La campaña, día a día

La campaña, al día

RESULTADOS PROVISIONALES DE LA NOCHE ELECTORAL

Ánsar ha venido diciendo a lo largo de la campaña que la tenía más larga que nadie. A última hora, solicitó un metro a las señoras asitentes a un mitin para “medírsela”.

Estas cosas se miden, a efectos políticos, en las urnas. Y, por lo que parece:

– Zapatero la tiene un poquitín más larga que Ánsar, por lo visto. La primera vez que se enfrentan electoralmente ha sacado, con el 90% de los votos escrutados, unos 300.000 votos más (diferencia que coincide con la que sacó Aznar a González la primera vez que le derrotó en unas generales).

– El PP pierde la Comunidad de Madrid. Gallardón logra retener el Ayuntamiento de la capital (al que dejó sin competencias mientras se encargó de presidir… la Comunidad de Madrid). Gallardón, al parecer, es más macho que Aznar, y así lo ha visto Ana Botella.

– Aznar se retira de la política dando a su partido su primera derrota electoral en 10 años.

ABP (València)

24/5/2003: Por fin llega la jornada de reflexión

En pocas ocasiones como esta ha sido tan bien recibida por todos la jornada de reflexión. Porque, por una parte, no estábamos en condiciones de soportar ni un día más de esta campaña chusca y aburridísima. Y, por otra, porque son muchos los ciudadanos que, todavía, necesitamos “reflexionar”.

La campaña acabada se ha caracterizado por su tono gris y menor. Hasta los propios políticos se han aburrido más de lo habitual. Y se ha notado. Particularmente en el caso de Joe Mary Ánsar, que también ha acabado un día sí y otro también hablando de su deslumbrante actuación como miembro del Eje Humanitario. Como todos, la verdad, pues Zapatero y Llamazares no han hecho otra cosa. Pero en el Presidente del Gobierno llama particularmente la atención tal deriva, dado que:
– hay quien intuye que centrar la campaña justamente en este asunto no debe ser muy conveniente de cara a los intereses electorales del PP
– el propio Joe Mary señaló en su momento que pretender centrar el debate previo a estos comicios en la pasada y existosa Operación Humanitaria era indigno y una falta de respeto a los ciudadanos (que querían discutir sólo de temas locales y municipales).

Es algo más o menos lógico. Ante un asunto del calado ético, cívico y político como lo fue la reacción de los ciudadanos ante las actuaciones gubernamentales, cualquier debate entre fuerzas políticas que, pasadas sólo unas semanas, lo eluda, no sólo es un poco absurdo sino además soberanamente aburrido.

Y así le ha acabado ocurriendo al propio Ánsar, que se aburrió muy pronto de esta campaña. Empezó repartiendo estopa, muy en su línea de campaña, con su particular e innegablemente refinado sentido del humor. Pero bastaron un par de mítines (y eso que en alguno tuvo éxitos innegables, como su media entrada en Mestalla) para que acabara harto. Inevitablemente el Gran Líder Humanitario se aburría dedicándose a hablar de centros sociales, de bibliotecas municipales, de alcantarillado… y, a la postre, acababa recordando sus éxitos junto a Bush y su participación activa y entusiasta en la creación de una Gran Nación Libre y Democrática allí donde antes no había sino una Inmensa Amenaza para la Libertad y Subsistencia del Planeta Tierra.

Aburridos y hartos, los ciudadanos hemos asistido a una fase final de campaña en la que este mismo hartazgo ha alcanzado cotas desconocidas en el Presidente del Gobierno. Ánsar empezó a espumear sus discursos con simpáticas referencias a la Oposición (“van en pelotas”, “ojito, que van en pelotilla picada”…) y, para rematar la faena, con alardeos de bar casquivano sobre su potencia viril. El último día de campaña lo cerró Ánsar con una espectacular proclama. Ya nos había dicho que los tenía grandes y bien puestos, que el caballo de Espartero a su lado era un niño de 3 años, pero quedamos definitivamente cautivados cuando, como postre, solicitó que una señora subiera al escenario “con un metro, para medírselos”. Este señor, con su fino sentido del humor y sus complejos, que afloran con una facilidad insospechada, ha sufrido como una verdadera tortura la campaña. Da incluso un poco de pensa. Menos mal que es la última.

