Gran Torino

En España ocurre continuamente. Matrimonios que parecían ejemplares, que ya iban para las bodas de oro, de repente se rompen. Él ha conocido a una rumana de veinte añitos. Sabe que no le queda mucho tiempo en este mundo en plena posesión de sus facultades sexuales y prefiere tirar toda su vida a la basura por volver a sentirse pecho palomo. Lo que pasa es que la rumana no es tonta, sabe cuidar de lo suyo y el día en que el hombre muere trágicamente de un infarto mientras hacía footing con sesenta y seis años, los hijos de este buen señor se enteran de que la amante hereda el piso en la Castellana y la casa en Mallorca. Así es la vida. Y de esto va, más o menos, la última película de Clint Eastwood, la cual, por cierto, es una puta mierda de solemnidad.

Lo mismo que Victoria Abril hacía siempre papeles de putita, Sean Penn de llorón y Juan Diego Botto de robot de teleserie de los años sesenta, hay que irse acostumbrando a que, hasta que se muera, Clint Eastwood represente papeles de tipo duro, solitario y cascarrabias que en el fondo tiene un corazón de oro.

En este caso se trata de un hombre blanco occidental de religión cristiana. Esto es, un señor que, al cumplir cierta edad, al contrario de lo que hacen otras razas más evolucionadas como los gitanos, es abandonado por sus hijos o directamente escondido en una residencia para mayores. El personaje de Clint soporta esta dicha con estoicismo aunque la mala leche acumulada hace que a veces lo pague con los demás. Si los demás pertenecen a otra etnia, pues mucho más fácil.

Porque Clint nunca negociaría con ETA. Está enamorado de su coche, le gusta ver deportes por la televisión pillándose un cieguete así suave para irse a la cama y sobarse conforme toca la almohada con la nuca, defendió a su nación en una guerra y escupe sobre el pavimento porque vive en país libre. No obstante, hay que subrayar que, aunque nunca se siente a hablar con terroristas, no es un ciudadano de bien completo. Tras la muerte su esposa, insulta reiteradamente a un sacerdote católico que se ha propuesto conseguir que se confiese. Incluso, en una ocasión llega amenazarle de muerte si vuelve a presentarse en su casa a molestarle y hacer juicios morales sobre su vida. Una actitud la de Clint en este punto sumamente totalitaria y que atenta contra la libertad religiosa de ese cura a acosarle día y noche.

Al margen de esto, otro problema que tiene Clint es que sus vecinos son coreanos y montan fiestas en las que se reúnen treinta y tantos a beber y cantar. Él los conoce muy bien. Luchó en la guerra de Corea y tuvo que matar a unos pobres soldados desarmados. Por lo menos eran soldados, que en el puente de No Gun Ri el ejército americano lo que se cargó fueron civiles y a conciencia. El caso es que esta visión le acompañará toda su vida y la culpabilidad  bla, bla, bla… Así que está hasta la polla, pero todo cambia cuando conoce a un coreanito guapetón de dieciocho añitos.

Al chico resulta que le persiguen unos pandilleros. Clint sabe muy bien por lo que está pasando el chaval porque a él le ocurre lo propio con el sacerdote católico. Se solidariza y aleja a esos indeseables de su retoño por la vía rápida. Primero aplica los nudillos en lo que viene siendo las fosas nasales y después, como se le ponen kie, les amenaza con armas de fuego en plena rue a lo demócrata de toda la vida. El chico se enamora y al día siguiente se presenta en su casa y le dice que si puede hacérselo gratis. “¿El qué?” -pregunta Clint- “Lo que quieras, cualquier cosa” -replica el chapero.

Luego, para narrarnos el romance, el célebre director estadounidense abandona el tono trágico presente hasta ese momento en la cinta y entra de lleno en su género favorito: la comedia disparatada. Diferentes gags se sucederán hasta el final de la película, cuando se lee su testamento y le ha dejado todo lo bueno a su amante oriental ante la sorpresa de sus hijos y nietos, que son los típicos que en los entierros están de risas mandado sms a sus colegas, les cuesta soportar la frustración y se quedan superplof.

