Perfiles

¡Los representantes de la sociedad española!¡Ya no tendrá que avergonzarse de nada!

Ismael: Es el gracioso oficial de la serie. Hace surf y tiene un grupo de rock. Alegra al grupo con continuas bromas que no tienen gracia alguna, pero el programa tampoco y ahí lo tienen, superando todos los records de audiencia. Es el guapo oficial de la serie, razón por la cual suponemos que aguantará bastante en la casa, excepto si se lía con Vanessa, la guapa (en ese momento, todas las féminas que constituían el grueso de sus admiradoras cambiarían radicalmente el sentido de su voto). Es gaditano, y estudiante (es decir, sin oficio ni beneficio).

Israel: Se llama casi igual que el anterior, y es también muy similar en todo, salvo que es gallego y sus gracias son aún menos graciosas (pero también menos frecuentes, así que no sabemos qué es peor). Para ganar popularidad, lleva varios días aprovechando lo que, al parecer, es su mejor baza: el cuerpo, tanto por mostrarlo íntegramente a los espectadores como por practicar el onanismo con disimulo y fornicar sin freno con Silvia, otra de las concursantes (este tío es un salido, con lo que acaparará popularidad, porque casa perfectamente con los intereses del espectador medio del programa).

Iván: Es el abuelo del grupo. Se ha hecho, según él mismo dice, a más de 120 mujeres a lo largo de su vida, razón por la cual parece haberse enamorado de Ismael, en un intento de probar nuevas sensaciones, ser políticamente correcto y ganarse las amistades del colectivo gay-lesbiana (que como ustedes saben actúa con gran eficacia en según qué temas). Por lo demás, es un personaje anodino que no se mete con nadie, así que aguantará –suponemos- algunas semanas oculto tras bastidores. Gijonés y guía turístico (ahora entendemos lo de las 120 mujeres, casi todas ellas extranjeras en busca de machos latinos).

Nacho: Es médico de familia en Salamanca, o eso parece. Formal (no le entusiasman demasiado las subnormalidades que tienen que hacer continuamente para caer simpáticos), lo que le generará antipatías, y sensible (¿?), porque llora abundantemente ante cualquier cosa, lo que subsanará las antipatías de los mismos que le odien por no hacer demasiadas payasadas. En realidad, lo que no parece entusiasmarle es que sus deseos de ligarse a Vanessa no se vean correspondidos (como pueden observar, aquí todos vienen a lo mismo).

Jorge: Es aragonés, soldado en Bosnia y está gordo. Todos estos factores nos harían pensar que el chico tiene poco futuro en el programa, pero por lo visto es muy simpático, así que igual no desaparece tan pronto como estaba previsto. Por otro lado, el hombre ha caído en las redes de nuestra heroína particular, María José, lo cual le garantiza la animadversión de gran parte del público.

María José: Sevillana, divorciada de dos guardias civiles, con cada uno de los cuales tuvo una hija. Para hacer honor a las tradiciones de nuestro ejército, una de las dos hijas le salió subnormal, pero María José, que no lo es en absoluto, ha sabido aprovechar este factor para engañar prematuramente a los otros concursantes y quedarse –en principio- con los veinte kilos. María José se ha liado con Jorge para fortalecer su posición, y rápidamente ha salido a la luz su elegancia sevillana: María José acusa a Silvia la malagueña de haber hecho un corte de mangas a su hija, y ha afirmado que no parará hasta echarla por tal afrenta. Sin embargo, la audiencia parece haber comprendido los propósitos de María José y, por el momento, no se ha tragado sus continuas lágrimas, así que aventuramos que es muy posible que llegue a tiempo de disfrutar de la Feria de Abril en Sevilla, una de sus grandes pasiones.

Ania: Esta chica es modelo y miembro del clan de Valladolid. Como tal, la pobre es bastante feílla, pero intenta compensar este factor con una exhibición bastante generosa de su cuerpo e intentando instaurarse como mujer pública oficial del grupo. Por el momento, estos intentos han sido infructuosos, aunque ella sigue perseverando. Ania es la más llorona de todo el grupo, lo cual tiene mérito en un colectivo como este, que a nosotros nos recuerda cada vez más a nuestras estancias de estudios en el extranjero (confío en el Redactor II para que amplíe y explique esta tesis).

Silvia: Nació en Barcelona, pero vive en Málaga; es decir, un bicho raro: ¿desde cuándo los catalanes emigran a Andalucía? ¿O es miembro de una tercera generación de emigrantes andaluces? Todo puede ser, quizás se dio cuenta de que su amor por la peluquería, el diseño y la moda no tenían futuro en la industriosa Cataluña y decidió probar fortuna en lugares más proclives a tales dotes. Por el momento, está enfrentada a María José, lo que le garantiza las simpatías de todo el público. Físicamente es normal, pero acostumbra a dar múltiples oportunidades al público para que se forme un criterio en este aspecto, así que también parece tener un buen futuro en el programa, por muchos cortes de mangas que haga -según algunos, esto deriva de su personalidad independiente (¿?).

Vanessa: Es de Pamplona, subcampeona de España de natación y, como tal, dependienta en una panadería. A la espera de saber qué opina de la construcción nacional de Euskal Herria, cuenta con todas las simpatías del público, por su simpatía, por su personalidad, por su conversación y, accesoriamente, porque es la que está más buena del grupo. Además, tiene 19 años, y eso, unido a lo anterior, le confiere aún más interés en un programa de morbo como este. Las prendas de Vanessa sufrieron un percance en la lavadora del Gran Hermano, a juzgar por lo ajustado de las mismas (cuando lleva prendas, que esa es otra). Por lo visto, le gusta Ismael, entre otras cosas para asegurarse el voto andaluz. Creemos que tiene posibilidades de ganar, en función de cómo satisfaga las obvias necesidades de la audiencia.

Marina: Según los psicólogos del Gran Hermano, es muy simpática. Por el momento no ha abierto la boca demasiado, y cuando lo hace desmiente su supuesto carácter extrovertido, así que concluimos que ese juicio aparentemente apresurado sobre su simpatía obedece un intento de realzar la figura de la chica obviamente peor dotada físicamente. Marina está casada, así que suponemos que la comprensiva audiencia la llevará pronto de vuelta a casa con su amante esposo, a no ser que se suelte el pelo e intente liarse con otro concursante. Nuestras apuestas son Jorge y Ania (lo importante es ser original).как сделать визитку самомусковороды чугунные купить


Compartir:

Nadie ha dicho nada aún.

Comentarios cerrados para esta entrada.