Además de un tanto agobiados, por lo que saludamos la llegada de la jornada de reflexión, muchos ciudadanos parecen necesitarla. Y es que, al parecer, llegamos a estas últimas horas con una proporción sin precedentes de indecisos. Lo que, a juicio de los expertos en demoscopia, hace que las elecciones estén en el aire. LPD, como ha venido manteniendo a lo largo de esta campaña, no comparte los análisis que consideran el efecto de la guerra como un aspecto menor en lo que se refiere a su afección a la opinión pública. Hemos señalado, por ello, que consideramos más o menos asentada la derrota del PP, sin que los indecisos puedan hacer nada para evitarlo. Pero no negamos que los hay, y muchos. Únicamente constatamos que se trata de gentes que no han decidido todavía cómo emplear su voto para castigar al PP o a cuál de las opciones que no son el PP van a votar a pesar de no sentirse convencidos por ninguna de ellas. En cualquier caso, para ellos y para todos, bienvenida sea la Jornada de Reflexión.

ABP (València)

21/5/2003: Argumentario de fin de campaña

Entramos en los días finales de campaña. Al argumentario de campaña del PP de la primera semana, centrado en la exhibición en todas las plazas de España de un reluciente Joe Mary Ánsar alardeando de sus similitudes con el Caballo de Espartero y alertando de la amenaza socialcomunista, estos días se han unido nuevos e interesantes ardides para acabar de afianzar más si cabe el voto centrista:

– ¡Los socialistas van a dejar a los jubilados sin sus pensiones!
– ¡Vamos a cepillarnos a todos los inmigrantes del país y este mismo viernes reformamos la Ley de Extranjería, oiga!
– Manifestarse públicamente contra la guerra (recuerden, exactamente la misma postura del Presidente del Gobierno) es hacer un acto de hostilidad política contra el PP y, por ello, ha de ser prohibido en colegios electorales y cercanías.

Incrementando el nivel, la última semana promete ser apasionante. Y los disputados votantes de centro, siempre y cuando compartan conciencia cívica, social y chapapoteril con Ana Botella, ya saben dónde están las ofertas que les aseguran un futuro esplendoroso.

ABP (València)

19/5/2003: Miserias demoscópicas. Encuestas de fin de semana (II)

Desolador. Ninguna otra palabra sirve para describir el panorama demoscópico de estos comicios. Ayer domingo y hoy lunes, último día en que se permite la publicación de encuestas, hemos husmeado ansiosos a la búsqueda de sondeos amplios, con muestras relevantes y que abarcaran, como mínimo, todos los elementos que, por ejemplo, integran la Porra Electoral de La Página Definitiva. Y nada de nada.

A este estado de cosas, en el que suponemos ha influido la situación de la economía y el descrédito generalizado en el que han caído los institutos de opinión, hemos llegado con rapidez. En apenas 25 años, nuestra democracia es tan madura que sencillamente nadie cree en las encuestas y, por ello, ni las solicita ni, en consecuencia, son ofrecidas por los medios de comunicación más que de forma testimonial. Por el que dirán. Sólo el CIS, ejemplo de burocracia estatalista pasada de moda, sigue con sus macroencuestas caras y profesionales que, por supuesto, llegan siempre tarde y mal.

Entre pulsómetros y miserias semejantes vamos tirando. Con desgana los diversos medios de comunicación han publicado alguna cosilla. Nada de interés. Todo viene a ser lo mismo. El PP puede perder allí donde ganó, puede perder la mayoría absoluta allí donde la tuvo y perderá con seguridad allí donde ya fue derrotado. Pero casi nada es asegurable, salvo esto último. En el resto de casos la clave, por lo demás, está en los indecisos. La verdad es que, para llegar a a tan espectaculares y atrevidas conclusiones, no hace contratar ningún muestreo.

De entre el páramo, destacamos la encuesta de “El País” (Grupo PRISA) realizada por Opina. Otrora estos medios se lo curraban en vísperas de elecciones. Ahora hemos de conformarnos con  poca cosa. En fin, menos da una piedra.

A partir de hoy entramos en la fase “a Ánsar se le ve sonriente porque tiene encuestas internas que le garantizan una buena prestación electoral”; o “Zapatero anda preocupado porque los datos del partido apuntan a un estancamiento”… Ya saben, noticas más o menos igual de fiables que estas encuestas que nos han sido ofrecidas, “cocinadas” tan a ojo que cualquiera de los resultados avanzados por los concursantes de nuestra porra sería, a la postre, tan o más creíble que ellas.