Una basura infecta de película que deja a ‘Karate Kid’, por poner un ejemplo, a la altura de ‘A años luz’ de Alain Tanner en lo que a películas de viejos con jóvenes díscolos se refiere. Sólo uno de los gags tiene cierta gracia. Cuando le deja el perro a los coreanos para que se lo cuiden y no sabemos nada hasta que, justo antes de salir los créditos, nos lo vuelve a enseñar en un plano para que veamos que no se lo han comido. Todo un carrusel de emociones ese cuarto de hora sin saber qué habrá sido del can.керамическая посуда сковородаcreative gig


Compartir:

  1. Comentario de Olli (02/02/2009 12:50):

    Pues la peli será una puta mierda, pero Álvaro, con sus comentarios, siempre hace que me invada una irresistible fuerza que me impulsa a ir a ver las películas que él reseña. Aunque nada más sea por releer el artículo y descojonarme más de lo que me he descojonado ahora. El comentario de los gitanos, sencillamente, “se sale”.

  2. Comentario de paco (02/02/2009 16:22):

    (southpark)

    “Mata a tu abuelo, Billy”

    “no me llamo Billy, abuelo, y no te voy a matar…”

    Que alguien mate al gilipollas de Clint…

  3. Comentario de lolo (02/02/2009 18:30):

    Y no podiamos, digo yo, obligar al señor Clint, a cambiarse de nombre de una puta vez y que siga haciendo lo que le de la puta gana, pero sin manchar mas a la puta leyenda que es para muchos tras “Harry, el poco aseado”, y otras, hasta llegar a Sin Perdon.

    Deberiamos haberselo pedido antes de el … eso, lo de los puentes de Mierdison, donde asomo el julandronita que todo buen hijo de San Francisco lleva dentro.

  4. Comentario de Karraspito for President (02/02/2009 19:58):

    Bueno, yo salvaría de la quema también “Mystic River”, las de la II GM y la del millón de dólares

  5. Comentario de Oliveral (02/02/2009 21:02):

    A mi “el bebé del millón de dólares” mira que me recordaba a un mierdoncio sin precedentes: la vida sin mí, de gafaspasta Coixet. No sé por qué.

  6. Comentario de Jaime de Andrade (03/02/2009 01:32):

    ¿Que Clint Eastwood hace de viejo maricón protagonista en una película suya? ¿No se ha desplomado la Bolsa?

    No me ha dado tiempo a ver el Intercambio y ya veo que dentro de un mes se estrena ésta. Este hombre tiene el síndrome de César Vidal. Con lo fácil que es a su edad bajar al parque a jugar a la petanca o irse a la Casa de Campo a ver cómo se mueve la juventud entre los arbustos.

  7. Comentario de Karraspito for President (03/02/2009 14:20):

    Oliveral, si le das la vuelta, se puede decir que es como “Más adentro”, del súper-ideal Amenábar, que para mí murió justo después de terminar “Abre los Ojos”, pero con calidad…

  8. Comentario de Oliveral (03/02/2009 21:14):

    Cierto, Karraspito. Con la trayectoria que llevaba el chaval. Y mira que he llegado incluso a ganarme enemigos por poner a parir “Más adentro”. Y lo que es peor: ¡Un día podía haber follado y me quedé sin saborear su Mumu porque a la susodicha le había emocionado “hasta hacer vibrar todos sus pelos” (Juro que me lo dijo así)e interpretó la crítica a la película y a Bardem como algo personal! Perra vida, esta.

  9. Comentario de Karraspito for President (04/02/2009 04:06):

    Créeme si te digo que esa tía te hizo un favor, cuanto antes pudieras escapar de esa personalidad paranoica y obsesiva (aunque fuera antes de follar), mejor…

  10. Comentario de Karraspito for President (04/02/2009 04:10):

    Por cierto, yo no he visto la basura esa (ni ganas), pero me quedo con el comentario introductorio del reportaje sobre la película que hizo Gasset en “Días de Cine”: “Ahora, señoras y señores, vamos a ver un reportaje sobre la película “Mar Adentro”, de Alejandro Amenábar. No se dejen engañar por la amable crítica que dicho reportaje realiza sobre ella, en realidad ha sido elaborado por el único miembro de la redacción al que le gustó la película.”

