Lobezno

Lobezno es un personaje creado en los años 70 por la Marvel, con el exclusivo objetivo de que se enfrentase a la Masa y “a ver qué pasa”. Estaba previsto que desapareciera conforme había hecho su rutilante aparición (imagínense, un superhéroe… ¡Canadiense! Salvando las distancias, es como hacer un superhéroe catalán y pretender vender sus aventuras en la recia España mesetaria). Como tantos y tantos inventos afortunados, fue, por tanto, fruto poco menos que de la casualidad. Pero como “la idea” era buena, Marvel decidió reubicar a Lobezno en el grupo fetiche de los setenta y que justo entonces se disponía a comenzar su “edad de oro”, tebeísticamente hablando: los X-Men.

La mezcla funcionó como si pusiésemos a Teddy Bautista a dirigir el ministerio de Cultura (donde: acogida del público de los tebeos de X-Men = beneficios de la SGAE por vía intravenosa ministerio-subvencional), así que Lobezno se convertiría rápidamente en uno de los iconos de la Marvel, con colección propia incluida, y se le dedicarían un sinfín de historias a cual más ridícula para explicar sus convulsos orígenes, su compleja personalidad y, sobre todo, cómo era posible que un asesino en serie, un mercenario profesional, fuese uno de los Buenos (y, es más, cómo un tipo duro como él podía aceptar que le ataviasen con un traje amarillo particularmente ridículo, metrosexual y menoscabante de su supuesta hombría).

Lobezno es un mutante, uuhhh, cuyo poder consiste en un factor curativo excepcionalmente veloz, capaz de curarle de virtualmente cualquier herida, mortal o no. A unos siniestros y malignos científicos, avalados por un no menos siniestro y maligno comité militar, se les ocurre que estaría bien utilizar en su provecho tan magnífico don, y someten a Lobezno a una serie de humillantes y dolorosísimas pruebas (talmente como si Lobezno hubiese sido abducido por los alienígenas, ya saben que, con los alienígenas, efectuar múltiples sondas anales va de suyo), conducentes a recubrir todo su esqueleto de un supermetal denominado “adamantium”. Un metal virtualmente indestructible, más duro que la cara de un periodista después de escribir por enésima vez un artículo sobre lo peligrosísima y mortal de necesidad que es la actual pandemia apocalíptica de gripe porcina.

Con lo que Lobezno es, ya lo habrán adivinado, el asesino perfecto, imposible de matar, con una capacidad de sufrimiento ilimitada y con una ratio de muertes por minuto que le habría conseguido un puesto de trabajo en cualquier genocidio. Cómo se conjuga todo esto con su cariz de personaje “Bueno”, no es que yo lo tenga muy claro, pero tal vez se deba a que yo tiendo a ser blando con el crimen, débil con el terrorismo y ambiguo con el Mal.

Todo esto está muy bien, dirán Ustedes, pero… ¿Y la película? Pues la película se deja ver, es entretenida, aunque tampoco se pasa. Uno no sabe si disfruta más con la acción, con las referencias cruzadas a los X-Men (la historia del origen de Lobezno es varios años anterior a los sucesos que ya se nos han contado en las primeras entregas de X-Men), o con los múltiples momentos que ofrece la película para que uno pueda, directamente, cachondearse del guión, y que resumiría, de menor a mayor:

– El terrible sufrimiento del adamantium: los malos, haciendo lo que todo malo sabe hacer mejor (hacer creer al bueno que ellos, malos de corazón, en realidad también son buenos), engatusan a Lobezno para que, como si el Éjército USA fuese el equipo de “Cambio Radical”, éste acepte someterse a un peeling agresivo de su esqueleto. Y le avisan de que, cuidadito, Lobezno va a sufrir la de Dios es Cristo, que aquello va a dolerle más que cualquier otra cosa en su vida, más que ver a tu madre echando a la hoguera los tebeos que llevabas apilando durante años mientras tu mejor amigo te pone los cuernos con tu novia y tu segundo mejor amigo te pega una patada en los huevos que ni Pepe a Casquero (que tampoco va a ser todo dolor emocional). Pero luego la cosa es un pinchacito de mierda, como si esto fuera una convención de representantes de la Movida madrileña, y zas, ya está Lobezno recubierto de adamantium como si tal cosa.