ABP (València)

17/05/2003: Encuestas de fin de semana (I)

La encuesta del CIS:

¿Por qué es tan importante la encuesta del CIS? Porque, realizada con dinero público, es la que cuenta con una muestra más amplia. Además, está hecha por gente con enorme experiencia y, a pesar de haber sido concluida en cuanto al trabajo de campo casi mes y medio antes de la cita electoral, la “cocina” (en la que el CIS tiene una gran experiencia) permite aventurar que los resultados pueden estar más o menos bien ponderados.

¿Qué dice? Es bastante espectacular. Puede consultarse  on-line.

Resaltamos que, como ya se comentó en esta página, el PP perdería  Madrid ciudad y su Comunidad Autónoma, así como la Comunidad Valenciana. Asimismo, no lograría recuperar Baleares ni Aragón y encima, si se repitieran a nivel local los pactos autonómicos, también perdería  Zaragoza y Palma de Mallorca. Es más, en estos casos el PSOE incluso podría prescindir a ambos niveles de alguno de sus acompañantes de viaje (por ejemplo, del PAR y de UM). Más que nada por no dejar al PP tan abandonado en la oposición. En Canarias CC se sitúa al borde de la mayoría absoluta, con el PP de tercera fuerza política. Las barridas del PSOE en Castilla-La Mnacha y Extremadura (sobre todo) alcanzan cotas históricas. Y en Asturias consolidaría firmemente su posición (aunque sin lograr conquistar Oviedo). El PP sólo conservaría con gran éxito, barriendo, Castilla y León (aunque podría perder la ciudad de Valladolid), Murcia (holgadísimamente tanto autonómica como localmente), y La Rioja (y Logroño). Seguiría siendo fuerza más votada, y con probabilidades de continuar gobernando en Cantabria (y Santander) si bien necesitaría el apoyo del PRC, y en Navarra, donde UPN mejora sus resultados y casi roza la mayoría absoluta (y la consigue en Pamplona).

Las elecciones en los “territorios históricos” donde sólo hay municipales serían asimismo muy malas para el PP: Clos y Vázquez consolidando excelentes resultados en Barcelona y A Coruña, Sevilla un poco más socialista, Málaga perdida, excelentes resultados del PSOE en Santiago de Compostela (consolidando la alcaldía) y en Vigo, levemente por encima del BNG, sólo en las municipales vascas la muestra predice un buen comportamiento del PP, beneficiado por las particularidades de esos comicios y especialmente por el escaso trasvase de votos de la ilegalizada Batasuna al PNV…

La encuesta del Grupo Prisa (Instituo Opina):

La ha empezado a difundir la Cadena SER a las 17:00, y los resultados que da son una victoria del PSOE sobre el PP en el Ayuntamiento de Madrid por la mínima, por los pelos. Coinciden estos datos, pues, con los del CIS. En cambio, sus datos son un empate técnico en la Comunidad Autónoma de Madrid entre PP y la suma de la izquierda, conservando por los pelos la mayoría el PP. El CIS, recordemos, veía al PSOE claro ganador. Igualmente, la encuesta de Opina para el Grupo PRISA da al PP ganador por mayoría absoluta (si bien justa) en la Comunidad Valenciana, en la que no lograrían representación ninguna de las opciones nacionalistas.

La encuesta de El Mundo (Sigma Dos):

Coincide con el CIS en dar la victoria al PSOE en la Comunidad de Madrid (aunque sólo por un diputado, lo que podría coincidir con el “empate técnico” sesgado in extremis en favor del PP de la del Grupo Opina) y en cambio se aleja de las otrs dos en conceder al PP la victoria en el Ayuntamiento de la capital de España (aunque, dicen, por la mínima, un solo concejal marcaría la diferencia).

ABP (València)

16/05/2003: ¿Dónde están las encuestas, las encuestas dónde estáaaan…?

Primera semana de campaña cumplida y ni una miserable encuesta que llevarnos a la boca. Los medios de comunicación españoles o tienen graves problemas económicos y ahorran lastimosamente o han acabado definitivamente por perder toda fe en los sondeos. El caso es que hasta mañana, fecha de publicación de las inevitables prospecciones del último domingo de campaña… nada de nada. No tenemod ni una miserable predicción que llevarnos a la boca.

