ver a Amate antes de ir al concurso en una tienda de la ciudad hablando con un empresario filo-mafioso local que le proponía que llevara camisetas de publicidad de su empresa. ¡VIVA ESPAÑA!

  13. Comentario de Dani (19/02/2010 10:39):

    El experimento de la cárcel lo hicieron en la universidad de Stanford. Seleccionaron a varios estudiantes universitarios, con lo cual se presupones que los participantes tenían un mínimo de educación, y los dividieron al azar entre reclusos y guardias. Unos y otros se metieron muy rápido en sus papeles, mucho más de lo que esperaban los conductores del experimento. Para los que tengan curiosidad sobre el desarrollo y resultados pueden consultar la propia web del experimento:

    http://www.prisonexp.org/espanol/

  14. Comentario de Nacho (19/02/2010 10:45):

    Del experimento carcelario no han filmado una película hace poco, clamorosamente galardonada por no pocas estatuillas figurativas de un patilludo pintor? Salvando alguna que otra diferencia, claro.

  15. Comentario de galaico67 (19/02/2010 10:49):

    Herr Otto ¿Ha visto el documental de la cárcel japonesa, con el camello europeo flipando en colores?
    Eso aqui se consideraría tortura psicológica, aparte de que necesitariamos tropecientos centros penitenciarios más, que aqui el maloso se cría con más brio que en Japón.
    Puestos ya hevis, se podría montar un GH carcelario, siguiendo el módelo japonés. El violador del eixample,un par de herederos del vaquilla y del torete que se mantengan en pie, un par de etarras, macho y ¿hembra?, Correa y Bigotes, un par de concejales de urbanismo, Matas – cuando le toque-, Roldan ( después de aplicarle la doctrina Parot )…todos de uniforme y marcando el paso ligero sin moverse, rodeados por funcionetas japoneses vestidos como compañeros de Nagumo….Dioxxx, verlos explicando sus vivencias sería sociología pura…

  16. Comentario de Sincero (19/02/2010 11:15):

    Hace diez años nacieron 2 bodrios …
    Y ambos están pudriendose, pero no se han enterado.
    Ciao cadaveres.

  17. Comentario de Andrés Boix Palop (LPD) (19/02/2010 11:41):

    Mis fuentes adolescentes me informan de que, en efecto, la psicopedagoga no está buena, pero que al parecer el psico-peda-negrata es un pibonazo que tiene revolucionadas muchas clases de instituto.

  18. Comentario de Bunnymen (19/02/2010 11:41):

    Yo de Marivaux ni haberle oído mentar a la madre, pero por el argumento me recuerda aunque se lejos a “El señor de las moscas”.

    Otto von Bismarck ,

    ¿Recuerdas ese de los Simpsons, en el que acuden a una terapia para controlar la agresividad de la familia y les enganchan en unas sillas que, pulsando un botón, daban descargas eléctricas a quien ellos eligiesen y a si mismos, y a pesar del daño auto infligido ellos seguían dale que te dale con el botoncito de las descargas hasta provocar un apagón en la ciudad?

    Pues si, sociopatas con titulo ya lo habían hecho antes el experiemnto…

    http://es.wikipedia.org/wiki/Experimento_de_Milgram

  19. Comentario de Santi (19/02/2010 11:48):

    ¿Como se llama ese documental japonés? Inspiráis a verlo…
    Volviendo al comienzo, sobre generación ni-ni, creo que para los ¿”chavales”?, es como un campamento de verano, aunque algo más durillo… Saben que digan lo que digan los psicopedagogos en cuanto salgan a la calle, van a seguir como estaban, sin pegar un palo al agua.

  20. Comentario de Bunnymen (19/02/2010 11:55):

    “Mis fuentes adolescentes me informan de que, en efecto, la psicopedagoga no está buena, pero que al parecer el psico-peda-negrata es un pibonazo que tiene revolucionadas muchas clases de instituto”

    Dada la afluencia de público femenino en esta página creo que esa información cae en saco roto.

  21. Comentario de Otto von Bismarck (19/02/2010 12:07):

    Creo que el documental es este. No se si estará completo:
    http://www.documaniatv.com/social/la-noche-tematica-en-prision-japon-entre-rejas-video_ce9b62791.html

    Dicen que se sabe mucho del nivel de desarrollo de una sociedad por como trata a sus presos. Si no fuera por los micro-penes, sin duda los japos serían la raza superior.

    Aunque tiene razón Galaico, allí pueden derrochar en los presos porque japón es uno de los países más seguros del mundo. Que vale, que allí la yakuza mantiene las calles limpias de trapicheos y si te portas mal no te meten en la cárcel porque ellos mismos te hacen la corbata colombiana. Pero, joder, vean, vean.

