Sudáfrica 2010: el Grupo de la Muerte

Entre tanta cumbre climática, Al Qaeda secuestrando cooperantes en una nueva prueba de su estrecha ligazón con la ETA, gente haciendo huelgas de hambre en oposición al Gobierno español en una nueva prueba de las concomitancias entre el pueblo saharaui y la ETA y Manifiestos revolucionarios contra el cine español y Ramoncín que no me extrañaría nada que hubiesen sido urdidos por la mismísima ETA Digital, el buen pueblo español a veces se pregunta: ¿dónde queda lo importante? Y ¿Por qué me distraen todos estos pesados de lo que haya dado de sí esta semana el fúmbol? ¡Si hasta hay gente que este fin de semana se puso a ganar competiciones en cosas que no son el fútbol, como diciendo “mirad, hay otros deportes”!

Afortunadamente, en el espacio de reflexión y sosiego que siempre es esta página, conscientes de nuestra responsabilidad, no tenemos empacho en retomar, una semanita después, el crucial sorteo de grupos del próximo Mundial de Sudáfrica 2010. Nos gustaría poder decir, como les gustaría a todos los periodistas españoles, que Suiza, Honduras y Chile constituyen el Grupo de la Muerte, pero ni siquiera la afición española se creería algo así. Nos ha tocado la perita en dulce, el chollito de este Mundial. Y eso que no tenemos cuota asiática, pero ¿quién quiere cuota asiática cuando tiene a un equipo europeo blandito, un equipo sudamericano cuya principal virtud es que sus jugadores llevan cabelleras como si fuesen progres españoles de los años 70, y a Honduras? ¡Viva Honduras!

Así que, como nadie en su sano juicio puede atreverse a defender que esto va a estar muy complicado, hemos pasado a la fase dos: considerar que el grupo está ya ganado (y ya son pesaditos, obligándonos a jugar esos tres partidos, aunque sirvan para darle el Pichichi a Villa, con lo lejos que está Sudáfrica y el frío que hará en su invierno austral-raro), y que lo horripilante y terrorífico viene después, en el cruce de octavos de final.

¡Toma, claro! Dirá Usted, rememorando el mítico anuncio de Campsa en que salía Cela atizándose un marmitako. ¡Pero si siempre nos eliminan en octavos o cuartos de final! (como en 1982, 1986, 1990, 1994, 2002 y 2006; para ser exactos, nos eliminan en cuartos “en el mejor de los casos”). Pero ahora la cosa está peor que nunca. A España le toca en octavos con… ¡El genuino Grupo de la Muerte! Grupo compuesto por equipos tan terroríficos como Costa de Marfil, Portugal, Brasil y los chicos del plutonio, Corea del Norte (así de tristes son los grupos de la muerte contemporáneos; recuerdo el mítico grupo que formaron en EEUU 94 las selecciones de Italia, México, Irlanda y Noruega; todos empataron a cuatro puntos y Noruega quedó fuera por diferencia de goles ¡Eso sí que era Muerte de la buena!).

Y, pásmense, la cosa no queda ahí. No es sólo que Brasil pueda caernos en octavos (caso de que queden segundos en el Grupo de la Muerte, dado que está claro que España será primera de calle en su “Grupo de la Vida”), sino que el equipo que venga luego será previsiblemente Italia, en lo que, en condiciones normales, debería ser el punto final de nuestra participación en el Mundial que han montado en ese inhóspito país, y que esperemos concluya con un bonito Corea del Sur – Corea del Norte en la final.

Tal vez se dejen cegar Ustedes por el forofismo irreflexivo de considerar que, después de todo, España ha ganado recientemente una Eurocopa, y que quizás las cosas no estén tan claras. ¿Acaso cuesta algo soñar? ¡Pero si somos “El mejor equipo del Mundo” según el prestigioso y depurado ranking de la FIFA! No me comiencen por ese camino, amigos, pues más dura será la caída. Recuerden que, si bien es cierto que los jugadores son buenos, ya no contamos con la pulsión ludópata y la pasión por arriesgar de Luis Aragonés, sino con un hombre de paja de Fernando Hierro y quién sabe si con el mismísimo Raúl, en una sentida despedida de La Roja previa a su entronización como entrenador-jugador.danish to english translationstranslate turkish to


Compartir:

  1. Comentario de felipe (05/01/2010 16:19):

    Yo, lo que diga molero. Y el relato de la presencia de los reyes de todos en el vestuario debería ser televisado en directo por las cadenas nacionales. Ahora que no tienen publicidad comercial, bien estaría que la publicidad institucional nos llevara al vestuario español para disfrutar con sus majestades(masculinas) del entrañable espectáculo.

Comentarios cerrados para esta entrada.