  11. Comentario de lolo (04/02/2009 09:52):

    Gasset, ese hombre…
    aun me duelen las muelas de reirme

    http://ziritione.blogspot.com/2007/11/frases-clebres.html

  12. Comentario de Karraspito for President (04/02/2009 11:48):

    #11 Dios, qué crack. Se ve que ser inteligente en la tele sólo sirve para que jueguen con tu programa en la parrilla como si fuera una peonza…

  13. Comentario de lolo (04/02/2009 11:54):

    si, ya ves lo que le paso a Pedro Ruiz…

  14. Comentario de Dagorlad (05/02/2009 18:22):

    No cabe duda que Clint Eastwood es el personaje más sobrevalorado del cine actual y, probablemente, de todos los tiempos. En cada película que realiza está más claro el complejo de inferioridad que arrastra ya que, en su foro interno, sabe que no es ni la sombra de los grandes maestros contemporáneos (y, por qué no decirlo, de todos los tiempos), artistas de la talla de Stallone, Schwarzenegger y Uwe Boll, los cuales son a menudo infravalorados por la crítica rancia y casposa de cuatro desconocedores del cine más allá del año 59 para los que el cine de verdad es en blanco y negro y que tienen la absoluta certeza de que el cine mudo manejaba mejor el lenguaje cinematográfico que el sonoro…Como decía, Clint Eastwood es un mal director y actor, a pesar de sus promotedores comienzos con películas magníficas como “Harry el sucio” (y sus muy interesantes secuelas), o la trilogía de Sergio Leone; pero esta, en un principio, prometedora carrera quedó truncada tras la que es, sin duda, su mejor película como director: “El sargento de hierro”, en la que ensalza los valores morales y de rectitud que deben de guiar a toda persona y país que se precie de ser tal; a partir de ahí sólo han salido bodrios infumables, a caballo entre el drama,western crepuscular,sentimentalismo barato y moralina progresista, tal es el caso de “El jinete pálido”, “Sin perdón” (que no lo tiene), “Million dollar baby”, “Mystic river”, etc. Y ahora, lo que faltaba, interpretando a un anciano homosexual…cada día está más claro que no es más que un clon de Almodóvar.
    El único consuelo que me queda es que aparece una nueva estirpe de grandes actores de la talla de ese descomunal animal cinematográfico que es D. Jean Claude Van Damme, al que supongo que la manida y trasnochada academia no premiará ni con una nominación a los Oscar a pesar de su magistral interpretación en su última cinta.
    Por último expresar que coloco a Clint a la altura de sobrevaloración de gente como John Ford (no sabía dirigir), Billy Wilder (no tenía talento ni como director ni como guionista), John Houston (aburrido), Orson Welles (¿pero qué coño hacía este tío?)o Howard Hawks (¿nadie le enseñó a dirigir a los actores?).
    Saludos

  15. Comentario de Karraspito for President (05/02/2009 21:16):

    #14 Me parto, tienes talento…

  16. Comentario de Dagorlad (06/02/2009 14:21):

    Te lo agradezco Karraspito, aunque no entiendo lo de que te partes, cualquiera diría que crees que mi punto de vista está realizado con ironía…
    Aprovecho para hacer una solicitud a los redactores de esta tan insigne página: ¿para cuándo un especial sobre los grandes talentos desperdiciados del cine?, yo así de primeras propongo a Billy Blanks, Michael Dudikoff, Lorenzo Lamas(este último es especialmente hiriente ya que está versado en todos los géneros:acción, drama, comedia, musical…lo que se dice un hombre del renacimiento), etc…
    Saludos y gracias

  17. Comentario de lolo (06/02/2009 23:31):

    Dagorlad, sobre su petición de un especial de Lorenzo Lamas, le indico que desde hace ya casi un año se espera un especial Mundogay en al agonizante RBEE.

