¡Ciego! ¡Zapatero me ha dejado ciego!

Ya sabemos que la política, en España, en los ratos libres que dejan las recalificaciones y las campañas electorales, consiste en pensar la mejor manera de dejar en mal lugar al otro partido (la democracia se cimenta en dos partidos: el demócrata, el bueno, el tuyo, por un lado; y el enemigo antiespañol o españazol, por otro). A ello se aplican constantemente PP y PSOE y los inevitables adláteres nacionalistas en provincias, cuando tienen o pueden tener mando en dichas provincias: dime qué piensas sobre esto, para pensar lo contrario. Se puede ser más o menos maquiavélico al elaborar nuestro pensamiento político, pero el principio motor es ese.

El problema es que, claro, si siempre estamos en contra, hay que elaborar un profuso argumentario para explicar por qué estamos en contra, y la improvisación juega malas pasadas. Si, además, nuestro partido está en la oposición, y tiene que enfrentarse a un verdadero chorro de propuestas indiscriminadas, por más que la mayoría de ellas sean meros brindis al sol y quien las hace un fabulador profesional, las musas pueden abandonarnos en ocasiones.

Por otro lado, más difícil todavía, en ocasiones el rechazo de una propuesta comporta hacer una contrapropuesta, y es más: aplicarla. Bien es cierto que esto lo hacen los políticos acomplejados, a los que les da miedo demostrar directamente que a ellos, en realidad, lo que les pone es montar un Estado Libre Asociado en su comunidad autónoma, aplicando lo que les plazca y lo que no, no, como lleva años haciendo Aguirre en Madrid.

En Valencia no aprendieron la lección y hace más o menos un año tuvieron la genial idea de sabotear la asignatura Educación para la Ciudadanía mediante el siguiente mecanismo: “obliguemos a que se dé en inglés, porque el inglés es el futuro y nadie se había dado cuenta, y matamos dos pájaros de un tiro”. La cosa, ocioso es decirlo, no funcionó (entiéndase, por “funcionar”, que se sabotee satisfactoriamente Educación para la Ciudadanía). Los alumnos no se enteraban de nada, y lo que es más, los profesores tampoco. Pero lo peor era lo único en verdad importante: la imagen de absoluto ridículo que daban esas clases, con un tío hablándole a otro en voz baja para que éste (profesor de inglés con el arduo problema de tener que desplegar sus conocimientos de manera tan atrabilaria como esta) les hiciera llegar la “palabra de Zapatero” a los alumnos.

Esta idea genial, desarrollada por la Generalitat Valenciana y aplicada por el conseller del ramo, Alejandro Font de Mora (una especie de ceporro institucional que, en justa correspondencia, lleva la conselleria de Educación y Ciencia), generó la previsible contestación social, provocó un rechazo como hacía años que no se veía en la plácida Comunidad Valenciana de los grandes eventos y el Papa, llevó a Font de Mora al borde de la dimisión y acabó por obligar al PP a hacer lo que el PP más odia: rectificar (el PSOE, en cambio, ama rectificar; ¡rectifica siempre, varias veces sobre un mismo tema si es necesario!).

Al final Font de Mora salvó la cabeza por los pelos, y ahora, cuando es la cabeza de su jefe la que lleva meses en la guillotina, se ha sentido fuerte para actuar de nuevo con su inimitable estilo: ¿que Zapatero ha sacado una absurda ley pré-à-porter para demostrar lo comprometido que está el Gobierno con la Sociedad de la Información y comprar miniportátiles a los niños españoles, para que así todos tengan iguales oportunidades de descargarse porno y acostumbrarse desde el principio a pagar el canon a la SGAE? Esta provocación no podía quedar aquí, así que Font de Mora aplicó la doctrina clásica en la materia: rechazar las ayudas del Gobierno para así no aplicar la medida, ahorrarse el dinero que le tocaba aportar a la Generalitat (que lleva meses paralizada: ¡menos mal que Camps tiene problemas legales, gracias a eso no hacen nada y están ahorrando una pasta en estos tiempos difíciles!) y, como colofón… ¡acusar al Gobierno de robarles el dinero “para dárselo a las autonomías socialistas”!