Tampoco, de momento, la del CIS. La encuesta está realizada y “cocinada”, la tiene el Gobierno desde hace un par de semanas, pero no la saca. Pilar del Castillo, que por la falta de práctica ha olvidado sumar, restar y multiplicar, ha sido preguntada en su calidad de “experta” en la cuestión (a las niñas mimadas del régimen, aunque las colocaran en la UNED se les exigía una mínima ficción de conocimiento para elevarlas a Catedráticas, que Del Castillo mostró sumando y restando votos a los partidos en las primeras elecciones) y muñidora de los nuevos procedimientos en la materia. Desconcertada, ha acusado a la LOGSE y al Consejo de Universidades de estar detrás de todo. ¿Qué hacer?

La encuesta, como ya publicamos el día 13, es mala para el PP. Algún lector escéptico se puso en contacto con nosotros para señalarnos que expresábamos más “deseos” que realidades. Esperemos que la filtración de ese contenido que expusimos a la prensa “seria” y su publicación en los días subsiguientes en toda suerte de medios electrónicos y en papel haya mitigado sus dudas. No es que vaya a pasar, pero sí es lo que dice esa encuesta. Al parecer, saldrá mañana, porque no hay más remedio. Así quedará confundida con las de los periódicos, más recientes, y confían en que pase inadvertida.

Llevan ya cierto retraso en los plazos de publicación legalmente previstos. Otro regalo envenedado de los socialistas que los muy cabrones, cuando gobernaban, no sólo hacían encuestas con el CIS y las publicaban sino que pusieron como obligación legal el hacer públicos estos sondeos. Así, como quien no quiere la cosa, en plan antiespañol.

13/05/2003: Pinchazos en hueso socialcomunista a la espera de la encuesta del CIS

El Gobierno y el Partido Popular, como todos los partidos políticos y quienes están “en la pomada”, manejan todas las estimaciones de opinión referentes al voto del 25-M que tienen a mano. El resto de los ciudadanos, por cierto, bien pocas. No sabemos si por ahorro (acabaron las vacas gordas y hay que demostrar a la Vieja Europa cómo nos las gastamos en la Patria del Déficit Cero) o desconfianza, los medios de comunicación no se están prodigando en esta suerte. Pero no hay problema, Ánsar va a acabar con esto. Y eso que, dado que entre las apuestas de “regeneración democrática” que Ánsar realizó en 1996, junto a la propuesta de que RTVE fuera dirigida por un profesional se encontraba convertir al Centro de Investigaciones Sociológicas en un organismo de referencia útil a la sociedad y no al partido en el poder, no habría extrañado a nadie que la cosa siguiera como hasta la fecha: sólo Ánsar y los suyos han dispuesto de los datos del CIS. De momento.

Y ello porque el decepcionante inicio de campaña del Partido Popular ha hecho que salten todas las alarmas. E, incluso, que se empiece a valorar la posibilidad de, en un “golpe maestro” (así suelen denominarse los actos de desesperación cuando los hace un político con capacidad de nombrar a mucha gente), sacar la encuesta de marras a la luz pública, con resultados espectacularmente malos para el PP (la muestra se realizó a finales de marzo, en pleno fragor de la exitosa pero incomprendida  Operación Humanitaria Conjunta).

Las elecciones del 25-M, planteadas en términos de batalla futbolística, supondrán un moderado éxito (una victoria por la mínima, o empate con goles fuera de casa) del PSOE caso de que logre ser el partido más votado. Éxito moderado, de importancia con vista a las generales, pero algo minimizado porque se da, en parte, por descontado (como si ese resultado, por ejemplo, lo lograra el MEMYUC, mismamemte). En cualquier caso, supondría un importante hito, al revertir la tendencia de las últimas elecciones. Y dejaría totalmente abierta la contienda electoral de 2004. Por el contrario, y quizás como un indeseable efecto boomerang de la euforia socialcomunista, una hipotética victoria del PP, siquiera fuera por la mínima, debilitaría a Zapatero y replantearía los términos de las próximas elecciones a una situación mucho más equilibrada (como si el MEMYUC, en el partido de ida de una eliminatoria, recibiera un suave pero por inesperado doloroso correctivo). En este panorama, la cosa sería un éxito sin paliativos del PSOE sólo si consiguiese desbancar al PP bien en la Comunidad de Madrid, bien en la Comunidad Valenciana, bien en la ciudad de Madrid (o en dos o tres de esas plazas). Por la incidencia mediática de tales logros y por tratarse de importantísimas plataformas en cuanto a cantidad de votos cara a las elecciones de 2004.