  18. Comentario de Karraspito for President (07/02/2009 18:41):

    #16 Yo propongo a Tom Berenger, un tío con talento pero al que sólo le han ofrecido papeles basura en su mayoría. Las pocas veces que ha salido en películas decentes, ha dado la talla más que de sobra.

    Habría tantos talentos desperdiciados…

  19. Comentario de Dagorlad (09/02/2009 11:06):

    Pues no he mencionado (intencionadamente) al que quizás sea el mayor talento dado por la industria del cine y desperdiciado hasta tal punto que se tuvo que refugiar en la industria televisiva donde ha mantenido durante años una serie en lo más alto del ranking; una serie en la que se ensalzan los valores que deberían de mantenerse en el mundo de hoy dominado por chavales macarras con chandal de Nike y pelo en pincho (con sus múltiples variantes) y “Jennys” cuya más alta meta en la vida es tirarse al Jonathan en un descampado dento de un coche más pintado que la Capilla Sixtina, pues bien, dentro de este negro panorama actual su serie ensalza valores tales como la integración (su simpático y valeroso compañero afroamericano, los intrépidos indios), el respeto a otras culturas (de nuevo el pueblo indígena y sus ritos religiosos, siendo incluso el protagonista llevado varias veces a un estado de iluminación mística), respeto a la naturaleza (continuas apariciones de parajes del desierto o de bosques y desfiladeros tipicamante americanos), o respeto a la mujer (años de noviazgo con su chica sin tocarla ni un pelo, a pesar de salvarla repetidamente la vida, hasta el matrimonio, eso es amor y no el desenfreno en el que se ve sumergida la sociedad actual). Por supuesto ese hombre no es otro que el gran caballero de los escenarios D. Chuck Norris y su mítica serie que por siempre estará en el Olimpo de la televisión “Walker: Texas Ranger”, de la que como nota anecdótica diré que el mismo Norris compuso la sintonía , la mítica “Eyes of a Ranger”, además de interpretarla él mismo (cerrando así un círculo perfecto), también dirigió algunos capítulos de la serie (los mejores) tras aprender el oficio de los mejores maestros que dirigieron las primeras temporadas.
    Con una lágrima en mi mejilla, vertida por el recuerdo de las emociones provocadas por tan emotiva serie, me despido.
    Saludos

  20. Comentario de Molón el batanero (11/02/2009 01:28):

    Pues yo propongo que se dé un Óscar honorífico a Marisol y a Manolo Escobar. Y…bueno…también un Goya. Recuerdo que de niño veía sus películas y guardo un grato recuerdo de ellas.
    De mi niñez también guardo un grato recuerdo, pero no puedo pretender que me den un Goya ni un Óscar por este motivo. De todas formas, dejo la puerta abierta por si las Academias tienen a bien promocionarme para recibir tan ilustre galardón. Por otra parte, a mí no dejan de caerme bien Clint Eastwood, el tito Arnold, José Van Damme (así lo llamo yo en familia, igual que el cantante), Silvestre, Bruce ‘cara de piedra’ Willis, y todo tipo de héroes que nos libran de los males de este asqueroso mundo. Y no es que no me guste el buen cine, es que también me gusta el malo, siempre que me transporte a vivir aventuras o situaciones emocionantes que me liberen durante un rato de la pesadez del alma humana.
    No hay que tomarse muy en serio las críticas, todos somos esclavos de nuestra manías, y, a fin de cuentas, la objetividad no existe más que como concepto.

  21. Comentario de mauricio (20/02/2009 18:29):

    Dagorlad no se si eres un descerebrao o un simple provocador…. jajajaja Van Damme, Chuck Norris, etc. Entretenian y te lo pasabas de puta madre cuando veia cinturon negro con 12 años no te lo voy a negar pero ponerlo a la altura de parte de la gente a la que criticas…
    Igual de disparatado es ser un gafapasta obcecado en que lo mejor del cine actual de hace en Irán y tambien lo es ensalzar los subproductos serie Z del cine yanki como tu haces. Aunque para gustos los colores….

Comentarios cerrados para esta entrada.