El Holocausto

Los eliminados de la Casa

28/06/2001: Mari y Fran

Tranquilos, nosotros tampoco nos hemos repuesto del susto. El hecho de que la presente edición del experimento sociológico por antonomasia no haya sido ganada por nuestro ganadero, valga la redundancia, nos llena de sorpresa. Tal vez la ingente afluencia de llamadas procedentes de cierto pueblecito extremeño haya llegado a colapsar el número de teléfono asignado a Fran, y ése sea el motivo de haber quedado en segundo lugar. Existe también otra posibilidad bastante inquietante por cierto, apuntada incluso por algún amigo de esta página, en la que se adivinaría una nueva conspiración del polanco-felipismo más rampante, en su constante lucha por evitar que un medio de comunicación de masas como LPD se erija en referencia insoslayable en temas tan cruciales para la convivencia cívica y el desarrollo social como Gran Hermano. Finalmente también podría ser que esta página simple y llanamente hubiera errado en su pronóstico, pero sinceramente esta posibilidad se nos antoja tan remota que podemos desecharla por completo.

Sea como fuere, el caso es que Sabrina ganó el concurso y nosotros nos alegramos por ella. Más nos hubiéramos alegrado si al llegar al plató hubiera saludado al Apolo alicantino con una patadita en los huevos, pero como todos sabemos, no se puede tener todo en esta vida.

Decepción profunda en el Barcarrotha’s Man, que ya se veía como ganador, y que sin embargo tendrá el consuelo de realizar un viaje alrededor del mundo junto a la tercera clasificada, Mari. Tal vez ahora, libres del ojo escrutador de Gran Hermano, podrán relajarse y darse un homenaje en los lugares paradisíacos que al parecer van a visitar. “Este puede ser el principio de una gran amistad”, podríamos decir. Y podríamos decir mucho más, puesto que se trata de una pareja de jóvenes heterosexuales que han estado más de tres meses a pan y agua (al menos Fran), sin embargo el estricto código ético de esta página nos impide explayarnos en este sentido.

En cuanto al nivel estético del programa hay opiniones para todos los gustos, pero en lo que respecta a LPD (la única opinión realmente válida, no nos engañemos) la edición de ayer nos pareció excesivamente hortera incluso para un canal como Tele5. El colmo de lo cutre fue el remedo de platillo volante que hicieron descender al jardín. Indudablemente esta imagen pasará a engrosar nuestra iconografía kisch particular. No sólo es evidente que se trataba de un mastodonte con lucecitas sujeto por una grúa (joder, si es que hasta se veía la grúa perfectamente, ¿no había otro ángulo para enfocar las cámaras?), sino que el detalle de hacer descender del bicharraco a las dos chicas cantando, nos hizo recordar los efectos especiales de cualquier película española de ínfimo presupuesto. Eso por no hablar del pasillo de “boys” que con una absoluta ausencia de sentido del ridículo saludaron con sus bailes la salida de Mari, o de las conexiones con la plaza de toros de Alcorcón, en las que para nuestro pavor veíamos sobre el escenario a los intérpretes de las canciones veraniegas más abyectas. En definitiva el programa de ayer, cual meretriz descocada, rayó por momentos en límites obscenos, claramente inapropiados para el tratamiento de un experimento sociológico serio y riguroso como Gran Hermano.

Pero volvamos con Mari, a quién hemos dejado con el trapo de limpiar y el potaje en la lumbre. Nuestra querida Mari, esa hermana mayor que todos hubiéramos querido tener, ha tenido que luchar en varios frentes durante su estancia en la casa. Por un lado ha sido la única concursante, junto con Sabrina, a quién parecía preocuparle el aspecto cada vez más parecido a una pocilga que iba adquiriendo la casa. No sólo eso, sino que además, ha tenido que cocinar para todo el rebaño practicamente a diario. Y todo ¿para qué?, para acabar enamorándose de un capitán de bergantín que haciendo honor a la tradición marina tiene una novia en cada riachuelo. Y es que el amor, amigos, es un sentimiento muy ingrato.

En cuanto a Fran, que al parecer va a retomar su carrera en el mundo del toreo, solamente podemos desearle que tenga más suerte que en el concurso, aunque si esto le fuera también mal, siempre podrá ganarse la vida actuando a dúo con su amigo “El Muleto”. De hecho, si han triunfado parejas tan patéticas como los Morancos, no vemos porqué no lo van a conseguir también ellos dos.

No quisieramos terminar este último artículo sobre GH sin comentar el espectacular vestido de Sabrina, el cual realzó sus virtudes hasta tal extremo que por momentos temimos que llegara a eclipsar la belleza innata y madura de nuestra queridísima Mecedes Parker Bowles. Si fueramos chabacanos nos imaginaríamos trabajando en una obra y gritaríamos al unísono ¡Sabrina, qué buena estás!.

26/06/2001: ANGEL

Nuevo éxito de esta página (y van…..), que aseguró en su anterior reseña que el expulsado de la casa sería Angel. Vale, de acuerdo, también dijimos que lo sería por un porcentaje cercano al 90% y no fue así, pero es que, aunque a nuestra audiencia le cueste creerlo, nosotros también somos humanos.

Es Angel un tipo curioso. Ayer su salida de la casa en loor de multitud y su posterior entrevista en el estudio por parte de la hermana mayor de Camila Parker, no dejaron entrever el glamur, el fashion y el feeling que a un tipo tan apuesto se le supone. Por el contrario, vimos a un chaval de lo más anodino que además nos descubrió el por qué de sus dificultades para hacerse entender cuando habla. “Además de que no vocalizo bien”, resulta que lleva un pearcing en la lengua. Estupendo, nene, lo mejor que podías hacer para solucionar tu pequeño problema de dicción. Ponte otro par de hierrecillos en los labios, y a hablar por señas. En fin allá el.