Pues bien, al aprecer, y según la oculta encuesta del CIS, el PP perdería en esas tres cruciales elecciones. Se trataría, en tal caso, de una goleada en toda regla, que daría paso a una nueva generación de Galácticos.

En principio, espoleados por el fin de la guerra y los recientes éxitos de Garner y compañía, en el PP no pensaban sacar a la luz la encuesta, confiando en una recuperación de sus expectativas. Pero el decepcionante inicio de campaña les está haciendo mella y empieza a barajarse, como decíamos, recurrir a la apocalíptica exhibición de estos datos para, apelando al peligro de la marea socialcomunista que se cierne sobre España, tratar de movilizar a sus huestes.

Porque de alguna forma habrá que movilizar. Y parece que esta campaña, iniciada a los sones del “Nuevo 36”, está demostrando tener menos interés en términos de confrontación ciudadana de lo que muchos esperaban. Ni se queman sedes del PP, ni se agrede a sus candidatos, ni las masas acuden enfervorizadas a los mítines de Zapatero, que empezó la campaña con una plaza de toros de Valencia llena pero no reventada. ¿Buenas noticas para el PP? Pues eso parecía, pero hasta cierto punto. Si los cabrones de los rojos están de campo y playa, ¿cómo dar visos de credibilidad a nuestro mensaje electoral?, ¿cómo sacar a candidatos apedreados si ni siquiera en el País Vasco hay problemas de orden público?

Y si los pinchazos socialistas fueron ciertos, la cosa, a la postre, no se pudo rentabilizar. Aunque Ánsar tampoco hizo rebosar la más pequeña plaza de Murcia, le faltó tiempo a sus niños para reirse de Zapatero por el mini-bluff de su inicio de campaña… Hasta que, justo 24 horas después, un PP que esperaba llenar Mestalla (50.000 localidades) apenas lograba una escuálida media entrada. En uno de los fracasos más clamorosos de la historia mitinera de la democracia, un Presidente del Gobierno se quedó a mitad del aforo. Los cuchillos, como es lógico, ya se han afilado en el PP de València. Aunque los organizadores, tan diligentes ellos, aseguraban que no se lo explicaban. Habían fletado unos 800 autobuses que, a 50 personas por vehículo, deberían de haber garantizado el lleno. Pero, al parecer, ni los autobuses iban precisamente abarrotados ni apenas nadie de la ciudad se acercó al espectáculo moncloero.

¿Por qué los ciudadanos no responden como si la amenaza socialcomunista fuera real? No se sabe muy bien, pero lo que está claro es que es por culpa de no haber sido capaces de hacer pasar el análisis, no por la incorrección del mismo. Quien ha liberado a Irak y llevado la paz social al País Vasco no puede equivocarse. Ánsar, convencido de que el español medio sabe por experiencia que el PSOE sólo garantiza allí donde gobierna corrupción, despilfarro, crimen de estado y quema de iglesias (si lo hace aliado con los comunistas), ha optado por reincidir en su mensaje.

Y, para completarlo, es muy posible que en breve disfrutemos de la encuesta. También, además, dando ejemplo de regeneración democrática. Porque si las encuestas del CIS las pagan los ciudadanos, ¿acaso no es apropiado que puedan disponer de ellas? Para ello está Ánsar, encantado de proclamar en todos los encuentros con su militancia, que él no sólo ha hecho entrar a España en la Historia gracias a su segunda transición y su regeneración democrática, sino que además “los tiene muy bien puestos” (sic, en el mitin de Mestalla).

ABP (València)

29/04/2003: Ánsar, a por todas

Envalentonado a partes iguales por los éxitos militares de las fuerzas españolas enviadas a Irak (el único ejército, tras la baja de un pinche de cocina australiano, que no ha sufrido pérdidas), las sinceras conversaciones en las que importantes dirigentes del PP le han expresado con la acrisolada independencia de criterio y valentía propia de su condición la opinión que les merece la guerra (“Marciaaal, eres el más grandeee…”) y el visionado de un par de telediarios de Televisión española, José María Aznar se ha metido de lleno en la campaña electoral. Y, fiel a su estilo conciliador y responsable, lo ha hecho aclarando a los ciudadanos, por si alguno está despistado, cómo son las cosas:

– En primer lugar, el PP habla de política y de proyectos, no como el PSOE, que sólo sabe hacer propaganda de pancarta hablando sobre la guerra. De forma que nuestra campaña, la de los demócratas centristas reciamente españoles, se basa en resaltar una serie de ideas-fuerza de impronta municipal.O sea, que hemos ganado y eso demuestra que teníamos razón. La ciudadanía ha de ser consciente de que las guerras ganadas son las guerras buenas, y por ello los más significados representantes del centro reformista español estuvieron a lo largo del siglo pasado con quienes ganaban. Porque, de otra forma, ¿para qué meterse? Así, hemos ganado una guerra más, como en el 36, o como en la Segunda Guerra Mundial, donde fuimos ganando varios años y luego, en vez de perder, cambiamos de bando. Los ciudadanos españoles, por mucho que infectados por el liberalismo y la democracia, han de aprobar esta política si saben lo que les conviene. Las Bolsas suben y el petróleo baja.

– Por si fuera poco, los del PSOE no sólo hablan de la guerra, sino que, para empeorar las cosas, son deudores de una peligrosísima deriva totalitaria y liberticida: la izquierda. Ojito, que los rojos están ahí y, lo que es peor, tienen la intención de meterse en nuestras casas y obligarnos a pactar con los comunistas (no se sabe muy bien si de IU o, incluso, de Corea del Norte). El Partido Popular, en un logrado intento de dejar a esta página sin munición para su deconstrucción del discurso de campaña popular, ha comenzado a usar el apelativo que venimos empleando aquí desde hace tres años para reflejar lo que el Presidente considera que es la oposición: “La Amenaza Socialcomunista”. Vuelven los buenos viejos tiempos.

La apuesta de Ánsar parece, en consecuencia, definitiva. Lejos de rectificar siquiera un ápice, de tender puentes o de tratar de normalizar la situación, y frente a una oposición bastante medida y cuidadosa de no caer en la desligitimación a base de berridos, ha optado por ahondar en la línea seguida hasta la fecha. La firmeza del Gobierno contra los violentos, los terroristas y sus amigos es sólo el principio de un nuevo modo de hacer las cosas con el que se debe comulgar, bajo pena de derrotismo. Los demás son unos peligrosísimos “socialcomunistas” que tratan de sacar a España del mundo civilizado. Y quienes les apoyan/votan/comprenden… pueden ir mirando a los ciudadanos vascos que votan a partidos de la izquierda radical para ver lo que les esperaría si no fuera por la magnanimidad del Presidente.

Al margen de la pobreza democrática de este juego, del elemento de vileza y falta de respeto que supone hacia la ciudadanía ese argumentario, no estamos nada seguros de que sea lo más favorable para el PP su difusión. Ánsar es un peligro público, no sólo para España (y especialmente para el País Vasco y Cataluña) sino también para su propio partido. Desmintiendo con hechos sus propias afirmaciones (estas son unas elecciones que no se juegan en clave nacional) el Presidente ha programado más actos electorales que nunca para unos comicios de estas características. Con lo que tendremos más ocasiones de alucinar con esta estrategia electoral, ciertamente original.

Dos puntos, eso sí, juegan a favor del PP y afianzan su balance. Ya ha explicado Ánsar que desde que ellos gobiernan “se han multiplicado las conexiones a Internet en España”. Cuando los ciudadanos perciban cómo los socialistas fueron responsables del atraso en la implantación de las redes de comunicación en España e incluso en el mundo, su voto quedará muy decantado. ¡Con Felipe González ni siquiera Bush padre gozaba de conexión a la Red! Nos permitimos, además, apuntar un último y revelador dato: LPD no existió mientras gobernaron los socialcomunistas.

Pero, si no fuera suficiente, un arma definitiva se ha unido a este remozado PP y ayer lo anunció el propio Ánsar: “Mi hijo me ha dicho, ‘ahora sí que quiero ser del PP'” (al parecer la ausencia de perfil ultraderechista no acababa de convencer a José María junior, formándose y enriqueciéndose a costa de los españoles y poco inclinado a cuestiones de política no palaciega que obliguen a codearse con el populacho). Tierno y a la par demoledor. Ya sólo falta que Alonsito dé el golpe de gracia a los socialcomunistas afirmando que él también tiene miedo de los rojos.