– Para explicar el motivo de que Lobezno se llame Lobezno, el guionista nos obliga a asistir al relato de una horripilante, inacabable (y eso que no dura ni un minuto) y ridícula historia que le larga la novia de Lobezno a Lobezno, mientras él, y los espectadores con él, pone una cara de “joder, cómo me aburro” que es todo un poema.

– Últimamente las películas, en su desesperado intento por mantenerse más o menos en el candelero y no acabar en el vertedero de la historia del ocio digital, no sólo toman prestados sistemáticamente personajes e historias de otros sectores de la cultura popular (videojuegos, cómics, etc.), sino que directamente introducen la estética de estos otros sectores como parte de la propia película. En el caso de Lobezno tenemos varios momentos donde esto ocurre muy claramente, pero nunca con tanto esplendor como en el combate con el, atinadamente denominado por un amigo, “Malo de la pantalla final”, un supermalo cuya maldad consiste en acumular, uno encima de otro, todos los poderes de los demás mutantes, el clásico malo de videojuego aquí trasplantado a la película. ¡Y lo peor es que, como supermalo final, no se les ocurre nada mejor que poner a un tipo calvo y en pijama! ¡Venderá menos camisetas que El Más Listo de la Clase al término del humillante 2-6 contra el Barça!

– Y por último, la que a mi juicio constituye, de largo, la escena más ridícula de toda la película, es el momento en que Lobezno logra escapar del bunker supersecreto de los malos con su nuevo esqueleto de adamantium. El tío, avezado superasesino profesional, ¿creen que pone pies en polvorosa? Pues no: se aleja unos metros del bunker, se esconde en un granero y es descubierto por los dueños del granero, una entrañable pareja de abuelitos bondadosos que acogen a Lobezno en su seno, le visten, le arropan, le dan de cenar y le dejan quedarse ahí. Claro, al día siguiente los malos logran localizar a Lobezno (que no en vano se ha escondido en el pajar de al lado del bunker supersecreto) y se cepillan a los abuelitos, no sin que antes hayamos asistido a varios entrañables momentos de interacción de éstos con Lobezno, como diciendo “mira qué sentimental y humano que soy”, en un recurso narrativo que podríamos denominar “secundario de 24”, secundario de película de acción destinado a morir ignominiosa y dramáticamente, razón por la cual antes de morir es preciso torturar al espectador con una serie de escenas de gran carga emocional que luego nos hagan lamentar su inevitable muerte.посуда спб магазинэлектрический полотенцесушитель купить москва


Compartir:

  1. Comentario de Soy español, ergo soy franquista (03/05/2009 21:01):

    ¡Álvaro, en el nombre de Cristo, recapicitad, reabrid la RBBE!

  2. Comentario de lolo (04/05/2009 01:02):

    venga, aunque sea solo un poco, que en los foros del Sport ya no caben mas autofelaciones y hay que dejarles desfogar un poco… mas

  3. Comentario de Controlcé (04/05/2009 16:03):

    “Salvando las distancias, es como hacer un superhéroe catalán y pretender vender sus aventuras en la recia España mesetaria)”

    Lamento discrepar. Joder, si es que para dos superhéroes españolísimos que tenemos (Superlopez y Cáaalico Electrónico), resulta que los dos son fenicios!

    Y sí, joder, sí. Abrid la puta RBBE de una reputísima vez, coponbendito! Que no sabeis el tiempo que llevo sin echar un polvo!

  4. Comentario de Torcuato (05/05/2009 04:20):

    La reapertura de la RBBE tendría que ser prioridad nacional.

