- La Página Definitiva - http://www.lapaginadefinitiva.com -

LPD 10.0

La Página Definitiva cumplió ayer 10 años de vida. Lo que nació un día de los enamorados de 2000, apenas unos meses antes del cambio de milenio, como un espacio para desbarrar libremente (y si bien expuestos a la posibilidade encontrar una cierta audiencia potencial la verdad es que ésta existiera más allá de cuatro búsquedas exóticas vehiculada desde Google era altamente improbable), se ha convertido en un proyecto que tiene ya una década de vida y que, amén de suministrar periódicamente colaboradores a Libertad Digital [1] (algo que ya por sí mismo haría que la cosa mereciera la pena), supone para quienes aquí escribimos la oportunidad de articular nuestras reflexiones, pulirlas y trabajarlas, darlas a conocer, aspirar a que sean reconocidas en lo que valgan y, sobre todo, la ocasión de recibir comentarios, críticas e información. Porque, aunque sea de manera desestructurada, en ocasiones jerarquizada, en ocasiones conflictiva, estos 10 años han permitido, y probablemente es el fruto más importante cosechado por LPD, la aparición de una suerte de comunidad entre lectores, colaboradores y ocasionales comentadores, escribidores frecuentes y ojeantes episódicos que a todos nos ha enriquecido mucho. Sin serlo desde un punto de vista tecnológico, esta página ha formado parte del Internet 2.0 desde sus orígenes por su espíritu. En realidad, de una versión superior, 10.0, como ya dejó claro nuestro Ideario [2] desde el primer día.

Los 10 añitos que cumple LPD son motivo de celebración. El aniversario ha sido festejado, esencialmente, a través del nuevo diseño, espectacular y funcional, estrenado hace pocos días [3]. La verdad es que no creo que nadie pueda aspirar a mucho más. Cambiar de diseño y gestor de contenidos una vez por década es, de hecho, algo de lo que no pueden presumir la mayoría de Administraciones Públicas y medios de comunicación, como echar un vistazo a tantas webs ancladas en un diseño propio de los años 90 del siglo pasado nos recuerda casi a diario.

Como no sólo de cambios de diseño vive el hombre, tenemos pensado ir tratado de aprovechar algunas de las nuevas funciones de la página para incorporar otro tipo de contenidos. En concreto, la reciente sección de vídeos [4] (muy recomendable, por cierto, el que está actualmente enlazado -como todos, vaya-) nos ha permitido abandonar nuestra legendaria reticencia a valernos de material multimedia. De modo que, aunque sea de modo experimental, vamos a tratar de enriquecer esta página con contenidos en vídeo, a ver qué tal sale la cosa.

En concreto, una de las ideas que tenemos es hacer pequeñas entrevistas (de unos 10 minutos como máximo) aprovechando ocasiones que tengamos que nos permitan acceder a personajes que han sido importantes en la vida pública española. La idea es ir construyendo una especie de historia del país en sus años recientes a partir de las trayectorias, contadas por ellos mismos, de estas personas. Dado que hace unos días organizamos un coloquio con Antonio Asunción (que esperamos poder ofrecer en vídeo en breve), quien amablemente se prestó a hacer de conejillo de indias en estos experimentos (entrevistas en vídeo para colgar en Internet, coloquios muy abiertos con personas de la sociedad civil), nuestro primer vídeo de la serie es una entrevista en la que quien fuera Ministro del Interior desgrana su trayectoria y vida pública, desde sus orígenes como alcalde de Manises a su última aventura (candidatura a la presidencia de la Generalitat Valenciana). No quiero dejar pasar la ocasión de agradecerle de nuevo su generosidad por acceder.

Como podrán comprobar, LPD cumple 10 años subiendo un escalón y pasando a ser uno de esos medios españoles que no hacen preguntas incómodas a sus invitados. ¡Caray, que si no a saber si vendrían! Pero no crean, estas entrevistas tienen un objetivo (relato en 10 minutos de una trayectoria vital) que nos permite defender que aún no estamos tan contaminados. Y, como prueba definitiva de ello, tienen los coloquios y sus grabaciones, donde podrán comprobar la absoluta libertad con la que el público puede preguntar a los invitados.