ABP (València)

24/04/2003: Españoles, la guerra ha terminado… y empieza la búsqueda de la poltrona

Ánsar ha comenzado la campaña electoral de las próximas Elecciones Generales exhibiendo los réditos de estos recién estrenados días de paz y seguridad. La cita en las urnas de la primavera de 2004 ha dado comienzo, en realidad, ya. Como precalentamiento se sitúan las inminentes Elecciones Municipales y Autonómicas, a las que se unirán previsiblemente en unos meses las consultas de dos de las Comunides Históricas (Cataluña y Andalucía) e, incluso, dependiendo de los resultados de pretemporada, en una tercera: el País Vasco.

A diferencia de lo que el PP se empeña en proclamar, así como repiten hasta la saciedad todos sus incondicionales, los acontecimientos que han sacudido a España en los primeros meses de 2003 no son una cuestión ni pasajera ni poco trascendental. La idea de que la infame agresión sufrida por Irak queda de alguna forma minimizada por el éxito militar de las fuerzas angloestadounidenes, por otra parte absolutamente previsible, no deja de ser más un deseo que demuestra, de nuevo, la ausencia de contacto con la realidad de las huestes aznaristas. Y la exposición que en ocasiones la acompaña, que pretende además desvincular esta cuestión de las inminentes elecciones simplemente por el hecho de que se trate de una consulta autonómica y municipal, abunda en esta misma dirección.

La clase política española, que no se caracteriza en términos globales ni por su preparación ni por ser un ejemplo en lo que a su cultura democrática se refiere, puede llegar a acariciar la idea de que lo que muchos de ellos han acabado desarrollando como carrera profesional es una mera actividad de gestión de los servicios públicos y de la conveniente y atinada publicitación de la misma. Ahora bien, que los más ineptos y visceralmente ademocráticos de nuestros políticos puedan llegar a sentir la política de estas forma no significa, ni mucho menos, que los ciudadanos lo perciban de igual forma. Porque la política, aunque se esté eligiendo al último y miserable concejal del más pequeño y perdido pueblo de España, tiene siempre que ver con la realización de determinados proyectos de convivencia y de realización conjunta de mejoras respecto a nuestras sociedades, formas de organización, y modos de relacionarnos.

Por ello, y por mucho que Ánsar haga todo lo posible por introducirnos en otros 40 años de paz, una vez “la guerra ha terminado”, cualquier elección que se desarrolle en los próximos tiempos en España estará íntimamente ligada a la misma. No es cuestión baladí, en efecto, decidir entre dar el voto para que organice y estructure la convivencia y el desarrollo a quien ha apoyado una acción humanitaria de las características de la Operación Libertad Iraquí.

Todos y cada uno de los candidatos del Partido Popular que hayan dado su apoyo a la misma, y el sucesor de Ánsar en 2004, se van a encontrar con una importantísima parte de la población que no comparte esos procedimientos. Y muchos de ellos, todos aquellos para los que las consideraciones de tipo ético sean suficientemente importantes, van a sentirse incapaces de dar su voto a quienes tienen semejante concepción de lo que es la convivencia, la forma de tratar a otros seres humanos, y las vías de solucionar conflictos.

No se da cuenta el PP de que el hecho de que la fuerza militar de los aliados haya sido superior a la de la población iraquí, además de predecible, es absolutamente intrascendente a estos efectos. La repulsa ética que gran parte de la población le ha merecido toda la actuación del PP no se basa en que pensaran que no fuera a conseguir conquistar Irak. Y el focalizar la estrategia electoral en una impúdica exhibición de trofeos de guerra no hará nada por cerrar esta brecha.

El doble leit-motiv  con el que Ánsar ha comenzado la campaña, girando en torno a dos ideas un tanto contradictorias pero que él pretende complementarias (1: No se acuerden de la Guerra; 2: ¡Campeones, Campeones, oe, oe, oeeeeeeeee!), demuestra, una vez más, la lejanía respecto a la realidad social del Presidente y sus asesores. Pero a esta preocupante incapacidad para pulsar la realidad social se une en ambas un rasgo todavía más preocupante: las dos son, asimismo, expresión de quien concibe a la población y a la ciudadanía como imbéciles y como seres carentes de principios éticos sólidos. Afortunadamente, de nuevo, se equivocan.

ABP (València)радиаторы отопления москва ценысколько стоит сделать сайт визитку


Compartir:

Nadie ha dicho nada aún.

Comentarios cerrados para esta entrada.