  22. Comentario de Asín...nos va (19/02/2010 18:07):

    Pues sin verlo, y leyendo los aquí comentarios, ya puedo adelantar que el Ni-Ni es una mierda de programa, pues ni la psicóloga está buena ni se la follan debajo las sábanas cuando entra a confesarlos.

    Para galaico67 y su GH carcelario, ¡¡¡pordioxxx, te has olvidado del Rafita!!! Este chaval va a dar más juego que el Torete.

  23. Comentario de Karraspito for President (19/02/2010 18:08):

    Herr Otto, el enlace de ese vídeo no funciona, al menos en territorio enemigo albionés. Probad con esta paginica mejor:

    http://programastvonline.blogspot.com/2009/03/en-prision-documentales-de-la-noche.html

  24. Comentario de galaico67 (19/02/2010 18:43):

    “Si no fuera por los micro-penes, sin duda los japos serían la raza superior.”

    la frase mas gayer que he leido en LPD en muuuucho tiempo. Y escrita una mañana de viernes, con lo que no se si se podrían encontrar atenuantes…..ejerza uno de prusiano para acabar escribiendo esto…

  25. Comentario de Bah (19/02/2010 20:35):

    Hablando de experimentos psicológico-atropológicos y más cosas acabadas en lógico para vender carnaza, no sé si alguien recordará aquel experimento Akali del pintoresco Santiago Genovés. Básicamente metió a 7 mujeres y 6 hombres en una balsa y cruzaron el Atlántico desde las Canarias hasta México usando sólo las corrientes. Teóricamente se pretendía estudiar el comportamiento humano en situaciones extremas para entender la violencia, peor algunas de las participantes acusarón a Genovés de que lo que pretendía era follar.

  26. Comentario de Eye (19/02/2010 22:20):

    El experimento al que os referís es éste:
    Stanford prison experiment

    También se hizo un estudio, bastante inquietante, en el que se presionaba a los sujetos para que torturasen a un “reo”. Naturalmente, la tortura era simulada, y el “torturado” era un actor bien entrenado, pero eso las personas estudiadas no lo sabían. Y la cuestión es que, después de algunas objeciones, la mayoría de los participantes en el experimento accedía a torturar al actor si el experimentador insistía lo suficiente; normalmente ni siquiera necesitaba recurrir a amenazas.

    Cosas como ésta le hacen a uno sentirse humilde, vaya.

  27. Comentario de Eye (19/02/2010 22:25):

    Joder, veo que todo lo que he comentado ya se ha dicho más arriba. Eso me pasa por ser un burro, dejar la página cargada de ayer y no actualizarla antes de responder…

    Pues eso.

  28. Comentario de Otto von Bismarck (20/02/2010 12:34):

    Ejem, galaico, si se supone que el gayer soy yo no sé como calificarlo a usted con su costumbre de meter el dedico en según que orificio a la menor oportunidad (sirva este caso como ejemplo). Y añado más, si va a interpretar mis comentarios literalmente sin aplicar el concepto ironía, debería haberme acusado de maricón, genocida, pervertido, dictador militarista, y no sé cuantas cosas más, hace muchísimo tiempo. De resultas de lo cual no puedo menos que llamarle lentoreflejos border-line u oligofrénico o lo que prefiera.

    En cualquier caso, me encantan estos piques malsanos. Le invito a que se meta con mi madre porque esos tipos de ataques son mi especialidad para humillar interlocutores. Se lo digo sonriente y sin acritud, créame.

  29. Comentario de galaico67 (20/02/2010 14:45):

    Demasiado sanguineo para prusiano, pero no es un pique. Aunque viendo lo bien que se lo ha tomado, permitiendose la licencia de considerarse gay solo por haberle advertido de que su fijación con los micropenes es para hacersela mirar. Luego permitirse la licencia de “De resultas de lo cual no puedo menos que llamarle lentoreflejos border-line u oligofrénico o lo que prefiera”
    Ombre, creo que se ha pasado seis pueblos y pienso que piensa con el micropene, no con la cabeza. O que piensa en macropenes, lo cual es una opción que ni me va ni me viene. Sobre todo no me entra.
    Pero ya le digo, hagaselo mirar. Con la de casos y cosas que se le puede achacar a los japoneses y pensar en el pincelin como causa que no se les pueda considerar raza superior…digame de lo que habla y le diré de lo que carece. En este caso de reflejos, de border ó de inteligencia. En su caso añadiría a la genética una falta de yodo en la dieta, pero a su edad no creo que tenga cura.
    PD.- Ya le gustaría que le metieran el dedo, ya, pero los trabajos prostáticos no son lo mio. Zenquiu y LOL, a lot of LOL

  30. Comentario de Otto von Bismarck (22/02/2010 11:10):

    Joder, así no es divertido.