Después de lo de anoche, ya sólo nos queda saber quién ganará la edición de este año. Bueno, basta de cachondeo, ganará Fran como todo el mundo sabe, sobre todo porque tiene a su favor lo que nosotros hemos dado en llamar “El efecto Barcarrota”: Miríadas de llamadas de sus paisanos a las centralitas de Tele5 votando por él. ¿Merece ganar el concurso, perdón, el experimento sociológico?, esta es la estúpida pregunta que se hacen los distintos medios de comunicación. Naturalmente nuestra opinión al respecto es que el concurso quedó automáticamente desvirtuado desde el momento en que Cal-loh fue ignominiosa e injustamente expulsado de la casa. Él hubiera sido el único ganador legítimo del concurso, más que nada por que hubiera acabado con los otros finalistas a base de yoyah, ¿sabeh?. Ayer estuvo en el plató en plan más Cal-loh que nunca, macarreando a todo el mundo con su camisa negra abierta hasta el ombligo. Lástima que no tenga un puto pelo en el pecho. Un torax afelpado con una tupida madeja vellosa es lo único que le falta para convertirse en el gañán que toda Fayna quiere tener a su lado para siempre, ¿sabeh?.

Lo mejor del programa de anoche, sin embargo, fueron las razones que esgrimieron los tres finalistas para que la gente vote por ellos. Las chicas en una muestra más de autorespeto y circunspección, se limitaron a agradecer al público que les hubieran permitido llegar hasta la final y no cometieron la grosería de solicitar su voto. Fran, en cambio, pidió de forma vehemente a la audiencia que le votara, entre otras cosas “porque soy el único macho que queda en la casa”. Incuestionable. Y es que nuestro Barcarrotha’s Man es asín.

20/06/2001: KAIET

La página definitiva dictó su sentencia el jueves pasado (lean más abajo) y en cumplimiento de la misma, Kaiet fue ayer expulsado de la casa. Otra muesca más en nuestro revólver. Su salida fue un poco traumática, al menos para Angel, con quien mantiene una “buena amistad”. El bilbaíno, de natural un poquito empalagoso, se tuvo que emplear a fondo besuqueando a diestro y siniestro, especialmente a su amigo, para consolar a todos, tremendamente desolados por su marcha.

El programa de ayer marcó un hito en la pequeña historia del experimento sociológico. Lo cierto es que en Tele5 estuvieron inspirados y por una vez realizaron un programa bastante entretenido. Eso por no mencionar las lagrimillas que todos soltamos cuando nuestros heroes recibían cada uno su sorpresa. Pero lo mejor de todo fue la intervención estelar del “Muleto”, el íntimo amigo de Fran (The Barcarrota’s Man). La Virgen Santa qué pareja. La conversación de ambos, Fran desde la casa y “El Muleto” en el plató (platón decía él), no pudo ser más descacharrante. Estos dos terminarán de humoristas haciendo la competencia a Los Morancos, ya lo verán.

Otro aspecto a destacar es el deplorable comportamiento de nuestra Camila Parker particular. Esta señora está atravesando una menopausia bastante traumática, sino no se explica que trate al expulsado de turno con esa mezcla de maternalismo barato y escasa educación que exhibió ayer con Kaiet en el estudio. Después quiso vacilarle al héroe de G-H, Cal-loh, y naturalmente le salió el tiro por la culata: Si llega a insistir un poco más estamos seguros que nuestro ídolo no hubiera tenido más remedio que “sacar la mano a pasear” y repartir unas cuantas yoyah ¿sabeh?. Por cierto, estamos seguros de que la Milá es asidua visitante de nuestra página, ¿Observaron como se dirigió después a Cal-loh, pronunciando su nombre exactamente así “Cal-loh”, expresión acuñada por LPD como todos ustedes saben?.

Y si la presentadora estrella de GH nos visita, es casi seguro que también lo hacen los responsables del programa así que es posible que lo de las votaciones sea una pequeña farsa, y en realidad Tele5 confíe únicamente en nuestra solvencia intelectual para determinar quién es expulsado cada semana. Naturalmente nuestro equipo jurídico está estudiando esta cuestión, al objeto de exigir a la productora del programa la necesaria compensación económica. No nos importa que se aprovechen de nosotros siempre y cuando pagen religiosamente, más que nada por respeto a nuestra selecta y desinteresada audiencia

Como todos ustedes saben el experimento sociológico está ya tocando a su fin. Esta semana se producirá la última expulsión previa a que Fran gane y se lleve los 20 kilitos, algo que nadie pone en duda. Están todos nominados, así que en consonancia con lo expuesto en nuestro comentario de la semana pasada, el último expulsado será Angel. Qué huevazos dirán ustedes, y tendrían razón si nuestra apuesta quedara aquí. Sin embargo, esta página va siempre más allá, y en esta ocasión no sólo dictaminamos que Angel será expulsado, sino que además batirá todos los records de G-H incluido el mítico 84% de Karola, y será votado por alrededor del 90% de la audiencia. Lo sentimos Angel, pero no veas las ganas que te tiene la gente. Además su expulsión lejos de ser traumática constituirá un motivo de regocijo, no olvidemos que su amigo Kaiet le espera fuera.

14/06/2001: Alonso

En un país como el nuestro, en el que incluso las sentencias de los más altos tribunales pueden ser modificadas o directamente dejadas sin efecto, únicamente existe una instancia cuyos veredictos son directamente inapelables y de ejecución sumarísima: La Página Definitiva punto com.

Esta semana hemos dado una prueba más de que no hablamos en vano: El jueves dijimos (sentenciamos, más bien) que Alonso abandonaría la casa, y ahí tenemos al chico, camino de Motril. Y es que en Barcarrota amigo Alonso (y en toda España, qué cojones) está muy mal visto chulear a las muchachas.

