- La Página Definitiva - http://www.lapaginadefinitiva.com -

Bigotes Reloaded

Hace unas semanas el TSJ de Valencia archivó el caso Gürtel, en lo tocante a la implicación de Camps y otros cargos del PP valenciano. En el tribunal, y presidiéndolo, el juez De la Rúa, muy criticado por su más que evidente afinidad con Camps, explicitada por éste en un acto público. Camps se las prometía muy felices, mientras que los socialistas valencianos, cuya estrategia para llegar al poder se resume en “a ver si lo pierde el PP y entonces nosotros, que pasamos por ahí con la promesa de hacerlo igual que el PP, pero sin ser esos fascistas de mierda, nos lo quedamos”, se resignaban a esperar un par de legislaturas más (al parecer, nadie les ha explicado aún que en España el poder desgasta a quien no lo tiene. ¡Y eso que lo están sufriendo en sus carnes!).

Pero ayer El País dio a conocer un explosivo informe de la policía española [1] que describe cómo el Gobierno y el PP valencianos trapicheaban, a través de una serie de empresas-puente, para pagar a Orange Market. Dicho informe, mágicamente excluido del caso por parte del juez De la Rúa y adláteres, pondría el caso Gürtel en una nueva dimensión, aunque sólo sea por lo cuantitativo: ya no sólo hablamos de cuatro trajes y unas cuantas adjudicaciones dedocráticas [2].  Aquí va a haber que subir muchos impuestos a los potentados mileuristas españoles [3] para pagar los caprichitos del Bigotes. ¡Y todo por culpa del PP, que la crisis la montaron todita ellos y Zapatero, el hombre, pues se la encontró y qué querían Ustedes que hiciese en apenas cinco años!

Porque convendrán conmigo en que la cosa llega en un momento oportuno. Cuando más yoyah se estaba comenzando a llevar Zapatero por su inoperancia con la crisis económica, y como ya ocurriera antes del verano, vuelve el caso Gürtel. En el mejor momento y proporcionado por El País. Un momento… ¿El País? ¿El País ayudando al PSOE? ¿Qué está pasando, les han devuelto ya el fúmbol, o qué [4]? Y ojito, que la cosa es aún peor: las nuevas revelaciones se basan en un informe policial. Ya saben Ustedes, la policía española, esa panda de socialistas que montó el 11M.

No es que este asunto, por lo visto en las Elecciones Europeas [5], le quite muchos votos al PP, pero al ser tan chabacano, tan reciamente hispánico, gusta a los medios y al público, ocupa la atención de la gente, y sin duda entretiene. ¿Quién puede resistirse al “Bigotesgate”, las maravillosas cintas grabadas con lo de “amiguito del alma” de Camps o las que también acaba de distribuir El País [6], en las que se muestra con toda claridad lo mucho que manda la señora de Camps desde la farmacia, o las hostias internas que va pegándose la gente en el PP?

De hecho, ni siquiera El Mundo se ha resistido, bien es cierto que ayudado por la –vana- esperanza de que, cargándose a Camps, igual logran cargarse después a Rajoy y colocar, por fin, a Aguirre al timón. Por hilar un poquillo más fino, detrás de esta estrategia podría estar el mismísimo Rodríguez Zapatero, manejando a Pedro J. cual marioneta calvorota desde villa Certosa, en comandita con su amigo Berlusconi. Porque, aunque Rajoy ya ha demostrado su valía en los años pasados, quizás teniendo enfrente a Aguirre el PSOE lograba retener el Gobierno cuatro añitos más, reviviendo el argumento único de la campaña de 2008: “si tú no vas, ellos vuelven”, “no es lo mismo”, “vótame que si no vendrá la derecha”.

Sea como fuere, El Mundo titula hoy su editorial con un diáfano “O tendrá que irse Camps o tendrá que irse Rubalcaba”. El Mundo, así, siempre gana. El titular de portada abunda en la evidencia de que Pedro J. vuelve a tener a Camps en el disparadero: “El PP montó una Filesa en Valencia, según la policía [7]”. Camps acaba de descender a la peor categoría de ser humano, al más profundo de los círculos del infierno de Dante [8]: el círculo del felipismo.

Como en España las cosas no dependen tanto de que se cometan ilegalidades y trapicheos varios, sino de los apoyos con los que cuentas (miren a SM Campechano I, lo bien que vive mientras que sus amigos han acabado casi todos en la trena), habrá que ver cómo se dilucida la batalla en las próximas semanas. Lo que parece claro es que -en este país en el que sistemáticamente se confunde lo público y lo privado, en el que se detrae y redistribuye para repartir entre uno mismo y los amigotes, ante el aplauso general- “hay caso”, al menos más caso que con los trajes. Y si logramos desembarazarnos de Camps, ese curilla meapilas, pues mucho mejor, que en LPD no es que seamos muy amigos de lo espiritual [9]. A cambio, que nadie se me emocione pensando en la larga espera, tendremos a Rita Barberá y un nuevo récord en votos y escaños para el PP valenciano.norwegian online translation [10]право на наследство [11]