    Por ir cerrando el tema:
    IceUjté: “digame de lo que habla y le diré de lo que carece”
    Y me regala una intervención en la que repite hasta la saciedad la palabra pene en todas sus formas (cuéntelas, cuéntelas, campeón) usando como pie un párrafo mío que interpreta de forma totalmente negligente. Lo que no esperará es no entender el doble sentido de la frase original, hacer una intervención con ánimo de joderme aunque sea un poquito, y que encima yo le conteste riéndole el error como si fuera una gracia y además le diga lo listo que es. Y encima añadir lo de que me comporte como un prusiano.

    En fin, que no hay más preguntas, señoría.

    PS. Si entra al trapo sí es un pique, por muy naif que esté resultando.

  31. Comentario de galaico67 (22/02/2010 12:34):

    “me regala una intervención en la que repite hasta la saciedad la palabra pene en todas sus formas (cuéntelas, cuéntelas, campeón)”
    Y vuecencia presume de manejar el arte de la ironía…amosnomejoda
    Ya para ir cerrando, viendo lo sanguineo que es, lo comedido y egapñol que me resulta, le regalo- asin, sin mada de mala baba y sin que se sienta obligado a corresponderme- un poquito de filosofía forrestgumpniana:si no quieras que te digan que escribes gayadas, no escriba gayadas. Para un ONVRE de verdad el priapo de otro varón no existe, ni siquiera para reirse de él, ya que si tiene que recurrir a eso es que no ha conseguido sus fines naturales: hacerse con sus tierras, sus dineros y sus mujeres
    Por lo demás,a ver si usté va a tener licencia para sentirse un nuevo Ruben Dario y no nos va a dejar a los demás se Quevedescos,atacandonos más que con insultos, con una muestra de incontinencia verbal.
    Aunque quizás lo que más me ha estimulado es su pretensión de enseñarle a un padre a hacer hijos. Pasese por las tierras de cristianos viejos, allí donde todo e verde y tal y pretenda enseñarles a manejar el doble sentido ó el arte de mentar a los ancestros , Principe de las letras. Se van a echar unas risas guapas,

  32. Comentario de Anibal (10/03/2010 21:56):

    A todos esos palurdos del ‘ni-ni’, del ‘curso del 60 y pico’, del ‘hermano mayor’ y demás basuras para lucirse lo que tenian que hacer es meterlos un par de meses en un talego ( centro penitenciario) pero de verdad con presos de verdad con guardias de verdad con cabrones de verdad, te garantizo que iban a quitarseles las ganas de andar con tonterias despues de un par de ‘sustos’ en la ducha.
    Por lo demás muy bueno el articulo y completamente de acuerdo en todo y en mi opinion es más diplomático de lo que me gustaria.

  33. Comentario de sergio farras (16/03/2010 09:04):

    LA GENERACIÓN “NI-NI”

    En el principio Dios creó a los padres. Y luego, viendo que estos se aburrían en exceso tuvo a bien crear a los hijos. Y luego descansó. Y los niños se ve que también se asentaron en tan beneficioso placer que da el reposo y el acomodo. Los ni-ni, son el resultado de la evolución de este cambio social tan brusco y áspero, de estos tiempos de crisis mundial generalizada, pálidos y sombríos. Los “ni-ni”, presumen de qué; ni trabajan ni estudian. Y se conoce que tampoco tienen pensado hacerlo a corto plazo de momento.
    Son jóvenes de futuro indeciso que por las mañanas se levantan a una hora discreta, -pongamos a eso de las diez- que es momento poco estresante y de trance para aliviar tensiones de residuos y narcosis que dan las ensoñaciones. Al mediodía comen por no perder la costumbre, y al llegar la tarde, después de una confortable siesta embutidos en el sofá del salón de su casa, se reúnen en una glorieta del parque de su bario, -no más tarde de las cinco-, litrona y cigarrilo en mano, haciendo camaradería y filosofía urbana de un pretérito venidero. Se ríen y hablan de los “reality show” televisivos que les absorben la visión tibia de la vida. Planean entre un poco de vaga compañía y mejor esperanza de lo que van a hacer el próximo “finde”. Esto de planificar las cosas con antelación está muy bien y dice mucho del cuidado previsor de alcanzar proyectos y propósitos. Se desconoce, si a los “ni – ni”, les preocupan los temas sociales más terrenales de futuro inmediato y de venidero mañana. O, igual, es que futuro no divisan en el horizonte de esta compleja, enmarañada y trenzada sociedad.
    Ante tal generación de niños aparentemente cafres y padres altamente desesperados y decepcionados, como asumiendo su infortunio de opacos ventanales, desconociéndose sí, científicamente, esto puede ser algo de los genes y los cromosomas más desorientados, que suelen jugar estas malas pasadas. O, más propio de la más absoluta idiosincrasia particular de la evolución de la especie que siempre tira para el lado más fácil y asequible que se pasa quejándose noche y día.