Respecto al show de la salida de la casa, esta semana confesamos que nos ha defraudado un poco. Se nota que Tele5 se ha decidido a poner un poco de orden en esa exhibición orgiástica en que se había convertido cada expulsión semanal, y han reducido el acontecimiento a un anodino periplo de entrevistas carentes del más mínimo interés, además de haber cercenado toda la festiva naturalidad con la que los turistas gritaban, lloraban, jaleaban y en definitiva soltaban al ser primario que todos llevamos dentro para solaz y regocijo de todos los espectadores.

Del programa de ayer rescatamos una imagen que nos ha inducido a serias reflexiones sobre el sexo. Se trata del pequeño ménage à trois organizado en una bañera con Mari en el centro y con Alonso y Kaiet en ambos extremos. A lo largo de la semana, los ladinos de Tele5 fueron más explícitos con las imágenes, ya que nos mostraron a Kai metiéndose en la bañera de espaldas a la cámara mientras se quitaba los calzoncillos, de forma que mostraba a los espectadores su culo y a ellos dos la pichorrica. Ayer, sin embargo, un ataque de pudor agudo se adueño de Tele5 y suprimieron ese fragmento, emitiendo solamente a partir de que los tres estaban ya en el agua. Pero vayamos al grano, ¿se trata de un divertimento inocente, una forma como otra de pasar el rato, o en realidad nos encontramos ante un audaz giro de tuerca en materia sexual?. La pregunta es pertinente, por cuanto los habitantes de la casa parecen haberse aburrido de practicar el sexo de forma ortodoxa y, de forma premeditada o no, se van deslizando hacia una forma de relacionarse que podríamos denominar Pansexualidad. ¿Podremos asistir en los pocos días que quedan a nuevos tríos, cuartetos o incluso a una orgía como mandan los cánones?. Se trata como ven de una incógnita apasionante que sin duda habrá de ser estudiada con detalle a lo largo de las pocas semanas que quedan.

Con todo ello, si bien la semana pasada certificamos la defunción del experimento sociológico por este año, en estos momentos estamos dedicidos a otorgarle un margen de crédito al menos temporal. Nuestro pronóstico es que la tensión sexual entre los habitantes va a subir varios enteros, lo que dará lugar, como ya hemos apuntado, a las más divertidas variaciones.

En cuanto a las nominaciones de esta semana, simplemente cabe destacar que el próximo expulsado habría sido Angel de haber sido nominado. El muchacho tuvo los santos huevos de echar a suertes si nominaba a Kaiet o Sabrina, y eso, naturalmente, hubiera significado su tumba. Una afrenta a la chica que te quiere no se perdona, y si no que le pregunte a su amigo Alonso.

Sin embargo, y dado que nuestro favorito para abandonar la casa no entra en el saco, por la facultad que nos confiere el hecho de ser la página más solvente en materia de Gran Hermano, sentenciamos que el próximo expulsado será Kaiet. Es la mejor forma de fastidiar al Alicantino, y Barcarrota, amigos, no va a desaprovechar esta ocasión.

07/06/2001: Eva

Tal y como habíamos predicho (¿o tal vez deberíamos decir “dictaminado”?) desde esta misma página, la siguiente expulsada de la casa ha sido la inteligente, calculadora, fría, manipuladora, en definitiva la felipista Eva. Para unos románticos inveterados como los redactores de esta página, nada hubiera sido más bello que presenciar el reencuentro de dos enamorados (como mandan los cánones), con abrazos interminables, besos y llantos de pura emoción. Imaginen: Una playa, el sol despareciendo bajo el horizonte creando un bellísimo crepúsculo, los dos amantes que corren al encuentro el uno del otro, una música tierna… Bueno, vale, sin playa, sin crepúsculo, sin música y con una presentadora al lado que cada vez se parece más a Camila Parker, pero un encuentro, al menos, en el que los sentimientos hubieran brotado libre y salvájemente inundando la pantalla. Pues nada de eso, amigos. Eva salió, saludó, y de paso puso en evidencia una vez más que se trata de la concursante más inteligente de la casa y la única con cierto sentido del ridículo.

A partir de ahora, expulsados los elementos más impresentables y por tanto los únicos que daban un poco de emoción al concurso (permítannos derramar otra vez una lágrima por nuestro héroe Cal-loh, “El Yoyah”), esta página certifica la defunción definitiva del experimento sociológico por este año. Es algo tan evidente, que incluso los responsables de Tele5 se han percatado de la situación, y han puesto el turbo en el ritmo de expulsiones.

Naturalmente el ganador del concurso será Fran, a menos que cometa una tontería como quitarle la ¿novia? a Alonso. Pero incluso en ese improbable caso seguiría teniendo muchas posibilidades de ganar gracias a lo que desde esta página hemos dado en llamar “El efecto Barcarrota”, es decir, tres o cuatro mil personas llamando gratis (o eso creen ellos) día y noche a la centralita de Tele5 votando como descosidos a cualquiera de los otros nominados.

Respecto a las nominaciones efectuadas ayer, y dado que todos están en el saco excepto Kaiet, podemos afirmar, de nuevo sin temor a equivocarnos, que el próximo expulsado será Alonso. La audiencia no perdona que haya jugado con los sentimientos de Mari. Evidentemente se trata de un razonamiento absurdo dadas las condiciones en las que se ha desarrollado esa pseudorelación (analizadas en esta misma página en un excelente artículo anterior), según las cuales nadie ha engañado a nadie. Aquí estamos para follar, con buen rollito, te quiero un montón, estoy muy a gusto contigo, etc, etc, pero sin compromisos sentimentales, ¿no era eso?. Sin embargo a la hora de la verdad, todo el mundo pasa de las teorías postmodernas sobre el sexo y vuelve a escuchar el sentimiento atávico que nos acompaña desde que bajamos de los árboles.