La acusación de complacencia con los poderosos, de haber devenido este espacio una LPD dócil en cuanto se ha acercado a gente que manda, es por ello injusta. Pero es comprensible que haya lectores que puedan pensar, en cambio, que sí es cierto, al menos, que LPD empieza a codearse con los poderosos y que a saber qué pueda acabar saliendo de ahí. Y mirarnos mal por ello. En algunos casos. En otros, la mayoría, dado que estamos en España, eso podría más bien suponer que nos trataran mejor, nos dejaran comentarios más elogiosos y nos pidieran amistad de Facebook. Pero no teman, nada de ello es necesario. LPD sigue siendo tan marginal como siempre. Los medios de comunicación, los políticos de este país y en general el establishment nos tienen en la misma consideración que hace 10 años, que hace 9, que hace 5. Ni saben que existimos ni les importamos lo más mínimo. No se dejen engañar porque Antonio Asunción se haya prestado a colaborar con esta ocurrencia. A nosotros, como al resto de los ciudadanos, quienes mandan suelen contestarnos como a cualquier otro ciudadano: ni contestan a nuestros e-mails. Lo de Asunción es debido a un cúmulo de casualidades y a qu se trata de un personaje hasta cierto punto atípico. ¡No sólo es que Arzalluz hable bien de él! ¡Es que incluso hace declaraciones a los periódicos, como ayer mismo a El País [5], mentando alguna de las bichas nacionales que, se supone, nadie considera de buen tono recordar!

En cualquier caso, si por nosotros fuera, ¡ojalá pudiéramos empezar a tener contacto con gente que ha mandado o manda y fuéramos capaces de atraerlos a participar en cosas de este estilo! Por nuestra parte, seguiremos intentándolo. Aunque sea en vídeo.

Como no sólo de chorradas ha de vivir un aniversario, también hemos pensado en celebrar estos 10 años poniéndonos serios y lanzando una serie de iniciativas que conviertan definitivamente LPD en una comunidad virtual 10.0, donde nuestros lectores tengan que padecer cualquier ocurrencia nuestra e, incluso, se vean obligados a trabajar para nosotros, que es el estadio último de evolución de cualquier iniciativa on-line de éxito. Se nos han ocurrido varias alternativas. Esperamos que les gusten y que las disfruten. Pero, sobre todo, que se pongan a currar:

– Aniversario por aniversario, esta iniciativa nos ha parecido simpática [6]. Invitamos a nuestros lectores a subir a youtube o cualquier alternativa digital homologable sus felicitaciones al Monarca en estas señaladas fechas en que incluso LPD cumple años y a remitirnos los enlaces, a fin de que podamos ir incluyéndolos en el canal Youtube LPD.

– Si nos ponemos en plan cursi, que es lo peor que se le puede decir a un español, también somos capaces de lo peor. LPD propone a sus lectores, si tienen ganas, que graben y suban vídeos donde en un minutillo o dos nos digan qué es LPD para cada uno de Ustedes. Yo, como hortera mayor del Reino, prometo hacer mi reflexión y subirla en breve.

– Por último, y dado que no todo tiene que pasar por migrar al multimedia, a los vídeos y al outing, LPD está planteándose seriamente hacer caso a sus incesantes peticiones y poner en marcha una línea de productos franquiciados LPD para que puedan adquirirlos por un módico precio y alardear de nivel cultural o de freakismo, según prefieran, ante sus amistades. Si hemos tardado años en rehacer el diseño no esperen que esto ocurra de un día para otro (tal vez esté disponible para el 25 aniversario), pero anunciamos desde ya que nuestras reticencias han desaparecido. Si tanta gente lo pide y organizaciones como Greenpeace [7] o Amnistía Internacional [8]tienen contentos a sus socios y simpatizantes vendiéndoles camisetas por 30 euros o tazas por 20, está claro que LPD podría hacerlo mejor y pedir, qué sé yo, 100 euros por un llavero (eso sí, con algún regalito extra de complemento como, ¡qué sé yo!, un apartamento en decimosegunda línea de playa de esos que los bancos te regalan ahora en vez de la vajilla de rigor cuando abres una cuenta). Estén atentos a sus pantallas si son de los que llevan años manifestando interés, pero no se nos amontonen y nos agobien. Que 10 años son ya suficientes para que nos vayamos conociendo.birthday cartoon [9]сковорода гриль чугун [10]