Para ello, Font de Mora ha recurrido al clásico truco de apelar a una Fundación para la Ley y el Orden creada por la propia Generalitat que, como no podía ser de otra manera, apoya la doctrina de la Generalitat. Al parecer el uso de portátiles tan pequeños puede incrementar la miopía en nuestros jóvenes, cosa que no ocurre, dice el Conseller, si el portátil tiene 17 pulgadas o más. ¡Zapatero quiere que tus hijos se queden ciegos, como Rompetechos, para que no puedan ver los defectos de la España gris y mediocre de Zapatero, ni las virtudes de la España de las oportunidades que te ofrece el PP!

Font de Mora podría aplicar ahora esta revolucionaria doctrina a otros ámbitos que son de su competencia, por ejemplo negándose a financiar las institutos públicos valencianos si no garantizan el aprobado a todos sus alumnos (el fracaso escolar puede generar depresión, falta de autoestima y el refugio del imberbe adolescente en una espiral de droga y violencia), u obligando a las Universidades, en paralelo, a que suspendan por lo menos cinco veces seguidas a todos sus alumnos por su propio bien (licenciarse demasiado pronto, antes de los treinta años, puede suponer enfrentarse a un mercado laboral hostil sin haber hecho el necesario acopio de experiencia vital, con los consabidos efectos perniciosos en las estadísticas de desempleo).яндекс продвижениеfrench latin translation


Compartir:

  1. Comentario de Gonzalo (28/12/2009 15:48):

    13 comentarios en ¡Ciego! ¡Zapatero me ha dejado ciego!

    1.

    Te ha faltado, en tu semblanza dek personaje, mostrar su falta de sentido del humor. Para un Director de Insti que lo iguala a Felipe V,poniendolo boca abajo en efigie, va y lo sanciona.

    Comentario escrito por galaico67 — 15 de December de 2009 a las 12:31 pm
    2.

    Mientras Rita ande suelta, eso de “ahorrarse una pasta” es poco menos que utópico, Guillermo.

    Comentario escrito por Otis B. Driftwood — 15 de December de 2009 a las 12:57 pm
    3.

    Es todavía más triste. Los que tenemos hija e hijos en edad escolar vemos con cierta inquietud la política educativa de este rapsoda forense. El objetivo de estos tipejos es que los hijos/as de las clases populares trabajen de caddies, de camareros o de paletas, todos ellos trabajos muy dignos, pero para los que se exige poca especialización y que coinciden, además, con la demanda del catastrófico “modelo” económico valenciano: campos de golf, turismo de masas y construcción.
    Con este panorama, y el PSPV desactivado como está (y los cuadros que se adivinan en el horizonte ponen a Leyre Pajín al nivel de Indira Gandhi) no quedará en pie nada donde se reconozca un EStado del Bienestar. Guillermo, ¿por qué no explicas de donde se pagan las nóminas del personal de la Universitat de València?
    Saludos

    Comentario escrito por Jewel — 15 de December de 2009 a las 11:06 pm
    4.

    Desde luego no me pensaba que LPD,ese sol en las tinieblas de la información, caería tan bajo como para dedicarle un artículo entero a D. Alejandro Font.

    Esa es una prueba más de la España gris de Zapatero, donde una persona como Font de Mora puede tener su propio artículo en LDP.

    ¡Hasta donde vamos a llegar!
    ;)

    Comentario escrito por doctorchema — 15 de December de 2009 a las 11:07 pm
    5.

    No puedo menos que estar de acuerdo con el Dr. El problema es que tengo un portátil muy pequeño, de apenas doce pulgadas, porque soy una víctima más de Zapatero (sólo te diré que el salvapantallas es una foto de Hipatia de Benidorm haciendo demagogia chabacana, es decir, haciendo política) y no he podido leer bien lo que ponía en las noticias que no hablaban del sr. Font de Mora. Y al final, pues por eliminación le ha acabado cayendo una yoyah de LPD, al pobre hombre. Creéis que aguantará esta presión mucho más? Yo creo que tras el artículo de LPD le quedan dos telediarios, le veo quebrado.