Así que, Alonso, a la calle. Por chulo.

24/05/2001: Emilio

En el campo de los pronósticos y los aciertos podemos dividir a las personas en los siguientes grupos por orden ascendente: Los que jamás aciertan, los que aciertan de vez en cuando, los que aciertan casi siempre, y lapaginadefinitiva.com

Todos ustedes pudieron leer el pasado lunes cual fue el pronóstico de esta página: Emilio sería el siguiente expulsado. Pues bien, llegó el día de autos, la gente votó, y Emilio a la calle con casi un 50% de los votos. Es tal la solvencia intelectual de esta página, y tan asombrosas las consecuencias prácticas que de ella se derivan, que a veces, y lo decimos en serio, nos damos miedo a nosotros mismos.

De hecho, y dada la creciente riada de visitas que vamos cosechando, estamos empezando a valorar hasta qué punto los pronósticos de esta página son determinantes para el curso de los acontecimientos. ¿Es posible que el hecho de aparecer en LPD como próximo expulsado influya de tal forma a la hora votar?.

Bien, después de esta patética exhibición de autobombo, hemos de comentar la tremenda noticia que Mercedes, casi finalizando el programa de anoche, se sacó de la manga como el que no quiere la cosa. Pero antes, nos van a permitir que comentemos, siquiera brevemente, el espectáculo de la salida de Emilio.

Si bien el experimento sociológico nos ofrece cada semana ejemplos magníficos que pasan a engrosar inmediatamente nuestra iconografía kisch, lo de ayer es digno de ocupar un lugar de privilegio, junto a la impresionante imagen de la banda municipal de Barcarrota “atacando” en directo la sintonía de GH. Anoche, cuando Emilio salía de la casa, asistimos perplejos a la interpretación en directo de un aria de ópera por parte de un orondo tenor, que se había desplazado a Guadix de la Sierra para hacer llegar su arte en directo a nuestro héroe. Imaginen la escena: grupúsculos histéricos gritando como auténticos desalmados, gente a punto de llegar al paroxismo jaleando el nombre de Emilio mientras intentaban por todos los medios besarle, la lluvia cayendo inclemente, y en medio de todo el pandemonium, impertérritos, el gordo tenor con su acompañante al piano. Inenarrable.

Y vamos ya con el bombazo. Resulta que el próximo miércoles uno de los expulsados, el que más votos populares obtenga, volverá a entrar en la casa. Naturalmente se trata de una hábil maniobra de Tele5, que ven como el programa puede convertirse en una ridiculez una vez que Cal-loh ya no está en la casa. Ni siquiera tienen ya una Marta, una Karola o un Emilio que hagan reír a la gente. Por lo tanto, hay que meter de nuevo a alguien que dé algún aliciente al programa.

Dada esta oportunidad, la petición, el ruego, la súplica de esta página es que todo el mundo vote por Cal-loh. Como lector de esta página, evidentemente usted no hace la majadería de gastarse los cuartos votando en GH, pero por esta vez le pedimos que haga una excepción: Vote por Cal-loh. Hagamos campaña entre nuestros conocidos para conseguir ver de nuevo a nuestro ídolo en la Casa. Está muy claro que GH es válido únicamente como programa de humor, así que ¿Se imaginan a Cal-loh de nuevo, después de unos días de abstinencia (de nicotina, por supuesto) haciendo de las suyas por la casa,?. Puede ser algo antológico, ¿sabeh?.

10/05/2001: Karola

Adelantamos en La Página Definitiva que, aunque aparentemente era complicado dilucidar quién sería el elegido para abandonar la Casa del Gran Hermano esta semana, habida cuenta de que había cinco candidatos, en la práctica la cosa era mucho más sencilla: una de las dos mujeres, y punto. Y así ha sido.

Y además, nada de ser expulsada en plan mezquino, por un puñado de votos. Como en la mejor tradición de las democracias populares, como si todos hubieran votado a mano alzada, a la búlgara, Karola cosechó un aplastante 84% de los sufragios del público, llegando a unos niveles de democracia orgánica que no recordábamos desde el franquismo. Así que, desgraciadamente para ella (y afortunadamente para la bella ciudad de Logroño), Karola ha tenido que largarse.

En principio, no es una gran pérdida. Karola era una persona de todo punto insoportable, ridícula en el vestir, en el hablar y en su comportamiento. No haremos demasiado hincapié en sus antiestéticas coletitas a lo Pippi Calzaslargas, ni en su marujil personalidad; bastará para que nos hagamos una composición de lugar con hacer referencia a sus repetidos y patéticos intentos de que Kai el Gay le hiciera algún caso. Un momento… Personalidad insoportable, ridícula, intrigante, carente de cualquier atractivo físico o psicológico,… Karola, rectificamos, ha sido una gran pérdida.

Para mucha gente salvo para Kai el Gay. Este, después de unas semanas de escarceos con la concursante recién expulsada, y posiblemente a causa de estos escarceos, se ha replanteado finalmente su sexualidad (“no puedo dejar en mal lugar a La Página Definitiva y sus teorías de que la Casa del Gran Hermano es un centro del Pensamiento Gay”, parece haber pensado) y ha comenzado a hacer unas cada vez más ardientes manitas con Ángel, según nos informó un amigo de esta Página que tuvo la suerte de visualizarlo en directo; los escarceos, por el momento, no han pasado a mayores, pero ya ha habido besitos, abracitos, carantoñas, confesiones e historias para no dormir y, en general, síntomas claros de que Kai es cada vez más Gay. Ángel, por su parte, sigue impasible el ademán con Sabrina, sin inmutarse tampoco demasiado por el sueño erótico que Eva tuvo con él; Ángel es consciente de que no le conviene liarse con Sabrina ni con nadie dentro de la Casa, al igual que (no) hizo Ismael y miren qué bien le salió, logró vencer incluso a Ania. También Ismael tuvo sus momentos tiernos con Iván, pero el dominio masculino del año pasado era, valga la redundancia, mucho más masculino.