    Es una vergüenza que casi 5 meses desde su defunción no hayan tenido tiempo de escribir el post de despedida. ¿Es que tanto ha mejorado el porno en Internet desde entonces que no han tenido tiempo?

    Aunque sea, que lo escriba el catalán ese.

    Guillermo, hecho en falta también un poco más de actividad en LPD. Y no me vengas con que tienes mucho trabajo. Eres profesor universitario, y con eso lo he dicho todo.

    Escribe un poco más hombre, que somos lectores agradecidos.

  5. Comentario de HORUS (05/05/2009 22:19):

    “no sabeis el tiempo que llevo sin echar un polvo! ”

    Y lo que te queda, JI JI JI.

    Buena reseña,gRAN RESEÑA me ahorro la pasta de la peli y me lo gasto en puros, que esa es otra .
    Lobezno (Wolverine ) al igual que otro JRANDE —>LOBO de la Dc (EL ONVRETON que VOLO EN PEDAZOS al Onvre que mato al onvre y asi hasta el rajadisimo Liberty Valance)FUMAN PUROS.
    Las nenazas se aplican cremitas, los OVRES FUMAMOS PUROS despues de un polvazo.
    Tenian que haber llevado al cine la serie limitada de Frank MIller de Lobezno en Japon (Colección extrasuperheroes de la FORUM).Si es que todo degenera,COÑIO.
    10/10
    Y las adaptaciones malas a los cocorilos del Nilo.
    HORUS a proud Farias HAS SPOKEN,HOYGAN.

  6. Comentario de HORUS (05/05/2009 22:51):

    “Eres profesor universitario, y con eso lo he dicho todo. ”
    Coño AHORA ANDARÁ el Onvre poniendo examenes y tal y tal.
    Bastante hace que viene aqui a deleitarnos con su florida prosa, quizas deberiais contratar al pobre POpota, que anda como la independencia de los paisos catalats.
    Espero que por poco tiempo, lo del Popi.
    Por que lo otro esta PARADO…..SIN REMEDIO. XDDDD

    BY HORUS A proud chulo nihilista.

  7. Comentario de lluis (06/05/2009 17:52):

    “Las nenazas se aplican cremitas, los OVRES FUMAMOS PUROS despues de un polvazo.”

    Más bien no. Los hombre de verdad, después de un polvazo echamos otro. Mandagüevos.

  8. Comentario de HORUS (06/05/2009 21:01):

    “Mandagüevos. ”

    LLUIS, Ya sabia yo que eras un pepero desteñido.
    XDDDDDD.
    En otro orden de cosas nunca confió en alguién que no fume, beba o fornique.
    Y fumar un buen Farias, Davidoff o Macanudo es de lo más placentero que se puede hacer en público y con la ropa puesta.
    by HORUS a proud macanudo.

  9. Comentario de Karraspito for President (07/05/2009 02:26):

    ¿”confió”? ¿”alguién”? Deberías revisar, oh Gran Horus, tu traductor jeroglífico-españolazo opresor, creo que se le ha ido la olla al acentuador…

  10. Comentario de HORUS (07/05/2009 09:25):

    ONVRE Karraspito. Si a mi se me va la polla por ahi a clavarse en fermosas concubinas y no como otros que la tienen de adorno…
    (JI JI JI)
    … ejjjjj logico creo que se le haya ido la olla al acentuador…

    by HORUS a proud geroglifico.

  11. Comentario de DeTomaso (08/05/2009 23:42):

    Pues miren ustedes, yo la película no la he visto ni ganas que tengo, pero no es por darmelas de chulo ni de resabido ni de miren-ustedes-quien-soy, pero aquí, este que escribe estas líneas, conoce personalmente a Famke Janssen, la Phoenix de la tercera entrega…
    Oigan, y no vean que cañón de Sra. (por cierto, que su perrito se llama Licorice, o lo que es lo mismo regaliz en cristiano, y la señora gasta un 45 en zapatos…)

Comentarios cerrados para esta entrada.