    Sobre las nóminas de la Universidad de Valencia (¿y cómo sabes tú está historia?!!!). A mí me han contado desde diversas fuentes (y no, no son “tres fuentes de la lucha antiterrorista”) que desde tiempos inmemoriales las nóminas de la Universidad de Valencia las paga El Corte Inglés, que adelanta el dinero y así permite que la UV tape momentáneamente otros agujeros. A cambio, la UV contrata sus viajes con Viajes El Corte Inglés y todos contentos. Sobre todo yo, que gracias a esto duermo tranquilo cada vez que el rector se echa a llorar porque “la Generalitat quiere quitarnos la financiación y no sabremos si este mes podremos pagar a los profesores”. Tú igual no, rector, pero la Semana Fantástica me lo garantiza.

    Un cordial saludo

    Comentario escrito por Guillermo López — 15 de December de 2009 a las 11:22 pm
    6.

    Uf. Si tú supieras Guillermo…
    Detrás de Jewel se esconde un apacible monstruo con tentáculos… Bah, dejémoslo en pulpillo.
    Yo vivía por donde está ese ingenio arquitectónico
    llamado Campus de Tarongers, apuesta política
    contra el eufemismo llamado cambio climático (a mí
    me mola más llamarlo apocalipsis).
    Bebo en las cloacas valencianas, pues.
    Un abrazo

    Comentario escrito por Jewel — 16 de December de 2009 a las 9:01 am
    7.

    De todas formas, creo que en la universidad de alicante ya han recortado unos cuantos pluses hasta febrero ya que las arcas están más que vacías. ¿me equivoco?

    Comentario escrito por desempleado — 16 de December de 2009 a las 9:06 am
    8.

    Lo triste no es que LPD se tenga que rebajar a hacer un comentario sobre la última chorrada del Sr. Font de Mora sino que tengan que venir también los oftalmólogos de Valencia a desmentirlo. En esto están de acuerdo con los sexólogos: el tamaño no importa. Luego tú los puedes creer o no que yo vi una vez en el telediario a un etarra con gafas lo que debería bastar para que en El Mundo empezara a “investigar”

    Comentario escrito por emigrante — 16 de December de 2009 a las 1:30 pm
    9.

    Esa historia sobre El Corte Inglés será una broma. Yo había oído que se empleaba el dinero de los proyectos de I+D+I para cubrir las “tensiones de tesorería” a la espera de que la Gneralitat pague en enero o febrero lo que acaba dejando de pagar en noviembre o así porque va muy angustiadita. Pero que sea dinero de ECI ya suena a cachondeíto.

    Eso sí, con lo de la “transferencia de conocimiento” a toda marcha, a saber. A lo mejor es que hay mucha I+D+I contratada por ECI, con profesores haciéndole investigación de la buena, echando unas horitas de dependientes. Que todo puede ser, si cuenta para la acreditación y el sexenio.

    Comentario escrito por Andrés Boix (LPD) — 16 de December de 2009 a las 1:50 pm
    10.

    Es curioso, Guillermo, que en Madrid también parece ser que esta misma empresa que os paga a vosotros está pagando las nóminas de los conserjes, al menos de los conserjes de los colegios.
    Parafraseando a alguien que tampoco me cae muy bien: “Camps y Aguirre la misma mierda es”

    Comentario escrito por labuelo — 16 de December de 2009 a las 7:59 pm
    11.

    Lo del Corte Inglés no es una broma: el año pasado pagó las nóminas de los profesores de instituto porque Conselleria no tenia dinero; el Corte Inglés le “deja” el dinero a Conselleria, vamos.

    Lo que no entiendo es como eso no es motivo de portadas de diarios…

    Comentario escrito por Francesc — 17 de December de 2009 a las 7:46 pm
    12.

    Disculpen, pero con lo de Hipatia de Benidorm me sigo descojonando a mandíbula batiente. Y me repito: al que se inventó el término deberían darle el premio nobel de algo; al menos, que se lleve una pasta!!! Y no el Saramago ése, que no hay un dios que le entienda!!!

    Comentario escrito por Gonzalo — 28 de December de 2009 a las 3:46 pm
    13.

    Mi más absoluto rechazo a lo que dijo emigrante.

    Así que el tamaño no importa, ¿eh? Y una mierda. Pregunta, pregunta por ahí; la tía que te diga lo contrario, o yace poco, o miente como una bellaca.

    Mis respetos

    Comentario escrito por Gonzalo — 28 de December de 2009 a las 3:48 pm

Comentarios cerrados para esta entrada.