Por cierto que cada día nos cae mejor Eva. No es ya que siendo guapa haya conseguido permanecer más de cuatro semanas en Gran Hermano, aunque fuera por no haber sido nominada, sino que es prácticamente la única persona que está dando muestras de sentido común y una inteligencia si no mayor, al menos congruente con lo que (rezamos por ello) debería ser la media intelectual española. Lo de liarse con Emilio, aparentemente, y ser inteligente son dos términos antitéticos, pero es preciso tener en cuenta que liarse con Emilio, en un ambiente tan peculiar como el de la Casa, es paradójicamente la vía más segura para no ser nominada. Y si además de liarse con él consigue, más mal que bien, es cierto, pero consigue, mantener a raya al histérico de Emilio (que se ha convertido en algo así como el mentor intelectual de los demás habitantes de la Casa, imagínense, este tío cada día nos recuerda más en según que cosas en Kai el Gay, que hay que reconocer que en lo de mostrar su latente homosexualidad le ha ganado por la mano a Emilio), mejor que mejor. Lo de contar su sueño lascivo con Ángel a todo el mundo y quedarse tan ancha es para sacarla a hombros. De hecho, fue el único momento realmente divertido del programa especial, que sin la presencia de Iván e Ismael y, sobre todo, de Gustavo Bueno, perdió muchos enteros. Naturalmente, el protagonista indiscutible de este momento de solaz y diversión para el público no fue otro que Cal.loh, quien muy ufano se apresuró a asegurar que lo de Eva y contar su sueño no le ha parecido nada bien, una forma gratuita de hacerle daño a Emilio; es decir, que Cal.loh vino a decir que si él fuera Emilio “le habría atizado un par de yoyah por eso”, ¿sabeh?

Por último, es preciso reseñar que Karola ha salido de la Casa única y exclusivamente por efecto de los aficionados a Fran; en el mundo de Gran Hermano, ya lo dijimos, Barcarrota impone su ley, y si los Barcarroteños (o Barcarrotenses, o Barcarrotos) señalan con el dedo a algún “enemigo de Fran” reconocible, lo expulsan sin piedad. No es sólo que Karola cosechase un 84% de los votos (lo cual, incluso siendo Karola, se antoja excesivo a no ser que medie el “efecto Barcarrota”), sino que a su salida (por cierto, histérica, todo el mundo llorando salvo ¿lo adivinan? Kai el Gay) el público que circundaba la Casa no se privó de gritarle con sorna: “Karola, ¿dónde está el comodín?”, en clara referencia a Fran. Para los habitantes de la Casa, votar a Fran es un recurso sencillo porque así garantizan que al menos uno de los tres nominados no sea uno del Grupo; el problema no sólo es que por el momento se nos antoja imposible que Fran sea expulsado por los votos del público, sino que además éste (el público, no Fran; putos pronombres) tiende a votar a quien más se significa contra el ganadero extremeño, por liviano que sea el ataque al “Fran way of life”. No es que nos caiga particularmente mal el personaje, pero en estas condiciones es tan obvio que será él el ganador que lo único divertido que nos queda por ver, además de las barbaridades y tonterías que puedan ocurrir aún dentro de la Casa, es cómo todos van cayendo, uno a uno, frente a Fran.

26/04/2001: Roberto

Como Ustedes comprenderán, en dos semanas apenas nos dio tiempo a auscultar la compleja personalidad de Roberto. En principio el chaval dio una imagen aceptable; moderadamente maduro, inteligente, contemporizador, ajeno al bloqueo a que le sometieron sus compañeros, … Tenía todos los números para ser botado por la audiencia, y así ha sido: dos semanitas y a la calle. Para ello, por supuesto, los amigos de Ángel movilizaron Alicante llenando la ciudad de carteles que decían algo así como: “Alicantino, nuestro representante ante la sociedad civil española corre peligro: corre a votar a Roberto, que es nuevo, es estúpido, es ordinario y, por encima de todo, no tiene gusto al vestir y evita así la expulsión de Ángel. Visca Alicante!”. Tal maravillosa demostración de estulticia tuvo un efecto inmediato, naturalmente, y aunque con mucho menos entusiasmo que Barcarrota (Fran acaparó sólo el 15% de los votos; ya tenemos campeón de Gran Hermano 2001; de ser así, ¿por qué no cerramos ya la paraeta?), consiguió que por los pelos fuera Roberto el expulsado (claro que Ángel contaba con los votos en contra de Barcarrota, frente a lo cual incluso los votos histéricos de miles de niñas Super Pop valían poco; Barcarrota impone su ley en la moderna sociedad española).

Es una pena que así fuera. Fue indudablemente divertida la celebración unánime de las féminas de la Casa al constatar que no era Ángel el expulsado (las mismas féminas que le habían votado en castigo por no acostarse con ellas), pero habría estado mucho mejor una salida trágica de la Casa del Hombre de Alicante y, en general, el Hombre de Gran Hermano. ¿Se imaginan los intentos de suicidio de parte del público? ¿Se imaginan los suicidios consumados de las participantes de dentro? La televisión siempre es cruel, te muestra la Gloria a menudo pero te la arrebata casi siempre. Ahora nos tendremos que conformar con soñar con las putadas que podría haber llevado a cabo Roberto si hubiera continuado en la Casa, especialmente levantándole la novia a Emilio (lo que habría generado una explosión de violencia que no les digo más que como si Emilio llevara tres días sin fumar, según los síntomas clásicos de abstinencia catalogados por los más prestigiosos investigadores alemanes como el “Síndrome de sabeh?”). Sí, Emilio sigue con explosiones de celos, violencia y, en general, estupidez, pero no es lo mismo.