    Ser joven es virtud del novicio de la vida y envidia de pieles más curtidas. La crisis económica puede haber empujado a estos jóvenes, que con peores perspectivas de futuro que sus padres les han llevado a una desmoralización generalizada y pegadiza como una canción de verano. Los cambios de este siglo XXI, han hecho que la falta de ilusión se interprete como un “no future”, -ríete tú de los punkis de los ochenta-, pensando que la vida era todo pedir créditos e hipotecas como el que postula pretendiendo que se le dé sin más, a cambio de poco contribuir y de no tener que molestarse en gemir ni involucrarse en esfuerzos porque se suda.
    Quizás, un hedonismo mal entendido o mal explicado, puede haber arrastrado a este pensamiento distorsionado y erróneo de la vida. Porque, para gozar de la vida, antes hay que concebir unos mínimos y alcanzar unos baremos de compromiso. Pues no suele haber mañana sin ayer, ni pincel que dibuje sin esfuerzo paisajes que no sean de secano.
    Casarse o vivir en pareja, se les presenta como una amenaza de sentimientos que les turban sus emociones, para acabar reflexionando en un desolado parque urbano de glorieta y cemento, lejos de los jardines de Academos de Platón. Pues la desgana y la apatía de la bruma de su pensamiento, sustituye al filósofo contemplativo y curioso de preguntas de sutil esencia, haciendo de la pereza una herramienta poco práctica y acostumbrándolos al ejercicio de la conformidad, antónimo de lo que hace veinte años era rebeldía e indomabilidad, pecado natural y saludable de juventud. La adolescencia corre el peligro de alargarse en el espacio y el tiempo, -hasta los 35 años por lo menos-, y viéndolas pasar como en un tránsito mudable de que nada va con ellos. Dando la espalda a la responsabilidad y, corriendo el riesgo, de volverse conservadores y faltos de compromisos que afrontar, al no tener que sortear obstáculos como generaciones anteriores que lo tuvieron menos sencillo.
    Los “ni-ni, ven a bien no luchar ni implicarse en causas impías, ni en batallas de sueldos mileuristas, ni en sueños que ven muy lejanos en su curvado horizonte, haciéndolos vulnerables ,con falta de intereses e ilusiones más allá de las lógicas perspectivas, que les cruje en los vidrios de la mente cuando el viento no sopla a su favor. Parece ser, que no hay prisa por ser adulto, que es rol de la vida que viene solo y sin pedirlo. Corriendo el peligro de perderse en la ofuscación de una bruma que no les deja ver el camino escondido, y pudiéndolos llevar a un “kilómetro cero” sin pasar por la casilla de salida.
    Las redes sociales les mantienen en contacto, enlazados y conectados a la computadora como yonquis dependientes de las tecnologías. Pero que también les confunden y desorientan, convirtiéndose internet en un arma de doble filo, cortante e incisiva por su lado más canalla y bandido, con el potencial peligro de acabar siendo presa fácil de vicios y otros defectos de carencia de factor humano. Falta de empatía social que suele llevar al esquivo de compromiso y responsabilidad de asumir sus propias vidas.
    Si en los noventa, los yuppies fueron el exceso y espejo de la codicia más imbécil. Los ni-ni abrevian en ambición y, parece, que les cuesta arrancar el motor de la juventud, que suele acelerarse prácticamente sólo y sin más combustible que la energía natural de la lozanía, que es caricia de la etapa más bella de nuestra vida.
    ¿Somos los adultos culpables de tal conducta pasota-hedonista? Excesivamente extravagantes y bohemios puede ser un error por su parte. Pero ignorar sus carencias y fatalidades puede ser el nuestro, de un mundo adulto que se les presenta como el tronco que va a la hoguera.
    Sergio Farras (escritor tremendista)

  34. Comentario de Hynde (18/03/2010 01:33):

    Estoy completamente de acuerdo con el artículo (que podía haber sido también más tremendista). Creo que es un programa pésimo y sin sentido. La sexta debió darse cuenta que en su cadena de “intelectuales” como tú dices -y a diferencia de las demás- les faltaba un programa de mierda.
    Programa que en comparación con la demás basura de la tv (y para criticar hay que ver tv, que luego resulta que nadie ve nada)es muy aburrido.
    Por otro lado además de programa de mierda y aburrido es tristemente real. ¿Y mencionáis una comparación con un experimento psicológico? ¿? no comments.

    Bunnymen: “Dada la afluencia de público femenino en esta página creo que esa información cae en saco roto”.

    También existe afluencia femenina en esta página y el psico-peda negro no es un pibón

  35. Comentario de C.R.P.city (18/03/2010 20:03):

    pues no eh leido la cosa esa xk me dava pereza
    se que no soy de la generacion nini xk yo soy de la de no-no
    no al estudio y no al esfuerzo

Comentarios cerrados para esta entrada.