Por lo demás, las cosas siguen en la Casa del Gran Hermano tan aburridas como siempre: juegos, conversaciones insustanciales (tanto que ni siquiera podemos reirnos de ellas a gusto; no hay feeling), un sentimiento de cohesión que cada vez se acrecienta más entre el mayor grupo de perdedores que vieron los siglos (si excluimos a los concursantes de la edición pasada y a la plantilla del Barça), todos unidos a la espera de ser monótonamente eliminados, uno a uno, por Fran el Ganadero. Nuestra única esperanza para que las cosas mejoren, como no podía ser menos, es Emilio; poco a poco van viéndose síntomas en su comportamiento de una acendrada homosexualidad que, combinada con la abstinencia de tabaco (y la abstinencia sexual que en breve se le sumará) pueden generar una explosión en este hombre que, al menos, permita demostrar que lo de la violencia no es coto privado del pastillero de Hospitalet, ¿sabeh?

12/04/2001: Fayna

Como ya les avisamos, Ustedes, o mejor dicho la audiencia prototípica de Gran Hermano (que queremos pensar no es la de esta Página, aunque no nos importaría en absoluto que así fuera), ha decidido expulsar a Fayna sin contemplaciones. Llama la atención que los responsables de Gran Hermano expulsaran a Carlos del programa para evitar que se liara a tortazos con Fayna (ya saben que la ausencia de tabaco, según la doctrina de los psicólogos de Gran Hermano, avalada por la prestigiosa Universidad de Kuala Lumpur, puede convertir a los hombres en bestias que no paran de engendrar violencia, no les digo más que en la Edad Media no fumaba nadie), y sin embargo el mismo público que, según miles y miles de desconocidas asociaciones cívicas, estaría escandalizado por el espectáculo de la parejita dentro de la Casa se haya apresurado a expulsar a Fayna “por maltratada”. Esperamos que la razón no sea que dentro de la Casa Fayna estaba a salvo del ardor violento de Carlos y ahora que se pueden juntar los dos el Hombre de la Canne y la Toltiya podrá comportarse tal y como es, por supuesto maltratando a Fayna una vez las cámaras de televisión no están presentes.

La salida de Fayna, esperada por todo el mundo desde que La Página Definitiva emitió su veredicto hace una semana, no causó grandes escándalos en el interior de la Casa, que acogió a un nuevo concursante, Roberto, de quien haremos el perfil en su momento (les adelanto algo: una vez compró un libro, aunque lo devolvió enseguida) y, por tanto, permitió que el porcentaje machos hembras ya sea favorable por 6 – 4 a los primeros, con la primera pareja disuelta en el haber del programa. Poco a poco, un universo Homo de luz y de color se va configurando en la Casa del Gran Hermano. Esto cada vez nos recuerda más a la edición pasada, el público sigue expulsando a las mujeres más agraciadas, por un lado, y a quienes más escándalo arman (uséase, los más interesantes) mientras seres anodinos siguen vagando en la Casa del Gran Hermano sin aportar absolutamente nada al programa (ninguna barbaridad, se entiende: ¿sabeh?).

En su posterior entrevista, Fayna dejó bien claro, después de besar a Cal.loh para evitar que el nerviosismo del nuevo icono cultural de la sociedad española provocara un nuevo intento de agresión (nos comentan que el pobre Cal.loh sólo había podido fumar un cigarrillo en dos horas, y claro, se lió a hostias con el realizador del programa, es humano y comprensible), que nunca se sintió agredida por él, que siempre había estado cómoda y a gusto con Cal.loh y que, de hecho, lo quería, es decir, confirmó lo que todos sabíamos: la histeria generalizada que el personaje de Cal.loh generó entre determinados colectivos (que en ningún momento se molestaron, naturalmente, en visionar un sólo minuto de Gran Hermano) no estaba justificada, y a la larga ha sido contraproducente, pues la relación entre ambos se ha afirmado, pese a la oposición de la madre de Fayna (pobre mujer, tener que debatir con Cal.loh, la madre de Cal.loh y Mercedes Milà durante dos semanas debe de ser agotador, ¿sabeh?), en un simpático remedo de las estrategias narrativas de los más prestigiosos culebrones venezolanos.

Mientras tanto, las cosas en la Casa del Gran Hermano se ponen más bien aburridillas, pero la audiencia ya está comenzando a dirigir sus miras hacia Eva, la nueva Mala oficial porque no hace el suficiente caso a Emilio (toma, claro, si yo me liara con alguien y a las dos semanas ya me estuviera hablando de nuestros futuros hijos escaparía corriendo, sólo que dentro de la Casa es más difícil). Como por lo visto Eva ya ha comenzado a hartarse del estilo fashion de Emilio y, en general, de su niñería (el típico caso de un homosexual de pro que descubre su heterosexualidad latente al comerse, por fin, un rosco y se pone un poco pesadito), y en poco tiempo ha empezado a flirtear con Roberto, el nuevo, nuestra predicción es la siguiente: la semana que viene los nominados serán Eva, por mujer, Fran, por ganadero, y Karola por estúpida e histérica (la sin par Marta, con Fayna de mensajera, envió un mensaje a Kaiet que más o menos quería decir “voy comprando los preservativos para cuando salgas” y la reacción de Kaiet, hasta entonces medio liado con Karola, ha sido lo suficientemente positiva como para que Karola se coja un arrebato de celos descomunal).

06/04/2001: Carlos

El equipo de psicólogos de Tele 5, que en ningún momento ha sido capaz de controlar el síndrome de abstinencia del tabaco sufrido por Carlos dentro de la Casa de Gran Hermano, fuente al parecer de todos sus males (su agresividad, su incapacidad para decir cuatro palabras seguidas sin mancillar el lenguaje y, en general, decir cuatro palabras seguidas, su comportamiento chulesco y facineroso, sus maneras de machista de la España profunda…), decidió ayer que nuestro ya ex concursante estaba a punto de derrumbarse (que estaba a punto de liarse a hostias, vamos) y, en consecuencia, lo ha expulsado igniminiosamente de la Casa.

¡Y vaya expulsión! Con nocturnidad y alevosía, a las seis de la mañana, Carlos salía por la puerta de la Casa, en calzoncillos y sin poder ni siquiera compartir unos últimos insultos y barbaridades con sus aliviados compañeros, ¿sabeh? A estas alturas, ya estamos en condiciones de afirmar que Carlos era un agente especial de la Generalitat de Catalunya, contratado por Marta Ferrusola para que demostrara fehacientemente ante toda España el problema que tiene Catalunya con la inmigración española. Pues bien, no ha logrado convencernos. De que Carlos es un payaso chulesco sí, de que lo sea por andaluz, y no simplemente por estulto, independientemente de su procedencia, no.

Carlos es un estereotipo perfecto de lo que todos hemos pensado siempre que debería ser un macarra de barrio; en ese sentido, no es demasiado original. Lo que sí es original es que participe tan contento en el programa de Gran Hermano, sin que los psicólogos, que le inocularon una buena dosis de nicotina por vía intravenosa antes de entrar, sospecharan lo más mínimo lo que podría pasar (o igual lo sospechaban y precisamente por eso, share en mano, permitieron su concurso). El aliciente de la estancia de Carlos en la Casa derivaba, fundamentalmente, de que su carácter barriobajero garantizaba todo tipo de jaleos y tensiones en la Casa, y ya saben Ustedes de que, en esencia, de eso se trata. Para ver a diez individuos hablando de temas normales entre gente normal me bajo al bar de abajo (por más que haya que reconocer, quizás por tener un coeficiente intelectual “10 puntos por encima de la media española”, que algunas de sus conversaciones no correspondían exactamente a lo que se pueda esperar de un país con educación pública gratuita y mínimamente avanzado), y para ver a gente joven gritando, hablando todos a la vez y diciendo estupideces me voy a ver cine español de cualquier época (señal de que no me resulta muy atractivo ver conversaciones así es el número de años que llevo sin ver cine español, uno de los pilares de mi salud mental -no ver, claro).

Cuestión aparte, naturalmente, es que el carácter irascible y el profundo machismo de Carlos, que no considera a las mujeres como objetos porque en su vida hay objetos a los que les tiene más estima, pudiera provocar situaciones en la Casa harto desagradables, para el público en general y para la productora Zeppelin en particular. ¿Se imaginan los problemas que podría causarle a Zeppelin ser tildada como “la productora de los malos tratos”? Pero si tan preocupados estaban los creadores del Gran Hermano español con la violencia doméstica reproducida, una y otra vez, por Carlos en la Casa, ¿por qué no le expulsaron antes? ¿Por qué esperaron a ofrecer un programa en el que, dándoselas de científicos, hablaban de la posible evolución de las relaciones Carlos – Fayna y Carlos – demás habitantes de la Casa para, ocho (8) horas después, expulsarlo? ¿No habría sido mejor, al menos, esperar a la noche para conseguir un poco de audiencia de paso? En Tele 5, en cuestión de share, se han comportado como novatos.

En cierto sentido, es un gesto que les honra, aunque sea tarde, y aunque se deba al clamor que poco a poco se estaba elevando en los medios de comunicación (tan impresentables como Tele 5, por supuesto, pero que no por ello iban a renunciar a pegarle un buen palo a Gran Hermano, la pesadilla de los intermediarios publicitarios de las otras cadenas). Hablando mal y pronto, Tele 5 ha pasado de expulsar putas en la edición anterior a expulsar chuloputas en el presente año. Es una evolución de agradecer. En principio, no se entiende muy bien por qué una persona es censurada por haberse dedicado a un oficio que debería ser tan respetable como cualquier otro (y que, de hecho, debería estar regularizado), pero sí se entiende que Tele 5 expulse a un aspirante a chulo de barrio malencarado y follonero, en cuanto ejemplo lamentable para la sociedad. Indudablemente, Carlos iba a provocar más problemas en lo que quedaba de semana antes de ser expulsado por la audiencia.

Precisamente por ello, desde un punto de vista estrictamente televisivo (y recordemos que Gran Hermano es un programa de televisión cuyo objetivo es conseguir audiencia, no el depósito de los valores ciudadanos) la expulsión de Carlos es un error gravísimo. Constituye una manera de medio enterrar un programa que, desde la perspectiva de la chabacanería, la exhibición de nuestros demonios particulares (la España profunda, los malos tratos, el franquismo sociológico, son tres ejemplos que han surgido con fuerza en sólo tres semanas), el mal gusto y, en general, todo aquello que convierte a cualquier programa de televisión en telebasura de calidad, es decir, auténtica televisión, estaba comenzando a ser interesante. Carlos era desagradable, un cerdo, un individuo repugnante, es obvio. Pero en Gran Hermano, como en la alta política internacional, en principio “cuanto peor, mejor”; cuanto más se enfrenten los personajes más disfrutará la audiencia. Como ya dijimos en este mismo especial, nada alegraría más a los espectadores que presenciar un asesinato en directo. Entonces era una simple broma, pero a la luz de lo que se ha visto, y de cómo la audiencia ha subido como la espuma conforme Carlos comenzaba a buscar bulla con sus compañeros y a atizar “de broma” a su supuesto ligue, hay que concluir que así son las cosas en televisión. En este caso, Tele 5 ha preferido cortar la posibilidad de que se cometieran delitos en la Casa antes de encontrarse con un juez de instrucción en la puerta. Riesgo inútil, adelantamos, porque la Justicia en este país habría tardado años en tomar medidas, máxime tratándose de un caso tan poco atractivo para ciertos jueces como un delito de malos tratos.

En cuanto a quién seguirá a Carlos en nuestro Holocausto, no les quepan dudas; con los antecedentes habidos en el programa, y con todo el pueblo de Fran utilizando el presupuesto público para votarle, en breve Fayna seguirá los pasos de Carlos y abandonará la Casa, no sabemos si con la intención de volver con su amado o no, ¿sabeh?

29/03/2001: Marta

La Página Definitiva vuelve a asombrar al mundo acertando de pleno en sus predicciones. No era muy difícil, pensarán Ustedes; y en efecto, no lo era, cualquier conocedor de la mentalidad del público sabría vaticinar desde un principio que Marta era la candidata nº 1 a abandonar la casa a las primeras de cambio. Atributos para ello no le faltaban: después de mucho divagar, todos pudimos llegar a la conclusión de que era “Una pija de mierda”, como ella misma, que se precia de hablar claro, se autodefinió.

Y como familiar de la familia Gil que es, a Marta no le causó ningún esfuerzo ganar lo que en otras condiciones habría sido una disputada nominación: como tío Gil en Marbella, Marta arrasó con un aplastante 59% de los votos, mayoría absoluta de largo, sin necesidad de recurrir a tránsfugas. Sus amigos del Frente Atlético, a quienes Marta apeló para que votaran por Fran, debían estar ocupados con su sana vida de pelaos de extrema derecha y no tuvieron tiempo de hacerlo (o se equivocaron de número), porque el ganadero fue el menos votado (12%), y Fayna la segunda con un 29%. El gusto de los espectadores por votar a todo lo que huela a féminas sigue vigente, como ven.

Y curiosamente Marta habría estado de acuerdo con ellos. Porque, de nuevo como buen representante de la familia Gil, Marta ha salido de la Casa del Gran Hermano dejando las cosas muy claras: ella sigue siendo machista, como ha de ser, y a las incisivas preguntas de Mercedes Milà de dónde le puede venir esa idea responde: “supongo que me viene de familia”. Nos imaginamos el sano ambiente cristiano (en todos los sentidos, recuerden que la madre de Marta tuvo tiempo de tener ocho hijos entre peregrinación y peregrinación a Torreciudad) de su familia, con el cabeza de la misma utilizando armas contundentes para demostrar quién manda aquí.

Como mujer machista, Marta se ha llevado mucho mejor con los chicos que con las chicas, a las que califica veladamente de arpías. Sabedora de lo que le gusta al público, Marta intentó llevarse al catre al primero que se le pusiera por delante, pues toda España recuerda el benéfico efecto que esto tendría, a la larga, en la cuenta corriente de la ya mítica María José Galera. Sin embargo, pese a que las concomitancias entre María José y Marta son obvias, y abundantes, hay que confesar que la segunda no le llegaba a María José ni a la altura del tronío, pero eso tampoco desmerece sus méritos: María José, simplemente, era inigualable.

Los momentos de la despedida fueron, cómo no, duros, como corresponde a un grupo de amigos cuyo nivel intelectual es “10 puntos superior a la media española”. El poeta del grupo, Carlos, se encargó de reflejarlo con unas sentidas palabras: “Qué mal rollo de momento, ¿sabeh?”, mientras Marta indagaba en los motivos por los que el público la había expulsado: “Nadie me conoce de verdad, cuando me conocen todo cambia. Siempre doy una mala impresión al principio”. Pero luego, es de suponer, Marta es maravillosa, cuando ahondas en su compleja y apasionante personalidad. Sin embargo, por el momento, como dice la propia Marta, pocos han tenido esta suerte: “Siempre me pasa lo mismo fuera”. Y menos mal para sus compañeros de Casa del Gran Hermano, porque según indicó a Mercedes Milà una vez fuera de la Casa, “Yo sabía que si me iba sería al principio, y que si no me quedaría hasta el final”. Cuidadito. El principal problema fue su sinceridad, ir de frente desde el principio, y también ir de Frente Atlético, con la camiseta del entrañable Atleti, que al parecer, nos dice Marta, le habría dado muchos votos en contra de seguidores del Real Madrid, sutil explicación en clave sociológica que no tiene por qué estar exenta de acierto, pues Ustedes ya saben que en España, al final, todo es fútbol.

Con Marta se va una buena pieza, sin duda, que nos habría proporcionado muchas noches de gloria riéndonos de ella. Pero Fayna también se ha revelado como una chica con muchas posibilidades, y aún queda mucho animal suelto por ahí, así que no se preocupen, mientras hay Hermanos en la Casa habrá diversión. Porque la vida sigue en la Casa del Gran Hermano, de hecho poco después de salir Marta Telecinco les obsequió a los demás habitantes con una perrita entrañable que, naturalmente, ha sonado a sustitutivo de la madrileña expulsada. Así lo han entendido los habitantes de la Casa, que, en un simpático gesto que vuelve a recordarnos a María José Galera, han llamado a la perrita “Zorro”, en honor de Marta. Seguro que ésta estará saltando como unas castañuelas.

La semana que viene hay nominaciones. La Página Definitiva saca su bola de cristal y, echándole un par de huevos, les dice que los nominados serán Fran, Carlos y Karola.потеря паспортаадвокат и юрист


Compartir:

Nadie ha dicho nada aún.

Comentarios cerrados para esta entrada.